Home  << art+
hOmE pLINIO LIBRO I TABLA DE CONTENIDOS                                         

 

 TRATADO DE LA PINTURA Y EL COLOR

LIBRO XXXV

de la alfarería, del azufre, del salitre y otras tierras
texto en francés
texto en latín

   Te puede resultar de ayuda >>  tabla de medidas equivalentes 

I. [1] Hemos explicado casi en su totalidad la historia natural de los metales, en que consisten su riqueza y las sustancias con las que se unen y se presentan conjuntamente, se han presentado tanto el gran número, de composiciones de los medicamentos que proporcionan los misterios de las farmacias (XXXII, 38, XXXIV, 35), y procediendo con sutileza (XXXII, 55), las estatuas (XXXIV, 9) y el tinte para pintar y teñir (XXXIII, 36). Resta ahora que se digan las diferencia de la misma tierra y las piedras preciosas, y cada uno de los cuales fue escrito, sobre todo por los griegos, en varios libros. Para nosotros, perseverar en un corto espacio útil para nuestro propósito, con la condición de no omitir si no es necesario, cualquier sustancia natural.

(Capitulo I) [2] En primer lugar, diremos acerca de la pintura, el arte noble antiguamente, mientras los reyes y las personas la desearon, y que muestra a los venideros ser digno de ser maestros con su imagen para la posteridad. Pero hoy en día está completamente apartada por el mármol, y ya también el oro y que incluso llenan toda la pared, que cortan el mármol, y representan objetos y animales, con piezas cinceladas.

[3] Ya no gusta hacer más murales ni paisajes que se extienden por nuestras habitaciones, hay que pintar la misma piedra. Esto es un invento de la época del emperador Claudio. En virtud de Nerón, se imaginan en el mármol incrustando manchas que antes no tenían y, por tanto, varían en la coherencia, de manera que el Numidia (XXVI, 8) parece vaído y que el Synadico (V , 29, 4) se nerva con morado, con la suerte que ellos desean que tal lujo no ha querido la naturaleza producir en las montañas. Por lo tanto, suplen las faltas de un desarrollo a la carrera, al que le sigue el tormento de lujo, ya que se pierde por el fuego demasiado, que esto no parece que sea posible.

II. (Capítulo II.) [1] La pintura, que se ha transmitido a la posteridad siendo la más perfecta semejanza de los personajes está completamente caída en desuso. Efigies de bronce con rostros de plata. Se cambian las cabezas de las estatuas, y a largo plazo la sátira, ya que es cierto que atraen la atención sobre la materia empleada, que se ve y no ser conocida su figura. Y cubren las antiguas galerías de pinturas, honrando las efigies extranjeras, pero a sí mismos se consideran el metal de la efigie, que un heredero sin duda quebrará, o las ligeras manos provechosas del ladrón.

[2] Así pues, no hacen retratos, dejan la imagen de su fortuna, no la suya. Estas mismas personas adornan las palestra, salas de ejercicio, con los retratos de los atletas que tienen en su dormitorio, y en ellos ponen el retrato de Epicuro, al que hacen sacrificios cada vigésima Luna, en honor del nacimiento del filósofo, y observan cada mes la celebración llamada Icadas (veinte): estos son precisamente los que no quieren ser conocidos incluso en vida. Es, sin duda, la hermosura del arte negligentemente perdido, y como están las almas sin carácter, también descuidan la representación del cuerpo.

[3] Era otra cosa con nuestros antepasados: si estamos en el atrio y hay cosas para que sean vistas, no eran las estatuas de artistas extranjeros, ni de bronce o mármol, sino de cera, bustos que fueron colocados por cada uno, hechos muchos por ellos mismos en su casa, las imágenes siempre listas para servir en las honras fúnebres de la familia, y no carecía una muerte de ir acompañada de todas las generaciones que le habían precedido.

[4] Los epitafios eran colocados en los bordes de los retratos: el tablinum (estancia equivalente al recibidor de transición al patio) se llenaban con los recuerdos de los actos y cosas hechas en su magistrado; fuera y alrededor del umbral de otras imágenes de hechos de heroicos hombres y enemigos muertos colgados, sin que fuera posible que un comprador lograra llevárselos, y las mismas casas todavía triunfaban después de cambiar de dueño. Fue un gran estímulo, la crítica reprochó que de las paredes, que todos los días su poseedor público entrase en el triunfo ajeno de una guerra que no había visto.

(8)[5] Tenemos en el orador Mesala (M.Valerio Mesala Corvino 64 adc.-8 dc.) una canción llena de indignación, con la que defendió que entre las imágenes de su familia, no se incluyesen otras imágenes externas de Levinos.

Por el mismo motivo Mesala el viejo (M. Valerio Mesala Rufo el Viejo, cónsul en el 53 adc.) escribió aquellos libros sobre el linaje de la familia, cuando, después de haber cruzado el atrio de Scipion Pomponianus que vio a través de una adopción testamentaria, Salucion (VII-54 su apodo) cundía, la vergüenza entre los Africanos, unidos en el nombre de Escipión. Pero que me perdone Messala: usurpando con una mentira, incluso las imágenes de hombres famosos, se muestran algunas de sus virtudes para el amor, y más honesto y honroso, a que ninguno ambicione las suyas en cuanto a que no lo merecen.

(9)[6] No debemos omitir aquí una nueva invención: ahora no solo se pone oro, plata o bronce por lo menos en las bibliotecas, cuyo espíritu inmortal todavía habla en los mismos lugares y va hasta la idea de volver imágenes que no existen, se pintan y conciben los rasgos que la tradición no les ha pasado, como ha sucedido con Homero. Que, creo yo, que un hombre no tenga como mayor prueba del éxito, que el deseo de saber cuáles eran sus características. La idea de combinar estos retratos en Roma, es debido a Asinio Polion, fue el primero por la apertura de una biblioteca, haciendo cosa pública el ingenio de las personas. También fue precedido en el presente por los reyes de Alejandría y Pérgamo, quienes fundaron las primeras bibliotecas pero no lo puedo asegurar.

[7] Antiguamente se deleitaban mucho en las imágenes, se demuestra por Attico el amigo de Cicerón, quien publicó un libro sobre este tema, y Marcus Terentius Varro, que tuvo la idea liberal de añadir a su gran número de libros, no sólo nombres, sino también, las imágenes de setecientos personajes ilustres. De alguna manera Varron quería salvar del olvido sus rasgos, y para evitar la pérdida al transcurrir de los siglos, y que no prevalecieran contra los hombres. Inventor de una bendición para incluso los dioses, celosos, no sólo dio la inmortalidad a estos personajes, sino que los envió a través de toda la tierra, de modo que todo el mundo los pudieran ver y guardar.

(12) III. (Capítulo III.) [1] Este servicio dió Varron incluso a los extranjeros. Fue el primero en establecer el uso de dedicar los escudos de su nombre en privado, o en un lugar público, Pero, me parece, Appius Claudio, quien fue cónsul con P. Servilius en el 259 (459 adc.) de la fundación de Roma: que puso sus antepasados en el templo de Belona (Fue Apio Claudio el ciego en el 296 adc.), en un lugar alto para que fueran vistos, que se leyesen los títulos de sus dignidades. Gran espectáculo, sobre todo con la multitud de los niños, representados por pequeñas imágenes, se muestra la descendencia para continuar la línea y, que ninguna persona ve estos escudos sin placer y sin intereses.

IV. [1] Después de M. Æmillus (VII, 54, 2), su colega en el consulado Quintio Lutatius, colocó imágenes similares, no sólo en la basílica Emilia, sino también en la casa: y esto fue también ejemplo en Marcio. De hecho, las imágenes estaban en escudos similares a los que se peleó en Troya, pero después también tomó el nombre de clypeus (casco protector de la cabeza) y no de cluere, con la sutileza de engañar la gramática regular: siendo la inspiración del valor militar, y en un escudo representar la imagen de alguien que lo usó.

[2] Los cartagineses hacían de oro los escudos, y en ellos se retrataban, y se ocupan de ellos en los campamentos: el hecho es que Marcius, vengador de Escipión en España, se encontró, después de haber arrasado el campamento de Asdrúbal, el escudo que perteneció al General. Este escudo permaneció suspendido por encima de la puerta del Capitolio hasta su primer incendio (83 adc. XXXIII, 5). Hemos observado en nuestros antepasados en este sentido tan poco interés, bajo el consulado de L. Manlio, Q. Fulvio, el año de Roma 575 de la fundación de Roma, M. Aufidius, que tomó la tutela del Capitolio, advirtió al Senado que algunos escudos de bronce eran de plata.

(15) V. [1] La cuestión de los orígenes de la pintura es oscura, y no está en los propósitos de este libro. Aseguran los egipcios que este arte fue inventado hace seis mil años antes de trasladarse a Grecia, es obviamente un argumento inútil. Entre los griegos, algunos dicen que fue descubierta en Sicyon, en Corinto dicen otros, todos de acuerdo en que sus comienzos fueron en una estrecha línea de la sombra de un hombre, y que así fue su principio. Para los segundos casos, usamos un solo color, monocromo se le dijo a este trabajo, después se han descubierto procesos más complicados; hoy en día la pintura monocroma todavía está en uso.

(16)[2] La invención se refiere al diseño que se atribuye a Philocles en Egipto, o Cleanthes de Corinto. Los primeros de estos artistas que la practicaron fueron Ardices de Corinto y Telephanes de Sicyon, pero sin usar cualquier color, y a continuación, escribieron en el interior sus nombre, por lo que estaba en uso para agregar el nombre del personaje que pintaban. El primero que inventó el arte de los dibujos de color, con fragmentos de ollas de barro triturado, fue Cleofas de Corinto. Debemos decir (XXXV, 43), que este Cleofas es diferente del artista del mismo nombre que, según Cornelio Nepus, siguió por Italia a Damaratum, padre del rey romano Tarquino el Viejo. De Corinto Damaratum huia para escapar de las injurias del tirano Cypsela.

VI. [1] Ya, de hecho, la pintura era perfecta, incluso en Italia, es cierto, al menos, que todavía existe hoy en Ardea (en la via Apia a 28 km de Roma), en los templos, pinturas más antiguas que en Roma. Nada me parece más maravilloso que estas pinturas, que sin estar protegidas por un techo, despues de tan largo tiempo, mantienen su frescura. En Lanuvium perduran también Atalante y Helena pintadas desnudas al lado por el mismo artista, de gran belleza, donde uno reconoce una virgen: y no están dañadas, aunque el templo está en ruinas. Gaius legado del emperador Cayo Calígula, encendido de lujuria, ha intentado llevarselass, pero la naturaleza del recubrimiento no se lo permite. Sigue habiendo pinturas en Cere aún más antiguas, y quien examine cuidadosamente su arte no debería haber llegar tan pronto a la perfección, porque obviamente, no había de ella en los tiempos de la Iliada.

(19)VII. (IV.) [1] Entre los romanos también rindió homenaje a este arte en buena hora, porque uno de los Fabius Pictores, de muy ilustre casa, lanzó su apodo Pictores, y el primero que recibió este nombre había pintado a sí mismo en el templo de la salud en el año 450 de la fundación de Roma; pintura que duró hasta nuestros tiempos, y que lo quemaron con el Templo bajo el reinado del emperador Claudio. Poco después celebramos la pintura de Hercules del poeta Pacuvio y pintor en la plaza del mercado de ganado, que era hijo de la hermana de Ennius, y la gloria de este arte no creció en Roma como la gloria del artista de la escena.

[2] Más tarde, ya no está su ejercicio en manos de los notables, aunque al menos se quiere hablar de nuestro tiempo de Turpilius, caballero romano del Véneto, donde aún hay hermosas obras en Verona. Pintó con la mano izquierda, y esto no es conocido en ningún otro. Titedius Labeo proconsul en la Galia Narbonene, que murió hace poco tiempo, a una edad muy avanzada, se vanagloriaba de realizar pequeños cuadros, pero son objetos ridículos y despreciables.

[3] Acerca de la pintura, no debo omitir un análisis de personajes famosos de primera fila: Q. Pedio, nieto de Q. Pedio, que alcanzó honra con el triunfo en su consulado, otorgado por el dictador César como heredero junto con César Augusto, siendo de nacimiento mudo, que por consejo del orador Messala, cuya abuela pertenecía a su familia, se ofreció a enseñarle la pintura, y de esta opinión fue también el divino Augusto: el niño hizo grandes progresos cuando murió joven. Pero en Roma fue de lo más popular su pintura. Si no me equivoco, fue Marco Valerio Máximo Messala, quien expuso por primera vez un cuadro en la Curia Hostilia (Edif. 1º del Senado Romano), en el año 490 de la fundación de Roma. La pintura representa la batalla que había ganado en Sicilia a los cartagineses y a Hieron.

[4] Lucio Escipion hizo lo mismo, y expuso en el Capitolio una imagen de la victoria que había ganado en Asia. Y esto, disgustó a su hermano Escipión el Africano, no sin razón: porque el hijo de este último fue capturado en la batalla. Lucio Hostilio Mancino, que entró en Cartago al asalto, ofendió a Escipion Emiliano también en la exhibición al público de una imagen del cerco de la ciudad y los ataques. El mismo se puso a explicar los detalles a la población que venia a verlo, con complacencia, lo que le valió el consulado en las siguientes elecciones. En los juegos de Claudio Pulcro (99 adc.), la escena era mucho mejor para admirar el arte de la pintura: Los cuervos, se dejaron engañar por la decoración y volaron hacia las tejas representadas.

(24) VIII. [1] El primero que dió popularidad a cuadros extranjeros en Roma, fue L Mummius apodado Achayo, porque obtuvo su victoria en Achaya. De hecho, estando vendiendo el botín que era grande, al Rey Attalus dio 600.000 sestercios (¿sestercio=10€?) por una representación de Aristides, con Baco; Mummius, sorprendido por la magnitud de la suma, sospechó de que existía alguna virtud que él no veía, rompiendo el trato. A pesar de todas las denuncias de Attalos, se colocó el cuadro en el templo de Ceres: fue, en mi opinión, la primera pintura extranjero, que en público se vió en Roma.

