Home  << art+e                                           
 

Mesenia

Libro IV Pausanias - Descripción de Grecia

libro I , libro IIlibro III , libro IV , libro V , libro VI , libro VII , libro VIII , libro IX libro X

 

I. [1] Mesenia, después de la repartición de Augusto, limita al lado de Laconia, ahora confinado en un valle hacia Gerenia con un bosque que hace frontera llamado Querio. Se dice que Mesenia, que estaba previamente deshabitada y sin cultivar, comenzaron a poblarla de la manera que diré. Lélege que reinaba en esta parte de Grecia, que hoy se conoce como Laconia, y por el nombre de su soberano Lelégia, entonces. Luego que murió, Miles su hijo mayor, le sucedió. Policaón el más joven llevaba una vida retirado hasta que se casó con Mesene, hija de Tríopas y nieta de Forbante, de Argos.

[2] La princesa, orgullosa de la grandeza de su padre, en el poder y con la autoridad que prevalecía sobre todos los griegos, no podía sufrir de ser privada de su rango, y casada con un particular, persuadió a su marido a ser rey a cualquier precio que sea. Reunió las tropas en Argos y Lacedemonios, y se apoderó del país del que hablo, y Licaón en consideración de su esposa, le dió el nombre de Mesenia a todo el país. Luego construyó varias ciudades, y entre otras Andania, que es la capital de su reino.

[3] Debido a que antes habían derrotado los Tebanos a los Lacedemonios en Leuctra (371 adc.), habían construido la ciudad de Mesene de ahora al pie del Itome, creo que no hay otra ciudad con ese nombre. Se trata de una conjetura deducida especialmente de los poemas de Homero, en la Ilíada (II-591), el poeta enumera las tropas que habían llegado al sitio de Troya, con el nombre de las ciudades que enviaron rescate, Pilos, Arene, varios otros, y no hace mención alguna de Mesenia, en la Odisea (XXI-18), sugiere que la entonces Mesenia no era una ciudad, sino una nación cuando dijo que "Mesenios se habían llevado trescientas ovejas de Ítaca".

[4] Sin embargo, se explica con más claridad, cuando habla del arco de Ífito, dijo "estos dos héroes se reunieron en Mesenia en casa de Ortíloco". De hecho, la casa de Ortíloco está en la ciudad de Feras en Mesenia, y nos enteramos por el propio poeta diciendo el viaje de Telemachus y Pisístrato a la corte de Menelao. LLegaron a Feras a casa de Diocles, digno hijo de Ortíloco. (Odisea III-488)

[5] Los primeros que han reinado en este país, son Policaón hijo de Lélege, y Mesene la mujer de Policaón. A esta princesa llegó Caucon llevando de Eleusis el culto y las ceremonias de las grandes diosas. Caucon era hijo de Celeno y nieto de Flío. En cuanto a Flío, los atenienses dicen que era hijo de Gea, lo cual es coherente con el himno que Museo hizo para los Licómidas en honor de Démeter.

[6] Varios años después de Caucon, el hijo de Pandion, Lico dio al culto de las grandes diosas mucha más dignidad. Todavía hoy, los Mesenios tienen un bosque que llaman Encinar de Lico, donde se afirma que purificaba a todos los iniciados en estos misterios. Que este encinar se encuentra todavía en Mesenia, Riano de Creta (hacia el 275 adc.) nos lo escribe en este verso: al lado del áspero Eleo, encima del encinar de Lico.

[7] Que Lico era el hijo de Pandion, vemos las pruebas en los versos que se encuentran en la parte inferior de la estatua de Metapo. Metapo reordenó todo lo concerniente a las ceremonias del culto de Démeter. Era ateniense de nacimiento y entendía perfectamente las cosas de religión. Fue él quien instituyó la religión y los misterios de los Cabiros entre los Tebanos, quien dedicó su propia estatua retrato en un lugar asignado a la capilla de los Licómidas, con una inscripción que contiene muchas particularidades, que es altamente específico para aclarar el punto del que trato.

[8] He santificado las capillas de Hermes y los caminos de Démeter y su primera Core, siendo que Mesene estableció para las grandes diosas una fiesta al hijo de Flío, famoso descendiente de Cauconíades. Se estima como Lico, el hijo de Padión, instituyó los sagrados ritos de Ateneas en la prudente Andania.

[9] De ahí se desprende que Caucon hijo de Flío llegó a Mesene, y dice de Lico que en Andana en esta ciudad y en este país fue la primera sede de los misterios de Démeter y Proserpina. De hecho, parece bastante razonable y que Mesene, que había elegido esta ciudad como la capital de su reino la hiciera el centro de la religión del país.


 


II. [1] Hice lo que pude para descubrir la descendencia de Mesenia y Policaón, me he leido el famoso poema de Eeas, y la poesía de Naupactia y todo lo que Cinetón y Asio han escrito en las genealogías de los antiguos, y no he encontrado nada que informe sobre este tema, para las grandes Eas del famoso poema sólo habla de Policaón hijo de Butes, que se casó con Evecme, hija de Hilo y nieta de Hércules, pero no hay mención de Mesene, o su marido.

[2] Si nos referimos a Mesenia, la semilla de Policaón no duró más de cinco generaciones, entonces entregaron la corona a Perieres, hijo de Eolo y le invitaron a entrar y tomar posesión. Durante su reinado Melaneo vino a su corte, arquero certero, a causa de esto se dijo que era el hijo de Apolo. Perieres le dio una pequeña región que se llama hoy Carnasio, y que entonces se llamaba la Ecalia del nombre de la mujer de Melaneo.

[3] Como la historia de los griegos, todo es controversia, los tesalios no están de acuerdo, y reclaman el Euritio, que actualmente es un pueblo pobre, y que una vez fue la ciudad de Ecalia. Creófilo (de Samos siglo VIII adc.) en su Heraclea está de acuerdo con los de Eubea. Por otra parte Hecateo de Mileto, en su historia escribió, que Ecalia está en Escio, que es una parte de Eretria. Pero el sentido de los Mesenios parece más probable por varias razones, principalmente a causa de una peculiaridad que les digo en los siguientes tocante a los huesos de Éurito.

[4] Perieres casado con Gorgófone, hija de Perseo, de quien tenía dos hijos, Afareo y Leucipo, que después de la muerte de su padre reinaron en Mesenia, pero fue más poderoso Afareo que durante su reinado construyó la ciudad de Arene, y la llamó con el nombre de la hija de Ébalo con quien se había casado y hermana de su madre que se había casado Gorgófone con Ébalo Ya he hablado dos veces de esta princesa en la historia de Argos y en la de Laconia.

[5] Así fundó Afareo por lo tanto, como ya he dicho, el pueblo de la Arene, y dió refugio a su primo Neleo, hijo de Creteo, nieto de Eolo, que llaman hijo de Poseidón. Neleo, huía de Yolco por Pelias, se habían refugiado con Afareo, que no sólo le acogió sino que le dio la costa, donde había varias otras ciudades entre ellas Pilo, Neleo eligió este lugar como su residencia.

[6] Lico el hijo de Pandion, expulsados de Atenas por su hermano Egeo, llegó a Arene y enseñó a Afareo su esposa y sus hijos, las grandes ceremonias de las diosas. Caucon a su vez, el mismo en Mesenia había iniciado los misterios en Andania.

[7] tenía dos hijos Afareo, Linceo e Idas, Idas fue el más conocido por su valentía; Linceo, según Píndaro, sus ojos eran tan penetrante que veía a través del tronco de un árbol. No he podido saber si había dejado descendencia. Pero Idas, tuvo de Marpesa una hija llamada Cleopatra, que fue esposa de Meleagro. El autor de los poemas Ciprios (Especie de preámbulo de la Iliada, con múltiples atribuciones: El mismo Homero, Estásino, Hegesias, Hegesino..) que dice que la mujer de Protésilas, el que cuando la flota de los griegos aborda Troya, tuvo el coraje de saltar el primero a tierra, se llamaba Polidora, hija de Meleagro y nieta de Eneo estas tres princesas de la misma sangre, la abuela, madre e hija tenían en común y singular al mismo tiempo, que habiendo perdido las tres a sus maridos, resolvieron no sobrevivirlos y se suicidaron.



 

III. [1] En lo sucesivo, el hijo de Afareo luchó contra los Dioscuros, sus primos, por un rebaño de ganado; Linceo fue muerto por Pollux, e Idas fue alcanzado por un rayo y murió poco después, de manera que la familia de Afareo se extinguieron por falta de hombres. Entonces el imperio de los Mesenios fue a Néstor hijo de Neleo, que reunió en persona el Reino de Idas y todo lo que se había desmembrado, excepto el dominio de los hijos de Asclepio.

[2] Para aquellas personas los hijos de Asclepio que estuvieron en Troya eran de Mesenia, que Asclepio era el hijo de Arsinoe, esta hija de Leucipo y no de Corónide, y dicen de un lugar de Mesenia que se llama Trica, hoy en dia desierto, y citan versos de Homero (Iliada XI-516), en la que Néstor cuida a Macaón peligrosamente herido por un tiro de flecha, porque, dicen, es de esperar en Néstor, el rey en que Macaón era su vecino y del mismo país que él. Usted puede ver la tumba en Gerenia de Macaón, y en Feras un templo dedicado a los hijos de Macaón, que parece confirmar la opinión de estas personas.

[3] Sin embargo, después de la guerra de Troya, Néstor volvió a Pilos donde murió. El retorno de los Heráclidas llevó a los Dorios a expulsar a los descendientes de Neleo de Mesenia, que se mantiene en el trono por el espacio de dos generaciones. Hay que recordar aquí que ya lo he dicho en Tisámeno; sólo quiero añadir que los Dorios entregan el reino de Argos a Témeno, y Cresfontes pidió que se le diera Mesenia, alegando que él era el mayor y por lo tanto, debía darse preferencia a los hijos de Aristodemo, porque Aristodemo ya estaba muerto

[4] Por otra parte, Teras el hijo de Autesión, se opuso firmemente a la concensión a Cresfontes, este originalmente Tebano, y quinto descendiente de Polinices hijo Edipo. Teras actuó como tutor de los hijos de Aristodemo, y como su tío, pues estaba casado con una hija de Autesión llamada Argea. Sin embargo Cresfontes que quería Mesenia con pasión, después de conocer la voluntad de Témeno, fingió estar de acuerdo en que la situación la decidiese la suerte.

[5] Témeno tomó un hidra de agua, y puso 2 bolas pequeñas, una para Cresfontes, y otra para los hijos de Aristodemo, y dijo que la bola que primero saliese elegía entre Mesenia y el Reino de Lacedemonios, pero Témeno hizo una farsa porque la pelota de los hijos de Aristodemo era de arcilla que se secó al sol, y la de Cresfontes de arcilla que coció al fuego, de modo que la suerte de los hijos de Aristodemo se disolvió, y la que tenía más peso y consistencia, fue la primera que salió, por lo que fue Mesenia fue a Cresfontes.

[6] Los antiguos habitantes del país no fueron expulsados por los Dorios, porque accedieron a tener como rey a Cresfontes y compartir sus tierras con los Dorios, que lo hicieron con gusto luego de su última aventura con los Nélidas reyes de Yolco. Cresfontes se casó con Mérope, hija de Cípselo, rey de Arcadia y tuvo varios hijos, incluyendo a Épito que fue el último de todos.

[7] Los antiguos reyes de Mesenia, Perieres mismo, habían hecho su residencia en Andania y luego construyó Afareo Arene, donde fue con sus hijos. Néstor prefiró Pilos, para establecer su corte, y sus descendientes siguieron su ejemplo. En cuanto a Cresfontes, construyó un palacio en Esteniclaro para él y su familia. Pero él no disfrutó de su fortuna largo tiempo ya que los grandes del reino le tomaron aversión, porque alentó a la gente, y lo mataron a él y a sus hijos.

[8] El jóven Épito, que era niño fue criado por Cípselo su abuelo materno, fue el único que escapó de su furia. Cuando tenía edad Estado, los Arcadios lo llevaron a Mesenia, donde con el apoyo de los otros reyes Dorios, me refiero al hijo de Aristodemo y Itsmio el hijo de Témeno lo ayudaron hasta recuperar el trono. No tardó en vengar a su padre y sus hermanos, castigando a los autores y los cómplices. A continuación, atrayendo a los grandes, y al pueblo con regalos. Afable a todos, y cumpliendo con la estima de sus súbditos, esto se demuestra que sus descendientes dejaron el nombre glorioso de Heráclidas por el de Epítidas.

[9] Su hijo Glauco, le sucedió, imitador de las virtudes de su padre con el público y en los particulares, que lo superó en piedad. El recinto sagrado de Zeus de Policaón en Mesenia no había recibido el culto y ceremonias solo de la gran diosa Andana; Glauco estableció sin embargo, el culto de Zeus Itomatas entre los Dorios, después de haber construido un templo al dios en el monte Itome. También se dio el primer ejemplo de sacrificar a Macaón el hijo de Asclepio en Gerena, y asignar a Mesenia hija Tríopas, rindiendo homenaje como a los héroes a quien se hace después de su muerte honores en sus tumbas.

[10] Su hijo Isthmius caminó los pasos de su padre y en Faras construyó un templo en honor de Gorgaso y Nicómaco. Su hijo Dotadas que construyó el puerto de Motone otro que añadió a Mesenia. Le sucedió su hijo Sibotas, que ordenó que los futuros reyes en Mesenian ofrecieran sacrificios anuales al río Pamisus, e inmediatamente antes de la celebración de los misterios de Démeter y Proserpina, incluida la ciudad de Andania donde aún se dan, en Ecalia, el aniversario de Éurito hijo de Melaneo.


IV. [1] Bajo el reinado de Fintas hijo y sucesor de Sibotas los Mesenios enviaron por primera vez las víctimas a Delos, con un coro de hombres elegidos, en canto procesional de sacrificio a Apolo. Eumelo compuso el himno que se canta en honor del dios, y es el único que con razón se puede atribuir a Eumelo. En tiempos de Fintas fue la primera disputa entre Mesenios y Lacedemonios por un hecho que nunca ha sido aclarado, y al que se refieren, como lo dicen en ambos lados.

[2] En los confines de Mesenia, hay un templo de Artemisa Limnatis donde solo los Lacedemonios y Mesenios de los Dorios tenían derecho a hacer sacrificios; Los Lacedemonios afirman que unas niñas de su país habían llegado por la costumbre de asistir a la celebración de la Artemisa, y que fueron violadas por los Mesenios, y que el rey de Esparta Teleclo hijo de Arquelao, hijo de Agesilao, hijo de Doriso, hijo de Labotas, hijo de Equéstrato, y un descendiente de Agis en línea, con el deseo de impedirlo, fue asesinado en el cuerpo a cuerpo, y que estas vírgenes gustaron mejor morir que sobrevivir a la vergüenza, y se suicidaron. Eso es lo que dicen los Lacedemonios.

[3] Pero los Mesenios aseguran que lo más importante de esto durante la visita al templo, es, que había querido Teleclo por sorpresa, tomar Mesenia, que por la bondad de su tierra había sido durante mucho tiempo la envidia de Lacedemonios, a tal fin, había jóvenes vestidos de niñas, y tenían ocultos sus puñales bajo sus ropas, y que las tropas habían atacado a los Mesenios y cuando defendieron a sus compatriotas, los repelieron por la fuerza a los agresores y al mismo rey, y añaden que esta empresa había sido concertada por Teleclo en Esparta, y que los Lacedemonios no se sintieron tan mal que ni siquiera les habían pedido satisfacción a causa de la muerte de su rey, porque consintieron unánimemente con él. Por lo tanto, dicho es por unos de una forma y de otra manera por los demás, permito al lector creer lo que quiera, según sus sentimientos a una u otra nación.

[4] Después de treinta años, siendo Alcámenes hijo de Teleclo rey de Esparta con Teopompo hijo de Nicandro, en la otra casa real, que era el séptimo Teopompo hijo de Nicandro, hijo de Carilao, hijo de Polidectes, hijo de Eunomo, hijo de Prítanis, descendiente de Euriponte y en Mesenia durante el reinado de Androcles y Antíoco, hijo de ambos de Fintas, el odio de uno y otro pueblo, finalmente estalló a través de una guerra abierta. El tema es suficiente para las personas que sólo buscan una oportunidad de quitarse la máscara, pero otros de un mundo más pacífico, habría acabado fácilmente esa controversia por medio de la justicia. De todos modos, aquí sigue lo que encendió esta guerra.

[5] Policares era un Mesenio distinguido por más de un tipo de mérito, no solo por haber sido coronado en los Juegos Olímpicos, en la cuarta (767 adc.) Olimpiada entre Eleos donde siendo la única carrera fue declarado el ganador. Este hombre tenía una gran cantidad de vacas que no podían alimentar, y las envió al prado de un espartano llamado Evefno, consintiendo, siempre en que se compartiesen los beneficios.


[6] Evefno era de las personas que ponen la ganancia y los intereses mucho antes que la buena fe, y también astuto hombre. A unos comerciantes de Laconia, le vendió las vacas y los pastores que las cuidan, y luego se fue a casa y dijo Policares que unos piratas habían robado sus rebaños. Mientras él se lamentaba de su infortunio de la forma más persuasiva, llegó un pastor que se escapó, y encontró a su amo junto a Evefno al que convenció de la falsedad.

[7] Este rogó luego del descubrimiento, y no sabía nada más que implorar la gracia de Policares y su hijo, se disculpó por la codicia de la ganancia, que de manera natural a la mayoría de los hombres le es superior, que el resto no tenía dinero, pero si quería Policares permitir a su hijo que fuera con él, le daría el precio de sus vacas. Policares ordenó a su hijo de seguir a Evefno, que se puso en camino pronto. Cuando estaban en la tierra de Lacedemonios, la infidelidad de Evefno añadió un delito aún más terrible, que la daga puso en su garganta y mató a Policares hijo.

[8] Policares informó de la muerte de su hijo fue a Esparta y pidió la atención, puso la denuncia a los reyes y sus cuentas a los éforos y la hospitalidad violada y con lágrimas, el asesinato de su hijo, y todos los males que sufrió y fue escuchado, pero no le dieron satisfacción. Después de haber ido a todos los tribunales sin encontrar que uno solo le diera justicia, este hombre finalmente con la desesperación, pero no con más, que tomó venganza contra el primero que se pusiera en frente, lo mataba.

 

 

V. [1] Entonces fue la guerra entre los dos pueblos. Los Lacedemonios se quejaron de que no les entregaban a Policares, por el asesinato de su rey Teleclo e incluso del fraude en Témeno por Cresfontes y las lesiones del hijo de Aristodemo. Sin embargo, se defendían los Mesenios diciendo, en cuanto a Teleclo, lo que ya he informado, de Cresfontes lo que saben y dijeron, que su hijo ayudó a Épito a su vuelta al trono por sus propios hijos de Aristodemo, que no habría sucedido si no hubieran tenido algún pleito con su padre.

[2] Con respecto a Policares, dieron razón por que no entregaron a los Lacedemonios, ¿porqué se niegan a darnos Evefno? Por otra parte, afirmaron que no estaba con ellos la controversia ya que no se decidió por los caminos de la justicia, ante Argos, una ciudad que une la sangre de ambas partes, ya fuera en el Anfictionía, o en el Areópago de Atenas, siempre acostumbrados a los tribunales para juzgar los casos de asesinato.

[3] Se argumentó que esta disputa no se utilizaba como un pretexto por los Lacedemonios, y básicamente con el deseo que tenían que ampliar su dominación para declarar la guerra y hacer todos los días nuevas empresas. Se citó el ejemplo de la Arcadia y Argivos en la que Esparta siguió usurpando una ciudad cualquiera, y otras veces otra. Los Lacedemonios que fueron los primeros griegos que, deslumbrados por el oro de Creso, habían hecho alianza con los bárbaros, mientras que el rey de los Lidios sometía su imperio y los griegos de Asia, y todos Dorios que vivían en la Caria.

[4] Se agregó que el templo de Delfos, saqueado por los focenses fue un sacrilegio que han compartido los Lacedemonios los frutos y la incredulidad, no sólo los dos reyes de Esparta y la más grande de la ciudad, que incluso los Éforos y todo el estado. Por último, dijeron, una prueba de la codicia de los Lacedemonios es, que vieron partidas con Apolodoro, cobarde tirano de Casandra, presto a cualquier oportunidad para enriquecerse.

[5] Este no es el lugar para examinar por qué los Mesenios consideran un gran crimen de hacer los Lacedemonios liga con Apolodoro, sólo cuento, de paso, que el castigo de la guerra no impiden que Mesenia en el sentido de que era mucho más larga y tenaz la guerra misma, por lo demás, los habitantes de la Casandra y los Mesenios y sintieron casi los mismos desastres.

[6] Que ambas partes dan las razones de estas personas en la guerra que ha durado tanto tiempo entre ellos. Los Lacedemonios enviaron embajadores a los Mesenios a solicitar que entregaran a Policares. Los reyes de Mesenia dijeron que hablarían con la gente, y que ellos dirían a Esparta lo que habían resuelto. Los embajadores se despidieron, y convocaron la Asamblea Popular, sobre el caso y las opiniones que compartían estaban encontradas, como Androcles quería entregar a Policares culpable de su furia impía, y fue para Antíoco Una opinión contraria, pero dice que en el colmo de la desgracia de que lo último que Policares sufriera tortura a la vista de Evefno enumerando los tormentos que se prepararon, despertando la compasión de la gente.

