Home  << art+e   
Home Plinio LIBRO I TABLA DE CONTENIDOS                                        

 

DEL ARTE DE  ESCULPIR LA PIEDRA  

LIBRO XXXVI

item  DE LA NATURALEZA DE LAS PIEDRAS,  DE SU USO EN CONSTRUCCIÓN, DE LOS PRINCIPALES MONUMENTOS  Y OTROS USOS

texto en francés
texto en latín

 

I (I.) [1] Queda por hablar de las piedras, la mayor locura de nuestro tiempo, incluso no diciendo nada de las piedras preciosas, de los succinos, de los cristales y murrinisque. Todo esto de lo que hemos tratado en el presente libro puede decirse creado por el hombre; pero las montañas, la naturaleza las había creado por sí misma, con el fin de proteger con alguna clase de construcción las vísceras de la tierra, con el fin de superar la violencia de los ríos, de romper los mares del mar, y contener por esto a los elementos más turbulentos.

 

[2] Y nosotros, cortamos en trozos, y los transportamos sin otro interés que el de nuestro placeres; estas montañas que antes era una maravilla haberlas cruzado. Nuestros viejos casi observaban como un prodigio el paso de los Alpes por Aníbal y luego los Cymbros. Ahora estos montes están siendo cortados para suministrarnos mil géneros de mármol. Se abren los promontorios al mar; se trabaja nivelando la tierra. Retiramos las barreras destinadas a separar las naciones; construimos naves para transportar mármoles; y a través de los mares, el más terrible elemento de la naturaleza, hacemos viajar las cumbres de las montañas: la locura más imperdonable mientras se buscan vasos hasta en la región de las nubes para los barros de las bebidas, y se cavan las rocas vecinas del cielo para poder beber con hielo.

 

[3] Que se reflexione, cuando se propone decir el precio de estas cosas, cuando ve estas rocas rodar y avanzar, que se reflexione cuánto la gente viviría más feliz sin estas superfluidades. Para qué utilidad o para qué placer los mortales se hacen tantas víctimas de tantos trabajos, si éste luego ¿no es con el fin de descansar entre piedras abigarradas? ¡como si la oscuridad de la noche no privase la mitad de la vida de esta clase de disfrute!

II. [1] Al hacer estas reflexiones, me toma una gran vergüenza propia para la antigüedad. Existen leyes censoriales (VIII, 82), defendiendo de servir sobre las mesas mollejas de cerdo, y de los lirones, y otras delicadezas inútiles de mencionar; y ningún ha legislado que no se debería importar mármoles y de hacerlos cruzar los mares por este objeto.

(Capítulo II.) Pero, dirán quizás, "es que entonces no se traían mármoles". Eso es falso. En tiempo del edil Marco Scaurus (XXXVI, 24) se vieron de traer 360 columnas para decorar un teatro temporal, destinado a servir durante un mes a lo sumo; y las leyes consintieron siendo seguramente indulgente para los placeres públicos.

[2] ¿Pero, era precisa, esta indulgencia? Por qué el camino en que los defectos se introducen más, y escondidamente es el público. Por esta vía en efecto se introdujeron los marfiles, el oro y, las pedrerías, al uso particular. Es nada lo que queda que se haya reservado para dioses. Por eso, se conceden y se han tenido Indulgencia para los placeres públicos: porqué luego han guardado silencio cuando enormes y altas columnas de mármol y consintieron (XXXVI, 8), de colocarse de treinta y ocho pies de alto y de mármol lucullei, en el atrio de Scaurus. Y eso se hizo ni en secreto, ni ocultamente; ni el encargado de las alcantarillas públicas le hizo dar fianza para el daño que podía causar el transporte de estos columnas hasta el monte Palatino. A la vista de tan mal ejemplo, ¿no era el caso de velar por la guarda y conservación de las buenas costumbres? Sin embargo las leyes se callaron cuando estas rocas enormes, traídas a una casa particular, pasaron delante de las estatuas de arcilla (XXXVI, 43 y 46) de los templos de los dioses.

(Capitulo III.) [1] Y no se dirá que Scuarus, hizo el primer daño a la engañada ciudad con su desordenado ejemplo. Ya Lucio Crassus (XXII, 1), el orador, aquel que primero tuvo columnas de mármol extranjero sobre este mismo monte Palatino (ellas eran de mármol de Hymettias, (gris azulado, 8 kilómetros al sudeste de Atenas) seis solamente, y no tenían más de doce pies), L. Crassus fue llamado a causa de eso, en una pelea con Marco Brutus, la Venus del Palatino. Seguramente nuestros padres no hicieron caso al respecto, siendo las buenas costumbres vencidas; y viendo que lo que se defendía, lo estaba banalmente, siendo las leyes inútiles, ellos prefirieron la ausencia de leyes.

[2] Los que vendrán después demostrarán que no fuimos mejor que nuestros padres. ¿Quién, en efecto, no tiene en su atrio enormes columnas? Pero antes de hablar de los mármoles pensamos deber poner bajo los ojos el valor de los hombres que los trabajaron. Pasemos pues a iniciar el estudio los artistas.

(9) IV. (Capítulo IV.) [1] Los primeros de todos los que destacaron en el tallado de mármol fueron Scyllis y Dipoenus que nacieron en la Isla de Creta. En tiempos del imperio de los medos, Ciro no había comenzado a reinar en Persia fue por consiguiente, en la 50 Olimpiada. (580 adc) Fueron a Sicyon, que durante mucho tiempo fue el hogar de todos los talleres en este tipo de trabajo. Habían hecho en Sicyon con ellos estatuas de los dioses, pero antes de que se terminaran los artistas se quejaron de una injuria y se retiraron a la Etolia.

(10) Sicyon se vió inmediatamente afectada por la esterilidad y el hambre, y sumidos en la consternación. Los residentes buscaron una cura en Apolo, y en el Apolo Pythium (oráculo de Apolo) que dijo que el dolor los dejaría si Dipoenus y Scyllis terminasen las estatuas de los dioses, y esto consiguieron a fuerza de dinero y regalos. Estas fueron las estatuas de Apolo, Diana y Hércules, Minerva: esta última fue alcanzada por un rayo.

(11)(Capítulo V.) [2] Cuando aparecieron estos dos artistas, ya habían estado en la isla de Quíos, Melas, escultor, y su hijo Micciades y su nieto Archennus, cuyos hijos Bupalus y Athenis fueron muy famosos en este arte. Ambos fueron contemporáneos del poeta Hipponactis, que sin duda vivió en la Olimpiada 60 (540 adc). Si calculamos hacia atrás en esta familia hasta el bisabuelo, nos encontramos con que la escultura comenzó con la era de los Juegos Olímpicos.

(12) Hipponactis fue notablemente feo. Ambos artistas, en forma de broma expusieron su retrato para hazmerreír del público en el círculo de los juegos; Hipponax, indignado contra ellos les destiló la amargura de sus versos, que creen algunos que los llevó a ahorcarse, por la desesperación, pero es falso.

(13)[3] De hecho, hicieron después muchas estatuas en las islas cercanas, por ejemplo, en Delos, haciendo esas obras escribiendo en ellas en verso, cuyo significado es que Quíos era famosa no sólo por sus viñedos (XIV, 9), sino también por las obras del hijo de Archennus. Enseñan en Iasii a Diana realizada a su manera, y en Quíos también se habló de una Diana realizada por ellos, que está en lugar alto, cuyo rostro parece triste al entrar y alegre cuando salimos. Hay obras suyas en Roma, en la parte superior del templo Palatino está Apolo, y en casi todos los monumentos planteados por el divino Augusto. También hubo obras de su padre en Delos y en Lesbos. Y del trabajo de Dipoeni están lleno Ambracia, Argos, Cleone.

[4] Todos estos artistas han utilizado el blanco mármol de Paros, al que llamaron lychnites porque Varron dijo, sobre la extracción de las canteras a la luz de las lámparas. Luego han descubierto otros mucho más blancos, y, recientemente, en las canteras de los Lunenses. Pero se ha informado en Paros de un maravilloso hecho: en un bloque al separarlo con cuñas, apareció una figura de Sileno.

[5] No se olvide de tomar nota de que la escultura es muy anterior (XXXV, 44) a la pintura y las estatuas de bronce, que ambos empezaron a Phidias, en la Olimpiada 83 (448 adc.), es decir, alrededor de 332 años más tarde. Se dice que el mismo Phidias trabajó el mármol, y que en Roma, en los edificios de Octavia XXV, 37 y 40), hay una Venus de una maravillosa belleza. (Es cierto) que enseñó a Alcámenes (XXXIV, 19), escultor ateniense de los más reconocidos. Hay de este en Atenas grandes obras en los templos, y fuera de los muros, y una famosa Venus llamada #145;AElig;Aacute;iquest;acute;sup1;Auml;middot; frac12; ordm;middot;Á¿¹Â, (¿Afrodita del Jardin?): Podemos decir que el propio Phidias puso los toques finales.

[6] también fue estudiante de Phidias Agorácrito de Paros, al que amó a causa de su juventud: es la razón por la que le regalase muchas de sus propios obras con el nombre de su alumno. Los dos compitieron junto a los estudiantes con una Venus, y ganó Alcámenes no por la superioridad de su trabajo, sino por el sufragio de la ciudad, que tuvo a los compañeros de partido en contra de un extranjero. También se dijo que Agorácrito vendió esta obra por lo que no debería estar como lo hace en Atenas, y que él llamó Némesis, que se puso en Rhamnonte (IV, 11-2), municipio de Atica, y Marco Varron dio preferencia a esta a todas las demás. Todavía está en la misma ciudad, en el templo de la Gran Madre, una obra de Agorácrito (Descrita en Pausanias Libro 1-33-3).

(18)[7] Nadie duda de todos los pueblos que vinieron a ver el famoso Júpiter olímpico, que hizo Phidias (XXXIV, 19) que ilustra un artista muy famoso. Pero para aquellos que no han visto sus obras sepan por qué son loables, se citan pequeñas peculiaridades que muestran cuán inteligente era. ¿Por qué invocar la belleza de Júpiter Olímpico, ni la grandeza de su Minerva de Atenas?, que tiene veintiséis codos y es de oro y de marfil, que ya en la cara convexa del escudo de la diosa tiene grabada la lucha de las Amazonas, y en la parte cóncava del escudo, la batalla de los dioses y los gigantes, y en la suela de los zapatos, los Lapithas y los Centauros: tanto su arte se encuentra también en los pequeños espacios.

[8] Grabó en la base  ±½´ÉÁ±Â ³µ½µÃ¹Â (nacimiento de Pandora). Hay veinte dioses naciendo; junto a una victoria que es especialmente admirable. Los conocedores admiran también la serpiente, y, una esfinge de bronce que está debajo de la misma punta de la lanza. Esto es de paso de un artista que nunca es alabado suficiente, y del que también se sabe que están en la riqueza de las pequeñas cosas.

 

(20)[9] Al hablar de las estatuas hemos indicado la época de Praxiteles (XXXIV, 19) el cual, por la gloria de sus obras de mármol, se superó a sí mismo. Hay obras suyas en Atenas, en la Cerámica. Pero antes de todas las estatuas no sólo de Praxíteles, sino también de todo el universo, esta su Venus, que ha hecho emprender el viaje de Cnido a un buen número de curiosos. Había hecho dos; las vendió juntas: una estaba vestida, y por esta razón fue elegida por los habitantes de Cos, que pudieron elegir primero, la segunda no era más cara pero creyeron demostrar su severidad y pudor. Los Cnidianos compraron la estatua rechazada: la diferencia es inmensa por su reputación.

 

(21)[10] Más tarde el Rey Nicodemo quería comprársela a los de  Cnido, prometiendo pagar todas sus deudas, que eran enormes, pero prefirieron soportarlo todo, y con razón, ya que con esta figura Praxíteles proporcionó la gloria a Cnido. El pequeño templo donde se encuentra está abierto en todas sus partes a fin de que la higuera se pueda ver en todas las direcciones, incluso ayudados por la diosa, en lo que creemos. Además, la contemples del lado que la contemples es igualmente admirable. Una persona, se dice, que se enamoró de ella, se escondió durante la noche en el templo y se dejó llevar por su pasión, quedando un mancha como muestra de ello.

(22) En Cnido hay otras estatuas de mármol de artistas famosos: Un Baco de Bryaxis, otro de Scopas, y una Minerva del mismo autor, lo que demuestra que no había favoritismos hacia la Venus de Praxíteles, es que en medio de estas obras se la cita sola.

 

[11] De Praxíteles, es también un Cupido llevado a Verrés por Cicerón, el mismo por el que emprendíamos el viaje a Thespies, y que ahora se encuentra en las escuelas de Octavia (XXXV, 37). Del mismo autor es otro Cupido desnudo, que esta en Parium, colonia de Propontide, tan bello como la Venus de Cnido, y menospreciado como ella. Esta figura produjo el mismo efecto sobre los sentidos de Alcetas de Rodas, y dejó una huella de amor.

(23) En Roma de Plaxiteles se encuentra Flora, Triptolemo, Ceres, en los jardines Servilianos; las estatuas del Buen Suceso (XXXIV-77) y de la Buena Fortuna, en el Capitolio; las Ménades y las que llamamos Thiades, Cariátides, en el mismo lugar; un Sileno, en los monumentos de Asinio Pollion, un Apolo, un Neptuno.

 

[12](24) Cefisodoto, hijo de Praxiteles, fue heredero de su talento. Pérgamo tiene de su mano un grupo de luchadores de renombre, excelente obra, con los dedos impresos en el cuerpo más real que sobre el mármol. En Roma su obras son: Latona, en el templo en el Monte Palatino, una Venus, en los monumentos de Asinius Pollione y en el templo de Juno, en el interior de las puertas de Octavia, un Esculapio y Diana.