(25) [2] Creo que después se convirtió en uso común para describir en el Foro, la broma del orador Craso. Este cuestionó un testigo, y a este testigo, le planteó la pregunta: Dime, por lo tanto, Craso, que crees que soy? - Similar a él,- le contestó, señalando a un cuadro, a un galo sacando la lengua. Hubo también en el foro un cuadro de un viejo pastor con su palo, en la que el enviado de los tudescos (alemanes), se le preguntó cómo se sentía, respondió que él no se cambiaba por el original, incluso gratis.

IX. [1] Sin embargo, el que dio principalmente el honor en público a una exposición de pintura fue el dictador César, que Ajax y Medea (VII, 39) puso en frente del templo de Venus Genitrix. El orador fue el Marco Agripa, sin embargo, hombre más cercano al trabajo rustico que a los halagos: Pero un discurso digno y magnífico para la mayoría de los ciudadanos, de la ventaja de hacer públicos todos los cuadros y todas las estatuas, siendo mejor que dejarlas en el exilio en las casas. Pero con esta virtud severa si que compró en el mercado de la ciudad de Cícico a un precio de 1.200.000 sextercios, dos cuadros, uno de Ajax, el otro de Venus. También incrustados en los mármoles, había en la mayoría de las termas, pequeños cuadros, que fueron retirados poco antes al reparar el edificio.

X. [1] El divino Augusto ha hecho más que nadie: en el foro puso su nombre, para que fuera evidente, exponiendo pinturas: una guerra, y en el otro el triunfo. En el templo de su padre, César, ha puesto los Dioscuros, y la Victoria, y otros cuadros que mencionaremos en la lista de los artistas. En el Senado, consagrando el comicio, puso en las paredes dos cuadros: un Nemea sentada en un león, celebrando con una palma en la mano, está enfrente de una estatua de un anciano de pie con su vara: por encima de él está pintado un cuadro con un bigae.(carro de dos caballos)

[2] Nicias (XXXV, 40, 7) ha escrito sobre esta imagen que tenía encáustica (mezcla de cera con pigmentos): este es el término que ha utilizado. En el segundo cuadro, se puede admirar la imagen de un hijo adolescente con su padre, en que saluda la diferencia de edad, que observa a un águila con una serpiente en sus garras. Philochares afirma que esta obra es suya. El maravilloso poder del arte, a juzgar sólo por esta tabla, ya que, a través de Philochares, el senado y el pueblo romano puede contemplar tantos siglos a Glaucion y su hijo Aristipo (fundador de la filosofía hedonista), personajes innobles. El emperador Tiberio, poco agraciado príncipe, presentándose en el templo, dedicó en su turno a Augusto, cuadros de los que hablaremos pronto (XXXV, 40, 7). Con esto escrito mantenemos la dignidad de un arte que expira.

XI. (Capítulo V.) [1] Ya dijimos de qué color pintaron los primeros artistas y que han utilizado cuando discutimos acerca de los colores de los metales (XXXII, 39), Le damos el nombre de este tipo de pintura monocroma. Vamos a decir a continuación, la lista de las artistas, que luego hicieron invenciones, cuáles fueron esas invenciones, y en que tiempos. El plan de nuestro trabajo requiere que abordemos en primer lugar, la naturaleza de los colores. Por último, el arte salió de su caos, se inventó la luz y las sombras, y esta diferencia en que los colores excitan o no. Luego añadió el brillo, que es distinto de la luz. Nombre asignado que se encuentra entre el brillo o la luz y la sombra, el tono (claroscuro), y las uniones de los colores en su transición de uno a otro, harmogen (¿armonia?).

(30) XII. (Capítulo VI) [1] Los colores son brillantes u oscuros, o que sean por su naturaleza o por mezcla. Los colores brillantes, suministrados a el maestro pintor, son el mínium, el armenium, cinabrio, el chrysocolla, índigo, purpuris. Otros colores son oscuros. En cualquier caso, algunos son naturales, y otros artificiales: son naturales, el Sinopis, rubrica , paraetonium , el melinum, eretria, auripigmentum, otros son artificiales, principalmente los que dijimos en los metales, y entre los comunes de color, ocre, el blanco quemado (¿albayalde, cal, yeso?), sandaraca, sandyx, syricum, atramentum.

(31) XIII. [1] El Sinopis se encontró por primera vez en el Ponto: aunque el nombre proviene de la ciudad de Sinope. Nace también en Egipto, y en las islas Baleares, y en África, pero el mejor está en la isla de Lemnos y en Capadocia, y se extrajo de las cuevas, se prefiere el que se adhiere a la roca. manchado por fuera el interior de la masa del color de la Sinope; y se utiliza para dar brillo (XXXV, 11). Hay tres especies de Sinope: El rojo, rojo pálido, y el intermedio. El precio de la mejor es de 3 denarios (en año 64 el denario tiene 3,4 gramos de plata, equivalente a 4 sestercios) la libra (aprox, 327 gramos). Se utiliza, ya sea con un pincel para pintar o el color de la madera.

(32) La que proviene de África se vende a 8 ases (As=0,1 Denario) la Libra y la llaman cicerculum.

[2] El rojo, tiene ventaja para todos los muebles, que es un color más oscuro y muy oscuro se vende al mismo precio para las patas de los muebles. En medicina, se usa ablandado de Sinope, y fácilmente se pone los parches y cataplasmas, seco o líquido. Se utiliza contra las úlceras en sus zonas húmedas como la boca, y las fistulas del ano. Tomada estriñe el estómago. En dosis de un denario, retine las pérdidas; quemada y aplicada, desleída en el vino, cura los granos de los párpados.

(33)XIV. [1] Algunos ponen Sinopis de segunda calidad que tienen, de hecho considerándola como de primera clase de la tierra de Lemnos; muy cercana al minio, y es muy elogiada por los antiguos y en la isla donde nace este producto no se vende sino para sellar, lo que hizo llamarse sphragidas. Se utiliza dando un capa al minio, y falsificado. En medicina se le tiene por excelente. En linimento alrededor de los ojos, alivia el dolor y el lagrimeo de estos órganos, que impide el flujo de las rijas y se administra mezclado, en vinagre, en contra de las pérdidas de sangre (¿hemoptisis?); también la bebemos en las afecciones del bazo y los riñones, así como para las pérdidas de mujeres, y que emplea incluso contra los venenos, y en contra de las lesiones hechas por serpientes de tierra y mar; y por esto está también entre todos los antídotos.

XV. [1] Entre otras tierras rojas, las de Egipto y África son muy útiles a los artesanos de la madera, porque absorbe mejor las pinturas.

XVI. [1] Las minas de mineral de hierro también producen ocre. Quemando la tierra roja en recipientes nuevos cerrados con barro, cuanto más esté el ocre en el horno mejor. Como todos los elementos secos, son buenos para los parches, incluso para la erisipela.

(36) XVII. [1] Media libra de Sinopis del Ponto, diez libras de Sil brillante (XXXIII, 159), dos libras de melinum de Grecia, todos triturados y mezclados entre sí por un período de doce días, da el leucophoron (XXXIII, 64), es decir, una cola que se utiliza para fijar el oro sobre madera.

XVIII. [1] El paraetonium que se conoce como el lugar en que se encuentra en Egipto (en la costa al este de Alejandría, actualmente la ciudad de Marsa Matruh). Dicen que es espuma de mar solidificada con cieno, y de hecho se encuentran pequeñas conchas. También hay en la isla de Creta y Cirene. En Roma se se hace adulterada con greda Cimolia, hervido y espesado. La mejor calidad cuesta 6 denarios la libra. De todos el de color blanco es la mejor y más duradero en revestimientos, a causa de su plasticidad.

(37)XIX. [1] El melinum también es de color blanco, el mejor viene de la isla de Melos. También se encuentra en Samos, pero no es utilizada por los pintores, porque es demasiado pringoso. Lo que se extrae de la tierra se hace buscando las vetas entre las piedras. En medicina se usa como la tiza de Eritrea. Seca por el contacto lengua y quita el pelo, y lo vuelve fino. Se vende por un sestercio la libra. Una tercera clase de color blanco es el cerussa (albayalde) que hemos tratado sobre el mineral de plomo (XXXIV, 54). Hubo también un blanco que se encontró en Esmirna en las tierras de Theodoro, y que los antiguos utilizaban para pintar los barcos. Ahora todo se hace con vinagre y blanco de plomo, como hemos dicho.

XX. [1] El descubrimiento de Usta (quemada) se debe a la casualidad, observando este en los recipientes con cerussa luego del fuego del Pireo (¿? Persas 480 adc. ). Por primera vez lo utilizó Nicias, mentado anteriormente (XXXV, 10), estando lo mejor en Asia, también llamado purpúreo. Usta se vende a seis denarios la libra. También se fabrica en Roma, horneando la piedra de mármol, apagada en vinagre. Sin calcinarla no vale para las sombras.

XXI. [1] La erethrie toma su nombre del territorio del producto (IV, 21, 2). Nicomacho y Parrhasius lo han utilizado. Es emoliente y refresca; cocida, sana las heridas, es especialmente buena para secarlas, así como para el dolor de cabeza y para descubrir la supuración interna, de hecho, no hay pus, si la erethrie húmeda aplicada a la piel no se seca.

XXII. [1] Escribe Juba que el sandaraque y el ocre, son productos de Topacio, una isla en el Mar Rojo, pero no llega de allí. Ya dijimos cómo es el sandaraque (XXXIV, 55). También se hace falso sandarque con albayalde calcinado en horno. El color de esta sustancia debe ser como el de una llama, ya que cuesta cinco ases la libra.

(40) XXIII. [1] Mezclada con otro tanto de tierra roja, se convierte en sandyx pero veo que Virgilio tomó sandyx como césped, en este verso:

murice, iam croceo mutabit vellera luto,

sponte sua sandyx pascentis vestiet agnos. (Egloga IV, 45):

sin artificio alguno con solo pastar la hierba,

se vestirán de sandyx los corderillos.

Esta se vende la libra, a la mitad que la sandaraque; no hay otros colores mejores.

XXIV. [1] Uno de los colores artificiales es el syricum, que se utiliza, como hemos dicho (XXXIII, 120), encima se pone de una capa de mínio. Este se hace mediante la mezcla de Sinopis y sandyx.

(41) XXV. [1] También el color negro es de los artificiales, aunque también es una tierra con un doble origen. A veces mana como salitre, o se preparar sobre la tierra que es del color de azufre. Ha habido pintores que fueron a sacar de las tumbas el carbón quemado a la mitad. Todo esto es innecesario y no nuevo. Se puede hacer, negro de varias maneras, con el humo que se da la combustión de la resina y la brea, y se han construido fabricas que no permiten que el humo se escape, siendo más negro de esta manera, y con las teas muy loado; que se adultera con el hollín de las forjas y los baños, el cual se utiliza para escribir libros. Hay quienes calcinan las heces del vino seco, para garantizar que si es un buen vino, así obtenido, se asemeja a la tinta de indias.

[2] Polygnotus y Micon, pintores famosos de Atenas la preparaban con orujo de uva, y lo llamaron tryginon. Apeles inventó para prepararla quemando el marfil y le dieron el nombre de elephantinum. También se trae de la india el indico negro (¿tinta?), Que hasta ahora la composición es desconocida para mí. Los tintoreros usan el negro con la flor que se pega a las calderas de cobre. Se hace incluso quemando la madera de las teas, y triturando el carbón en un mortero. Las jibias, tienen esa maravillosa propiedad, tienen negro, pero no se usa. La preparación de todos los negros se hace a pleno sol, a la de escribir se le añade goma, para revestir las cuviertas se mezcla el negro con cola. El Negro disuelto en vinagre, no se borra fácilmente.

XXVI. [1] Entre los otros colores que dije (XXXV, 12), por su costo, lo usan solo los maestros. En primer lugar esta el purpuris que está hecho con tierra de plata. Se tiñe junto a los tejidos púrpuras, y tiñe el color más rápidamente que la lana. El mejor es el que se hizo el primero en la caldera hirviendo, donde bebe los jugos en pleno vigor. La segunda calidad la proporciona la misma caldera después de la extracción de la primera. Cada nuevo baño la calidad va disminuyendo, pues el líquido viene a tener menos color.

[2] Se prefiere la purpuris de Puteolanum a los de Tiro, la Getulica y Laconia, desde donde llegan hermosas púrpuras, el morado más valioso se tiñe con hysginum (IX, 65, 3), y se le obliga a que absorba rubia. El peor de los purpuris es el Canusium. El purpuris se vende por treinta denarios la libra. Los que pintan, poniendo en una capa de sandyx dando luego purpuris con huevo, para la luminosidad de color rojo, si es que quieren hacer púrpura, luego dan purpuris al huevo con una capa de color azul (XXXIII, 57).

(46) XXVII. [1] Después de este color el índigo ocupa el primer rango, es de la India, y se forma de cieno espuma juncos, luego de aplastado es negro, pero con retraso, da un bonito tono de azul oscuro. Otra especie de azul es el que flotan en las calderas de los tintoreros de púrpura, morada la espuma. Falsifican el Indigo con cierto tinte hecho con excrementos de palomas, o, tierra Selinonte, o Anular (XXXV, 30). Hay índigo con el carbón: porque la llama pura produce un hermoso color púrpura, y el humo tiene olor marino, por esta razón, creen que lo cosechan en el mar. El precio del indico (añil) es de veinte denarios la libra. En medicina, apacigua, y baja el impetu de los escalofríos en infecciones, y seca las heridas.

(47) XXVIII. [1] Armenia envía la sustancia que lleva su nombre. Es una piedra que se tiñe como chrysocolla (XXXIII, 26). Arménium es el mejor cuanto más de chrysocolla, tirando a verde. Por lo general, se vendía a treinta sestercios la libra, pero había arena en España que recibe la misma preparación, que ha hecho bajar a seis denarios el armenium. Se diferencia de la de color verde en que es un poco mas claro, por lo que es un color más suave. En medicina, se hace el trabajo para mantener el cabello, especialmente en las pestañas.

XXIX. [1] Se utilizan recientemente dos nuevos colores, que están entre los más baratos. Una de ellos es el verde llamado Apiano; que simula chrysocolla, ¡como si no hubiera ya bastantes falsificaciones de esta sustancia!. El Apia es verde se hace también con greda verde, y vale a un sestercio la libra.