[7] Cada uno tomó partido por uno u otro rey, y la asamblea se dividió en dos facciones, que se encontraron hasta el punto de que llegaron a las manos, pero la pelea se terminó pronto, por que los partidarios de Antíoco era mucho mayor, Androcles y los principales de la facción les dieron muerte en la batalla. Antíoco tan solo permaneció en el trono. Entonces él escribió a los espartanos, con su petición de que deseaba que el asunto se remitiera a los jueces que he dicho. Los espartanos no contestaron nada.

[8] Algunos meses más tarde, Antíoco murió y su hijo Eufaes, le sucedió. El este punto los Lacedemonios no declaró la guerra en las formas, ni renunciaron a la alianza abierta con los Mesenios, pero eran sordos y hacían los preparativos tomado todas las precauciones, todos se habían comprometido a no terminar, por alargarse la guerra, ni las desgracias que podrían ocurrir, y a no dejar las armas hasta haber añadido Mesenia a su imperio.

[9] Después de ser obligados por el presente juramento, una hermosa noche pusieron sus tropas en el terreno, y caminaron derechos a Anfea bajo el mando de Alcámenes hijo de Teleclo. Anfea estaba en la frontera de Laconia con Mesenia, ciudad bastante pequeña, pero situada en la cima de un acantilado y había mucha agua. Los Lacedemonios encontraron esta posición para hacer una especie de arsenal durante la guerra. A medida que las personas se enfrentan al reto de no hacer nada, no hay vigilancia en las puertas, ni guarnición en la ciudad, el enemigo era más bien los que estaban dentro, los Mesenios los pasaron por la espada, en sus camas, otros en los templos, al pie del altar, muy pocos escaparon a la común desgracia.

[10] Fue con esta hostilidad que los Lacedemonios dieron la señal para la guerra, el segundo año de la décima Olimpiada (743 adc.), en la que Jenódoco de Mesenia ganó la etapa. No había entonces aún arconte anual en Atenas elegido a sorteo, para los descendientes de Menesteo, que se llamaban los Medóntidas inmediatamente después de la muerte de Codro, fueron despojados de autoridad por el pueblo soberano de Atenas, que sólo les permitió gobernar el Estado de acuerdo a las leyes, y tras el momento de su administración se limita a diez años. Así se hizo la toma de Anfea en el quinto año del ateniense arconte de Esímides hijo de Esquilo.

 

 

VI. [1] Sin embargo, antes de ir más allá y entrar en detalles de lo que el demonio de la discordia hizo sufrir a los unos y a los otros, quiero hacer una investigación sobre una persona Mesenia, que desempeñado un papel en ese momento, y tratar de saber el momento justo y en donde vivía, y la proporción que había en la guerra de Mesenia, porque esta guerra de los Lacedemonios y sus aliados contra los Mesenios y en contra los que siguieron sus fortunas, no fue llamado con el nombre de las personas que iniciaron la primera guerra de los persas y la guerra del Peloponeso, pero a causa de las desgracias que han sufrido finalmente derrotados, ya que por el uso querían decir la guerra de Troya por la misma razón. Bene Riano y Mirón de Priene, nos dieron una historia de la guerra de Mesenia, el primero en verso, el segundo en prosa.

[2] Pero ni el uno ni el otro se ajustan a los acontecimientos que supuestamente tienen a bien con una historia completa, cada uno de ellos ha optado por la canción que más le complace. Mirón, así comenzó su historia en la toma de Anfea, y ha entendido lo que ha sucedido desde entonces hasta la muerte de Aristodemo. Riano el contrario, no dice una palabra acerca de la primera guerra y lo hace bien, porque parte de lo que ha sucedido desde que Mesenios salieron de la alianza de Esparta, sino que nos enseña las consecuencias de la batalla que se dió junto a la Gran Fosa.

[3] En cuanto a este gran hombre Aristómenes, por amor le he hecho esta separación, porque es el primero que ha mostrado el nombre de Mesenia bien alto, Mirón habla sólo de pasada en su libro, y con Riano es tan famoso como Aquiles en el poema de Homero. Ambos escritores tan de acuerdo, por lo tanto, me veo obligado a abandonar a ambos, pero para rechazar la autoridad de uno u otro. Parece que al menos uno, Riano conoció mejor a Aristómenes por el tiempo en que vivió.

[4] de las obras de Mirón, siempre ha sido difícil decir cosas plausibles, ni estar de acuerdo con él mismo, como se puede juzgar de sus otros escritos, sobre todo la historia de Guerra de Mesenia. Testigo de lo que dijo Teopompo rey de Esparta, que fue asesinado por Aristómenes, poco antes de que Aristodemo muriera. Sin embargo no es cierto que Teopompo fuera asesinado en una batalla y su muerte, incluso antes de la guerra de Mesenia, ya que fue él quien la terminó.

[5] Tenemos evidencia en estos versos de Tirteo: A nuestro Teopompo héroe querido de los dioses, Valor en el feliz triunfo de la ancha Mesenia. Por lo tanto, en la medida de lo que puedo juzgar, Aristómenes vivido durante la última guerra Mesenia lo diré cuando sus principales acciones a raíz de la historia me lleve allí.

[6] Una vez que los Mesenios supieron que habían tomado Anfea de boca de aquellos que habían escapado de la crueldad del enemigo, acudían de todas partes a Esteniclaro donde la gente se había convocado, los magistrados de las nación hablaron, a su vez sobre la situación actual y, a continuación, el rey habló con seguridad, diciendo que no debe juzgarse el resultado de la guerra por este desafortunado comienzo, y que los preparativos de los Lacedemonios no tenían nada de sorprendente, pues la verdad, estas personas son más avezados que los Mesenios en los asuntos de la guerra, pero los Mesenios se encontraban en la indispensable necesidad de vengar a su pueblo, y para demostrar su valentía, por último, sus armas estarían más favorecida de los dioses, fueron los agresores ellos, estos sólo se defendían, y no podríamos culpar a ellos de iniciar la violencia o la injusticia.

 

 

VII. [1] Eufaes después de hablar dió fin a la reunión y sin pérdida de tiempo, tomaron las armas todos los Mesenios y empezaron a practicar continuamente la nueva milicia, observando mucho más rigor de lo habitual. Los Lacedemonios realizaban correrías en Mesenia, pero ya a este país lo consideraban como el suyo, que se guardaban, de no abatir árboles o casas, y se contentaron con hacer botín, y si se presenta la ocasión de cortar el trigo, que tomaban los frutos, en una palabra, que trataron de sobrevivir a expensas de sus enemigos.

[2] Ellos asediaron algunos lugares, pero no tomaron ninguna porque estaban bien fortificadas, y completamente equipadas con todo tipo de municiones que se retiraron con pérdidas y resolvieron para el futuro no asediar las ciudades. Los Mesenios de su lado saquearon todas las costas de Laconia, e incluso la tierra que se halla en las inmediaciones del Monte Taigeto.

[3] Cuatro años después de tomar Anfea y de haber entrado en las hostilidades por ambas partes, creyendo Eufaes suficientemente entrenadas sus tropas, y con buena disposición de todos los que eran Mesenios, cobrando vida día más y más su ira en contra de los Lacedemonios, finalmente dijo que quería ordenar una campaña. Al mismo tiempo, ordenó que los esclavos los siguieran con las herramientas para remover la tierra, y todo lo que se necesita para hacer un buen atrincheramiento. Los Lacedemonios advertidos por la guarnición de Anfea se pusieron en marcha inmediatamente.

[4] Había en los confines de Mesenia un gran altiplano apropiado para dar la batalla, está casi cortado por un torrente muy profundo. Allí Eufaes dispuso su ejército para la batalla, y nombró su estratego a Cleonis, y dio el mando de la caballería, y la infantería ligera, a Pitarato y Antandro, la caballería en modo alguno, superaba quinientos hombres.

[5] Cuando los dos ejércitos se encontraron, marcharon el uno contra el otro y lanzaban con violencia, por el odio que los anima. Sin embargo, el arroyo que divide la llanura les impedía unirse y llegar a los golpes. La caballería de ambas partes lucharon en la parte superior del barranco, como el número y el valor no eran diferentes entre sí, la batalla quedaba equilibrada.

[6] Durante esta batalla, ordenó a los esclavos que Eufaes había llevado con él, fortalecer su espalda y los lados, lo que hicieron con atención. Y cuando llegó la noche y se puso fin a los combates de la caballería, dió tiempo para fortalecer el frente también. A la mañana siguiente, al ver los Lacedemonios que su campamento estaba fortificado, y que no había manera de luchar contra las personas que estaban encerrados en sus atrincheramientos, y de hecho no pudieron obligarlos, y sin nada de lo que se necesitaba para ello.

[7] Así que tomaron la resolución de volver a casa. Al año siguiente los viejos de Esparta, continuando la crítica a la juventud y de su cobardía y la falta de religión que había en su juramento, que se pusieron en marcha con una segunda expedición en contra de los Mesenios, sin sigilo, abiertamente a la guerra. Los dos reyes iban a la cabeza del ejército, Teopompo hijo de Nicandro, y Polidoro hijo de Alcámenes porque este había muerto ya. Los Mesenios acamparon enfrente y se dispusieron al reto de luchar, y marcharon valientemente al enemigo.

[8] Polidoro mandó el ala izquierda de los Lacedemonios, y Teopompo la derecha, y el cuerpo del centro en la batalla Eurileonte. Este Eurileonte, nacido en Esparta, era originalmente tebano y descendiente de Cadmo, para él era el cuarto descendiente hijo de Egeo, hijo del gran Eólico, hijo de Tera, hijo de Autesión. Como para el ejército Mesenios, la disposición era tal. Eufaes y Antandro estaban a la izquierda justo enfrente de la derecha de Teopompo, Pitarato llevaba la derecha, en respuesta a la izquierda de Polidoro, Cleonis estuvo en el centro.

[9] Un momento antes de que ordenar la carga, cada uno de ellos de avanzaron entre sus tropas, e instaron a los oficiales y soldados a cumplir con su deber. Teopompo, en pocas palabras les recordó su país, dijo Lacedemonios que no olvidasen su juramento, que sus antepasados habían ganado mucha gloria sometiendo a sus vecinos, por lo tanto, cómo adquirir más, si se tratara de la conquista de un país tan hermoso como Mesenia. Eufaes hostigó a los Mesenios un poco más largo, pero ni la circunstancia, ni el tiempo lo permitía.

[10] Esto era no sólo para mantener sus tierras y su fortuna, sino porque no podían ignorar lo que sería su destino si los derrotasen, sus esposas y sus hijos serían reducidos a la condición de esclavos todos los demás muy contentos si los dejasen morir por el filo de la espada, saquearían sus templos, sus ciudades y sus casas quemadas, todas sus presas al ganador y un ganador cruel, y que no había conjeturas, y que tenían a Anfea como un ejemplo de lo que esperasen de ellos.

[11] por lo que era mejor para prevenir el dolor una muerte honorable, después de todo era fácil de superar, ahora que tenían toda su fuerza y su valor, que luego más tarde, cuando desalentados por sus pérdidas, restablecer sus negocios y los males de la guerra, eso es lo que dijo Eufaes.

 

 

VIII. [1] Una vez se dio la señal, los Mesenios no caminaban, que corrían al combate como las personas que habían muerto para nada, ante los que tratan de conquistar o perecer. Los Lacedemonios no llevados con el mismo celo, eran más cuidadosos en mantener sus filas, y no dejar un punto de ruptura.

[2] Cuando estuvieron cerca, empezaron a amenazar por gestos y los ojos, incluso, se decían algunos, que los Mesenios iban a ser sus esclavos y menos libres que los miserables Hilotas, estos criticaron a los Lacedemonios su insaciable deseo de crecer, y armarse contra sus hermanos, no sólo a pesar de los lazos de sangre, sino haciendo caso omiso de sus dioses y la patria de Hércules, cuyo culto era común. Luego de la palabras, llegaron a las manos, por los que habían visto y los Lacedemonios y Mesenios cargaron con la misma furia, sin embargo, el primero con más ventaja, y luchando en grupos, y hombre a hombre.

[3] Pero los Lacedemonios veían compensada su experiencia en la guerra, por la disciplina de sus tropas, e incluso el número, porque ya como súbditos de la mayoría de sus vecinos, se habían comprometido en su lucha los Dríopes de Asine que fueron expulsados de su ciudad hacía unos treinta años por los Argivos, y vinieron a implorar la ayuda de Esparta, y Esparta los utilizaba hábilmente en la situación para tenerlos bajo su banderas y, finalmente, contra la caballería de los Mesenios, oponían arqueros cretenses pagados.

[4] Por el contrario los Mesenios tenían el desprecio de la muerte y la desesperación de los que estaban convencidos de que así era la muerte más gloriosa y menos dura sobre las personas que lucharon por su patria, y pareciéndoles más digno su coraje, y más penoso los Lacedemonios. También vimos varios de sus filas que se enfrentan al peligro para sí mismo con brillantes actos, cubiertos de heridas y listos para expirar, todavía tenían un aire amenazador, y el orgullo que proviene de una determinación en morir.

[5] Se instaban los unos a los otros. Los que se salvaron de la suerte a los heridos a realizar, incluso lo que pudieran antes de su última hora, para dejar la vida, al menos, con cierta satisfacción, y animando para morir a su vez imitando a sus compañeros, y a no ser su valor, por su muerte inútil, a la madre patria.

[6] Pero los Lacedemonios, ni siquiera se animaban entre sí, ni tampoco tan dispuestos como los Mesenios, por que la mayoría de las personas conocían la tarea de la guerra, las armas que conocían desde su infancia, que celebraban su falange firme, de pie firme, y esperando que las fuerzas de los Mesenios no resistirían la larga batalla, ni los golpes mortales que nunca usaban.

[7] Esto es lo que cada uno de los dos ejércitos tuvo de particular, y para pensar, y la forma de luchar, pero lo que es común a todos, que quien iba a morir no suplicaba del enemigo, ni prometía premios, al parecer porque el odio era tan grande entre ellos que no permitían esta esperanza, pero aún más porque no querían hacer nada que empañara la gloria de sus buenas acciones. Aquellos que habían matado a un enemigo no se glorificaban insolentes ni insultaban su desgracia, porque ambas partes todavía tenían incierto los resultados de los combates. Pero la muerte que se les daba fue el más grande honor al que corrió a ganar el botín de los moribundos y heridos, porque había corrido un gran riesgo, por estos restos, a menudo descubrían sus escudos, y recibían un golpe de flechas o espada estando descuidados, o incluso por el mismo herido o moribundo, haciendo un último esfuerzo, le quitaba la vida al demasiado codicioso impresionado por la gloria de conseguir sus armas.

[8] Por último, los reyes de una y otra parte, querían venir a las manos entre sí. Teopompo quería lanzar su valor en la primera lucha con Eufaes, viendo que venía le decía a Antandro "No es diferente este Teopompo imita a Polinices" Polinices como el jefe de Argivos hizo la guerra a su patria y de su propia mano fatalmente hirió a su hermano, pero este le mató a su vez, y por segunda vez con un ataque similar en contra de la posteridad de Hércules quería llevar el deshonor así como la desafortunada carrera de Layo y Edipo, pero engañado de la batalla no le iba a ir felizmente en el presente. Y también avanzó.

[9] En este punto, un nuevo celo reavivo las tropas; que fatigados, parecía que eran nuevas tropas que acababan de llegar a la batalla frescas, la carnicería redobló cada parte pensando sólo en defender a su rey. El gran Eufaes estaba rodeado de la élite de su gente y todos de los más valientes Mesenios. Furioso por instruir a las tropas al mando rechazaron a Teopompo, y a los Lacedemonios.

[10] Sin embargo, durante ese tiempo, el ala derecha de los Mesenios fue muy maltratado, porque Pitarato había muerto, y sus soldados habían perdido el orden y su valentía estaba rota. Polidoro no aprovechó esta ventaja con los Mesenios, ni Eufaes persiguió a los Lacedemonios, Eufaes en opinión de sus lugartenientes, pensaron que era preferible ir a su rescate, conteniéndose y respaldándose sin acometer una nueva batalla con Polidoro, porque ya estaba oscureciendo.

[11] y estos no sabían seguir a los prófugos, ya que los Lacedemonios observaban inviolablemente esta costumbre nunca perseguir acaloradamente en la huida del enemigo ante ellos, tenían mayor cuidado en caminar en forma ordenada y así mantener sus filas que de matar a unos cuantos hombres más. En el centro de batalla con el mismo éxito, unos encabezados por Cleones, y otros por Eurileonte. La noche separó a los combatientes.

[12] Pero, en verdad que en uno u otro lado fue la infantería armada fue la que llevó el esfuerzo de la lucha. La caballería era pequeña y no hizo nada que merezca decirse, porque los pueblos del Peloponeso todavía no conocían el arte de la manipular un caballo. En cuanto a la caballería ligera de los Mesenios y arqueros de Creta de los Lacedemonios, estuvieron como espectadores, a causa de tenerlos apostados como reserva a la manera antigua.

[13] Al día siguiente, ni el uno ni el otro pensaban en luchar, ni se les ocurría levantar un trofeo por el contrario, enviaron heraldos cada uno al ejército del otro, a pedir una suspensión de armas, con la intención de enterrar a los muertos, y así procedieron.

 

 

IX. [1] A partir de esta lucha los asuntos de los Mesenios comenzaron a deteriorarse. Las guarniciones que se habían visto obligado a poner en su lugar les costaba mucho, por que ya no eran capaces de mantener un ejército en pie. En segundo lugar, la totalidad de sus esclavos se habían escapado yendo con los Lacedemonios, y para empeorar las cosas, una enfermedad popular, una especie de plaga que afligía a su país, aunque no afectó a todos los Mesenios, tras una cuidadosa deliberación sobre el estado de sus asuntos, decidieron abandonar la mayoría de las ciudades que tenían en el interior y se retiraron al Monte Itome.

[2] a la ciudad de ese nombre, que afirman que Homero incluye, cuando dijo en el recuento de los barcos, Itome la fuerte y rica escalonada. Se amplió el recinto a fin de que pudiera servir de asilo a la cantidad de nuevos residentes que debería contener, que era una base muy fuerte, situada en una montaña tan alta como cuantas había en el istmo del Peloponeso, y de acceso muy dificil.

[3] Decidieron enviar acerca de consultar el oráculo de Delfos, que le dieron esta comisión a Tisis hijo de Alcis distinguido entre sus conciudadanos y, sobre todo, experto en la materia de la adivinación. Tisis fueron a Delfos, pero a la vuelta fue atacado por los Lacedemonios de la guarnición Anfea, que se habían escondido en su camino, y como se defendía con gran resolución, mientras lo herían se escuchó una voz que venía de quién sabe dónde, y que decía: Dejar paso al portador del oráculo.

[4] Tisis, tomando ventaja de este alivio gano la parte superior Itome, e informó del oráculo al rey, y a los pocos días después murió a causa de sus lesiones. Eufaes inmediatamente llamó a la gente para decirles el oráculo, cuyo significado era más o menos como: La pura sangre de una virgen de Épito, En un negro sacrificio en el altar degollareis, para calmar la implacable ira de Plutón, Itome la ahorrará y garantizará la de todos.

[5] Estas palabras fueron escuchadas y se hizo el sorteo de todas las doncellas de la ilustre casa de los Epítidas. La suerte cayó sobre la hija de Licisco, pero el adivino Epébolo objetó que se sacrificase, diciendo que Licisco no era el padre, porque su mujer era estéril que se dió por sentado que la hija no era de su marido. Mientras que este lo contaba en público Licisco lleva a su hija con él y huía a Esparta.

[6] Por escapar hubo una fuerte consternación de los Mesenios; Aristodemo también de los Epítidas, y mucho más importante que Licisco en todo, pero especialmente en la guerra, ofreció voluntariamente a su hija. El destino que de repente oscurece la virtud de los hombres, como un río de limo empaña su brillo de esas hermosas conchas que se encuentran en sus márgenes. Aristodemo, dispuesto a ofrecer a su hija para la salvación de su país cayó en la desgracia que voy a decir.

[7] Un Mesenio que no nombran, estaba enamorado de esta joven. Al ver el peligro que la amenaza, afirmó que Aristodemo le había prometido su hija, y que no tenía derecho ya sobre ella, sino él, a quien se la concedió, y que no podría hacerse sin su consentimiento. A medida que lo escuchaban no le daban la razón, él dijo con descaro que había abusado de la doncella y que estaba embarazada.

[8] Aristodemo con tal maldad, e ira, clavó un puñal en el pecho de su hija, con la muerta a sus pies, le abrió el vientre y convenció a la asamblea que no estaba embarazada. Inmediatamente el adivino Epébolo dijo que estaba buscando otro Epytide que quisiera entregar a su hija, ya que Aristodemo no había hecho nada que pudiera ser utilizado para los Mesenios, pues había sacrificado a su ira y no a los dioses mencionados por la Pitia.

