Home  << art+e                                           

Libro VII - Historia de los asentamientos en Jonia

libro I , libro IIlibro III , libro IV , libro V , libro VI , libro VII , libro VIII , libro IXlibro X


I. [1] El país que está en el este hasta el mar, entre Elis y Sición, que ahora se llama Acaya por sus propios habitantes, que antes se llamaba Egialeo, y la gente lo llamaba por el nombre de Egialeo
rey de Sición, que dicen que Sición. Otros creen que este país que en su la mayoría es costa tomó su nombre de su ubicación, la palabra griega que significa Aigialos la orilla del mar.

[2] Sin embargo, tras la muerte de Helena, Juto fue expulsado de Tesalia por sus hermanos, que lo acusaban de haber robado los tesoros de su padre, y se retiró a Atenas, donde se casó con una hija de Erecteo, con quien tuvo dos hijos, Aqueo e Ion. Erecteo murió, sus hijos lucharon para tomar la sucesión acordó Juto juzgar la controversia. Se decidió en favor de Cécrope que era el mayor.

[3] Por esto se ganó el odio de los demás, de modo que fue expulsado del Ática y se estableció en el Egialeo, donde terminó sus días. Aqueo su hijo mayor, luego haber recogido algunas tropas compuestas de Egialeos y atenienses, entró en Tesalia y ascendió al trono de su padre. Ión reuniendo ya a su lado tropas contras los Egialeos, Selinunte su rey, cuando le envió mensajeros para casarse con Hélice su única hija. Ión se casó con ella, fue aprobado por el rey y designado su sucesor.

[4] De hecho fue la suerte de su éxito. Él construyó una ciudad a la que llamó Helix con el nombre de su esposa, y quería que por su nombre propio, sus súbditos fueron llamados jonios. Sin embargo, no fue tanto un cambio de nombre, sino un nombre nuevo añadido para ellos, porque eran llamados jonios-Egialeos. Incluso el país mantiene su antiguo nombre, según aparece en la numeración de las tropas de Agamenón, donde Homero (Iliada 2-569) menciona la Egialeo y la ciudad de Hélix.

[5] Ión prevaleció en este país, cuando los atenienses estaban en guerra con eleusinos y le dieron el mando de su ejército, pero murió poco después, y todavía vemos su tumba en la ciudad de Potamos del Ática. Sus descendientes se mantuvieron en el trono hasta que finalmente fueron expulsados del país, y sus súbditos, por los aqueos, que ellos mismos habían sido expulsados de Argos y Esparta por los dorios.

[6] Les digo todo lo que sucedió entre los jonios y los aqueos, pero antes he de explicar por qué el pueblo de Esparta y Argos, antes del regreso de los dorios del Peloponeso fueron los únicos que llevaban el nombre de los aqueos. Arcandro y Arquíteles, hijos de Aqueo, emigraron desde la Ftiotida a Argos. Dánao les dió para casarse a dos de sus hijas, Autómate con Arquíteles, y Escea con Arcandro. La prueba de que no eran originarios de Argos, y vinieron a instalarse allí, es que Arcandro impuso Metanastes (forastero) como nombre a su hijo, como queriendo decir, que fue trasplantado de un lugar a otro.

[7] Los hijos de Aqueo luego de haberse hecho con el poder en Argos y Esparta, sucedió que los argivos y espartanos gradualmente tomaron el nombre de los aqueos, que no impidió que los griegos Argivos fueron también llamados dánaos como nombre que era específico y particular. Pero después de los dorios llegaron a Argos y Aqueo puso sus semillas en Esparta. Después de este primer éxito le enviaron un emisario a los jonios para decirles que tenían que recibir en sus países, y recibirlos de forma amistosa, sin necesidad de usar la fuerza. Los jonios eran muy alarmado por el cumplido, porque temian que si recibian a los dorios unidos con los aqueos, que quisieran ser gobernado por el rey Tisámeno, el hijo de Orestes, por su valor y la nobleza de su sangre y que de hecho, era muy famoso.

[8] Así que en lugar de aceptar la propuesta, se manifestaron contra los aqueos. Tisámeno fue asesinado en la batalla, pero los aqueos aprovecharon y sitiaron a los jonios en la Hélice, donde ya cerca de ser forzoso, se vieron obligados a rendirse y por la libertad de ir donde quisieran. Los dorios enterraron a Tisámeno en Helix, pero después los espartanos advertido de donde estaban los huesos del oráculo de Delfos los transportaron a Esparta. Todavía ve a su tumba en el mismo lugar donde los espartanos tienen las comidas que ellos llaman fiditias. (mensuales en común para adultos)

[9] En cuanto a los jonios se refugiaron en el Ática. Los atenienses y Melanto su rey hijo de Andropompo los recibió con los brazos abiertos por la consideración de la memoria de Ión, y sus grandes servicios. Otros dicen que también hubo política en este acto de generosidad, y que si los atenienses se reunieron a los fugitivos, fue menos por afecto a ellos y más para fortalecer su ayuda contra los dorios pues estaban empezando a entender que no los iban a respetar.

 

 

II. [1] Algunos años más tarde, la lucha se inició entre Medonte y Nileo, los dos hijos mayores de Codro. Cada uno de ellos quería ser el rey. Nileo despreciaba a su hermano porque era cojo, y juró que nunca lo obedeceria. El caso fue llevado al oráculo de Delfos, la Pitia se pronunció para Medonte y le adjudicó el reino de Atenas. Nileo y el otro hijo de Codro no pudiendo digerir esta preferencia decidieron buscar fortuna en otro lugar. Ellos fueron seguidos por algunos de buena voluntad de la mayoría de los atenienses y los jonios.

[2] Esta fue la tercera colonia que salió de Grecia, compuesta de muchos extranjeros y mandada por un jefe extranjero. Hace mucho tiempo, Yolao de Tebas, el sobrino de Hércules, había llevado una colonia de los atenienses y los tespios a Cerdeña. Y cerca de un siglo antes de salir de los jonios de Atenas, Teras de Tebas, otro hijo de Autesión a la cabeza de un grupo de espartanos y minias que los pelasgos de Lemnos los habían expulsado, y se asentaron en esta isla que se llamaba entonces Caliste, y desde entonces la isla se llamaba Tera.

[3] La tercera tribu por lo tanto de los jonios que trajo el Hijo de Codro, cuyo origen no tenían nada en común con ellos, ya que estos los dirigían por su padre y su abuelo, Codro Melanto de los Mesenios de Pilos, y a los atenienses por el lado de su madre. Pero los griegos se unieron a la jonios. Primero fueron los tebanos liderados por Filotas hijo de Peneleo. Los Segundos los orcomenios de minias, debido a la afinidad que tenían con el hijo de Codro.

[4] Terceros griegos de todas partes de Fócide, a excepción de Delfos. En cuarto lugar abantes de la isla Eubea. Los atenienses Filógenes y Damón, hijo de Euctemón, les dieron barcos fenicios para cruzar el mar, y tomó su propio mando. Todos estos aventureros navegaron a Asia, y se extendieron por la costa, y se apoderaron de algunas de las ciudades, otros de otras. Nileo, con sus tropas se apoderaron de Mileto.

[5] Si queremos saber el origen de los milesios, esto es lo que dicen de sí mismos los responsables. El país que ocupaban fue llamado Anactoria donde reinaba Anacte donde nació, y luego Asterius su hijo. Cretenses desembarcaron en la costa, que los dirigía Mileto que le dio su nombre a la ciudad y todo el territorio que depende, que había salido de Mileto de Creta con los de su partido para escapar de la venganza de Minos hijo de Europa. Esta parte de Asia estaba habitada por los carios, que recibieron a los cretenses en su ciudad y se convirtió en un pueblo con ellos.

[6] Sin embargo, los jonios luego de haber conquistado a los milesios, los exterminaron a todos los hombres que tenían, con la excepción de los que escaparon de la ciudad buscando su salvación. Las mujeres y las niñas se salvaron, y los jonios entonces se casaron con ellas. Lo cierto es que todavía vemos la tumba de Nileo, lo suficientemente cerca de la puerta a la salida del camino a Dídima. El templo y oráculo de Apolo en Dídima permaneció mucho tiempo antes de la migración de los jonios. Artemisa de Efeso es también mucho más anterior a ese tiempo.

[7] y Píndaro, no parece haber tenido conocimiento del antiguo templo de la diosa, cuando dice que las amazonas lo habían construido por ir a la guerra con Atenas y Teseo. Porque estas amazonas procedían de las costas de Termodonte sacrificaban a Artemisa de Efeso en su templo, que ellas sabían, porque algún tiempo antes escaparon de Hércules, y aún antes por Dioniso, que habían buscado refugio allí como suplicantes. Este templo por tanto, no ha sido construido por las Amazonas, sino por Coreso y Efeso. Coreso, nació en el país, Efeso fue considerado un hijo de Caístro (río), y este le dio su nombre a la ciudad.

[8] En el país Éfeso estaban situados los Leleges, personas de Caria, y más aún por los lidios. Los fugitivos de todos los países, y especialmente las mujeres conocidas como Amazonas, que llegaron a vivir alrededor del templo. Tal era el estado de Éfeso por esto Androclo hijo de Codro junto con los jonios que siguieron sus enseñanzas. Expulsó a los Leleges primero y a lidios que tenía la ciudad alta. Los que vivían alrededor del templo con su juramento de fidelidad hecho no fueron perturbados de alguna manera, entonces él tomó Samos y expulsó a los habitantes. Los Efesios, me refiero a jonios de reciente creación en Éfeso, poseían Samos durante algún tiempo con todas las islas vecinas.