XXX. [1] El color que se llama anular (XXXV, 27), es un blanco utilizado para proporcionar luz a las pinturas de las mujeres. Se hace con tiza, que se mezcla con perlas de vidrio que el pueblo a su manera, lo llamó anular.

XXXI. (Capítulo VII.) [1] En los colores, la cretula es amada para la pintura al fresco, se niegan a asumir una capa húmeda el purpuris, índigo, azul, mélinum, Oropimente, Apia verde, y albayalde. Se dan en ceras teñidas con los mismos colores para las pinturas en encáustica. Esto se puede hacer en las paredes, pero es común en los barcos de guerra, e incluso ahora en las naves de transporte. De hecho, decoramos los vehículos peligrosos: no nos sorprende, entonces, si la pintura también está las hogueras de los muertos, y si deben pelear hasta morir, en los gladiadores que van a la muerte, o al menos a la matanza. En vista de la variedad de colores, me doy cuenta y admiro la antigüedad.

XXXII. [1] Con sólo cuatro colores, el mélinum (XXXV, 19) para los blancos, el ático para el amarillo, el Pontico Sinopis para rojos, y los negros con el atramento, que Apeles, Echion, Melantio, Nicomacho, tan famosos pintores, ejecutaron obras inmortales. Entre ellos una sola tabla se podía utilizar para comprar todos los tesoros de una ciudad.

Ahora que el violeta se utiliza para pintar las paredes, y que la India envía el limo de los ríos (XXXV, 27) y la sangre de los dragones y los elefantes (XXXIII, 38), en la pintura no hay más obras de arte, así que todo era mejor cuando los recursos eran más bajos. Sí, es así, y que debido a que, como dijimos antes (XXXV, 2, 2), se centra en el valor de la materia, en lugar de la ingeniería.

XXXIII. [1] No voy a dejar de escribir de la locura de nuestro siglo, en una pintura, el emperador Nerón había mandado pintar en proporciones colosales, ciento veinte pies, en el lienzo algo desconocido. Un coloso con su figura, Esta imagen se acaba de terminar, y un rayo cayó sobre el y se consumió, con la mayoría de los jardines. Uno de los liberados de este príncipe, que quería dar en Antio el espectáculo de los gladiadores, cubrió con pintura todas las puertas públicas como sabemos, donde están retratos reales de gladiadores y muchos gerentes, desde siglos es el mayor impulso en tener gusto por la pintura. C. Lucanus Terentius que fue el primero en pintura, en exponer en público, la lucha de gladiadores: en honor de su abuelo, que le había adoptado, en tres dias dio treinta pinturas de igual valor y puso una tabla sobre la lucha en el bosque de Diana.

(53)XXXIV. (Capítulo VII.) [1] Ahora, daré relación lo más breve que pueda de los famosos pintores, porque no es menester dar largo discurso. Por lo tanto, es suficiente para muchos el nombre por así decirlo, de paso en otros: haciendo excepción en las obras muy conocidas, que convendrá hablar al menos brevemente.

(54) La imprecisión de los griegos es la causa del problema: se han colocado varios pintores de los Juegos Olímpicos. El primer artista que ellos llaman la primera Olimpiada noventa, (para cronología olimpica año 1=195 olimpiada; aprox. 420 adc) pero se informa de que Phidias mismo había sido originalmente un pintor y pinta el Olymplum en Atenas, y también leemos que en la ochenta y tres (460 adc), su hermano Paneno pintando en Elis (XXXVI, 177) en el interior del escudo de Minerva hecho por Colotes, un alumno de Fidias, y que le asistió para hacer el Júpiter Olímpico (XXXIV, 19, 37).¿Qué decir?

(55)[2] añadir esto: también es evidente que Candaule, el último rey Lidio de la raza Heraclidas, que que llamaron Mirsilo, que pagó su peso en oro por una pintura de Bularque (VII-126), en la que representa la batalla de Magnetum, tanta estimación había alcanzado la pintura. Esta debe coincidir con la época de Rómulo: en efecto, Candaule murió en la decimoctava Olimpíada, o, como algunos afirman, el año de la muerte de Rómulo, lo que demuestra, si no me estoy equivocando , que el arte estaba ya muy perfeccionado.

(56)[3] Si aceptamos esta conclusión, se deduce que el inicio de la pintura se remonta a mucho antes, y que se pintaba monocromo (no se sabe cuanto tiempo) una fecha hasta más trasera: Hygianon, Diniam, Charondas, y el que fue el primero en distinguir los sexos en la pintura, Eumarrum de Atenas, que se atrevió a imitar todo tipo de figuras, y finalmente Cimon de Cleone, que desarrolló lo que había inventado este.

[4] Inventó Cimon el catagraphas, es decir las imágenes con su cambio de tamaño cerca o lejos, y que nos miraran estando los rostros de frente o de perfil y menospreciando hacia atrás. Marcó las articulaciones de los miembros, expresó la venas, y también en las vestiduras indica los senos y los pliegues.

(57) Paneno, hermano de Phidias, representó la batalla de Maratón entre los atenienses y los persas. El uso del color era tan común y el arte tan perfecto que se ha dicho que Paneno lograba la similitud, en los capitanes que pinto al mando en esta batalla: al lado de los atenienses, Milcíades, Calímaco, Cynaegire; el lado de los bárbaros Datis, y Artapherne.

(58) XXXV. (Capitulo IX.) [1] Por los tiempos en que Paneno floreció, se dieron los certámenes de pintura en Corinto y Delfos, que fueron los primeros, y Paneno disputó con Timagoras de Chalcis, y perdió en los juegos de Pythian: se puede ver por los versos que Timagoras se hizo a sí mismo, con ciertos errores en las crónicas. Después de estos, y siempre antes de la noventa Olimpiada, otros fueron famosos como Polygnotus de Thasos, que pintó la primera mujer con ropas brillantes, y puso en su cabeza una mitra de diferentes colores: contribuyó en gran medida al progreso de la pintura, por primera vez se abrió la boca, e hizo ver los dientes, e introdujo variación en el rostro, en lugar del rigor anticuado.

(59) [2] Una tabla se puso en el pórtico de Pompeyo sobre un caballete a la vista de los transeúntes, y tenía a uno con un escudo que sube o que baja, pintó un templo de Delfos y el pórtico de Atenas llamado Poecile que hizo con mucha gracia, aunque parte pintó Micón por precio por lo que obtuvo más autoridad. Porque los Amphictyones son el concilio público de Grecia, y votó que se le diera alojamiento de premio. Y otro Micón que llamaban el menor por diferencia con el primero, que tenía una hija llamada Timarite que pintaba

(60) XXXVI. [1] En la Olimpiada 90 vivió Aglaophon, Cephisodorus, Erillus, el padre de Evenor y preceptor de un gran pintor del que hablamos en su momento, Parrasio. Todos estos artistas ya son dignos de elogio, pero no lo suficiente para hacernos detener en nuestro progreso hacia los que eran las luces de la técnica. Entre estas  brillaba Apolodoro ateniense en primer lugar, en la 93 Olimpiada. Quien por primera vez que fue capaz de dar tolerancia a las facciones, y con razón, contribuyó a la gloria del pincel. De su mano, es un sacerdote en la adoración, y Ajax herido de un rayo, y que se pude ver en Pérgamo. No hay antes de él una pintura donde los ojos miren.

(61)[2] Las puertas se abrieron en el arte con Apolodoro, y las cruza Zeuxis de Heraclea el cuarto año de la Olimpiada 95, y el pincel ya que el pincel no entra hasta estos momentos, el pincel , que comenzó a crecer más audaz en sus manos llegó a preciosa foto de la gloria. Algunos autores lo han colocado indebidamente en la 89 Olimpiada, cuando debería estar reservada para Demófilo Himera y Nesea Thasium, pues lo hacemos alumno de uno de estos, aunque no se sabe de cuál es. Apolodoro, mencionado arriba, le hizo versos en contra cuando dijo que Zeuxis guardó para sí el arte que había robado a otros.

[3] Zeuxis adquirido tanta riqueza, que en un desfile que hizo en Olimpia, lo hizo con su nombre bordado en letras de oro en las teselas de sus ropas. Más tarde se decidió a regalar sus obras, porque, dijo, no hay precio suficiente para pagarlas. Así que le dio a Alcmena Agrigentino un Arquelao Pana. Hizo una Penélope, que respiraba castidad. También es un atleta, él estaba tan contento, él escribió esto en la parte inferior para hacerse famoso: "Les será más fácil envidiarme que imitarme". Su Júpiter en el trono, rodeado de dioses, es magnífico, y el niño Hércules asfixiando las serpientes en la presencia de Anfitrión y su madre Alcmena aterrorizada.

(64)[4] Sin embargo, se le acusa de hacer las cabezas y sus articulaciones muy grandes. Por otra parte, su deseo de hacerlo bien era extremo, hizo para los Agrigentinos una obra que se consagra en el templo de Juno Lacinia, para ello examinó a sus doncellas desnudas, y escogió cinco para la pintura de lo que cada una de ellas fuese más bello. Zeuxis fue también monocromo.

[5] Fueron contemporáneos y seguidores Timantes, Androcydes, Eupompe, Parrasio.

(65) Esto, dicen, que competía con Zeuxis. Este trajo las uvas pintadas con tanta verdad, que las aves llegaron a picotear, El otro trajo una cortina tan natural representada, que Zeuxis, orgulloso de la adjudicación por las aves, pidió que retirase el telón de una vez, para ver la imagen. A continuación, reconociendo su ilusión, admitió la derrota con hidalguía, ya que él había engañado a los pájaros, pero Parrasio había engañado a un artista como fue Zeuxis.

(66)[6] También se dice que Zeuxis pintó más de un niño, en que las uvas: el pájaro intenta picotearlas, y procediendo con la misma nobleza y modestia, diciendo: "pinté mejor las uvas que el niño, si lo hubiera hecho tan bien, el pájaro hubiera tenido miedo". También hizo figuras en arcilla, las cuales dejó en Ambracia, y desde allí llevó las Musas a Roma cuando Fulvius Nobilior (año de Roma 666). Fue en Roma, de la mano de Zeuxis, un Elena, en los pórticos de Filipo, y en el Templo de la Concordia, un Marsias atado.

[7] Parrhasius nació en Éfeso contribuyó mucho, también a los progresos de la pintura. El observó por primera vez la proporción, puso la finura en el aire de la cabeza, la elegancia en el pelo, la gracia en la boca, y en concurso con los artistas, ganó el premio a los contornos. Esto es en la pintura la habilidad suprema, la pintura del cuerpo, entre los objetos, es probable que sea mucho más exitosa: en lugar de los extremos del cuerpo, aunque completo el perfil realizado en la pintura, rara vez es ejecutado con éxito;

[8], ya que el fin debe a su vez, terminar con el fin de prometer algo más detrás de él, y aun para ver lo que oculta. Tal es el mérito que le dio Antígono y Jenócrates, quien escribió sobre la pintura y muchos otros puntos, que no confiesa, alaban su capacidad. Todavía hay dibujos de él en sus tablillas y pergaminos, y dicen que los artistas se aprovechan de ellos. Sin embargo, en comparación con el mismo, parecía menos feliz de expresar la parte media del cuerpo. También pintó el pueblo ateniense, y el emblema es genial:

[9] que lo quería hacer variado, enojado, injusto, inconstante, y al mismo tiempo, exoneroso, amable y compasivo, lleno de grandeza, glorioso, humilde, valiente, tímido, y todos al mismo tiempo. Pintó el Teseo que se encuentra en Roma en el Capitolio, y un capitán con su coraza, y, en una tabla que está en Rodas, a Meleagro, Hércules, Perseo. A este cuadro, le cayeron tres veces un rayo, no se ha estropeado, y esto eleva su admiración.

[10] Pintó un Archigallum,(sumo sacerdote, ¿castrado?) cuadro que Tiberio amaba mucho. Este príncipe, de acuerdo a Eculeon Decio, pagó 60.000 sestercios, y que lo colocó en su dormitorio. Pintó a Creta criando un niño en sus brazos, Filisco,y Baco, con la virtud de pie al lado del otro, dos hijos, donde vemos la seguridad y la simplicidad de su edad, y un sacerdote que está cerca del un niño con un incensario y una corona. Todavía hay dos pinturas de él, una muy famosa es un jinete armado que lucha por la tarifa, y que parece verse el sudor: el otro, un hoplita que muere armado colocando sus brazos, y se cree al verlo que exhala el aliento. La gente también se maravilla con Eneas, Castor y Pollux, representada en en una tabla; Télefo, Aquiles, Agamenón, y Odiseo.

[11] Artista fecundo, pero nadie más insolente y orgulloso superando cualquier otra gloria de su talento. Se dió apodos, Abrodieto (que viven en el lujo) y, en otros versos, que se declara a sí mismo Príncipe de la pintura, dirigido por él, dijo, quien la deió perfección. Por encima de todo, reclamó ser vástago de Apolo, y se jactó de haber pintado el Hércules que está en Linde, y que le ocurrió, con frecuencia, durante el sueño. En Samos, por mayoría de votos, quedó después de Timantes para una obra de Ajax y el juicio de las armas, dijo que sufrió en el nombre del héroe, por verse derrotado por segunda vez por un adversario indigno. También pintó imágenes obscenas pequeñas, deshonestas bromas impúdicas.

[12] En cuanto a Timantes, se tuvo especialmente en cuenta, Su Ifigenia, que fue celebrada por las alabanzas de oradores (Cic. de ORAT. 22 § 74): Presentada de pie cerca del altar donde será muerta, pintó la tristeza en los rostros de todos los asistentes, y especialmente en senadores y patricios, y de haber agotado todas las características del dolor, cubrió el rostro del padre, no resultando posible dar expresión más adecuada. Todavía queda una prueba más de su mente, por ejemplo, un cuadro pequeño de un cíclope, para percibir el tamaño de los gigantes, que pintó sátiros de medio pulgar con un tirso. Este el único cuyas obras sugieren más que hay pintado encima, y aunque el mayor arte se manifiesta, sin embargo, creemos que todavía mayor el espíritu. Ha pintado un héroe, muy trabajado, y está llevado al más alto grado el arte de pintar a los héroes: esta obra se encuentra actualmente en Roma, en el Templo de la Paz.