[9] La gente que escuchó este discurso, se levantó contra el impostor, que le había hecho cometer un parricidio a Aristodemo rompiéndoles esperanza sembrando la duda. Afortunadamente, este hombre era muy querido por el rey. Eufaes hizo uso de la palabra y dijo a los Mesenios que no debían tener reparos, y que el oráculo se había logrado suficiente, porque la sangre de una virgen había sido derramada.

[10] Todos los Epítidas aplaudieron este sentimiento, y no hubo ninguno a quien no hubo encantado de no tener nada que temer de sus hijas. Las personas pronunciaron discursos para apoyar al rey, desestimando el recurso de la asamblea, después hicieron sacrificios y celebraron un día de fiesta en honor de los dioses.

 

 

X. [1] Los Lacedemonios habiendo sabido del oráculo que se había hecho a los Mesenios, parecían muy alarmados, y los dos reyes mismos ya no estaban tan ansiosos por reiniciar la guerra. Por último, al sexto año desde la fuga de Licisco los Lacedemonios, después de debidamente sacrificar a los dioses, comenzaron la campaña caminando derecho a Itome. Sus arqueros cretenses todavía no habían unido, Los Mesenios y no habían logrado el socorro que esperaban sus aliados. Debido a que los espartanos estaban empezando a dar sombra a los demás pueblos del Peloponeso, especialmente Arcadios y Argivos. Estos, como a escondidas escondidas querían ayudar a la resolución de los Mesenios, los Arcadios, no ocultaron las armas y abiertamente dieron su apoyo, pero ni unos ni otros habían llegado. Los Mesenios, llenos de confianza en su oráculo, se creian capaces de pasar cualquiera de las medidas cautelares sin los extranjero, por lo que intentaron de nuevo la suerte de las armas.

[2] En muchos aspectos, esta segunda batalla no era muy distinta de la primera, la noche terminó de la misma manera, las dos alas, ni siquiera ningún batallón quedó roto, porque ni uno ni el otro mantuvieron sus filas. Al salirse la mayoría de su posición, una formación de los mejores por ambas partes en el centro, luchó con furia.

[3] Eufaes si la precaución más adecuada para un rey, de repente atacó a la compañía de Teopompo, pero recibió varias heridas y lesiones mortales. Fue entonces que la lucha se volvió sangrienta, como los Lacedemonios vieron a Eufaes caído y listo para expirar, hicieron el último esfuerzo por arrebatarles la persona, y los Mesenios alentados por el amor que tenían por su rey, lucharon en la desesperación en su alrededor, en honor de quien los llevaba, por lo que consideraron que era mejor morir por su rey que sobrevivir con su abandono.

[4] Por lo tanto, la desgracia de Eufaes dió tenaz batalla, y la oportunidad a los demás de prodigar su valor. Por último, el príncipe fue llevado al campamento, donde tuvo el consuelo de sentirse con sus tropas que habían hecho su deber y no habían sido vencidos. Después de unos pocos días murió, luego de haber reinado trece años, durante los cuales estuvo siempre en guerra con los Lacedemonios.

[5] Eufaes al morir no tenía hijos. Dejó a la gente la libertad de elegirlo. Cleones y Damis compitieron con Aristodemo y reclamaron la victoria, por tenerse más distinguidos, en la guerra y en tiempo de paz. Antandro había muerto en combate defendiendo a su rey. Los dos adivinos, Epébolo y Ofioneo eran contrarios a Aristodemo, decían que un parricida perverso que había se bañado las manos en la sangre de su hija, no era idóneo para ocupar el trono de Épito y sus descendientes. Pero a pesar de su oposición, Aristodemo con los votos del pueblo tomó las riendas del estado.

[6] Este Ofioneo, que acabo de mencionar, era ciego desde su nacimiento, y como aquí se practica el arte de adivinar. Enterándose de lo que pasaba en particular y en público, predecía lo que sucedería. Con respecto a Aristodemo fue siempre agradable a la gente, y conocía no sólo como ganase al pueblo sino a los grandes, entre los que se consideran particularmente Cléon y Damis, y ponía la atención en los aliados, enviando a los miembros en Arcadia, Argos y Sición, con regalos para aquellos a la cabeza de los asuntos de estos pueblos.

[7] Durante su reinado los Lacedemonios y Mesenios también cansados de la guerra, esta la realizaban por unos pocos en golpes de mano y con algunas hostilidades por ambas partes, especialmente en la época de la cosecha, a veces se les unió a los Mesenios los Arcadios para causar daños en Laconia, pero los más prudentes Argivos no se atrevieron a declararse contra Esparta, sin embargo, decidieron tomar el lado de los Mesenios, si se trataba de una acción decisiva.

 

 

XI. [1] Por último, el quinto año del reinado de Aristodemo, ambas partes ya no podían apoyar la duración de la guerra y los gastos que ocasiona, que querían terminar la lucha, y los aliados de ambas naciones enviaron fecha del socorro se habían puesto de acuerdo. De todos los pueblos del Peloponeso, sólo los Corintios no abandonaron a Esparta, por el contrario, el ejército de los Arcadios marcharon a ayuda a los Mesenios, y de Argos y Sición enviaron tropas todos fueron elegidos. El centro de la batalla los Lacedemonios pusieron a los Corintios, los Hilotas, y todas las tropas que habían aprendido bajo su dominación, el rey mandó a uno en cada ala, y su falange más grande que nunca en firmeza y bien cuidada.

[2] Digo como Aristodemo, ubico su ejército. Se elige entre Mesenios y la Arcadios, los más robustos hombres y valientes, les dió la más ventajosa arma que pudo, y los mezclaron con los Argivos y los de Sición de apoyo durante la lucha, y estiró su falange en la medida en que fuera posible, a fin de que no pudieran rodearles, y tomó la precaución de que el terreno se adaptase bien, y que su ejército tuviera siempre detrás el Monte Itome. Cleones tomó el mando de la falange.

[3] Aristodemo y Damis se pusieron a la cabeza de las dos alas, y tomó con ellos a algunos arqueros y honderos. Las tropas, debido a su agilidad, fueron puestos para ser usados tanto por un lado, como por el otro, para que el enemigo se preocupase por sus movimientos, ya que no había para la totalidad una armadura o escudo, los que carecían de la armadura se cubrían con pieles de cabras u ovejas, o incluso animales salvajes, especialmente los Arcadios, los que son de monte en su mayor parte, caminaban vestidos con los restos de un oso o un lobo.

[4] Cada soldado tenía varias jabalinas, e incluso algunas lanzas. La infantería estaba emboscada en un lugar de las montañas, donde no era fácil de ver. La falange de Aristodemo compuesta por Mesenios y sus aliados sostuvieron la el primer ataque de los Lacedemonios, y luego los demás, tenían más experiencia habían creído. Realmente eran inferiores en número, pero compuesta por todas las tropas de elite, lucharon contra un grupo donde se mezclaban buenas y malas, por lo que las enfrentaron con el valor y en el lado del arte militar.

[5] Además, la caballería e infantería ligera que se había escondido partió a la primera señal, acosando al enemigo, rodeándoles por el lateral, caían constantemente sobre ellos, algunos incluso tuvieron la audacia de llegar al enemigo y luchar duro, de modo que los Lacedemonios, atacados desde todos los lados, casi perdían la esperanza de ganar, pero todavía estaban apretados y en buen estado, de vez en cuando se convirtió en su lucha contra los aventureros y tratando de empujarlos, pero estos más ágiles y con menos carga pronto regresaban a sus puestos, por lo que dejaban con rabia a los Lacedemonios por no poder llegar a alcanzarlos, y la vergüenza que nace de la impotencia.

[6] Debido a que los hombres son impredecibles, ante los imprevistos inmerecidos desesperan. Aquellos que fueron heridos o que estaban más expuestos a las frecuentes escaramuzas, dejando sus filas corrían con rabia, hasta el peligroso enemigo, que daba marcha atrás, repitiendo la misma maniobra contra el grueso de la falange caían luego sobre los que les habían seguido.

[7] De la misma manera se luchaba en varios lugares como pelotones. Luego la falange de los Mesenios y sus aliados instó enérgicamente a los Lacedemonios que, finalmente, cedieron a la obstinación de la batalla y el nuevo tipo de enemigo que tenía en la infantería ligera y se rompió. Tan pronto como la caballería de los Mesenios vió que los Lacedemonios corrían, salió detrás de ella y mataron a mucha gente.

[8] No está claro cuántos hombres habían perdido, para mí, creo que el número era considerable. Los espartanos, que no tenían que cruzar el país enemigo, volvieron a casa sin más, pero la retirada de los Corintios era difícil, porque ellos tuvieron que pasar por la tierra de Argos y los de Sicyon.

 

 

XII. [1] Por la pérdida de esta batalla y muchas personas valientes que perecieron, no sólo el valor fue abatido en los Lacedemonios que no les dejaba esperanza de terminar felizmente esta guerra. En la perplejidad que estaban, enviaron a Delfos a consultar el oráculo, y la respuesta que hubo: Queríais esta tierra fértil, El eterno tema de una guerra cruel. Que solo se poseerá con una estratagema feliz. El ardid todavía puede promover sus deseos.

[2] Sobre la base de este oráculo los dos reyes de Esparta y los Éforos volvieron todos sus pensamientos por el lado del artificio y el engaño, pero no vino mejor cuenta de hacer lo que Ulises hizo durante el asedio de Troya. Por lo tanto, optó porque un centenar de hombres se enviará a Itome con el fin de aparecer como los desertores y, sin embargo, observar los propósitos y traicionar a los enemigos, incluso para que su deserción no pareciera cuestionable, se les hizo juicio en Esparta. En las órdenes Aristodemo, no erró, expulsando del terreno a estos traidores, diciendo que los crímenes de los Lacedemonios eran recientes pero sus tretas son antiguas.

[3] Este intento fracasó, y comenzaron a robar aliados a los Mesenios proyecto no mejor, porque los Arcadios no querían ni siquiera escuchar sus propuestas, los Lacedemonios disgustados no marcharon a Argos, por temor a una negativa. Aristodemo que tenía conocimiento de todos estos hecho, a su vez envió a consultar al dios de Delfos y la Pitia respondió que:

[4] Inmortal es la corona de laurel de tu frente, Por lo tanto, del cielo, pero de un engaño defiéndete, y teme el artificio No caigas bajo el hueco de un terrible precipicio. Ten los dos ojos abiertos a la luz del día, Y que no cierra un triste regreso a Itome, en una hora fatal, La furia de abandonar a su orgullosa rival, cuando dos salgan de la emboscada cuando el destino alcance a los que han cambiado su naturaleza. Aristodemo y todos los intérpretes de oráculos no podía entenderlo, pero más tarde se convirtió en el más claro y verificado su evento.

[5] por este tiempo ocurrió que la hija de este Licisco, que huyeron a Esparta vino a morir, y el padre, que a menudo iba a llorar sobre la tumba de su hija, fue capturado por jinetes Arcadios, que le hicieron una emboscada en su camino. Llevado a Itome, compareció ante la Asamblea Popular, acusado de traición y delito grave y defendió su caso. Dijo en su defensa que no había traicionado a su país, que había creido al adivino Epébolo, que argumentó que no era su hija legítima, y se sintió obligado a irse por riesgo de pagar innecesariamente con sangre inocente.

[6] Este discurso no resultó creíble, pero se presentó en el teatro la sacerdotisa Hera, en protesta por que ella era la madre de esa joven que creía Licisco hija, y que ella se la había dado a su esposa, siendo para su marido un misterio, añadió, que venía a revelarlo en ese día, y que al mismo tiempo dejaba el sacerdocio con el que fue honrada. Es sólo a través de una costumbre establecida en Mesenios, cualquier sacerdotisa o cualquier sacerdote que perdieron uno de sus hijos se trasladaba el sacerdocio a otro. La gente oído el testimonio de esta mujer, puso otra sacerdotisa en su lugar y dejó a Licisco exonerado.

[7] Habían pasado ya veinte años de la guerra, y querían saber cuál sería el resultado, y fueron enviado a Delfos para consultar al oráculo, que respondió en estos versos: Cien trípodes ofrecen al poderoso Dios Zeus de Itome, no habrá lugar a dudas, en la salvación del reino. Los que primero elogien su altar, Y ahora pueden dedicar este inmortal Ganador será lleno de gloria de la tierra feliz Que durante tanto tiempo estuvo en la guerra. Aunque un engaño te pone delante y el castigo luego detrás pues no se puede engañar a un Dios ni al Destino, que a su discreción, dispensa sus favores, y cada uno encuentra a su vez antes.

[8] Los Mesenios no dudaron ni un momento que la victoria les había siso prometida por este oráculo, y se basaban en que el templo de Zeus Itomatas, figura dentro de sus paredes, no era posible que los Lacedemonios fueran los primeros en dedicar cien trípodes. Ya que no eran lo suficientemente ricos para obtener bronce, los hicieron de madera lo más diligentemente que podían. Pero un hombre de Delfos trajo la noticia a Esparta del oráculo. Inmediatamente lo tuvieron en cuenta, buscando para evitar a los Mesenios, y no encontrando ningún punto.

[9] Uno llamado el Espartano Ébalo, persona no relevante pero hombre de buen entendimiento, como veremos, hizo el mismo cien trípodes de tierra, puestos en una red sobre su hombro, y vestido como un cazador fue a Itome. Muy poco conocido en su propio país, no corra el riesgo de estar en un país extranjero. Llegó a las puertas, se mezcló entre los campesinos que cada mañana se dirigian a la ciudad, entre ellos, llegando la noche ofreció en el templo a Zeus, los trípodes, en su altar y volvió a Esparta.

[10] Al día siguiente se tuvo conocimiento de lo que había sucedido, y los Mesenios estaban muy alarmados; Aristodemo arengó a la multitud, para consolarla lo mejor que pudo, y para tranquilizarla pensó llevar al altar de Zeus cien trípodes de madera como había sido ordenada, y que cuando se encuentra terminado. Al mismo tiempo pasó que Ofioneo el adivino, que era ciego de nacimiento, recuperó la vista de una forma muy especial, porque durante varios días se quejó de fuertes dolores de cabeza, y luego empezó a ver con claridad.

 

 

XIII. [1] Los dioses nunca dejaron de advertir la próxima ruina a los Mesenios con prodigios que no eran dudosos. Atenea que estaba representada en bronce en Itome con sus armas y su escudo, este cayó repentinamente. Un día que Aristodemo quería hacer sacrificios a Zeus Itomatas, los carneros, que eran víctimas, fueron a golpear contra el altar con tanta fuerza que uno murió en el acto. Se reunieron los perros durante la noche, sus aullidos eran terribles y, a continuación, se los vio pasar por bandadas hacia el campamento de los Lacedemonios.

[2] Todos estos prodigios preocuparon a Aristodemo, pero además él tuvo un sueño que parecía anunciar su miseria aún más claramente. Soñaba que iba a dar la batalla, que ya había sacrificado a los dioses, y las entrañas de las víctimas estaban sobre la mesa luego se le aparecía con él su hija, vestida de luto, con el pecho y el estómago abierto, y llena de sangre, por lamentable efecto de la ira del padre, y vuelca la mesa con las entrañas de las víctimas, arrebatándole a su padre las armas, le puso una corona de oro en la cabeza, y un hábito blanco: este era su sueño.

[3] Esta visión mortal parecía predecirle el fin, sobre todo entre los Mesenios como es costumbre, antes de enterrar a la gente ilustre, se les pone un vestido de blanco con una corona en su cabeza. Estando ocupado por estas tristes ideas, se produjo que le volvieron a anunciar que Ofioneo volvía a estar ciego como antes. Entonces fue cuando se dieron cuenta del mensaje y el significado de estos versos: Cuando los dos ojos abiertos a la luz del día, se cierran en un triste regreso Por lo que hacía referencia a Itome.

[4], Volvía a su mente la desgracia de que tuvo que matar a su propia hija, aunque su muerte no fue de ninguna utilidad para el estado, y también que la esperanza de su patria, y pasó su espada a través del cuerpo y murió en encima de la tumba de su hija. Este gran hombre había hecho todo lo humanamente posible para la salvación de los Mesenios, pero no podía superar la dureza del destino, ni la malicia de la fortuna. Él reinó seis años y algunos meses.

[5] Después de este desastre, los Mesenios perdieron el valor, hasta el punto que estaban tentados de enviar a Esparta para implorar la misericordia de los Lacedemonios, ya que estaban consternados por la muerte de Aristodemo, pero su resentimiento, incluso más fuerte que el amor a la vida no les permitía negarse hasta entonces. Una vez en asamblea, no se votó un rey, pero si un general, al que dieron plena autoridad, siendo Damis. Que eligió a dos colegas, Cleones y Fileo y, a continuación, la organización de acuerdo con el estado de las cosas, preparando todo para combatir, ya que los Mesenios estaban sitiados en Itome se reforzaron cada día más y más, además que los alimentos empezaban a faltar y al hambre había que temer.

[6] El valor ante el peligro y la audacia no les abandonaron y fueron siempre dispuestos a pagar a su pueblo, pero perdieron todas las cabezas de los estrategos y un montón de buena gente, y al final a pesar de que estaban reducción mantuvieron el asedio otros cinco meses, pero finalmente se vieron obligados a abandonar Itome después de una guerra de veinte años, este testimonio Tirteo cantó: Después de veinte años de guerra, Itome fue abandonada, Recibiendo a su ganador, y la fertilidad de sus campos a su destino.

[7] La guerra termina el primer año de la decimocuarta Olimpiada (724 adc.), en la que Dasmón el corintio, fue ganador del estadio. Cuando la administración de los Medontidas, todavía duraba decenal como arconte en Atenas, y en el cuarto año de su arconte Hipómenes.

 

 

XIV. [1] Los Mesenios que tenían derecho de hospitalidad, en Arcadia, Argos o Sición, se retiraron a estas ciudades y otros que eran de la raza de Démeter y las personas que ejercían las funciones del sacerdocio de las principales diosas en Andana, fueron a buscar alojo en Eleusis. La multitud se dispersó por otras ciudades y aldeas de Mesenia, cada uno tratando de recuperar su antiguo hogar.

[2] Los Lacedemonios, comenzaron a destruir Itome hasta los cimientos, y luego fueron arrasando las ciudades del país. Con el botín que habían ganado a los enemigos, se consagró a Apolo Amicleo tres trípodes de bronce. Afrodita está representada en el primero, en segundo Artemisa Proserpina, y Démeter en el tercero.

[3] Se dio a los de Ásine que los Argivos habían expulsado de su ciudad, todo este litoral que tienen hoy, y los descendientes de esta provincia a Androcles que llamamos Hiamia, porque todavía Androcles de una niña, y esta tuvo hijos después de la muerte de su abuelo, que los habían dejado de instalarse en Mesenia los Espartanos.

[4] Esta es la forma en que trataron a los Mesenios: primero les hicieron tomar un juramento de fidelidad, de modo que todos ellos se comprometieron a no rebelarse contra los Lacedemonios y no dar ningún problema y, en segundo lugar, sin imponen tributo fijo, condenaron a dar a Esparta anualmente a la mitad de los frutos que recogen en sus tierras, y en tercer lugar les exigieron en el futuro, en perpetuidad maridos y esposas para asistir en ropa de luto a los funerales de los reyes de Esparta y magistrados, con sanciones contra los delincuentes.

[5] Tenemos un monumento, por tanta infamia en Tirteo, que dice así de los mesenios: Como animales que sin piedad encorvados bajo el peso que los aplasta, con los dueños en sus espaldas, llevándose la mitad de los resultados de su trabajo. Aquí hay algunos otros por el mismo poeta que representa la obligación de los infortunados de llevar luto y asistir a los funerales de los reyes Lacedemonios: Y obligados a besar la mano que los castiga, Después de la muerte de los reyes, con ropa de luto, Ellos lloran servilmente en su ataúd.

[6] Los Mesenios reducidos a la miseria en la dura necesidad de dar cada año la mitad de la producción, que el sudor de sus cuerpos podía sacar de dentro de la tierra, y sin esperanza de un futuro más soportable, resolvieron finalmente sacudirse el yugo, morir con las armas en la mano, que languideciendo en una cruel esclavitud, o de ser expulsados del Peloponeso. Los autores de un generoso plan de los jóvenes que aún no habían visto la guerra, pero tenía tanto valor de quienes han comprado con su sangre la libertad, les parecía preferible a la servidumbre, incluso más suave.

[7] Pero habían aumentado en todos los lugares los Mesenia en una juventud floreciente, sobre todo en Andana, donde aún era más hermosa y más numerosos que en otros lugares. Entre los jóvenes brilló especialmente Aristómenes que recibe honor entre los Mesenios hoy como un héroe y que creen que el nacimiento fue algo maravilloso. De hecho, dicen que un genio o un dios en forma de una serpiente, se unió con su madre Nicotelea, y que de esto nació Aristómenes. Sé que los macedonios han dicho parecido de Olimpíade, y en Sición de Aristodama.