(25) Scopas es su rival en gloria y fama.

[13] Realizó una Venus y Phaeton, que son honrados en Samotracia con la más sagrada de las ceremonias. Y asimismo, el Apolo Palatino, una Vesta sentada de alta estima que se encuentra en los jardines Servilianis y dos sirvientes que se encuentran junto a ellos, y otras semejantes están en los monumentos de Asinius Pollione, donde uno lleva una cesta sobre la cabeza.

(26) Pero la más famosa de sus obras en el templo de Domitius Ceneo, en el circo Flaminius : Neptuno, Tetis, Aquiles, las Nereidas, sentadas sobre los delfines, las ballenas y los caballitos de mar;

[14], los Tritones, la procesión de Phorci, sirenas y muchos otros marinos, todas las obras de la misma mano; obra maravillosa, a pesar de que habían ocupado toda la vida del artista. Además de las mencionadas obras y que no sabemos, todavía existen un colosal Marte, sentado (#, El museo romano se lo adjudica, pero el parecido con el de Lisipo es excesivo para que lo hubiera pasado por alto Plinio) en el templo de Brutus Callaicus (conquistador de Galícia), junto al mismo circo, por otra parte, en el mismo lugar, un desnudo de Venus anterior a la de Praxiteles, que daría gloria en cualquier otro lugar.

(27)[15] En Roma, es cierto, que la grandeza y la multitud de obras la tienen en olvido, y una gran cantidad de edificios y negocios apartan de la contemplación de cada uno de estos. De hecho, para la admiración profunda y la contemplación de la técnica es necesario estar de ocio con quietud y en silencio. Es en razón de este tipo que es desconocido el autor de esta consagrada Venus por el emperador Vespasiano del Templo de la Paz, y digna de la reputación de los viejos tiempos.

(28)[16] Incluso se duda sobre el grupo en el templo de Apolo Sosien, de Niobe muriendo con sus hijos: ¿Es de Scopas o Praxiteles? Del mismo modo, la estatua de Jano consagrado en el templo del divino Augusto y traída desde Egipto, ¿de cual artista es ella? Además, ahora está cubierta de oro. Es la misma pregunta del Cupido con un rayo en la mano, en la curia de Octavia (XXXV, 37): Lo único que se dice últimamente es que es el retrato de Alcíbiades, el más hermoso de los atenienses a esta edad.

(29)[17] Hay en estas escuelas de Octavia muchas obras, aunque los autores son desconocidos: Sátiros cuatro, uno sobre sus hombros llevan al padre Baco vestido de Venus, y también otro haciendo lo mismo, y el tercero, impide a un niño que llore, y el cuarto da de beber al otro niño en una taza y dos ninfas que hacen velas con su ropa. No es menos seguro acerca de los autores de las figuras colocadas en el Saeptis (¿Edificio de Saepta Julia para ejercer el voto dentro del Campo de Marte?), Olympus y Pan, Chiron y Aquiles, y, sin embargo, la reputación ha de ser muy grande para que los guarden como a su vida.

(30)[18] fue Scopas contemporáneo y rival de Bryaxis, Timotheus y Leochares, por lo que tenemos que hablar al mismo tiempo, porque han trabajado juntos en el santuario que se llama el Mausoleo erigido por Artemisa a su marido Mausol rey de Caria, que murió el año dos de la 107 Olimpiada (350 adc.). Es en gran parte gracias a estos artistas que esta estructura se cuenta entre las siete maravillas. Del sur al norte 63 pies, son los frentes menos extensos. El circuito cuenta con un total de 440 pies, la altura es de 25 codos. Está rodeado por treinta y seis columnas y fue llamado Pteron.

(31) En el lado este estuvo trabajando Scopas; en el norte Bryaxis; en el mediodía, Timotheus, y el Ocaso, por Leochares.

[19] Antes de la finalización, la reina murió, pero los artistas no dejaron su trabajo hasta que hubieron terminado, pensando que se trataba de un monumento a su gloria y la de arte. Incluso hoy en día estos artistas disputan la palma. Un quinto artista también cooperó. Aún más el Pteron es una pirámide tan alta como el edificio inferior. Que consta de veinticuatro gradas hasta la punta, que termina con una plataforma en la que está una cuadriga. Este mármol fue hecho por Pythis. Además le dio una altura de ciento cuarenta pies toda la obra incluída.

[20] Está en Roma, de Timoteo, una Diana colocada en el Monte Palatino en el templo de Apolo; Avianius Evander rehizo la cabeza. Admiramos mucho el Hércules de Menestrati y una Hécate puesta en Éfeso, en el templo de Diana, detrás del santuario. Los guardianes del templo recomiendan a los curiosos que guarden sus ojos mirando, con una influencia de los grandes de mármol. No por debajo de las Gracias que se encuentran en los Propileos de Atenas: algunos dicen que fueron realizados por un pintor distinto de Sócrates (XXXV, 40, 12), otros que incluso él mismo. En cuanto a Myron (XXXIV, 19, 2 y 8) que se muestra loado en bronce, hay en Esmirna una mujer borracha, una gran obra.

(33)[21] Asinius Pollione, que fue vehemente y ardiente, quería que sus edificios atrajesen las miradas; y puso Centauros llevando a las Ninfas de Arcesilae; la Thespiades de Cleomenes; Océano y Júpiter, de Heniochi; la Appiades de Stephanus y Hermerotes de Taurisci, no del escultor (XXXIII, 45), sino del Traliano, un Hospital de Júpiter, de Pamphilo, un alumno de Praxiteles;

(34) Zethus, Amphion, y Dirce, un toro y un lazo, Todo desde en un solo bloque de mármol traído de Rhodas. Esta pieza la hicieron Tauriscus y Apolonio. Ambos artistas establecieron una rivalidad, hay duda de sus padres en la escultura y diciendo que si Menecrates parecía ser su padre, pero su padre de verdad fue Artemidoro.

 

[22] En el mismo lugar es loado un Baco de un Eutychidis (XXXIV 19-3) y en el pórtico de Octavia está colocado en el templo de Apolo este dios, trabajado de Philiscus Rhodios; más Latona, Diana, las nueve musas, y Apolo desnudo.

(35) El Apolo, que en el mismo templo, tiene una lira, es de Timarchidès. En el pórtico de Octavia, en el templo de Juno, está una estatua del dios Dionisos, por otro Polycles (XXXIV, 19, 3), una Venus es de Philiscus y las demás obras son de Praxiteles. El mismo Polycles y Dionisio los hijos de Timarchides hicieron a Júpiter que se encuentra en el templo cercano. Pan y Olympus están en el mismo lugar luchando, y, es de Heliodorus el segundo grupo célebremente conocido en el mundo.

 

[23] Daedalsas hizo a Venus lavándose, en pié Polycharmus. Por el lugar de honor en que está el trabajo Lysias debió ser muy estimado, por mandato del divino Augusto, hizo un templo pequeño dedicado a la memoria de su padre, Octavio, y lo puso en el Monte Palatino, en la parte superior del arco que hizo aumentar rodeado de columnas: puso un carro de cuatro caballos, con Apolo y Diana, todos de un solo bloque. En los jardines Servilianos hay un Apolo loado de Calamis (XXXIV, 71), y las pyctas (¿púgiles?) de Dercylidis, el historiador Amphistrate, y el escritor Callisthenen (¿estatuas también?).

[24] No hay muchos artistas con obras maestras realizadas en común, el número de artistas ha sido un obstáculo para la reputación de cada uno de ellos, no se puede aprovechar toda la gloria, y pueden citarse varios de la misma manera: este es el Laocoonte en el palacio de Tito, que no hay una mejor producción en pintura o escultura, es un solo bloque, los niños los pliegues las serpientes todo admirable. Este grupo fue realizada conjuntamente por tres excelentes artistas, Agesandros, Polidoros y Athanodoros de Rodas.

[25] Del mismo modo, en el palacio de los Césares en el Monte Palatino se llena de hermosas estatuas de Craterus asociado con Pythodore, Polydeuces asociado con Hermolao por otros, Pythodore asociados con Artemonas: y Aphrodisius Talianos que ha trabajado solo. El Panteón de Agripa fue decorado por Diógenes de Atenas, de quien las Caryatides columnas de este templo se conocen como obras maestras, así como las estatuas del frontispicio, pero por la altura del sitio, estas estatuas son menos apreciadas.

(39)[26] En todos los templos está con honor y autoridad Hércules, al que los cartagineses sacrificaban todos los años humanos, y está de pie en tierra, delante del pórtico en la entrada de las Naciones. Estuvieron cerca del templo Felicidad las estatuas de las Thespiades, entre ellas una de Varron, inspirado en el amor caballero romano quería mucho a Junius Pisciculus. También fueron admirados por Pasitels (XXXV, 156), quien escribió cinco obras sobre los más conspicuos en todo el orbe.

(40) Este artista, nacido en la costa griega de Italia, y tras haber recibido la Libertad del ciudadano romano de este país, hizo de marfil un Júpiter que se encuentra en el templo de Metellus en el camino del Campo de Marte. Encontró un día en el puerto donde habían llegado animales salvajes de África, y mirando a través de la barras de la jaula como era un león, y una pantera que se escapó de una jaula, con gran peligro de este artista escrupuloso. Se dice que ha realizado muchas otros obras, sin especificar por su nombre las que son.

(41)[27] también Arcesilaum (XXXV, 45) es promocionado por Varron. Este autor señala que había una leona de mármol y unos cupidos con alas que juegan con ella, cada uno con una correa, y otro le da de beber con un cuerno, otros se ajustaban las botas, todo de un solo bloque. También dijo que las catorce naciones del Teatro de Pompeyo, son de Coponius.

(42)[28] He leído que Canachus, es loado entre las estatuas (XXXIV, 19, 25), en mármol. Y que no se olvide a Batrachum y Sauram, Lacedemonios que hicieron templos dentro de los Pórticos de Octavia. Algunos piensan que eran muy ricos, y que las trabajaron a su costa, con la esperanza de registrar sus nombres en su alabanza, pero su inscripción fue rechazada, que pusieron en otro lugar y de otra manera: Están grabados en los núcleos de las columnas un lagarto y una rana, los emblemas de sus nombres.

(43) Es indiscutible que en el templo de Júpiter hay pinturas y todos los adornos estaban relacionados con el culto de una diosa: esta es la forma en que el templo de Juno se había completado, los porteadores para llevar el desprecio, dicen, la religión sigue siendo la izquierda error, como si los dioses mismos hubieran realizado este cambio: en el templo de Juno que ofrece, a su vez, adornos que habían pertenecido a Júpiter.

[29] Se han reconocido a autores de pequeñas obras de mármol: Myrmecides, quien hizo una cuadriga y el auriga a quien lo cubría una mosca con las alas abiertas y Calícatres, que hizo unas hormigas (de marfil VII-85) con patas tan sutiles que casi quedan fuera de la vista.

(44)V. (Capítulo VI) [1] Tenemos dicho en el mármol los escultores y artistas más reconocidos. Pero no hemos señalado el trabajo sobre el jaspe porque entoces no se había estimado. Estan las estatuas de mármol de Thasos, una de las Cícladas, y el mármol de Lesbos, que es un poco más ligero que el otro. El poeta Menandro, muy fiel pintor de lujo, es el primero que ha hablado y en raras ocasiones, de sus manchas y de los diferentes colores, y en general el uso de mármoles. Se usa en las columnas de este tipo en los templos, no por razón de magnificencia (no existia aún estas cosas), sino porque no lo habían podido encontrar más sólido.

[2] Así se inició en Atenas el templo de Júpiter Olímpico, del cual se llevó Sulla columnas para el Capitolio. Sin embargo, no existía una diferencia entre la piedra y el mármol, aunque por ese mismo tiempo, Homero. El poeta habla, de que Paris fue herido por golpe de un bloque de mármol (¿Iliada XVI-735?), pero no dijo más, excepto que en las casas reales lo que más adornaba, además del bronce, oro, plata y electrum (Odisea IV-71), era, dice que el marfil (XXXIII, 23).

[3] Los primeros mármoles que fueron avistados, creo, que se encuentra en las canteras de Quíos, los habitantes los empleaban en las paredes de su ciudad, y que Marco Cicerón hizo una broma! para mostrar a todo el mundo estas paredes tan hermosas: "Yo la admirara más, dijo, si ustedes las hubieran hecho de piedra Tiburtina". Lo cierto es que la pintura no habría sido tan exitosa, o más bien no lo habría sido en absoluto, si el mármol se hubiera puesto de moda.

VI. [1] No sé si atribuir a los de Caria la invención de la técnica de aserrado de mármol en planchas. El ejemplo más antiguo de su práctica, que yo sepa, nos lo proporciona el Palacio de Halicarnaso casa de Mausoli, donde la paredes de ladrillo están cubiertas de mármol Proconnesio. Mausoli murió el segundo año de la 107 Olimpiada, el año de Roma 403.

VII. [1] El primero, que tuvo en Roma las paredes de mármol de su casa en todo su conjunto fue, según Cornelio Nepos, en el Monte Coelius, Mamurra, nacido en Formio caballero romano, prefecto de los oficiles de Julio César en la Galia. Por esto no le falta nada la dignidad, el hombre que dio ejemplo Mamurra atacado por los versos Cátulo de Verona, en verdad, dicho más claramente que él mismo, Cátulo tenía todo lo que había en la Galia Comata. Népos mismo agrega que no había en casa de Mamurra columnas que no fuesen de mármol macizo, de Carystio (IV, 21, 2) o Luniense.