[13] Al mismo tiempo, enseñaba Euxénidas a Aristide, artista famoso, y su discípulo fue Eupompe Pánfilo, maestro de Apeles. Es de Eupompe de un ganador en una lucha, con una palma en la mano. Su reputación era tan grande que hizo escuela, y que, en lugar de dos géneros admitidos anteriormente, el griego y el estilo asiático llamando Heládico a una subdivisión del griego, se dan tres tipos: jónico, ático y Sición: Eupompe fue Sición.

[14] Fue de mano de Pánfilo, la batalla de Fliunte, con la victoria de los atenienses, y también Odiseo en su barco. Era macedonio. Este fue el primer pintor que había estudiado todas las ciencias, especialmente aritmética y la geometría, sin las cuales argumentaba que la pintura no podía ser perfecta. Ha enseñado en persona a menos que un talento: Pedía 500 denarios por año (denario=4 sestercios) Melantio y Apeles le pagaron este precio.

[15] Es a través de la autoridad de este artista, que por primera vez en Sición y posteriormente en toda Grecia, que aprendieron en primer lugar a los niños nobles diagraphica, es decir, a pintar sobre madera y que este arte fue recibido como la primera entrega a las artes liberales. El hecho es que el arte de la pintura todavía conserva el honor que los hombres libres han ejercido, e incluso los hombres de alto rango, y estaba constantemente prohibido enseñar a los esclavos, que es la razón que ni en pintura ni en la escultura no había trabajo famoso realizado por un esclavo.

[16] En la 107 Olimpiada vivió Aetion y Therimachus (XXXIV, 19, 2), que eran famosos. Hay hermosas pinturas de Aetion: un Baco, la tragedia y la comedia; Semiramis que llegan de la categoría de esclavo al trono, una anciana llevando las lámparas, y una novia que destaca por su modestia.

[17] Sin embargo, todos los pintores anteriores y posteriores han sido superados por Apeles de Cos, en la 112 Olimpiada. Por sí mismo ha contribuido al progreso de la pintura casi más, que todos los demás juntos, y ha publicado libros sobre los principios de este arte. Fue especialmente hermosa su pintura, aunque hubo en su tiempo muy grandes pintores que admiraban su trabajo, que la llenaron de elogios, lograban hacer todo lo demás, pero decían que carecían de la charis (venus charis) destinada a él , pero en esta parte el solo, no tenía igual.

[18] Se atribuye a sí mismo otro mérito, admirar una pintura de Protógenes un trabajo enorme y un límite finito, dijo que todo era igual entre él y Protógenes, o incluso superior en el segundo, pero que tenía una ventaja, es que Protógenes no sabia retirar la mano de la tabla: memorable lección, aprendió que lo demasiado a menudo es dañino. Su sinceridad no era inferior a su talento, está de acuerdo en la superioridad de Melantio, en la disposición, y Asclepiodoro en las escalas, es decir, en la distancia que entre los objetos debería ser.

[19] Se sabe lo que pasó entre él y Protógenes: Protógenes vivía en Rodas, y Apeles navegó a la isla, pues estaba ansioso por conocer los trabajos de un hombre que sólo conocía de oídas, que se fue inmediatamente al taller. Protógenes estaba ausente, pero había una gran tabla colocada para pintar, y una anciana que la custodiaba. Esta dijo que Protógenes estaba fuera y preguntó de quien diria que le había buscado: "Aquí respondió Apeles y, cogiendo un pincel, que empató con el color en el campo de la pintura, una línea de extrema delgadez. luego a Protógenes la vieja le dijo lo que pasó.

[20] El artista dijo inmediatamente, al haber contemplado la delicadeza de la línea, - Apeles vino, nadie más puede hacer nada más perfecto.- Él mismo entonces, en esta misma línea, señaló una más delgada con otro color, y se fue a recomendar a la viejo que lo mostrase al extranjero, si volvía, - y le dices: "He aquí el hombre que busca"-. Lo que él había previsto: Apeles regresó, y avergonzado de ser menos, hendió las dos líneas con un tercer color, dejando la línea imposible de más sutil. Protógenes, admitió la derrota, voló al puerto a buscar a su huésped. Consideraron la conveniencia de preservar para la posteridad esta tabla admirada por todos, pero especialmente por los artistas.

[21] He oído que pereció en el incendio que consumió el último de palacio del César en la colina del Palatino. Me detuve una vez ante la tabla, que no contiene nada en su espaciosa extensión más allá de la vista, que aparece como vacío, y en el centro varias líneas excelentes, que huyen de la vista pero que atraían a la vista, con esto es más conocido que cualquier otro tema.

[22] Apeles tenía un hábito que nunca dejó: y era, por muy ocupado que estuviera, no dejar pasar un día sin trazar una línea en la práctica, esta costumbre dio lugar a un proverbio. Cuando hubo terminado un cuadro, lo expuso en una plataforma a la vista de los transeúntes, y de pie por detrás, escuchaba las críticas que le hacían, prefiriendo la decisión del público, como más exacto que la suya. Dicen que, fue reprendido por un zapatero, por mantener una manija en el zapato por dentro de menos. Al día siguiente el mismo zapatero, muy orgullosos del éxito que su comentario de ayer, y que se corrigiese el error, comenzó a criticar la pierna. Apeles, indignado, se presentó, exclamando que no tenía nada más que criticar un zapatero más arriba del calzado, que también quedó como proverbio.

[23] Tenía Apeles alegría y gracia en las formas, que le hace particularmente agradable a Alejandro Magno: el príncipe es un visitante frecuente en su estudio, y como hemos dicho (VII, 38), fue vedado por un decreto, a cualquier otro artista que le retratase. Un día en el taller, Alejandro hablando de pintura sin saber mucho, el artista comenzó suavemente a guardar silencio, diciendo que él no estaba abierto a que se rían los niños que están moliendo los colores.

(86) Con más razón con la autoridad que da de hecho, de ser un príncipe iracundo.

[24] Entonce, Alejandro dio un memorable ejemplo de honra para el pintor, pues la tenía que pintar desnuda para admiración, la más querida de sus concubinas, con el nombre Campaspe, pero el artista con el trabajo se convirtió en su amante, Alejandro, que entró en conocimiento, con gran valor de rey, dijo que Apeles está cautivo de si mismo, y se la dió, que dicha acción no es menor honor que las victorias, porque él se derrotó a sí mismo.

(87) No sólo se sacrificó a favor del placer del artista, y aun de sus afectos, incluso sin tener en cuenta los sentimientos que tenía su favorita de pasar de los brazos de un rey a los de un pintor. Hay quienes creen que sirvió de modelo para la Venus Anadyomene.

[25] Apeles, era muy apacible con sus rivales, el fue el primero, que dió a Protogenes reputación en Rodas. Protogenes era poco conocido en su país, que es lo que suele suceder: Apeles le preguntó qué precio ponía a unos cuadros que había hecho, se dice que poca cosa; Apeles ofreció 50 talentos (un talento=21,6 gramos de plata), y propagó el rumor de que los compraba para venderlos como propios. Esto hizo que los rodios entendieran el mérito de su pintor, y no dio sus cuadros hasta después de haber puesto un precio más alto.

[26] Pintó un retrato con un parecido tal que Apion el gramático escribió algo increíble de una de esas personas que adivina las características de la cara, y que llaman metoposcopes, había adivinado los años de la muerte desde el retrato, o que ya llegó, o en el futuro, de los que representaba. Apeles estaba en poca gracia con Ptolomeo, desde tiempos de Alejandro: Ptolomeo reinaba en Egipto, Apeles fue lanzado por una violenta tormenta a Alejandría; engañado fue invitado por el bufón del rey; y durante la cena llegó el rey Ptolomeo, y mostrando su indignación a los funcionarios encargados de las invitaciones, le preguntó cuál de ellos lo había invitado. El artista tomándolo como un desprecio tomó un carbón, y lo dibujó en la pared de tal manera que el Rey conoció al bufón al primer vistazo.

[27] Apeles dibujó también el retrato del Rey Antígono, ciego de un ojo, e imaginando como ocultar sus defectos, lo hizo el perfil de tal manera, que en la persona no parecía realmente la falta en la pintura, y mostró el lado de la cara que podría mostrar su conjunto. Hay entre sus obras imágenes de personas soplando. De hecho, no es fácil decir cuales son los más excelentes de sus producciones.

[28] La Venus Anadyomenes, es decir, fuera del mar, fue consagrada por el divino Augusto en el templo de su padre César. Este cuadro ha sido celebrada por los griegos con versos que ha ganado, pero ya ilustrada. La parte inferior de esta figura ha sido dañada, pero no hemos podido encontrar a alguien capaz de restaurarla, resultando los daños aún en la gloria del artista. El Tiempo y la decadencia la ennegreció y destruido por la carcoma, este cuadro durante el reinado de Nerón, fue sustituido por otro de mano de Dorotheo.

[29] Apeles también había comenzado, para el pueblo de Cos, otra de Venus que ha superado incluso la primera, pero la envidia de la muerte le impidió terminar, y nadie se ha constado que quisiera seguir el esquema. También pintó en el templo de Diana de Éfeso, a Alejandro Magno con un relámpago en la mano, que parece que se le puede tocar con los dedos y que el rayo sale de la tabla, y le pagaron 20 talentos de oro. Que los lectores recordarán que todas estas obras fueron ejecutadas con cuatro colores (XXXV, 32). Por lo que por esta obra, no hay monedas de oro, para pagarla.

[30] También pintó la pompa de Megabizo, y al sacerdote de Diana de Efeso. A Clitus a caballo, correr al combate: y un escudero dándole el casco que le solicita. No es necesario enumerar las veces que él pintó a Filipo y Alejandro. Se puede admirar en Samos, un Habron. En Rodas, un Menandro rey de Caria, y también pintó a Anceo. Una en Alejandría, Gorgosthenen tragoedum, en Roma, Castor y Pollux con la victoria y Alejandro Magno. Una imagen de la Guerra con las manos atadas a la espalda, y luego Alejandro en un carro triunfal:

[31] Estos dos cuadros fueron facilitados por el divino Augusto, con modestia y buen gusto, en el sitio más principal de la plaza con su nombre. El emperador Claudio pensó que mejor en ambos cuadros quitar la cabeza de Alejandro, y sustituirlas por las del divino Augusto. También se atribuye el Hércules visto desde atrás en el templo de Antonia, pintura muy difícil, la pintura muestra de más el rostro de un Dios. Pintó un héroe desnudo, y esta pintura ha desafiado a la naturaleza misma.

[32] Existe o ha existido un caballo que hizo en competencia. Para esta tabla Apeles dejó el juicio de los hombres y pidió el de las bestias, al darse cuenta de que sus rivales le habían superado por sus pláticas, mostró los caballos a las yeguas y solo relincharon al ver el de Apeles, y no hace falta decir que en esta prueba salió triunfante la pintura.

[33] hizo aún Apeles a Neoptolemo a caballo luchando contra los persas, a Archelao con su esposa y su hija, Antígono acorazado, a caballo. Los maestros del arte prefieren a todos sus otros trabajos el mismo rey a caballo, y Diana en medio de un coro de vírgenes celebrando un sacrificio, el cuadro en el que parece haber superado los versos de Homero (Iliada XVI, 180), que describe el mismo tema. Pintó también lo que no se puede pintar, truenos, relámpagos y rayos: cuadros conocidos como Bronte, Astrapi, y Ceraunobolia.

[34] Sus invenciones en el arte han sido de gran utilidad a todos, Sin embargo, no se le pudo imitar por persona: sus pinturas al terminarlas, les puso una capa de una tinta tan ligera (barniz) que, al tiempo que refleja en más la vitalidad de los colores, protegía del polvo e inmundicias, que no se ven, que parecía de suficientemente cerca que se pudiera tocar. Con la sutileza de la tinta presente, Apeles ganaba la gran ventaja de suavizar el brillo de los colores, demasiado brillantes a la vista, era como si hubiéramos mirado el cuadro a través de una piedra especular. Este proceso dio también un ocultamiento, un tono más oscuro en los colores demasiado brillantes.

[35] Es contemporáneo suyo Aristide de Tebas. Fué el primero en, pintar los sentimientos, y representar la moral del hombre, lo que los griegos la llamaban middot;cedil;· (ética), sino que también expresa los problemas del alma y su color es un poco difícil. Es a la pintura en la que vemos en la toma de una ciudad, una madre moribunda y heridos: detrás un niño se arrastra hacia el cuerpo, de la madre que parece verla y toma de la teta la sangre en lugar de leche que ya se secó. Alejandro había hecho trasladar la tabla a Pella, su tierra natal. Aristide pintó una batalla contra los persas, este cuadro contiene cientos de participantes, y el precio ajustado con Mnasone, tirano de Elate es de 10 minas por cada uno de ellos.

[36] Pintó carros de cuatro caballos corriendo, uno gritando que se le escucha escrito como a las voces de los cazadores y la caza;y a Leontion Epicuro; Anapauomene , que murió de amor por su hermano (Byblis, Ovidio Metamorfosis IX-450), También a Baco y Ariadna, que se ven en Roma en el templo de Ceres, una tragedia y un niño en el templo de Apolo: Esta obra fue estropeado por la torpeza del pintor de que el M. Iunius, entonces pretor, confió para limpiarlo a tiempo de los juegos de Apolo. Hemos visto también en el templo de la Fe, en el Capitolio, un viejo con un arpa dando lecciones a un niño. También pintó un enfermo de quien no terminan las alabanzas. Así destacó en su arte, que el rey Attalus, dió cien talentos por una de sus pinturas.

(101)[37] Junto a Protogenes, como hemos dicho, se desarrolló al mismo tiempo Caunus en la ciudad de Rodas. con pobreza extrema, al principio, como extremo en su deseo en el arte, realizó muy pocas obras. No se sabe con certeza quien fue su maestro, incluso algunos dicen que pintó barcos hasta la edad de cincuenta años. La prueba, dicen, es que la pintura en la famosa ciudad de Atenas, en el Propileo del Templo de Minerva, donde hizo a Paralum y Hammoniada, llamado por algunos Nausicaa, y pintó dos barcos alargados, lo que los pintores llaman Patergas; queriendo mostrar a cuanto llegaron sus obras a esta ciudadela, en el templo tan afamado.