[8] Pero la diferencia con los Mesenios es que no creen que Aristómenes fuera hijo de Zeus y Hércules, como los macedonios han imaginado que Alejandro era hijo de Amón, y los de Sición que Arato nacía de Asclepio padre, ya que la mayoría de los griegos toman a Aristómenes era hijo de Pirro, y los Mesenios, haciendo libaciones, lo califican como hijo ilustre de Nicomedes, hecho del que estoy seguro. Sin embargo, Aristómenes, joven y lleno de coraje como se distinguió entre los jóvenes Mesenia, emocionando constantemente a sus compatriotas a tomar las armas. En primer lugar, esto se llevó con gran secreto, que envió por la puerta de atrás a la gente de confianza a los Arcadios y Argivos por si se levantasen, si recibirían alivio de la manera más rápida y poderosa como sus padres la habían recibido durante la primera guerra.

 

 

XV. [1] Encontrando a Arcadios y Argivos sus aliados que estaban más dispuestos y más animosos en contra de Esparta. Contenidos, por lo tanto, por su preparación, se revelaron los Mesenios treinta y nueve años después de tomar Itome, el cuarto año de la vigésima tercera Olimpiada (685 adc.), en que se celebra la victoria de Ícaro de Hiperesia que ganó la carrera de la etapa. La república de Atenas ya se regia por arconte anual y Tlésias tenía su cargo.

[2] No es tan fácil decir quien prevaleció entre los Lacedemonios, Tirteo no lo dijo. Riano en su historia en verso, dice que es Leotíquides, pero es pequeña autoridad. Si Tirteo no explicó mucho sobre este punto, podemos al menos algunas de las conjeturas que lo presenta, en unos versos que enlazan con la primera guerra: Después de veinte años de sitio, aún en pie Itome Casi había empujado a nuestros enemigos al final. Sus valientes defensores, los padres de nuestros padres, no vamos a avergonzarnos de nuestra miseria.

[3] Con estas palabras los padres de nuestros padres, el poeta remarca suficientemente que es la tercera generación desde la primera guerra que tuvieron con los Mesenios. Pero después de los reyes de Esparta nos dice que entonces prevalecía Anaxandro de Eurícrates hijo y nieto de Polidoro, y de la otra rama, Anaxidamo de hijo de Zeuxidamo hijo nieto de Arquidamo, hijo del gran Teopompo ya que murió antes Arquidamo que su padre, la corona pasó a Zeuxidamo, nieto de Teopompo. Para Leotíquides, sabemos lo suficiente, que reinaba después de Damárato el hijo de Ariston, Ariston, que era el séptimo descendiente de Teopompo.

[4] Por lo tanto, es en estos reinos que los Mesenios, un año después de su rebelión, entablaron la batalla con los Lacedemonios en Deres, un pueblo en la Mesenia. Ni uno ni el otro, no fueron rescatados de sus aliados, y no está claro de qué lado estaba la ventaja. Pero ellos dicen que Aristómenes en esta ocasión fue más de lo que se podría esperar de un hombre, por lo que, después de la batalla, lo eligieron rey los Mesenios porque tenía sangre de Epítidas, pero se negó a este honor, dijo ser general, con una autoridad absoluta.

[5] Aristómenes creía que cada soldado, que hacían grandes cosas para el recuerdo no sufren ni temen incluso la muerte, y él creyó que tenía que empezar por un golpe tan brillante que lo hiciera temer de los Lacedemonios para siempre. Con esta resolución marchó hacia Esparta, entrando por la noche y encontrando la manera ofreció su escudo en el templo de Atenea Chalcieco siendo que el escudo lo dedicaba a la diosa por Aristómenes, que lo había ganado a los Lacedemonios.

[6] Por este tiempo, los Lacedemonios habían consultado el oráculo de Delfos, La respuesta decía que tenían que ser llevadas por el consejo de un ateniense. Inmediatamente enviaron a Atenas a informar a la República de la respuesta del oráculo y preguntar por uno de sus ciudadanos que podrían ayudar a su consejo. Los atenienses, que no querían que fuera tan fácilmente conquistada la región más rica del Peloponeso Mesenia como tal, ni faltar al respeto del oráculo, urdieron una artimaña. Había en Atenas un maestro de escuela llamado Tirteo, cojo de un pie, y no tenía un gran espíritu, este era el hombre que dieron a los Lacedemonios. Llegó a Esparta, y como divertido reunía al pueblo, y a quienes lo rodean, les recitaba sus versos, elegías y anapestos.

[7] Un año más o menos después de la Batalla de Deres, los Mesenios y los Lacedemonios habían recibido los refuerzos que esperaban de sus aliados, se encontraron en presencia, y listos para entrar a una segunda lucha en un lugar, llamado túmulo del jabalí. Llegó a los Mesenios un poderoso socorro de los Eleo, de la Arcadia, Argos y Sicyon. Todos aquellos que dejaron su país después de tomar Itome, habían vuelto a unirse a sus compatriotas, especialmente las familias que se habían retirado a Eleusis y estaban en posesión del sacerdocio de las grandes diosas, los descendientes de Androcles fueron también los que con mayor celo habían contribuido al levantamiento de Mesenia.

[8] Los aliados de Esparta fueron los Corintios y Lepreatas, no obstante, vinieron en pequeñas cantidades, por el odio a los Eleos se inclinaron a Esparta. Los de Ásine estaban obligados por juramento a unos y otros a permanecer neutrales. El campo de batalla era un lugar de Mesenia, situada en la llanura de Esteniclaro llama el túmulo de jabalí, ya que Hércules a los hijos de Neleo los inmoló un jabalí y, a continuación, hizo un tratado que prometió llevar a cabo, ante las entrañas de la víctima.

 

 

XVI. [1] Los dos ejércitos se encontraron en presencia, los adivinos sacrificaron a los dioses de ambas partes, estos videntes fueron en el lado de Lacedemonios, Hécatus nieto e hijo del mismo nombre que Hécatus que habían regresado a Esparta con los hijos de Aristodemo y en el lado de los Mesenios, Teoclo hijo de Eumantis, de los Eleos, de la raza de los Yámidas (Herodoto 5-44) que fue traído por Cresfontes a Mesenia.

[2] Cada adivino los instó a su patria, todos mostraron una gran alegría por combatir y todos llevaban el ardor de su edad y la fuerza capaz de hacerlo. Pero, sobre todo Anaxandro Rey Lacedemonios y estos estaban en torno a la persona con la impaciencia de llegar a los golpes. En el lado de los Mesenios, Androcles y Fintas, nieto del primer Androcles y todos los que obedecían sus órdenes, también tratando distinguirse en sí. No estaban los sacerdotes de las grandes diosas ni Tirteo que no tenían función militar, que estaban en la retaguardia, donde alentaban a los últimos batallones para hacerlo bien.

[3] Aristómenes, estaba acompañado de ochenta jóvenes Mesenios, que se sentían todos muy honrados de haber sido considerados dignos de la lucha en el frente con él, su número era pequeño pero más atentos en ayudar a cada uno y a los demás y que era más fácil de observar el más mínimo signo de su estado general. Fue a la cabeza de este grupo de élite Anaxandro y su compañía, compuesto por todos los más valientes se Lacedemonios. El pequeño pelotón del General Mesenio, después de haber sufrido una multitud de golpes con valentía, comenzaron a desesperar de la victoria, pero no decayeron, y a fuerza de tiempo y perseverancia, doblegaron al batallón de Anaxandro.

[4] Al mismo tiempo, Aristómenes ordenó perseguir a las tropas, y se lanzó contra otra formación que se mantenía firmes, repeliéndolos, y cayendo posteriormente contra otra con el mismo éxito. Y otra, hasta haber desbaratado todas las partes que luchaban con enemigos, sufriendo toda una derrota militar de los Lacedemonios. Entonces vergonzosamente huían, incluso sin tomarse el tiempo de concentrarse, que sentían la espada en los riñones y sufrían temiendo al hombre que había deshecho de manera formidable a sus enemigos.

[5] Había crecido un peral salvaje que estaba en medio de un campo, prohibió Teoclo perseguirlos, diciendo que los Dioscuros había descansado una vez en este árbol, y debían ser respetados pero Aristodemo dejándose llevar por su entusiasmo y con la creencia de quien no tiene que cumplir estrictamente a su adivino, despreciando la opinión, llegó el momento fatal que perdió su escudo, y mientras que él lo buscaba, los Lacedemonios huyendo siempre, se escaparon.

[6] Sin embargo, esta derrota los dejó muy desalentados y querían hacer la paz por todos los medios. Tirteo recitando elegías para aumentar su valor, les hizo sustituir a los soldados que habían perecido en la batalla por un número igual de Hilotas que incorpora en cada grupo. Aristómenes, en Andana, fue recibido con aplausos como se merecía, y las mujeres le arrojaron guirnaldas y flores en su camino, cantando esta copla que se canta aún hoy: El feliz Aristómenes perseguía por las montañas y valles, a los orgullosos batallones de nuestros enemigos.

[7] Un tiempo después, recuperó su escudo yendo a Delfos. la Pitia le dijo que bajase en Lebadea hasta la capilla de Trofonio; y allí se encontró en efecto, y en un segundo viaje, lo dedicó al dios en la misma capilla. Y yo lo he visto, es notable por la figura de un águila que extiende sus alas abrazando los dos extremos. Aristómenes regresando de Beocia, con su escudo como le habían dicho recuperándolo en el antro de Trofonio, emprendió hazañas mayores.

[8] Una vez reunidas algunas tropas y teniendo una vez con él, los más valientes jóvenes que había encontrado, y llegando en la noche a las afueras de una ciudad de Laconia, que Homero (Iliada II-581) en su enumeración, llamado Faris, y los espartanos y los pueblos alrededor la llaman hoy Faras, y matando la vigilancia, y luego a los que resistieron, saqueo de la ciudad, y tomó el camino de Mesenia con un considerable botín. Anaxandro, acompañada de una mayoría de Lacedemonios, esperó en el cruce, Aristómenes los puso en fuga, y no los persiguió, porque una jabalina atravesó la nalga, lo que le obligó a volver sobre sus pasos, pero sin haber perdido ninguna de sus presas.

[9] Necesitaba tiempo para sanar, y su plan era ir a sitiar Esparta, pero Helena y los Dioscuros se le habían aparecido en un sueño. En Carías, se encontró con todas las muchachas que se reunieron en el país, que bailaban y cantaban para celebrar un festival de Artemisa, que tomó a todas las que pertenecían a los ricos o poderosos, y las llevó a un lugar en un pueblo de Mesenia. Después de ponerlas en la custodia de algunos Mesenios de sus tropas, se fue a descansar.

[10] Mientras dormía, los soldados medio borrachos, como creo, quería violar estas Caryathides, y Aristómenes que habían sido bien advertido de la sanción, para evitar lo desagradable que representa una acción tan brutal que no se permitía a los griegos, se vio obligado a dar ejemplo de la gravedad, castigando con la muerte unos de los culpables. Luego de un gran rescate, dio las hijas a sus padres, sin haber sufrido deshonras.

 

XVII. [1] Hay un lugar llamado Egila en Laconia, que es muy popular a causa de un templo de Démeter, que tienen en gran veneración. Aristómenes y sus tropas sabían que las mujeres (xx texto perdido xx) se reunían en este lugar en una fiesta, ya resolvió eliminarlas. Pero estas mujeres, al parecer inspiradas y protegidas por la diosa, se defendieron valientemente, algunas con cuchillos, las otras con los trinchadores y otras con la las brasas, que encontraron como armas en el lugar del sacrificio; de modo que no sólo muchos Mesenios resultaron heridos, que Aristómenes recibió varios golpes y fue llevado preso. Sin embargo, en la noche siguiente se salvó y ganó Mesenia. Se creía que la misma sacerdotisa de Démeter, llamada Arquidamea, la había ayudado a su fuga, que no se dejó corromper por dinero, sino porque hace tiempo que se enamoró de él. De todos modos, se dijo que había roto sus cadenas y huyeron.

[2] El tercer año de la guerra, hubo una lucha entre los dos ejércitos en un lugar que ellos llaman el gran Fosa. Todas las ciudades de Arcadia habían enviado socorro a los Mesenios; Aristócrates Trapezunte hijo de Hicétas rey de los Arcadios, conducía él mismo estas tropas auxiliares. Los Lacedemonios se les ocurrió seducirlo a fuerza de dinero, porque, de todas las personas conocidas son las primeras que dieron el ejemplo de intentar comprar el enemigo, y hacer justa la victoria, por así decirlo.

[3] Antes de esta cobarde traición, en contra de las leyes de la guerra, mientras que la lucha contra el éxito dependía del valor y la riqueza que han hecho los dioses en su apoyo o bajo su control. Es cierto que más tarde, cuando se enfrentaron en Egospótamos, compraron varios oficiales de la flota ateniense y, en particular, a Adimanto.

[4] Pero, la perfidia de los Lacedemonios cayó sobre ellos; en la venganza de Neptolemo, como se dice, ya que, Neptolemo hijo de Aquiles, luego de matar a Príamo, sin tener en cuenta la edad, en el altar de Zeus Herceso (el protector del muro del recinto o casa), él mismo, a su vez, fue asesinado en el altar de Apolo en Delfos, y luego de allí viene la manera de decir, la venganza de Neptolemo, a cualquiera que sufre el mismo castigo que infringió a alguien.

[5] En el momento en que los Lacedemonios habían prosperado más, y habían derrotado a los atenienses y el imperio cruzo la mar, siendo que Agésilas ya había conquistado gran parte de Asia. Perdieron la oportunidad de subyugar a Persia, porque Atajerjes volvió contra ellos sus propios fuegos artificiales, sembrando de oro y plata todas las ciudades de Grecia, Corinto, Argos, Atenas, Tebas, y de repente iluminados por medio de esta guerra que se llamó, la guerra de Corinto, que Agésilas se vió obligados a abandonar sus conquistas, regresando a Grecia lo antes posible.

[6] Así, los dioses, a Esparta la tenía que castigar con el tiempo, por la traición que había tramado contra los Mesenios. Aristócrates sin embargo, después de haber recibido dinero de los Lacedemonios, no descubrió su plan a los Arcadios, pero cuando vio a los dos ejércitos implicados, intimidándose él, dijo que era una lucha muy desfavorable, y que en caso de infortunio la retirada sería difícil, y después dijo que todas las entrañas de las víctimas no prometían nada bueno, por último, ordenó que a la primera señal que les daría, tuvieran que seguirlo.

[7] Tan pronto como la batalla había comenzado, al tiempo que empezaban los Mesenios a recibir al enemigo, Aristócrates huyó con sus Arcadios, dejando la izquierda y el centro del Ejército Mesenios desnudos, ya que los Arcadios ocupaban la posición, ya sea, porque ni Eleos ni Argivos ni de Sición estaban en combate. Del mismo modo, para descubrir más a los Mesenios, Aristócrates pasó a través de sus batallones.

[8] Los Mesenios que no lo esperaban, estaban tan consternados, que simplemente se habían olvidado del enemigo en el brazo, y, de hecho, en lugar de considerar como resistir, corrían tras los Arcadios, conminándoles a permanecer, llamándoles traidores, pero fue inútil.

[9] Abandonados así, pronto se encontraron rodeados por todos los lados, y los Lacedemonios tuvieron una victoria muy fácil. Aristómenes se mantuvo firme con su empresa, y resistió por un tiempo los esfuerzos de los enemigos, pero un número tan pequeño contra todo un ejército poco pudieron. Los Mesenios perdieron a tanta gente en esta ocasión que los pueblos en vez de esperar a convertirse pronto en los capitanes de Esparta, no mantenían alguna esperanza de evitar su completa destrucción. Varios de sus principales capitanes también murieron, entre otros Androcles, Fintas y Fanas, quien fue distinguido en la batalla, y antes, era famoso por su victoria en la carrera larga en los Juegos Olímpicos.

[10] Aristómenes recibido los restos de su ejército, se reunieron unos pocos soldados, y persuadió a los Mesenios de abandonar Andana, y todas las ciudades para retirarse al Monte Hira, y cuando marcharon al campamento. Inmediatamente fueron sitiados por Lacedemonios que aprovechar esta situación creyendo que los vencerían en el momento, sin embargo, desde la desafortunada batalla de la Fosa, los Mesenios resistieron once años en todo este lugar.

[11] Con Riano hemos aprendido de estos versos: A las faldas del monte blanco resistieron enteros veintidós inviernos y verdes hierbas. El poeta sumó como años dos estaciones, pero siempre nos dice claramente que este asedio duró once años.

 

 

XVIII. [1] En el Monte Hira los Mesenios se establecieron, ya que fueron excluidos de cualquier otro lugar, excepto los Pilios y los Motoneos que mantuvieron en las orillas del mar, y se dedicaron a saquear la tierra de los Lacedemonios y por su cuenta, sin poner más diferencia entre los dos. Por lo tanto, dividida en varias bandas, que dejaban de lado a unos y otros y causando estragos en todas las partes del país. Aristómenes había formado un cuerpo de trescientos hombres bien elegidos.

[2] Con este grupo saqueaba las tierras de los lacedemonios y tomaban el trigo, vino, ganado, esclavos y muebles, pero los muebles y esclavos, los vendían por dinero. Como el saqueo continuó los Lacedemonios se vieron obligados a dictar una orden en el que se afirmaba que las tierras que bordean Laconia y Mesenia estaban demasiado expuestos a los embates del enemigo, y no había que hacer más la siembra hasta terminar la guerra, pero la cura es peor que la enfermedad.

[3] la orden causó una escasez de grano, y la hambruna causó una sedición, los que eran ricos en la tierra no podían sufrir el no hacer nada por ellos. Tirteo intentó calmar los disturbios y apagar la sedición con sus versos. Por este tiempo, Aristómenes con su grupo de favoritos, marchó del Monte Hira, toda la noche con increíble diligencia, y ubicado en las afueras de Amiclas al apuntar el día, tomó la ciudad, la saquearon y se retiraron antes de que Esparta hubiera tenido noticias de lo que había sucedido.

[4] Ya en el campamento, volvió a hacer correrías de manera regular, hasta que fueron sorprendidos por un destacamento del enemigo con más de la mitad de sus escuadrones al mando de los dos reyes. Habiéndose defendido como un león recibió varias heridas, y golpeado de un tiro de piedra en la cabeza, se desmayó y cayó como si estuviera muerto. Inmediatamente los Lacedemonios, lo hicieron prisionero, y con él a cincuenta hombres de su tropa, y todos fueron arrojados a un abismo que ellos llaman Céadas que es un lugar donde se acostumbra a arrojar a los criminales mayores que están condenados a perder la vida.

[5] Así perecieron cincuenta Mesenios de la compañía de Aristómenes; para él, el mismo Dios que le había salvado tantas veces aún le guardo. Los que quieren dar un aire de maravillosas aventuras dicen que cuando fue lanzado al precipicio, un águila voló a su rescate, y con las alas extendidas lo sujetó, cayendo, hasta que lo dejó abajo, sin sufrir ninguna herida, y lo cierto es que no podría salir de este abismo sin una especie de milagro.

[6] Pasó dos días tirado en el suelo, su rostro cubierto con su clámide como un hombre que se estaba muriendo y en espera de su fin. En el tercer día oyó el ruido y descubrió su cara, vio a un zorro que se comió un cadáver, porque la oscuridad del lugar se mezclaba al menos una parte de la jornada. Se dio cuenta de que habría algún agujero por donde la zorra vienen, el reto era encontrar la misma. Se resolvió esperar hasta que el animal estuviera más cerca de él, y cuando la vió a su alcance, tomó una mano, y una y otra vez le arrojaba el manto al zorro, que este animal no dejaba de tirar y tirar con sus dientes. A continuación, tras el animal lo llevó a dejar, a pocos pasos que a través de las piedras, se veía un poco de luz, por donde el animal había pasado.

[7] Para cuando soltó el zorro, marchó de inmediato y salvó el agujero ensanchándolo con las malos, no sin dificultad, pero finalmente huido, se fue a reunirse con sus hombres en el Hira. Debemos confesar que la fortuna, al hacerlo caer en manos de sus enemigos, el Trato de indignación, porque la valentía y la resolución que fue, no había nadie en el mundo puede esperar verlo vivo; pero debo admitir que la felicidad con la que señala el precipicio en el que había sido arrojado era una aventura muy singular, y muy concreta para demostrar que cualquier deidad garantizaba su ayuda divina.

 

XIX. [1] Como unos desertores fueron a llevar la noticia a los Lacedemonios, de que Aristómenes había vuelto a Hira, No les permitían persuadir más, tal que como si de la muerte fuera resucitado, pero pronto tuvieron la prueba de la misma.

[2] Por haber conocido por sus jinetes que los Corintios venían a ayudar en el sitio, y que esas tropas no estaban disciplinadas en sus obras, sin vigilancia en el campamento, fue emboscada en su camino con un repentino ataque durante la noche, cuando los soldado estaba durmiendo, hizo una gran masacre, y mataron a cuatro de sus principales capitanes, Hyperménides, Acladeo, Lisístrato y Sidecto, saquearon la tienda del general. Por lo que los Lacedemonios sabían que era Aristómenes quien hizo esta expedición, y no otro.