[9] Después de varios años los de Samos volvieron a su ciudad, Androclo fue a ayudar a los de Priene contra los carios. Los griegos se mantuvieron victoriosos, pero Androclo fue muerto en la batalla, los Efesios llevaron su cuerpo a Éfeso, donde fue sepultado. Todavía podemos ver su tumba en el camino que conduce desde el templo de Artemisa en el templo de Zeus Olímpico junto a la puerta magnesia, esta tumba es notable por la figura de un hombre armado que está encima.

[10] Los jonios que se habían establecido entonces en Miunte y Priene, y empujando sus conquistas despojaron gradualmente a los carios todas sus ciudades. Ciarteo un hijo de Codro repobló Miunte. Con respecto a Priene, como entre los jonios había tebanos, como fundadores a Filotas descendiente de Peneleo y Épito el hijo de Nileo fueron los líderes de la colonia que entró. La ciudad experimentó muchos problemas, en primer lugar por los ataques de Tabalo hijo de Pérsico, y en segundo lugar por parte de Hierón uno de sus propios ciudadanos, sin embargo, todavía existe y es dependiente de los jónicos. Pero los de Miunte, sus habitantes se vieron obligados a abandonarla por el accidente que le digo.

[11] Había en las inmediaciones de esta ciudad una pequeña bahía y el paso de Meandro, para ampliar su poder y la extensión de la cama, le echó los de sedimentos en el Golfo, y el agua lo cerró no comunicando desde el mar formado un pantano cuyas emanaciones engendraron tal cantidad de mosquitos que hubieron de desertar. Los lugareños se retiraron a Mileto, llevando consigo todos sus efectos y hasta las estatuas de sus dioses. Así no he visto en mi tiempo nada hermoso en Miunte, un templo de Dioniso, que es de mármol blanco. Lo mismo le pasó a los Carnitas que están por debajo de Pérgamo.


III. [1] Los de Colofón dicen que el templo de Claro y el oráculo de Apolo, que es de gran antigüedad. En el tiempo que había carios que dominaban en el municipio, los primeros griegos que llegaron allí fueron cretenses, y tenían por líderes a Racio con la numerosa gente que le seguía y que se había adueñado de la costa y se establecieron allí. Poco después, Tersandro el hijo de Polinices y los griegos se apoderaron de Tebas. Ellos hicieron muchos prisioneros que enviaron al oráculo de Delfos. Entre ellos estaba Manto que acababa de perder a su padre Tiresias, que murió en el camino a Haliarfe.

[2] La respuesta del oráculo fue que estos prisioneros tenían que buscar tierras extranjeras. Inmediatamente de dotar una flota, e ir a Asia y se detuvieron en Claro. Los cretense viendo a los extranjeros en las tierras tomaron las armas, y los llevaron ante Racio. Este habiendo aprendido de Manto de los jóvenes que eran sus compañeros los llevaron a Asia, y fueron aceptados por los cretenses, y recibidos en su ciudad, y se casó con Manto. De este matrimonio nació Mopso que posteriormente expulsó a los carios de toda la costa.

[3] Sin embargo, los jonios habían hecho alianza con los griegos que se habían hecho dueños de Colofón, y los dos pueblos se fusionaron, y si decimos que, que eran uno, y estaban sujetos a un mismo gobierno y las mismas leyes. Damacsitón y Prometo hijos de Codro, los líderes de la colonia se había convertido en los reyes de los jónicos. Pero pronto empezó el malentendido entre los dos hermanos; Prometo mató a Damacsitón y huyó a Naxos, donde murió. Ellos trajeron su cuerpo que recibieron, los hijos de Damacsitón, y lo enterraron, su tumba sigue siendo visible en un lugar llamado Polytqiuide.

[4] Al hablar de Lisímaco ya he dicho que destruyó la ciudad de Colofón y la razón por la que la trató así, es que de todos los griegos que habían desembarcado en Éfeso, Los Colofonios fueron los únicos que tomaron las armas contra él, y contra los macedonios. Los de Esmirna, se unieron a ellos. Varios de ellos, murieron en la batalla, su tumba queda a la izquierda del camino de Claro.

[5] La ciudad de Lebedo, Lisímaco la arruinó con el único fin de transferir a los residentes a Efeso, y para volver a la ciudad. La campiña de Lebedo es muy fértil, y en la orilla del mar, abundan en las fuentes de agua dulce, y las aguas son muy beneficiosas. Este municipio fue ocupado anteriormente por los carios, hasta que Andrémon, el hijo Codro y líder de una colonia jónica los echaron de allí. Cuando salimos de Colofón y pasamos el río Alen, se encuentra la tumba de Andrémon a la izquierda del camino.

[6] Una parte de los Orcomenios de minias, se establecieron en Teos llevados por Atamante, lo que decimos, este Atamate era hijo de Atamante hjo de Eolo. Teos fue una de las ciudades donde los griegos y carios se mezclaron. Apeco biznieto de Melanto también trajo jonios que no perturbaron de alguna manera, ni a los orcomenios ni a los nativos, y algunos años más tarde llegó otro enjambre de atenienses y beocios. Los primeros estaban ordenados por Dámaso y Naoclo, hijos de Codro, los beocios mandados por el beocio Geres, los recién llegados fueron recibidos con Apeco amistad.

[7] En cuanto a los eritreos, de acuerdo con su tradición que originalmente vinieron de Creta, con Eritro, el hijo de Radamanto, Eritro que dio su nombre a la ciudad en que viven hoy en día. Pero no fueron los únicos habitantes. Se mezclaron entre ellos licios carios, y panfilios. Los licios a causa de su parentesco con los antiguos cretenses, porque venían de Creta, y los descendientes de estos antiguos cretenses que abandonaron el país con Sarpedón, de los carios, como una vez haber sido amigo de Minos, los panfilios finalmente eran por raza también griegos, me refiero a los griegos después de la caída de Troya y larga peregrinación con Calcante. Con estas personas, incluso se unieron a un número de hombres, que Cnopo hijo de Codro sacó de todas las ciudades de Jonia, y fueron recibidos en Eritrea.

[8] Clazomenas y Focea, no existian en Asia antes de la llegada de los jonios. De hecho, algunos de estos jonios, después de un largo andar de un lado a otro, incluso pensaron en pedir ayuda Parforo de Colofón jefe de los Colofonios, que les dio para que construyeron una ciudad al pie del monte Ida, pero poco después lo abandonaron, y se volvieron a Jonia de nuevo, y fundaron Escipo en los confines de Colofón.

[9] Luego que salieron, finalmente se establecieron en el país donde están hoy y construyeron la ciudad de Clazómenas, y en la isla por temor a los persas. Luego con Alejandro se unió la isla a la ciudad por medio de una calzada, que se ha hecho una península. Clazómenas, que no sólo fue habitada por los jonios, llegaron también de Cleonas, y Fliasia, y varios otros después del regreso de los dorios en el Peloponeso, fueron obligados a abandonar su primera casa, algunos por una razón, otros por otra.

[10] Los focenses son originalmente descendientes de aquellos que todavía tienen la Fócide hoy al pie del monte Parnaso. Entraron en Asia bajo el mando de los atenienses Filógenes y Damon, y se asentaron en el lugar de Cime, no a través de la conquista, sino con el consentimiento de los de Cime. Los jonios no hacïan alianza con ellos ni los admitían en la asamblea de los Estados, sólo si querían obedecer los Codros como Reyes en la sangre. Por lo tanto, tuvieron entre los eritreos de Teos a tres príncipes de la casa, a saber, Deetes, Periclo y Abarto.

IV. [1] Los jonios tienen varias otras ciudades en las islas. Samos frente a Micala, y Quios frente al monte Mimas. Si creemos lo que el poeta de Samos (del VII, al VI adc.), Asio, hijo de Amphiptoleme, Félix tuvo de Perimides la hija de Eneo, dos hijas, Astipalea y Europa. Astipalea fue amada por Poseidón, y de este negocio nació Anceo, que gobernó sobre estas personas que fueron llamados Leleges. Anceo se casó con Samia, hija de Meandro, tuvo cuatro hijos, Perilao, Enudo, Samo, Alitherses, y una hija cuyo nombre era Parténope: la Hija le gustaba a Apolo y le dio un hijo llamado Licomedes. Es lo que Asio dijo en sus poemas.

[2] Fue en este momento en que entraron los Jonios en Samos, y fueron recibidos con menos de amistad que por la fuerza. Los dirigía Procles, el hijo de Pitireo, un Epidauro, que trajo con él, a muchos de sus compatriotas, que Deifontes y los griegos habían expulsados de Epidauro. Este Procles descendientes de Ión, hijo de Juto, tuvo un hijo llamado Léogoro que fue rey de Samos después de su padre. Los Efesios dirigidos por Androclo hizieron la guerra, y habiendo conquistado su isla, expulsaron a los Samios so pretexto de que querían estar en connivencia con los carios en contra de los Eolios.

[3] Algunos de estos fugitivos se asentaron en esta isla de Tracia que se llamaba Dardania, y que después se llamó por su nombre Samotracia, los demás siguieron Léogoro, al continente que está más allá de Samos y construyeron una fortaleza en Anea, donde once años después sitiaron Samos, la tomaron y expulsaron a los Efesios, a su vez.

