Home  << art+e  
Home Plinio LIBRO I TABLA DE CONTENIDOS                                          
 
Los capítulos corresponden con la traducción . de "la vulga" de Jerónimo de la Huerta de 1623,
En () la correspondencia del texto en latín
Los latinos y [] corresponden con el texto en francés
Te puede resultar de ayuda >>  Tabla de medidas equivalentes
 
 

LIBRO VII

LA HUMANIDAD, LAS INSTITUCIONES, Y LA INVENCIÓN DE LAS ARTES, Quienes fueron primero en que

 

 

(1) I. [1] El mundo y en él las tierras, las naciones, los mares, las islas, y la ciudades notables, tienen la compostura tal como se dijo (en los libros III, IV, V, VI). La historia de los animales que lo pueblan, que no es de menor consideración que alguna de las otras partes. Es justo empezar por el hombre para el que la naturaleza parece haber dado lugar a todo el resto, pero en la actualidad le ha dado tantos bienes sin contraprestación para el hombre, que más no parece buena madre, sino una madrastra despiadada.

(2)[2] Primero es el único de todos los animales que viste a expensas de los demás, siendo que a los demás da una variedad de prendas de vestir, como, conchas, cuero espinas, crines, cerdas, pieles, pelo, plumas, escamas, el vellón, que los protege contra el frío y el calor, del mismo modo que el tronco y la corteza a veces redoblan en los árboles sus ramas. El hombre es el único en el día de su nacimiento, que nace desnudo sobre la tierra desnuda, tan pronto nace lo asume con quejas y lágrimas. Nadie entre los muchos animales está condenado a las lágrimas, y lágrimas como mal agüero tiene desde el primer día de su vida.

[3] Sin embargo, la risa, ¡Poderosa inoportuna gracia!, se concede a cualquier niño antes del cuadragésimo día.

(3)Después de ver de la luz, queda atado, incluso las bestias que nacen en domesticidad, nacen libres y aprovechan todos sus miembros. ¡Feliz nacimiento! queda de pies y manos atado, llorando, él, ¡el que debe mandar en los demás! y comienza la vida por medio de la tortura, sin haber cometido, otra culpa que haber nacido en el mundo!, y después de tal principio, ¿No es locura luego creerse, con derecho a vivir con soberbia?

(4)[4] En la primera aparición de la fuerza, el primer don que recibimos, es volvernos como un cuadrúpedo. ¿Cuánto tarda un hombre en andar con los pies? ¿Cuánto necesita para poder hablar? ¿Cuándo con su boca es capaz de triturar los alimentos? ¿Cuánto tiempo siente el ritmo en la parte superior de su cabeza?, todo indica ser el más débil entre todos los animales. Considerando las enfermedades y cuantos inventos y remedios contra los males, y a veces nuevas plagas los inutilizan. Los animales se guían por sus instintos en aquello que necesitan, algunos tienen un curso rápido, el otro impetuoso, otros vuelan, otros nadan: Pero el hombre no sabe, ninguna cosa alcanza sin haber sido enseñada, ni hablar, ni caminar ni comer, en un palabra, él no sabe nada excepto llorar espontáneamente, por lo que muchos han pensado que mejor no haber nacido, o a la mayor brevedad morir.

(5)[5], por sí solo entre los animales le ha sido dado el llanto, la suntuosidad, el exceso en mil maneras y en toda su naturaleza, tiene la ambición, la avaricia, el deseo vivir de vivir con grandeza, la superstición, y a la atención de la sepultura, con la preocupación de lo que será después de él. Ningún animal tiene una situación más frágil, ni más desenfrenada pasión por todas las cosas, ni más miedo ni temores, ni más violenta furia.
[6] Por último, los otros animales viven honestamente con los de su especie y los vemos juntarse y luchar contra diferentes especies. Los feroces leones no hacen la guerra entre ellos, los dientes de las serpientes no amenaza a las serpientes, incluso los monstruos del mar y los peces no son crueles, sino con las diferentes especies. Pero sin duda el hombre es del hombre de quien recibe la mayoría de los males.


(6)[7] (Capítulo I) Haciendo la relación de las gentes, se dijo casi todo lo que tenía que decir de la raza humana en general, ahora diremos de sus costumbres y modales, cuya diversidad es infinita, y casi igual al número de las sociedades humanas. Sin embargo, hay algunos detalles que creo que no se deben omitir, en particular sobre las personas que viven cercanas al mar no me cabe duda de que varios de estos detalles pueden parecer prodigiosos e increíble para muchos. ¿Quién, en efecto, ha creído en la existencia de los etíopes (negros) antes de verlos? y, ¿qué cosa no parece sorprendente cuando llega a nuestro conocimiento por primera vez?¿ Cuántos imposibles hemos supuesto antes de ver la realidad?.

(7) El poder y la majestuosidad de la naturaleza en todo momento supera nuestras convicciones, cuando sólo tenemos en cuenta las partes, sin abarcar todo en la mente.

[8] Para hablar de colores en los pavos, o en la vestimenta de los tigres y las panteras, ni de tantos animales, es aparentemente pequeña, pero cuyo alcance es enorme: por la existencia de tantos idiomas, tantas lenguas, tantos dialectos, tan diferentes, que un hombre no es un hombre si no es su compatriota.

(8) Por otro lado, aunque el rostro humano se compone de poco más de diez secciones, tenga en cuenta que en tantos miles de hombres no hay dos figuras que no pueden distinguirse unas de otras: la variedad, a pesar de todos sus esfuerzos, el artista solo puede reproducir un pequeño número de los tipos que ha creado. Sin embargo no quiero poner mi autoridad en la mayoría de estos detalles, me referiré en los mismos a las autoridades, los cuales señalaré en todas las cosas dudosas, ya que que nunca cansa el seguir los griegos, la forma más precisa en los observadores así como la más antigua.

(9) II. (Capitulo II.) [1] Hemos dicho que hay tribus escitas, y en gran número, que festejan con carne humana. Esto incluso puede parecer increíble, si no pensamos que entre nosotros, en Sicilia y en Italia, tales monstruosidades han sido cometidas por las naciones, Cyclopes y Lestrygons, y que hasta hace poco que detrás de los Alpes tenían el hábito de sacrificar a los hombres, de allí a comerlos no hay mucho.

(10)[2] Para los que han convertido al norte, no muy lejos del origen de los vientos Aquilon y la caverna donde salen, lugar llamado Ges clitrons, y de los informes sobre Arimaspes que dijimos (IV-88 , VI-50), tienen un ojo en medio de la frente. Ellos están constantemente en guerra en torno a las minas con los grifos, especie de fieras con alas, tal como la tradición los figura de lo común: el oro extraído de los grifos de las cavidades, lo defienden con igual vigor que buscan los Arimaspes las delicias, pero al menos es lo que muchos dicen, entre los más ilustres Herodoto (III,116 - IV,13) y Aristeas de Proconeso.

(11)[3] Encima de los otros antropófagos escitas, en un amplio valle del Monte Imaüs, es una región llamada Abarimon, habitada por hombres salvajes, cuyos pies se convierten en la dirección opuesta a la nuestra, son de extraordinaria velocidad, y vagan por el bosque con los animales. Ellos no pueden respirar bajo otro cielo, que es la razón por la que no conducen a los reyes vecinos, y al punto no llevaron al lugar a Alejandro Magno, ni a este los trajeron escribe Baeton escritor de sus viajes.

(12)[4] Según Isigono de Nicea, Los antropófago primeros que hemos dicho están a diez días al norte más allá de Boristene (IV-93, VI-210) hacen copas con los cráneos humanos, que llevan delante de su pecho como una toalla, la piel llena de cabello. Según el mismo autor, Albania (VI-29), las personas nacen con los ojos verdes cuyo pelo es de color blanco como un niño, y que ven mejor en la noche que durante el día [albinos]. El mismo autor informa de que más allá a 13 días de Boristene, los Sauromates comen en tres días solo uno.

(13)[5] dice Crato de Pérgamo, que en el Helesponto, junto a Parium, hay una especie de hombres que él llama Ophiogenes, que al tocar sanan de las picaduras de serpientes y extraen el veneno del cuerpo por la imposición de manos. Varron incluso afirma que hay todavía en el mismo lugar unos pocos, y que su saliva es un remedio contra las picaduras.

(14) Igualmente en África, informa Agatharchidess, que la nación Psylle (XXI-78), que la llamó así el rey Psylle, cuya tumba se encuentra en la gran Syrtes.

[6] Sus cuerpos naturalmente poseen veneno mortal a las serpientes y los animales cuyo olor los duerme. Su costumbre es exponer a sus hijos inmediatamente después de su nacimiento, al más formidable de estos reptiles, siendo prueba de la castidad de sus mujeres, si las serpientes no se retiran de los niños nacidos, es que son producto del adulterio. Esta nación ha sido casi exterminada por los Nasamones, que ahora ocupan el país. Pero de los que huyeron de los combates, o estuvieron ausentes en el momento, pero hay pocos hoy en día.

(15)[7] En Italia todavía hay de la raza de Marso, que decimos descendientes del hijo de Circe, que tienen la misma virtud pero natural. Además, todos los hombres son venenosos a las serpientes venenosas: se argumenta que estos reptiles, y escupiéndoles la saliva, salen huyendo como si les arrojaran agua hirviendo, y si entra en la boca, mueren, sobre todo cuando el hombre les escupe con el estómago vacío. Calífanes informa que más allá de Nasamones y Machlyas sus vecinos, están los andróginos, la combinación de los dos sexos, y, a su vez, utilizan el uno o el otro. Aristóteles añade que la ubre derecha es como la de los hombres, y la mama izquierda, como las mujeres.

(16)[8] En la misma África, según Isigono y Nymphodoro, las familias, con el poder mágico de las palabras, que destruyen los rebaños, y secan los árboles, y los niños mueren. Isigono añade que entre los ilirios y Triballes hay personas que por sus ojos, y dan muerte a aquellas personas en las que fijan sus ojos desde largo, sobre todo sus ojos enojados, y niños lo sienten más que los adultos su influencia siniestra. Es notable que tienen dos pupilas en cada ojo.

(17)Apollonides dice que las mujeres en Escitia de esta especie, las llaman Bitias.

[9] Filarco dice de un lugar en el Ponto donde están los Thibios y muchos otros de la misma especie, reconocemos, dice, porque tienen en un ojo dos pupilas, y el otro la forma semejante a un caballo, y además añade, que no se hunde en el agua, incluso con armas y ropa. Damón habla de personas similares en Etiopía, llamados Farnacos cuyos sudores consumen y secan a los que tocan.

(18)[10] Cicerón, entre Autores latinos, también asegura de que todas las mujeres que tienen doble pupila dañan con sus ojos, sean de la naturaleza que sean, habiendo esta luego de haber dado al hombre el sabor que bestias salvajes en la carne humana, crear venenos mismo en todo el cuerpo y en los ojos de algunas personas, ¡no sea que no hubiera una influencia siniestra en algún lugar que no estuviera el hombre!

(19)[11] No muy lejos de Roma, en el territorio de Faliscos, algunas familias se conocen como Hirpias: en un sacrificio que se hace en honor de Apolo en el Monte Soracte (II-207), estos Hirpias andan sobre una pira en llamas sin quemarse. Por esta razón, un decreto Senatus Consulto los deja siempre exentos del servicio militar y todos los demás cargos.

(20)[12] Algunas partes del cuerpo están dotadas de propiedades maravillosas: por ejemplo Pirro, cuyo dedo gordo del pie derecho por el contacto sanaba las afecciones del bazo. Se ha informado de que el dedo no pudo ser quemado con el resto del cuerpo, y que figura en un nicho de un templo.

(21)[13] La India y Etiopía son particularmente fértiles en maravillas. Los animales más grandes pertenecen a la India. Se dicen testimonios de perros, que son superiores a tamaño (VIII-149). La mención de la altura de los árboles, donde una flecha no los puede superar, la fertilidad del suelo, la temperatura del cielo, la abundancia de agua, se encuentran bajo una única higuera la vivienda (si se pude creer) un escuadrón de caballería (XII-22), y las ramas son de tal magnitud, que de un nudo a otro fabrican canoas que llevan a tres hombres.

(22)[14] Son numerosos los hombres que tienen más de cinco codos, no escupen, no sienten dolor de cabeza, ni de dientes ni de ojos, y, en raras ocasiones, sienten dolor en otras partes, fortalecidos por soportar el calor del sol. Sus filósofos, son llamados Gimnosofistas de guardia desde la mañana hasta la noche con los ojos fijos en el sol, y estando de pie a lo largo del día en la arena caliente. Megástenes informa, de que en una montaña llamada Nulo los hombres han invertido sus pies hacia atrás, y tienen ocho dedos en cada pie.

(23)[15] Ctesias escribió que, en muchos hombres en la montaña con la cabeza de perro vestidos con piel de animales, ladran en vez de hablar, y van armados de garras, se alimentan de la caza de venados y las aves: se dice que hay más de 120.000. En el momento en que escribió se refiere también a una determinada nación india de mujeres que paren una vez en su vida, de inmediato se les pone a sus hijos el pelo blanco.

[16] También habla de los hombres llamados Monocoli, que tiene una sola pierna y saltan con extrema agilidad, dijo que son llamados también Sciapodes, porque en el calor, se acuestan en el suelo sobre sus espaldas, y se relajan del sol por la sombra de sus pies, que no están lejos de los trogloditas, y que cerca de ellos, al Oeste, hay otros hombres que, privados de la cabeza, los ojos los tienen en sus hombros.

(24)[17] Hay sátiros en las montañas situadas al este indio equinoccial, está el país Catarcludo. Estos sátiros son muy rápidos y corren a cuatro pies: tienen el rostro humano, y por la agilidad no se les puede coger así que no se sabe de su edad o si están enfermos. Tauron da el nombre de una nación Choromandos raza silvestres, no hablan, y dan gritos estridentes, con el cuerpo peludo, los ojos azules, los dientes de perros. Eudoxo (de Cnido) dice que en el sur de la India tienen los hombres los pies a de largo de un codo, y las mujeres tan pequeños que las llaman Struthopodes (pie gorrión).

(25)[18] Megástenes refiere de una nación de nómadas en la India que tienen un agujero en vez de la nariz, y los pies flexibles como el cuerpo de la serpiente y que los llaman Esciratas. Dijo que los extremos de la India, hacia el Este, hacia la fuente del Ganges, está la nación Astomoros, sin boca, con todo el cuerpo cubierto de pelo, vestidos con las hojas (VI-54), y vive sólo de la respiración y el olor aspirado por la nariz, que no tienen alimentos sólidos, no beben, sólo los olores de diferentes raíces, flores, manzanas silvestres, que llevan con ellos en los viajes largos, para poder olerlos, un olor muy fuerte los mata sin dificultad.

(26)[19] Además, en la cima de la montaña, estamos hablando de Trispitames pigmeos, que no tienen más de tres palmas de alto, se refugian, en una perpetua primavera, que están defendidos por las montañas contra el Aquilon. Homero (Iliada III) nos informa, sin embargo, que las grullas les hacen la guerra. Dicen que, van transportados en las espaldas de los carneros y cabras, y armados con flechas, descienden en la primavera hasta el borde del mar, y se comen los huevos y las crías de estas aves, la expedición que dura tres meses, y de otro modo no podrían resistir el aumento del número de grullas. Y que se construyen sus chozas de barro, con las plumas y las cáscaras de esos huevo.

(27) Aristóteles (hist. año., III, 12) dice que los pigmeos viven en cuevas, y dice lo que el resto con la misma minuciosidad que los demás.