[3] A su regreso hizo un sacrificio a Zeus Itomatas, no un sacrificio ordinario, sino lo que ellos llaman una hecatonfonía, que es una especie de sacrificio que se ha utilizado a través de la historia entre los Mesenios, y sólo se produce cuando un general lograba matar más de cien de sus principales enemigos en combate. Aristómenes había sacrificado tres veces en su vida, la primera después de la batalla que dio el lugar que se llama el túmulo de los jabalíes, el segundo, después de la expedición que acabo de mencionar, y una tercera por el éxito en una de sus incursiones siguientes.

[4] Como el día de las Jacintias se estaba acercándose, la Lacedemonios, querían ir a celebrarlo en el hogar, hicieron una tregua de cuarenta días con los Mesenios. Mientras tanto, los arqueros de Creta que había llegado de Licto y algunas otras ciudades de Creta, seguían causando estragos en la zona alrededor del Monte Hira. Aristómenes, que sobre la base de la declaración jurada dió una tregua a ambos lados, creyendo que no tenía nada que temer, por desgracia, fue apresado por siete cretenses en una emboscada, por lo que tuvo, y como ya era de noche, todo lo que podían hacer era atarle las manos y los pies con cintas que utilizan para llevar su carcaj.

[5] Como dos de la banda fuera Esparta para anunciar la buena noticia de haber apresado a Aristómenes. Los otros cinco marcharon con su prisionero a una aldea en Mesenia, llamada Agilus. Estaba aún una muchacha con su madre que era viuda, la noche antes esta chica tuvo un sueño muy extraño donde había soñado lobos llevaban a un campo un león encadenado, que había sido desgarrada por las uñas, y que llena de compasión por el león, tuvo la valentía de abordarlos y darle las uñas, y un momento después los lobos habían sido partidos por este animal.

[6] Al ver, por tanto, el preso, no le cabía duda de que esto era para el cumplimiento de su sueño, y le preguntó a su madre quién fuera Aristómenes, quedando aún más confirmado en ese pensamiento, y observando cuidadosamente los ojos del preso, se dio cuenta de que sin ella no lo lograría. Pronto sacó el vino, y bebidas para emborrachar a los cretenses, poco después de que se durmiesen. Esta generosa niña tomó la daga del que dormía más profundamente, y cortó las correas de Aristómenes, que con la misma daga dió muerte a los cinco cretenses. A continuación, para expresar su agradecimiento por su liberación, la hizo casarse con su hijo Gorgo, que todavía no había cumplido dieciocho.



XX. [1] En once años que duró el asedio, y terminando el tiempo de la fatalidad que sucederá. Hira se vio obligada a ceder a su destino, y los Mesenios se vieron una vez más expulsados de su ciudad. El oráculo se lo vaticinaron a Aristómenes y a Teoclo; porque después de la derrota de Fosa, que fue a Delfos para consultar al oráculo sobre la manera de restablecer sus negocios, y la Pitia respondió por estos versos: Cuando una cabra en el Neda beba del agua, ya no se salvará Mesenia, y la destrucción estará cerca.

[2] El Neda, después de haberse formado a partir de una fuente en el monte Liceo, tomó su curso a través de la Arcadia, entonces vuelve sobre sí mismo, y viene a Mesenia con su agua y sirve como una barrera junto al mar entre los Mesenios y los Eleos. Los Mesenios engañado por la ambigüedad del oráculo, creyeron que todo lo que había que temer es que las cabras buscaran el río Neda, pero el Dios quiso decir otra cosa. Por lo tanto, habrían de ser conscientes de que la misma palabra griega para una cabra, también significa, una higuera silvestre para los Mesenios. Pero había una higuera silvestre que llegaba al borde del Neda, y en lugar de crecer en altura, como se pliegan se volcó sobre el lado del río, de manera que la punta de sus ramas llegan al agua.

[3] El adivino Teoclo que se percató de esta higuera silvestre, entendió lo que se entiende por una cabra, y que la Pitia quería decir este árbol, donde se encontró con que para los Mesenios su pérdida era inevitable. Sin embargo, mantuvo su secreto y dijo la conjeturas sólo a Aristómenes que dirigiéndose al pie de la higuera, desarrolló el sentido del oráculo, y aseguró que no había nada más que esperar. Aristómenes no era difícil de creer, y sabiendo que no tenía que perder tiempo, tomó medidas de acuerdo a la necesidad.

[4] En la tesorería del Estado, mantenían en secreto un monumento que era el compromiso sagrado de duración del imperio, de modo que si los Mesenios la perdían, perecían sin recurso, y al contrario si la hubieran mantenido se levantarían un día y florecerían más que nunca, tal como que lo que Lico, el hijo de Pandion había predicho. Era un secreto de estado que pocas personas sabían; Aristómenes que lo conocía, tan pronto como llegó la noche, tomó este precioso monumento, y en el lugar más desierto del monte Itome, la se escondió bajo tierra, y luego a Zeus Itomatas y tutelar a todos los dioses del imperio, le suplicó que no permitiese que este sagrado objeto, la única esperanza de los Mesenios, cayese en manos de sus enemigos.

[5] Por último, se decidió que los Mesenios, como los troyanos, perecieran por adulterio. No eran sólo la ciudad de Hira, sino también de todo el campo que va hasta la ciudadela del río Neda, algunos incluso viven fuera de las puertas de la ciudad. Ningún desertor aún había llegado a ellos desde el campamento de los Lacedemonios excepto un esclavo, que mantenía las vacas de Epéramo, distinguido hombre entre los espartanos.

[6] Este esclavo se había escapado de su maestro, había pasado con sus vacas por el lado donde los Mesenios tienen sus hogares fuera de la puerta, y dirigió todos los días su rebaño a pastar en los pastizales que se encuentran en la parte inferior de la Neda a la montaña. Oportunidad hecho encuentra una Mesenia que iba a buscar agua, y se convirtió en su amante, y luego le hizo pequeños regalos, que finalmente le ganó su buena voluntad y venció su resistencia. Para verla se tomaba el tiempo que su marido estaba de vigía, ya que los Mesenios tenían turnos de guardia adscritos a la ciudadela, no fuera que el enemigo entrara en la ciudad a través de este lugar, que no estaba fortificada. Cuando el marido estaba bien alejado de su casa, el pastor venía a visitar a su esposa.

[7] Sin embargo, una noche que los Mesenios de vigilancia, les llovió torrencialmente de manera que ni él ni sus compañeros encontraron que hacer acerca de no dormir en el campamento, porque habían consruido sólo unas pocas fortificaciones sin torres, ni casetones donde se podían refugiarse de las inclemencias del tiempo. Los centinelas dejaron sus puestos y, por tanto, con mayor confianza en que nada podría mover a los Lacedemonios una noche tan oscura y lluviosa. De hecho, el soldado nada temía de su general.

[8] hacía unos días, Euríalo Espartano, con los Lacedemonios y los arqueros de la ciudad de Aptera, había secuestrado al comerciante de Cefalenia que traía a los Mesenios disposiciones; Aristómenes quiso liberar al preso, que fue su anfitrión y su amigo, y lo hizo con todo lo que pertenecía a él, pero en este servicio fue herido en combate, por lo que no pudo hacer la ronda.

[9] Por todas estas razones, los soldados que estaban en la Acrópolis regresaron a casa y también el marido de la Mesenia que estoy hablando. Cuando su esposa escuchó el golpe, ella escondió a su amante lo mejor que puedo, y recibió con gran alegría y demostraciones por la buena suerte de haber vuelto tan temprano. Él le dice a su esposa todo lo que era, y que se limitó a seguir el ejemplo de sus compañeros, y que el mal tiempo había obligado a todas personas a salir.

[10] El pastor que escucha todo esto, sabía que la ciudadela no se mantendría y se pasó a encontrar a los Lacedemonios. Ni el uno ni el otro rey se encontraban en el campamento, que estaba en su ausencia Epéramo al mando de las tropas de la sede. El esclavo que llevó a su maestro, y se arrojó a sus pies, a pedirle perdón por haber huido, dijo entonces que no había tiempo para ir a tomar Hira, que no había tiempo que perder y aprendió todo lo que sabía de la propia boca de un Mesenio.

 

 

XXI. [1] Pareciéndoles muy probable lo dicho por el esclavo. Epéramo con los Lacedemonios se dejó la guiar, al pie derecho de la ciudadela. El camino estaba casi intransitable debido a la constante lluvia y espesa oscuridad de la noche, pero tuvieron el coraje de superar todas las dificultades. Llegando a los pies de la pared, algunos subieron con las escaleras de mano o de otro tipo de escalada, para finalmente saltar las paredes. Durante algún tiempo, anunciaban los desastres a los Mesenios; los perros, con ladridos largos y gritos horribles que no parecían saber. Al ver al enemigo en la Acrópolis, y, por tanto, garantizada su pérdida, decidieron luchar hasta el final, o bien todos juntos en la batalla, pero utilizando todas las armas que la oportunidad les daba para defenderse hasta el final, lo único que les quedaba del resto de sus tierras, y que podría dar el dulce nombre de la patria.

[2] Los primeros en observar que el enemigo estaba dentro, y también los primeros en acudir al deber de rechazarlos, fueron Gorgo hijo de Aristómenes y Aristómenes mismo, el adivino Teoclo, Manticlo su hijo, Evergétidas el hombre infinitamente valiente entre los Mesenios considerado por sí mismo, y también ilustre por el matrimonio que hizo con Hagnágora, hermana de Aristómenes. Algunos de ellos, como atrapados en una red y envuelto en todos los lados, aún no habían perdido toda esperanza.

[3] Pero Aristómenes y Teoclo que tenían el oráculo de Apolo en mente, y no fueron engañados por la ambigüedad de las palabras, sabían que no había cura. Sin embargo, con el fin de no alarmar a los otros, hicieron el secreto. Corrían por la ciudad, y a los Mesenios, instaron a cumplir con su deber de buena gente, y con sus gritos trataron de despertar a los que estaban confinados en las casas.

[4] Durante la noche no pasó nada significativa por ninguna de las partes, o porque no sabían los lugares los Lacedemonios y porque temían a Aristómenes, no se atrevían a aventurarse, y los Mesenios no tenían órdenes de sus generales, y la luz de las lámparas, el viento y la lluvia las apagaba inmediatamente.

[5] Cuando llegó el día y fueron capaces de reconocerse, Aristómenes y Teoclo hicieron por irritar a los Mesenios de desesperación, inspirados por el ejemplo de los esmirneos, personas de Jonia, que, aunque Giges hijo de Dascylus y los Lidios ya eran dueños de su ciudad, no permitieron que los cazaran por su valentía y resolución. Un poderoso ejemplo de ello en el sentido de levantar expectativas generales.

[6] Los Mesenios se movieron a través de los enemigos en una situación desesperada, o decididos a salir y vender sus vidas caro. Las mujeres, por otra parte, arrojaban piedras, tejas y todo lo que encontraron en sus manos, muchas enojadas por seguir la tormenta, que les impedía subir a los techos para el derrocamiento de los Lacedemonios, como ellos querían, que finalmente tenían el coraje de tomar las armas y arrojarse contra el enemigo, esto era un nuevo estímulo para los Mesenios, al ver que sus mujeres preferían morir bajo las ruinas de su patria que ser tomadas prisioneras por los Lacedemonios.

[7] Una disposición de este tipo en esta desafortunada gente que tenían para escapar de la dureza de su destino, pero la violencia de la lluvia, y el ruido de los truenos y relámpagos los sorprendía continuamente, con un obstáculo que no podían derrotar; Los Lacedemonios mientras, por el contrario tomaban por un buen augurio estas amenazas desde el cielo, y creían que Zeus se los daban, ya que relampagueaba a su derecha y su adivino Hécatus aseguraba que se trataba de un feliz presagio.

[8] Sucedió lo siguiente. Los Lacedemonios eran muy superiores en número, pero no podían atacar o ayudarse todos juntos, y se vieron obligados a luchar en varios barrios de la ciudad, sucedió que los que se convertían en innecesarios. Hécatus los devolvió al campamento para que pudieran descansar y tomar comida, pero con la orden de entrar en el final de la jornada.

[9] De este modo, sucediendo unos a otros, mantenían fácilmente la lucha contra la fatiga, y contribuían a abrumar a los Mesenios. Luego de tres días y tres noches luchando los mismos brazos, contra el enemigo, que tenían que superar todavía el sueño, el frío, la lluvia, el hambre y la sed. Sus mujeres, agotadas por la fatiga y no estando acostumbradas a trabajar en la dureza de la guerra, también por el continuo sufrimiento.

[10] Teoclo viendo las cosas en este estado: "¿Por qué tanto dolor innecesario? dijo a Aristómenes. Es necesario que pierda Mesenia, el destino lo ha ordenado. Hace mucho tiempo que lo anunció la Pitia la infelicidad que vemos venir y mortales también se anunciaba la figura de higuera; no puedes salvar a tu pueblo, pero sálvese usted mismo. Para mí, no puedo sobrevivir a mi patria, los dioses nos mandan ir juntos".

[11] Después de estas palabras, se lanzó en medio gritando a los enemigos que no saldrían siempre victorioso, ni serían sus esclavos los Mesenios; furioso como un león, mataba a todo lo que se le resiste, se borracha con la sangre y la carnicería, pero, finalmente, fatalmente herido, él se cae y dió su último aliento. Los convocó Aristómenes a sus órdenes y se reunieron todos sus Mesenios, a excepción de algunos, que les ordenó que con su valor, se mantuvieron firmes durante algún tiempo. Ordenó poner a los otros a sus esposas e hijos en el centro de sus batallones, y seguir el camino que les indicaba.

[12] Dió el liderazgo de la retaguardia a Gorgo y a Manticlo; para él, poniendo en la vanguardia, con la lanza en la mano, asintiendo con la cabeza por su mira y que entendiesen que quería hacer un paso por los enemigos. Epéramo y los espartanos ya no trataban de irritar más a los enfurecidos cuya desesperación se temían, se abrieron por sí mismos y dejaron ir, lo que hicieron siguiendo el consejo de su adivino Hécatus.



XXII. [1] Los Arcadios fueron informados de la toma de Hira, que dijeron a su rey que querían que Aristócrates ayudara a los Mesenios, decididos a salvarlos o morir con ellos. Pero Aristócrates, ganado por el presente de los Lacedemonios, se negó a llevar a los Arcadios, diciendo que no había más Mesenios en el mundo que necesitasen su ayuda.

[2], pero cuando supieron la verdad de que los Mesenios se habían visto obligados a abandonar la Hira, pero al menos se había escapado la mayor parte del enemigo, fueron a recibirlos al Monte Liceo, con ropa, comida, y todo lo que pudiera ser necesario para estos pobres fugitivos, que incluso enviaron a continuación de cada una de las principales ciudades para servirles como guías a sus aliados y para consuelo de su miseria. Cuando llegaron al Monte Liceo Mesenios, recibieron el buen trato que les hicieron los Arcadios, y deseando mantenerlos en sus ciudades y compartir con ellos sus tierras.

[3] Sin embargo, tenía otro propósito Aristómenes; inconsolable por el saqueo de la ciudad y rabioso contra los Lacedemonios, aquí lo que él imaginaba. Entre sus Mesenios eligió a quinientos hombres, todas personas que habían comprometido su vida por nada y, a continuación, en presencia de los Arcadios y de Aristócrates, ya que no lo conocía aún como un traidor y el motivo de alejarse de la batalla en atribuir esta acción a un pánico, más que malicia, en presencia, dijo, de la Aristócrates, que pedía que murieran con él para vengar su patria.

[4] Luego ante los juramentados, dijo que, "esa misma noche se dirigiría en Esparta, ahora, mientras que la mayoría de sus habitantes están ocupados, el saqueo de la riqueza que nos queda a Hira. Si tenemos éxito y tomamos Esparta, hacemos nuestro bien, y conseguimos que ellos, se mueran de la pena, por lo menos tendremos el honor de haber creado un plan hermoso, y nos tendrán de gran ejemplo para la posteridad ".

[5] Después de estas palabras dijo, trescientos Arcadios se ofrecieron de nuevo para compartir la gloria de la empresa. Sin embargo, ambas partes se vieron obligados a aplazar la ejecución, porque no se encontraron favorables las entrañas de las víctimas en los sacrificios. Al día siguiente vinieron, y descubrieron que los Lacedemonios estaban informados de todo, y que Aristócrates los había traicionado. Con tiempo comenzó su plan Aristómenes, Aristócrates había escrito sobre tablas todo lo que había oído, y tiempo después había enviado a Esparta un esclavo de confianza, y dio sus tablas para llevarlas a Anaxandro.

[6] Algunos Arcadios que habían estado en problemas con el rey y que tenían sospechas en el presente caso, sorprendieron a este esclavo cuando regresó de Esparta, llevándolo a la asamblea popular. Allí, en presencia de todo el mundo, se leyó la carta que le informó. Anaxandro decía al rey de Arcadia que los Lacedemonios no habían dejado sin recompensar el servicio que había prestado por el abandono de sus aliados en la batalla de la gran fosa, y no menos le reconocerían el buen anuncio con que les había informado ahora.

[7]Al saber de la traición y el descubrimiento, los Arcadios tomaron piedras y lapidaron a Aristócrates, instando a los Mesenios de hacerlo. Pero visto la capacidad de Aristómenes que, con los ojos abatidos y fijos en contra de la tierra, derramando grandes lágrimas. Después de que Aristócrates fue apedreado, los Arcadios arrojaron su cuerpo, fuera de su país, luego levantaron una columna en la puerta del templo de Apolo Licio, con esta inscripción:

Aquí está el precio de sus acciones vergonzosas. Un pérfido tirano, el horror de sus súbditos; Fueron nuestros aliados, engañados por su cobarde artificio, Han sido testigos de su calvario justo. En favor, los dioses siempre castigan a los villanos, ¡Que estos preserven de la Traición a nuestro estado!

 


XXIII. [1] Todos los Mesenios que quedaron en Hira, y los dispersos en diferentes lugares de la Mesenia, fueron colocados por la Lacedemonios de estos servidores públicos a quienes dan el nombre de Hilotas. Los Pilios, los Motoneos y todos los demás de la misma nación que vivían a lo largo de la costa, viendo lo de Hira premio, navegaron a Cilene, que es un puerto de los Eleos, por lo que pronto se unen a sus compatriotas en la Arcadia para buscar nuevas tierras, junto con ellos y por la misma expedición. Todos querían que Aristómenes fuera el líder de la colonia.

[2] Sin embargo, aseguró que mientras viviera lucharía contra el Lacedemonios, y que espera hacer una gran mal para Esparta, y les dio a Gorgo y Manticlo como los conductores. Sin embargo Evergétidas con su compañía también había ganado la Montaña del Liceo, cuando se enteró que la empresa había fracasado en Aristómenes por la perfidia de Aristócrates, que asumió con él cincuenta Mesenios, de los que tuvieron la mejor de las intenciones, y regresó a Hira de repente sobre los Lacedemonios, que querían saquear la ciudad, e hizo una gran masacre, y cambió su triunfo en el funeral.

[3] El contenido de la venganza, la realizó gloriosamente y murió con las armas en sus manos. Aristómenes, después a los jefes de sus ciudadanos, ordenó que aquellos Mesenios buscaran fortuna en otro lugar, yendo a Cilene con ellos a iniciar la expedición, todos excepto los que se encontraran viejos y algunos pocos miserables que no tenían medios para pagar el precio del viaje.

[4] Así terminó la segunda guerra de los Mesenios contra los Lacedemonios. Autóstenes era arconte en Atenas, y fue el primer año de la vigésima octava Olimpiada (668 adc.), que Quíonis el Laconio ganó en los Juegos Olímpicos.

[5] Los Mesenios que llegaron a Cilene, viendo que el invierno se acercaba, decidieron esperar a la primavera. Los Eleos acordaron o dejarles de alimentos y dinero. Llegando la temporada de primavera estaba la cuestión de saber donde ir. Gorgo consideraban de ocupar Zacinto, que es una isla más Cefalenia, porque entonces, dijo, la gente se convierte en isleños, en vea de continentales que fuimos, y podemos por nuestra preocupación con todos los barcos atacar la costa de Laconia. Manticlo al contrario, sostuvo que había que olvidar Mesenia y todos los males que habían hecho los Lacedemonios: yendo recto a Cerdeña, dijo, es una hermosa isla que nos dará en abundancia todo lo necesario para vida.

[6] Por este tiempo, Anaxilas envió a los Mesenios una solicitud para que vinieran a Italia; Anaxilas reinaba en Rhegium y era cuarto descendiente de Alcidámilas, que después de la muerte de Aristodemo y luego de Itome había dejado Mesenia a establecerse en Rhegium. Anaxilas, por lo tanto, a los Mesenios los invitaba a venir a su casa. Cuando llegaron, se dice que estaba continuamente en guerra con el Zancle; que estos pueblos tienen un país fuerte, una ciudad situada en uno de los mejores municipios de Sicilia, que querían reunirse con él le ayudasen a conquistar este país, que se lo daba. Los Mesenios aceptaron la propuesta y de inmediato los llevó Anaxilas a Sicilia.