VIII. [1] Marco Lepidus, compañareo en el cónsulado de Catulus, es el primero que puso en los umbrales de su casa mármol de Numidia, y con gran culpa. Fue cónsul en el año de Roma 676. Esta es la primera pista que me parece de la importación de mármol de Numidia, pero no en las columnas o en hojas, como se ha dicho acerca del mármol de Carystio por Mamurra, sino en bloques y con un muy útil uso en los umbrales. Cuatro años después de este Lepidus, fue cónsul, L. Lucullus, quien dio, al parecer, su nombre luculleo a la placa. Estaba encantado por el mármol, y fue el primero que lo introdujo en Roma. Además, se trata de un mármol negro, sin manchas o colores siendo aquellos más estimados.

[2] Se encuentra en la isla de Melos, y es casi el único mármol ha sido llamado luego por un aficionado. Entre los Consulados de estos personajes, me parece, el cenador del Marco Scaurus tuvo sus paredes de mármol. No está seguro de si eran chapados de mármol o trozos sólidos y pulidos de mármol, como lo es ahora el templo de Tonante Júpiter en el Capitolio, ya que no se puede encontrar ningún rastro de chapado de mármol con anterioridad en Italia.

IX. [1] Pero, sea cual sea el inventor de la técnica de aserrado de mármol y multiplicar el lujo, fue ingeniosa forma inapropiada. El aserrado se realiza por la arena, y parece ser hecho con un carril de hierro: la sierra sólo empuja la arena fina en una ranura moviéndose a tracción, y es en el sendero donde se va produciendo este corte. La arena de Etiopía es la más solicitado para esta operación, ya que, que se junta que parece que debe irse a Etiopía para realizar una talla de mármol, ¿qué estoy diciendo? incluso a la India, donde la severidad de la antigua aduana se indigna incluso de ir a recoger las perlas.

[2] Esta arena india ocupa el segundo lugar, la otra es más suave y deja el corte mas liso, pero se recomienda que se frote con esta a los pulidores de mármol con última película de la arena y cal. La arena en Naxos tiene el mismo defecto, y la arena de coptos, que la llaman arena de Egipto. Tal son las arenas que se han empleado para el aserrado de mármol. Luego se ha encontrado una arena en un buen fondo del mar Adriático, que está seco durante la marea baja solamente, lo que la hacía difícil de descubrir.

[3] Además, el fraude ha envalentonado a los trabajadores que usan todo tipo de arena de río intercambiable. Son muy pocos los propietarios que reconocen el daño que han hecho. De hecho, esta arena hace un frente más amplio destruyendo más mármol y las hojas necesitan más trabajo para hacerles el pulido, que en esta forma se pierde en la hoja el espesor. Se proporciona últimamente la arena Thebaica, y la piedra porosa o piedra pómez.

(54)X. (Capítulo VII.) [1] Para el pulido de mármol y estatuas y para tallar las piedras preciosas y el uso desde hace mucho tiempo dado preferencia a la piedra de Naxos, que se llama a una piedra encontrada en la isla de Chipre, piedras de afilar popularmente dichas. Luego las aventajaron las traídas de Armenia.

 

(55)XI. [1] Los mármoles son muy bien conocidos por la necesidad en toda su lista de variedades y colores, y también que no sería fácil. De hecho, ¿En qué lugar, no hay algún mármol? Además, ya se indicaron las variedades más famosas en nuestra geografía. Sin embargo, no se forman todos en las canteras, ya que algunos de ellos están dispersos en la superficie del suelo, y algunos incluso los más valiosos como el mármol verde Lacedemonio, el más alegre de todos, y como el Augusto y el Tiberio y encontrados por primera vez en Egipto, bajo los reinados de la de Augusto y Tiberio, y ver las diferencias de estos con el ophite, en que la ophite debe ser similar a la piel de las serpientes, a partir de la cual proviene el nombre en ella, y diferencias entre ellos en lugares que se han dado de otra manera, y teniendo la augustea ondulantes bucles hacia arriba, sobre el Tiberian canas blancas, dispersas.

(56)[2] No hay columnas de ophite o son extremadamente pequeñas. Hay dos variedades, una blanca y tierna, el otro duro y tirando en el negro. Se dice que son amuletos, del dolor de cabeza y las mordeduras de serpientes. Algunos recomiendan ophite blanco, usado como amuleto y frenéticos y letárgicos, pero en contra de otras serpientes se prefiere el ophite llamado tephrias, a causa de su color ceniza. También es un mármol Memphites conocido como el lugar donde los encontramos que tiene parecido con las piedras preciosas. Para ello, se muele y se aplica con vinagre a las partes a cortar o cauterizar: Esa parte se duerme y no siente dolor.

(57)[3] El prophyrites que produce Egipto, es de color rojo. Y si está salpicado de puntos blancos se llama leptosephos. De estas canteras se pueden ofrecer bloques del tamaño tan grande como se quiera. Vitrasius Pollione, procurador del emperador Claudio, trajo desde Egipto a Roma, para el príncipe, estatuas de piedra, que no resultaron muy novedosas, y todavía nadie ha querido imitarlos.

(58) Los egipcios también han encontrado la piedra de Etiopía que ellos llaman basaniten (XXXVI, 38) y tiene el color y la dureza del hierro, de ahí el nombre que se le dio (basalto, piedra de toque). Nunca hemos visto un bloque más grande que el que fue dedicado por el emperador Vespasiano Augusto en el templo de la Paz, que representa el Nilo, con 16 niños jugando símbolo de la llegada de otros tantos codos de la fertil inundación del Nilo. Dicen que es como en Tebas en el templo de Serapis, como de un mismo bloque, dedicado al alma de la estatua de Memnon, que dicen suena por el contacto con los rayos de sol.

(59) XII. [1] Nuestros ancianos consideraron que el Onyx nacía sólo en las montañas de Arabia, el Sudines se sabía que se encontraba en Carmania. (Alemania) con este se hizo por primera vez los jarrones de beber, y luego pies de la cama y asientos. Cornelio Nepos informa de que la sorpresa fue grande cuando Publio Lentulus Spinther (año de Roma 691) mostró jarrones de ónice tan grandes como tinajas de Chio: Cinco años más tarde, dice, que ha visto columnas de treinta y dos pies de largas. "Después de variarse;

(60) porque cuatro columnas pequeñas fueron colocados por Cornéllus Balbus (año de Roma 741), en su teatro, como una maravilla extraordinaria.

  [2] Para los que hemos visto más de 30 en el gran comedor que se había construido Callistus (XXXIII, 47), liberto de Claudio, conocido por su poder.

(Capítulo VIII.) Algunos llaman a esta piedra alabastro, (XXXVII, 54-4) y se pueden hacer jarrones y vasos de perfumes, porque dicen que los preserva de la corrupción (XIII, 3).

(61) Calcinado, conviene ponerlo en los emplastos. Se encuentra cerca de Tebas, en Egipto y en Damasco, en Siria. El de Damasco es más blanco que los otros. Se dice que el mejor es el alabastro de Carmania, a continuación, el de la India, y al final están los de Siria y Asia. El más común es el de Capadocia, que carece de ningún brillo. Se prefiere sobre la mayoría el alabastro de color de la miel, y el que tiene puntos y remolinos, y que no sean transparentes. Se toma como color defectuoso el del cuerno, y el color blanco y todo lo que se aproxima vidrio.

(62) XIII. [1] Muchos creen que para la conservación con alabastro de perfume no prevalecerá las piedras lygdinos encontradas en Paros. El tamaño de estas piedras nunca superan el volumen de platos o una copa. Anteriormente, solo había en Arabia de un blanco admirable.

[2] Sigue siendo un caso de dos piedras con una naturaleza contraria, la Coralita, que se encuentra en Asia. Son los bloques de dos codos, y de un color cercano a un blanco marfil, con el cual se asemeja; y el Alabandicus, que es negro y lleva el nombre del lugar que lo produce, pero lo que viene de Mileto: tiene un dibujo negro que tira al color morado. Funde al fuego, por lo que se utiliza en la composición del vidrio.

(63) La piedra Thebaica salpicado de gotas de oro, se encuentra en la parte africana de Egipto, la piedrecillas son proporcionados por sus cualidades físicas, muy limpio se muelen los ingredientes para gotas para los ojos. Alrededor de Syene (Asuán, Egipto). en la Thebaida esta el sienita, que se llama una vez pyrrhopoecilon.

XIV. [1] Los reyes fabricaron con esta especie de piedra, vigas y los llamaron obeliscos, y los dedicaron al dios sol. De hecho, estos obeliscos representan los rayos de la estrella, y también esto refleja el nombre en Egipcio.

[2] El primero de todos, Mespheres, que reinó en la ciudad del sol, que le fue dada la orden en un sueño: e incluso esto está escrito en el obelisco, porque los grabados y las cifras que vemos son letras Egipcias.

[3] A continuación, otros reyes fueron cortando estos obeliscos, En la misma ciudad Sesothes hizo cuatro de cuarenta y ocho codos de alto. Rhamsesis, que reinó en el momento de la toma de Troya, hizo uno de ciento cuarenta codos. El mismo príncipe, que abandonó el lugar, luego que fue al palacio de Mnevidis, hizo otro obelisco construido hasta arriba de ciento veinte codos, por doce codos de ancho. (Capitulo IX.) Se dice que ciento veinte mil hombres estaban empleados en este trabajo.

[4] Cuando se estaba en la elaboración del obelisco, el rey, por temor a que las máquinas no fueran lo suficientemente fuertes, no empleando peso, y para no aumentar el riesgo y tener una mayor vigilancia de los ingenieros, ató a su propio hijo arriba, de modo que la salvación del príncipe iria junto a la piedra. Este monumento siempre ha excitado la admiración y cuando el rey Cambises tomando la ciudad, siendo que los incendios habían llegado al pie del obelisco, el príncipe lo ordenó extinguir, hizo respeto en este, lo que no tuvo para la ciudad.

(67)[5] Hay otros dos obeliscos erigidos por Zmarre uno, y el otro por Phio sin caracteres, y de altos de cuarenta y ocho codos. Ptolomeo Filadelfo levantó uno de ochenta codos y lo erigió en Alejandría, en el que el rey Necthebis no había tallado caracteres, y fue mucho más difícil transportarlo y levantarlo que labrarlo. Algunos dicen que fue llevado por una balsa de maderos trabados que hizo Satyro el arquitecto; Cailixenus dijo que lo trajo Phoenice.

[6] por un canal que sacó del Nilo hasta donde se llevó.

(68) El obelisco fue puesto en dos barcos: abiertos en todo el ancho, al pie del mismo obelisco de piedra, una doble carga de su masa y, por ende, de su peso, se llevaron a cabo bajo el monumento, donde su base descansaba en los dos extremos en ambos lados del canal y luego despegado en las rocas: se dejaba descansar en los dos barcos al aligerar estos quitando la carga.

[7] dicen que otos seis de igual tamaño fueron cortados a la misma montaña, y el artista recibió el regalo de cincuenta talentos. Este obelisco fue colocado por el Rey dicho en Arsioneo, como muestra de su amor por su esposa Arsinoe, esta también era su hermana. Más tarde, ya que estorbaba en el puerto, Maximus, prefecto de Egipto, lo transportó hasta el lugar público, después de haber cortado la parte superior, queriéndolo sustituir con una cresta de oro, lo que luego se mantuvo sin intención ni efecto.

[8] Están todavía en Alejandría, cerca del puerto y el templo de César, dos obeliscos de cuarenta y dos codos, tallados por el Rey Mesphres. Lo más difícil era lograr que los obeliscos llegaran a Roma, aún de que los barcos que se empleaban eran admirables. El divino Augusto logró prodigiosamente traer uno que dedicó en Puteolis (Pozzuoli al lado de Nápoles), en el puerto, como un maravilloso monumento, pero el barco fue destruido por el fuego.

[9] Claudio había guardado unos años uno que hizo llegar a Ostia el divino Cayo César, el edificio más maravilloso jamás visto en el mar: para ponerlo luego después más arriba de las torres de Pozzuoli en tierra, pero se hundió en mala hora del puerto construido. Luego no tuvo otro lugar peor que en Tíber, causando el cuidado de las naves subiendo, que dio lugar a saber de este río sino tenía menos agua que el Nilo.

[10] El obelisco realizado por el divino Augusto en el Circo había sido mandado tallar por el Rey en virtud de Psemetnepserphreo. En su reinado Pitágoras viajó a Egipto: tiene 85 pies y nueve pulgadas, sin incluir la base, que es de la misma piedra. Uno que está colocado en los campos de Marte es nueve pies menor y se redujo por el constructor Sesothide. Ambos responsables de escribir las entradas de la interpretación de la naturaleza y de las cosas por filosofía de los egipcios.

XV. (Capítulo X) [1] De ellos en el campo de Marte el divino Augusto hizo una maravillosa aplicación para marcar la sombra por el sol, y, por tanto, reconocer la longitud de los días y las noches, marcando con una piedra ese informe desde el obelisco, cuando una sombra es igual el día mayor del año a la hora vI , y la marca del día del solsticio de invierno, al mediodía; a continuación, para cada día, la sombra con la marca y la disminución correspondiente a los aumentos posteriores con marcas de bronce con incrustaciones de piedra, en el edificio. Memorable y digno del ingenio del matemático Facundi Novi.