[20] Según Isigono, los Cirnos, es una raza india, que vive ciento cuarenta años. Él atribuye también la longevidad a los etíopes, Macrobios, y los Seras, y a los que viven en el Monte Athon. Y también dice, de los que se alimentan de la carne de víbora (XXIX, 28): como ha dicho que no hay animal que los dañe ni en el cabello ni en la ropa.

(28)[21] informó Onesícrito (de Astipalea) de los lugares de la India, donde no hay sombra (II-185) que hay unos los hombres que tienen un tamaño de cinco codos y dos palmos (m 2,35), que viven ciento treinta años y no envejecen, pero mueren al final de la vida. Crato de Pérgamo llama Gymnetas a los indios que superan cien años, muchos Autores los llaman Macrobios. Según Ctesias, hay una nación de tales llamada Pandora, que viven en los valles, que vive doscientos años, y que tienen el pelo blanco siendo jóvenes, y ennegrecen en la vejez;

(29)[22] Por el contrario, de otros dice no exceder de cuarenta años, que son vecinos de los Macrobios, y sus esposas paren solo una vez. Agatharchides informó de lo mismo, añadiendo que se alimentan de los saltamontes (VI-195) y que son muy ágiles en la carrera. Clitarco y Megástenes les dieron el nombre de Mandoros, y son 300 pueblos, dicen que las mujeres son madres a los siete años de edad y alcanzan la vejez a los cuarenta.

(30)[23] Según Artemiodoro en la isla de Taprobane (VI-81) los hombres llegan a la más avanzada edad sin ninguna enfermedad. Dice Duris, que algunos indios se ayuntan con las fieras, resultando híbridos y monstruos. En Calinge, que también pertenecen a la India, las mujeres conciben a los cinco años, y la vida no supera los ocho años: que las personas nacen con una cola peluda, y son de extraordinaria agilidad, mientras que otros abarcan todo con sus grandes oídos (IV-95). Los Oritas divididos de los indios por el río Arbiser (VI-109), que no conocen otro alimento que los peces, que abren destrozándolos con sus uñas y los secan al sol, y los preparan como pan, según informa Clitarco.

(31)Los trogloditas más allá de Etiopía son más rápidos que los caballos, de acuerdo con Crato de Pérgamo, que también dice que los etíopes tienen más de ocho codos de alto (3,53 m), y se llaman Syrbotes ( VI-190).

[24] Entre los etíopes que son nómadas a lo largo del río Astragus al norte están los llamados Menisminos, a veinte días de navegación en el océanos, que viven de la leche de los animales que llamamos cinocéfalos; que apacientan los rebaños, y los utilizan los hombres aquellos que no necesita para propagar la especie.

(32)[25] En los desiertos de África muchas veces ven las apariencias de los hombres que desaparecen luego al mismo tiempo. La ingeniosa naturaleza ha producido estas variedades en los seres humanos y muchos otros, para ella son juguetes, y milagro para nosotros, y ¿quién podría listar lo que hace cada día, y cada hora?. Pero para revelar su gran alcance, que hemos citado lo suficiente a estas las naciones entre los prodigios. Pero comencemos a tratar desde aquí las cosas que son en el hombre más ciertas.

(33)III. (III)[1] Es cierto que pueden nacer trigéminos: ejemplos son los Oracios y los Curiacios; de más es ya un prodigio, excepto en Egipto, donde el río es muy prolífico. Hacia el final de la vida del divino Augusto, una mujer del pueblo llamada Fausta, dio a luz en Ostia, dos hijos y dos hijas, dijo, sin duda anunció, la hambruna que se produjo entonces. También se citó, en el Peloponeso, una mujer que dio a luz en cuatro ocasiones gemelos: la mayoría de estos niños viven. Cneo Pompeyo Trogo informa, de que en Egipto hay nacimientos de siete niños a la vez.

(34) Y que habían nacido niños que tienen ambos sexos: los hermafroditas y que se conocían antiguamente como andróginos. y lo que parecía ser un prodigio: hoy es un objeto de placer.

[2] que Pompeyo Magno, para adornar su teatro, con las estatuas de personajes famosos, y que por esa razón ha sido cuidadosamente ejecutado por grandes artistas, entre otras cosas que leer en una de estas estatuas Eutychis, veinte hijos la llevaron a la hoguera, y parió treinta, y otra estatua: Alcippe en Tralli (V-108), parió a un elefante. Sin embargo, estos niños se cuentan entre los siniestros presagios: como que una esclava parió una serpiente en el comienzo de la guerra de los Marsos (II-199). Las mujeres producen algunos monstruos que combinan diversas formas.

(35) El emperador Claudio describe que un hipocentauro nació en Tesalia y murió el mismo día, También, bajo su reinado se ha visto que era traído de Egipto en miel. Se cita el caso de un niño que fue parido y de inmediato tornó a entrar en su vientre, fue en Sagunto, el año en que fue destruida por Aníbal.

(36)[3] (IV. De la mudanza de género) El cambio de las mujeres en hombres no es una fábula. Observamos que en los Anales, de conformidad con el consulado de Publio Licinio Craso y Cayo Casio Longino (171 adc. año de Roma 581), una niña doncella, todavía bajo la patria potestad, se convirtió en un muchacho en Casino y fue transportado por el orden de los agoreros a una isla desierta. Licinio Mucianus relata que vio en Argos Arescon, que con el nombre de Arercuse, que incluso había tomado marido, le creció la barba y las partes viriles, y tomó esposa. Un niño de Esmirna lo ha visto el mismo Licinio Mucianus con la misma suerte. Yo he visto en África L. Cositium, ciudadano de Thysdris (¿V-29?), la encontraron que había cambiado a hombre el día de su boda.

(37)[4] Cuando los gemelos están en el mundo, es raro que la madre o uno de los dos niños no mueran. Si los gemelos son de distinto sexo, es raro que aún se conservan ambos. Las mujeres se engendran más rápidamente que los hombres, y envejecen más rápidamente. Los hijos se mueven más a menudo en el útero y son casi siempre en el lado derecho de este órgano, mientras que las niñas están en el lado izquierdo.

(38b)IV. (V.) [1] Los demás animales tienen un tiempo fijo para la gestación y traer sus crías. El hombre viene al mundo en cualquier época del año, y después de un período de gestación de duración incierta. Unos nacen después de siete meses, y otros después de ocho, otros al comienzo del décimo o undécimo mes, no es viable antes del séptima mes. Los niños concebidos antes del día o el día después de la luna llena, o en la conjunción de la luna, son los únicos que han nacido en el séptimo mes.

(39) El nacimiento es el octavo mes en Egipto es común, e incluso en Italia estos niños son viables, en contra de la opinión de los antiguos.

[2] El período de gestación pueden tener todas las variaciones: Vistilia, esposa de C. Herdicius entonces Orfitus (¿Cornelio Escipión Salvidieno Orfito, ejecutado en el 66? ) y luego de Pomponius, los más ilustres ciudadanos, que habían sido su marido, tuvo cuatro hijos, Sempronio en el séptimo mes, dio a luz en el Undécimo a Suillum Rufus, y Corbulon (VI-23) en el séptimo, los cuales ambos cónsules, en el octavo parió a (Milona Caesonia) Caesonia, (4ª y última) esposa del emperador Calígula.

(40) Para los niños nacidos en el octavo mes, los mayores peligros para los primeros 40 días, para las mujeres, es el cuarto y octavo mes, y los abortos son mortales para estos tiempos.

[3] informó Masarius de que el pretor L. Papirius, sin tener en cuenta las reclamaciones de garantía de un segundo heredero que decía que el niño no era de su madre porque nació a los trece meses, no dándole la razón el juez Lucio Papirio sobre la base de que la gestación no tiene duración fija.

(41)V. (VI) [1] El décimo día de la concepción viene el dolor de cabeza, mareos, y molesta el brillo, tienen vómitos, estos son índicios que anuncian que un ser humano es concebido. La tez es mejor, y más fácil el parto, cuando es un niño, los movimientos se hacen sentir en el seno al cuadragésimo día. Por el contrario en el otro sexo: el peso es difícil de soportar, hay una leve hinchazón en las piernas y la ingle, y los primeros movimientos son al nonagésimo día.

(42)[2] Sin embargo, la madre se siente más hundida cuando el pelo del niño crece, independientemente de su sexo, y también en la luna llena, un tiempo que suele ser peligroso para los niños, incluso después de su nacimiento. Paseos, y de hecho todo es pesado en una mujer: por ejemplo, si utiliza para la alimentación muy salado los niños nacen privados de uñas, y el trabajo de parto es más difícil en los que no aguantan la respiración. Es fatal en el parto bostezar, y después del ayuntamiento estornudar es anuncio aborto.

(43)[3] (VII.) Lástima, damos y vergüenza si se considera la forma débil que es el origen de los animales más soberbios. Que solo el olor de una lámpara al extinguirse a menudo es suficiente para causar el aborto Así comienzan los tiranos, torturadores y los corazones de otros hombres crueles y carniceros. Tu que confías en las fuerzas de tu cuerpo, que abrazas los dones de la fortuna y no la miras a menos sino a igual como alumno y como su hijo.

(44) Tu, cuya mente está siempre ocupada en sanguinarias ideas, y , henchido con cierto éxito, te crees un dios, que pudiste perecer por la más pequeña cuestión. Y que hoy, con mucho menos sería suficiente para matarte, con una mínima picadura de dientes de una serpiente, o un grano de uva pasa, como al poeta Anacreonte, un solo palillo en un sorbo de leche, como a Fabius, senador y pretor, y que murió asfixiado. Que se considera la vida con su valor razonable siempre que se recuerde la fragilidad humana.

(45)VI. (VIII.) [1] Es contra de la naturaleza los niños nacen con pies en primer lugar, aquellos que han nacido y han sido llamados para esto Agripa, lo que significa que son niños difícilmente paridos. Así, se dice, de Marco Agripa que nació, el único que puedo ser feliz entre los niños que nacieron de esta manera y, sin embargo, fue afectado por la gota, tuvo una difícil juventud, y pasó su vida en medio de las armas y muertes, este fue su éxito, pero para el mal; cualquier raza era fatal que nacieron de pies hacia la tierra, especialmente por parte de los dos Agrippinas, que empezaron e el mundo, Cayo Calígula y Domicio Nerón, plagas, de la raza humana.

(46)[2] Por otra parte, vivió breve hasta los cincuenta y un años, torturado por su esposa adúltera (149) y el despotismo de su padrastro, situación que sugiere el presagio de su nacimiento contra la naturaleza. Agripina, madre de Nerón, escribió que su hijo, quien fue emperador, y un enemigo de la humanidad a lo largo de su reinado, nació de pies primero como ella. El orden natural es que el hombre viene al mundo con la cabeza hacia adelante, y lleva delante los pies a la sepultura.

(47)VII. (IX.) [1] Los niños cuyas madres mueren al parir, han nacido con mejores auspicios: así nació Escipión el Africano el mayor, y el primero de los Césares, y por el que llamaron a la operación cesárea que fue su madre. Por esta misma cuestión fueron llamados a Cesones, fue de similar parto (Manio) Manilius que entró con su ejército en Cartago,

VIII. (X) [1], Llaman Vopiscus de dos gemelos que se han quedado en el útero, cuando uno muere por el aborto, y se dieron a conocer, porque estas singularidades, son poco frecuentes.

(48)IX. (XI.) [1] Salvo las mujeres, pocos animales en el estado de gestación, tienen ayuntamientos con los machos, y apenas hay una o dos especies en la que el superfeto existe. Leemos en los escritos de los médicos, que ha habido hechos similares, una mujer abortó a la vez doce embriones, pero cuando pasa cierto tiempo entre varios, suelen vivir.

(49) Como hemos visto en Ifisiiclo y Hércules su hermano en la misma mujer que en un solo parto dio a luz a un niño semejante a su marido y el otro a su amante. Incluso una esclava Proconnesia que parió en el mismo día, un niño como su señor, y otro parecido al mayordomo. Otra mujer que parió un feto a los cinco meses y luego un niño, por último, otra que, después de haber dado a luz a un niño de siete meses, dio a luz a dos más.

(50) X. [1] Es vulgar observación, que las personas a veces dan a luz a niños mutilado, y mutilados y personas a niños sin lesiones, y también a los niños mutilados en la misma parte. Sabemos que ciertos signos de lunares y cicatrices, se reproducen, el estigma de que el brazo aparece en los Dacios aparece hasta la cuarta generación.

(51)(XII), se informa que en la familia de Lepidus tres personas nacieron con los ojos cubiertos con una membrana, defecto conformación, a veces salta una generación. Algunos son similares a sus antepasados. En gemelos, uno se ve a menudo a su padre, el otro a su madre. A menudo, el niño que había nacido un año después de otro de más edad se ve como si fueran gemelos. Algunas mujeres siguen pariendo los niños semejantes a ella, otros niños que parecen al padre, otros niños que no se parecen a ninguno de los padres, otros se parecen a las hijas al padre, y sus y los hijos se asemejan a ella. La observación de Niceo, el famoso poeta, de Bizancio, es innegable. Su madre provenía de adulterio con una etíope, y aunque no era diferente a otros por el color, el es negro como su abuelo de Etiopía.

(52)[2] Muchas similitudes probablemente reflejan la imaginación, que nos parece un montón de circunstancias fortuitas ejercer influencia, visión, audición, memoria, y las imágenes que todo ello es recibido en el entendimiento. Incluso el pensamiento cruzó la mente de repente de uno a otro padre en determinar o modificar la semejanza. También hay más diferencias entre los hombres que entre otros animales, la rapidez de pensamiento, de la rapidez de la mente y la variedad de disposiciones, tratando diversas formas y marcas, mientras que en otros animales la mente la tienen inmóvil, es uniforme en cada caso y cada individuo de la misma especie.

(53)[3] Un hombre del pueblo, llamado Artemo era tan semejante a Antíoco el Grande, rey de Siria. Tras el asesinato del príncipe, Laodicea, su esposa, fue capaz de representar con este Artemo, una escena en la que que dejaba la sucesión al trono. Magno Pompeyo Vibius, y el plebeyo, y Publicius, se parecía de forma tan similar a la gran Pompeyo, que apenas podían distinguirlos quienes lo tenían que hacer, delante de la hermosa y honesta frente. (XXXVII-14).

(54) Esa semejanza fue causa de poner al padre de Pompeyo, el apodo que llevaba de Strabon a causa del estrabismo que tenía, y Menógenes su cocinero, que también era sospechoso y Scipion Serapión con el apodo. Este fue el vil esclavo de un mercader de cerdos.

[4] Otro Escipion, posteriormente, de la misma familia, lo llamaron Mimo Salucio (XXXV-8). Del mismo modo Epintero el actor que desempeñó el papel como segundo, y Pamfilio, quien desempeñó como tercero, dieron su nombre a Metello y Lentulo, que tenían el consulado, muy desagradable acción que aparecieron retratados de los dos cónsules en una cena.

(55) Por el contrario, el orador Lelio Plancus se convirtió en un apodo para Histrion Rubrio. Burbuleius dio su nombre al padre Curion, Menógenes a Messala el Censor. Por lo cual llamaron a todos histriones.

[5] Un pescador siciliano era el vivo retrato de Sura el procónsul, y en su sonrisa y aún en el hablar, espasmódico movimiento de su lengua y sus manos vacías. Se acusa a Casio Severo, que celebró su semejanza con un pastor criado de ganado.

(56) Toranius, comerciante de esclavos, que vendió a Marco Antonio, ya en el triunvirato, dos muchachos hermosos, uno nacido en Asia, y el otro más allá de los Alpes, pero de un gran parecido.