[4] Algunos dicen que el templo de Hera en Samos, fue construido por los Argonautas, y que ellos llevaron desde Argos, la estatua de la Diosa. Los de Samos consideran, que Hera nació en la isla en las orillas del río Imbrasus, bajo un sauce que todavía muestran en el foro dedicado a la Diosa. Su templo es muy antiguo, a juzgar por su estatua en particular es un trabajo del Egineta Esmilis hijo de Euclides, este escultor vivía en el momento de Dédalo (los expertos dicen que es posterior, hacia la mitada del VI adc.), pero era mucho menos ilustres.

[5] Dédalo, que también nació en Atenas, de estirpe real y de la familia de los Metiónidas, famoso por su arte, su vuelo, sus viajes, sus desgracias, todo contribuyó a hacerlo famoso. Culpable de asesinar a su sobrino, el hijo de su hermana, y conociendo las leyes de su país sobre el asesinato, huyó a Creta a Minos. Aquí hizo las grandes obras de Minos y sus hijas, como nos dice Homero en la Ilíada (XVIII-590).

[6] Sin embargo, condenado de un nuevo delito fue colocado con su hijo en una cárcel cercana, y encontrando una manera de escapar, se fue a Inico, ciudad de Sicilia y fue a implorar a Cócalo la protección frente al rey. Minos se lo exigió, y Cócalo no estuvo dispuesto a entregarlo, y causó la guerra entre los dos reyes. Por último, las hijas de Cócalo con tal respeto por él y estaban tan encantados por la belleza de sus obras, que para mantener este excelente hombre, tramaron la muerte de Minos.

[7] En una palabra, en Sicilia y en toda Italia, nada era tan famoso como el nombre de Dédalo, en cambio, Esmilis era apenas conocido en Samos y Elis. Pero al menos al ir allí, hizo la estatua de Hera en Samos, que es suya.

[8] En cuanto a la isla de Quíos, esto es lo que hemos aprendido de Ión, el poeta trágico e historiador (siglo V). Poseidón que entró en la isla desierta, se encontró con una ninfa y se enamoró. Tuvo un hijo, y el día en que la ninfa dio a luz, caía una gran cantidad de nieve, y en su nombre fue llamado Quón, porque en griego significa nieve. De la unión de este hijo con otra ninfa, nació Angelus y Melas, que fueron los primeros habitantes de la isla. Enopión Entonces llegó de Creta con sus hijos, Talo, Evante, Melas, Atamante, y Salago y reinaron sus hijos después de él.

[9] En el tiempo de Enopion, los carios y abantes de la isla de Eubea también se asentaron en Quíos. Luego de los hijos de Enopión logró el poder Anficto que era un desconocido que vino de Hestia en Eubea, por la fe del oráculo de Delfos que le dijo que tenía que buscar fortuna en Quíos. Héctor, uno de los descendientes, que en la cuarta generación le sucedió en la corona, luchó contra los abantes y carios establecidos en la isla. Algunos fueron cortados en pedazos, y los otros se rindieron sin condiciones y se vieron obligados a evacuar el país.

[10] Héctor luego de haber pacificado la isla, recordó que podían celebrar un sacrificio en la asamblea general de los jonios, en el Panjonio (Herodoto I-148), y fue en esta reunión que en honor del valor le fue concedido a él un trípode. Es lo que el poeta Ión informó de todos estos hechos, pero no nos dice por qué los habitantes de Quíos se incluyeron en el conteo de los jonios.

 

V. [1] Esmirna fue habitado como lo es actualmente. Fue una de las doce ciudades pertenecientes a la eólica. Los jonios reunieron un cuerpo de tropas en Colofón, y asediaron Esmirna conquistándola a los Eolios. Como resultado de ello dieron a los habitantes el derecho a enviar diputados a la Asamblea de los Estados Generales de Jonia. Pero todo esto debe ser entendido en la antigua Esmirna, porque la que sigue siendo hoy en día es la de Alejandro, el hijo de Filipo, que la construyo por una aparición en un sueño que tuvo.

[2] Se dice que el príncipe, mientras que cazaba en el monte Pago, fue dirigido por la mismo caza cerca del templo de Nemesis; cansado que estaba y encontrando un plátano en el borde de una fuente, se acostó y se durmió. Aquí, en su sueño la Némesis que se le apareció, le ordenó construir una ciudad en este mismo lugar, llevando los habitantes de Esmirna.

[3] Estas personas inmediatamente enviaron a Claros, para consultar al oráculo lo que tenía que hacer, la respuesta fue, que serían infinitamente más felices, si vivieran en el monte Pagus más allá de Meles (rio que pasa al lado de Esmirna); contentos se cambiaron de residencia. Ahora reconocen a dos Némesis, y a Nix, dicen, la noche como la madre de las mismas, como los atenienses creían que el padre de la diosa de Ramnunte es océano.

[4] Jonia generalmente tiene el cielo más hermoso del mundo. La temperatura del aire es muy suave y agradable. Nosotros no vemos en ninguna otra parte tan hermosos templos, el de Artemisa de Efeso que es el mayor por su tamaño y riqueza. Apolo tiene uno EN Bráquidas en el territorio de Mileto, y otro en Claro cerca de Colofón, estos dos no se han terminado. Los persas quemaron uno de Hera en Samos, y el de Atenea en Focea; aun de ser dañados por el fuego, siguen siendo motivo de admiración.

[5] El templo de Hércules en Eritrea y el de Atenea en Priene te divertiría el verlos, uno por la belleza de la estatua de la Diosa, éste por su antigüedad. La estatua de Hércules no está en el estilo de los de Egina, ni incluso con el sabor de la vieja escuela de Atenas. Está trabajado como las estatuas de arte egipcio. El Dios está en una especie de balsa, y los eritreos dicen que vino desde Tiro por mar.

[6] Añaden, que la embarcación entró en el Mar Jónico, y se detuvo en el promontorio de Hera, lo que significa el promontorio Mesatis, porque al pasar desde Eritrea a Quíos se encuentra a medio camino. En cuanto a los de Quíos e Eritrea vieron la estatua del dios, todos querían el honor de tenerla, y se emplearon con todas sus fuerzas.

[7] Un pescador eritreo, llamado Formión, que había perdido la vista por una enfermedad, fue advertido en un sueño que las mujeres de Eritrea se cortan el pelo y que deberían hacer una trenza, y con ella trar de la balsa. Eritrea no se puso en servicio para lograr este sueño

[8] las mujeres Tracias, y las exclavas de Eritrea servido, sacrificaron su pelo, arrastraron la balsa los eritreos y lograon la imagen de Dios en su poder, y para recompensar el celo de los tracios, se ordenó que sólo sus mujeres, tienen libertad para entrar en el templo de Hércules. Aún se muestra esta cuerda hecha de pelo, y cuidadosamente conservados. En cuanto al pescador, dicen que recuperó su vista, hasta el resto de sus días.

[9] En Eritrea sigue estando un templo de Atenea Polias (protectora de la polis). Su estatua es de madera, de tamaño extraordinario sentada en una especie de trono, con una rueca en ambas manos de la diosa tiene una corona rematada por la estrella. Creo que es de Endeo la estatua, a juzgar por muchos indicios, pero sobre todo por la manera en toda la estructura tiene la forma, y aún más por las Horas y las Gracias de mármol blanco, que están expuestas al aire un poco antes de llegar a Eritrea. El templo de Asclepio que se ve en Esmirna, se hizo mi tiempo, y se construyó entre una montaña muy alta y un lago, que tiene la particularidad de no mezclar sus aguas con ninguna otra.

[10] Sin embargo, Jonia además de la belleza, del clima y la magnificencia de sus templos, tiene muchas otras cosas de las que hay que hablar. En el área de Efeso, el río Cencrías, el monte Pion (fértil), y la fuente Halitea, y Mileto la fuente Biblis tan famoso por las aventuras y amores de Biblis. Un bosque en Colofón, consagrado a Apolo, donde se encuentran fresnos de una gran belleza, y cerca de los bosques, el río Ales. De todos los ríos de Jonia el más reconocido por la frescura de sus aguas.

[11] En Lebedo, los baños, que además de sanos son hermosos. También hay en las cercanías de Teos, en el promontorio de Macria, y varios, de forma natural, en las rocas, en la orilla del mar, otros hechos por el hombre para ornamentado. El Clazomenas también tienen baños, donde hacen una especie de culto a Agamenón. Hay una cueva que dicen que es de la madrina de Pirro, y cuentan una historia del pastor Pirro.

[12] Los eritreos tienen la ciudad de Calcis, que dio su nombre a la tercera tribu. De ese lado, se ve un promontorio que se adentra en el mar, con unan fuentes de agua, las mejores y más sanadores que hay en toda Jonia.

[13] El pueblo de Esmirna tiene en su país el río Meles, es un hermoso río, en su fuente hay una cueva donde se dice que Homero compuso sus poemas. En Quíos se visita la tumba de Enopión digna de curiosidad en sí misma, y las grandes cosas que han dicho de ese héroe. En Samos, en el camino hacia el templo de Hera, se mostrará el sepulcro de Radine y Leóntico, y no es raro que los amantes desdichados vayan con sus deseos a esta tumba. En una palabra, Jonia está llena de curiosidades, no menores que las encontradas en otras partes de Grecia.

VI. [1] Después de la migración de los jonios, los aqueos se repartieron su campo entre ellos, y el destino decidió. Esta zona estaba formado por doce ciudades, que se sabe de todos los griegos, es decir: Dime, la primera junto a Elis, a continuación, Olene, Faros, Tritea, Ripes, Egio, Cerinea, Bura, Hélice, Eges, Egira, y Pelene, la última juanto a la parte de Sición. Los aqueos y sus reyes se establecieron en todas estas ciudades, que antes estaban habitadas por los jonios.