[7] fue Zancle al comienzo ocupada por los piratas, que rodearon por un muro, solo un lugar solitario cerca de un buen puerto, y construyeron un fuerte desde donde podrían correr los mares y llevar sus actos de piratería. Sus primeros dirigentes fueron Cratémenes de Samos, y Perieres de Calcis, posteriormente trajeron a su ciudad a otros griegos y más gente.

[8] Por último, Zancle golpeado el el mar por Anaxilas, derrotado en la tierra por los Mesenios y luego asediado y en el otro lado los de Zancle, ya viendo algunos de sus muros afectados, no les quedó otra recursos que refugiarse a los pies de los altares en sus templos. Anaxilas quería, sin respetar el lugar, que cayeran a través de la espada, y vendidos los otros en subasta, con sus esposas e hijos.

[9] Sin embargo, los generales Mesenios pidieron para estos desafortunados y rezaron a Anaxilas para que no los obligaran a tratar a los griegos como los Lacedemonios los había tratado con gran crueldad y el desprecio de los lazos de sangre. Así pues, el asilo se respetó, y Zancle, con sus templos, sus casas compartió su imperio con los ganadores y, a continuación, los dos pueblos mutuamente se juraron fidelidad a los demás, y sólo Zancle cambió su nombre por el de Mesenia.

[10] Esto ocurrió en la trigésima Olimpiada (664 adc.), y el mismo año en que Quionis el Laconio ganó el premio por tercera vez, siendo Milcíades arconte en Atenas. Manticlo construyó un templo a Hércules para la nueva colonia, y este templo aún está ahora fuera de los muros de la ciudad, y lo llamamos el templo de Hércules Manticlo, como se dice en el templo de Zeus Ammon, y el templo de Zeus Belus, el primer nombre de un pastor que este templo dedicado a Zeus en África, y el segundo llamado por Belus egipcio, que ha dedicado el mismo dios en Babilonia. Así es como los Mesenios expulsados de su país, finalmente encontró una institución dejando de ser vagabundos.



XXIV. [1] Aristómenes se negó, como ya he dicho, a ser jefe de la colonia, su hermana Hagnagora se casó como su segunda esposa con Tharyx de Figalía y tenía dos hijas que casó la mayor de Damostedas de la ciudad de Lepre, y la más joven con Teopompo de Hera y luego se fue a Delfos a consultar al dios, pero la respuesta no se sabe.


[2] Damageto el rodio que era rey de Yaliso, fue a Delfos cuando Aristómenes al mismo tiempo, a también consultar el oráculo de su lado para ver con que mujer se casaba. La Pitia le aconsejó que se elija a una chica cuyo padre era el hombre más honesto y el más distinguido de todos los griegos. Aristómenes aún tenía una hija para contraer matrimonio; Damageto se casó con ella, estaba convencido de que era el más distinguido como hombre en todo Grecia, que es comparable a su padrastro. Aristómenes condujo a su propia hija a Rodas y, a continuación, desde donde se trasladó a Sardes para ir a Ardis , donde el hijo de Gyges y el Rey de los Lidios. Su plan era montar alguna empresa entonces Ecbatane y negociar con Faorte, rey de los medos.

[3] Sin embargo, cayó enfermo en Sardes y terminó sus días. Y acabó para los Lacedemonios que los atormentara Aristómenes. Damageto de los rodios le erigió un hermoso monumento, y, comenzaron a tributarle grandes honores. Hay muchas cosas que dicen de los Diagórides y allí los llamar en Rodas, y son los descendientes de Diágoras, quien era el segundo hijo de Damageto, nieto de Dorieo y bisnieto de Damageto que se había casado con una hija de Aristómenes.

[4] Pero todas estas cosas las paso en silencio a fin de no apartarme de mi tema. Los Lacedemonios quedaron como los amos de Mesenia, dividiendo la tierra entre ellos mismos, excepto lo que pertenecía a Ásine, y dieron Motone a los de Nauplia que poco antes habían sido expulsados de su pueblo por los Argivos.

[5] Y los Mesenios que fueron capturados en la campaña que tenían los Lacedemonios como servidores públicos que tienen el nombre Hilotas, se sacudieron el yugo, una vez más, en la 79ª Olimpiada (464 adc.) en que Jenofonte el Corinto fue coronado en los Juegos Olímpicos, y fue arconte Arquímedes (es, Arquedémides, la trad. francesa lo corrige directamente) en Atenas, y aquí es el momento de su rebelión. Algunos Lacedemonios fue condenado a muerte por no sé qué delito, se refugiaron en el templo de Poseidón en Tenaris, pero por orden de los Éforos, fueron arrancadas del altar y los mataron en el campo.

[6] Poseidón frustrado por esta profanación cometida en su templo, castigó a los espartanos con una inundación que sumergió la mayor parte de su ciudad. Fue durante esta calamidad que los Mesenios Hilotas abandonaron y se fueron a confinar al Monte Itome. Para reducirlos los Lacedemonios inmediatamente solicitaron ayuda a sus aliados y especialmente a los atenienses, que enviaron tropas al mando de Cimon hijo de Milcíades, que era próxeno, Cimon de los espartanos por vínculos de hospitalidad. Sin embargo, poco después sospecharon de estas tropas, por búsqueda de negocio de algunos de ellos, y los despidieron.

[7] Los atenienses, picados por este insulto se aliaron con los Argivos, y los Mesenios obligados a pactar y abandonar el Monte Itome, les dieron Naupactia, luego de haberla despojado a los Locrios, aquellos que son vecinos conocidos como Ozolas. Los Mesenios tuvieron su salvación en esta oportunidad, por la fortificación natural del lugar, y que le dijo la Pitia a los Lacedemonios que tendrían imperdonable culpa si acometían contra las personas que estaban bajo la Protección de Zeus Itomatas, así que llegaron a un pacto y les dejaron evacuar el Peloponeso.


 

XXV. [1] Sin embargo, después de haber tomado posesión de Naupactia y las tierras adyacentes, querían hacer algo glorioso. Sabiendo que la Eníadas, población de Acarnania, tenía un hermoso país, y que fueron declarados enemigos de los atenienses, decidieron hacerles la guerra. Iguales en número, pero superiores en coraje, irrumpieron en el país hasta asediar su ciudad.

[2] Nada de lo que se puede utilizar en un asedio dejaron de utilizar, usaron la escalas, las máquinas de guerra de todo tipo, excavando la parte de la muralla, todo al desafío de los sitiados y temiendo que si se deja a la fuerza, que serían pasados por la espada, y sus esposas y los niños vendidos en subasta, prefirieron capitular y entregar su ciudad al vencedor.

[3] Los Mesenios que fueron allí y tomaron de inmediato todas las tierras adyacentes, y lo disfrutaron por espacio de un año. Los Acarnanios reunieron sus tropas de todos los cuarteles para formar un solo cuerpo, y fueron a sitiar Naupactia, pero sopesando que era necesario pasar por el país de los Etolios, que podían caer sobre su armas, cambiaron su resolución.

[4] El ejército cambió de ide de marchar a Naupactia pues creían que tenían una flota, y así era, y volvieron sus armas hacia los Mesenios de Eníadas. Dispuestos a asediar a su ciudad, no pensaban que estas personas tan pocos en número, estarían tan desesperados como para luchar contra todas las fuerzas de la Acarnania. Pero, los Mesenios habían preparado suficiente comida y municiones, pues pretendían sostener un largo asedio.

[5] Sin embargo, antes de renunciar a que en sus paredes, decidieron probar la posibilidad de una pelea. Pues después de haber probado su valor contra los Lacedemonios frustrándolos la infidelidad, que bien podrían despreciar a un enemigo como los acarnanios. También recordaron en la memoria diez mil atenienses redujeron a trescientos mil persas en Maratón.

[6] En esta confianza fueron a la batalla contra sus enemigos, y decimos aquí lo ocurrido. Los acarnanios, que fueron muy superiores en número, rodearon a los Mesenios, por lo que fueron encerrados en todas las partes excepto la parte trasera, que comunica con la ciudad, y donde podían defenderles los habitantes. Teniendo, por tanto, los enemigos de la parte frontal y lateral, al mismo tiempo, les llovieron dardos.

[7] Los Mesenios firmes, por el centro ahora o a un lado a veces por el otro, empujando todo lo que encontraban ante sí, y matando o hiriendo a muchas personas. Sin embargo, nunca podían romperlos o ponelos en fugas a los acarnanios, porque, cuando clareaban sus filas, acudían nuevas tropas que estaban listas para sucederlas, y al fin rechazaban a los Mesenios.

[8] Una vez más perdían el tiempo siendo rechazados en otro punto. Los dos ejércitos lucharon hasta la noche y con la misma ventaja. A la llegar la noche les vino a los acarnanios nueva ayuda, que obligó a los Mesenios a regresar a sus lugares de origen, donde antes se encontraban en estado de sitio.

[9] No temían miedo que tomaran la fortaleza, pero fue la inanición, y de hecho en menos de ocho meses, todos los alimentos se consumieron. Pero insultaban desde las murallas arriba, diciendo que tenían provisiones para diez años.

[10] Sin embargo, a pesar de estos desvaríos, salieron por las puertas de la ciudad, durante el silencio de la noche, pero al ser vistos de los enemigos, se vieron obligados a sostener una batalla, donde perdieron alrededor de trescientos hombres pero mataron a más, y pasando a través de la acarnanios, tomaron el camino de los etolios, amigos suyos, y se retiraron a Naupactia.


 

XXVI. [1] Desde entonces, dejaron de tener odio contra los Lacedemonios, y ante estos tenían especialmente animosidad durante la guerra con los atenienses contra los pueblos del Peloponeso. Atenas en Naupactia hizo una especie de base y arsenal que fue muy conveniente, y cuando la derrota de los Lacedemonios sorprendidos en la isla de Esfacteria gracias a los honderos Mesenios de Naupactia que los lapidaron.

[2] Además, cuando los atenienses fueron derrotados en Egospótamos, la primera atención de los Lacedemonios contra los Mesenios de Naupactia, después de derrotados en una batalla naval. Los expulsaron, yendo a Sicilia, y otros a Rhegium con sus compatriotas y muchos otros a Evespérites (luego llamada Berenice, y Bengasi) entre los pueblos de Libia, que continuamente hostigados por los Bárbaros vecinos, de buena gana invitaron a los griegos a establecerse en su país. Los que partieron paa ir a Libia los dirigía Comon, el hombre que los mandó en la expedición a la isla de Esfacteria.

[3] Poco tiempo después de esta dispersión y alrededor de un año antes de la victoria que obtuvieron los Tebanos en Leuctra, Los Mesenios tuvieron diversos presagios de que habrían de regresar al Peloponeso, ya que dicen que en la nueva Mesenia, que se encuentra en el estrecho y de la que he hablado, un sacerdote de Hércules vivió en un sueño la noche de Zeus, donde Hércules Manticlo era invitado para ser recibido en el Monte Itome. Y Comon, en Evespérites también tuvo un sueño extraordinario, parecía que se encontraba con su madre, que ya no estaba en el mundo, y que se levantaba llena de vida, de donde auguran que él y sus Mesenios podría volver a Naupactia por la ayuda de los atenienses, que eran entonces muy poderosos en el mar, en una palabra, varios sueños parecían anunciar la restauración de Mesenia.

[4] Y, de hecho, unos años más tarde, los Lacedemonios no pudieron evitar la desgracia en Leuctra que fueron amenazados de largo, ya que el oráculo entregado a Aristodemo, con el tiempo estos dos versos: El hado, a su discreción, dirige su favor, A veces uno, a veces el otro estará experimentando sus rigores. La Pitia significaba que Aristodemo y los Mesenios serían derrotados, pero eso pasaría también a los Lacedemonios mismos.

[5] Los Tebanos habían ganado una gran y memorable victoria sobre los Lacedemonios en Leuctra, e inmediatamente enviaron embajadas a Italia, Sicilia, y en Evespérites, y donde había Mesenios que los invitaban a volver al Peloponeso. Es increíble lo rápido que estos prófugos acudieron de todos sitios transportados con amor a su patria y por el odio contra Lacedemonios.

[6] Sin embargo, Epaminondas veía que, no es fácil comenzar a construir una ciudad para cubrir las empresas de Esparta, ya que en la Mesenia no existe donde poder estar seguro, y además no querían reconstruir Andana o Ecalia voluntariamente porque todas sus desgracias habían llegado a las ciudades cuando vivían. El general Tebano con esta perplejidad, tuvo una visión nocturna. Un venerable anciano con vestiduras sacerdotales, se le apareció en un sueño, y le dijo: "Mientras vivas, Epaminondas, tus armas serán las victoriosas, y cuando salgas de este mundo, voy a hacer que tu nombre y tu gloria sea inmortal no borrándose por el tiempo, pero todo lo que pido, es traer a casa a los Mesenios, y restablecer la posesión de su patria; pues la ira de los Dióscuros que los ha perseguido hasta ahora, finalmente a terminado y estos dioses están satisfechos ".

[7] Epíteles hijo de Eschine, quien comandó a los Argivos y tuvo que restablecer el orden en Mesenia, tuvo una visión al mismo tiempo. Fue advertido en un sueño al pasar el Monte Itome, que: deteniéndose en el lugar donde vería un mirto y una hiedra, y excavara el terreno entre estos dos árboles, donde se encontrase una vieja encerrado en una cárcel de 'bronce y medio muerta, a la que haría revivir. Epíteles, al llegar el día, fue a buscar el lugar que le había sido indicado, y cavar en la tierra encontró una urna de bronce que trajo de inmediato a Epaminondas.

[8] Él dijo su sueño y le dijo que descubrirá la urnas para ver lo que contenía. Epaminondas, después de haber hecho sacrificios y oraciones al dios que era el autor de uno y otro y pensar, abrió la caja y encontró láminas muy delgadas de plomo, que formaban una especie de rollo, y donde estaba escrito en relación con el culto y ceremonias de las grandes diosas. Aristómenes que, antes de abandonar Itome había ocultado la caja en la tierra, y se cree que quien se apareció en sueños a Epaminondas y Epíteles era Caucón, que una vez que llegó a Atenas y Andana trajo el culto de la gran diosa a Mesenia, la hija de Tríopas.



XXVII. [1] En cuanto al resentimiento de los Dioscuros, que había comenzado antes de la batalla que se dio en la llanura de Esteniclaro, he aquí mi opinión sobre la causa. En Andana Había dos hombres jóvenes, hermosos y bien dotados, Panormo y Gonipo. Vinculados por estrecha amistad, que a menudo iban juntos en correrías de guerra a Laconia, buscando botín.

[2] Un día, cuando los Lacedemonios celebraban la fiesta de los Dioscuros en su campamento después de la comida y luego del sacrificio cuando estaban todos en la alegría de la bebida, los dos jóvenes Mesenios vestidos de blanco, con manto púrpura sobre su hombro, magníficamente montados, con un sombreo en la cabeza y una lanza en la mano, de repente aparecieron en el campamento de los Lacedemonios, y viendo que aparecían inesperadamente, dudaron no ser los mismos Dioscuros, que estaban tomando parte en las festividades que se hacían en su honor: esta forma de pensar se inclinaron hacia ellos en sus oraciones.

[3] Ambos Mesenios cabalgaron sobre ellos, y mataron a muchos, insultado la religión de estas personas regresaron a Andania. Por lo tanto, en la medida de lo que puedo juzgar, la ira de los Dioscuros, era tan fatal para los Mesenios.

[4] En su sueño Epaminondas presume que estos dioses no se oponían a la devolución de las desafortunadas personas al Peloponeso, pero sobro todo las profecías de Bacis, porque dicen que el poeta, inspirado por las Ninfas, hizo varias predicciones de diversos pueblos de Grecia, especialmente este último, sobre el regreso de los Mesenios: Esparta hermosa flor entonces perecerá, y Mesenia de nuevo será habitada triunfante. Sé que para mí Bacis había previsto como tomaría el Hira, es prueba de ello: La tormenta y los vientos en contra de Hira conspiradores.

[5] Las ceremonias religiosas de las grandes diosas habiendo sido encontrados, se ordenó a los que eran de raza sacerdotal escribirlas en detalle para sus rituales. Entonces Epaminondas, que ya había elegido el lugar donde quería construir la ciudad que viven actualmente Mesenios, encargó a los augures de examinar si los dioses tutelares del país serían felizes con esta nueva casa. Cuando dieron el augurio con garantía de cualquier de un feliz éxito, los tebanos empezaron a pedir los materiales y a envíar a los arquitectos para marcar las paredes de la ciudad y el orden y la alineación de las calles, la distribución de los barrios y lugares, la construcción de templos y casas, y la construcción de las murallas (369 adc).

[6] Cuando estaba dispuesto, las víctimas presentadas por los Arcadios, los Tebanos, y Epaminondas, sacrificaron a Dioniso y Apolo Ismenio, a raíz de la costumbre de su país; los Argivos a Hera Argiva y Zeus Nemeo; los Mesenios a Zeus Itomatas y a los Dioscuros, y los sacerdotes de la nación a las grandes diosas y a Caucon. Entonces invocaron a todos los héroes del país, y se oró para que viniera a la posesión de esta nueva casa, entre otras Mesenia, hija de Tríopas, Éurito y Afareo con sus hijos, y entre los descendientes de Hércules Cresofontes y Épito, pero sobre todo invitaron a Aristómenes, y su memoria fue honrada más que cualquier otro.

[7] Ese días lo gastan en las oraciones y sacrificios, y los días siguientes construyeron la muralla, y a continuación, los templos y casas. Todo este trabajo se hizo al son de flautas, de Argivos o beocios y esto era particularmente con los cantos de Prónomo, y las canciones de Sácadas, que prevalecían sobre todas las demás. Le dieron el nombre de Mesenia a la nueva ciudad, y posteriormente hicieron la reconstrucción de las ciudades de Mesenia.

[8] los de Nauplia no fueron expulsados de Motone, los de Ásine pudieron disfrutar pacíficamente del país que ocupaban. Los Mesenios tratado favorablemente, porque, recordaron que no quisieron luchar contra ellos, por los de Nauplia, vinieron a ellos con regalos, implorando su misericordia, y que habían siempre esperado su regreso.

[9] Los Mesenios regresaron al Peloponeso su patria doscientos ochenta y siete años después de la toma de Hira. Discinete era arconte en Atenas, y fue el tercer año de la 102ª Olimpíada (370 adc), en el que Damon de Turios fue declarado ganador por segunda vez. Los de Platea han permanecido un tiempo considerable fuera de su país, así como los Delios, que expulsados de su ciudad por los atenienses, fueron a fundar Adramitio.

[10] Poco después de la Batalla de Leuctra los Minios Orcomenios, igualmente expulsados de Orcomenos por los Tebanos estaban errantes hasta que Filipo, el hijo de Amintas, los restituyó y como los de Platea en Beocia. Por último los propios Tebanos vieron la ciudad de Tebas destruida por Alejandro, pero Casandro el hijo de Antípater la restableció después de unos años. De todas estas personas, el exilio que duró más tiempo fueron los de Platea, pero tan sólo dos generaciones.

[11] En lo que respecta a los Mesenios, fueron cerca de trescientos años fuera de su patria, durante los cuales conservaron no sólo sus hábitos sino también su lengua, sin ninguna mezcla del exterior, que hoy hablan el idioma dórico mejor que cualquier otro pueblo.

 


XXVIII. [1] Después de su regreso gozaron de algún tiempo de una forma bastante tranquila. Los Lacedemonios en el temor de los Tebanos, y ver a un lado Mesenia construida y poblada, junto a los demás Arcadios en el cuerpo en una ciudad, no se atrevieron mas a turbarlos. Pero tan pronto como la guerra de la Fócide, también conocido como la Guerra Sagrada, echaron a los Tebanos fuera del Peloponeso, Esparta recuperó su antigua audacia y no podía dejar de hacer la guerra con los Mesenios.

[2] Los apoyaron los Arcadios y Argivos, de buena fe, sin embargo, cuando enviaron pidiendo ayuda en Atenas. Los atenienses dijeron que no entrarían en Laconia, pero que cuando los Lacedemonios entraran en las tierras de los Mesenios se declararían en contra de ellos. Por último Mesenios hizo alianza con Filipo, el hijo de Amintas, y los macedonios, que incluso fue la razón por la cual, de todos los pueblos de Grecia, fueron los únicos que no se encontraron a punto en la batalla de Queronea (338 adc), pero por lo menos hay que decir, que nunca tomaron las armas en contra de los intereses comunes de los griegos.

[3] Y cuando después de la muerte de Alejandro, los griegos hicieron una segunda guerra contra los macedonios, los Mesenios entraron en juego, y bien pagados para sus pueblos, como lo relaté en mi primer libro hablando de asuntos de Atenas. Pero no sólo lucharon con otros griegos contra los galos, porque Cleónimo y los espartanos, no les dieron tregua, con sus condiciones antes de entrar en la liga.

[4] Unos años más tarde, con un ardid los Mesenios se apoderaron de la Élide. Durante largo tiempo los Eleos había superado todos los pueblos del Peloponeso, en la justicia y la moderación. Pero además de los otros males que Filipo el hijo de Amintas causó en el resto de Grecia, y que ya he mencionado, también dañó a los Eleos sembrando oro y plata entre ellos, que sembró por primera vez dos grandes divisiones entre los ciudadanos.