 

[2] Se coloca en la parte superior del obelisco una pelota dorada y la sombra recogida sobre sí misma, en lugar de la sombra de la punta, incluso resulta ampliada enormemente: se dice que este proceso se sugirió en similitud de la cabeza humana. Además, durante treinta años, los comentarios dicen que han dejado de ser imparcial, o que el sol ha cambiado su curso por parte de algunos disturbios ocurridos en el cielo, o que la tierra no acaba de mudar su centro, como he oído que fue observado también en otros lugares, o que Terremotos en Roma simplemente han rebajado el gnomone, o las inundaciones del Tíber que hayan rebajado las bases del obelisco, aunque afirman que estas bases son tan profundas como la aguja está en alto.

(Capítulo XI.) [3] El tercer obelisco en Roma (el de Calígula) esta en el Vaticano (¿lugar de vaticinio, oráculo?) en el circo de Calígula y Nerón. Este es el único que se fracturó cuando se erigió, se hizo por Nencoreus, hijo de Sesosidis. Sigue siendo uno salido del otro mismo, de cien codos de altura, que, a instancias de un oráculo, fue dedicado al Sol, después de perdida y recuperada la vista.

 

(75) XVI. (Capitulo XII.) [1] Por cierto también se habla de las pirámides de Egipto como, de loca inactividad y ostentación de la riqueza de sus reyes. De hecho, la mayoría dicen, que los reyes hacían la construcción, no por otros motivos que por no dar dinero a los sucesores o rivales, o por no permitir que la gente estuviera inactiva. La vanidad que los egipcios han ejercido en este tipo de construcción es grande, y hay muchos restos de pirámides que quedaron inacabadas.

(76) Una pirámide se encuentra todavía en el nomo (provincia) de Arsinoita, dos en el Memphita, no lejos del laberinto, del que también trataremos (XXXVI, 19), dos en el lugar donde el lago Moeris (V, 50), este gran estanque excavado con las manos, y cito entre los egipcios por el excelente trabajo y memorable: decimos que los picos se observan sobre el agua. Las otros tres, cuya fama llena el universo, y que realmente están a la vista de todos los navegantes del río, se encuentran en la parte africana, sobre una montaña pedregosa y estéril entre la ciudad de Menfis y lo que se dice llamándole Delta, a menos de cuatro mil pasos del Nilo, y siete mil quinientos de Menfis, con la ciudad de Busiris dicha, cuyos habitantes están acostumbrados a subir a sus cimas. (¿por la crecida del Nilo?)

XVII. [1] Al frente de ellas está la esfinge, más admirable tal vez, que se ha mantenido en silencio, que es divinidad de los habitantes locales. Ellos creen que es la tumba del rey Harmain, y afirman que fue llevado allí, pero esta es la roca que se trabajó allí para el culto y pintado en rojo en la cara del monstruo. La circunferencia de la cabeza, la frente, es de cien pies y el cuerpo tiene un largo de ciento cuarenta y tres, y desde el estómago hasta la parte superior de la cabeza, es de alta sesenta y dos pies.

[2] La pirámide de piedra la más grande de Arabia. Se dice que trescientos sesenta mil hombres han trabajado durante veinte años, y que se terminaron las tres en sesenta y ocho años y cuatro meses. Los que escribieron sobre las pirámides son Herodoto, Euhemereus, Duris Samius, Aristagoras, Dionysius, Artemidorus, Alexander Polyhistor, Butoridas, Antisthenes, Demeterius, Demoteles, Apion. Entre estos escritores hay desacuerdo sobre quienes hicieron las pirámides, el destino, que es muy justo, se ha olvidado de los nombres de los promotores de tanto trabajo en vano.

[3] Algunos de estos escritores han informado de lo que se habían gastado en nabos, ajos y cebollas 1600 talentos. La pirámide más grande ocupa ocho yugadas sobre el terreno y los cuatro ángulos son iguales y equidistantes, el ancho de cada lado es de ochocientos ochenta y tres pies. La altura desde del suelo al principio es de 725 pies. La plataforma de la cumbre tiene dieciséis pies y medio. Los cuatro lados de cada ángulo 727 pies y medio. La tercera es inferior a las dos anteriores, pero es mucho más bella. Construida en piedra de Etiopía, que aumenta con los ángulos hasta 363 pies.

[4] No hay rastro en las inmediaciones de alguna construcción. Solo una arena alrededor, que parece granos de lentejas, y como hemos visto en gran parte de África. Un problema difícil de resolver es: ¿cómo los materiales fueron llevados tan alto?. Según algunos, se plantea en pilas de sal y nitro mientras la construcción avanzaba, y cuando se terminó, estos se dejaron disolver en las aguas del Nilo. Según otros, creando puentes de ladrillo hechos de tierra, y luego de terminado se distribuyeron en los hogares de las personas; porque, dicen, que el Nilo no pudo llegar allí pues crece mucho menos. En la pirámide más grande hay un pozo de ochenta y seis codos creo que toma el agua de el río. La forma de medir la altura de las pirámides y otros edificios similares, fue encontrado por Thales de Mileto: él midió la sombra en un momento en que es igual al cuerpo que la produce.

 

[5] Estas son las maravillosas pirámides. Obras máximas de la opulencia de los reyes, y la más pequeña, pero la más famosa, fue construida por la meretriz Rhodopide. Esta mujer compartió la esclavitud en la casa del filósofo fabulista Esopo, y la mayor maravilla es que una cortesana podría, con sus obras de meretricia, aumentar hasta tan gran riqueza.

(83) XVIII. [1] Otro magnífico monumento que se ostenta célebre hecho por un rey está en la isla de Pharos en el puerto de entrada a Alejandría. Costó 800 talentos. En este sentido, no se debe omitir la magnanimidad del Rey Ptolomeo, que permitió que el arquitecto Sostrati Cnidi incluyera su nombre en el propio edificio. Este faro sirve para luz de advertencia a los barcos en su navegar por las noches, de los fondos y la entrada al puerto. Estos fuegos están hoy en diversos lugares, tales como Ostia y Ravena. El riesgo es tomarlo por una estrella que desde lejos estos fuegos parecen serlo. Este es el mismo arquitecto que se considera que puso por primera vez una pasarela suspendida, en Cnido.

(84)XIX. (Capitulo XIII.) [1] No olvidemos tampoco los laberintos, obra tal vez la más prodigioso en la que los hombres tienen utilizando el dinero, y no ilusorio, como uno podría imaginar. Está todavía en Egipto, en el nomo de Herancleopolis un laberinto, el más antiguo de todos, y construido, dicen, hace 3600 años por el Rey Petesuchi o Tithoe. Sin embargo, Herodoto dice que es el trabajo de 12 reyes, que sigue siendo Psammetico el último. No sé la causa de que fuera construido. Demoteles afirma que fue el palacio real de Moteridis; Lyceas, dice que la tumba del rey Moeridis, algunos dicen que es un monumento dedicado al Sol, un punto de vista que es el más aceptado generalmente.

 

(85)[2] ¿Que este modelo Dédalo lo adoptó para el laberinto de Creta?, pues parece, sin duda, pero reiteró la centésima parte, es decir, no incluye giros, reuniones y desvíos intratables. No debemos, compararlo con lo que vemos sobre el pavimento de mosaico, o en el campo para juegos de los niños, para ver un pequeño espacio, donde usted podrá hacer varios miles de pasos andando, porque significa un edificio con muchas puertas y falsos problemas que llevan constantemente en su visita a no salir de lugar.

(86) Este laberinto es el segundo, luego del Egipcio que es el primero. El tercero es el de Lemnos y el cuarto, el de Italia.

[3] Todos de piedra cubiertos con bóvedas, a la entrada en el de Egipto, me sorprende, las columnas que son de mármol de Paros, en el resto de mármol sienita. La construcción es tan sólida, que desafía los esfuerzos de los siglos, incluso ayudado singularmente de los de Heracleopolis devastando esta obra que odiaban.

(87) El detalle y posición de las distintas partes es imposible. En efecto, se divide en regiones llamadas nomos. Estas prefecturas son 21 en número, y como muchos grandes palacios son asignados a otras grandes casas. Además, contiene todos los templos de los dioses de Egipto, 15 capillas Némesis varias pirámides de 40 codos, que sustentan seis muros baseἀÁ¿ÅÁ±Â .  

[4] Ya cansado de caminar, el visitante llega a la inextricable interrelación de caminos. Pero antes hay habitaciones y salas altas en la puerta, desde donde descenderemos a través de noventa gradas; dentro hay columnas de pórfido, figuras de dioses, las imágenes de los reyes, efigies de monstruos. Algunos de los palacios tienen dispuesto, que al abrir las puertas, un ruido terrible como un trueno rompiese en el interior.

[5] En la mayoría de estos edificios se hace el paso a través de la oscuridad. Fuera del muro del laberinto hay otros órganos del edificio conocido como pteron. A continuación, bajo las viviendas se pasa por una galerías. Sólo una persona ha hecho algunas reparaciones en este laberinto y es Chaeremon, el eunuco del rey Necthebis, quinientos años antes de Alejandro Magno. Se dice también que mientras que la bóveda de piedra cuadrada actual, está apoyada de vigas de espino (XXIV, 65), cocidas en aceite. Esto debería ser suficiente sobre el laberinto de Egipto y Creta.

[6] El de Lemnos es similar, sólo que es más notable debido a sus ciento cincuenta columnas, que cubos tenía suspendidos de manera perfectamente, que un niño era suficiente para hacerlos subir y bajar. Fue construido por los arquitectos Zmilis, Rhoecus y Theodorus. Todavía aún hoy en día existe, miserable, es cierto, pero los de Creta e Italia han desaparecido por completo.

[7] En cuanto a este último, que hizo Porsina rey de Etruria, fue construido para servir como una tumba, es adecuado hablar de ello. Se verá que la vanidad de los reyes extranjeros es superada por la de los reyes de Italia. Pero como suele pasar que la fábula se excede, usaremos para describirlo las palabras del Sr. Varron "Porsina (dice), fue enterrado debajo de la ciudad de Clusio en el lugar donde había una plaza monumento de piedra cuadrada. Cada cara es de larga 350 pies y 500 de alto. La base, que es cuadrada, contiene un laberinto inextricable. Si alguien comprometido entrase sin un montón de hilo, podría tener un problema.

[8] En la parte superior de esta plaza hay cinco pirámides, cuatro en las esquinas, una en el medio, de ancho en la base de 65 pies, y ciento cincuenta de altura cada una; cónica de manera que todos usan en el remate un orbe o globo de bronce, y una tapa desde la que se suspenden cadenas, con campanillas que agitadas por el viento, se oyen desde muy lejos, como antiguamente hicieron en Dodonae.

[9] Y sobre las esferas están cuatro pirámides, que cada una tiene cien (¿?) pies de alto. En la parte superior de estas últimas pirámides hay una plataforma de cinco pirámides, de las que Varron tomó vergüenza de decir su altura. Los cuentos etruscos dicen como otro tanto de altura, que la de todo el monumento antes descrito. ¿Cuanto de vano logra la demencia en buscar la gloria gastando en algo que no debe servir a nadie?, y además agota los recursos en su honor del Reino de los cuales, ¡en última instancia, a quien más se celebra es al artista!

XX. (Capitulo XIV.) [1] Leemos que en Tebas en Egipto, un jardín, ¿qué estoy diciendo? toda la ciudad ha sido suspendida, donde los reyes, no dejaban ver los ejércitos que estaban debajo. Esto aumenta la pregunta de si el río cruza la ciudad por el centro. Pero si Homero lo hubiera sabido, sin duda, lo habría dicho cuando celebra las cien puertas (Iliada canto IX-308 a 430).

(95) XXI. [1] Es un monumento digno por la magnificencia y de verdadera admiración. Griego es el templo de Diana en Éfeso, construido en 120 años por todos los de Asia. Lo asentaron en un terreno pantanoso para apartarlo de los terremotos y las fisuras que producen. Por otra parte, para realizar las bases consideraron que no estuviera en pendiente para que no se produjeran desplazamientos, y en primer lugar establecieron un lecho de carbón de tierra y lana en la parte superior.

[2] El templo tiene 425 pies de largo y 225 de ancho, 127 columnas realizados por otros tantos reyes, de 60 pies de altas. De estas columnas, treinta y seis están talladas, una es de Scopas. El arquitecto que supervisó los trabajos es Chersiphron.

(96) El gran prodigio de esta empresa es cómo pudieron levantar sobre las columnas y capiteles de tan gran peso, se dice que pusieron bolsas de arena, en un plano inclinado superior en la parte superior de las columnas; luego bajaron lentamente las bolsas y entrando los arquitrabes imperceptiblemente se sientan. El mayor problema era el dintel de la portada.

[3] Se trata de una enorme masa, que no dejaba dormir, y tenía al artista, en la desesperación, con el pensamiento de suicidarse:

(97) se dice que, atormentado por estos pensamientos y cansado, que vio en la noche en un sueño, que la diosa estaba en el templo, y que le exhortaba a vivir, anunciando que había organizado la piedra. De hecho, al día siguiente la promesa se cumplió, y la piedra parecía haberse asentado por su propio peso. Para cumplir con la descripción de los otros ornamentos del templo se necesitarían varias obras, que no tienen nada en común con la historia de la naturaleza.

(98)XXII. (Capítulo XV.) [1] Sigue siendo hoy en día un templo de piedra pulida Cyzici, en la que el artista puso en todas las juntas hilo de oro, y se propuso poner dentro un Júpiter de marfil, coronado por un Apolo de mármol. Y, de hecho, a través de estas juntas brillan los hilos muy finos, y el oro, da una ligera reflexión que alegra las estatuas, además de los méritos del artista, la misma materia y aunque oculta, se siente que da valor a la estructura.