[6] Por la lengua de los niños que descubrió el fraude y Antonio explota y reclama, entre otras cosas, el alto precio (que había pagado 200.000 sestercios)
El hábil comerciante respondió que esa era precisamente la razón por los que los había vendido por tanto, ya que la similitud entre dos hijos de la misma madre no era raro, pero una similitud entre dos individuos nacidos en diferentes naciones con el mismo talle es una cosa escasa y cara. Excitado por esta respuesta acerca de la admiración de esto de furioso y cruel, llegó a no tener por nada igual en toda su fortuna.

(57)XI. (XIII.)[1] Existen ciertas antipatías entre las personas: las personas infértiles obtienen éxito al unirse con otras, por ejemplo, de Augusto y Livia. Algunos hombres y mujeres hacen solo hijos o hijas, la mayoría varía por ejemplo, la madre de los Gracos, que parió doce una vez varón, y otra hembra, y de Agripina, madre de Germánico, que parió nueve de la misma manera. Algunas son estériles en la juventud, otras paren sólo una vez en su vida.

(58) Algunas no paren y, a veces lo logran con el uso de la medicina y con cuidado que ponen pero casi siempre una niña.

[2] El divino Augusto, por nombrar sólo algunos raros, en el año de su muerte, le nació un nieto de su nieta, este fue Marco Silanus, que gobernando en Asia, después de su consulado fue envenenado por orden de Nerón al llegar sucediendo en el imperio.

(59) Quinto Metelo Macedonico, dejó seis hijos, once nietos, y veintisiete personas, entre nueras, y yernos y otros, que le saludan con el título de padre.

(60) Leemos en los Actos de la época del divino Augusto, bajo su duodécimo consulado, donde tuvo de compañero a L. Sulla(5 adc. Lucio Cornelio Sula Fausto), a 3 de los idus de abril (11 de abril), C. Crispino Hilario, una familia plebeya de los Fesulanos con nueve hijos (entre ellos dos niñas), veintisiete nietos, veintinueve biznietos y ocho nietas, hizo un sacrificio en el Capitolio, con gran pompa, con toda su familia.

(61)XII. (XIV.) [1] La mujer después de cincuenta años no engendra, y a la mayoría el flujo menstrual les cesa a los cuarenta. De los hombres, sabemos que el rey Massinissa fue padre a los ochenta y seis años, de un hijo que llamó Metimano y Catón el Censor, de ochenta años, lo tuvo de una hija de su criado Salonius.

(62) Por esta razón, una de las ramas de sus hijos se han llamado Licinianos y la otra Salonianos: es en la última que salió Cato Utica (Catón el Joven biznieto de Catón el Viejo). Sólo recientemente, L. Volusio Saturnino (XI-223), que murió siendo el prefecto de Roma, tuvo hijos con más de sesenta y dos años (esto se conoce), de Cornelia, de la familia de los Escipiones, Volusio Saturnino, que había sido cónsul.

[2] Por otra parte, es normal encontrar gente común de hasta setenta y cinco años.

(63) XIII. (XV.) [1] La mujer es la única entre los animales que tiene un flujo menstrual, y es el único que en el útero forman (X, 84) lo que se llaman molas (embarazo molar) de carne informe inanimada y resiste el hierro o el acero, se mueve, y detiene los meses y los partos, a veces es causa de mortalidad, como el nacimiento de un niño, a veces junto con la mujer envejece, o son expulsadas por la disentería. Algo similar se llama cirro que nace en el vientre de los hombres como a Oppio Capitoni, caballero pretor.

(64)[2] Sin embargo, es difícil encontrar nada que sea tan monstruoso como la sangre menstrual (XXVIII, 23). Una mujer que está menstruando con su presencia se agrian los vinos, si los tocan vuelven estériles los árboles, se secan los injertos, se queman las plantas de los huertos, los frutos del árbol contra el que ellas se sientan se cae; se oscurecen los espejos, el acero se embota, pierde el brillo el marfil, las abejas se mueren en sus colmenas; inmediatamente se agarra el óxido y el moho en el cobre y el hierro, y un mal olor que emana.

[3] los perros que saborean de la sangre, se enfurecen, y su mordedura se vuelve venenosa que nada puede curar.

(65) Además, el betún, viscosa y pegajosa sustancia que, en cierta época del año flota sobre las aguas de un lago de Judea, llamado Asfaltites (V-71) cosa un betún que no permite que se divida cualquier cosa, ya que se adhiere a todo lo que toca, pero se puede dividir por un hilo infectado de esta ponzoña. Incluso las hormigas, los animales pequeños, sienten su influencia, y rechazan las semillas que la tienen y no repiten de cogerla.

(66) Este flujo de tal virulencia, regresa en la mujer cada treinta días, y es más abundante cada tres meses.

[4] Para algunas, que no lo tienen: son estériles, porque la sangre menstrual es el material que se va a generar, con la semilla proporcionada por el sexo masculino actuando como un fermento cuajando, y a continuación, esta masa con el tiempo tendrá una vida y el cuerpo. Además, cuando el flujo menstrual baja durante el embarazo los hijos nacen enfermos, o muertos, o llenos de humores viciosos, como dice Nigidius.(Publius Nigidius Figulus)

(67) (XVI.) El mismo autor considera que la leche de una mujer que cría estando preñada, no se corrompe, si concibió del mismo hombre.

XIV. [1] Al inicio de la correntía mensual o al final, se dice que la concepción es más fácil. Hemos leído que es una señal segura de la fecundidad entre las mujeres si con un fármaco se frota los ojos y aparece la saliva.

(68) XV. [1] Los niños tienen sus primeros dientes a los siete meses, sobre todo en el maxilar superior. Estos dientes se caen en siete años, y se sustituyen por otros. Algunos incluso nacen con los dientes, por ejemplo Manius Curio (166), llamados por esta razón el dentado y de Eneo Papirio Carbono, ambos hombres notables. Pero las mujeres con esta circunstancia es un mal presagio de la época de los reyes [de Roma].

(69)[2] Valeria por haber nacido con los dientes, los agoreros dijeron que causaría la pérdida de la ciudad donde la llevaran y fue transportado a Suessam Pometiam ( Capital de los Volcos, III-68), entonces muy floreciente ciudad y el evento justifica el presagio. Algunas nacen con órganos sexuales cerrados, es un siniestro presagio: Cornelia, madre de los Gracos, es la prueba. Algunos emergen, en lugar de dientes, un hueso continuo el hijo de Prusio, rey de Bitinia que tenía la mandíbula superior así.

(70)[3] Solo los dientes son resistentes al fuego y no se queman con el resto del cuerpo. Estos órganos, que las llamas no consumen, están clavados y se carcomen creciendo por la corrosión de la las flemas. Con medicinas se convierten en blanco El uso los gasta por la fricción, y en algunos, mucho antes que otros. No sólo son necesarios para masticar los alimentos, porque los dientes frontales resuelven la voz y el habla, el choque de la lengua del mismo modo que resuena, y su disposición de arcada, así como su altura, para cortar, suavizar o mitigar las palabras cuando carecen de la articulación, se vuelve casi imposible.

(71)[4] Se cree que los dientes proporcionan presagios. Los hombres tienen treinta y dos, con excepción de la nación de los Turdulos. Los que tienen más, creen que tendrán una vida más larga. Las mujeres tienen menos dientes que los hombres (repite en XI, 63) (Puede ser un arrastre del error desde Aristóteles, o una broma velada a él, ya que arratra el doble error, con la referencia a los Turdulos, como diciendo, ¿No sabeis contar?, ). Unos dientes caninos en la parte derecha y en la parte superior, prometen favores de la fortuna, tenemos un ejemplo en Agripina, madre de Domicio Nerón: por el contrario, en el lado izquierdo.

(72) No es la costumbre de quemar el cuerpo de un niño muerto antes de haberle salido los dientes. Pero decimos más sobre esto cuando hablemos de las diferentes partes del cuerpo.

[5] Un hombre se rió, dicen, el día de su nacimiento. Fue Zoroastro. El cerebro de la misma naturaleza que ofrece tales cosas, a quien empuja la mano por encima de su cabeza le sugiere futuro en las ciencias.

(73) XVI. [1] A los Tres años cada uno tiene la mitad del tamaño que tendrá. Además, la raza humana ya no puede ser menor, una observación que es casi constante: los niños son a menudo más grandes que sus padres, la fecundidad de la semilla es consumida por la sequedad, al tiempo que inclina las fuerzas del mundo (II-238). En Creta, en un terremoto, abrió una montaña, encontraron un cuerpo permanente de 46 codos (20 metros), atribuida por algunos a Orión, y por otros Oton.

(74) Las historias que informan del cuerpo de Orestes, excavadas por orden del oráculo, fue de 7 codos.

[2] Hay casi mil años que Homero, este gran poeta, se quejó constantemente de reducirse el tamaño de los mortales. Los Anales, sin informar cuál era el tamaño de Naevio Pollione pero dicen que fue casi asfixiado por el pueblo, quien presionó a su alrededor con curiosidad, que indican que fue extraordinario. El hombre más grande que se ha visto en nuestro tiempo, durante el reinado del divino Claudio, llamado Gabbaram y fue llevado de Arabia que tenía 9 pies y 9 pulgadas (2,8 metros).

(75) En el tiempo del divino Augusto, había dos que tenían medio pie más largo y se guardó su cuerpo en la tumba por curiosidad en los jardines Salustianos, se llamaban Pusioni y Secundilla.

[3] En tiempos del mismo príncipe, un enano de dos pies y un palmo, que se llamaba Conopas hacía las delicias de su nieta Julia. Una enana del mismo tamaño, llamada Andrómeda, fue liberada por Julia Augusta. Y Manio Máximo y M. Tulios, caballeros romanos, tenían dos codos de alto, y esto lo dice Varron y nosotros que hemos visto sus cuerpos que se mantienen en nichos sepulcrales. Sabemos que nacen niños con un tamaño no mayor de un pie y medio, y luego de tres años terminan su vida.

(76) XVIII. [1] Encontramos entre los historiadores de Salamina como el hijo Euthymenis creció en tres años el tamaño de tres codos, y era lento y obtuso de inteligencia: ya se maduraba sexualmente, y la voz era fuerte y de una convulsión repentina murió a la edad de tres años. Nosotros mismos hemos sido testigos escepto en la barba, desde la pubertad, casi todas estas circunstancias en el hijo de Cornelio Tácito, caballero romano, Procurador en la Galia Bélgica. Estas personas se llaman ektrapeloi (monstruo) por los griegos, que no tienen nombre en latín.

(77)[2] (XVII.) En los seres humanos, se da la misma longitud de los pies a la cabeza, con un lado a otro de ambos brazos extendidos, esta es la medición que se están adoptando más (canon de Vitrubio). El lado derecho es más fuerte que el izquierdo, a veces ambas partes son igual de fuertes, en otros, es la parte izquierda la domina, pero no en las mujeres.

XVIll. [1] Los machos en los animales son más pesados que las hembras, todos los animales tienen el cuerpo más pesado después de la muerte que en vida y durante el sueño que despiertos. Los muertos flotan en sus espaldas, los de las mujeres sobre su vientre, como si la naturaleza, incluso después de muertas, quisiera guardar su modestia.

(78)[2] (siglo XVIII) leemos que algunas personas tienen los huesos macizos y sin médula, es señal de esto que no se siente sed y no sudan. Sabemos, además, que con la voluntad de triunfo se vence la sed. Julius Viator, caballero romano, del linaje de los Vocontios aliados, padeció hidropesía en su juventud, y los médicos le negaron la bebida, la cosa se convirtió en costumbre como una segunda naturaleza, y hasta la vejez se abstuvo de cualquier bebida. Hay muchos ejemplos de diferentes privaciones impuestas.

(79) [3] (XIX.) se informa que Craso, abuelo del Craso que en la guerra fue asesinado por los Partos, no se reía, y lo llamaban por esta razón Agelasto (que no rie), se dice que muchos nunca han llorado; que Sócrates, famoso por su sabiduría, siempre con la misma cara, sin la alegría con la molestia observando en todo momento. Esta constante a veces degenera en una especie de rigidez, dureza e inflexible rigor, que elimina los sentimientos de la humanidad. Grecia, que ha visto muchos de estos personajes, les dieron el nombre de Apatheis, y se vieron muchos.

(80) y lo que es sorprendente, que grandes filósofos como, Diógenes el Cínico, Pyrrho, Heráclito, Timón, éste llegó a odiar a toda la raza humana. De mala naturaleza se citan muchos casos. Antonia, esposa de Druso, el hermano de Tiberio, no escupir nunca, del poeta consular Pomponio (XIV-56), nunca haber eructado. Aquellos cuyos huesos no tienen médula ósea son muy raros, ellos se llaman hombres córneos.

(81) XIX. (XX.) [1]Cuena Varron en la historia de los prodigiosos hombres que Tritano, de cuerpo pequeño, famoso entre los gladiadores que llevaba la armadura de Samnites, tenía una fuerza extraordinaria, y, un hijo suyo, un soldado del gran Pompeyo, que parecía que tenía los nervios trenzados, en vertical y transversal, en todo el cuerpo, incluso los brazos y manos, al menos eso es lo que Varron informó, citando ejemplos de prodigiosa fuerza. Se dice que el hijo, en la lucha contra un enemigo que lo había derrotado sin armas, y que con un dedo, lo capturó hacia el campamento.

(82)[2] Aulo Vinnius Valens, que actuó como un centurión de la guardia pretoriana del divino Augusto, afirmó un carro cargado de vino hasta que se hubo vaciado, con una mano detuvo un coche, a pesar de los esfuerzos de los caballos tirando en direcciones opuestas y se trataba de un montón de otras cosas maravillosas que podemos leer en los datos inscritos en su monumento.

(83) Lo mismo Varron dijo que Rusticelio, apodado el Hércules, levantaba su mula. Fufio Salvio que subió una escalera con 200 libras en los pies, en ambas manos, y en los hombros.

[3] Nosotros también hemos visto a un hombre llamado Atanato que andaba por el escenario cubierto con 50 corazas de plomo, y unas calzas con un peso de 500 libras. Cuado Milón cretoniano, atleta plantaba sus pies, nadie podía moverlo del lugar, cuando tomaba una manzana en la mano nadie pudo enderezarle un dedo.

(84) XX.[1] Filipides fue de Atenas a Lacedemonia en dos días, la distancia es 1.140 estadios, parecía maravilloso hasta que Anystis, jinete Lacedemonio y Filónides (II-181) , corredor de Alejandro Magno, habían viajado en un día 1.200 estadios desde Sicyon a Elis. Hoy sabemos que en el circo alguna carreras hacen 160.000 pasos, y más recientemente, en el Consulado y Fonteio y Vipstano (59 dc.), un niño de 8 años desde el mediodía hasta la noche corrió 75.000 pasos. Entendemos cómo es sorprendente si se piensa que Tiberio, va apresuradamente a Alemania a por su hermano Druso enfermo en tres carros, en un día y noche para realizar este largo viaje, la distancia es de 200.000 pasos.

(85)XXI. (XXI. La vista) [1] Respecto a la opinión de que hay fenómenos increíbles. Cicerón informa de que la Ilíada de Homero, estaba escrita en una hoja de pergamino, que cabía en el hueco de una nuez, el mismo dice que el autor (Acad. IV) era un individuo que distinguía objetos a una distancia de 135.000 pasos. Terentius Marcus Varro incluso dijo que su nombre era Estrabon. Que en la Guerra púnica desde el promontorio de Lilibio, Sicilia, vio la flota del puerto de Cartago, y contó el número de barcos. Calícatres hizo hormigas de marfil (XXXVI-43) y otros animales tan pequeños que no se podía discernir las partes.

[2] Hizo el famoso Myrmécides tales curiosidades, de la misma material (dice de mármol en XXXVI-43), una cuadriga que una mosca podía cubrir con sus alas, y un barco que se escondía debajo de una abeja.