(102)[38] Entre sus composiciones, resalta Jalysus, que se encuentra en Roma, dedicada en el templo de la Paz. Trabajó como vivió, dicen que no comió otra cosa fina que altramuces remojados para sustentarse de su hambre y sed, de manera que su espíritu no se entorpeciera demasiado con el gusto de la comida. Y para defender esta imagen de los daños y de la vejez, le dió cuatro manos de color, de modo que si una capa caía, la otra le sucediese. En otra tabla puso un perro de una manera única, porque parecía que no estaba pintada sino conjuntamente del arte y le encontró en este perro el aliento que parecía ser pintado, convencido de que el resto era muy raro y difícil.

[39] No pudiendo disminuir y que pareciese demasiado, el efecto inmediato de la realidad, en vez de pintura, de ninguna manera. Estaba preocupado, atormentado, porque, en la pintura quería la verdad, no así. Había aclarado varias veces, había cambiado su pincel, y no había manera, y, por último, a pesar de ir contra el arte, tan empecinadamente, tiró su toalla sobre la tabla malhumorado: y la esponja sustituyó los colores, el camino que quería la naturaleza lo encontró caprichosamente.

(104)[40] Algo parecido se dice, de Nealces para poder hacer la espuma de un caballo: al que él mismo lanzó su esponja, mientras pintaba un hombre con un caballo al que retenía. De esta manera, incluso Protogenes les enseña a utilizar la oportunidad. Debido a esto Ialysus, temiendo la quema, por el rey Demetrio, de incendiar el único lugar donde podría tomarse Rodas, por que no se quemase la pintura perdió la oportunidad de la victoria. Protogenes vivía en un pequeño jardín en un suburbio, es decir, en el campamento de Demetrio.

[41] En la lucha no le burlan y no interrumpió de ninguna manera su trabajo, hasta ser llamado por el rey, quien le preguntó cómo se mantenía tan seguro fuera de los muros: "Yo sé ", respondió el artista, "..que hace la guerra a Rodas, no a las artes." El Rey le puso guardia para protegerle y que, no contentos con haberlo salvado, quería ver más de él. Para no perturbarle demasiado, a menudo su enemigo le visitaba, abandonando el cuidado de su victoria, en medio de las armas y de atacar a la pared, mientras, contempla el trabajo de un artista.

[42] Protogenes en esta tabla en la que cabe la circunstancia, que pintó en virtud de la espada: el llamado Sátiro Anapauomenos, que, y para mejor marca de gozo le hizo, una flauta en la mano. Pintó un Cydippe un Tlepoleme, al poeta trágico Philiscus meditando, un atleta, el Rey Antígono, la madre de Aristóteles. Este filósofo le aconsejó la pintura de las acciones de Alejandro el Grande, para eternidad de la memoria. El impulso de su genio, y el capricho de artista, le hicieron preferir los temas que he mencionado. Sus últimas obras fueron un Alejandro y el dios Pan. También hizo figuras de bronce, como ya hemos dicho (XXXIV, 19, 40).

[43] En el mismo tiempo vivió Asclepiodoro admirado por Apeles en las proporciones. El tirano Mnason pagó por doce dioses a 30 minas el dios. El mismo Mnason pagó a Theomnesto 20 por cada héroe.

[44] Tenemos aquí a Nicomacho, hijo y alumno de Aristodemo. Pintó el secuestro de Proserpina, el cuadro que figura en Capitolio que se encontraba en el templo de Minerva, por encima de la capilla de la Juventud. Otro cuadro también lo vio en el Capitolio, donde había colocado Plancus Imperator: era una victoria que asciende a una cuadriga. Fue él quien primero dio a Ulises un sombrero. Asimismo pintó, Apolo y Diana, la madre de los dioses (II, 6, 7) sentado en un león, y la famosa pintura de las Bacantes que son arrebatadas por los Sátiros, y un Escila, que se encuentra en Roma, en el Templo de la Paz. Una artista muy rápido en su trabajo.

[45] Es, de hecho, que tenía un contrato con Aristrate, tirano de Sicyon, de pintar en un tiempo que Aristrate planteó el monumento al poeta Teleste: sucedió sólo unos días antes del la final y el tirano, enojado, quiso castigarlo, pero en esto Nicomacho en unos días había terminado su trabajo con tanto éxito como prontitud. Su hermano Aristide fue su discípulo, y su hijo Aristocles y Philoxenum Eretrium, que pintó para el rey Cassandro una obra de una batalla de Alejandro y Darío. Philoxenum pintó una bacanal con tres Silenos libertinos que comen con regocijo y risas. Imitar a la velocidad de su maestro, incluso inventó una especie de pinturas más breves y bosquejadas (grutescos).

[46] Se atribuye al artista Nicophanes, el ser un elegante y aseado pintor: a quien pocos se le pueden comparar para su aprobación, por su gravedad y noble estilo en el arte, aunque está lejos de Zeuxis y de Apeles. Perseo, que era discípulo de Apeles, y es el artista que escribió su libro sobre la pintura, también por estos tiempos, de Aristide Tebano, sus hijos Aristides y Philoxenum Eretrium. Este último hizo una Sátiro coronado celebrando con una copa, y fueron sus discípulos Antorides y Euphranor, de los que hablaremos pronto.

(112) XXXVII. [1] Este es el lugar para añadir a los que se hicieron famosos con el pincel por las obras de tipo menor. Ente ellos está Pireicus por debajo de pocos pintores en habilidad. No sé si estaba equivocado en su elección de los temas: o si estos con más bajos que otros, sin embargo, en su humildad obtuvo la gloria. En sus temas hizo peluquerías, zapateros, burros, manjares (bodegones), y que habían apodado Rhyparógrapho. Sus pinturas son un placer infinito, y ha vendido piezas por mas dinero que obras muy grandes de muchos otros.

(113)[2] En contraste, Dijo Varron que la tabla de Serapión, tapaba todos los edificios Menianos. Este pintor logró muy bien la decoración, perpectivas y escenas pero no pudo pintar una figura humana, mientras que Dionisio ha pintado solo hombres y fue apodado Anthropographos.

(114) También Callicles hizo pequeñas obras. Calaces en temas de comedias en tablillas. y Antiphile trabajada en ambos tipos, por lo que hizo una hermosa Hesiona y a Alejandro y Philippo con Minerva, que están en la escuela en los pórticos de Octavio, y en los de Filippo hizo a Baco, y Alexandro niño, e Hippolyto con miedo en las calles por un toro suelto, y en el en el pórtico de Pompeyo, Cadmo y Europa.

[3] También pintó una obra ridículamente vestido, a la que le dio el nombre de Gryllus, lo que hizo Gryllus como nombre de este tipo de pinturas. Antiphile nació en Egipto, y ha tenido que seguir a Ctesidemo.

(115)[4] Es preciso no ignorar el pintor del templo de Ardea (XXXV, 6), que reconoce el derecho de la ciudad, e hizo esta inscripción en verso, en la misma pintura:

"Dignos lugares que con pinturas dignas ornamentan estos lugares. El templo de Juno, reina y esposa del dios supremo, son obra de Marco Plautus Cleret, desde Alale, la famosa ciudad de Ardea celebran hoy y siempre, debido a su talento."

(116)[5] Estas líneas están escritas en latín antiguo. No se debería perjudicar a Ludius, en tiempos del divino Augusto: fue el primero que imaginó decorar las paredes de hermosas pinturas, para representar en las casas, porches, jardines, bosques, selvas, colinas, estanques, piscinas, ríos, costas, el deseo de todos: los que caminan o van en barco, o los que llegan a casa o en burro o en carro ; otros pescan o tienden las redes para las aves, cazan, o incluso hacen la cosecha.

(117)Vemos en estas pinturas casas, con el acceso en las lagunas, las personas que llevan las mujeres sobre sus hombros, que tienen miedo de caer, y miles de otros temas agradables e ingeniosos. El artista ha decorado los primeros edificios con paseos cubiertos de verde, con pinturas de ciudades marítimas que son muy agradables y con un coste muy bajo.

(118)[6] Sin embargo, la gloria es para los artistas que pintan cuadros, y esto hace aún más respetable a la antigüedad. En efecto, si bien las paredes y las casas adornadas, no sólo para sus dueños como los cuadros que no pueden ser salvados de un incendio. Protogenes simplemente tenía una cabaña en su jardín; no había pintura en las habitaciones de Apeles y que aún no era conveniente pintar las paredes. En todos estos artistas el arte se guarda en las ciudades, y un pintor pertenecía a toda la tierra. Justo antes de que el divino Augusto, Arellius era famoso en Roma, pero Profana su arte por un gran sacrilegio: aún en el amor con alguna mujer, dio a las diosas los rasgos de sus amantes, por lo que se las pueden contar sus mancebas en sus pinturas.

[7] Fabullus había vivido por entonces, se trata de un pintor de carácter serio, grave, y al mismo tiempo un pintor de flores y humilde. Es suya Minerva, que se mire desde donde se mire, siempre está mirando al espectador. Hacia de la la pintura pocas horas al día, y con gravedad, porque nunca dejó la bata larga, incluso en el andamio. La casa dorada (XXXVI, 24) ("Domus Aurea" de Nerón) es la cárcel de las obras de este pintor, por lo que no se puede ver mucho más de él. Cornelius Pinus, y Attius Priscus alcanzaron reputación. Pintaron el Templo del Honor y el de la Virtud, que restauró el emperador Vespasiano Augusto. Priscus se acercó más a los ancianos.

(121)XXXVIII. (Capítulo XI.) [1] No debemos olvidar en la pintura, una famosa anécdota en relación con Lepidus: durante su triunvirato, llamado por los jueces de no sé qué lugar se quedó en una casa rodeada de bosque. Al día siguiente se quejó ante ellos, con amenazas por no poder dormir, por el canto de las aves, Estos extendieron alrededor del sitio en una larga tira con un dragón que pintaron de espantapájaros y que funcionó, pues dijo, que se silenciaron las aves, así sabemos que de esta manera se puede evitar que canten.

(122)XXXIX. [1] No está claro quien inventó la pintura a la cera encáustica (XXXV, 41). Algunos atribuyen el descubrimiento a Aristide (XXXV, 36, 35), y que después lo perfeccionó Praxiteles. Sin embargo, hubo algunas pinturas encáusticas más antiguas, por ejemplo de Polygnotus, de Nicanor y de Arcésilas, los tres de Paros. Además, Lisipo escribió sobre una de sus pinturas en Egina: µ½µº±µ½ ("Enekaen", Lisipo lo quemó), lo cierto es que no lo habría escrito sino estuviera la encáustica inventada.

(123)XL. [1] Se ha informado de que Pamphile (XXXV, 36, 14), maestro de Apeles, no sólo pintó encáustica, sino que también enseñó el arte a Pausias de Sicyon, el primero que se hizo famoso con estas pinturas. Él era el hijo de Bryetis, que fue su primer maestro. Pinta con un pincel las paredes para Thespis, las paredes luego de restaurarse, y que habían sido pintadas por Polygnotus. En comparación, se le da como mucho más bajo, pero no había peleado con un pintor de su clase.

(124) Este imaginó la primera pintura de paneles. Antes de él no se había decorado de esta manera los departamentos.

[2] Pintó imágenes pequeñas, y especialmente a los niños. Sus rivales, decían que era porque en la encáustica es un proceso de ejecución lenta, y queriendo dar a su arte una reputación de velocidad, pintaba un cuadro al día conocido como hemeresios (trabajo diario), en que estaba pintado un niño.

(125) En su juventud amó a Glyceram, su compatriota, la inventora de coronas, y compitió por su talento con su amante, lo llevó a la encáustica reproduciendo gran variedad de flores y por último, la pintó a la propia sentada con una corona. Esta es una de sus más famosas obras, y es conocida por algunos Stephaneplocos, otros Sthephanopolis, ya que en su vida Glyceram vendía coronas para su sustento. Una copia de esta tabla de la cual se llamó apographon, se compró en 2 talentos por L. Lucullus, en Atenas durante el dionisios (¿festival?).

(126)[3] Pausias, al revés, hizo tablas grandes, por ejemplo, el sacrificio de los bueyes, que se vió en las puertas de Pompeyo. Él inventó los artificios de pintura que muchos han imitado desde entonces y que han igualado. Para mostrar un buey a lo largo, en la pintura lo pone de cara, escorado, y no atravesado, en esta situación se reconoce muy bien las dimensiones del animal.

(127) Entonces, mientras que los otros pintores usan el blanco mezclado en los temas que llevarán proyecciones, el pone el negro, el buey todo negro, y con el mismo le sacó las sombras. Raro esfuerzo de arte que muestran la relevancia en un solo tono, y con fuerza en todas las partes rotas y distintas, todas con unidad. Pausias gastó demasiado tiempo de su vida en Sicyon, esta ciudad ha sido durante mucho tiempo el hogar de la pintura. Bajo la administración municipal (año de Roma 678) de Scaurus (XXXVI, 24, 10), todas las tablas de Sicyon se vendieron al público para el pago de las deudas de la ciudad, y transportadas a Roma.

[4] Después de él, en la Olimpiada 104, se distinguió por encima de todos los demás Euphanor del Istmo, del que ya hemos hablado en la escultura (XXXIV, 19, 27). Hizo colosos, y obras en mármol, y vasos, el más estudioso y laborioso, excelente en todos los géneros, y siempre igual a sí mismo. Al parecer, la primera expresión de la dignidad de los héroes, y en la proporción medida. Sin embargo, en general, les hacía demasiado delgado el cuerpo, y cabeza y las articulaciones demasiado grandes. También compuso los tratados sobre la proporción simétrica y el color.

[5] Son obras suyas: una batalla de caballería, de doce dioses, un Teseo, del que se dijo que Parrhasius se había alimentada de rosas, y el suyo de carne. Hay tablillas de obras famosas en Éfeso de Ulises, y con locura simulada uncía un buey con un caballo, y hombres de largas vestiduras, pensativos, y un capitán envainando su espada.

(130)[6] Por el mismo tiempo vivió Cydias. Hortensius el orador le pagó 144.000 sestercios por una tabla de los argonautas, donde le pintó un templo para recordarle su tierra Tusculano. Antídoto era discípulo de Eufranor. Hizo en Atenas un combate, uno armado con un escudo, un luchador y un flautista, que es uno de los más renombrados.

[7] Es más diligente que productivo. Sus colores eran graves. Su principal gloria es su estudiante Nicias, ateniense, que es excelente pintado a las mujeres.