[2] Los principales de reyes de los aqueos eran Daímenes, Espartón, Leontómenes y Telis, todos hijos de Tisámeno, y el mayor Cometes que ya había pasado a Asia. Y, Damasias, el hijo de Pentilo y nieto de Orestes, primo de Pentilo, con la misma autoridad, sin embargo Preugenes y su hijo Patreo, soberano de los aqueos, que habían sido expulsados de Lacedemonia, se asociaron con otros príncipes. y les dieron la soberanía en una ciudad que tiene el nombre de Patreo, llamada Patras.

[3] Ahora hay que hablar de las hazañas militares de estos pueblos. En el momento de la Guerra de Troya, cuando los aqueos eran los dueños de Esparta y Argos, que eran una parte considerable de los griegos y tenían gran parte en esta expedición. Pero en la guerra contra Persia (480 adc.), que no se encontraban o en las Termópilas, donde Leonidas tuvo tan memorable acción, o en la batalla naval que fue dada por el ateniense Temístocles general entre Salamina y la isla de Eubea, no hay ninguna mención de ellos como aliados en las listas de espartanos o atenienses.

[4] No estuvieron ni siquiera en Platea ni después de la lucha, es la razón por la que no se ve el nombre de los aqueos en el monumento que los griegos tienen consagrado a Zeus Olimpico, en acción de gracias por su victoria. Creo que entonces miraron por defender su país, y quizá también de no haberse levantado una vez para conquistar el reino de Príamo, pues no les gustaba ser controlados por los espartanos, juzgando por indignos como sus jefes a los antiguos dorios en lacedemonia, posiblemente. Porque en la guerra de Esparta contra Atenas les dio alivio a los de Patra, y siempre favoreció a los atenienses.

[5] Sin embargo, desde entonces, cuando era la causa común de los griegos en Queronea (338 adc.), donde como todos los de Grecia se unieron en contra de Filipo macedonio. Pero no marcharon contra Tesalia a correr la misma suerte que los atenienses en la batalla de Lamia (338 adc.), ya que habían sido derrotado en Beocia y no se habían recuperado de sus pérdidas, al menos, eso dicen los historiadores. En el tiempo que estuve en Patra, el guía que me mostró los lugares del país, me aseguró que sólo había un aqueo que se encontró en esta batalla, Quilón era su nombre, quien se había hecho una reputación en la lucha.

[6] Sé también que hubo un Lidio llamado Adrasto que por inclinación a los griegos y trató de seguir su destino. Los lidios entonces erigieron una estatua de bronce en frente del templo de Artemisa Pérsica, con una inscripción que lleva que dice que Adrasto murió luchando con Leonato defendiendo los griegos.

[7] En cuanto a la expedición contra los galos cuando pasaron las Termópilas (279 adc.), ni los aqueos, ni otros pueblos del Peloponeso, esperaban que los atacasen. Se habían convencido a sí mismos para fortalecer el Istmo de Corinto, desde el puerto Léqueo al puerto de Cencrea, porque estos bárbaros no tenía flota de que pudieran entrar sólo a través de esta área de tierra que está entre los dos mares fue el sentimiento general de todos los Peloponeso.

[8] Y cuando los galos por cualquier medio reunieron los barcos y pasaron a Asia, en Grecia, no había energía suficiente para comprometerse a dar un ejemplo, o hacer la ley. Los espartanos en Leuctra había recibido una herida que seguía sangrando, y de hecho los otros arcadios estaban unidos contra ellos en la ciudad de Megalópolis, por el otro lado los mesenios a sus puertas y siempre dispuestos a acosarlos y a no permitir que reanudaran su superioridad anterior.

[9] Alejandro destruyó Tebas y restaurada unos años más tarde por Casandro no había tenido tiempo para recuperarse. Los atenienses tenían realmente el afecto de la mayoría de los griegos, todos recordaban el estado floreciente que era Atenas, pero los macedonios no les dieron un respiro.

 

VII. [1] Pero en ese tiempo que los diferentes pueblos de Grecia no estaban afectados por el interés común de la nación, sin importarles y cada uno a su particular interés, los aqueos a todos los demás superan en fuerza y poder. Para todas sus ciudades, excepto Pelene habían estado libres de la dominación de los tiranos; y las guerras y la peste no los habían castigado tanto como en otras partes de Grecia. Por lo tanto, los estados de Acaya estaban reunidos en una Liga Aquea, que deliberaban y actuaban por el bien común.

[2] Los aqueos se reunían en Egio la más grande y más rica de todas sus ciudades, ya que Hélice había quedado sumergida. Los primero que enviaron sus diputados a la reunión, fueron los Sición. Los demás pueblos del Peloponeso siguiendo el ejemplo de Sición, unos antes, otros después y, finalmente, incluso los que viven fuera del istmo, atraídos por el éxito de este tipo de confederación, también quería entrar.

[3] Los espartanos fueron los únicos griegos que hicieron un grupo aparte, y poco después le declararon la guerra a los aqueos. De hecho Eudamidas hijo del rey de Esparta, Agis tomó Pelene, pero poco después fue liberada por el general Sición Arato. Y al poco tiempo después Cleómenes hijo de Leonidas hijo de Cleónimo de la otra casa real, derrotó a Arato y los aqueos en la batalla de Dime, y luego hizo las paces con Antígono y los aqueos.

[4] Antígono mandaba en los Macédonios de entonces, tutor regente de Filipo a su pupilo. Este Filipo era el hijo de Demetrio y Antígono era primo y el padrastro del joven príncipe. Cleómenes que había jurado la paz con los aqueos, violando los tratados y sus juramentos, se dirigió inmediatamente a sangre y fuego y esclavizó la ciudad de Megalópolis, en la Arcadia. Sin embargo, poco después los espartanos fueron despedazados por Antígono en Selasia (222 adc.), y este evento fue considerado como un justo castigo por su infidelidad. A Cleómenes, volvemos a él, cuando llegemos a los asuntos de la Arcadia.

[5] Sin embargo Filipo hijo de Demetrio, luego de la tutela, tomó el reino de Macedonia de manos de Antígono, que no le dio ningún problema. No sólo no es un descendiente del hijo de Filipo de Amintas, sus antepasados fueron siervos de este príncipe. Sin embargo, gracias a su nombre y su ambición de seguir las huellas del primer Filipo, adulaba a los griegos traidores, que preferían ganar su interés en vez del interés común de su país. bebía familiarmente con los grandes hombres de su reino, a los que ofrecía veneno, al que le parecía poco para deshacerse de un hombre por el veneno. Pero eso nunca cayó en el espíritu del hijo de Amintas.

[6] Estacionó en Macedonia tres lugares que se abrían a toda Grecia, y se jactaba de tener las llaves. Uno de estos lugares era Corinto, en el Peloponeso, y tuvo gran cuidado para así fortalecer la ciudadela. El segundo fue sobre Euripo en Calcis, que sirvió como un baluarte contra los griegos de la isla de Eubea, Beocia y Focea. El tercero fue Magnesia bajo el Monte Pelion, ésta era una barrera contra la Tesalia y  contra los etolios. Además, Filipo continuamente acosaba los pueblos de Ática y Etolia en una campaña contínua, ya sea a través de ataques o incursiones de bandidos que asolaban sus tierras y se retiraban inmediatamente después.

[7] he dicho en mi primer libro que los griegos y los bárbaros se unieron con los atenienses contra el príncipe, y también conté que los atenienses y sus aliados, agotado por la duración de la guerra fueron finalmente obligado a implorar la ayuda de los romanos. Poco antes los romanos enviaron algunas tropas para ayudar a Etolia contra Filipo, aunque más bien para observar a los macedonios.

[8] Sin embargo, por la urgente necesidad de Atenas, en Grecia, se envió un poderoso ejército dirigido por Otilio (Publius Villus Tappulos), que era el nombre del cónsul ya que los romanos no añaden los nombres de sus padres como hacen los griegos, pero cada uno tiene tres nombres o más. Otilio sólo tenía órdenes de defender a los atenienses y los etolios de las armas de Filipo.

[9] Pero sitió y devastó Hestia en Eubea (la tomó Galva), y Anticira en la Fócide (198 adc. la tomó Flaminino), que habían sido sometidas por Filipo. Y porque Otilio sitió ambas ciudades, se lo despidió. Esta fue, por lo que puedo juzgar, la razón por la que Flaminio fue enviado a suceder a Otilio (al revés, Publio Villius Tappulus sucedió a Galva).

 

VIII. [1] El nuevo general no bien llegó derrotó al cuerpo de macedonios y tomó Eretria y la abandó al pillaje. Luego se fue a poner sitio a Corinto, donde la guarnición era macedonia, y al mismo tiempo, envió a los aqueos para instarles a que vinieran y se uniesen con la suya, de acuerdo con los compromisos que habían hecho con los romanos, y su buena voluntad con los romanos y con los griegos.

[2] Sin embargo, los aqueos no podía perdonar a Flaminio, ni su predecesor, que hubiera destruido las antiguas ciudades griegas que nada habían hecho a los romanos y cuyo único crimen era haber recibido la ley del vencedor. Además, se preveían que después que los romanos expulsaron a los macedonios de Filipo y tomar su lugar, los sometiesen a su vez, a Acaya, y Grecia. Estas razones fueron agitadas en el consejo de los aqueos, pero los partidarios de los romanos prevalecieron, y se determinó ayudar a Flaminio con todas sus fuerzas, de manera que Corinto fue forzada a rendirse.