[5] Y recurrieron a tomar las armas ya que la facción de los Lacedemonios querían tener el poder, provocando una guerra civil. Esparta informada de lo que estaba sucediendo en Elis, decidió de inmediato a enviar tropas para fortalecer su partido, pero al mismo tiempo mientras estos formaban esas tropas con un cierto orden, un millar de Mesenios, todos hombres de élite tomaron la iniciativa y llegaron a Elis, cubiertos con escudos pintados con la marca de los Lacedemonios (posiblemente una ^ Lambda, su acrónimo, en vez de una M, de los mesenios).

[6] Los defensores Lacedemonios engañados por este tipo de escudos, que creían que las tropas auxiliares llegaban, abrieron sus puertas y los recibieron. Pero tan pronto como se hayaron fueron Mesenios, y comenzaron la caza a todos aquellos que eran de la facción de Esparta, y luego entregaron la ciudad a sus partidarios.

[7] Una estratagema de la guerra que Homero que no se ha olvidado, porque él dice en la Ilíada que Patroclo se presentó con la armadura de Aquiles para ir a la batalla, y los troyanos pensando que era Aquiles, quien luchaba en persona (Homero XVI-278), los que marchaban a pie asustados, regresaron tras sus muros. Este poeta puede proporcionar muchos otros trucos, como cuando dice que los griegos enviaron a dos espías en la noche en lugar de uno (Iliada X-220) al campamento de los troyanos, y que un soldado del ejército de los griegos llegara a Troya , (quizás Odisea IV-244) como un desertor, pero para observar los planes de los enemigos y advertir a Agamenón.

[8] En otro lugar dice que Hector quería pasar la noche bajo las armas con el ejército fuera de la ciudad, ordenó que la vigilancia de las torres y las murallas la realizaran quienes no pudieran servir, o ser demasiado jóvenes o demasiado viejos (Iliada VIII-518). Y en otro, vemos que varios griego en general, heridos que estaban fuera de combate, eran los encargados de proporcionar las mejores armas a las tropas de élite (Iliada XIV-378) que habrían de utilizar para algunas grandes empresas. Así pues, el gran poeta combina todas las instrucciones, que puede hacerse para su beneficios en el evento.



XXIX. [1] Algunos años después de la expedición que he mencionado, Demetrio, rey de Macedonia, hijo de Filipo y nieto de Demetrio primero se apoderaron de Mesenia. En el capítulo donde expuse la historia de Sición, no he olvidado los ataques de Perseo contra Filipo y Demetrio su hijo (Polibio dice que fue Demetrio, pero el de Faro). Ahora tengo que decir cómo se tomó la ciudad de Mesenia y cayó en el poder del príncipe.

[2] Filipo carecía de dinero, y sucedió, que envió a su hijo Demetrio con unos barcos al Peloponeso. Demetrio abordó en un puerto en el país de Argos, que era muy poco frecuentado, tan pronto llegó allí dirigió sus tropas a Mesenia, llevando delante a las tropas que llevaban armas ligeras y, que sabían los caminos, llegando a Itome por la noche, y al alba había escalado la pared que está entre la ciudad y la ciudadela.

[3] Al llegar el día llega los Mesenios comenzaron a darse cuenta de que el enemigo estaba dentro y, al principio, creyeron que eran los Lacedemonios que querían sorprenderlos. Y con este pensamiento, reviviendo sus antiguo odio, en contra de Esparta, se prepararon para luchar hasta el último recurso, pero cuando hubieron reconocido, las armas y la lengua del enemigos, y que eran macedonios y él mismo Demetrio, tuvieron incluso más miedo, porque pensaron que se trataba de una nación muy belicosa, y tropas que no estaban acostumbrados a la derrota.

[4] Sin embargo, la magnitud de este riesgo les infundió valor, y les hizo probar, por así decirlo, lo imposible, con la desesperación de éxito, cuando vieron que después de un largo exilio no habían podido regresar a su patria sin la asistencia especial del cielo. Llenos de esa noble audacia, cayeron de repente sobre el enemigo, tanto desde la ciudadela que la custodiaban, y que estaban en una posición mucho más favorable, debido a la ventaja del terreno.

[5] Los macedonios mantuvieron algún tiempo esta furia con su valor y los hombres que no son novatos en la profesión de la guerra, pero a medida que estaban cansado por la larga marcha y que fueron atacados, no sólo por los Mesenios que hay en la ciudad, sino también por las mujeres, que les lanzaban piedras y tejas a la cabeza, que sólo querían salvarse a sí mismo, y huyeron desesperados. La mayoría pereció en las rocas y precipicios del Monte Itome porque es muy empinado en ese lado, y algunos escaparon arrojando sus armas

[6] Además los Mesenios no tomaron parte en el congreso que se celebró en Acaya, y aquí, en mi opinión, ¿cuál es la razón. Hace algún tiempo que habían enviado socorro a los Lacedemonios, que estaban en guerra con Pirro hijo de Eácides, y por este servicio se ha suavizado el espíritu entre estos pueblos. Por lo tanto, existe la impresión que querían despertar su antigua animosidad o buscar pelea con la unión de Aqueos, que fueron declarados enemigos de Esparta.

[7] Aunque no hay ningún riesgo en este comportamiento, ya que Los Aqueos eran un peligro para los Lacedemonios. De hecho, Argivos y Arcadios fueron la menor parte de los asuntos que se tratan en este Congreso. Poco después, Los Mesenios se sumaron a los Aqueos. Algún tiempo después, el hijo de Leonidas, Cleómenes y nieto de Cleónimo tomó Megalópolis en Arcadia (222 adc.), durante una tregua que fue acordada por ambas partes.

[8] Algunas de las personas fueron pasados por la espada, otros que eran aproximadamente las dos terceras partes de la ciudad, después de haber escapado Filopemen, el hijo de Craugis, fueron recibidos con los brazos abiertos por los que Mesenios recordando los servicios que los Arcadios habían hecho en tiempo de Aristómenes y la ayuda que había recibido, y más recientemente en la restauración de Mesenia, por lo que tuvieron gran corazón para darles en todo lo posible el reconocimiento de sus favores.

[9] Los asuntos humanos, por su condición, están sujetos a un continuo cambio. Los Mesenios por lo tanto, a su vez, fueron el refugio y los salvadores de los Arcadios, y lo que es aún más sorprendente es la riqueza que les hizo superar a los espartanos, por haber luchado contra Cleómenes, en Selasia (222 adc.), que marcharon junto a Arato, quien comandó el ejército y dirigió a los Aqueos a dominar Esparta.

[10] Los Lacedemonios, fueron liberados de Cleómenes, pero cayeron bajo la tiranía de Mecánidas y luego bajo la de Nabis, un hombre codicioso que saqueó indiscriminadamente tanto lo sagrado como lo profano, acumulado en un corto período de tiempo dinero que utilizaba para levantar tropas y reforzar su autoridad. Nabi se apoderó de Mesenia, pero la noche que siguió a la expedición, llegó Filopemen y los de Megalópolis, obligaron a este tirano a dejar la ciudad bajo ciertas condiciones.

[11] Al poco los Aqueos con el pretexto de cierto descontento, armaron con toda su fuerza contra los Mesenios y devastando una parte de su país, viendo en la misma la próxima época de la cosecha, que se estaban preparando para hacer la recogida en la Mesenia. Pero entonces Dinócrates que gobernó la República, y tenía el mando de las tropas, después de haber celebrado un desfile para conducir a los Mesenios, obligó a Licortas, el General de los Aqueos a retirarse, a continuación ayudó y rescató a los pueblos vecinos, que lo empujaron sin conseguir tampoco nada.

[12] Incluso sucedió que Filopemen, que no era consciente de la lamentable intento de Licortas, y entró por un camino diferente con la caballería, se vieron obligados a combatir en un lugar desfavorable, fue derrotado y cayó prisionero de los Mesenios. ¿Cómo se hizo y cuál fue el final de este gran hombre?, esto dicen en la parte de este libro en la historia de los Arcadios. A partir de ahora, me basta con decir que los Mesenios que aconsejaron matarlo, pagaron la pena que merecen. Finalmente, después de estos acontecimientos, Mesene una vez más, entró en la liga Aquea.

[13] Hasta ahora hemos dicho las aventuras de los principales Mesenios, y cómo la riqueza, después de haber tenido todo tipo de desgracias, después de haber sido expulsado del Peloponeso y mantuvieron un firme compromiso durante el largo errar en tierras lejanas, por último, los devolvieron al seno de su patria. Ahora es el momento de describir sus ciudades y su país.




XXX. [1] Existen todavía hoy en día en Mesenia un pueblo llamado Abia, en la costa, a veinte estadios del bosque de Querio. Dicen que se llamó en primer lugar Ire, y que fue una de las siete ciudades que Agamenón prometió dar a Aquiles como informó Homero (Iliada IX-149, lo reitera en 292). La tradición añade que Hilo y Dorios fueron derrotados por los Aqueos, Entonces Abia de la niñera de Gleno llegó a esta ciudad, estableció su casa, y construyó un templo a Hércules, entonces, Cresofontes entre otros honores, a la memoria de esta mujer, quiso que la ciudad se llamara Abia y cambió su nombre por el de Abia. Lo cierto es que todavía hay dos hermosos templos, el DE Hércules, y el otro de Asclepio.


[2] Desde Abia se puede ir a Faras, que está distante setenta estadios, y en el camino hay una fuente de agua que es salada como el agua de mar viven Mesenios de Faran bajo el dominio de Esparta, y fue Augusto quien hizo este desmembramiento. Se sostiene que el fundador de esta ciudad fue Faris hijo de Hermes y Filodamia, una de las hijas de Dánao. Faris no tuvo hijos varones, que sólo dejó una hija llamada Telégone. Homero, fue quien hizo la genealogía de esta familia en la Ilíada, dice, que Diocles tuvo dos gemelos, Cretón y Ortíloco; Diocles y que era hijo de Ortíloco hijo de Alfeo. En cuanto a Telégone, no dice, pero si creemos a los Mesenios, esto es que Telégone era primera esposa de Alfeo y madre de Ortíloco.

[3] He escuchado en Faras, que Diocles, además que gemelos también tuvo una hija llamada Anticlea, que se casó con Macaón el hijo de Asclepio, que tuvo dos hijos, y saber: Nicómaco, y Gorgaso, que siguieron en Faras y reinaron después de su padre. Incluso ahora que son considerados como dos benevolente deidades que curan a los enfermos y mutilados, que son cuidadosos en sus ofrendas, y envian a las víctimas a ser sacrificadas en el templo. Los habitantes de Faros tienen un templo dedicado a la Fortuna, donde existe una antigua estatua de esta deidad.

[4] Homero es el primer poeta que conozco que ha hablado sobre Tique (Fortuna), la menciona en un himno en honor a Démeter, donde la pone con las otras hijas del mar, jugando con Proserpina en los versos: Todas juntas en la hermosa pradera: Leucipe, Feno, Electra, Tique, Mélobosis, Ocirroe de rostro como las flores y la hermosa Yante. (El texto no aparece en la Iliada ni en la Odisea)

[5] Homero no dice nada, en una diosa muy poderosa que ejerce su dominio sobre todas las cosas humanas, y que tiene éxito en su discreción. Sin embargo, el mismo poeta en la Ilíada (V-332) dice de Pallas y Enio liderando el combate, Afrodita en bodas y luna de miel (V-428), Artemisa en el parto de las mujeres. Pero a fortuna, no le da ninguna autoridad, ninguna función. (Luego además de sospechar, debería decir que seguramente se trata de un pseudo-Homero de tiempos imperiales romanos)

[6] Pero Bupalo (escultor de Quios del siglo V, Plinio 36-11), gran arquitecto y un gran escultor que hizo la primera estatua de la Fortuna de la ciudad de Esmirna, fue el primero en representarla con la Estrella del Norte en la cabeza, y la celebración en la mano izquierda, que llaman los griegos el Cuerno de Amaltea (la nodriza de Zeus). De ahí, que quería sugerir el poder de la diosa. Luego vino Píndaro, que celebra esta divinidad en sus versos, y la llamó Ferepolis (había fiestas dedicadas a Proserpina con ese nombre), ya que aparece, como la protectora de las ciudades.




XXXI. [1] Cerca de Faras, hay un bosque sagrado de Apolo Carneo, y hay una fuente. Faras está a sólo seis estadios del mar. Si a continuación, dejamos la costa, encontrará a unos ochenta estadios la ciudad de Turia. Creemos que es la que llama Homero (Iliada IX-149) Antea. Augusto le otorgó el Gobierno a los Lacedemonios; pues en la guerra que tenía contra Marco Antonio, los Mesenios y otros griegos le siguieron, por el odio a los Lacedemonios en contra del partido de Augusto.

[2] Por lo tanto, Augusto, después de obtener la victoria, a los Mesenios los sancionó por estar en su contra, y a los Turia los dejó sujetos a la dominación de Esparta. Estos pueblos vivian en la ciudad que estaba en la altura, ahora viven en la parte baja en la llanura, aunque todavía no han abandonado totalmente la otra, donde vemos algunos restos de muros, y un templo dedicado a la diosa Siria, el río que pasa por el centro de la ciudad baja es el Aris.

[3] En la medida en que usted avanza hacia el interior, verá un pueblo que llamaron Calamas. Luego está la ciudad de Limnas, donde hay un templo de Artemisa, llamada Limnatis, donde se dijo que Teleclo rey de Esparta, fue asesinado.

[4] Dejando Turios, si usted va por el lado de la Arcadia, se encuentra en su camino la fuente del río Pamiso, que se cree soberano para las enfermedades de los niños por su agua. La ciudad de Itome está a la izquierda a cuarenta estadios de esta fuente, aproximadamente. Esta ciudad contiene dentro de sus muros no sólo el monte Itome, sino todavía un área que se extiende hasta el río Pamiso por el Eva, monte bajo, con el nombre de la palabra Evoé, que es como el grito de las Bacantes, porque dicen, que Dioniso y su séquito de mujeres gritaron por primera vez cuando se reunieron en este país.

[5] Toda la ciudad está rodeada por un muro de piedra, y defendida por torres y reductos que se han construido en el espacio del tiempo. Nunca he visto los muros de Babilonia, o los llamados muros de Memnón de Susa en Persia, no se siquiera de las personas que las han visto. Las mejores ciudades fortificadas de las que sé, para mí son Ambros en Fócide, en Bizancio y en Rodas, pero las fortificaciones no valen como las de Itome.

[6] En la plaza pública de esta ciudad, podemos ver una estatua de Zeus, conocido como el Salvador y la Fuente de Arsinoe, una hija de Leucipo, el agua proviene de otra fuente que llaman clepsidra. También hay dos templos, uno de Poseidón y la otra de Afrodita. Por último, la madre de los dioses es una hermosa estatua de mármol de Paros, que es un trabajo de Demofonte (siglo II), que también reparó con su habilidad en Olimpia, la estatua de Zeus, que es de marfil, las partes más resquebrajadas y por lo que los Eleos le han hecho justicia con altos honores.

[7] Tienen los Mesenios a Artemisa Lafria, que es una obra de Demofonte: voy a decir de donde llegó a esta diosa el culto. Los pueblos Calidonios etolios, dan el mayor honor sobre todo a Artemisa, y le dan el nombre de Lafria. Los Mesenios de Naupactia que estuvieron por la concesión de los atenienses, se encontraban como vecinos y la tomaron de los de Calidón, recibiendo el culto y ceremonias de la diosa.

[8] La Artemisa de Éfeso, todas las ciudades griegas han abrazado su culto, especialmente los hombres, que la atribuyen el primer lugar por la reputación de las Amazonas, que construyeron la imagen según se cree, y el templo de la diosa donde dedicaron su estatua, en segundo lugar, es muy antiguo. En cuanto a el templo en sí, tres cosas se combinan para hacerlo famoso, su grandeza, porque en este género es el más grande y más hermoso edificio que los hombres nunca se han planteado, el esplendor de la ciudad de Éfeso, y la misma diosa a quien dan más presentes aquí que cualquier otro sitio.

[9] La diosa Ilitía también tiene entre los Mesenios un templo, con una estatua de mármol, donde sacrifican a los Curetes todo tipo de animales: porque empiezan con bueyes y cabras, y del mismo modo ponen las aves en las llamas. Démeter también es honrada por muchas personas con su religión. Se puede ver en su templo a los Dioscuros, que secuestran las hijas de Leucipo. Ya he dicho que en la controversia entre los Mesenios y Lacedemonios, con los hijos de Tindareo, alegan estos, que surgió su culto en Mesenia.

[10] Sin embargo, el templo lleno de estatuas más bellas, es el de Asclepio. Usted puede ver a un lado del dios y sus hijos, las musas, Apolo y Hércules. Hay otras imágenes: la ciudad de Tebas, Epaminondas hijo de Polymnie, Fortuna y Artemisa Fósforo (la que porta la luz). Entre las estatuas, las de mármol fueron los realizados por Demofonte, en Mesenia, sólo él, es hábil escultor que ha producido para el país. La estatua de Epaminondas es de hierro, y está claro que no es de Demofonte.

[11] Sigue habiendo un templo que ver en Itome, de Mesenia hija Tríopas. Su estatua es la mitad de oro, la mitad de mármol de Paros. En la parte frontal de atrás, se pueden ver los retratos de Afareo y sus hijos, que gobernaron Mesenia antes de la llegada de los Dorios al Peloponeso, luego de Cresofontes, que reinó después de la vuelta de los Heráclidas, quien fue jefe de los Dorios. Entre los reyes de Pilos vemos a Nestor y sus dos hijos, Trasimedes y Antíloco, en primer lugar como los ancianos, porque ellos han tenido el honor de luchar contra Troya.

[12] Después de estos héroes está Leucipo hermano de Afareo, Hiláira, Febe, y Arsinoe, Asclepio, y Macaón y Podalirio, que se hicieron famosos durante la guerra de Troya. Asclepio, a su juicio, el hijo de Arsinoe. Todos estos retratos son obras de la mano de Onfalión discípulo de Nicias, hijo de Nicomedes. Se dijo que había sido su esclavo, y que fue apasionadamente amado.



XXXII. [1] Todavía tienen un templo llamado hierotesio, en el que mantener a las víctimas para el sacrificio. Este lugar está decorado con todas las estatuas de los dioses cuyo culto se da en Grecia. Epaminondas está retratado de bronce, y vi trípodes de gran antigüedad que Homero (Odisea IX-122) llama ápyroi, (que nunca han sido usados). En el gimnasio, hay algunas estatuas hechas por artesanos egipcios, un Hermes, Hércules y Teseo, que son venerados entre los dioses por los griegos, sino incluso entre las naciones bárbaras, y presiden los gimnasios, y son especialmente honrados en las palestras.

[2] Entre estas estatuas, noté una cierta de Étidas, que vivió casi en nuestro tiempo, y que los Mesenios veneran como un héroe porque había acumulado una enorme riqueza. Sin embargo, he oído de algunos que no se trata del Étidas que está representado en una estela, sino de otro más antiguo de cuando Demetrio, el hijo de Filipo entró en Mesenia y llegando por la noche los sorprendió con su las tropas, que se puso a la cabeza de estos reuniendo las personas contra el enemigo.

[3] En el mismo lugar podemos ver la tumba de Aristómenes, que dicen que es una tumba real, no un monumento: le pregunté cómo se podría hacer, y me dijeron que lo había mandado el oráculo de Delfos, el cuerpo de este héroe, que lo trajeran de Rodas a Mesenia. Luego me contaron algunos detalles del sacrificio que hicieron en su tumba. Hay una columna a la que atan el toro, que debe servir como víctima: el animal desde el primer momento hace por escapar del terreno. Si la fuerza por los esfuerzos mueve la columna, es una señal de la víctima, y es bueno, y da un buen augurio, pero si, por el contrario, el animal es menos ardiente, y la columna no se agita, en el estado, se sienten amenazados por infortunios.

[4] Además, están convencidos de que Aristómenes, aunque lejos ya del mundo, no dejó de estar en la Batalla de Leuctra, y habiendo ayudado a los Tebanos, fue la causa de la victoria que obtuvieron contra los Lacedemonios. Sé que los caldeos y los Magos en la India, dijeron en primer lugar, que el alma del hombre es inmortal, varios filósofos griegos ya han adoptado este punto de vista, además de Platón, hijo de Ariston. Si todo el mundo quiere llegar a un acuerdo, no veo dificultades para creer que Aristómenes podría, incluso después de su muerte, mantener el implacable odio que tenía en contra de los Lacedemonios.

[5] Y lo que supe en Tebas, aunque ligeramente diferente de lo que los Mesenios cuentan, es muy probable. Los Tebanos dicen que antes de la batalla de Leuctra, fue enviado el general a consultar el oráculo en Delfos, en Abes, en el Monte Ptoo, en Ismene, y especialmente el de Trofonio y Lebadea; todos habían respondido, y que la respuesta de Trofonio, fue dicha en exámeros:

Antes de llegar a los golpes erigirás un trofeo, con mi escudo que colocó en el templo el brioso Aristómenes, y yo destruiré al enemigo.