(86) XXII. (XXII. El Oido) [1] El sentido del oído hace una observación sorprendente: el ruido de la batalla, como resultado de que fue destruida Sybaris que se oyó en Olimpia el día en que la tomaron. Como la noticia de la victoria sobre los cimbrios, que los castores romanos la anunciaron el mismo día, que la batalla había sido ganada en Persia, debemos tomar estos hechos a partir de las visiones y presagios dados por los dioses.

(87)XXIII. (XXIII. De la paciencia) [1] La suerte que trae desgracias frecuentes, ha brindado innumerables ejemplos de la fuerza para soportar el dolor. La más famosa entre las mujeres es la cortesana Leaena (XXXIV-72) que, sometida a tortura, no denunció a Harmodius y Aristogiton, los asesinos del tirano, y entre los hombres, Anaxarco, que sometido a tortura por una causa similar se corta la lengua con los dientes, y se la escupe en la cara del tirano, quitándole toda esperanza de tener revelaciones.

(88) XXIV. (XXIV. De la memoria) [1] En cuanto a memoria, es necesaria para tener una buena calidad de vida, es difícil decir de un hombre que poseía en el más alto grado, ya que hay muchos que se hicieron famoso en este género. Ciro el rey nombró a todos los soldados de su ejército, Lucio Scipion nombró a todas las personas del pueblo romano; Cinéas Embajador del rey Pirro, saludó a todos los senadores y todos los caballeros de Roma, el día después de su llegada a esta ciudad. Mitrídates, rey de veintidós naciones, tratando de su administración lo hacía en su idioma, sin un intérprete. (XXV-5)

(89) Charmadas griego, recitó, como si estuviera leyendo los libros de cualquier autor en una biblioteca.

[2] El arte de la memoria fue compuesto por el poeta Simonides Melico, y llevado a la perfección por Metrodoro Scepsio, por lo que les enseña a repetir el texto tal como lo habían escuchado.

(90) No hay nada tan frágil en la enfermedad humana, por las caídas, un simple temor se modifica parcial o totalmente. Un hombre golpeado por una piedra olvidó las letras y un hombre que cayó de un techo alto y no podía reconocer a su madre o sus amigos. Otro enfermo perdió la memoria de sus esclavos. Corvinus Messala olvidó su propio nombre. También la memoria a menudo, trata de salir, incluso cuando estamos descansados y sanos por interrumpir el sueño, hasta tal punto que la cadena de las ideas se pierde, y buscamos el lugar en que nos encontramos.

(91) XXV. (XXV.) [1] Creo que el hombre que nació con el espíritu más fuerte fue el dictador César: Yo no hablo aquí de su coraje, sino de su firmeza y la grandeza de pensamiento capaz de abarcar todo lo que está debajo del cielo, Estoy hablando de una fuerza y vigor, como una llama. Realizaba el hábito de la lectura o escritura, y al mismo tiempo para dictar y escuchar. Él dictada a su vez a cuatro escribanos, las letras y de tal manera que no hicieron nada más.

(92) Él entró en cincuenta batallas señaladas por jueces, ganando sólo el Sr. Marco Marcelo, que había combatido treinta y nueve. Por no hablar de victorias en las guerras civiles, donde 1.192.000 personas murieron en los combates por él: Yo no voy a glorificar un mal tan grande, de hecho, ni siquiera era necesario, a la humanidad, y se condenó a sí mismo en ese éxito, en no informar sobre el número de los muertos en las guerras civiles.

(93) XXVI. [1] Más justo es el elogio de Pompeyo, después de haber eliminado a los piratas de los 846 barcos. ¿Cuál será el el privilegio de César?, además de las cualidades enumeradas anteriormente, se trata de una gran misericordia, en las que se señaló mucho más que cualquier otro, y hasta el arrepentimiento. Este dio un ejemplo de grandeza sin par: Yo no (porque se necesitaría un lenguaje propicio para el elogio)

(94) muestra que es de celebrar los espectáculos y la riqueza que prodigó, magnificencia de sus obras, pero de lo que hablo es de esta admirable y la verdadera grandeza de un alma por encima de todas las debilidades, que le hizo grabar en la buena fe y sin leer las cartas tomadas en Farsalia en la cartera del gran Pompeyo las quemó sin leerlas, y en Iapso las cartas de Escipión.

(95)XXVII. (XXVI.) [1] Aquí les traigo (el honor del Imperio Romano, no la gloria de un hombre) el valor y los grandes triunfos de Pompeyo, que corresponde el brillo de las hazañas no sólo de Alejandro Magno, casí, la de Hércules libertando la patria.

(96) Alcanzó a Sila en el interés de la República, comenzó reconquistando Sicilia, y después de haber sometido a las autoridades romanas toda África, tomando por los despojos el apodo de Magno, el caballero (que no había sido emperador ni senador), entró triunfal en Roma en el carro, nadie lo había hecho. Entonces marchando a Occidente, levantó en los Pirineos el trofeo donde inscribió los nombres de 876 ciudades de los Alpes, sujetas hasta los límites de la España ulterior, y en el que, hizo omisión magnánimo, al vencer a Sertorio. Después de haber terminado la guerra civil que inquietaba a toda las naciones extranjeras, sostuvo todas las guerras, y fue conducido a Roma el carro triunfal, este siendo emperador antes de caballero.

(97) [2] A continuación, tomó cargo todos los mares y, finalmente, enviado al Este, trajo los títulos, según la costumbre vencedores en las sagradas batallas que no son coronados por sí mismos, pero su corona la ponen, y presentan a su país y dedicado a la ciudad de Roma. La triunfal inscripción en el templo dedicado a Minerva, edificado con los despojos de la guerra dice: GNEO PONPEYO EL GRANDE EMPERADOR, TERMINADA LA GUERRA DE 30 AÑOS, DESBARATADOS Y SOMETIDOS A LA HUIDA O MUERTOS Y PRESOS, 2.183.000 HOMBRES, TOMADAS O HUNDIDAS 846 NAVES, RECIBIDA FE DE AMISTAD CON 1.538 CIUDADES O FORTALEZAS, SUJETADOS TODOS LOS PAÍSES DESDE LA LAGUNA MEOTIDA AL MAR ROJO, Y POR DESEO DE PAGAR HIZO ESTE TEMPLO A MINERVA.

(98) Este es el resumen de sus hazañas en el Este.

[3] En cuanto al triunfo que celebró el 3º día antes de Calendas de octubre (29 de Septiembre), bajo el consulado de Marco Pisón y Marco Messala (Marco Pupio Pisón Frugui Caopurniano, y Marco Valerio Mesala Níger, en el 61 adc. año de Roma 693), aquí está la leyenda: DESPUÉS DE LIMPIAR DE PIRATAS LAS PROVINCIAS Y ENTREGADO EL MAR A LA GENTE DEL IMPERIO ROMANO, TRIUNFANDO DE ASIA AL PONTO, DE ARMENIA, A LA PAFLAGONIA, DE CAPADOCIA, CILICIA, SIRIA, ESCITIA, IDUMEA, ALBANIA, IBERIA, LA ISLA DE CRETA, BASTERNOS, Y TAMBIÉN DE LOS REYES TRIGANO Y MITRÍDATES.

(99)[4] ¿Cuál es la mayor gloria de todo esto? (como él mismo dijo en un razonamiento de sus expediciones) haber tomado Asia, última provincia fronteriza y haberla entregado a su patria. Si quisiéramos, por el contrario, pasar de la misma manera a través de las hazañas de César, que parece más grande que Pompeyo, hay una lista de todas las partes de la tierra, por las que entrar en detalle infinito.

(100)XXVIII. (XXVII. Caton) [1] Muchos de ellos han sido distinguidos en diversas formas por otros tipos de virtudes. Caton, el primero (XIV-44) de la familia Porcia, se dice que reunió tres grandes méritos: Era muy buen orador, muy buen comandante, y muy buen senador, aunque creo se merecen decir que todos brillaron, más tarde es cierto, que con más brillo en Escipion Emiliano, también todos los odios agredían a Caton (XXIX-13). Este Caton fue acusado en cuarenta y cuatro juicios siendo absuelto, nadie ha sido tan a menudo acusado y dado por libre.

(101) XXIX. (XXVIII. de la Fortaleza) [1] Sería muy difícil decir quién tenía más valor, especialmente si se tiene en cuenta las fabulosas historias de los poetas. Quinto Ennio principalmente admiraba T. Caecilium Teucrum y su hermano, y que por ellos añadió un sexto libro a sus 5 Anales. Lucio Sicio Dentato (XXII-9), que fue tribuno de la plebe en el (454 adc.) en el consulado Sp. Tarpeio (Espurio Tarpeyo Montano Capitolino) y A. Aternio (Aulo Aternio Varo Fontinio), poco después de la expulsión de los reyes, es quizás el que más testimonios acumula por combatir en 120 veces, fue el único ganador en 8 desafíos cuerpo a cuerpo, y en 45 recibió heridas por delante, nunca por detrás.

(102) [2] El mismo retiró 34 expolios, 18 los recibió como regalo, enteros, 25 condecoraciones militares, 83 collares de oro, 160 pulseras, 26 coronas, entre ellas 14 civiles, 8 de oro, 3 de pared, y una obsidional (XXII-7) y 10 cautivos, y 20 bueyes. Él acompañó en el triunfo a nueve generales que, en su mayoría triunfando de su éxito, también (lo que me parece más honroso), acusó ante la gente a Tito Romilio, uno de sus dirigentes, que salía del consulado (455 adc.), por haber abusado de la orden imperial y las cosas de la guerra.

(103)[3] Las hazañas de Capitolini (Marco Manlio Capitolino) no serían menos honorables, si no los empañase el brillo el final de su vida: que había ganado dos expolios antes de los 17 años. Recibió la corona mural en primer lugar antes que ningún caballero, 6 coronas cívicas y 37 premios, y que había sido herido 23 veces todas por delante, que había defendido a P. Servilium, maestro de los caballeros, aunque estaba herido en el hombro y el muslo, además, el sólo había defendido de los galos el Capitolio (390 adc.), el último baluarte de la República, gran hecho sino lo robara luego.

(104) Estas son hazañas de gran valor, es cierto, pero la fortuna es aún mayor.

[4] En mi opinión, ninguna persona le tiene ventaja a M. Sergio, a pesar de que su biznieto, Catilina, ha empañado su nombre glorioso. En su segunda paga de soldado, perdió su mano derecha. En dos campañas, fue herido veintitrés veces, y por esta razón de los pies poco se valía y la otra mano con un solo esclavo como soldado lisiado, hizo varias campañas. Annibal lo apresó dos veces (pero no quedó en poder del enemigo), se fugó dos veces, habiendo tenido todos los días durante veinte meses guardias, y con grillos.

(105)[5] Luchó cuatro veces con sólo la mano izquierda, y le mataron dos caballos viviendo él. Hizo una mano derecha de hierro, y entró en esta campaña con la mano atada al brazo, levantó el sitio de Cremona, dejó Piacenza protegida, y ganó doce campos en la Galia: todos estos datos se desprende del discurso que hizo cuando, siendo Pretor, lo contradecían los colegiales sacros por mutilado. ¿cuantas Coronas habría recogido si hubiera tenido otro enemigo?

(106) Porque, para juzgar el valor de un hombre, es muy importante tener en cuenta las circunstancias. ¿Qué corona cívica ganaron en las batallas de Trebia Ticinusve (218 adc.), Trasimeno (217 adc,)? ¿Quién se ganó la corona en la Batalla de Cannas (216 adc. Son las 3 principales batallas perdidas en la 2ª guerra púnica frente a Aníbal), donde el esfuerzo supremo de valor logró escapar a este desastre. Sin duda, otros fueron ganadores de hombres; pero Sergio venció a la misma fortuna.

(107) XXX. (XXIX), [1] El ingenio de la gloria, ¿quién podrá decir el más excelente ingenio entre tantas formas de la ciencia, y tan amplia variedad de libros y cosas? Tal vez, sin embargo, hay que reconocer al poeta griego Homero como el más feliz de ingenio existido, tanto por el éxito de su poema, o que se considere las cuestiones que trató.

(108) Alejandro Magno (porque lo distingan juzguen y decidan el mejor con tan soberbia censura fuera de la envidia), Alejandro Magno había tomado entre el botín de Darío, rey de los persas, una caja de perfumes (XIII-3), decorada con oro, piedras preciosas y perlas, sus cortesanos, explicándole los distintos usos, pareciéndole soldado manchado del polvo de los combates, que solo la toma por el perfume, "por Hércules" dijo: "Que esta servirá para custodia de los libros de Homero". (Plutarco-Alejandro -26) Él quería que la obra de arte más rica fuera utilizada para almacenar el libro más precioso del espíritu humano.

(109) Del mismo modo, luego de tomar Tebas, dio las órdenes para proteger a la familia y la casa de Píndaro. Reconstruyó la ciudad de origen del filósofo Aristóteles, incluyendo a toda la brillantez de sus hazañas por ejemplo una prueba de su bondad.

[2] pidió a Apolo en Delfos reconocer a los asesinos del poeta Arquíloco. Baco ordenó hacer el funeral de Sófocles, príncipe del teatro trágico, que murió mientras los Lacedemonios asediaban Atenas, aviso varias veces en un sueño a Lysandro su rey, a fin de permitir el entierro de uno que tenía sus placer. Fue el rey, quien pidió los nombres de los muertos en Atenas, reconociendo fácilmente que el dios quería se supiera su nombre, y dejarlo en paz con los funerales.

(110) XXXI. (XXX.) [1] Dionisio el tirano, entregado a la crueldad y el orgullo, envió un barco adornado al encuentro de Platón, príncipe de la sabiduria. Él mismo fue a recibirlo en el desembarque, sobre un carro con cuatro caballos blancos. Isocrates vendió un discurso por 20 de talentos (Plutarco dice que los pagó Nicocles de Chipre). Esquino, ateniense, gran orador, después de leer el discurso que hizo a los rodios por los cargos, leyó la defensa de Demóstenes, que lo llevó a este al exilio. Los oyentes se admiraron de los discursos de Demóstenes: "Ustedes lo admirarían más, dijo, si lo hubieran oído:" por lo tanto, aun en su desgracia, un gran testimonio de su enemigo.

(111)[2] Los atenienses condenaron al exilio a Tucídides, su general, y escribiendo Tucídides como historiador, admirando su elocuencia, lo rehabilitaron, sabiendo que habían menospreciado su virtud militar. Los reyes de Egipto y de Macedonia también hicieron un gran homenaje a Menandro, autor de historietas cómicas. con su flota le enviaron embajadores, a él mismo, para que marchase a sus reinos, pero más honra logró prefiriendo el estudio literario a los favores reales.

(112)[3] Algunos Romanos también han dado muestras de ingenio, incluso entre los extranjeros. Pompeyo, después de haber terminado la guerra con Mitrídates, estando cerca quiso visitar a Posidonio (de Apamea), famoso filósofo, no dejó al lictor que llamar a la puerta como era costumbre, y llamó a la puerta, rindiendo las fasces a quien se habían sujetado todo el Este y el Oeste. Catón el Censor cuando uno de los tres prominentes filósofos que llegaron en la famosa embajada de los sabios enviada por Atenas, sin dar con sus opiniones ya que argumentaba Carnéades que no era fácil discernir lo que era cierto.

(113)[4] ¡Cuanto revoluciona la educación! Catón el Censor juzgó siempre (XXIX-14) la necesidad de echar a todos los griegos de Italia, y su bisnieto Catón de Útica (Catón el Joven bisnieto de Catón el Viejo) , trajo a un filósofo griego a Roma, (XXXIV-92), habiendo sido legado en Chipre. Es notable que los dos Catones con la misma lengua, el uno los echase, y el otro los trajese.