[3] Los Corintios al verse liberados del yugo de los macedonios, de inmediato se unieron con los aqueos, como lo habían hecho cuando el general Arato de Sición, había expulsado de la ciudadela a la guarnición que Antígono en Corinto había fijado, y mató a Perseo que era el comandante. Desde la captura de Corinto, los aqueos fueron considerados como buenos y fieles aliados de los romanos, y de hecho durante un tiempo parecían totalmente dedicado a sus deseos, porque se fueron con ellos a Macedonia a hacer la guerra a Filipo, y los acompañaron en su expedición contra los etolios, porque desde antiguo tenían rencillas con ellos, y finalmente se fueron a Siria, en virtud de sus tratados, para luchar contra Antíoco y los sirios.

[4] En la guerra que hicieron a los macedonios y los sirios fue por la amistad que tenían a los romanos. Pero después de que se declararon en contra de los espartanos, a quienes tenían un resentimiento particular, por los tiempos pasados con más de una queja en contra de ellos. Nabis (191 adc.) tirano cruel y sanguinario había sido asesinados, de inmediato pensaron en la venganza para aquellos.

[5] que con sujeción a las resoluciones de la Liga de Acaya, y les aplicaron la justicia a rajatabla, y, finalmente, destruyeron los muros de Esparta. Estos muros fueron hechos de prisa para defender la ciudad contra el ejército de Demetrio y contra Pirro. Luego Nabis las reconstruyó y no escatimó nada para hacer una buena defensa. Demolidas por los aqueos, y la abolición de la disciplina de los jóvenes espartanos, que figura en las leyes de Licurgo a las que acostumbraban a su juventud.

[6] Pero voy a hablar de todo esto con mayor detenimiento cuando lleguemos a los asuntos de la Arcadia. Los espartanos cansados de un yugo tan pesado como el de los aqueos, recurrieron a Metelo y sus colegas que habían llegado de Roma. Ellos no fueron enviados a declarar la guerra a Filipo, que en contraste con los romanos había hecho la paz, sino para conocer de las demandas que la de Tesalia y epirotas tenían de este príncipe.

[7] Estaba sumamente debilitado por sus pérdidas, porque después de varias escaramuzas con Flaminio, en la batalla de la colina de Cinocéfalos, fue destrozado (197 adc.), No sólo perdió la mayor parte de su ejército, sino que para obtener la paz, tendría que evacuar todos los lugares que ocupó en Grecia.

[8] Incluso la paz le costó tan cara que era un simple nombre, ya que de hecho empezó por así decirlo, con grilletes y se quedó como un esclavo de los romanos. Así hemos visto que esto suceda, probablemente inspirado desde arriba, habían predicho hace mucho tiempo que el imperio de Macedonia después de llegar a un punto alto de la gloria con Filipo, hijo de Amintas, entraría en decadencia y la ruina en virtud de otro Filipo. Por el oráculo que se hizo en estos términos:

[9] Macedonios que se jactan de la obediencia a los reyes de Argos, aprender que dos Filipos serán toda su felicidad y su desdicha. El primero maestro para dar las grandes ciudades y naciones, el segundo conquistado por la gente del Este y el Oeste se perderán sin recursos y se cubrirá de vergüenza eterna.

De hecho, los romanos por quien fue derrotado el reino de Macedonia, fueron el oeste de Europa, y fueron apoyados por el rey Atalo de Misia, y los de Misia que se encontraban en el este.

 

IX. [1] Sin embargo, para retomar el hilo de mi narración, Metelo y sus colegas en relación con las quejas de los lacedemonios, rogaron a los aqueos de convocar los Estados Generales de la nación, para defender los intereses de los espartanos y recibir un trato menos duro. Para los aqueos respondieron que no a Metelo, que los otros no tenían derecho a solicitar la convocatoria de los estados, como antes de que se mostrasen sus órdenes, y que fueron autorizados por un decreto del Senado. Los embajadores romanos tomaron esta negativa como un insulto contra su carácter, y regresaron a Roma, donde no se olvidaron de nada para con los aqueos en odio, exagerando sus faltas, aun a costa de la verdad.

[2] Areo, y Alcibíades y arremetían incluso contra estos pueblos, estos eran dos espartanos que estaban en alta estima entre sus compatriotas, pero muy injustos con los aqueos, que por haber sido expulsado de Esparta por Nabis, se retiraron en Acaya, y después de la muerte del tirano, los aqueos los trajeron de regreso a su patria donde no los querían recibir, a pesar de la oposición de la gente.

[3] Sin embargo, estos ingratos presentados ante el Senado en Roma, ennegrecieron a los aqueos aún más que habían sido por los embajadores. Tan pronto como se supo en Acaya se les falló en juicio la condena a muerte. En cuanto a los romanos, mandaron a Apio con otros miembros para juzgar equitativamente la disputa entre los aqueos y lacedemonios. Pero su llegada no fue agradable a los aqueos, ya que trajeron con ellos a Areo y Alcibíades, a los que habían declarado sus enemigos. Finalmente por la ira de sus espíritus, en la Asamblea de los Estados Miembros de Roma, hablaron en un tono muy alto, sin persuasión.

[4] En esta asamblea Lycortas de Megalópolis celebró su rango como Arcadio no inferior a ninguno en mérito y dignidad, y que tenía la amistad de Filopemen que le daba el valor del orgullo. Defendió a los aqueos, y habló con gran libertad, y censuró la conducta de los romanos por su discurso. Los diputados romanos se burlaron de ellos, y se mantuvo que Areo y Alcibíades no había hecho nada malo a los aqueos, y se permitió a los espartanos que enviaran una delegación a Roma, aunque por el tratado entre los aqueos y los romanos se indica expresamente que los Estados Confederados podría enviar diputados a Roma, pero ninguna de las ciudades confederadas lo podría hacer en su propio nombre ni en privado.

[5] Los aqueos que no paraban de sufrir, no podían hacer otra cosa que enviar también los diputados de su lado. Ambos fueron escuchados en el Senado, después, los romanos enviaron de vuelta a los mismos miembros a Grecia, con plenos poderes para poner fin a esta controversia de la manera que consideren más adecuada. Apio y sus colegas tan pronto llegaron a Esparta que dejaron volver todo lo que los aqueos había desterrado. Algunos que fueron condenados a fuertes multas por estar huidos y el deseo de rechazar el juicio de los aqueos, los Comisarios los privaron de su castigo en el que habían incurrido. Verdaderamente no despidieron a los espartanos de la dependencia de la Junta de Acaya, sino que ordenaron que se señalaran los casos de pena capital para el futuro en el Senado de Roma, dejando el resto a los aqueos la libertad de hacer sobre las causas de menor importancia. Finalmente se permitió a los espartanos rodear la ciudad con un muro.

[6] Los exiliados que regresaron a Esparta tenían el pensamiento sólo de dañar a los aqueos, y para tener éxito persuadieron a los mesenios que varios habían sido expulsados de su país como cómplice en la muerte de Filopemen, y todos los que habían entre los exiliados aqueos, para persuadirlos, y llevar sus quejas a Roma, y con su apoyo ir con ellos. Allí encontraron a Apio que nunca dejó de tomar ventaja de los espartanos contra los aqueos, y volvía el espíritu del Senado en lo que le placía, por lo que obtuvieron fácilmente la retirada de los exiliados. Inmediatamente, el Senado envió a Atenas y Etolia, cartas circulares, por la que informa de su decreto, donde exige que tengan las manos con su actuación, y restaurando su propiedad a todos los aqueos y mesenios que habían sido desterrados.

[7] Este tipo de violencia afligido a los aqueos; no era la primera injusticia que habían recibido de los romanos, y sus servicios en el pasado, que se pagaron con la ingratitud, por haber declarado la guerra a Filipo, a los etolios, y a Antíoco, por el amor de los romanos, se vieron sacrificados a no prohibir a los villanos, sin embargo, tuvieron a bien ceder, y se dio a la necesidad.

 

X. [1] Por lo tanto, también el destino de los aqueos estaría inmerso en las desgracias del pasado, por la traición de estos hombres por su especial interés, los corruptos siempre están dispuestos a entregar a su país y a sus conciudadanos. Para decir la verdad porque su plaga, una vez que entró en Grecia, no dejaron de llorar, por primera vez Darío hijo del rey de Persia Hystape, el negocio de los jonios fue totalmente arruinado por la la traición de los que mandaba las galeras de Samos, cuando se dirigían hacia el enemigo sólo quedaron once.

[2] Después de la derrota de los Jonios los Pesas esclavizaron Eretia, y ocuparon un lugar importante en la ciudad, Filagro hijo de cineas, y Euforbo hijo de Alcímaco. Cuando Jerjes fue a invadir Grecia (480 adc.), le abrió Tesalia, Alévades, y Tebas fue entregada por dos de sus principales ciudadanos, Atagino y Timagénidas. Durante la Guerra del Peloponeso, Jenias de Elis se comprometió a introducir a Agis y los espartanos en Elis.

[3] Y como Lisandro entonces con los huéspedes, que así se llamaron a estos que intentaron entregarle sus propias ciudades. Bajo el hijo de Filipo de Amintas no se puede encontrar otra ciudad que Esparta que no haya experimentado las conspiraciones oscuras y la traición, todas las demás estaban infectadas con la fiebre de la traición a la patria más que por la peste. El Hijo de Filipo Alejandro tenía la ventaja de seguir su fortuna, que en su tiempo no le hizo falta ningún ejemplo de semejante cobardía, por lo menos, de la que valiese la pena hablar.