XXIII. [1] En la misma ciudad es conocida una piedra llamada fugitivus. Los argonautas, la utilizaron como un ancla, y la dejaron allí. La piedra, que a menudo ha escapado del prytaneo (así se llama el lugar donde está), fue finalmente fijada con plomo. En esta ciudad también, junto a la puerta llamada Trachia, hay siete torres que repiten muchas veces la voz. Este fenómeno, que los griegos llaman eco, que sucede por la naturaleza de los lugares, y se produce especialmente en los valles. El efecto de eco Cyzique es acaso; como en Olimpia, un maravilloso artificio el eco en el llamado pórtico heptaphonon porque repite siete veces la voz.

[2] Una Cyzique también esta el buleuterium (Ayuntamiento o asamblea), un gran edificio sin un solo perno de hierro, el marco que se ha preparado, se retira sin sustituir las vigas. La misma disposición existe en Roma en el puente Sublico, y hemos hecho como cosa religiosa, ya que era tan difícil de romper durante la defensa de Coclite Horatio (XXXIV, 11.2).

XXIV. [1] Sin embargo, finalmente se debe pasar a las maravillas de nuestra ciudad, para examinar lo que las fuerzas han conseguido doblegar en ochocientos años, y una vez más demostrar que el universo está derrotado. En lo que respecta a decir victorias de Roma, se verá, como se citan maravillas, pero si se tiene en cuenta el conjunto, si en realidad por lo que un bloque, lo que parece, en este aspecto es la torre de grandeza, pues si hablan del mundo, aquí todo está reunido en un solo lugar.

[2] El gran circo construido por el dictador César, un gran escenario que de largo hacía tres estadios (unos 555 metros), de ocupación con edificios adyacentes de cuatro yugadas (una hectárea), y puede acomodar a doscientos cincuenta mil espectadores sentados, merece estar entre los grandes monumentos, la magnífica basílica de Paulo con sus admirables columnas frigias, el Foro de Augusto y el templo del dios de la Paz de Augusto, el emperador Vespasiano, las más bellos obras que el mundo ha visto jamás, y el techo del diribitorium (lugar público de pago a los soldados, y de escrutinio de votos), construido por Agripa, ¿y el arquitecto Valerio de Ostia, en Roma no había cubierto el teatro de los juegos Libones?

[2] Nosotros admiramos las pirámides de los reyes, y el único motivo para la construcción del Foro ha sido comprado por el César dictador en 100 millones de sestercios. El gasto afecta a la mente presa por la avaricia, P. Clodius, quien fue asesinado por Milon, vivió en una casa que ha costado 148 millones de sestercios. Lo que ciertamente no me sorprende menos que la locura de los reyes.

[3] En cuanto a Milon mismo, debía 70 millones de sestercios y esto parece extravagancia del espíritu humano. Pero entonces los viejos admiraban la inmensidad de la terraza (Tarquino el soberbio), y las bases exorbitantes del Capitolio , y el alcantarillado, entre todas sus obras como la más exagerada, porque se perforaron las montañas, y, como se mencionó anteriormente en Tebas (XXXVI, 20) Roma quedó suspendida, y se navegó desde abajo.

[4] Marco Agripa siendo Edil, ya dejando el consulado, hizo que fluyesen a través de los conductos siete ríos. Estos ríos, lanzados como torrentes impetuosos, obligados a eliminar y arrastrar todas las basuras, inflados por la masa de agua de lluvia, golpean la parte inferior y los lados de los canales y, a veces, incluso desbordado el Tíber los hace volver al interior, las dos ramas participan en una batalla: no obstante la fuerza de la construcción resiste.

[5] Existe un enorme peso en la parte superior, y las bóvedas no ceden. Las casas se derrumban espontáneamente por los incendios que las golpean, el suelo es sacudido por los terremotos se mueve tierra y, sin embargo, las cloacas construidas por Tarquino el Prisco duran ya siete siglos, sin haber cedido. No debemos olvidar una característica memorable aunque sólo sea porque los más famosos historiadores han omitido: que Tarquino el Prisco hizo este proyecto con las manos de la plebe, y como se temían, la duración y el peligro de este trabajo, el suicidio se convirtió en frecuente. Escapando así a los romanos a estas tareas, el rey pensó en una solución singular, y no se puede encontrar un ejemplo antes o después de haberse puesto en la cruz el cuerpo de todos los que se había suicidado, para mostrar a la gente, y fuesen despedazados por las bestias y pájaros.

[6] El honor, propio de la nación romana, y una vez restaurado en batallas, llegó aquí de nuevo para ayudar, pero en ese momento los hombres tuvieron que vivir la vergüenza de morir y como muerto ha tenido que sufrir también la vergüenza. Se dice que las hizo tan espaciosas Tarquino que podía pasar cargado de heno un carro.

[7] Todo lo que tenemos que informar es poco, y antes de seguir adelante es necesario considerar una sola. En el marco del consulado (año de Roma 676) M. Lepidus y Q. Catulus no había en Roma, de acuerdo con los autores diligentes, casa más bonita que la de Lepidus. En menos de treinta y cinco años, esta casa no fue ni siquiera la 100.

(110) Si uno quiere hacer una estimación, calcule las masas de mármol, las obras de los pintores. los gastos reales, y en un centenar de casas, todas discutiendo en ser la más bellas y más famosa, y todos han sido derrotadas sucesivamente hasta nuestros días por miles y miles de otras casas. Sin duda, el fuego castiga el lujo, pero a pesar de la destrucción, nada puede ser entendido mas destructor que el mismo hombre.

(111)[8] Además, todos estos edificios han sido derrotados por dos casas. Dos veces hemos visto ceñir toda la ciudad con dos casas de los príncipes Calígula y Nerón: sin embargo, la última, de modo que nada falte, fue dorada. De las casas de aquellos que han hecho este gran imperio, que dejaron el arado y las humildes casas para subyugar a las naciones, para ganar el triunfo, y cuyos campos de tierra ¿no tenían menos que una habitación de estos príncipes?

(112)[9] Comencemos a estudiar qué parte del Palacio Imperial son lugares que se dieron a la república con generosidad invencible para la construcción de sus casas. El supremo honor de estas concesiones, es como vemos, después de tantos servicios a L. Valerio Publicola, el primer cónsul con L. Brutus, como también vemos que a su hermano, como mismo cónsul había derrotado dos veces a los Sabinos, digo, que el decreto contenía, además que les concedan el derecho a que sus puertas se abriesen hacia fuera quedando públicas. Esta era una de los mayores privilegios otorgados, a las casas triunfantes.

(113)[10] Nosotros no sufriremos tanto de Nerón que incluso goza de ese tipo de gloria, y vamos a demostrar que su extravagancia se han superado por la construcción de un ciudadano privado, Marco Scaurus. No sé si su administración municipal fue el mayor flagelo de la moral, o si es capaz de mayor delincuencia a Sila, que desterró a tantos ciudadanos, durante su administración municipal, es la estructura más grande que jamás se ha hecho con las manos, y no sólo para unos días sino para un destino a perpetuidad.

(114)[11] Se trata de un teatro en tres gradas, con sesenta y tres columnas, y esto en una ciudad en las que seis columnas de Hymettus de mármol, en un muy importante ciudadano (XVII, 1, 4; XXXVI, 3), ha levantado los murmullos. El primer piso era de mármol: el segundo de vidrio, una especie de lujo del que no se había oído, el tercero en madera dorada. Las columnas de la primera planta había, como hemos dicho (XXXVI, 2), treinta y ocho pies. entre las columnas 3000 estatuas de bronce, como ya hemos indicado (XXXIV, 17)

(115)[12] En la caja contenía 80.000 espectadores y, sin embargo, siendo suficiente el teatro de Pompeyo, a pesar de que la ciudad es mucho mayor y la población ha aumentado considerablemente, en gran medida, con 40.000 asientos. El resto de la unidad, cortinas, telas, cuadros y otros ornamentos de la etapa, fue tan considerables, que, tras haberse llevado Scaurus de su casa en Tusculum el uso diario, sus esclavos le quemaron la casa en venganza, la pérdida fue de 300 millones de sestercios.

(116)[13] El examen de esas prodigalidad me quita el ánimo, y las fuerzas y me salgo de mi tema, incluyendo otra extravagancia, aún mayor, hecha de madera. Cayo Curio, que murió durante la guerra civil de César, dio en el funeral en honor de su padre. No podía superar Scaurus en su riqueza y magnificencia: en realidad, ¿no era Sila su padrastro ni su madre Metella, adjudicándose las propiedades de los desterrados, por Marco Scaurus príncipe de la ciudad?, ¿y, el abismo que se había tragado el botín de la rapiña y robos de las provincias en coalición con los Marius?. Ya Scaurus no podía competir con sí mismo, y el fuego de tantos objetos traídos de todas partes del mundo le dio la ventaja de que en el futuro no lucharían locamente contra él.

[14] Curioni, con la fuerza de los recursos no lo lograría, y tuvo que imaginar algo. Así que veamos lo que él inventó; aprendamos y aplaudimos nuestra moral, y, girando como la frase que decimos de los hombres del pasado. Y construyó dos teatros de madera, muy amplios y yuxtapuestos en el equilibrio de poderse girar sobre un pivote antes mediodía para el espectáculo de los juegos, que no fueran a estorbar el ruido de una de las dos escenas al otro por la tarde, convirtiendo de repente una cara en otra, separados de los fondos, y cuando por los ángulos se juntan y forman un anfiteatro para gladiadores que con menos compromiso atrae a el pueblo romano.

[15] Y aquí ¿qué debe ser admirado, preferentemente?, ¿el inventor o la invención?, ¿el albacea o el autor del proyecto?, el imaginar una empresa de este tipo u osar hacerlo, o el que obedece y lo hizo o el que lo mandó. Pero lo que está por encima de todo, el frenesí de la gente, con la pretensión de sentarse en un asiento tan poco firme y también peligroso. Aquí está, estas personas ganaron la tierra, la conquista de todo el universo, que regula las naciones y reinos, que da leyes a tierras extranjeras, y que es tan parte de los dioses inmortal en el respeto de la raza humana, que está colgado en una máquina, e incluso haciendo fiesta con su peligro. ¿A qué tanto desprecio a las vidas de los hombres? ¿Por qué se quejan de Cannis? ¿Qué desastre podría ocurrir? Que las ciudades son tragadas por la tierra es públicamente una calamidad dolorosa para toda la humanidad. Y he aquí, todo el pueblo romano, subido en dos barcos, y se centró en ¡dos ejes! y presenció el espectáculo de su propio peligro, casi perece en un momento, si el mecanismo es perturbado.

[16] Por lo tanto, ¿de qué manera el orador podría agitar a las tribus, como el orador trata en sus discursos populares? que no se atreve a mover a las tribunas siendo que se atreve a moverlos a que entren en el teatro? De hecho, en el funeral de los juegos por la muerte de su padre, el pueblo romano en su conjunto que estaba luchando en fúnebre fiesta. Los pivotes estaban cansados y distraídos, y guardada la forma de anfiteatro. En el último día, manteniendo la forma de teatro, en dos espacios para la comunidad, ha llevado a cabo los atletas, entonces separándolos de repente y movido de cada lado, él hizo de la lucha de los gladiadores que habían sido victorioso. Curiosidades y, sin embargo, Curión no era ni rey ni líder de la nación o incluso destacase por su opulencia, que no tenía una gran fortuna.

[17] Sin embargo, pasemos a las maravillas que no hay nada que supere los ojos de una evaluación justa. Q. Marcius Rex, encargado por el senado para reparar las tuberías de agua de la Appia, la Anio y la Tépula, antes de terminar su pretura, trajo un agua nueva que lleva su nombre (XXXI, 24), haciendo un túnel en las montañas. Agripa en su administración municipal (XXXI, 24), puso el agua Virgen añadiéndola, recogiendo y recuperando antiguos canales, realizados 700 lagos, y añadió 500 fuentes, 130 arcones, más bellamente decorados. En todas estas construcciones puso 300 estatuas de bronce o de mármol, 400 columnas de mármol, y todo ello en un año. Añadió para su propia conmemoración de su administración municipal, unos juegos de 59 días de celebración, y se abrieron 170 baños libres. Desde entonces, el número ha aumentado en Roma hasta el infinito.

[18] Al principio los acueductos no fueron superados por la labor que comenzó en el pasado, Calígula y que Claudio completó. trayendo las fuentes Curtia, Caeruleus y Nueva Anio, que fueron traídas desde una distancia de cuarenta millas con una gran altura, que proporcionan agua a todas las colinas de la ciudad. Estas obras han costado 3.500 millones de sestercios. Si se presta atención a la cantidad de agua entregada al público para el baño, para piscinas, de casas para caños, en los jardines, barrios, casas de campo, y si se calcula la distancia recorrida, arcadas construidas, el atravesar las montañas, valles igualados, se admite que nada es más admirable en todo el universo.

[19] Entre las más memorables obras, yo hago memoria de otra del mismo Claudio, aunque ha sido abandonada debido al odio que le tenía su sucesor: Me refiero a la perforación de la montaña para vaciar el Lago Fucino. Los gastos son enormes, y los obreros utilizados durante muchos años, innumerables. Dónde para vencer a la montaña, se enfrentaban a la necesidad de drenar el agua por la parte superior con las máquinas; Además, de la piedra que fue cortada, y todo estaba en el interior, en la oscuridad, cosa difícil de explicar, y que la voz humana no es suficiente para exponerlo.