(114) Ahora contaremos glorias de nuestros compatriotas.

[5], Escipión el Africano, el Viejo, ordenó que la estatua del Quinto Ennio, fuera colocada por encima de su tumba, con el nombre de este glorioso poeta, con las victorias y despojos que había ganado de la tercera parte del mundo.

[6] El divino Augusto defendió, contra la voluntad del Virgilio de quemar el poema de la Eneida, y esto es un testimonio que vale más que si el poeta hubiera aprobado su propio trabajo.

(115)[7] En la biblioteca de Asinius Pollione (XXXV-9) fundada en Roma con el botín, y que fue la primera biblioteca pública en el mundo, Marcus Terentius Varro tuvo su estatua, y sólo él la tenía estando vivo. A mi juicio, que la obtuvo sólo de un hombre que ocupó el primer rango como orador y como ciudadano, esta distinción entre los muchos genios que están, no es menos gloriosa que la corona que recibió el gran Pompeyo por su servicio en la guerra contra los piratas.

(116) Hay innumerables ejemplos se incluyen a los romanos, si quisiera, porque esta nación ha producido un mayor número de hombres de mérito en todos los géneros que todas las demás naciones.

[8] Sin embargo, Cicerón, ¿cómo se justifica que pasara su nombre en silencio? ¿Cuál de sus eminentes cualidades debería elogiar en mi texto? O más bien la forma de texto, si no invalorable testimonio que dio a esta gran nación romana convocadas a votar, y entre todos los actos de su vida, los que sólo informó de su consulado?

(117) Con su oratoria, restauraste la ley agraria, de la que subsisten las tribus, y por tu asesoramiento, perdonaron a Roscius autor teatral (Quintus Roscius Gallus) levantisco de Leyes y de sediciones, y sufrir con paciencia a quienes les han sido asignados asientos separados de los de otros niveles, por tu oratoria, el hijo del proscrito, se ruborizaría de solicitar jueces. Antes de probar su genio como el huido Catilina, quedó proscrito ante Marco Antonio.

[9] ¡Salve!, quien primero fue llamado el Padre de la Patria, que fue el primero en ganar, un triunfo vestido de cónsul, y la palma de la victoria por su única elocuencia, que le has dado vida al arte de la oratoria al latín y las letras, tal es, el testimonio escrito del dictador César, una vez su enemigo, tomaste el laurel conquistado más triunfos que cualquiera, ya que es más glorioso haber ampliado los límites del ingenio romano en todos sus grados, más que los límites del imperio.

(118)[10] (XXXI.) Varios han prevalecido sobre los otros hombres en la sabiduría. Estos se encuentran entre los que los romanos llamaron Cati (consejeros) y Corculi (prudentes), por esta razón. Entre los griegos, Sócrates, se encuentra por encima de todos, atestiguado por el oráculo de Apolo Pythium.

(119)XXXII. (XXXII. De la Autoridad) [1] Por otra parte, los Lacedemonios le dieron el mismo rango que a los oráculos a Chilón, (Chilón de Esparta, uno de los llamados siete sabios) le dedicaron en letras de oro en Delfos, tres de sus máximas, según se indica: "Conócete a ti mismo, No desear nada demasiado, La necesidad es la compañera de la deuda y el pleito." En su entierro (murió de alegría al ver a su hijo vencedor en Olimpia) fue acompañado por toda Grecia.

XXXIII. (XXXIII. De la divinidad) [1] Entre las mujeres, Sibila; entre los hombres Melampo (XXV, 21) entre los griegos, y entre los romanos Március, habían compartido la adivinación, y una especie de comunidad con el glorioso cielo.

(120)XXXIV. (XXXIV) [1] Scipion Nasica solo, entonces al comienzo de la época romana, fue declarado el hombre más virtuoso en el Senado, que hizo el juramento de juzgar sin pasión sin embargo, fue rechazado dos veces por la plebe. Además, no se le permitió morir en su patria, ni tampoco se estaba muriendo como Sócrates, el sabio juzgado de Apolo no pudo morir fuera de la prisión.

XXXV.(XXXV. De la verguenza) [1] Una mujer fue considerado como la más virtuosa a juicio de las matronas: una vez Sulpicia, hija de Paterculi (Servio Petriculo), esposa de Fulvio Flaco, fue elegida entre un centenar de candidatas por los romanos para dedicar la estatua de Venus, según mandaban los libros sibilinos. La misma alabanza dieron de Claudia, por la experiencia religiosa que trajo la estatua a Roma de la Madre de los dioses.

(121)XXXVI. (XXXVI. De la Piedad) [1] Hay ejemplos en todo el mundo de infinita piedad, pero ofrece una Roma donde nadie se puede comparar: una mujer del pueblo, cuya baja condición nos robó el nombre, acababa de dar a luz, cuando su madre fue llevada a prisión condenada a muerte: ella iba a verla, dando muestras al carcelero, por temor que no portaba alimentos, por estar condenada a morir de hambre, y fue hallada dándole de mamar sus pechos sustentándola. Incautados con admiración, los magistrados dieron la salvación de la madre a la piedad de la hija, a las que dieron alimentos y otros durante toda su vida, y se consagró en devoción a la diosa, que, bajo el consulado de C. Quinctus y Manius Acilius ( Tito Quincio Flaminino y Manio Acilio Balbo, año de Roma 604, 150 adc. ), el templo fue erigido en el sitio de la cárcel, esto es lo que hoy es en día el teatro de Marcelo (VIII-66).

(122) Dos serpientes se habían cogido en la casa del padre de los Gracos. A este se le dijo que viviría el si se matara a la hembra, "¡No, no, dijo Tiberio Graco, matad al mío: Cornelia es joven y puede seguir siendo una madre." Se trataba de salvar a su esposa, y servir a los intereses de la República. Su muerte le siguió luego. Marco lepidus (181) murió de amor por su esposa Apuleia, después de haberla repudiado. Publio Rutilio mientras estaba con una ligera indisposición, que su hermano había fracasado para conseguir el consulado, falleció de inmediato. Publio Catieno Plotino estaba tan apegado a su amo, que lo instituyó heredero de todos sus bienes, que este se lanzó al fuego que consumía su cuerpo.

(123) XXXVII. (XXXVII.) [1] Un número infinito de hombres se han distinguido en el conocimiento de diferentes artes, es cierto que citaremos solo una elección en la élite humana. Beroso se distinguió en la astrología: los atenienses le construyeron una estatua, por sus divinas predicciones, a expensas públicas, en el gimnasio, esta tenía la lengua de oro. Apolodoro, lo fue en la gramática: la Anfictiónia de Grecia le hizo honores; Hipócrates (XXVI-10 , XXIX-4), en la medicina: que pronosticó una plaga que venía de Illiria, y envió a sus estudiantes a las ciudades a ayudar a los enfermos, servicio para el que Grecia le otorgó el mismo honor que a Hércules. El Rey Ptolomeo recompensó por los sacrificios de la gran Diosa, con el regalo de cien talentos por la misma ciencia en la persona de Cleómbroto de Ceos, que había curado al rey Antíoco (XXIX-5).

(124)[2] Grande es también la reputación de Critóbulo, por extraer una flecha del ojo del Rey Filipo, que aun sin vista sanó sin dejarle deformidad. Pero cualquiera que haya leído el más famoso es Asclepiades de Prusa, fundador de una nueva secta, expulsando los embajadores y ofrecimientos del rey Mitrídates, encontró el método de curar del vino a los enfermos, y levantando a la vida a un hombre (XXVI-14), interrumpiendo su funeral, y sobre todo diciendo (apostando con fortuna) que no se cree médico y que no había tenido nunca molestia alguna, y ganó su apuesta ya que, llegado a extrema vejez, murió por la caída en una escalera.

(125)XXXVIII. [1] M. Marcelo (Marco Claudio Marcelo) dio un gran testimonio de Arquímedes, por su conocimiento en la geometría y la mecánica, ordenando en toma de Siracusa, que no sufriese daño alguno pero la ignorancia de un soldado anuló la Intención del general. También se elogió a Chersiphron de Cnosos (XXXVI-95) por la construcción del maravilloso templo de Diana de Éfeso. Filón, que estableció en Atenas un arsenal suficiente para suministrar armamento a mil barcos; Ctesibio, por encontrar la bomba y los órganos hidráulicos. Dinochares (V, 62) por haber diseñado los planos de Alejandría que Alejandro quiso construir en Egipto. Este príncipe no quiso que ningún otro que Apeles hiciera su retrato, ni que otro que Pigorteles realizara su escultura, ni más ni menos que realizara su bronce que Lisipo, las artes y la gloria la hemos citado con varios ejemplos.

(126) XXXIX. (Obras maravillosas de artífices XXXVIII.) [1] Un cuadro sólo de Aristides pintor tebano (XXXV-24), fue comprada en subasta por el rey Attalos por un precio de 100 talentos; César dictador compró dos, pagando 80 talentos (XXXV-136), con Medea y Ajax de Timomachus, para dedicarlos en el templo de Venus Genetrix. El Rey Candaule (XXXV-55) compró el peso en oro por una tabla de Bularchus, no muy grande, donde estaba la destrucción de los magnetes. El Rey Demetrio, apodado Poliorcetes, no permitió dar fuego a Rodas (XXXV-104), por temor de la quema de una tabla de Protogenes ubicada en el lado de la pared que atacó.

(127)[2] Praxiteles es famoso por su mármol: Venus, llamada de Cnido (XXXVI-20 y 21), famoso en gran parte debido al amor loco que inspiró en un hombre joven, y los precios que El Rey Nicomedes con los que trató de ganar ofreciendo a los Cnidios pagar las deudas que tenían. El Júpiter olímpico hace de testigo a diario de Phidias (XXXVI-18); y Mentor (XXXIII-154), dedicado a Júpiter Capitolino y a Diana de Efeso, son la gloria de este artista a quien consagraron instrumentos y vasos de su arte.

(128)XL. (XXXIX.) [1] El precio más alto de un hombre nacido en la esclavitud ha sido hasta ahora, que yo sepa, Daphnus, gramático: se vendió por Cneo Pisaurense a Marco Scaurus, Príncipe de la ciudad, que lo compró en 700.000 sestercios. En nuestro tiempo, este precio fue superado con creces por los Estriones, pero compraron su propia libertad. Ya nuestros antepasados decían que, Roscius Histrion ganaba, digamos, 500.000 sestercios Por año. Tal vez no desean ser vistos por el gasto de la guerra en Armenia, una vez hecha por Tiridates, quien fue liberado por Nerón por un precio de 13 millones de sestercios.

(129)[2], fue una estimación, no del hombre, sino de los beneficios de esta guerra. Del mismo modo que era la lujuria del comprador, no la belleza de quien hizo la compra de estos eunucos de Seiani en 50 millones sestercios, al mercader Pecote a Clutorius Priscus. Comprado en medio de luto en Roma, ganó los espíritus al encontrarlos demasiado preocupados de culparlo por este escándalo.(Tiberio compró a Prisco para que compusiera el panegírico de Druso)

(130)XLI. (XL.) [1] De todas las naciones del mundo la más distinguido por sus virtudes fue la nación romana, y esto está sujeto a cualquier comentario. Pero juzgar que hombre ha disfrutado de la mayor felicidad, nadie puede, porque cada uno determina la felicidad de una manera, y otros de otra, y cada uno, según sus propios sentimientos. Si queremos un juicio justo, y una decisión de dejar de lado todas las ilusiones de la riqueza, no es feliz ningún mortal.

[2] Ser aliado de la fortuna es positivo y bueno, que podemos decir con razón que no era infeliz. De hecho, no mencionando el resto, es siempre el temor a su infidelidad, que existe el miedo, una vez admitido, no hay reconocimiento más sólido de no ser enteramente venturoso.

(131) Pero, ¿qué mayor desventura que ningún mortal es sabio a todas horas?, y yo al cielo rogaría que con un gran número de mortales se pudiera negar ¡lo que esto es dicho por oráculo! La humanidad es frágil e ingeniosa en engañarse a sí misma, que hace como los tracios, que ponen en una caja piedras de diferentes colores, para memoria del día, para hacer el cálculo de cada uno en la fecha de la muerte, y decidir sobre el resultado de la vida contando cuales fueron más.

(132)[3] Sin embargo, los días indicados con una piedra blanca, ¿no han sido fuente de problemas del día siguiente? ¿Cuántos han sido víctimas de los imperios que fueron recibidos, ¿cuántos se han perdido por sus propios bienes, entregados a la última agonía? Debido a que llaman a estos bienes que a los sumo han proporcionado una hora de placer. Tenemos que juzgar que el día después lo es del día anterior, y este el último día es el que juzgara a todos, por lo que no debemos confiar en ninguno. Observe que bienes no son iguales a los males, incluso cuando son iguales en número: La mayor alegría no se puede comparar con el menor duelo, !Cálculo inútil y poco razonable! procuramos vivir larga vida, pero buscando el pesar.

(133)XLIII. (La suma felicidad XLII.)[1] En todos las edades solo una mujer, Lampido, Lacedemonia, que era hija del rey, esposa del Rey, madre del rey. Berenice es la única que fue hija, hermana y madre de los ganadores en los Juegos Olímpicos. Los Curiones es la única familia en la que hubo tres oradores en tres generaciones. La familia de Fabius es la única, tuvo sucesivamente tres príncipes en el Senado, Marco Fabius Ambustus, Fabius Rullianus su hijo, y Quinto Fabius Gurges su nieto.

(134)XLIII. (XLIII.) [1] Ejemplos de los cambios de la fortuna son innumerables: en efecto, a partir de la gran alegría que dio, ¿no trajo males?. Y por tanto el inmenso dolor, ¿no viene de excesivas alegrías? (XLIII.) La fortuna guardó por treinta y seis años a Marco Fidustio, condenado por Sylla a muerte, pero que le sobrevivió, para ser víctima de Antonio, que cierto es que lo condenó por ninguna otra cosa que porque ya había sido condenado.

(135) XLIV. [1] La fortuna quiso que P. Ventidio (Publio Ventidio Baso) fuera el único que triunfase sobre los partos (38 adc.), pero ella también quiso que de niño hubiera sido llevado tras el carro de Cneo Pompeyo Estrabón, que triunfó en Asculum (90 adc.): pero, Masurius (Masurio Sabino) afirma que se le llevó dos veces en triunfo ; Cicerón (Epistolas familiares X, 18), dice que fue acemilero transportando los trigos con el ejército, los más dicen que pasó su juventud pobre como un simple soldado.

(136) Cornelio Balbus, el mayor (Lucio Cornelio Balbo), fue cónsul (año de Roma 714, 40 adc.), pero fue acusado, y para golpearlo con barras se pidió juicio a los magistrados. Es el primero de los extranjeros, ¿que dije? de los hombres nacidos en las orillas del Océano, que ha obtenido un privilegio que se les niega por nuestros antepasados, incluso en el Lacio. Citamos entre los ejemplos destacados Lucio Fulvius (Lucio Fulvio Curvo), cónsul de los Tusculanos que se rebelaron en la deserción escolar, que fue vestido como el mismo rango por el pueblo romano (año de Roma 432, 322 adc.), y sólo en el mismo año fue enemigo y triunfa con Roma contra los que había sido el cónsul.

(137)[2] El único hombre que hasta ahora ha recibido el apodo de Feliz es Lucio Sila, presumiblemente por la sangre derramada de los pueblos oprimidos y de su patria. Y ¿cuáles son sus calificaciones por el sentido de feliz? ¿Será porque al margen de la ley podía matar a tantos miles de romanos? Interpretación detestable, y que el futuro ha dado como ¡mentira! Las víctimas no se quejaron, pues hasta hoy sentimos misericordia de ellos, ya que Sila, es odiado por todos.