[4] Sin embargo, después del día desafortunado de Lamia (322 adc.), como Antípatro se apresuró a llevar la guerra en Asia, que por lo tanto no se arrepintió de dar la paz a los atenienses, y que no creía que esto era contra la política salir de Atenas y de toda la Grecia libre, Pero Démades y otros traidores convencieron al príncipe que no debería ser tan suave con los griegos, y después de intimidar a la población de Atenas, la ciudad y varias otras recibieron guarnición macedonia.

[5] los atenienses no sintieron tanto la pérdida en Beocia, donde hubo un millar de muertos y dos mil prisioneros, y sin embargo no se rindieron ante Filipo, en cambio, con el caso de Lamia, donde perdieron sólo dos centenares de hombres, sufrieron el yugo macedonio. Vemos de este detalle que los traidores en todo momento eran como otra peste que asoló todas las ciudades de Grecia. Los aqueos, aún estaban libres; y Calícrates un aqueo por su maldad los sometió finalmente a los romanos. El comienzo de sus problemas fue el resultado de la derrota de Perseo (En Pidna, en el 166 adc.), y el derrocamiento del Imperio de Macedonia.

[6] Pero el hijo de Filipo, Perseo, que estaba en paz con los romanos, en lugar de observar el tratado entre ellos, que hizo su padre, atacó a Abrupolis rey de los sapeos, que era un aliado del pueblo romano, y los asoló. Los sapeos son personas de las que se habla en un yambo, Arquíloco.

[7] Los romanos para vengar a sus aliados, declararon la guerra a Perseo, luego de vencido, enviaron diez comisionados a Macedonia, a fin de resolver todas las cosas de acuerdo con las opiniones del Senado. Una vez que estos comisionados estaban en Grecia, Calícrates les hizo la corte, y no omitió nada para agradarle. Notó que había uno que no estaba muy inclinado a la justicia, y se dedicaba principalmente a la ganancia, lo convenció de que podía ocupar su escaño en el consejo de Acaya.

[8] El Comisionado lo llevó a efecto, y allí, en reunión plenaria, se quejó de que los aqueos más poderosos había ayudado a Perseo y en contra de los romanos, y les pidió que pronunciasen sentencia de muerte en contra de estas malas intenciones, y luego dijo que llamaría a todos ellos por su nombre. Su propuesta les pareció muy extraña, ya dijo que sabía de estas personas, le pidieron que debería empezar por nombrarlas, y que la justicia no les permite condenar sin comprender, y mucho menos sin saber de ellos.

[9] Mientras que el Comisario está acusando a todo el mundo, tuvo la audacia de afirmar que los oficiales generales de los aqueos estaban en falta, y que ayudaron a Perseo y los macedonios contra de los intereses de los romanos, de todo esto hablaba a instancias de Calícrates. Xenon, hombre de consideración entre los aqueos de habla: "Y este", dijo, Por la acusación formulada se me juzgue. Yo Ordené a las tropas de los aqueos, pero nunca tuve ninguna relación con Perseo, ni he ofendido a los romanos, y estoy dispuesto a probar mi inocencia, en el consejo de Acaya, o ya sea en el Senado de Roma, si quieres."

[10] La palabra que sólo era el testimonio de la buena conciencia, no cayeron al suelo, el Comisionado la tomó, y volvió a reclamar, que todos los acusados deberían ir a Roma para ser juzgados. Esto es lo que Grecia no había visto todavía, ya que ni el hijo Filipo de Amintas, o Alejandro, los dos más poderosos reyes de Macedonia, cuando tenían que quejarse de algunos griegos no se reflejó en su corte, quienes sufrieron este tipo de casos fueron llevados ante los Anfictiones.

[11] Les gustó a los romanos actuar de otra manera, e hicieron un decreto por el que todos de los que se había quejado Calícrates fueron citados en Roma. Reunió a más de mil aqueos, que como parecían hombres ya condenados en la Junta de Acaya, fueron encarcelados y distribuidos en todas las ciudades de Etruria. Los aqueos enviaron embajadores en vano pues no obtuvieron su juicio.

[12] Por último, después de diecisiete años, ya pensaban que fueron lo suficientemente castigados, les dieron la libertad a aquellos infelices que se habían reducido a menos de trescientos, los demás habían perecido en la miseria. Para aquellos que habían trataban de escapar cuando se los conducía a Roma, o que huyeron de la prisión, o cuando eran detenidos no hubo piedad para ellos.

 

XI. [1] Los romanos sabían que los espartanos y los argivos estaban en disputa sobre sus límites, E incluso envió a un comisionado de la masa de los senadores para dar cabida a la disputa entre los dos pueblos. Pero Sulpicio Gallus habló y actuó con arrogancia, y se burló de ellos.

[2] Estas dos ciudades famosas, Esparta y Argos, que había hecho la guerra tan gloriosamente por el mismo tema, y que luego fueron mediadas por Filipo, hijo de Amintas, digo, que no parecieron a Gallus dignos de su atención, y remitió el caso a Calícrates, para todos los griegos el hombre más insolente, y el más corrupto.

[3] Los etolios de Pleurón, que no querían estar en la liga aquea, fueron a rezar a Gallus para romper esa regla. Que les permitió enviar a sus diputados a Roma para pedir la gracia que se les concedió y, al mismo tiempo llegó una orden a Gallus de desunir la Liga de Acaya, al igual que las ciudades que hasta ahora podía, que tuvo mucho cuidado para ejecutar.

[4] Mientras tanto, sucedió que el pueblo de Atenas por necesidad más que por voluntad, saquearon Oropo, Ciudad dependiente de esta república. Porque de hecho, los atenienses que habían sido muy maltratados por los macedonios, estaban reducidos a la miseria extrema, pero los de Oropo llevaron sus quejas ante el Senado de Roma, que desaprobó la violencia y la injusticia de los atenienses, y ordenó a los sicionios que los obligasen a pagar una indemnización proporcional al daño que habían hecho.

[5] Los sicionios después de citar a los de Atenas, ya que no apareciendo a tiempo, los condenaron a quinientos talentos por los daños. Los atenienses pidieron al Senado romano que esta cantidad fuese moderada a cien talentos, y los excluyó de pagarla, porque no sólo se suavizó los de Oropo por magníficas promesas y regalos, pero les instó a aceptar la guarnición ateniense en su ciudad, y a dar rehenes como garantía de la guarnición, a condición de que si hacían algún insulto nuevo, los atenienses retirarían inmediatamente sus tropas y devolverían los rehenes.

[6] Poco después, algunos soldados de la guarnición de nuevo habían abusado de la población, enviaron emisarios a los atenienses por la solicitud de retirada de la guarnición, y devolver a los rehenes, según como se acordó compartir uno y otro, pero los atenienses no querían hacer nada, diciendo que la culpa de unos pocos soldados no debía contar contra el pueblo de Atenas, y que castigarían a los culpables.

[7] Los de Oropo al ver que se burlaban de ellos, imploraron la ayuda de los aqueos, y no les ayudaron porque estaban vinculados los aqueos en la amistad con Atenas, y se dirigieron a Ménalcidas de Esparta, que dirigía entonces al ejército de Acaya, y le prometieron diez talentos, si los aqueos tomaran su disputa. Ménalcidas dio cuenta de lo que tenía que ganar a Calícrates que por la amistad de los romanos lo hicieron todopoderoso director de Acaya, y se ofreció a compartir con él los diez talentos.

[8] Calícrates aceptó la propuesta y determinó a los aqueos para ayudar a los de Oropo. La noticia llegó a Atenas, y los atenienses no perdió tiempo sobre la base de Oropo y saquearon lo quedaba del primer robo, y llevándose la guarnición con ellos y los aqueos llegaron demasiado tarde, a continuación Ménalcidas y Calícrates trataron de persuadirlos para que causaran estragos en el Ática, pero los atenienses, con la ayuda de todos lados, y especialmente Esparta, se negaron, y el ejército se retiró.

 

XII. [1] Aunque la protección de Ménalcidas no sirvió a los de Oropo, este les requrió los diez talentos que se habían prometido, y como no quería darle su parte a Calícrates este lo engañaba, luego levantó su máscara, y declaró abiertamente que no le daría nada.

[2] Se cumplió el refrán que dice, que entre los lobos los hay más lobos, como Calícrates que era considerado el hombre más malo que había en Grecia, que se encontró con aún uno más malvado e infiel. Sin embargo Calícrates que no podían digerir estar equivocado, y al haber sufrido el odio de los atenienses sin ningún fruto, ya Ménalcidas fuera de su cargo, lo persiguió por del delito que se le acusa de haber enviado a Roma embajadores en contra de los intereses de los aqueos, pidiendo sacar a los espartanos del gobierno de Acaya, y pidió que fuera condenado a muerte.

[3] Ménalcidas alarmado por el peligro que corría, por sus intereses entregó a Dieo de Megalópolis que le sucedió, tres de los diez talentos que había recibido de los de Oropo, para asegurarle, que se había ganado por este hecho absolver a Ménalcidas casi a pesar de los aqueos: dando entonces la sensación equivocada del espíritu de su nación, de un gran hombre que pensó en desviar los pensamientos de los aqueos, en otros grandes proyectos y esperando halagarlos.