[20] Quiero ignorar el puerto de Ostia, las carreteras a través de las montañas, el mar Tirreno separado del lago Lucrino (III, 9, 9), por presas, y diques de piedra e innumerables puentes construidos con gran costo. Entre muchos Otras maravillas de Italia, lo sabemos gracias a Papirius Fabianus, muy experto en materia de naturaleza: que están creciendo las canteras de mármol. Quienes las explotan argumentan que estas heridas en las montañas se rellenan espontáneamente. Si es así, podemos esperar que de los mármoles sin duda nunca faltará su lujo.

 

XXV. (Capítulo XVI.) [1] Al salir de los mármoles para pasar a otras piedras remarcables, el imán, sin duda, abre la primera categoría. ¿Qué hecho, es más maravilloso? ¿dónde la naturaleza muestra más malicia? Como hemos dicho (XXXV, 23), están las piedras que responden la voz del hombre, e incluso dan la palabra. ¿Qué es más inerte que la piedra? pero ahora tiene sensación y manos. ¿Qué es más difícil y más rebelde que el hierro? pero ahora que sabe ser usado para pelear y gobernar. Es más, se sintió atraído por el imán que es de piedra: este metal somete todas las cosas que se aproximan incluso ocultas; que dice que está al lado del imán, que lo alcanza, ase, y abraza estrechamente; la propiedad que le ha de dar el nombre de la amante Siderita.

 

[2]  Por esto la llaman ‘piedra imán’ (sideritis); otros con otro nombre, ‘Heraclion’; ‘piedra magnética’ (magnes) fue llamada por su descubridor; tal como Nicanor testimonia – en el Ida, tal como tengo entendido, pues ciertamente se encuentran por todas partes, hasta en Hispania -, que dice que la encontró en los clavos de las sandalias, pegados a la punta de un bastón, al sacar a pastar el ganado.

(128) Sotaco enumera cinco clases de imanes (magnetes): el de Etiopía y el de la Magnesia vecina de Macedonia, el tercero en Hieto de Beocia, el cuarto cerca de la Alejandría de la Tróade, el quinto en la Magnesia de Asia.

[3]  La primera diferencia, si es ‘masculino’ o ‘femenino’, reside en su color. Pues el que se encuentra en la Magnesia macedónica es rojo y negro; el beocio en cambio tiene más de rojo que de negro. El que se halla en la Tróade, es negro y de sexo femenino y por ello sin fuerza; por su parte, el más débil es el de la Magnesia asiática, de color blanco, que no atrae al hierro y es parecido a la piedra pómez. Se tiene por cierto que son tanto mejores cuanto mayor es su proporción en color azul.

(129) Se lleva la palma el etiópico, y se paga su peso en plata. Éste se encuentra en Esmiro de Etiopía; así se llama cierta región arenosa. Allí también se da el imán ‘hematites’ de color sangre, que produce sangre si es raspado y también azafrán. En cuanto a su grado de atracción del hierro no son de la misma naturaleza el ‘hematites’ y el imán.

[4] La prueba del imán etiópico es que atrae hacia sí también a otros imanes.

(130) Por otro lado, todos ellos sirven de medicamento para los ojos, cada uno en su proporción, y contienen en gran medida los resfriados. Sanan las quemaduras por fuego o por rozadura. En Etiopía también hay en una montaña, no muy lejos de Zimiri, que da la piedra theamede. Esta piedra repele y rechaza todo tipo de hierro. Hemos hablado ya suficiente sobre estas propiedades (XX, 1 y 98).

XXVI. [1] En la isla de Scyros (IV, 69) hay una piedra (II, 233) que dicen que estando entera, flota en el agua, y luego machacada se hunde.

(131) XXVII. (Capítulo XVII.) [1] En Assos en la Troya (II, 211) la piedra sarcófago. Ello es indiscutible que el cadáver con esta piedra se consume en cuarenta días, excepto los dientes. Mucianos ha escrito que petrifica hasta los espejos, raedores, ropa, zapatos con que se entierra el muerto. Hay en Lycia en el este, piedras de la misma naturaleza, que a las personas que viven les consume su carne.

 

XXVIII. [1] La piedra chernites, menos activa, es muy similar al marfil: de esta sustancia, se dice, que era el ataúd de Darío. La piedra llamada Parioque es muy similar a mármol de Paros en la blancura y la dureza pero menos pesada. Teofrasto menciona en Egipto una piedra transparente, similar a la que dice que es la piedra Chio, quizás existía en su tiempo, porque las rocas ahora están agotadas o no se hayan. La piedra de Assius, sabe a sal, cura la gota manteniendo los pies en un recipiente labrado con ella. Además, en las canteras de esta piedra, los dolores en la pierna todos se curan, mientras que en todas las minas de metales las piernas se enferman.

[2] Se da el nombre de flor de piedra de Aso a esta roca, reducida hasta el punto del polvo, y es eficaz para algunos casos. Se asemeja a una piedra pómez roja. Mezclado con la cera de Chipre, cura las enfermedades de las ubres en las mujeres. Con brea o resina, disipa el bocio y los tumores. En diapruno (fórmula galénica), es buena para la phthisis (tuberculosis). Con la miel se curan las úlceras y las cicatriza. Se utiliza contra las picaduras de animales porque seca lo rebelde y lo que supuran las heridas. Se usa en cataplasmas para la gota de los pies mezclada con judías cocidas.

XXIX. (Siglo XVIII) [1], Igualmente Teofrasto Y Mucianus piensan que hay piedras que paren a otras. Teofrasto informa haber encontrado (fósiles) marfil, blanco y negro excavando, como que la tierra produce huesos, y que hay alguna piedra de hueso. Alrededor de Munda (Montilla, algunos dicen Osuna) en Hispania, donde el dictador César derrotó a Pompeyo, hay piedras ofreciendo todo el tiempo que se rompen la imagen de la palma de la mano. Hay de color negro que son las piedras de moda como mármol, que es piedra Taenarius. Varron dice que el negro de la piedra en África es más fuerte que el de Italia, y el Coranos blanco es más duro que el mármol de Paros. El mismo Varron ha escrito que las piedras de Luniesem se pueden cortar con sierra; y que el Tusculanum estalla con el fuego, y que el Sabino negro con aceite relumbra, y muelas que se encuentran en Volsinis, que entre los prodigios, que he leído referir, ruedan por sí mismas.

XXX. [1] En ningún lugar las muelas son comparables a las de Italia, digo de roca y no guijarro. Hay provincias donde no se encuentra ninguna. Algunas piedras de estas son más blandas, las cuales pueden ser pulidas con otra piedra, y pueden presentar el aspecto de la ophite. Esta es la piedra más resistente, porque otras especies de piedras, como le pasa a la madera, no llevan mal la lluvia, el sol y el frío. Unas por la acción de la luna, otras por la herrumbre del tiempo, cambian su color blanco por el castaño y que con aceite recuperan.

(Capitulo XIX.) Algunos la llaman la pirita de molino, porque tiene una gran cantidad de fuego. Pero hay otra pirita semejante al cobre: es encontrado, se dice, en Chipre y en las minas de todo el promontorio de Acamanta (V, 35, 1). La pirita de Chipre tiene dos variedades, una de color plata, las demás de color oro. Los métodos de cocción varían. Algunos les dan dos o tres cocciones en la miel hasta que el líquido ha desaparecido, otros las calcinan primero sobre brasas y, a continuación, se ponen en miel, y luego se lavan como de cobre.

[2] Los que poseen estas propiedades se usan en medicina, para calentar y secar, resolver, aliviar, y ablandar las durezas. Se utiliza materia pura y pulverizada para los furúnculos. Hay todavía una tercer tipo de pirita que es la piedra que llamamos vivas, porque posee un montón de fuego y es muy pesada. Esta piedra es muy necesario para exploradores militares la cual se golpea con un clavo o con otra piedra, las chispas son recibidas en el azufre, yesca o en hojas secas, dando fuego lo más rápido que se puede decir.

XXXI. [1] El ostracita se parece a la cáscara de ostra. Se utiliza como una piedra pómez para pulir la piel. Bebida, es hemostática. En linimento, con miel, cura las heridas y dolores de las ubres. El amianto se asemeja al alumbre (XXXV, 52), y no pierde nada al fuego. Resiste todos los hechizos, en particular los de los Magos.

XXXII. [1] La geoda se llama así porque abraza a la tierra. Excelente para composiciones oftálmicas, se utiliza también para las afecciones de las ubres y los testículos.

XXXIII. [1] La piedra Melitinus molida hace un zumo dulce y meloso. Triturada y mezclada con cera, cura la erupción de la mucosa, las manchas del cuerpo y ulceraciones de la garganta, y aplicadas con lanas se eliminan las epinyctidas (¿afecciones cutáneas, sífilis?), y el dolor matriz.

(141) XXXIV. [1] La piedra Gagates (Azabache), del nombre de la ciudad y el río Gagis en Lycia. Se dice que en Laucolia (V, 26) la expulsa el mar, quedando reunida en 12 estadios. Es negra, plana, porosa, no es diferente a la madera, ligera, frágil, y si se frota da un olor desagradable. Las marcas que deja esta piedra en la cerámica no se desvanecen. Quemada exhala un olor sulfuroso. Algo único, con el agua se enciende, y el aceite la apaga. Ahuyenta las serpientes y disipa la histeria. En la fumigación, se reconoce la epilepsia y la virginidad. En decocción en vino, cura el dolor de dientes, mezclada con cera, las úlceras. La usan los Magos en la operación denominada axinomancia (adivinación por el hacha), utilizando esta piedra, asegurándose de que no se quema si quieres que ocurra el deseo

XXXV. [1] La piedra en forma de esponja de la esponja marina es. Que algunos llaman la tecolithos porque cura las enfermedades de la vejiga. Disuelta en el vino, disuelve los cálculos.

XXXVI. [1] La piedra frigia lleva el nombre del país donde se encuentra. Se trata de un material poroso. Se quema habiéndola previamente regado con vino. Se activa el fuego con el fuelle hasta que alcanza el rojo, entonces se la apaga con vino dulce. Esto se hace tres veces. La piedra frigia sólo se utiliza para teñir tejidos.

XXXVII. (XX.) [1] El esquisto y la hematites tienen similitudes. La hematites se encuentra en las minas. Si se quema imita el color del minio. Se quema como la piedra frigia, pero no se la apaga con el vino. Se reconoce la hematites porque tiene como unas venas rojas y que es frágil. Es maravillosa para moratones en los ojos. En las mujeres detiene las pérdidas. Es buena escupiendo sangre tomarla también bebida con jugo de granada. Es eficaz en el dolor de vejiga. Es bebida con vino, para las heridas hechas por las serpientes. En todos estos casos, la piedra llamada esquisto es menos eficaz. Sin embargo, entre estas, es la que más se asemeja al color del azafrán siendo más brillante. En la leche de mujer, es especialmente buena para las úlceras de la córnea, y que se pare la pérdida de los ojos. Esto es opinión de los escritores más recientes.

XXXVIII. [1] Sotacus, uno de los más antiguos autores, al hablar, además del imán (XXXVI, 25), dice haber cinco especies de hematites. Dio la palma a la hematites de Etiopía, muy bueno para las composiciones de los ojos y de los llamados pancheste (panacea buena para todo mal) y para las quemaduras. El segundo caso se llama, dijo, androdamanta. Es negro, destaca por su peso y su dureza, lo que le valió el nombre que lleva. Se encuentra sobre todo en África; atrae a la plata, al cobre, y el hierro. Se puede reconocer con el toque de la piedra besanite (XXXVI, 11, 4). Da un color de la sangre. Es un excelente remedio para los trastornos del hígado.

[2] La tercera especie de hematites es de Arabia con una dureza igual, sólo en la piedra de agua (esmeril), es capaz de arrancarle algo que se parece al azafrán. Llama a la cuarta especie hepatiten cuando está cruda, y, miltiten cuando está cocida: es bueno para las quemaduras, y para todas las cosas, más eficaz que la rubrica (XXXV, 14). La quinta especie se llama esquisto, que detiene las almorranas. En resumen, recomienda que para todos los trastornos de la sangre en ayunas se tome hematites, a una dosis de tres dracmas, molido en el aceite. El mismo autor señala que hay un esquisto (XXXVI, 37) distinto del hematites; al que llamó antracita. Esta sustancia, dice, es de color negro y se encuentra en África. puesto a gastar en las piedras de agua de amolar, que en profundidad deja un color negro, y por otro como el azafrán. Es un excelente ingrediente para los compuestos oftálmicos.

XXXIX. (Capítulo XXI.) [1] La Aetites, por nombre, tienen una gran reputación. Se encuentran en los nidos de las águilas, como hemos dicho en libro diez (X, 4). Se afirma que siempre hay dos, una masculina, y una femenina, y que sin ellas no paren las águilas, y que por esto solo paren dos. Hay cuatro especies: la aetite de África que es pequeña, suave, que contienen en su interior y casi en su vientre de arcilla suave y blanca. Es frágil, y parece que es la hembra. El macho aétite Arabia: es duro, como la agalla de las nueces, y rojizo, y contiene en su interior una piedra dura.

[2] La tercera pertenece a la isla de Chipre, en el color se parece al de África, pero son más grandes y aplanados, mientras que otros son globulares. Es agradable y lleva dentro de una arena con pequeñas piedras, con una dureza hasta el punto de poder ser aplastadas con los dedos. El cuarto se llama Taphiusius ocurre en Leucada, en Taphiuse, ese lugar se encuentra a la derecha navegando de Ithaca a Leucada.

[3] Se encuentra en los ríos de color blanco y redondo y tiene en su interior una piedra llamado callimus y que no hay cosa más blanda. Todos los grandes aétites se adjuntan a la mujer embarazada o, en la piel de los animales sacrificados, para evitar los abortos. Se tiene que llevar todo el tiempo del embarazo, hasta el parto, ya que retiene de la matriz, y retirarla a su tiempo pues por ello no pare.