(138)[3] Y su final, fue poco más que la cruel desgracia de todos aquellos a quienes él destruyó, ¿comer su carne de sí mismos (XI-114), y los niños del propio tormento? esto dejó oculto su sufrimiento, dejando que su postrero sueño, en lo que es tan bueno como la muerte, sólo para decir que conquistó la gloria por vencer la envidia: no obstante, admitió que para su su infelicidad, que no había podido dedicar el Capitolio.

(139)XLV. [1] Quinto Metelio en el panegírico que dio en honor de su padre, Lucio Metelio, que fue pontífice (243 adc.), dos veces cónsul (año de Roma 503, 251 adc., y 507, 247 adc.), dictador (224 adc.), Magister de caballeros, uno de los XV viri agris dandis (distribuidores de la tierra), el primero que llevó en un triunfo los elefantes ganados en la primera guerra púnica; Quinto Metellus, dice de su padre había dejado en perfección 10 cosas muy grandes y muy buenas, en que muchos sabios pasaron su vida buscando.

(140)[2] Ya que quería ser un soldado de primera clase, excelente orador, un emperador fortísimo, gía de cosas muy importante, tener el más alto cargo, tener una gran sabiduría, ser un gran senador, adquirir una gran fortuna a través de medios hororables, dejar muchos hijos, y gozar de gran consideración entre sus ciudadanos, hizo todas estas ventajas, y él sólo desde la fundación de Roma, ha gozado de tal felicidad.

(141) Es innecesario llevar a cabo una refutación, con una hay bastante. De hecho, este Metelo pasó ceguera en la vejez, y había perdido la vista en un incendio (año de Roma 512, 241 adc.), mientras ardía el Templo de Vesta tomó el Paladio para libralo: la causa del accidente fue gloriosa, pero el resultado fue triste. De hecho, si uno no dice infeliz, no se puede decir ya, que sea feliz. El pueblo romano le concedió privilegio que ningún otro desde la fundación de Roma, tuvo, el poder ir en carro cada vez que fue al Senado: una gran recompensa y noble, pero se lo dieron por la pérdida de los ojos.

(142)[3] (XLIV.) El mismo Metelo, que había emitido el elogio de su padre, tuvo un hijo que figura entre los raros ejemplos de la felicidad humana, porque, además de grandes poderes judiciales y el apodo que obtuvo de Macedonio, fue llevado a la hoguera por cuatro hijos (59), uno de los cuales había sido pretor, los otros tres cónsules, y los dos últimos habían triunfado, y un tercero fue censor. Pocos hombres han logrado, ni siquiera uno de estos honores.

(143)Sin embargo, cuando se encontraba en toda su brillantez , se apercibieron de su regreso del campo de Marte a mediodía estando el foro y el Capitolio desiertos, y se hallan sometidos (año de Roma 624), por Catilino Labeone, apodado Macerion, tribuno de la plebe, al que siendo el censor, lo había expulsado del Senado, y lo llevó a la roca Tarpeya para despeñarlo; la gran cohorte que aún le llamaba padre, acudieron, es cierto, a su socorro, pero tarde (no presto), como formando un cortejo fúnebre, que no tenía derecho a resistir ni hacer violencia a la sagrada persona de un tribuno, que debía perecer con su deber, que no se había encontrado en el foro apenas solo un tribuno intercediendo. Y recordado en el umbral de la muerte, vivió en el resto del favor ajeno de los demás,

(144) porque sus bienes se han dedicado a los dioses por el hombre que le torció el cuello como si Catilino no estuviera suficientemente satisfecho por la revancha apretando la garganta, y haciendo que le reviente la sangre por las orejas.

[4] También es cierto que muchos de sus problemas han sido por ser enemigo de Escipión el Africano, y de acuerdo a sí mismo, porque le dijo a sus hijos: "Ve, hijo mío, celebrar las honras de Scipion nunca veréis el funeral de un mejor ciudadano ". Y es testigo el mismo Metelo Macedonio,que había sujetado ya a Baleáricos, Diadematicos Créticos y ganando el renombre de Macedonico. Pero para hacer eso sólo por esta razón sufre insulto, cómo llamar a feliz por el resultado de no morir por el capricho de un enemigo y un enemigo ¿no era Escipión el Africano?

(145) [5] ¿Qué son las victorias que se han comprado a ese precio? ¡Qué honor, ¿qué triunfales carros no fueron borrados por la violencia de la fortuna, que obligó a un censor a ser arrastrados por la ciudad (solo esto ya era causa para morir), arrastrado al Capitolio, donde sí mismo, no era tan inhumano arrastrado a los cautivos y sus restos?

(146) Este crimen es aún mayor que cuanta felicidad alcanzó, porque él pensaba privar a Metello Macedono del gran funeral, donde se llevó a sus hijos por sí mismos ganadores, en los funerales, donde parece que aún superara. Esta felicidad no es perfecta si puede ser destruida, por ejemplo, por un desprecio tan grande. Al final de esta historia, no sé si para hacer honor a las costumbres de la época, o el dolor de la indignación, el hecho es que en medio de tantos Metelos, la audacia de Catilino siempre quedó impune.

(147) XLVI. (XLV.)[1] El mismo divino Augusto, que en todo el universo es uno de los afortunados mortales, que si cuidadosamente miramos sus obras, serán gran ejemplo de las vicisitudes humanas. Su tío le negó el cargo de capitán de la caballería, que prefería a Lepidus, condenado por la envidia que le ataba a él, en su odioso triunvirato, donde su cuota de poder ni siquiera alcanzó la preponderancia de Antonio.

(148) la batalla de Filipos, que estaba enfermo, huyó, y se mantuvo oculto durante tres días en un pantano, por el sufrimiento, y (como dicen Agripa y Mecenas) con el cuerpo hinchado por una hidropesía, en Sicilia, naufragó, y fue obligado a esconderse de nuevo, esta vez en una cueva.

[2]: huye de la batalla naval, y cercado del enemigo, le rogó a Proculeio (XXXVI-183) para no darle muerte. Cuenta que le atormentaba la guerra de Perugia, las preocupaciones de la guerra de Accio, en la Panónica, la ruina causada por la caída de una torre.

(149) como la sedición militar, tantas enfermedades peligrosas; las sospechas de Marcelo; la vergonzosa embajada de Agripa; muchas traiciones en contra de su vida, las sospechosas muertes de sus hijos, y un dolor que fue causada no sólo por su pérdida, su adultera hija, y ella se alimenta de los juicios públicos parricida indignante por su hijastro Tiberio, y el otro de adulterio a su nieta. Añadir como otras dificultades: la falta de dineros en la tesorería para pagar a los soldados, la Rebelión de Illiria, la necesidad de contratar a los esclavos, la falta de hombres para el servicio militar; la peste en Roma (Roma año 732, hacia el 21 adc.), el hambre y la sed en Italia, la determinación en la muerte, estando cuatro días de abstinencia lo puso al borde de la muerte.

(150)[3] Piénsese, por último, el desastre de Varus, los escandaloso libelos escritos en su contra, el rechazo Póstumo a Agripa, después de haberle adoptado su pesar por el hecho de haberle desterrado. Fabius y sus sospechas de que le había traicionado sus secretos, la colusión Tiberio y su esposa, que fueron su última preocupación. En suma, este dios, tuvo la gran fortuna y mérito que muriendo, dejó heredero al hijo de un enemigo.

(151)XLVII. (XLVI.) [1] A este respecto se recuerdan los oráculos de Delfos pronunciados por Dios como castigo por la vanidad de los hombres, y aquí estos dos mensajes: el primero es el hombre más feliz Fedio, que acababa de morir por su país, la segunda cuestión, Gyges, entonces el más grande rey de la tierra, preguntó a Aglaos de Psophis quien estaba feliz: este le dijo que un anciano que labraba en un estrecho rincón de Arcadia, el cultivo de un pequeño campo suficientemente grande para las necesidades anuales, y nunca se liberó de su modo de vida, mostrando pocos deseos de bienes, experimentó pocos males en su vida .

(152)XLVIII. (XLVII.) [1] Por orden del oráculo, y con el consentimiento de Júpiter, el mayor de los dioses, fue deificado en vida, Euthymus siempre victorioso en Olimpia en la lucha de boxeo (vencedor en el 484, 476, y 472 adc.) , salvo una vez cuando llegó a su casa en Locris Italia. Había una estatua en esta ciudad, y una en Olimpia, ambas fueron golpeadas por un rayo en el mismo día. He leído que preguntan a Calímaco por este fenómeno más que cualquier otra cosa, y los sacrificios, de donde nació en honor de la atleta de que se realizaran sacrificios durante su vida y después de su muerte, nada de hecho, es más sorprendente que este consentimiento dado por los dioses.

(153)XLIX. (XLVIII.) [1] En cuanto a la duración de la vida humana, nada se puede decir con seguridad, tanto por la diversidad de climas y por los ejemplos citados, y el destino que cada uno trae al nacer. Hesíodo, que escribió la primera cosa acerca de lo anterior, creó que un montón de historias sobre la vida humana, otorgando nueve de nuestras edades a la corneja, y cuatro los ciervos, y tres veces más los cuervos, y hace cálculos aún más fabuloso para el ave fénix y las ninfas.

(154) El poeta Anacreonte (de Teos) cuenta que Argantonio, rey de los Tartesios vivió 150 años; 160 Cinyras, rey de Chipre, 200 Aegimius. Teopompo (de Quios) cuenta, que Epimenido Gnosio vivió 157.

[2] Helánico (de Lesbos) dice que algunas personas en la nación de los Epios en Etolia, llegan a 200 años. Cuenta con el apoyo de Damastes (de Sigeo), quien dijo que Pictoreo, uno de los más notables entre los Epios por sus fuerzas y cuerpo, que incluso vivió 300 años.

(155) Éforo (de Cime) dice que los reyes de la Arcadia había vivido 300 años; Cornelius Alejandro, cuenta de uno llamado Daudon en Illiria, que había vivido 500 años. Jenofonte, cuenta en su viaje, que un rey de una isla de de las costas Tirias vivió 600 años y, como si él hubiera mentido poco, dice que su hijo vivió en 800. Pero todo esto es el resultado de la ignorancia sobre la medición del tiempo. De hecho, algunos hacen un año el verano y otro del invierno, y otros un año de cada temporada, como la Arcadia, cuyos años eran de tres meses, y algunos llaman años a la revolución de la Luna, al igual que los egipcios, por lo que decir que entre ellos algunos hombres han vivido miles de años.

(156)[3] Pero con los hechos, es casi seguro que Arganthonius de Cádiz reinó 80 años, creemos que comenzó a reinar en su cuadragésimo año. No cabe duda de que Massinissa (61) reinó 60 años, y que Gorgias de Sicilia vivió 108 años. Q. Fabius Maximus fue adivino durante 63 años. Marco Perpenna y, recientemente, Lucio Volusius Saturnino (XI-223) han sobrevivido a todos los senadores que tenían siendo cónsules, prometiendo obediencia. Perpenna dejó después siete de los que se habían inscrito como censor, vivió 98 años.

(157)[4] Añadiré esto, cuando Flaccus Albinus siendo censores y constituyeron el sacrificio del lustro hasta los postreros pasaron siempre 5 años sin que ningún senador muriese, desde el año de Roma 579 a continuación. Valerio Corvinus alcanzó 100 años y 46 años transcurrió entre su primero y su sexto consulado, el mismo tuvo veinte veces el honor de sentarse como curul, es más que cualquier otro. Le igualó en vida Metellus Pontífice.

(158)[5] Entre las mujeres, Livia, esposa de Rutilius, pasó de 97 años. Estatilia, de casa noble, durante el reinado de Claudio, 99 años; Terentia, esposa de Cicerón, 103 años. Clodia, mujer Ofilius, 115, y parió 15 veces. Lucceia Mima actriz de 100 años recitó versos en el teatro, Galeria Copiola, la actriz interludios, se redujo en el teatro bajo el consulado de Cayo Popeo Sabino y Quinto Sulpicio (año de Roma 762, 9 dc.), celebrado en juegos para la salvación del divino Augusto, que fue de 104 años, habiendo hecho su debut bajo los auspicios de Marco Pomponius, Edil de la plebe en el consulado de Cayo Mario (86 adc.) y Gneo Papiro Carbón (85 adc.), debutando 91 años antes. Cuando Pompeyo por la dedicación de su teatro, la llevó al escenario como cosa milagrosa.

(159)[6] informó (Quinto) Asconio Pediano, que Sammula también vivió 110 años. En cuanto a Estefanion, el primero ordenó bailar con ropa, no debe sorprendernos que muchos bailaron dos juegos antiguos, los del divino Augusto (año de Roma 737), y los del emperador Claudio celebró en su cuarto consulado, porque habría más de 63 años entre estas dos celebraciones. Pero Estefanion vivió mucho tiempo después. Según Mucianus, en la cumbre, denominada Tempsis, en el Monte Tmolus (V-111), los hombres vivían 150 años, quien también dijo que en virtud de la censura del emperador Claudio, Tito Fullonio Bononiese había vivido otros tantos sabiéndose la edad, mediante la comprobación del censo de los pechos que había pagado, probando la existencia de este viejo, y se reconoció la veracidad de su declaración. Porque el Príncipe procuró estar interesado de esta cuestión.

(160) L. (XLIX.) [1] El tema parece que nos obliga a tratar de la ciencia astrológica. Epigenes (de Bizancio) negó que fuera posible vivir 112 años; Beroso (el Caldeo) que se pudiera superar los 117. Se sigue la teoría dada por Petosiris y Necepsos del llamado tetartemorion, debido a la división por tres de los signos del zodiaco, y se afirma que en Italia se puede llegar a 124 años de vida. Sostienen que nadie puede superar, desde el punto de su nacimiento, la medición de 90 grados, que ellos llaman anáfora, que puede ser interceptada por la intervención del mal de estrellas en sus casillas y de la luz solar.
[2] Luego vino la Escuela de Esculapio, quien dijo que la vida se rige por las estrellas, pero sin determinar cuál es el límite extremo.

(161) Seguidores de esta escuela dicen que la longevidad es rara, porque se trata de una acogida de las personas físicas en horas críticas del día lunar, por ejemplo, en el séptimo y en el decimoquinto (estas horas se cuentan por igual de día y de noche) y que los nacidos ya, bajo la influencia del que llaman climaterio, no pasan del quincuagésimo cuarto año.

(162)[3] Inicialmente las mismas variaciones de la astrología muestran cómo es de incierto. Se oponen a él las observaciones y los hechos recogidos en el último censo que se realizó, no hace cuatro años por Vespasiano y su hijo, los censores (año 74 dC), y no hay necesidad de escudriñar todos los registros, que darán otros ejemplos sólo en la parte media, entre los Apeninos y el Po.

(163) Tres en Parma declararon una edad de 120 años, uno en Brixilli de 125, dos de 130 en Parma, una de 131 en Piacenza, una mujer en Faventia de 135; L. Terentius, hijo de Marco, en Bolonia, y M. Aponius Ariminum a 140, Tertulla 137.

[4] En las cercanías de Piacenza, en las colinas, está una ciudad que se llama Veleiatium donde declararon seis de 110 años de edad , cuatro de 120, uno de 140, el Sr. Mucius, M., hijo de Galeria Félix.

(164) Y, por detenernos en una cosa más, es aceptado que había en la octava región de Italia (8ª Emilia, le dió el nombre Augusto), cincuenta y cuatro personas que se declararon en edad de 100 años, catorce de 110, dos 125, cuatro de 130, otros cuatro de 135 o 137, tres de 140.