[4] Los espartanos se habían llegado al Senado de Roma para arbitrar sus diferencias con los griegos acerca de sus límites, pero el Senado respondió que en todo caso eoss delitos deberían ser remitidos a la Junta de Acaya, y Por lo tanto, como cualquier otros. Pero Dieu dijo a los aqueos, una mentira, y les hizo creer que el Senado los liberaba en sus asuntos penales.

[5] Sobre esta base, los aqueos quería ser jueces de los espartanos, incluso en la pena de muerte: los espartanos se opusieron, y Dieo fue acusado de mentir, y dijo que enviaría a Roma embajadores para conocer la voluntad del Senado, y respondieron que las ciudades que eran responsabilidad de Acaya tenían que delegar en Roma juntas, y ninguna podía hacerlo en privado.

[6] Estos discusiones, siendo calentado por ambos lados, finalmente causó una ruptura abierta entre los dos pueblos. Pero los espartanos estaban ya muy inferiores a los aqueos, enviaron delegados a cada ciudad de este estado, y hablaron en privado con Dieo, para desviar los males que les amenazaban, la respuesta de las ciudades fue que estaban condenada en el brazo, y que podrían evitar obedecer. Dieu respondió a Esparta, que pretendía hacer la guerra contra esta sino contra los que la agitaban.

[7] Los Gerontes de Esparta le preguntaron quienes eran esos enemigos de la paz pública, y este le envió los nombres de veinticuatro personas, que eran los más importantes de esparta. Luego Agasístenes persona digna de reputación, dijo que era un gran honor que que esas veinticuatro personas fuesen a ir al exilio voluntario a fin de no llevar la guerra a su patria, y agregó que deberían ir a quejarse a Roma, y que pronto serían restaurados por los romanos.

[8] Su consejo fue seguido, los veinticuatro estando ausentes, como si los espartanos los hubieran huido, se le instruyó juicio y fueron condenado a muerte en rebeldía. Los aqueos mandaron a Roma y a Dieo y Calícrates con la orden de proceder a la condena del Senado de los veinticuatro. Calícrates cayó enfermo y murió: no puede decir si hubiera ido a Roma hubiera servido a los aqueos, o si no hubiera nacido un nuevo complot contra ellos. De todos modos, la condena tenía que apoyarla y los intereses en contra de los aqueos, ya que Ménalcidas fue enviado por los espartanos.

[9] dijeron un montón de insultos en el Senado, y el Senado en respuesta envió un comisionados al sitio para dar cabida a esta diferencia. Hubo efectivamente nombrados comisarios, pero no tenían prisa por salir, por lo que los miembros habíaqn tenido tiempo para llegar antes que ellos, y engañar a uno a los aqueos, y a los espartanos los otros. Ménalcidas hizo creer que obtuvo las concesiones por el Senado y que se encontraban fuera de la liga de Acaya, y el Dieo a los aqueos aseguró que Esparta estaría siempre bajo su dominio.

 

XIII. [1] Con estas declaraciones falsas pronunciadas por estas personas empezaron de nuevo con las armas en la mano. Damócrito nuevo pretor de Acaya, levantó tropas, y se preparó para marchar contra los espartanos. En aquellos días, el cónsul Quinto Cecilio Metelo llegó a Macedonia con un ejército para reducir a Andrisco hijo de Perseo, que se había sublevado contra los romanos.

[2] Tal como se vio imposibilitado para esta guerra en pronto final, sin embargo, ordenó que los oficiales fueron enviados a Asia para interponer su autoridad a los aqueos, y obligarlos a que depongan las armas, y esperar los comisionados que el Senado había designado.

[3] Estos funcionarios habían ejecutado sus órdenes, pero al ver que Damócrito tomaría el campo, y que no ganaba nada en la cabeza, partieron de Asia: los lacedemonios, por su parte, con más coraje que en sus puntos fuertes, tomaron las armas y se manifestaron en frente del enemigo para defender la entrada a su país, pero fueron derrotados en la batalla, y luego de haber perdido más de mil de sus mejores tropas, se retiraron con precipitación en el interior de su ciudad. Es cierto que si los aqueos hubieran continuado, habrían podría entrar en Esparta mezclados con los fugitivos.

[4] Damócrito con la oportunidad perdida, en vez de ir a continuación a asediar Esparta, prefirió ir de pillaje por el país, y tomar el botín.

[5] Cuando la campaña terminó, fue acusado de traición y condenado a una multa de cincuenta talentos, y como no tenía medios para pagarlos, huyó en secreto, y abandonó el Peloponeso. Dieo fue llamado general en su lugar, Metelo, una vez le delegó a pedirle, concedió una tregua hasta que los comisionados romanos llegaron.

[6] Dieo consintió, pero durante ese tiempo se acordó de un truco que fue muy útil: y se ganó todas las ciudades en el medio de las cuales dejó sin litoral a Esparta, y estableció guarnición en ellas, de tal manera que los espartanos quedasen muy reducidos, y los aqueos pudieran caer sobre ellos desde todos los lados.

[7] Sin embargo Ménalcidas que los espartanos tomaron por general, rompió la tregua, y haría un intento. Se lanzó a las puertas del Yaso, una ciudad en las fronteras de Laconia, que por entonces pertenecía a los aqueos, de inmediato la tomó y saqueó.

[8] Este atrajo la hostilidad a los espartanos en tiempo de guerra, cuando no tenían ni tropas ni dinero, y cuando sus tierras incluso se quedaron sin cultivar. Después de este audaz golpe, previendo que no pudría evitar el resentimiento, decidió envenenarse y terminó Ménalcidas, un hombre igualmente fatal a los lacedemonios y los aqueos, por su ignorancia en el arte de la guerra, y por su traición.

 

XIV. [1] Mientras tanto, llegaron a Grecia los Comisarios que el Senado de Roma había nombrado, cuyo principal era Orestes (Gaius Aurelius Orestes). Cuando estaba en Corinto, envió a todos los que tenía autoridad a cada ciudad de Acaya, entre otros Dieo y cuando llegaron, les dijo al Senado que ni los lacedemonios ni siquiera Corinto dependería en el futuro de la liga de Acaya. También desmembrado Argos, y Heraclea que está cerca de Monte Eta, y Orcomeno en Arcadia, alegando como razón que estas personas no eran aqueos de origen, y para las ciudades de Argos y de Heraclea, que formaban parte del cuerpo Acaya sólo un corto tiempo.

[2] Las unidades organizativas y los demás jueces al oír estas palabras, sin dar tiempo a Orestes hasta el final, salieron fuera de la sala, y convocaron al pueblo del campo, que apenas escuchó la orden del Senado, se puso furioso, saltó sobre los espartanos, que estaban presentes en Corinto, y les hicieron mil insultos: todos los espartanos o de los que podían sospechar en su nombre, o para reconocerlos bien por el corte del cabello o los zapatos o el vestido, todos tuvieron un trato similar, sin respeto por la casa de Orestes, la que tomaron por la fuerza y arrestaron a todos aquellos que se habían refugiado.

[3] En vano los diputados romanos hicieron esfuerzos para apaciguar a la multitud, que me decían que estaba levantando la bandera y hacían frente incluso a los romanos y todas sus protestas eran inútiles. Unos días más tarde, los aqueos, metieron en prisión a todos los espartanos, que había sido capturado y liberaron sólo aquellos que no eran de esta nación, luego fue enviado a Roma Théridas con algunos de sus otros magistrados principales. Théridas se encontró al paso con los nuevos comisionados que se habían enviados por el Senado los obligó a regresar.

[4] Dieo había abandonado su cargo, y Critolao le sucedió: uno de los hombres más desconsiderados con ganas de hacer la guerra con los romanos. Sabiendo pues que los nuevos comisionados habían llegado, fue a reunirse con ellos a la ciudad de Tegea de Arcadia pretexto para hablar con ellos, pero en realidad para evitar que los estados se separasen de Acaya, y sin embargo como los comisionados exigieron la convocatoria, envió órdenes a los presentes, pero en secreto escribió cartas a todas las ciudades de Acaya para que se ausentasen.

[5] Así, que en el día señalado, no había nadie, los comisarios no podían dudar de los engaños al ver que Critolao les rogó que esperaran una segunda llamada, que señaló a seis meses de tiempo, diciendo que el no podía concluir nada con ellos sin la asamblea de los aquos. Después de la decepción tan grave, los comisionados no podían permanecer en el país con decoro, regresaron a Roma, al poco reunió los estados Critolao en Corinto, y convenció a los aqueos, no sólo para tomar las armas contra Esparta, sino para declarar la guerra a los romanos.

[6] El que una república o un rey, emprendan una guerra, y van a morir, esto sucede todos los días, no es falta del rey o de la República, sino de la fatalidad que preside la lucha, pero sin ninguna fuerza, que tuviera la osadía de desafiar a un poder formidable, entonces esto es una muy lamentable imprudencia. resultado más de la furia que de la fortuna. Perjuicio para los aqueos y Critolao. Un Beocio llamado Piteas que comandaba el camino hacia Tebas, contribuyeron en su parte más irritante a poner a los aqueos contra los romanos, asegurándoles la ayuda de los tebanos.

[7] De hecho, los tebanos habían devastado la tierra de los foceos, los eubeos, y los residentes de Anfisa, Metelo había condenado a daños y perjuicios a favor de estos pueblos. Herido por este insulto no esperaban la oportunidad de declararse contra los romanos, por sus juicios. Sin embargo los romanos informados del desarrollo de los aqueos por las cartas de Metelo y sus adjuntos, y decidieron no dejar impunes tantos insultos. Mummio había sido nombrado cónsul (146 adc.) y se le dio una flota con las tropas, y la carga con la atención de ir a la guerra en Acaya.