(131) Da la luz y las sombras, y se aplica sobre todo para dar relieve y realzar las tablas. Son obras suyas: Nemea, traída de Asia a Roma por Silanus, y se colocó, como hemos dicho (XXXV, 10), en el Senado, un Baco en el Templo de la Concordia, un Jacinto (Pausanias III-19-4), al que Augusto, le encantaba tanto esa obra, que se la llevó durante la toma de Alejandría, y por esta razón se ha dedicado en su templo por el emperador Tiberio, y finalmente, Diana.

(132) En Éfeso está la tumba de Megabyse, sacerdote de Diana (XXXV, 36, 30), en Atenas, necromancia, descrita por Homero (Odisea, Canto XI).

[8] Nicias se negó a venderle el cuadro al Rey Attalo por el precio de 60 talentos, Y antes la dió en gracia a su patria, estando él abundante en riquezas. Hizo grandes pinturas, entre las que están: Calypso, Io, y Andrómeda, una hermosa pintura de Alexandro, que está en los pórticos de Pompeyo, y Calypso sentada.

(133) A este pintor se le atribuyen dos cuadrúpedos. También representa al perro muy bien. Este Nicias sobre quién Praxiteles, cuando le preguntaron cual de sus obras le gustaba más, respondió: "Aquellas en que Nicias ha puesto su mano", en tanto estimaba su barniz. No está claro si él u otro del mismo nombre, es a quien se refieren en la 112 Olimpiada.

(134) [9] Se compara a Nicias, y puede preferirse, con Athenion de Maronites (IV, 18, 3), un discípulo de Glaucion de Corinto. Su color era más áspero, y, con esta austeridad se hace más agradable, por lo que vemos en su pintura que es inteligente en su arte. Pintó en el templo de Eleusis a Phylarque; en Atenas, la frecuencia que llamaron syngenicon familiarmente, una muchacha disfrazada de Aquiles y Ulises reconociéndolo, y en un cuadro que ha contribuido más a su fama, un muchacho con un caballo. Si no hubiera muerto joven, nadie le sería comparable.

(135) [10] El Macedonio Heraclides también tiene un nombre. Primero pintó naves; se retiró, antes de que el rey Perseo llegara a Atenas, que fue al mismo tiempo Metrodoro, pintor y filósofo, famoso y con autoridad en la pintura y la filosofía. El vencedor de Perseo, L. Paulus, quien pidió a los atenienses que le enviaran un filósofo estimado para la educación de sus hijos, y un pintor para pintar su triunfo, estos eligieron a Metrodoro, diciendo que él era muy adecuado para llevar esta doble tarea, y Paulus lo encontró eficaz.

(136)[11] Timomachus de Bizancio, en la época de César, le pintó un Ajax y una Medea, que fueron colocados por el dictador en el templo de Venus Genetrix, y pagó 80 talentos. Terentius Marcus Varro valora el talento ático en 16 sestercios. De Timomachus, son renombrados: Orestes, e Ifigenia en Tauris. Lecythion, maestro ágil, de parentela y noble familia, hizo dos hombres con ropas alargadas, estaba uno a punto de hablar, uno de pie y otro sentado. Sin embargo, es en su Gorgona en el que el arte, parece tener todo a su favor.

[12] Aristolaus, hijo y discípulo de Pausias, fue uno de los pintores más graves. De su mano son: Epaminondas, Pericles, Medea, la Virtud, y Teseo, una imagen del pueblo ateniense, y un sacrificio de bueyes. Hay quienes creen que Nicophanes, era discípulo del mismo Pausias, en la diligencia, pues tenía una precisión que sólo puede venir de otro artista. Además, es difícil en sus colores, aunque copioso en el amarillo (la sil; XXXIII, 56). En cuanto a Sócrates, justamente sus pinturas agradan a todo el mundo. Tales pinturas son suyas: Esculapio con sus hijas, Hygia, Aegle, Panacea, Iaso, y Pereza, llamado Ocnos: torciendo esparto mientras un burro le va royendo.

[13] Hasta el momento he mencionado los más excelentes en uno u otro tipo, pero no puedo pasar en silencio a aquellos que están próximos a los primeros. Aristoclides pintó el templo de Apolo en Delfos. Antiphile es famoso por un niño soplando el fuego que ilumina la habitación y la cara del niño muy bello, y también un taller de hilanderas, donde las mujeres se dan toda prisa para completar su tarea, y un caza del rey Ptolomeo, pero sobre todo un Sátiro cubierto con una hermosa piel de una pantera, y se llama aposcopeuonta. Aristophon se hizo famoso por Anceo, herido por el jabalí, y Astypalea, compañero de su dolor y una tabla con una gran cantidad de caras, Príamo, Helena, Credulitas, Ulises, Ceiphobus, Dolus.

[14] Androbius pintó a Scylla cortando las anclas de la flota persa; Artemonas pintó una Danae que admiraban los pescadores, y a la Reina Stratonicen, Hercules y Deianiram nobilísimas, pero las mejores obras suyas están, en el Pórtico de Octavia, despojado de su mortalidad Hercules en el Monte Oeta en Doridos, los que eran mortales, entrando en el cielo con el consentimiento de los dioses. Y la aventura con Laomédon Hércules y Neptuno. Alcimaque pintó a Dioxippum ganador en pankration en Olimpia, libre de polvo, a lo que llaman los griegos ἀº¿½¹Ä¹ (vencedor). Coenus pintó medallas.

[15] Ctesilochus discípulo de Apeles, se hizo famoso por una pintura que representa a Júpiter haciendo burla de Baco, con una mitra en la cabeza y gritando como una mujer, en medio de las diosas que desempeñan como parteras; Cleo pinto Cadmo; Ctesidemus pintó tomando Oechaliae y una Laodamia. Clésidès es conocido por una ofensa de la Reina Stratonice: Esta princesa que no había hecho una honrosa recepción, está a caballo pintada con un pescador que se cree que es su amante. Expuso esta pintura en el puerto de Éfeso, y huyó a toda vela. La reina que no quiso que se quitase la tabla, debido a la extrema similitud de los dos retratos. Cratinus es célebre pintado actores en Atenas, en el pompeo.

[16] Hay una victoria de Eutychides manejando un carro con dos caballos. Eudorus fue señalado por una decoración de teatro, también hizo figuras en bronce. Hippys se cita por una victoria y Neptuno. Habron ha pintado la Amistad, y la Concordia, y los simulacros de los dioses. Leontiscus pintó a Aratum ganador con un trofeo y una lira, León, pintó una Safo.

[17] hizo Nearchus una Venus entre las Gracias y cupido, y a Hercules triste y arrepentido de su ataque de ira; Nelaces pintó una Venus, este se trata de un ingenioso e inventivo artista, la pintura de una batalla naval entre nativos egipcios y los persas, y quiere dar a entender que ellos están contendiendo en el Nilo, cuya agua es similar a la del mar, como ver un emblema que no podría hacer el arte, en una pintura en la costa bebia un burro y un cocodrilo que lo acecha.

[18] Oenias pintó a Singenico, Philiscus pintó el estudio de un pintor, en la que un niño sopla el fuego. Phalerion un Escila. Simonides a Agatharchus y Mnemosyne. Simus es el autor de un joven hombre sentado, en la casa de un lavadero de ropa, y un personaje que celebra la gran fiesta de Minerva llamada quinquatrus, y una gran Némesis egregia.

[19] Theodore es autor: de un hombre sonándose las narices; el asesinato de Clytemnestra por Orestes, y Egistho; y de la guerra de Troya en una serie de cuadros que se encuentran en Roma, en el pórtico de Filipo, y una Cassandra, que se encuentra en el templo de la Concordia, y a Leoncio, amante de Epicuro, en actitud de meditación y, finalmente, el rey Demetrio. Theon pintó la furia de Orestes, y a Thamyras musico de lira; Tauriscus pintó un Discobolus, y a Clytemnestra, un pequeño dios Pan, y Polynice pidiendo su reino, y a Capanea.

[20] Al hablar de estos artistas, no debemos olvidar un hecho notable: Erigonus, triturador de colores para el pintor Nealcae, que se hizo mucho progreso, a su vez, había un famoso estudiante, Pasias, hermano de Aeginetae escultor. Pero lo más curioso y digno de comentar es que admiran más que la producción terminada, las últimas piezas de los artistas, incluso los que han dejado imperfectas, como Iris de Aristide, las Tyndaridas de Nicomacho, la Medea de Timomaco y Apeles este cuadro ya se ha mencionado, la Venus. De hecho, se considera que el esbozo de la izquierda, es el pensamiento del artista, algo de dolor implicado por no acabar el trabajo, y lamentamos no poseer las manos por la muerte en la ejecución.

[21] Vamos a tratar de artistas, de menor fama: Aristocydes, Anaxandre, Aristobulus Syrus; Arcesilas, el hijo de Tisicrate (XXXIV, 19, 18 y 39 ); Coroebus, un discípulo de Nicomacho; Charmantides discípulo de Euphranor; Dionysodorus, Colophonius, Diógenes, que vivía con el rey Demetrio; Euthymidès, Heraklides macedonio, Milon Soleus, Pyromachi discípulo de escultura; Mnasitheus Sicyonius; Mnasitimus, el hijo y discípulo de Aristonidas (XXXIV, 40); Nessus, el hijo de Habron (XXXV, 36, 30, XXXV, 40, 16); Polémon de Alejandría, Theodorus Samius y, Stadios, ambos discípulos de Nicosthenes; Xenón, y su discípulo Neoclis, Sicyonius.

(147)[22] Las mujeres también han pintado, Timarete, la hija de Micon, hizo una Diana que está en Éfeso, que pertenece a los más antiguos monumentos de la pintura, Irene, hija y pupila del pintor Cratinus, hizo una niña que está en Eleusis. Calypso, hizo un hombre viejo, y el charlatán Theodore; Alcisthenen, hizo un bailarín (¿acróbata?); Aristarete, hija y pupila de Nearchi, hizo a Esculapio. Iaia Cyzicena, doncella en su vida, trabajó en Roma en tiempos de juventud de Terentius Marcus Varro, pintó también a pincel cuadros, la mayoría retratos de mujeres: Está en Nápoles con una vieja en un gran cuadro, pero también hizo su propio retrato de un espejo.

[23] No hubo mano en la pintura más rápida, fue tan hábil y supo tanto en cualquier momento, que sus obras se vendían mucho más caras que las de los dos más grandes retratistas de su tiempo, Dionisio y Sopilo, cuyas pinturas llenan las galerías. Olympia también pintó algunas cosas: pero nadie sabe otra cosa más allá de que Autobulus fue su discípulo.

XLI.  [1] Es cierto que antes había dos formas de pintura en encáustica (XXXV, 39), es decir, con cera, y el marfil al cestro (buril aplicado en caliente). Estaban solos hasta que se hubo comenzado a pintar los barcos, en que se añade la tercera vía, como sigue: se calientan las ceras en el fuego y se dan con el pincel, una especie de pintura que, en los barcos no se altera ni se deslustra ni por el sol o el agua salada o por el viento.

XLII. [1] En Egipto los tejidos son teñidos con un proceso muy singular. Primero se untan los paños blancos gastados, no recubiertos de colores, sino de mordientes, que se aplican en el tejido, y luego se sumergen en un cubo de tinte en ebullición y, a continuación, aparecen plenamente los matices: Lo maravilloso es que hay un solo color en la caldera, la cosa es que se logran diferentes colores, dependiendo de la mordiente y estos colores no pueden ser eliminados por el lavado. Por lo tanto, la caldera, sin duda habría hecho de si uno más del mismo color que ya ha asumido a las telas pintadas, de hecho, más de uno. En vez de eso al mismo tiempo, cocción y teñido, y los tejidos que han sido sometidos a esta cocción son más fuertes que si no se hubieran cocido.

(151)XLIII. (Capítulo XII.) [1] Esto debería ser suficiente y en exceso de la pintura. Ahora voy a tratar sobre el arte de modelar cosas de barro, o de plástica. Butades de Sicyon, ceramista de arcilla, fue el primero que lo inventó en Corinto, el arte de hacer retratos con arcilla y que hasta hoy es utilizado, sin embargo, es gracias a su hija: ella y  el amor con un joven que partía a un lejano viaje, dibujó los contornos de las líneas, en la sombra de su rostro proyectado en una pared por la luz de una lámpara, el padre aplicó arcilla en las líneas, e hizo un modelo que luego puso al fuego con otras cosas de cerámica. Se ha informado de que estas primeras obras se guardaban en el ninfeo hasta la destrucción de Corinto por Mummius (XXXIV, 3) (año de Roma 608).

[2] Otros sostienen que los primeros inventores de la plástica fueron Theodoro y Rhoecus en Samos, mucho antes de la expulsión de Bacchiadas de Corinto, que huyeron a esta ciudad, y en Etruria, dieron a luz con Tarquino el Viejo, rey de los romanos, que Démarate, fue acompañado por los modeladores Euchira, Diopum, Eugrammum, y que estos artistas de la plástica se lo transmitieron a Italia. La invención de Dibutades de mezclar con la arcilla tierra roja, o greda y tierra roja, También fue el primero en poner máscaras sobre los bordes de los tejados, que él llamó primero prostypa (saliente) y luego el mismo artista lo hizo prominente, ectypa. A partir de ahí vinieron los adornos del techo de los templos. Es por lo que los artistas de este género han sido llamados plásticos.

XLIV. [1] Fue el primero que hizo un vaciado del rostro de un hombre con escayola, y empezó a hacerlas mas rectas y perfectas. La primera imagen a través de la fundición a la cera en el molde de yeso, fue Lisístrato de Sicyon, hermano de Lisipo del que hablamos (XXXIV, 19, 12). Esto dió la manera de hacer retratos al natural, antes que él, sólo podía hacerse de la mejor manera posible la cabeza. Con la misma imaginación del artista, se hacían las estatuas pero sin el modelo, esta idea fue tan popular, que no se hacía figura o estatua sin un modelo de arcilla, por lo tanto, parece que esta ciencia fue antes del arte de la fundición de bronce (XXXVI, 4, 6).