XL. [1] La piedra Samian es de la misma isla Samian como la loada tierra de la que hemos hablado, (XXXV, 53) por ser utilizada para pulir el oro. Se utiliza como medicamento con leche, como hemos dicho anteriormente (XXXVI, 37) para las úlceras de los ojos, y también para los lagrimeos de los viejos. Bebida es buena contra los trastornos del estómago y alivia el mareo, restituye a su ser los espíritus alterados y movidos. Algunos piensan que es útil en la epilepsia y la disuria. Se incorpora en el llamado acopis (¿relajante?). En él se reconoce su peso y su blancura. Afirman que impide el aborto como amuleto.

XLI. [1] La piedra de Arabus se asemeja a marfil. Calcinada, se usa en crema como pasta dentífrica. Sana las almorranas sobre las que se aplica en compresas.

XLII. [1] No debemos omitir la naturaleza de la piedra pómez. Se da, este nombre de piedra erosionada que se ponen en los edificios conocidos como museos, para simular con arte cuevas artificiales. Sin embargo, la piedra pómez es utilizada para pulir la piel, por las mujeres, ¿que estoy diciendo? y por los hombres, también, como se lee en Cátulo (Epigr. 1), libros, loados en Melos en Nisyros, y en las Islas Eolias. El que sea bueno, será de color blanco, y poco peso, poroso y seco en la medida de lo posible, se muele, y que no sea arenoso cuando se frota. En medicina se extenúa y seca después de la tercera calcinación que se hace con el carbón puro, apagándolo cada vez con vino blanco.

[2] Luego se lava como la cadmia (XXXIV, 21), y se seca, y almacenarse en un lugar seco tanto como como sea posible. Este polvo se usa principalmente en las composiciones oftálmicas. Suavemente purga las úlceras de los ojos, las cura y corrige. Algunos lo prefieren, después de la tercera calcinación, fresco sin triturar en vino. Se ha incorporado también en los emplastos de ulceraciones de la cabeza y los genitales. Este polvo es la mejor pasta de dientes. Según Teofrasto, los bebedores que compiten antes toman este polvo. pero están en riesgo si no se llenan de vino: pues la sustancia es tal la virtud de refrigeración que el mosto que fermenta, detiene la fermentación.

XLIII. (Capítulo XXII.) [1] Los autores tuvieron cuidado para hacer morteros de piedras, y no sólo para las drogas o los colores. Para ello, el primero que está en la clasificación es de la piedra Etesium, en segundo lugar, la piedra Thebaicum llamada pyrropoecilon (XXXVI, 12), y que algunos llaman piaronium, en tercer lugar, la piedra chrysite, de Chalazo: pero los médicos prefieren la piedra basanite, porque no gasta de si nada. En cuanto a las piedras que dan de si mismas, se las tienen buenas para las composiciones oftálmicas, y esta es la razón por la que principalmente se busca la piedra de Etiopía en estas composiciones.

[2] aseguran que la piedra Taenarium, la piedra hematites y Phoeniceum, son las mejores en las composiciones en los que está el azafrán, Siendo la otra piedra Taenarium la negra, y la piedra Pario, no útiles para la medicina, que es mejor el alabastro de Egipto o el ophite blanco es preferible. Este es el tipo de ophite con la que incluso se hacen vasijas y barriles.

(159) XLIV. [1] En la isla de Siphnos hay una piedra que se vacía y que se convierte en utensilios ya sea para cocinar o servir los alimentos. Sabemos que la piedra verde de Comensi tiene en Italia el mismo uso. Pero lo que es inusual en la piedra de Siphnos es que, con aceite caliente, se oscurece y se vuelve dura, siendo de naturaleza muy suave. Tanto las cualidades de las piedras son diferentes.

[2] De piedras blandas hay muy notables ejemplos más allá de los Alpes. En la provincia de Bélgica hay una piedra blanca que se corta con la misma sierra que la madera, y aún más fácil y se pueden hacer tejas y canales, o, las que llaman cubiertas pavonadas. Estas son las piedras que se pueden cortar.

(160) XLV. [1] La piedra especular, está entre el rango de las piedras, se rompe con mucha facilidad, y se divide en hojas delgadas tanto como se quiera. Anteriormente la única se encontraba en la España Citerior siempre, ni siquiera en todo el país, sino en un radio de unos cientos de pasos alrededor de la ciudad de Segóbriga. Ahora la hay en Chipre, Capadocia, Sicilia, y, recientemente, se ha descubierto en África. De todas las piedras se prefieren la especular de España. Las de Capadocia son muy anchas, muy grandes, pero oscuras.

(161)[2] Se puede encontrar también en Italia, en el territorio de Bolonia, pero son pequeñas, y moteadas, se dan junto con el pedernal, que parece obviamente similares. Especular se extrae piedra muy buena en España en pozos muy profundos. También se la encuentra metida en la roca, a veces se extraen sin dificultad, a veces tenemos que cortar la roca viva. Pero la mayoría de las veces los fósiles de piedra especular, están aislados en forma de fragmentos, ninguno de los cuales superaron cinco pies de longitud. Algunos piensan que es un humor de la tierra que se cuaja como el cristal.

[3] Esto demuestra claramente que esta piedra es el resultado de la petrificación de cuando los animales caen a la profundidad de los pozos, la médula de sus huesos es la piedra especular luego de un invierno. Hay también algunas piedras especular de color negro. Pero la maravillosa propiedad de la blanca es que resiste a pesar de su blandura conocida el sol y el frío. Y con el tiempo no se degrada como le pasa a muchos materiales, cosa que se ha de temer en los cimientos. Hemos encontrado un uso más, para adorno se rocía el Gran Circo en el momento de los juegos, para darle una agradable blancura.

(163) XLVI. [1] Durante el reinado de Nerón, fue encontrada una piedra en Capadocia con la dureza del mármol, blanco y rojo transparente incluso por las venas que reune, por lo que su nombre es phengites. Reconstruyendo con esta piedra el templo de la Fortuna llamado Seiani (XVI, 2, 2), el templo fue dedicado por el Rey Servio, que lo rodeó con su palacio de oro (XXXVI, 24, 8). En este sentido, incluso cerrando las puertas, entra la claridad del exterior, pero no de la misma manera que la piedra especular, en esta la luz parece no terminar de pasar. "Está también en Arabia ", dijo Juba, una piedra diáfana como el cristal, empleada como una piedra especular.

XLVII. [1] Ahora tratamos las piedras que se usan para los trabajos, y empezamos con la piedra de cotes para aguzar el hierro. Se trata de varios tipos: la cretense es la más famosa y, a continuación, llega de Laconia, desde el Monte Taygetus, todas ellas necesitan de aceite. En cuanto a las piedras agua, el primer puesto pertenece a la piedra de Naxos, la segunda es la de Armenia, de las que hemos hablado (XXXVI, 10). Las de Cilicia son excelentes, con el agua y el aceite, Las de Arsinoe (V, 35 V, 22), con agua solamente. Se han encontrado en Italia que con el agua dan agudísimos filos. En la parte de más allá de los Alpes también se les llama passernices. En cuarto lugar están las que afilan el hierro con la saliva del hombre, que se usan en peluquerías, pero tienen pocas alternativas de empleo, debido a la facilidad con la que se deshacen: en este tipo, el flaminitanas (III, 2, 1) de España citerior son las mejores.

XLVIII. [1] Entre las muchas piedras que siguen no son adecuadas para los edificios, porque son blandas y no duraderas. Esto es solo para lugares que no tienen otros materiales, tales como Cartago en África. El aire y el mar erosionan, el viento transporta el polvo, la lluvia las degrada, pero se protege la industria de las paredes con una capa de cal para que no se corroa, por lo tanto, el refrán: Los Cartagineses utilizan la pez en sus hogares y la cal para su vino (XIV, 21). De hecho, así lo hacen. Alrededor de Roma hay otro tipo de piedras, en el Fidenati y Albano. También en Umbría y Véneto es una piedra blanca que se corta con dientes de sierra. Estas piedras son fáciles de trabajar, también son duraderas siempre que estén a cubierto de la lluvia, hielo, rocío que las estropean y se caen a trozos y no aguantan las aguas y el aire del mar. Las piedras Tiburtinas (¿las titula Tuffs?) que aguantan bien todo, salvo el vapor de agua que las deshace. Tuffs

(168) XLIX. [1] El pedernal negro es generalmente el mejor. Sin embargo, en algunas localidades, la piedra rojiza, y otros sílex blanco, por ejemplo en campo de Tarquin, en las canteras de Anicianis cerca del Lago Volsiniensem. En el territorio de Estatonia, hay incluso que el fuego no le hace daño. Estos mismos en monumentos de piedra cincelada soportan sin degradarse en el tiempo, y se fabrican moldes para la fundición de metales.

[2] Hay todavía una piedra verde, muy resistente al fuego, pero no es abundante en ninguna parte, y se la haya en forma de piedra y no guijarro. Entre las otras, las piedras pálidas no son buenas para los cimientos en los edificios. La piedra Globosa resiste bien las fuertes inclemencias, pero no deben ser incluidas en la estructura de los edificios, a menos que se la amortere fuerte. La piedra de los ríos no es más segura, y siempre tiene una apariencia de húmeda.

L. [1] Cuando nos desafían con esta piedra, la precaución es sacarla en verano, y sólo utilizarla en los edificios después de dos años a la intemperie. Las que queden dañadas se utilizan en las bases con la tierra y las que hayan aguantado se puede utilizar con confianza, incluso al aire libre.

LI. [1] Los griegos hacen paredes de piedra y pedernal con piedras de igual tamaño. A esta construcción la llaman isodomon. Si los materiales son de diverso tamaño, la construcción se dice pseudisodomon. El tercer orden lo llaman emplecton, cuando solo una cara de las piedras que se muestra está igualado, y el resto está asentado como vienen. Es menester que las piedras se superpongan unas sobre otras, alternativamente, de modo que el medio de una piedra asentada en la línea le monten otras dos, y así en su totalidad de la misma pared, si la cosa es posible, de otra y a ambos lados por lo menos. Se debe rellenar el interior de la pared para macizarla con ripio. Diatonicon llaman a la construcción reticulada, muy habitual en Roma. La construcciones deben hacerse con regla, nivel y la plomada.

LII. (Capítulo XXIII.) [1] Para la construcción de cisternas se tienen cinco partes de arena pura áspera, dos partes de cal fuerte y fragmentos de sílex que pesen menos de una libra. Y se debe pisar el suelo de esto con pisones de hierro, igual que las paredes, Es mejor tener dos cisternas, de modo que las impurezas en la primera se queden paradas, y que filtrada el agua pase lo más pura posible a la segunda.

LIII. [1] Catón el Censor (De Agricultura. XXXVIII) reprueba la cal de piedras de diferentes colores. Que la piedra blanca es la mejor. Y que la piedra caliza es mejor para los edificios, mientras que la piedra porosa, es para los recubrimientos. Para estas dos utilidades de trabajo se rechaza la cal con sílice. La piedra extraída de la cantera es mejor que la que encontramos en la ribera de los ríos. Y la mejor la de piedra molar, porque esta en su naturaleza ser más grasa que las demás. Cosa rara es ver una sustancia que, tras haber pasado por el fuego, se encienda en el agua.

LIV. [1] Hay tres especies de arena: la sale de la tierra que debe agregar un cuarto de cal, la del río, y la marina a las que es necesario añadir una tercera parte. Si se añade una tercera parte de mortero de cerámica triturada es mejor. De los Apeninos al Po, no hay arena de tierra, sólo a través de los mares.

(176) LV. [1] La causa de la ruina de muchos edificios en Roma es que, se hurta la cal necesaria, en los cimientos para que fragüe el mortero. Siendo la cal para mezclar, cuanto más vieja, mejor. En las leyes antiguas, la regla en la construcción dice, que el contratista no puede utilizar cal con menos de tres años, y por esto no aparecen rajas que desfiguran los antiguos recubrimientos. Con respecto a la capa externa, no será lo suficientemente brillante si tiene menos de tres capas de mortero de arena y dos capas de mortero de mármol. En las zonas pantanosas o en lugares adyacentes al mar, es mejor sustituir el mortero de arena con el mortero de tejas.

(177) En Grecia, se amortera con mazas de madera la arena que se prepara para recubrimiento en las casas. Se reconoce que el mortero está bien preparado cuando no se pega a la paleta. Por el contrario, si se quiere blanquear, es necesario que la cal haya macerado largo tiempo y que se pegue como engrudo a la paleta, pero no tanto que sean terrones de cal. En la Elide está el templo de Minerva en el que Paneno, hermano de Fidias, le hizo un revestimiento compuesto, de leche y azafrán, incluso hoy dicen que si frotas el pulgar humedecido con saliva da un olor y sabor del azafrán.

(178) LVI. [1] Las columnas contra más juntas más gruesas parecen. Se distinguen cuatro tipos: Dórico, cuyo tamaño del pie es la sexta parte de la altura, Jónico, donde el tamaño es el noveno; la Toscana, que es el séptimo, y el corintio, que tienen la misma proporción que el Jónico, pero difieren porque los capiteles son tan altos como los pies son de anchos, también parecen más delgadas, porque la altura de las Jónicas es un tercio del grosor del pie. Antiguamente la Regla era que las columnas tenían una altura de un tercio de la anchura del templo al que se destinaban. Fue en el templo de Diana de Efeso, antes de que diese al fuego, en el que por primera vez se pusieron basas en las columnas y se añadieron capiteles, y las columnas se asentaron con el diámetro del octavo de su altura, y las basas tienen la mitad del grueso y que el extremo superior del tambor que tiene un séptimo menos de diámetro un séptimo menos que la más baja. Además de estos cuatro tipos de columnas, hay otras llamadas Áticas con cuatro ángulos e igual distancia en los lados.