[6] como consecuencia de este oráculo, Epaminondas ordenó a Jenócrates de ir a tomar el escudo de Aristómenes en el antro de Trofonio, con el que decoró su trofeo que fue colocado en una colina, desde donde los Lacedemonios podían verlo fácilmente. De hecho, los Lacedemonios eran conscientes de que era el escudo de Aristómenes, pues varios de ellos lo habían visto en Lebadea, y todos lo sabían de oídas, al menos, por dichos. Los Tebanos, después de su victoria, dejaron este precioso monumento en el lugar donde había sido consagrado. Eso es lo que he oído en Tebas. En Itome de Aristómenes hay una estatua de bronce en el estadio. El teatro no tiene nada especial, no está lejos de allí un templo que está dedicado a Serapis e Isis.

 

 


XXXIII. [1] La ciudadela se encuentra en la cima de la montaña, allí hay una fuente que se llama Clepsidra. No es fácil, enumerar cuantos les gusta decir que allí nació Zeus y fue nutrido en el hogar, también asumen los Mesenios este honor. Y nombrarán a sus niñeras, una de las cuales dio su nombre al río Nedes y otra al propio Monte Itome. Si hemos de creer que fue robado por los Curetes Zeus por temor a la barbarie de Saturno su padre, y confió en estas ninfas, que cuidaba de sus hijos, y lo lavaron en la fuente, cuyo nombre del todavía es recordado por este robo. En memoria de este evento toman todos los días agua de la fuente y llevan al templo de Zeus Itomatas.

[2] La estatua del dios es una obra de Agelades (Plinio 34-49) que se hizo para los Mesenios que ocupaban Naupactia: Un sacerdote, cuyo sacerdocio sólo dura un año la custodia. Se celebra un festival anual en honor a Zeus, que es lo que ellos llaman Itomeas. Incluso en la antigüedad tenían un concurso por la música, entre los músicos que iban ganar este premio. Se puede ver entre otros en Eumelo, en los versos tomados de un himno que envió a Delos: El dios de Itome fue siempre favorable a las musas, las que libres y con puras sandalias caminan. Creo que estos versos de Eumelo son por el concurso y estoy convencido de que el certamen duró una hora con música par los Mesenios.

[3] En la puerta del camino cuando nos vamos a ir a Megalópolis, una ciudad de Arcadia, hay una estatua de Hermes, de estilo ático, porque los atenienses tenían la forma de las hermas cuadrada, y fueron imitados por los demás pueblos de Grecia que dieron forma a todas las estatuas de Hermes. A treinta estadios alrededor de la puerta se encuentra un río llamado Balira porque, dicen, que se convirtió Támiris en ciego, y lanzó la lira. Se sostiene que Támiris era hijo de Philammon y Argiope, ninfa que vivían en el Monte Parnaso. La ninfa al ver que Philammon no quería casarse con él, se retiró a Odrisa donde lo trajo al mundo, por lo que Támiris pasa por ser Odrisio y Tracio. Otros dos ríos juntan sus corrientes en uno de Balyra, el Leucasia, y el Anfito.

[4] Cuando se han cruzado está la llanura de Esteniclaro y llamada con el nombre de uno de sus héroes. En frente está Ecalia antes: ahora el bosque sagrado, el bosque que ellos llaman Carnasio, que es muy espeso. Verá tres estatuas, una de Apolo Carneo, el otro de Hermes, que tiene un carnero y la tercera, que ellos llaman Hagne (la casta niña) que no es otra que Core, la hija de Démeter. Próxima está una fuente, donde el agua brota.

[5] En el bosque que de vez en cuando dan grandes sacrificios a las diosas. No Puedo informar de las ceremonias, y no quiero. Sólo diré que sólo los misterios de Eleusis, son más nobles y más venerable que estos. Pero nada mas. No me impide decir que hay una urna de bronce que fue encontrada por el comandante Argias, y que también mantiene los huesos de Éurito hijo de Melaneo. El río Carandro corre junto al bosque como un torrente.

[6] A unos ocho estadios yendo a la izquierda están las ruinas de Andana, que ha tomado su nombre de una mujer, pero no podían decirme de quién era esta mujer hija, o con quién ella se había casado. Yendo de Andana a Ciparisias hay un pequeño pueblo llamado Policne entre los rios Electra y Ceo. Estos nombres pueden referirse a Electra, hija de Atlas, y Coeo, el padre de Latona, pero podrían tratarse de los nombres de algunos héroes del país.

[7] Más allá de Electra está la fuente de Acaya, y se ven algunos restos de la antigua ciudad de Dorio, de cuando Homero nos dice (Odisea II-591) que Támiris perdió la vista por haberse jactado de cantar mejor que las musas. Pero Prodico de Focea en los versos que ha hecho de la Myniade, cuando dice que Támiris es castigada por su orgullo en el inframundo. Para mí creo que Támiris se convirtió en ciego por enfermedad, igual que le pasó a Homero, con la diferencia de que Homero no sucumbió a su mala suerte, y terminó el trabajo que inició, pero Támiris luego de perdida la vista no más cantó.

 

 


XXXIV. [1] Hay alrededor de ochenta estadios de Mesenia a la boca del Pamiso, que fluye a través de la tierra, manteniendo siempre sus aguas claras y puras, y hasta diez estadios de la mar los barcos lo navegan. Los peces del mar, suben por el río, especialmente en primavera. Lo mismo ocurre con el Rin, y el Meandro, y suben a contracorriente en el Aqueloo desde la desembocadura que está a la altura de las islas Equinadas.

[2] Pero, como las aguas de Pamiso siempre son nítidas y claras, el pescado que recibe es diferentes de los que suben en los demás ríos que he mencionado, el mujol, por ejemplo, que ama los lodos, busca las aguas donde hay cieno. Es cierto que los ríos de Grecia no producen animales peligrosos como el Indo, el Nilo, el Rin, el Istro (Danubio), el Éufrates y el Fasis, ya que en todos estos ríos se crían animales que se comen a los hombres, y aún más terribles el pez gato (siluro), que infestan las riberas del Hermión y el Meandro.

[3], El Indo y el Nilo producen cocodrilos, y en el Nilo nace otro caballo de aguas (hipopótamo) especie acuáticas, que es tan cruel como el cocodrilo. No sabemos de ninguno de estos animales en Grecia. Hay perros marinos (tiburones) en el río Aoo, que viaja a la mar por la Tesprótide, vienen desde el mar mismo, y no se generan en este río.

[4] Hacia la boca del Pamiso está Corona, una ciudad marítima ubicada en la parte inferior del monte Matia: recorriendo el camino junto al mar hay un lugar que se dice que está dedicada a Ino, porque fue justo por donde salió de la mar y empezó a ser considerada como una dioa llamada Leucótea. Un poco más lejos está la desembocadura del río Biante, que se cree que han tomado su nombre de Biante, hijo de Amitaón. Veinte estadios de la ruta vemos la fuente del Platanistón, llamado así porque, en efecto, en una parte bastante densa de árboles, de un hueco de un plátano como dentro de una cueva. El agua es muy buena para beber, la toman en la ciudad de Corone.

[5] LLamada antiguamente la ciudad de Epea, pero cuando los Tebanos permitieron el regreso de los Mesenios al Peloponeso, después de haber Epimélides al repoblar Epea, la llamó Coroneo por amor a Coroneo, ciudad de Beocia, de donde procedía. La Coronea siempre dijeron los Mesenios, el tiempo finalmente así la llama. Otros dicen que al excavar la tierra para los cimientos de los muros, se encontraron un cuervo en bronce, y la ciudad tomó su nombre.

[6] Esta ciudad cuenta con varios templos, uno dedicado a Artemisa Pedótrofa (la que alimenta a los bebés), otro a Dioniso, y otro a Asclepio estas deidades tienen una estatua de mármol. Zeus Soter (Salvador) de bronce está en la plaza pública, y Atenea en la acrópolis, con un cuervo en la mano. También vi la tumba de Epimélides. El puerto se llama de los Aqueos No sé por qué.

[7] A ochenta estadios más allá de Corona, siguiendo el mar, se encuentra en la costa, un templo de Apolo. Este templo es muy famoso y se considera el más antiguo del país: los enfermos vienen en multitudes, a curarse. El Dios es honrado como de Apolo Córito y Apolo Argous. En virtud de la primera tiene una xoana, y la segunda una estatua de bronce, que dicen ofrecida por los héroes del barco Argos.

[8] El territorio de la Corona se extiende hasta Colónides, otra ciudad en una colina cerca del mar, dicen que son habitantes de Ática, y afirman que fueron traídos por Coleno a Mesenia por la obediencia a un oráculo y guiados por el vuelo de un ave, aquí llegaron a instalarse en el lugar, y luego tomaron las costumbres y el idioma de los Dorios.

[9] Los de Ásine que antes eran vecinos de Licorea, y vivía cerca de Parnaso, por lo que fueron llamados Dríopes, nombre que han mantenido algún tiempo desde su regreso al Peloponeso y fue su líder, cuando que fueron trasplantados fuera de su país. Después de tres generaciones, durante el reinado de Filante, derrotado en una batalla con Hércules, (Herodoto 8-43) los llevaron cautivos a Delfos, y los presentó a Apolo, Hércules. Pero luego, por orden del Dios mismo, les dio el lugar en el Peloponeso, en donde ocuparon Asine de Hermione. Algún tiempo después, expulsados por los Argivos, vivían en un barrio de Mesenia que les fue dado por los Lacedemonios. Por último, cuando volvieron los Mesenios al Peloponeso, no los expulsaron dejándoles vivir sin preocupación ninguna.

[10] Los de Ásine están de acuerdo en que fueron derrotados por Hércules, y que su antigua ciudad de Monte Parnaso fue tomada, pero niegan que fueran cautivos arrastrados a los pies de Apolo. Sin embargo, sostienen que cuando Hércules saltó sus paredes, se retiraron a la parte superior del Parnaso y, a continuación, cuando cruzaron el Peloponeso por mar, y se arrojaron en brazos de Euristeo como suplicantes, porque este odiaba a Hércules, y los recibido con amabilidad, y les dio Asine en los estados de Argos.

[11] Estos son los únicos Dríopes que son honrados hoy por su origen, de manera diferente a las personas de Estira en Eubea, para ellos, aunque Dríopes, las personas que tenían sus casas fuera de los muros, no lucharon con Hércules, y no quieren ser llamado por ese nombre. Así, como los de Delfos no quieren ser focenses. Pero los de Ásine al contrario recuerdan con placer que son Dríopes, y lo que es mucho más convincente es que sus templos son los más sagrado que los hechos que había antes en el Parnaso, entre otros dos, uno está dedicado a Apolo, el otro a Dríope con una estatua muy antigua. Cada año tienen una fiesta de Dríope y creen que fue el hijo de Apolo.

[12] La ciudad de hoy donde ellos viven está al borde del mar, como estuvo una vez la Asine de Argos, y se encuentra a cuarenta estadios de Colónides. Y otros tantos de Asine en Mesenia a Acritas. Acritas es una especie de promontorio que avanza en el mar, hacia el que hay una isla desierta que llamamos Teganusa. A partir de este promontorio, está el puerto de Fenicunte y enfrente las islas Eunusas que no están lejos.




XXXV. [1] Motone antes de la guerra de Troya, e incluso durante la guerra, fue llamada Pédaso (Iliada IX-149). Los Motoneos dicen que entonces que tomó el nombre de una hija de Eneo, hijo de Portaón, cuando junto a Diómedes regresó al Peloponeso, después de la toma de Troya. Tuvo de una concubina a Motone. Para mí, creo que esta ciudad tomó su nombre de una gran roca que la llaman Moton, que forma una especie de camino muy estrechos, ya que esta roca entra hacia el mar donde rompe la furia de las olas, y sirve como refugio para los barcos.

[2] ya he dicho que los de Nauplia bajo Démocratidas rey de Argos fueron expulsados de su ciudad, a causa de su compromiso con Esparta. Los Lacedemonios les había dado Motone. También he dicho que luego devueltos los Mesenios al Peloponeso, y después de haber comprobado, no tenían malos tratos es lo más que puedo juzgar, los de Nauplia fueron los egipcios, que vinieron con Dánao a Argos. Tres generaciones después, Nauplio hijo de Amimone comenzó a llevar allí la colonia de los egipcios, los instaló en la orilla del mar y construyeron una ciudad que llamó con su nombre.

[3] El emperador Trajano liberó de la dominación de Mesenia a los de Motone, y les permitió gobernarse a sí mismos por sus propias leyes. Pero mucho antes les hubo alcanzado una desgracia que merece ser contada y que era especial porque otros Mesenios la costa nunca han experimentado nada similar. La anarquía había arruinado la Tesprótide de Epiro: Deidamie, hija de Pirro murió sin hijos, y a la muerte había dejado el gobierno en manos de la gente. Pirro, el padre de esta princesa fue el hijo de Ptolomeo, hijo de Alejandro, hijo de Pirro.

[4] De Pirro el hijo de Eácides, ya se dijo bien completo en mi primer libro, al hablar de Ática. Procles de Cartago, dijo que el príncipe no tenía ni la fortuna de Alejandro hijo de Filipo, ni el brillo y la chispa que puso Alejandro en todas las conquistas, Pero afirmó que como ejército en la batalla, de infantería o caballería y por los ardides y estratagemas, fue muy superior.

[5] Los Epirotas ya no gobernados por reyes, el pueblo se convirtió cada día más insolente y despreciaba la autoridad de los magistrados. Los Ilirios que habitaban las orillas del Mar Jónico en la parte superior de Epiro, aprovechando la situación, y en una rápida acometida del país, los subyugaron, porque hasta ahora sólo sabemos de los atenienses que han logrado con la democracia engrandecerse. Ellos, muy poderosos por su inteligencia, la excelencia de su gobierno y por la sumisión a las leyes de Solón.

[6] Los ilirios una vez probada la dulzura del mando, no sólo se empeñaron en ampliar sus dominios. Que habían previsto construir naves para atravesar la mar, y arrasar todo lo que estuviera a su alcance, Estos se fueron al puerto Motone. En primer lugar, bajo la sombra de la amistad, enviaron a la gente a decir que querían comprar sus vinos. Algunas personas en la ciudad les llevaron vino y estos lo compraron al precio que pedían, y a su vez compraron algunos productos de los ilirios.

[7] Al día siguiente llegaron en mayor número para el mismo tráfico, y se encontraron con la instalación por parte de sus anfitriones. Los Motoneos tomaron como una fantasía este comercio, que acudieron en masa, hombres y mujeres, algunos para vender, otros a comprar. A continuación, los ilirios tomaron la presa en sus redes, tomaron toda esta multitud, especialmente a las mujeres, y pusieron vela a Illiria cambiando la ciudad en un desierto.

[8] En Motone hay un templo de Atenea Anemótide, con una estatua de la diosa. Se dice que la estatua fue ofrecida por Diómedes, por un voto porque el país está muy expuesto a los vientos fuertes, y casi continuos, muchas de las cuales fueron devastadores, y desde Diómedes no ocurren desgracias. También hay un templo de Artemisa, en este templo y de una forma natural, el agua se mezcla con un tipo de resina que es similar en el color y el olor de bálsamo de Cícico.

[9] De las aguas más azules que vi, fue en las Termópilas (Herodoto VII-176), que sí se ve bien en las bañeras de color azul, que son las que llaman ollas de mujeres. Si no es azul el agua, hay algunas que son rojas como la sangre y se puede ver ese color en el país de los hebreos, en Joppe (Plinio V-69). La gente dice que el lugar fue sangriento, donde Perseo mató al monstruo marino salvando a la hija de Cefeo, y se lavó en la fuente, y por esto tiene sus aguas de color rojo.

[10] Vi también en Astira agua negra, son los baños de agua caliente de Lesbos, cerca de un pueblo conocido como Atarneo, que fue dada por el rey de Persia para el pueblo de Quíos, en recompensa por el suplicante llamado Pacties el Lidio (Herodoto I-160), que se habían refugiado entre ellos. Finalmente los romanos tienen agua blanca lo suficientemente cerca de Roma y un poco más allá del río Anio. Cuando usted se baña, primero le sacude el frío, y después de algún tiempo sentimos tanto calor como si estuviera en agua que estaba en el fuego.

[11] He visto todas estas maravillas de la naturaleza, todas estas aguas, que también son beneficiosos, pero paso por alto otras menos sorprendente. En efecto, hay fuentes de agua salada, y otros cuya agua es amarga, no es sorprendente ya que este punto no es infrecuente. Pero no puedo omitir dos de las cuales son contrarios a todas las especies y en lugares muy diferentes, una es la que se encuentra en una llanura, llamada la llanura blanca, y cerca de Dascilo, donde el agua es más caliente y más dulce que la leche.

[12] La otra es una fuente que fluye en el río Hipanis, de la que habla Herodoto (IV-152), y sus aguas son amargas, que no es más difícil creer que lo que vemos en Diecaarquía (Pouzolles), en el Mar Tirreno , porque no hay baños cuya agua caliente sea tan ácida que en algunos años las tuberías de plomo las atraviesan.



XXXVI. [1] De Motone al promontorio Corifasio, hay cerca de un centenar de estadios. En este promontorio está la ciudad de Pilos, fundada por Pilas hijo de Clesón que la construyó, con la gente de Léleges que había traído de Megara. Pero él no la gozó de soberanía, porque fue perseguido por Neleo y por los Pelasgos de Yolco. Obligado a renunciar a su ciudad para estos extranjeros, se fue a Pilos en Elis. Con el primero que llegó a ser floreciente fue bajo el reinado de Neleo que Homero llama por excelencia la ciudad de Neleo (Iliada XI-682 , Odisea III-).

[2] En Pilos hay un templo de Atenea Corifasia. Otra curiosidad es la casa de Néstor, donde aún se pueden ver su retrato. La tumba de este príncipe se encuentra en la ciudad, y la que está fuera de los muros, se afirma que es la tumba de Trasimedes. Se le mostrará también en la ciudad una cueva donde se dice que se mantenían los establos de Néstor, y antes los de Neleo.

[3] Las vacas, que, según afirma, se encuentran en Tesalia, y la manada de Ificlo padre de Protésilas. Neleo exigió a aquellos que buscaban a su hija en matrimonio, las vacas, y Melampo, que quería complacer a su hermano Sesgo, habiendo llegado a Tesalia con el propósito de llevarse las vacas, él mismo fue atado por los pastores de Ificlo y tirado en la cárcel, pero como era un adivino, por las respuestas que dió a Ificlo sobre lo que estaba por venir, que él se merece tener estas excelentes vacas a cambio de una remuneración. Con gran riqueza entonces iba a tener una gran cantidad de ganado y caballos. También vemos que no sólo Neleo quería tener las vacas de Ificlo, ya que sabía Euristeo, que Geriones en Iberia tenía un rebaño de ganado de singular belleza, le ordenó a Hércules traérselas.

[4] Este mismo rebaño de Eritea también lo quería Eryx rey de Sicilia, que incluso luchó con Hércules, que apostó por un lado el Reino de Eryx, y el otro el rebaño de bueyes. Homero nos dice también en la Ilíada (XI-244) que Ifidamante hijo de Antenor, entre otras cosas dio cien bueyes a su padrastro por casarse con su hija. Es cierto que en aquellos tiempos, en mucho se consideraban los rebaños.

[5] Sin embargo, las vacas de Neleo, pacían fuera de esta región, porque es de arena, no puede producir una gran cantidad de pastos y esto lo refleja Homero (Iliada II-76) hablando de Néstor, dice: "la arenosa Pilos".

[6] frente a con el puerto de Pilos, está la isla Esfacteria de la misma manera que en el puerto de Delos está la isla de Renea. Es bastante común que los lugares oscuros y desconocidos por ellos mismos de repente se convierten en famosos por la suerte de los hombres, o algún evento. Así, el hundimiento de Agamenón y los griegos, que llegaron con él después de la caída de Troya, hizo el famoso al promontorio de Eubea en Cafereo. Como se conoce Psitalea pequeña isla frente a Salamina, que ahora se conoce por la masacre de cuatrocientos persas (480 adc.) que habían hecho un descenso. Lo mismo puede decirse de Esfacteria, (424 adc.) la derrota de Lacedemonios que habían llegado a esta isla en la oscuridad, y todavía hay en la ciudad una Nike de la Victoria, que los atenienses dejaron por monumento de cuando ganaron a los Lacedemonios.

[7] de Pilos a Ciparisias está fuera de la ciudad y cerca del mar, una fuente que Dioniso, dice que sacó al golpear con un tirso la tierra, por lo que esta fuente se denomina Fuente de Dioniso. En Ciparisias, hay dos templos, uno dedicado a Apolo, y otro a Atenea Ciparisia. A partir de ahí vamos a Aulón (valle), donde vemos un templo y una estatua de Asclepio Aulonio. Luego está el río Neda que en Mesenia es frontera de ese lado y separa la Elide.



 

libro I , libro IIlibro III , libro IV , libro V , libro VI , libro VII , libro VIII , libro IX libro X

 

Home  << art+e