(154) XLV. [1] Los más famosos modeladores del barro son Damophile y Gorgase, ambos también pintores. Que adornan sus obras en estos dos géneros, en el templo de Ceres en Roma, cerca del Circo máximo. Una inscripción en griego para saber que las obras son Démophile a la derecha, y las de Gorgase en la izquierda. Varron dice que antes de la construcción de este templo, era Toscana (XXXIV, 16) la obra del templo, y que lo repararon quitando las pinturas que estaban en las paredes, y las cajas con las pinturas y sus cercos además de las figuras con relieve que estaban en el frontispicio.

(155)[2] Chalcosthenes trabajó en Atenas en arcilla, en el lugar, el nombre de su estudio se llamaba Cerámicos. Varron informó haber conocido a un hombre llamado Posis en Roma, que hizo frutas uvas y peces similares, pero no se podían, con la vista, distinguirlos del verdadero fruto. El mismo autor elogia a Arcesilos amigo de Lucio Lucullus (XXXV, 40, 2), cuyos modelos de barro solían ser vendidos a los mismos artistas más que las obras de los demás.

(156)[3] Este mismo modeló una Venus Genitrix que se encuentra en el Foro de César, que fue creada antes de ser completada, ambos estaban ansiosos por dedicarla; que el mismo artista con Lucullus le dió 60.000 sestercios, por una Felicidad, que se muestra en privado por la envidia de la muerte de uno y otro; A Octavio, caballero romano, con el deseo de hacer una taza le hizo un modelo en yeso, Arcesilaum vendió el modelo en un talento. Varron loa todavía a Pasiteles, quien dijo que la madre de la talla y de la escultura son las estatuas de barro, que, aunque excelente en todas estas artes, no hace nada sin antes en primer lugar hacer el modelo. Además, dijo que el arte del modelado se cultiva en Italia y, especialmente, en Etruria, y que se lo llevó Turianus de Fregelles cuando Tarquino Prisco pidió ajustarse la figura de Júpiter, que se consagró en el Capitolio;

(157)[4] Este Júpiter era de arcilla, y por eso era costumbre de darle pintura roja (XXXIII, 111); la cuadriga en la parte superior de este templo, y que a menudo hablabamos de ella era de arcilla, el mismo artista hizo el Hércules que sigue estando hoy en Roma con el nombre del material que se hizo. Estos eran en ese momento las más hermosas estatuas de los dioses de Roma y no se quejaban quienes adoraban a los dioses de barro: el oro y la plata, ni siquiera se trabajó para los dioses.

(158)XLVI. [1] Sigue habiendo en varios lugares tales simulacros. En los municipios de Roma todavía se puede ver muchos templos con un trabajo admirable, y con el arte duradero, más respetable que el oro, y más seguros.

(159) Hoy en día, en medio de nuestra riqueza, en los sacrificios que ofrecemos el primer trago, no se hace en vasos murrinoos o en jarrones de cristal, sino en vasos de barro, con lo benéfico de la tierra que parece inexpresable apreciar todos los detalles. Cereales, vino, frutas, hierbas, arbustos, medicamentos, metales, y con tantas diferencias, prodigamos en la discusión, sólo en la cerámica, debido al continuo empleo con el que consigue satisfacer nuestras necesidades: Tinajas para contener el vino, las tuberías para llevar agua; bolas huecas hechas de pezón para el baño, simple y dobles ladrillos para sostener el techo, de tales usos para que el rey Numa, estableció una escuela, la séptima colegio de alfareros.

(160)[2] Algunos incluso han gustado mejor ser enterrados en ataúdes de arcilla, por ejemplo Terentius Marcus Varro, el Pitágoras, con hojas de mirto, olivo y el álamo negro. La mayoría de la raza humana utiliza los vasos de tierra. Se citan la cerámica de Samos como excelentes platos para la mesa.

[3] Lo mismo se dice hasta ahora para Arretium (Arezzo) en Italia, y solamente para la copa, en Asta, Surrentum, en Pollentia, y en Sagunto en España, y Pérgamo en Asia.

(161) La ciudad de Tralles Asia, y en Modena Italia, también dan nombre a sus ollas de barro, porque estos productos hacen que las ciudades y los talleres famosos hagan rodar la fama a donde envían sus obras a todos los lados por tierra y mar. En Eritrea un templo, nos muestra dos ánforas consagradas, debido al escaso espesor de sus paredes. Ellos se debe a un desafío entre el maestro y su alumno, en quien labra la tierra más sutilmente. Los jarrones de Cos son los mejores, los más fuertes los de Adriano.

(162) Hay ejemplos alrededor de estos jarrones de su severidad, leemos que P. Coponius fue condenado por soborno porque había otorgado un ánfora de vino, a aquel que tenía que darle el sufragio. Hablemos del mismo lujo que concede cierta autoridad a la cerámica: la tripatinum fue, según Fenestella, el más alto grado de esplendor en las fiestas, pera este tripatinum fue un plato de anguilas, un plato de pescado llamado lobo (barbátula), y un plato de pescado llamado myxons (¿mujol?) (XXXII, 25); porque iban cayendo las buenas costumbres, aunque son preferibles a las de los filósofos de Grecia.

[4] En efecto, se informa de que los herederos de Aristóteles en la almoneda, vendieron hasta sesenta platos.

(163) He dicho, hablando de la naturaleza de las aves (X, 72) un solo plato de la tragedia de Esopo había costado 600 sestercios. No tengo ninguna duda de que el lector estará indignado por esta historia pero era poco. Vitellius, el emperador, se hizo hacer un plato de un millón de sestercios, un plato para el que había construido un horno abierto en el país: por tanto la lujuria vino a estos excesos, y a pagar más por un vaso de barro que por un murrinoo.

(164) Debido a este plato que Mucianus, cónsul por segunda vez en un discurso criticó acusador, la memoria de Vitellius, por estas especies de estanques planos. No menos detestable que el plato envenenado de Asprénas, por el que Casio Severo fiscal le acusó de dar muerte a ciento treinta personas (XXIII, 47).

(165)[5] Con estas obras se hicieron célebres las ciudades también, por ejemplo Regio y Cumas. Los Sacerdotes de Samia la Madre de los dioses (Cibeles), conocidos como eunucos Gallo, se quitan la virilidad con un trozo de vaso de la tierra de Samos: de otro modo mueren como resultado de la operación, si creemos a M. Caelio, quien añade que así había que cortar la lengua a quien profería graves injurias, a quien habría que reprocharle que él maldecía respecto de Vitelio: ¿Que no ha de imaginar el arte? Usamos las piezas rotas, que añadidas molido a la cal, se vuelve más fuertes y duraderas las obras conocidos como Signias, y que incluso se ha aplicado esta preparación en los tapadores.

XLVII. (Capítulo XIII.) [1] Sin embargo, la tierra proporciona otros recursos. Que, de hecho, se asombra de ver lo más vil de la tierra, es por eso que nosotros llamamos polvo en las colinas de Puteolanis, que se oponen a las olas del mar, e inmediatamente después de la inmersión, se convierte en piedra y es impermeable al agua, y cada día más dura, ¿especialmente si se mezcla con el cemento Cuma?

[2] Una tierra de la misma propiedad se encuentra en el territorio de Cyzicena; no es polvo, pero la tierra misma se corta en bloques de todos los tamaños: sumergida en el mar, adquiere la dureza de la piedra. Esto mismo se muestra dicen en torno a Casandra, y en la fuente de Cnido, que es suave, la tierra se convierte en piedra en ocho meses. Desde Oropo a Aulida, toda la tierra que llega al mar se convierte en roca. La más fina de la arena del Nilo no difiere mucho del polvo Puteolano. No se utiliza para resistir el mar y romper las ondas de choque, sino para aprovechar el cuerpo a través de los ejercicios de la palestra. Es de allí la que traian a Patrobius, liberado del emperador Nerón. Además parece que se traía a Leonato, y Cratero, y Meleagro, general de Alejandro el Grande, se llevaba la arena con las demás municiones militares, pero voy a decir nada más sobre esto, o lo que estos ejercicios en los ceromatos y que usa la tierra en la juventud para fortalecer el cuerpo, pero se pierde la fuerza del alma.

XLVIII. (Capítulo XIV.) [1] Que diré de la tierra, ¿no existen en África y en España las paredes de tierra?, las cuales llaman sormaceas. Con dos tablas las rodean para darles forma a las paredes, y se va corriendo el molde entre dos paredes, en el lugar de la construcción. Duran desde hace siglos, siendo inexpugnables a la lluvia, el viento, el fuego, y mucho más fuerte que el cemento. En España se siguen viendo las atalayas y torres de tierra de Aníbal (II, 73) situadas en la cima de las montañas. El esmalte que se utiliza para fortalecer los campamentos, y los diques que se oponen a la impetuosidad de los ríos, son también de tierra. ¿Quién no sabe que en las paredes los cercos de madera se encuentran con arcilla, y que las paredes están construidas de adobes cruzados?

XLIX. [1] Los ladrillos no deben ser de arena o grava del suelo, y mucho menos de un suelo pedregoso, El suelo debe ser gredoso, o que contiene algo blanco o rosa. Si uno emplea una tierra arcillosa, por lo menos tiene que ser firme (XXXI, 28). La primavera es el mejor momento para dar forma al ladrillo, sobre todo si están trabajados hacia el solsticio de verano. No se utilizan en los edificios hasta que tienen dos años, e incluso el material la tierra sin triturarse antes que se haga macerar y remoje. Existen tres tipos de ladrillo: el Lydio, que utilizamos, con un pie de largo y medio pie de ancho, el tetradoron y pentadoron.

[2] Los antiguos griegos llamaban Doron a lo que llamamos nosotros palmo, por lo que dicen Dora, o dadina (palma), lo mismo da. Por lo tanto, estos ladrillos tienen cuatro y cinco palmos, de acuerdo a su nombre aunque la anchura es la misma. Los griegos emplean pequeños edificios de ladrillo en las obras privadas y ladrillos más grandes en los edificios públicos. En Pitanae en Asia y Maxilua (Manzanilla, en Huelva) y Callet (Montellano y Morón de la Frontera) ciudades de España se hacen ladrillos, que secos, flotan sobre el agua: el material es una piedra pómez, excelente cuando se puede amasar. Los griegos preferían los muros de ladrillo, si no se podía de pedernal. De hecho, los muros de ladrillo durarán para siempre, si se labran bien aplomadas. Además, con ladrillos, se construyeron los edificios públicos y los palacios de los reyes: en Atenas, el muro que va hacia el monte Hymettus, en Patras, los templos de Júpiter y Hércules, sin embargo, los rodearon de columnas de piedra asi como los arquitrabes; Y en Tralles el palacio de Attalus, en Sardes, el de Creso, que hicieron una congregación de Senadores, en Halicarnaso, el de Mausolo, estos edificios aún subsisten. En Lacedemonia cortaron la obra de los aposentos que están en paredes de ladrillo que contienen un bello mural pintado sobre una pared de ladrillo encerrándola en cercos en un armazón de madera, y fue llevada a Roma siendo ediles por Varron y Maraeus, para decorar el comicio. Fresco, admirable en sí misma, es aún más admirado por el transporte. En Italia también hay muros de ladrillo, en Arreti y Mevaniae. En Roma no existen estas construcciones de este tipo, porque una pared de un pie y medio no soporta más de un enmaderamiento, y las reglas de la propiedad no permiten que se hagan más gruesas, ni las paredes de en medio lo aguantan.

L. (Capítulo XV.) [1] Sobra con lo dicho sobre los ladrillos. En los otros tipos de tierra, tal vez la más notable es el azufre, que es uno de los más poderosos agentes. El azufre se encuentran las Islas Eolias, situadas entre Sicilia e Italia, que, ya hemos dichos (III, 6), que se encuentran en ignición. Pero el más famoso proviene de la isla de Melos. Hay también en Italia, en el territorio de Nápoles, en Campania, en las colinas denominadas Leucogaei (XVIII, 20, 5). Una vez retirado de la mina, lo purifican con el fuego. Hay cuatro especies de azufre: azufre fuerte, lo que los griegos la llamaban apyros; encontramos sólidos, es decir, el estado de terrones grandes;

[2] los otros se encuentran fundidos, y se purifican al hervirlos con aceite, se ha tomado el de estado sólido, transparente y verde sólo se utiliza este por los médicos ; hay un azufre llamado Glaeban, que emplea sólo en los talleres de ropa, una tercera especie, que sólo se utiliza para la lana, con el vapor, y que la hace suave y blanca: y que llaman tegula, y finalmente un cuarto caso, que se utiliza principalmente para mechas de azufre. Por otra parte, el azufre tiene la virtud, que arrojó luz sobre el olor se está extendiendo el reconocimiento de que si una persona se sabe que cayó enfermo.

[3] Anaxilaus se burló con el azufre: puso carbones encendidos con un cáliz de vino, y, mientras caminaba alrededor de los convidados lo quemó, que les dio por la reflexión una lúgubre palidez de la muerte. El azufre calienta y hace madurar, pero disipa los tumores y el hinchazón de los cuerpos, por lo que se mezcla con yeso en cataplasmas y emplastos. Aplicado a los riñones y los lomos con grasa, cuando hay dolor tiene un efecto maravilloso.

[4] Con la trementina, se quitan los empeines de la cara y la lepra con resina de Therebinto: los llamamos herpex con este parche, debido a su velocidad para tomarlo, que así sea para retirarlo también. También es bueno para el asma chapándolo, y para los esputos purulentos, y picaduras de escorpión. Para el vitíligo el azufre mezclado con nitro, triturado con vinagre y aplicado como linimiento, hace desaparecer las manchas blancas. Mezclado con vinagre y la sandaraque, mata las liendres de los párpados. Con azufre se hacen también las ceremonias religiosas: se utiliza en fumigaciones para purificar las casas. Su virtud se siente incluso en las aguas termales (XXXI, 32). Ninguna sustancia se enciende más fácilmente, lo que demuestra que tiene una gran cantidad de fuego. Los Rayos y relámpagos también tienen olor a azufre, y la luz que desprenden es sulfúrea.

LI. [1] Se asemeja el betún al azufre, en su naturaleza, en parte es cieno en parte es tierra, Sale del lago de Judea. como hemos dicho (V, 15, 3); en la tierra de Siria, alrededor de la ciudad costera de Sidón. En ambos estados, son espesos y se endurecen. También hay un asfalto líquido, parecido al Zacynthium y que se trae de Babilonia, también hay asfalto en blanco. El Apolloniaticum es demasiado líquido. Todos llevan el nombre de griego pissasphalton, que se parece a una mezcla de pez y betún.