(165) [5] Otro ejemplo de las variaciones en el destino de los mortales: Homero informa de que Héctor y Polidamante nacieron la misma noche (Iliada XVIII, 243), hombres cuyo destino era tan diferente. Caelus Sr. Rufus (XXVII-4) y C. Licinio calvus nacieron el mismo día, bajo el consulado de C. Marius y Cneo Carbono, cónsules por tercera vez, el 5 de junio de Calendas (28 de mayo): ambos son oradores, sin embargo con una diferente fortuna. Esto sucede a diario en todo el mundo para los nacidos a las mismas horas, iguales en el momento del nacimiento celeste unos amos y oros esclavos, unos reyes y otros pobres.

(166) LI. (L.) [1] Publio Cornelio Rufino, quien fue cónsul con M. Curius (Mario Curio Dentato 290 adc. año de Roma 455), perdió la vista durante el sueño, y soñaba que esto le sucedía para s desgracia. Por un acontecimiento, Jasón de Peres con un vómito con morbo y que los médicos habían dejado sin esperanza, buscando la muerte en el combates, encontró la curación en la mano de un enemigo que resultó herido en el pecho. P. Fabius Máximo, cónsul (121 adc. Quinto Fabio Máximo Alobrógico año de Roma 633), que lucharon junto al río Isaram contra los Allobrogos y Arvernos el 6 de los idus de agosto (el 8 agosto), y luego de haber matado a 130.000 enemigos, se libró de las fiebres cuartianas (malaria) en el campo de batalla.

(167) [2] La vida, la naturaleza de esta, sea lo que sea, es demasiado incierta y demasiado frágil, e incluso maligna cuando tiende la mano a los miserables que disfrutan el período más largo, si consideramos la eternidad. Si tenemos en cuenta el resto de la noche, veremos que todo el mundo vive sólo la mitad del tiempo de su vida, la otra mitad entra en un estado similar a la muerte, o en el tormento, si el sueño no viene. Si no contamos los años de la infancia, que no tenemos sentido, ni en la vejez, en que se vive sufriendo. Y muchos tipos de peligros, tantas enfermedades, tantos miedos, tantas preocupaciones y cuidados, tantas veces implorado muerte, ¡por lo que no hay deseo más frecuente!

(168) La naturaleza no tiene nada mejor que darnos que la brevedad de la vida.

[3] Al embotarse los sentidos, estamos más pesados, vista, oído, y la capacidad de caminar, los dientes se caen, y contamos también con este tiempo, sin embargo, esta vez hay en el de la vida. También citada como un ejemplo de algo extraordinario, que Xenophile el músico, que vivió ciento cinco años sin ningún tipo de molestias. Pero, por desgracia a todos lo demás se siente incomodo.

(169) se introduce por los miembros, un pestífero calor o molesto frío (que no pasa a otros animales) que no se limita a las horas, sino también a días y noches a veces a tres a veces o a cuatro, o dura todo un año. Se sabe de enfermedades que las personas van a morir por su causa.

(170)[4] La naturaleza también le puso reglas a ciertas enfermedades. La fiebre cuartiana nunca se inició en el solsticio de invierno o los meses de invierno, algunos de las enfermedades no vienen después de los sexagésimo año de vida, mientras que otras se detienen en la pubertad, especialmente entre las mujeres (XXVIII-44); pocos viejos sienten la influencia de las epidemias pestiferas. Porque sucede que todas estas enfermedades atacan por igual a las naciones, aunque algunas golpean a algunas clases, o esclavos, y otras veces a ricos. En este sentido, se observó que las enfermedades pestilentes parten de las regiones del sur y van hacia occidente, que casi nunca se mueven en otra dirección, excepto en invierno, ni duran más de tres meses.

(171) LII. (Li) [1] Estos son los signos de muerte: la risa en la enfermedad del furor, no estando afectada la razón, recoger las orlas de las vestiduras y palpar los cobertores que nada haga ruido y le quite el sueño, el flujo de líquidos de manera involuntaria. Los signos que son menos dudosos en la aparición de los ojos y la nariz, en un constante movimiento, y en su espalda en un pulso irregular o filiforme, y otros síntomas que observó Hipócrates, el príncipe de la medicina. Si bien los signos de muerte son numerosos, no hay ninguna señal de la salud, y sobre la gente, así, Catón el Censor en el libro a su hijo, toma este premio, que es como una especie de oráculo: Una juventud senil es indicativo de una muerte prematura.

(172)[2] La variedad de enfermedades es infinita. Ferecides de Siros murió de parásitos que se enjambraban en todas las partes de su cuerpo. Algunos tienen continua fiebre, por ejemplo, Cayo Mecenas, en los últimos tres años de su vida no tuvo una hora de sueño. El poeta Antípater de Sidón fue tomado por la fiebre de cada año un solo día, que era el de su nacimiento, y llegó a una edad bastante avanzada, y murió por uno de sus accesos en ese mismo día.

(173)Llll. (LII.) [1] Aviola, ( ¿Cayo Calpurnius Aviola? 24 dc.) cónsul, regresó a la vida en la pira funeraria, y como no lo pudimos rescatar a causa de la violencia de las llamas, fue quemado vivo. Esto mismo se dice de Lucio Lamia, que había sido pretor. Sobre Cayo Aelius Tubéron, que siendo pretro fue dado por muerto y fue retirado de la pira, lo informa Messala Rufus y otros muchos autores. Esta es la condición de los mortales: que nacen de los caprichos del destino, y el hombre ni siquiera en la muerte puede creer.

(174) Encontramos en los libros que el alma de Hermótimo de Clazómenes, dejando su cuerpo, andaba vagando en países lejanos, y que tornando sugería cosas que no podían haber sido conocidos por alguien que no estuviera presente en la escena; durante este tiempo, el cuerpo estaba medio muerto, y entonces sus enemigos, llamados Cantáridas, aprovecharon este momento para quemar su cuerpo, y como a la espada la vaina le quitaron.

[2] Se dice que el alma de Aristeas fue vista en Proconnesia, volando de su boca en forma de un cuervo; una fabulosa historia, como las siguientes.

(175) Parecida manera Epiménides de Cnosos siendo niño, y cansado de caminar y con calor, se durmió en una cueva y que cincuenta y siete años después se despertó como si hubiera dormido una noche, sorprendido de ver los cambios. Y en cincuenta y siete días envejeció su edad, pero vivió ciento cincuenta y siete años. Las mujeres parecen ser especialmente propensas a estas muertes aparentes, debido al desplazamiento de la matriz: cuando uno corrije este cuerpo, la respiración vuelve. Este es el tema de un libro famoso por los griegos, de Heráclides (¿Heráclides Lembos?), que establece que una mujer que había sido privada de sentimiento durante siete días volvió a la vida.

(176) [3] Varro refiere que un hombre llevado a enterrar en andas volvió a su casa acompañado de los veinte comisarios para la distribución de la tierra en Capua, y lo mismo dice que sucedió en Aquino; y en Roma también Corfidio, marido de su tía materna, acabadas ya las exequias del funeral, regresó a la vida,

(177) y que luego enterró al que había ordenado su enterramiento. Añaden detalles muy inusuales, se informa de un punto a otro: Corfidius y su hermano estaban en el orden ecuestre, el anciano parecía haber expirado, y abrió su testamento, su hermano menor, que fue instituido heredero mandó el funeral, durante el cual, leyó el testamente y el muerto apareció con sorpresa de los esclavos , contando que venía de parte de otro hermano, que le había recomendado a su hija, y mostró un lugar donde estaba escondido el oro enterrado que ninguno sabía, y pidió luego de ser enterrado en el funeral con aquellas exequias de oro que lo dejó ordenado.

(178) [4] En esta historia, a la casa del Hermano acudieron corriendo, y anunció que había vuelto: y que el oro que encontraron en el lugar indicado. El mundo está lleno de estas predicciones, pero es inútil a recoger porque la mayoría de las veces es falsa, como vamos a mostrar un gran ejemplo. En la guerra de Sicilia, Gabieno, valiente marino de la armada del César fue apresado por Sextus Pompeyo, que le mandó cortar la cabeza, y todo el día permaneció en la orilla, con el cuello desprendido
[5] en la noche pidió con gemidos y oraciones a la multitud que se reunió, que Pompeyo viniera a él, o alguien enviara de confianza, diciendo que el infierno le enviaba, trayendo noticias.

(179) Pompeyo envió a varios de sus amigos, a los que Gabieno dice que la causa de Pompeyo les placía favorecer a los dioses infernales, por lo que las partes serían favorecidas en coherencia con sus deseos, que había sido condenada a esto, y que las pruebas de la veracidad de su predicción, que expirarían inmediatamente después de haber cumplido su comisión, y así fue. Asimismo, se proporcionan ejemplos de la aparición de los muertos, pero nosotros nos encargamos de las obras de la naturaleza, no de prodigios.

(180) LIV. (LIII.) [1] Una de las cosas únicas, pero frecuentes, es la muerte repentina, es decir, la mayor felicidad que puede ocurrir en la vida, vamos a mostrar, que se debe a causas naturales. Verrio (Marco Verrio Flaco) contó muchos ejemplos, vamos a hacer una elección. Además hablamos de Chilón (119), la alegría causó la muerte de Sófocles y Dionisio el tirano de Sicilia, luego de saber la victoria Tragita. Y una madre que murió al ver a su hijo que fue falsamente dado por muerto en la Batalla de Cannas. Diodoro (Crono), profesor de filosofía dialéctica, muerto de vergüenza por no haber sido capaz de resolver sobre el terreno, el cuestionamiento de Estilpón (de Megara), en una cosa disoluta.

(181)[2] Dos Césares, el uno pretor, y el otro había ejercido de pretores, el padre del dictador César, murió sin ninguna causa aparente, estando calzándose, por la mañana, el último en Pisa, este en Roma. Quinto Fabio Máximo, murió de repente en su consulado, el día antes de la Calendas de enero (31 de diciembre): sin tener éxito Rebilus tomó el consuladoy duró unas horas. Cayo Vulcatius Gurges, el senador, murió también, todos sanos y descansados que querían hacer el día. Quinto Emilio Lepido murió ya, cuando se golpeó el dedo gordo del pie el umbral de su habitación, donde murió.

[3] Cayo Aufustius estaba ya fuera, yendo al Senado tropezó, y murió.

(182) El embajador que había orado por la causa de los rodios en el senado, logrando la admiración general, murió de repente en el umbral de la curia, cuando se quería marchar. Cneo Bebio Tamphilo, ex-pretor, al pedir la hora a un esclavo; Aulus Pompeius en el Capitolio, estando en reverencia a los dioses; Manius Juventius Thalma, cónsul, sacrificando. Cayo Servilius Pansa, de pie en el foro, cerca de una tienda en la segunda hora del día, estando abrazado a su hermano, Publio Pansa; Bebio, juez, mientras daba la sentencia;

[4] Marco Terentius Corax, escribiendo unas tablas en el foro,

(183) incluso el año pasado, un caballero romano, hablando al oído a un cónsul, frente al Apolo de marfil que se encuentra en Foro de Augusto, Cayo Julius, un médico, poniendo un ungüento en el ojo con una espátula; Torcuato Aulus Manlius, consular, tomando un pastel en la mesa; Lucio Tuccius Valla, médico, bebiendo un vaso de vino con miel; Appius Saufeius, después de beber el vino con miel a su regreso del baño, y sorber un huevo;

[5] Publio Quinctius Escápula, cenando con Aquilius Gallus; Decimus Saufeius, escribano, tomando el desayuno en casa,

(184) Cornelio Gallus, que había sido pretor, y Tito Heterius, caballero romano, murió en el acto venéreo, y dos personas de la orden ecuestre de los que hablamos de nuestro tiempo, que usando su torpeza murieron en una pantomima con Mysticus el hombre más guapo en ese momento.

[6] Sin embargo, la seguridad más completa de que hablan los antiguos en Marco Ofilius Hillarus: era un actor de comedia.

(185) El aniversario de su nacimiento luego de dar gusto al público, dio una gran cena, en la comida que él pidió una bebida caliente: al mismo tiempo, que miraba la máscara que había llevado ese día, puso la corona corona en su cabeza, y se mantuvo inmóvil en esta posición, que murió sin que nadie lo percibiese, hasta que su vecino advirtió de que su bebida se estaba enfriando.

(186)[7] Estos son ejemplos de la vida feliz, pero en contra los ejemplos son interminables. Lelio Domitius, de una familia muy ilustre, con Marsella fue derrotado y tomado prisionero en Corfinium por César, tomó veneno a la desesperación, y después de beber, hizo todos los esfuerzos posibles para no morir. Se encuentra en el libro de los Hechos que el cuerpo de Félix, estando ya en la hoguera, uno de sus partidarios se arrojó con el. Viendo la locura de la gente, por temor a que diesen gloria a este, se alegó que esta persona se había intoxicado por la abundancia de olores. Poco antes, el Señor Lepidus, de una muy noble familia, como dijimos (122), murió de tristeza por su divorcio, después de haber sido expulsados de su pira por la fuerza de la llama, que no pudiendo retornarse por el calor, se quemó desnudo en un montón de ramas.

(187)LV. (Liv.) [1] El uso de quemar a los muertos no es la primera institución de los romanos, pues se enterraba en el pasado, pero cuando vimos que los que han muerto en guerras lejanas fueron desenterrados, adoptaron la costumbre de quemar los cuerpos, pero eso no significa que muchas familias mantienen los antiguos ritos: en la familia Cornelia, se informa de que nadie fue quemado hasta el dictador Sila: él lo quiso, por temor a las represalias, porque había descubierto el cuerpo de Cayo Mario. La palabra entierro es un término general, cubierto de tierra, pero sepultado quiere decir guardado, escondido.

(188) LVI. (LV.) [1] Después de la sepultura hay varias cuestiones sobre el alma. Para todos, sin excepción, el estado después del último día es la misma que el primero. Después de la muerte del cuerpo y el alma no tienen más sensación que antes del nacimiento. El mismo orgullo que nos lleva a nuestra memoria para siempre, y que nos hace pensar que más allá de la tumba se encuentra toda la vida. A veces es la inmortalidad del alma, a veces es la transfiguración, a otros tiene sentido para las sombras en el infierno y reverencian las almas que están allá y hay un dios que ha dejado de ser un hombre, ¡como si el modo de la vida humana en cualquier forma fuera diferente del modo de vida de otros animales! como si no encontramos más larga vida en el mundo, !y nadie les adivina semejante inmortalidad!

(189)[2] Pero, ¿cuál es el cuerpo del alma? ¿cuál es su objeto? ¿como ve? ¿cómo se hace oír, tocar? ¿Cómo actúa? ¿porqué? ¿qué hay de bueno sin estas funciones? A continuación, asignar a la estancia de ¿cómo esa multitud de almas y sombras durante tantos siglos, tantos como habidos hombres? Infantil son las ilusiones, los sueños de la humanidad, deseosos de no terminar nunca. Igual decir de la preservación de cuerpos humanos, y la promesa dada por Demócrito, que volverían a esta, cosa que el no ha hecho.

(190)[3] Esto es una locura, una mala locura, para tratar de reiniciar la vida después de la muerte. ¿No reposarán nunca los nacidos? que nunca lo hará, si mantienen el sentimiento, las almas en el cielo, y las sombras en el inframundo. Estas ilusiones y credulidades, destruyen la natural realidad de la muerte, y duplican la pena, pensando en el tormento del futuro estado. Si es dulce para vivir, ¿qué puede ser más dulce que haber vivido? Pero, ¿cómo no sería fácil el creernos a nosotros mismos?, ¿nuestra seguridad debería apoyarse en la experiencia de lo que éramos antes de nuestro nacimiento?