LVII. (Capítulo XXIV.) [1] La cal tiene un gran uso en medicina. Se elige la reciente, y no debe estar húmeda. Es cáustica, resuelve, saca fuera, y suprime el ímpetu de las úlceras serpentium (¿semejante a un higo?), Mezclado con vinagre y aceite de rosa, y luego incorporados en cera con aceite de rosa, las cicatriza. Con manteca de cerdo o con resina líquida, o en la miel, es un recurso para las dislocaciones y las fístulas.

LVIII. [1] La Maltha se hace con cal reciente, con terrones que se apagan en el vino, luego la piedra caliza se tritura con grasa de cerdo y higos, se pone el doble para linimiento. Esto es aún más tenaz para recubrimientos; se petrifica tan duro como la piedra.

(182) LIX. [1] Es parecido el yeso a la cal, y hay varias especies. Uno es de piedra calcinada, y esto es el Siria y en Thurium. Otro se extrae de la tierra, como en Chipre y la Perrhaebia; (IV, 3). El de Tymphaicum (IV, 3) es la flor en la tierra. La piedra calcinada no debería diferir mucho del alabastro o el mármol. En Siria se elige para ello las piedras más duras, y usan estiércol de vaca para calcinarlas más rápido. La experiencia ha demostrado que la mejor es el hecho con piedra de yeso especular, o con una piedra que sea escamosa.

(183) [2] Debe ser utilizado el yeso empapado porque después se endurece rápidamente y seca. Sin embargo, puede ser triturado de nuevo y hacerse polvo. El yeso es excelente para blanquear, y para adornar los escudos y coronaciones de edificios. Hecho de yeso son memorables. Cayo Proculeium (VII-148), que gozaba de la amistad del emperador Augusto, con muy grave dolor de estómago, se dio muerte ingiriendo yeso.

LX. Capítulo XXV [1] Los terrazos son un invento de los griegos, que los vinieron a hacer una pintura, hasta el momento en que el lithostrota (mosaico) se llevó a cabo. En este último tipo el artista más famoso fue Sosus, que hizo en Pérgamo el asaroton oecon (no se ha barrido la casa) y es nombrado así y, porque en él había representado en pequeñas piezas teñidas con diferentes colores, los desechos de alimentos que se quitan con la escoba, y que parece que se han quedado. Se puede admirar una paloma que bebe, y cuya cabeza proyecta una sombra en el agua, se ve otros que se refrescan del sol en el borde de un cántaro.

LXI. [1] Creo que los primera terrazos son los que ahora llamamos la bárbaros y subtegulanea; con tejas y en Italia cañas, esta fue la pavimentación, se puede deducir por el mismo nombre que lleva (pavimentum). La primera baldosa labrada que se hizo en Roma está en el templo de Júpiter Capitolino, tras la tercera guerra púnica. Los terrazos son muy comunes ya antes de la guerra los Cimbricum, porque en este verso dice Lucilius: "El arte de los terrados y esculturas varias"

LXII. [1] Los griegos inventaron la terraza en la azotea. Este techo es buena en las regiones cálidas, pero carece de efecto en los países donde hay lluvia y hielo. Es necesario dos armaduras de madera cruzadas y fijar sus extremidades en las vigas para que no se doblen, y añadir un solado con un tercio de tejas molidas, y luego hacer un segundo solado con un pie de espesor, en el que se introduce dos quintas partes de cal, y muy apretado. Luego echar un recubrimiento de seis dedos, y con una regla plana, de dos dedos de espesor como mínimo. La pendiente de estas baldosas será una pulgada y media por cada diez pies. Conviene a la superficie darle con piedra de pulir quitando los restos. y entablarlo con maderas dando por inútiles las que tuerzan. Se cree que alrededor de la cubierta es bueno hacer una cama de heno o paja. Para sentir menos la acción de la cal, es necesario hacer antes del solado una cama de piedras redondas, puestos de canto en forma de mosaico.

LXIII. [1] No debemos olvidar un suelo de baldosas a la griega. Que sobre el terreno se pone un solado o fragmentos de teja, luego una capa de pajas y palos, arena, cal y cenizas mezcladas en esta capa, todo hecho con regla y nivel, dando un espesor de la mitad de un pie. La superficie después se pule, que da la apariencia de unas baldosas negras.

LXIV.(189)[1] Los mosaicos se comenzaron a usar en tiempos de Sulla, con fragmentos pequeños aún dura el que se hizo en Penestre en el templo de la Fortuna. Luego desechadas las piezas se pasó a hacer dovelas de vidrio. Este es un invento reciente: la prueba es que Agripa, en las Termas construidas en Roma, pintó en encáustica (XXXV, 9) los muros de arcilla en habitaciones con calefacción, y en el resto, adornado en bruto, y sin duda habría adornado con mosaico de piezas de vidrio, si este mosaico, estuviera inventado, o al menos las paredes del cenador donde Scaurus figura, como hemos dicho (XXXVI, 24, 11). En este sentido tenemos que tratar con el vidrio.

(190)LXV. (Capítulo XXVI.) [1] Es en Siria, En un país llamado Fenicia (V, 17), que limita a Judea, y que contiene, las raíces del Monte Carmelo, hay un pantano conocido como Candebia. Donde se cree que nace el río Belus (V, 19), que, después de un viaje de cinco mil pasos, desemboca en el mar de la colonia de Tholemaida. El curso es lento, el agua insalubre para beber, sagrado para ceremonias religiosas. El río es cenagoso y profundo y no se muestra sino con el reflujo del mar la arena que lleva. Así que, de hecho, la arena, lavada por el mar, queda separada de impurezas y limpia.

(191)[2] Se cree que este contacto con el agua de mar es el que actúan sobre ella, y que sin él sería nada. El espacio de ribera no tiene más de quinientos pasos, y durante varios siglos fue la única localidad que producía el vidrio. Se dice que que una nao con unos comerciantes que llevaban nitro (nitrato de potasio), buscaban dispersos por la costa, una piedras para preparar sus comidas, al no encontrarlas para poner la caldera, pusieron unos terrones de nitro su carga sujeta a la acción del fuego espolvoreadas con arena sobre el terreno, vieron arroyos transparentes de un licor desconocido, y este fue el origen del vidrio.

(192)LXVI. [1] Dado que, la industria es ingeniosa y sabia, no se contenta con mezclar nitro con arena y nos imaginamos que incorporó la piedra imán, en el pensamiento de que atrae el vidrio fundido, tal como el hierro. De la misma manera se empezó a introducir el elenco, de brillantes piedras y conchas y arenas fósiles. Los autores dicen que el vidrio de la India es de vidrios rotos, y por eso con nadie puede ser comparado con el indico. Para cocerlo se usa de madera ligera y seca, y añadiendo cobre de Chipre y nitro, y entre todos los nitro, los Egipcios.

 

[2] Se derrite como el cobre, en hornos que de continuo arden, y que oscurece su masa. El vidrio fundido es tan blando, que incluso corta antes de que se sienta llegar al hueso cualquier parte del órgano que toca. Estas masas se ponen de nuevo en los hornos, donde se le da el color y, a continuación, a veces se soplan, a veces se hacen a torno, a veces se labra como la plata. Sidón fue una vez famosa por su cristal y se inventó incluso los espejos de vidrio. Esto fue la antigua forma de fabricación de este producto. Hoy en día, en la desembocadura del río Volturno en la costa de Italia, en un espacio de seis mil pasos entre Cumas y Liternum, recoge una arena blanca muy suave y que se muele en el mortero y con muelas. Luego se mezcla con tres partes de nitro, o por el peso, o por medida, la mezcla se funde, y luego en hornos de otro tipo: donde se forma una masa a la que damos el nombre de hammonitrum. Esta masa vuelta a fundir, da puro cristal y vidrio blanco. Este arte ha pasado, a la Galia y a España, donde la arena se trata de la misma manera. Se dice que durante el reinado de Tiberio se dio con una mezcla de un vidrio flexible, y que la fábrica del artista fue destruida para que no bajase el cobre, la plata y el oro. Y este rumor ha sonado durante mucho tiempo siendo más común que cierto, pero ¿pero que importa? En tiempos del príncipe Nerón encontramos un proceso de labrar el vidrio que se vende a 6.000 sestercios dos cálices medianos llamados petrotos (¿tipología con 2 asas?).

LXVII. [1] Otro género es el vidrio de obsidiana, algo similar a la piedra que fue descubierta en Etiopía por Obsidius. Esta piedra es muy oscura, a veces translúcida, pero que formando espejo para la pared, hace la sombra en lugar de la imagen de los objetos. Muchos de ella hacen joyería. He visto enormes estatuas de obsidiana del divino Augusto, gustoso de su sustancia semi-transparente. A sí mismo como una maravilla en el templo de la Concordia dedicó, 4 elefantes en piedra obsidiana.

[2] El emperador Tiberio mandó a los Heliopolitanos para sus ceremonias, una estatua de piedra de obsidiana de Menelao. Se encuentra en la herencia de un prefecto de Egipto. Esto demuestra que estamos lejos de terminar con el uso de esta sustancia, ahora confundida con el vidrio debido a la similitud. Según Xenocrates, obsidiana se encuentra en la India, en Samnio Italia y España, a orillas del océano. Se produce, utilizado como colorante de la obsidiana diversos utensilios de mesa y una copa de vidrio toda roja, opaca, que se llama haematinum. También hay un vidrio blanco, vidrio murrina, imitando el jacinto, el zafiro, de todos los colores en una sola palabra.

[3] No se puede hacer ya materia más manejable, ni más colorida, pero el más estimado es el vidrio incoloro y transparente, porque se ve más cristalino. Para beber incluso se prefiere a la taza de plata y el oro, y no sufre el calor a menos que antes tenga algún líquido frío, y sin embargo cuencos de cristal llenos de agua, frente al sol (XXXVII, 10, 2), encienden los rayos tanto que queman las telas. Los fragmentos de vidrio no se pueden soldar al fuego, sino se funde completamente, antes debe triturarse. Los objetos de vidrio de cristal de colores, tales piezas se llaman oculis; estos objetos en ocasiones ofrecen incluso más matices. El vidrio fundido se endurece con azufre en piedra.

LXVIII. [1] Después de contar todo lo que crea el ingenio, reproduciendo la naturaleza a través del arte, debemos mirar con admiración que es casi nada lo que el fuego no perfeccione.

(Capítulo XXVII.) El fuego recibe las arenas, unos sitios se funde el vidrio, es otras plata, también el mínio, y el plomo y sus variedades, también tintes, medicinas en otros lugares. Por el fuego las piedras se convierten en cobre (XXXIV, 2); por el fuego, el hierro se produce y se domina, por el fuego, el oro es purificado por el fuego se quema la piedra que en cemento dará la fortaleza de nuestros hogares. Algunos materiales deben presentarse más de una vez a su acción Y la misma sustancia que le da un producto primero a la primera vez cocidas, un segundo producto y un tercero la la segunda y tercera vez (XXXIV, 47). El carbón que queda luego de arder, y apagarse, comienza tener fuerza, sobre todo gran alcance, y se creía muerto. Enorme y engañosa parte de la naturaleza, ¡y que no conocemos aunque se crea que es más lo que destruye que lo que produce!

LXIX. [1] El fuego también tiene un medicamento virtud. En las enfermedades que provienen de la pestilencia por el oscurecimiento del sol, es provechoso de muchas maneras el sahumerio por el fuego, Empedocles e Hipócrates lo mostraron en distintos lugares. El fuego en socorro en las convulsiones o contusiones de las vísceras, Según el Sr. Varron y cito textualmente: "conservar en bote medicinal, (dice), la ceniza de la chimenea. Esta ceniza se toma internamente para curar los cuerpos lisiados, se observa entre los gladiadores, cuando finalizado el combate, se ayudan con esta bebida."

[2] La enfermedad del carbunclo que ha prevalecido recientemente, como hemos dicho (XXVI, 4), dos personajes Consulares pudieron curarse con el carbón de leña de roble molido con miel que sana. Como es cierto que las cosas desechadas y que no valen, por así decirlo, contiene algunos recursos, como en el carbón testigo, y las cenizas.

(204) LXX. [1] No voy a dejar de decir un ejemplo famoso en las letras romanas. Cuentan y se informa, que en el reinado de Tarquino Prisco de repente apareció en la casa en los genitales de los hombres cenizas: y que una criada de la reina Tanaquil, llamada Ocrisie, que estaba sentada allí, se levantó preñada, y dio a luz a Servio Tulio, que sucedió a Tarquino. Añaden que, estando en el palacio, parecía que mientras dormía le brotaban llamas de la cabeza, y se le creyó hijo del Lar familiar (dios protector); Por esto instituyó los festivales compitales y los juegos en honor de los dioses Lares.

 

Para muchos vocablos y giros he recogido los de la traducción de Jerónimo de Huerta de 1623, De lo que quede bien, a él, le agradezcan más que a mi, que de lo que queda mal no tiene ninguna culpa sino yo. Pero estando con resolución de enmendarla, si encuentran algo que les ofenda, me lo hagan saber. Les aseguro que agradecería su nota, en: anarkasis @ anarkasis.com . Pueden ayudar comprando un libro o un buen vino aquí

  Te puede resultar de ayuda >>  tabla de medidas equivalentes 

hOME pLINIO LIBRO I TABLA DE CONTENIDOS
Home  << art+e