[2] También se da el betún de petróleo como en Sicilia, en las afueras de Agragantino, que estropea el agua. Los residentes lo recogen con panículas de caña, a las que se pega fácilmente. Ellos lo usan en su lugar como una lámparas de aceite, y también para la sarna de las bestias de carga. Hay quienes dicen que la nafta es una especie de betún, de lo que hemos debatido en el segundo libro (II, 109), pero la indispensable calidad de combustión que tiene, y que es análogo al fuego, hace que sea inadecuado para su uso.

[3] La marca de que el betún es bueno es ser muy brillantes y denso, pero como se forja con pez, también es bastante suave. Tiene las propiedades de azufre: restaña, resuelve, aprieta, y aglutina. Si se enciende, pone en fuga a las serpientes por su olor. El de Babilonia dicen que es eficaz para las cataratas y nuves de los ojos, también para la lepra, empeines, y prurito del cuerpo. Se aplica como linimento en la gota en los pies. Todas las variedades de betún utilizado levantan y despliegan los pelos, hecho linimento con nitro, cura el dolor de dientes.

[4] Tomado dentro con el vino, el betún mejora la tos senil y difícil de respirar. Se utiliza de la misma manera en la disentería, y que se detenga el vientre. Venido en el interior con vinagre, disuelve los cuajos y los saca fuera. Alivia el dolor en los lomos y las articulaciones. Con harina de cebada, es una cataplasma, en la que se bautizó con su nombre. Que se detenga la sangre, cierra las heridas, junta los nervios partidos.

[5] Se administra para la fiebre en dosis de un cuarto de dracma, y otro tanto del mismo peso de menta (XIX, 47, XX, 53), machacado con un óbolo de mirra. El betún cuando se quema muestra y descubre la enfermedad de la gota. Al olerse con vino y se disipa castoreum (glándula del castor) resuelve los ataques de histeria. En las purgaciones femeninas y para abordar el colapso de la matriz. Bebido con vino provoca la menstruación en las mujeres, es emenagogo. Como para el empleo en otras artes, que se frota los vasos de bronce, lo que los hace más resistentes al fuego. Dijimos (XXXIV, 9) que, se utilizó para la coloración de la capa de bronce en las estatuas. Fue empleado como cal, testigo de los muros de Babilonia, con lo que se edificaron. Los herreros lo utilizan para pintar las uñas de hierro y la cabezas de los clavos, y en muchos otros casos.

LII. [1] El uso de alumbre no es menos importante y no es diferente. Alumbre es una especie de salitre de la tierra. También hay varias especies. En Chipre hay alumbre blanco y alumbre negro. A pesar de estos nombres, el color de estas dos variedades difiere ligeramente, pero el empleo es muy diferente. De hecho, alumbre líquido blanco y es muy bueno teñir la lana de colores claros, y el alumbre negro, por el contrario, dándoles colores oscuros o negro. El oro es purificado con alumbre negro. Mientras que alumbre es un compuesto de lodo y agua, es decir, el producto de una tierra que deja sudar humedad.

[2] La concreción comenzada en invierno termina con el sol de verano, y lo más temprano es lo más blanco. Los lugares que lo producen son España, Egipto, Armenia, Macedonia, el Ponto, África, las islas de Cerdeña, Melos, Lipari y Strongyle. La estimación mayor es el de Egipto, luego el de Melos. De este último, hay dos especies, el líquido y sólido. El buen alumbre líquido es transparente, de color lechoso, se frota entre los dedos, y no ofende, y da una ligera sensación de calor que llamamos phorimon (¿útil?).

[3] Se reconoce si está adulterado, con el jugo de la granada: si es puro, se oscurece el jugo. Otro alumbre es pálido y áspero y se tiñe con agalla, por lo que le llamaron paraphoron (falso). El alumbre es un líquido astringente, endurece y corroe. Mezclado con miel, cura las úlceras en la boca, papilas y el prurito: Esta curación se encuentra en el baño, poniendo dos partes de miel y una de alumbre. Se elimina el mal olor y sudor de las axilas. Se toma en pastillas para curar las enfermedades del bazo y expulsar la sangre a través de la orina. Incorporado a la nitro y el melanthio (XX, 71), cura la sarna.

(186) [4] Hay un un tipo de cuajo de alumbre al que los griegos llaman sehistos ÃǹÃÄ¿½: que se divide en filamentos de color blanquecino, por lo que algunos han dado a la preferencia, el nombre de los bigotes. Se toma de la piedra que da el cobre, y el nombre chalcites (XXXIV, 2), y es una especie de exudación coagulada en espuma. Este tipo de alumbre seca menos, detiene menos y es menos dañino para los humores del cuerpo. Pero en infusión, o por la aplicación, es muy útil para los trastornos de los oídos. Y en la boca con la saliva humectante la detiene, es bueno para las úlceras en esta parte, y para el dolor de dientes. Incorpora gran utilidad mezclado convenientemente en los medicamentos para los ojos y los genitales de ambos sexos.

[5] Se cuece en cazueletas, hasta que deja de ser líquido.

(187) Hay otro alumbre menos activo que llaman Strongyle. Que existen dos especies: uno hongoso, que se disuelve fácilmente en cualquier líquido, y que debemos reprobar. y otro poroso, que es mucho mejor. Su periferia está perforada con agujeros como una esponja, de forma globular, de color blanco y se aproxima al alumbre. Es más cercano al blanco: se rompe sin hacer arena, y no oscurece los dedos manchándolos. Este se hace sobre carbones calcinado hasta hacerlo ceniza.

[6] De todos ellos el mejor es el melinum, que viene de la isla de Melos, como hemos dicho. Ninguno tiene más fuerza para endurecer, apretar y oscurecer, y ninguno es más compacto. Se quita con los granos de los ojos. Calcinado, es el mejor para fluxion de los ojos, esta es la forma en que se utiliza para condiciones de pruriginosas. Se trata de un hemostático, por dentro y fuera. Con vinagre, en parte, es un tópico que quita el pelo, y ablanda el cabello suave en que renace. En general todas las formas son astringentes, por lo tanto, de esto llevan el nombre en griego, así que son muy buenos para las enfermedades oculares.

[7] Con la grasa, el alumbre detiene el flujo de sangre y con este fin de que se utiliza para úlceras de los niños, de la misma manera ataja las úlceras podridas, erupciones cutáneas y seca las hinchazones hidrópicas. Con jugo de granada, que cura las enfermedades de los oídos, los bordes ásperos de las uñas, las durezas de las cicatrices, padrastros, los sabañones, con vinagre y con agallas , a igualdad de dosis y calcinada, úlceras gangrenosas, con jugo de la col berza, la lepra, y con dos partes de sal, para los males que crecen, con el agua, quita las liendres y otros animales de pelo.

[8] Con el agua es bueno para las quemaduras, y las erupciones furfuráceas. Es un enema en la disentería, en gargarismos, se suprime la uva o campanilla y las amígdalas. En todas las enfermedades para las que se indica que las otras especies de alumbre, como vemos por sus más usos es más eficaz la de Melos. Acabamos de decir cuál es la importancia de esta sustancia para sus aplicaciones en la industria, para la preparación de cuero y lana.

LIII. [1] Como consecuencia de ello vamos a entrar a pormenorizar todas las especies de tierra que se utiliza en medicina. (Capitulo XVI.) Hay dos tierras de Samias, una llamada collyrium, la otra aster. Que se estima, la primera debe ser fresca, liviana, y siendo fiel, se pega a la lengua y la segunda es más compacta, es blanca. Esta se quema y luego se lava. Hay quienes prefieren la primera. Es buena en hemoptisis en quienes escupen sangre. Se incluyen en los parches y secada mezclada con otros en agentes oftálmicos.

LIV. [1] La tierra de Eretria también presenta diferencias: de hecho hay una blanca y una color cinerea (gris ceniza), la segunda es la preferida en la medicina. La buena debe ser suave, y extendida sobre el cobre, deja una marca violeta. Las virtudes y la utilización de esta tierra en la medicina han estado expuestos a este artículo en los colores (XXXV, 21).

LV. [1] Todas las especies de tierra (aquí se lo decimos) se lavan con agua y secan al sol, luego se trituran en el agua, y se dejan reposar hasta que que se depositan y que pueden formar los panes y pastillas. Se cocinan en las ollas, removiéndolas.

LVI. [1] Entre las drogas está la tierra de Chia, es blanca y tiene las mismas propiedades que la de Samos. Se utiliza principalmente en productos cosméticos para las mujeres igual que la la tierra de Selinusiae. Se trata de un color lechoso, y se diluye muy bien en agua. Disuelto en la leche, también se utiliza para blanquear paredes. El pnigitis, es muy similar a la tierra de Eretria se da en grandes terrones, y se adhieren a la lengua, actúa como la tierra cimolia, sin embargo menos enérgica.

La Ampelitis se asemeja al asfalto. Se reconoce su la bondad, cuando se derrite en el aceite, como la cera, y cuando tostada, mantiene su color negro. Es emoliente se usa para ablandar y resolver: Además, se incluye en los medicamentos, principalmente aquellos que tienen por objeto embellecer los párpados y para teñir el cabello de negro.

LVII. (XLII.) [1] Existen varios tipos de tiza (o greda), de los cuales hay dos cimoliae, tierras utilizadas en la medicina, uno blanco y el otro tirando púrpura (XXXV, 26). Ambos, humedecido con vinagre, resolver los tumores y detener la Fluxion. Curan los panos (¿pannus?) y parotidas (paperas) y, tópicamente, empeines (asperezas) y postillas (costras). Si a esto le añadimos el aceite aphronitrum de Chipre (XII, 51) y el vinagre, que disipan los tumores de los pies que deben estar al sol durante el tratamiento, y después de seis horas, lavar la parte con agua salada.

[2] Añadiendo cera de Chipre, es buena para las hinchazones y tumores de los testículos. También tiene la tiza la virtud de refrescar, y aplicada en linimento detiene la sudoración excesiva, y se toma con vino, en los baños, que cura las postillas y ampollas del cuerpo. Destaca especialmente la de Tesalia. Se encuentra en Lycia, cerca de la ciudad de Bubonem. La tierra cimoliae tiene todavía otro uso a saber, para los tejidos. porque las sarda de Cerdeña, no es buena para las telas de color solo para el blanco. Las tierras cimoliae son todas utilísimas. Se estima más la Umbría y la llamada saxum.

[3] La roca tiene la propiedad de crecer por remojarse en agua, se vende al peso, y el sardo, por medida. La Umbrica solo da brillo a las telas. No va a estar fuera de lugar decir unas palabras sobre este tema, Estando dictada la ley Metilia en ropa, por los censores C. Flaminius L. Aemilius, para que se guardase y pusiese por la gente, como nuestros antepasados ponían atención en todas las cosas.

[4] Siendo, por lo tanto, el orden de manipulación: primero se lava la tela usando el sardo y, a continuación, se fumiga con humo de azufre y, a continuación, limpia con la tierra cimoliae las telas que se buena complexión. Los malos tejidos teñidos quedan identificados por la acción del azufre, que se oscurece y se descompone el color. En cuanto a los colores sólidos y ricos, la tierra cimoliae, le da más brillo y frescura a sus matices empañados por el azufre. La greda es mejor después del azufre para la tela blanca, pero es el enemigo de las telas de color. En Grecia, en lugar de la tierra cimoliae se utilizan yeso Tymphaico (IV, 3, XXXVI, 59).

LVIII. [1] Otro nombre de tiza es la argentaria (XVII, 4, 4), porque hace que la plata brille. Este es otro de muy poco valor, con la que nuestros antepasados señalaban el circo con la marca de la victoria, y el pintado de los pies de los esclavos para la venta, importados desde el extranjero, Así vieron nuestros abuelos a Publio, creador del teatro de mimos; Manilius Antíoco, su sobrino, escritor de Astrología y Staberium Erotem, creador de la gramática, que nuestros antepasados vieron llegar a los tres en la misma nave.

(Capítulo XVIII) [2] Pero, ¿por qué mencionar estos nombres, recomendando a algunos meritorios literatos? Al igual que en Roma se vió en el mercado de esclavos a Chrysogonus, libre de Sullae; Amphion, Q. Catulus; Berón, L. Lucullus; Demetrio Pompeyo; libre de Augenque Demetrio, o, como se creía, también, de Pompeyo; Hiparco , libre de Marco-Antonio; Menan y Menecraten de Sextus Pompeyo, y después en muchos otros que no es necesario enumerar, enriquecidos con la sangre de ciudadanos romanos y con licencias de crueles proscripciones.

[3] La tiza es el sello distintivo de estos rebaños de esclavos para la venta, y el estigma de la fortuna insolente. Hemos visto a estos hombres, tan poderoso que incluso sus decoraciones pretorianas se adjudicaron por el Senado, por orden de Agrippina, esposa del emperador Claudio, que concedió los ornamentos de pretores a los libertos de Claudio y que solo les faltó llevarlos con coronas de laureles a los lugares en los que vinieron con los pies de color blanco tiza.

LIX. (XIX.) [1] Aún hay especies en terrenos que ya hemos discutido (V 7, III, 11), pero en este caso es necesario indicar las cualidades. La tierra de la isla Galata (¿Malta?) junto a Clupeam en África, que mata los escorpiones, mientras que en las Islas Baleares y en Ebusitaria, las serpientes.

Para muchos vocablos y giros he recogido los de la traducción de Jerónimo de Huerta de 1623, fusilado de forma precisa también por Felipe de Guevara en 1788 en su "Comentarios de la Pintura", De lo que quede bien, a el primero sobre todo, le agradezcan más que a mi, que de lo que queda mal no tiene ninguna culpa sino yo. Pero estando con resolución de enmendarla, si encuentran algo que les ofenda, me lo hagan saber. Les aseguro que agradecería su nota, en: anarkasis @ anarkasis.com . Pueden ayudar comprando un libro o un buen vino aquí

Te puede resultar de ayuda >>  tabla de medidas equivalentes 

hOmE pLINIO LIBRO I - TABLA DE CONTENIDOS
HoMe  << art+e