(191)LVII. (LVI.) [1] Parece oportuno, ya abandonar el tema de la naturaleza humana, para indicar los autores de las distintas invenciones. Baco estableció el uso de la venta y compra, e incluso inventó la diadema, el triunfo y las insignias reales. Ceres descubrió en el trigo, antes de esto el hombre comía bellotas: En Ática les enseñó la molienda y en Italia y Sicilia y otros preparados, y por este motivo se la convirtió en una diosa.

[2] Incluso fue la que primero dio leyes, según otros, fue Radamanto (hijo de Zeus).

(192) Creo que las letras vieron la luz con los asirios, pero hay quien dice que el descubrimiento se debe a Mercurio para los egipcios (Thot asimilado), según algunos. Y por ejemplo Gellius, entre los Sirios, de acuerdo con los demás. En todos los casos, se aseguran de que se han sido los fenicios, quienes los llevaron a Grecia por Cadmo, las letras en el número de dieciséis, y durante la guerra de Troya Palamedes añadido cuatro, (¿Theta , Dseta,Ni y Ji, parecen? interpreto de ya transcrito); Después Simonides, el poeta lírico, aumento el número de ambas, según se indica (¿ Dseta, Eta Psi y Omega, parecen? interpreto de ya trascrito). Y por estas se conocen las nuestras. Según Aristóteles, las antiguas eran dieciocho, son :(Ver imagen) parece que Prefiere atribuir a Epicarmo la adición de dos letras más que a Palamedes.

(193)[3] Anticlides afirma que las letras las inventó Menon en Egipto, quince años antes de Foroneo, el ex rey de Grecia, y se esfuerza por demostrar sus palabras por los monumentos. Por el contrario, Epigenes (de Bizancio), respetable autoridad, asegura que, están escritas las observaciones astronómicas babilónicas de 720 años en el horno en ladrillos cocidos, los que reducen al mínimo este período de tiempo, son Beroso (el Caldeo) Critodemo (¿de Cos, el médico de Alejandro?) , su estimación de 490 años. De ahí se desprende que el uso de las letras es de toda la eternidad. Los Pelasgos las trajeron al Lazio.

(194)[4] Eurialo y Hiperbio, hermanos, establecieron por primera vez en Atenas, fábricas de ladrillos y construyeron casas en Atenas, previamente, se usaban las cuevas que sirvieron de casa. Según Gellio, Toxius, el hijo del cielo Caelus, fue el inventor del barro, que un nido de golondrinas le dio la idea. Cécrope llamó con su nombre a la ciudad que él fundó. Cecropía, que es la ciudadela de Atenas. Algunos sostienen que Argos fue fundada antes por el rey Foroneo, otros dicen Sicyon. Los egipcios afirman que en Diospolis (Diospolis Magna, Tebas), las casas ya se construian mucho antes de ese momento.

(195) Cinyra, hijo de Agriopas inventó las tejas y descubrió las minas de cobre, los dos en Chipre, y las tenazas, el martillo, la palanca, el yunque.


[5] Los pozos fueron descubiertos por Danao, que los llevó de Egipto a esta parte de Grecia, que anteriormente era Argos Dipsion (sin agua); La cantería por Cadmo en Tebas, o, según Teofrasto, Fenicia. Las murallas por Trason; Las torres, los cíclopes de Aristóteles, Los Tirinteos según Teofrasto;

(196) Las telas tejidas por los egipcios, la tintura de la lana, por los Lidios en Sardes (V-110), el tiempo y el arte de hilar lana de Closter, hijo de Arachne, el lino y las redes, por Arachne; el uso para hilar lana por Nicias, de Megara, el arte de los zapatos, por Tychius de Beocia. Los egipcios dicen que los medicamento se inventaron allí, otros dicen que había sido Arabus, hijo de Apolo y Babilonia. La botánica y la farmacia, por Chiron, hijo de Saturno y Philyre.

(197)[6] y la fundición de cobre y a mezclarlo es invención de los escitas Lidios, según Aristóteles, al frigio Delas según Teofrasto. El arte de hacer instrumentos de cobre es atribuido por algunos a Calibas, por otros a Cyclope. De acuerdo con Hesíodo, el hierro fue encontrado en Creta por aquellos que son llamados Dactylis e Idaeos; la plata Érichthonio de Atenas, Eaco dicen los demás; Las minas de oro y el arte de fundición del metal, por el fenicio Cadmo. Fenix dicen otros en el monte Pangea, y Thoas y Eaclis en Pancaya o el Sol, hijo de Océano, también le atribuye Gellius el uso de la miel y la medicina.

[7] Midacrito trajo plomo el primero del lugar de la isla Cassitéride (IV-119).

(198) La fabricación de hierro fue inventado por los cíclopes. La alfarería, por Corebo de Atenas, la rueda de los alfareros por el escita Anacharsis, dicen otros, Hyperbio de Corinto, el arte de usar madera, por Dédalo y, al mismo tiempo la azuela, la plomada, la barrena, pegamento; pero la regla, nivel, y la llave, por Teodoro de Samos. Las medidas y pesos. Phidon de Argos, o, de acuerdo con Gellius, por Palamedes; el arte de prender fuego de las piedras, por Pyrodes, hijo de Cilicis; el arte de conservar el fuego con la férula (XIII-122), de Prometeo.

(199)[8] Las cuatro ruedas, en los carros se deben a la frigios, Los cartagineses el comercio. El cultivo de la vid y los árboles, Eumolpo de Atenas. El vino mezclado con agua, Estáfilo, hijo de Sileno. Las prensas de aceite Aristeas de Atenas y el arte de la recogida de la miel. El arte de acoplamiento de los bueyes y el arado, para Baziges de Atenas, según otros a Triptolemus.

(200)[9] El estado y el establecimiento de la monarquía de Egipto, el Estado Democrático Teseo el ateniense, luego fue el primer tirano, Phalaris de Agrigento. La esclavitud fue inventado por los Lacedemonios, la primera sentencia decapitis se consideró ante el Areópago. Los africanos en la guerra contra los egipcios, fueron los primeros en utilizar palos llamados falanges. Los escudos fueron inventadas por Proetus y Acrisius peleando entre sí, o Chalcus, hijo de Atamates ; la cota de malla de Midas el Messenio, el casco, la espada y la lanza, por los Lacedemonios. Las botas y garcetas por Careas.

(201) El arco y flecha por Esciten, el hijo de Júpiter (otros atribuyen la invención de las flechas a Persio, hijo de Perseo);

[10] jabalinas por los Etolios, la jabalina con un cinturón para arrojarla por Aetolus, hijo de Marte. Las jabalinas de la infantería ligera Tyrrhenus. El pilum a Pentesilea la Amazona. Pisaeo, el venablo y el escorpión. La máquina de guerra, a los cretenses. Los sirios la catapulta, la ballesta y la honda por los fenicios. La trompeta de bronce por Tirreno Pisa. Las testudas por Artemonas de Clazomenes.

(202) El caballo, que ahora se llama carnero, entre máquinas que sitiaron Troya por Epeo; el arte de ir a caballo por Bellerofonte, el freno y la montura Peletronio;
[11] el arte de combatir a caballo por los Tesalios, que fueron llamados Centauros, que vivían a lo largo del segundo Monte Pelion. Los carros de dos caballos por los frigios, carros a cuatro caballos por Erichthonio. Los centinelas, la seña del centinela, los signos de movilización, los gestos, Palamedes en la guerra de Troya, el arte de ordenar el ejército con señales, al mismo tiempo, y la tregua por Lycaon, y los tratados por Teseo.


(203)[12] Los presagios de las aves han sido revelados por Cario, que dio su nombre a los Carios, los presagios de los demás animales de Orfeo, Los agoreros de Delfos con sacrificios, y con el fuego Amfiaro, pronóstico por los pájaros Tiresias el Tebano, La interpretación de los sueños y prodigios por Anfictión, la astrología por Atlas, hijo de Libia, según otros por los egipcios, según otros, por los asirios. La esfera Anaximandro de Mileto, la teoría del viento Aeolus, el hijo de Hellen.

(204)[12] La Música Amphion, la zampoña y la flauta simple, Pan, el hijo de Mercurio; la corneta Midas de Frigia, la flauta doble Marsias el frigio, en el modo lidio Amphion, el modo de Dorio Thamyras de Tracia, El modo frigio Marsias de Frigia; Amphion la lira, pero otros deicen por Orfeo, otros por Linos. Terpander fue el primero con la lira de siete cuerdas, tras haber añadido tres, a las cuatro cuerdas primitivas. La octava fue añadida por Simonides, la novena por Timoteo. Thamyris fue el primero en tañir la lira, sin acompañarla de canción; Amphion acompañó la primera canción, de acuerdo con otros Lino; Terpander escribió los primeros poemas a la lira; Trezeno Ardalo cantaba junto con las flautas. Los Cueretes enseñaron la danza tocando, el baile pírrico Pirro, también en Creta.

(205) [14] El verso heroico al oráculo Pythio. Un gran debate hay sobre el origen de la poesía, que se prueba que la hubo antes de la guerra de Troya. Ferecides de Siros es el primero en componer en prosa, escritor de la época del rey Ciro. Cadmo de Mileto (V-112) es el primer historiador. Lycaon, en Arcadia, creó los juegos de gimnasia; Acasto los juegos fúnebres para Iolcos; Teseo, después de él, para el istmo de Corinto. Hércules fundó los juegos en Olimpia; atléticos Pytheus, el juego de pelota, Gyges Lidio, la pintura en Egipto (XXXV-16), pero en Grecia, dicen Euchir, pariente de Dédalo, según Aristóteles. Polygnotus (XXXV-58) de Atenas, según Teofrasto.

(206)[15] Danao llegó primero en un barco de Egipto a Grecia, antes se navegó en las balsas inventadas en el Mar Rojo para la navegación entre las islas por el rey Eritra. Los autores sostienen que los Misios y troyanos fueron los primeros en cruzar el Helesponto por ir en contra de los tracios. Hoy, en el Océano británico, los barcos se hacen de mimbre y cuero (XXIV, 40); en el Nilo, de papiro, y de juncos y cañas (XIII-68).

(207)[16] Filostéfano (de Cirene) dice que Jason es el primero que navegó en una nave larga, y Hegesias dice que fue Paralus (XXXV-101); Ctesias que fue Semiramis; Archémachos que fue Aegaeon. Damastes afirma que los eritreos construyeron la Birreme; Tucídides dice (hist., p. 10), Aminocle de Corinto construyó la trirreme; Aristóteles, que los cartagineses construyeron la cuatrirreme;

(208) Mnesigeton Salamineo de quinquerremes; Xenagoras Siracuso hizo la de seis hileras, 10 remos Mnésigiton. Y dicen que Alejandro Magno hizo un barco de hasta doce hileras de remos; Filostéfano (de Cirene) dice que Ptolomeo Soter la hizo de quince, y Demetrio, Antígono, también de quince líneas, y que Ptolomeo Filadelfo llegó a hacerla de treinta; y que Ptolomeo Philopator, llamado Tifón, hizo el barco de cuarenta.

[17] Hipo el Tirio, inventó el barco de carga, los de Cirene, el lembo (embarción de vela y remo), el cumbam (un barco redondo para carga) los fenicios, los rodios la celetem, los Ciprios la cercyrum.

(209) La observación de las estrellas en la navegación se debe a los fenicios, los remos a la ciudad de Cope, el ancho a la ciudad de Platea, las velas a Ícaro, el mástil y la antena a Dédalo, el propio barco para llevar los caballos a los Samios, o a Pericles el Ateniense; los barcos alargados con cubierta, a los Thasios (anteriormente sólo luchaban en la proa y la popa), la adición del espolón a Piseo el Tirreno, el ancla a Eupalamus , las de dos dientes de anclaje a Anacarsis; los arpagones (gárfios) y las garras de Pericles de Atenas, el timón para gobernar a Tiphys. El primero que hizo la guerra con una flota fue Minos, el primero que mató a un animal fue Hyperbius, hijo de Marte, y el primero que mató un buey Prometeo.

(210) LVIII. (LVII.) [1] La primera cosa que las naciones han concedido tácitamente es el uso de las letras de los Jónicos. (LVIII.) Las letras griegas antiguas fueron aproximadamente las mismas que las letras latinas de hoy, esto puede ser vistos en una vieja mesa de bronce Délfico y ahora está en el Monte Palatino, consagrada por regalo de los príncipes a la Minerva, en la biblioteca, y lleva esta inscripción: Nausicrates, hijo de Tisameneo, Ateniense, hizo el regalo.

(211) LIX. (LIX.) [1] El segundo punto en el que las naciones se han puesto de acuerdo, es la práctica de hacer la barba, pero que entró tarde en los romanos. Los primeros barbero procedían de Sicilia en Italia, y llegaron el año 454 de la fundación de Roma, fueron conducidos por Publio Ticinius Mena, segun informa Varron (Re roya, 11), hasta entonces los romanos tenían barba. El primero que tomó el hábito de afeitarse todos los días fue el segundo Escipión el Africano. El divino Augusto se rasuba siempre.

(212)LX. (LX.) [1] El tercer punto en el que se coincide es en la división de horas y esto ya es un trabajo de cálculo. Hemos dicho en el segundo libro (II-188) cuándo y por quién esta división se encontró en Grecia, pero también se dio a finales de la época romana. En las Doce tablas, solo permite la salida y puesta del sol, y unos pocos años más tarde, hemos añadido la señal del mediodía: el ministro judicial anuncia los cónsules en el Senado cuando se veía el sol entre la tribuna y la capilla Graecostasis (XXXIII-19), y se anunciaba el mediodía y fin de hora, cuando la estrella daba sombra de la columna en la prisión: pero esto sólo era posible en los días serenos;

[2], estado duró hasta la primera Guerra Púnica.

(213) El primero que dio a los romanos, un reloj de sol, 12 años antes de la guerra de Pirro, fue Lucio Papirio Cursor, en el templo de Quirino, que lo dedicó a su padre (año de Roma: 461) al menos eso es lo que refiere Fabio Vestale, pero no dice cómo se hizo, ni el nombre del artista o, de donde vino, o de donde se halló escrito.

(214) Marcus Terentius Varro informa, que se estableció el primer reloj público en la tribuna, sobre una columna, durante la primera guerra púnica, por el Sr. Valerio Messala, cónsul, después de tomar Catania en Sicilia.

[3] Fue llevado allí 30 años después del reloj de Papirio, el año de Roma 491. Tenga en cuenta que las líneas no eran compatibles con las horas. Sin embargo, fue utilizado noventa y nueve años, hasta que Quinto Marcio Filipo, que fue censor con Lelio Paulo, fue puesto junto al otro de una manera más adecuada, y de los actos de censura fue uno de los mejor recibidos.

(215)[4] Sin embargo, cuando el tiempo estaba nublado, el tiempo estaba dudoso, y fue así hasta el siguiente lustro. Así Scipion Nasica, colega de Lenato marcó el primero, con una clepsidra de agua, con las horas de día o de noche, y se colocó en un área cubierta, se puso el año de Roma 595. Este fue el espacio de tiempo durante el cual la jornada fue sin divisiones perfectas en el pueblo romano. Ahora iremos de los animales, y hablaremos primeros de los animales terrestres.

 

Para muchos vocablos y giros he recogido los de la traducción de Jerónimo de Huerta de 1623, De lo que quede bien, a él, le agradezcan más que a mi, que de lo que queda mal no tiene ninguna culpa sino yo. Pero estando con resolución de enmendarla, si encuentran algo que les ofenda, me lo hagan saber. Les aseguro que agradecería su nota, en: anarkasis @ anarkasis.com . Pueden ayudar comprando un buen vino aquí.

 Te puede resultar de ayuda >>  tabla de equivalencias métricas en las medidas romanas

 

 

 

Home Plinio LIBRO I TABLA DE CONTENIDOS 
Home  << art+e