 

XV. [1] Por otro lado Metelo, sabiendo que Mummio venia con un ejército, quería por el honor propio poner fin a la guerra antes de que su sucesor hubiese llegado.

[2] Envió a los aqueos, para decirles que tenían que devolver a los espartanos en sus derechos, y a todas las ciudades que fueron puestas bajo la protección del pueblo romano, y que con esta condición todo lo pasado les sería perdonado. Al mismo tiempo, que envió estas órdenes, él mismo empezó a mandar las tropas que tenía en Macedonia, y tomó camino a través de Tesalia, en el Golfo de Lamíaco. Lejos Critolao de escuchar cualquier propuesta de paz, sitió Heraclea, y se hizo dueño.

[3] Sin embargo, habiendo sabido de sus exploradores, que Metelo ya había cruzado el Esperqueo, pensó en retirarse a Escarfea ciudad de Locri, y no los puso en el desfiladero entre Heraclea y las Termópilas, lugares famosos por los milagros de valor que los espartanos y los atenienses hicieron antes, unos contra los persas (480 adc.), otros en contra de los galos (270 adc.).

[4] estos lugares, digo, no fueron capaces de tranquilizar a los aqueos, y fueron apresados en Escarfea pero Metelo antes de que pudieran entrar, donde los destrozó e hizo más de un millar de presos. Después de la lucha Critolaono se encontró ni entre los vivos, ni entre los muertos, nunca supimos qué fue de él, si huyó a través de las aguas del pantano del mar, o huyera por el Monte Eta que no es sorprendente que hubiera perecido.

[5] Sin embargo, su muerte dio lugar a especulaciones. Sin embargo, un cuerpo de élite de mil arcadios que se había salvado de la derrota, ganó Elatea en Focea, y fueron recibidos por la antigua hermandad que existía entre estos pueblos, pero luego que los focios se había enterado de la derrota de Critolao y los aqueos, que no pensaban en comprometerse por mantener a la gente en casa porque hubieran tomado las armas contra los romanos.

[6] Estos fugitivos, fueron obligados a retirarse del Peloponeso, y podían evitar encontrarse en Queronea con Metelo, el ejército romano puso las manos sobre ellos, y ninguno escapó, por lo que el cielo que permitió a la Arcadia, fueron castigados por los romanos en el lugar donde habían abandonado vilmente a los griegos, cuando lucharon contra el rey Filipo de Macedonia.

[7] Critolao al estar muerto, Dieo volvió a asumir cargos de general y creyendo hacer lo correcto, como Milcíades y los atenienses habían hecho en las circunstancias de la batalla de Maratón. Dio libertad a los esclavos, y alistó a la mayoría, que tomaran las armas todas las personas que fueron capaces de usarlas, y de Acaya, fue a Arcadia, y puso un ejército de catorce mil los hombres, entre los cuales había más de seiscientos a caballo.

[8] Pero le faltó la prudencia en todo lo demás: porque, aunque tenía ante sí la desgracia de Critolao, que con toda su fuerza no pudo resistirse a los romanos, debilitó a su ejército por un destacamento de cuatro mil los hombres que envió a Megara bajo la dirección de Alcámenes, con órdenes de defender esta ciudad y para oponerse a Metelo, e impedirles la entrada del Peloponeso, en esa dirección.

[9] Pero el general romano después de vencer al cuerpo de los Arcadios que he mencionado, fue directo a Tebas. Los tebanos habían sitiado a Heraclea, en relación con los aqueos, y se encontraron que en el combate en Escarfea habían perdido muchos hombres en las dos ocasiones, por lo que llegando Metelo casi todos huyeron, los hombres y las mujeres prefierieron vagar en las llanuras de Beocia, o las montañas, que enfrentarse a la furia de los romanos.

[10] Quinto Cecilio Metelo cuando entró en Tebas se cuidó de sujetar los soldado, y evitar la quema de los templos, y que no mal tratasen cualquier tebana, de los que se quedaron en la ciudad o en otra. El tribuno ordenó que sólo apresaran a Piteas, y lo llevaran a él. Apresado fue condenado a morir. El ejército romano se acercó entonces a Megara, Alcámenes salió con sus tropas y se retiró al campamento de los aqueos en Corinto.

[11] los Megarenses se entregaron inmediatamente. Metelo había entrado en el istmo, envió de nuevo la oferta de paz a los aqueos, deseaba terminar dos grandes guerras con Acaya y Macedonia, pero no fue suficiente Dieo perdió el sentido y puso obstáculos para el rechazo de su propuestas.

 

XVI. [1] Sin embargo Mummio llegó y trajo consigo a Orestes que el Senado había nombrada árbitro entre los espartanos y aqueos. La primera cosa que hizo el nuevo general, fue mandar a Metelo a Macedonia con sus tropas. Y se quedó en el istmo, hasta que se hubieran reunido todas sus tropas. Su ejército se componía de veintitrés mil soldados de infantería y tres mil quinientos caballos, además de algunos arqueros cretenses que habían venido a unirse, y un cuerpo que Átalo le envió de Pérgamo sobre Caicos, y que era conducido por Filopemen.

[2] puso a doce estadios un cuerpo de tropas auxiliares procedentes de todas las ciudades de Italia, que sirvió como guardia de seguridad para el campamento de avanzada, pero estas tropas con demasiada confianza haciendo muy mal la custodia, los aqueos les cayeron de repente, y mataron a muchos, y empujaron a otros del campamento, y capturaron en esta ocasión cerca de quinientos escudos. Orgullosos de este éxito que tenían a un grito de batalla. Sin embargo Mummio mantuvo a su ejército en la batalla.

[3] Tan pronto como él hubo dado la señal, la caballería romana atacó al enemigo, y los puso en fuga. Su infantería, aunque algo decepcionada por este ejemplo, no dejó de resistirse muy bien. Abrumados por el número de golpes pero no dejando atravesar sus defensa, hasta que finalmente se encontraron en el flanco tomados por una tropa de mil hombres escogidos de Mummio que se había separado del cuerpo principal, cedieron, y huyeron.

[4] Si Dieo se hubiera retirado a Corinto, y allí se habrían recogido los restos de su ejército, tal vez el general romano para evitar prolongar, hubiera sido bueno, pero cuando vio su propia inclinación, que sólo pensaba en sí mismo, y que huyó a Megalópolis tan pronto como pudo, muy diferente Calístrato de ilustre hijo de Empédo que en tales ocasiones tuvo el valor de sacrificarse para salvar a los atenienses que tuvo el honor de mandar.

[5] Para este buen hombre capitán de caballería ateniense y algunos voluntarios, que fueron golpeados en el río Asinaro en Sicilia, formó un equipo que quedaba, salió a la luz a través de los enemigos, y llegó a Catania, con su banda y luego regresando para volver a Siracusa, encontró que saqueaban el campamento de los atenienses, e hizo una gran masacre, mató a cinco hombres de su mano y, finalmente, lleno de heridas, y habiendo matado a su caballo murió en virtud, murió gloriosamente después de haber evacuado a sus hombres y regresar a casa, se lleno de gloria.

[6] Derrotados los aqueos, en lugar de seguir como un buen ejemplo llegó a Megalópolis con las primeras noticias de la calamidad que amenazaba, y temiendo que su mujer cayera en poder del enemigo, la mató de su propia mano y se envenenó después. Imitador de Ménalcidas por las circunstancias de su muerte, y como estaba por su insaciable codicia.

[7] Los aqueos después de la batalla se había retirado a Corinto, se escaparon favor de la noche, y la mayoría de las personas con ellos. Mummio que encontró las puertas abiertas, no tuvo prisa para entrar, que temía alguna emboscada, pero al tercer día tomaron la ciudad y la quemó.

[8] Todo los que estaban allí de los hombres fueron pasados por la espada, las mujeres y los niños fueron vendidos en subasta, y los esclavos que los aqueos habían dado la libertad al alistarse en el ejército, tuvieron la misma suerte. Mummio despojó los lugares públicos y los templos de sus dioses y los adornos más importantes los envió a Roma, los que eran de un valor inferior, los dio a Filopemen que mandaba las tropas del rey Atalo, y cuando yo estuve en Pérgamo, tenían todavía el rico botín de los corintios.

[9] Luego desmantelaron todas las ciudades que habían luchado contra los romanos, y desarmaron a los residentes cosa que él hizo de su autoridad antes de que los romanos hubieran nombrado un consejo, pero cuando los senadores que tenía que asistir llegaron, a las luces de vino, abolió todos los gobiernos republicanos, y les encomendó la administración de los asuntos a los ciudadanos en cada ciudad de acuerdo a su fortuna. Impuso un tributo a Grecia, prohibió a los ricos para crecer mediante la adquisición de tierras, y prohíbió cualquier reunión de estado de la gente de Acaya, Beocia, y Focea.

[10] Unos años más tarde los romanos se compadecieron de los griegos. Permitieron que los diferentes pueblos que conforman este país fueran un cuerpo como antes, y dieron a los individuos la libertad para hacer adquisiciones fuera de su país. Perdonaron las multas a las que Mummio los condenó a unas pocas grandes ciudades y las multas a beocios y eubeos y tenían que pagar cien talentos a los de Heraclea, y los aqueos doscientos a los lacedemonios, todas estas cantidades se les perdonó a los deudores. Sin embargo, Grecia se había reducido a una provincia dependiente del Imperio Romano, y envía todos los años de Roma, aunque un gobernador de Acaya, no de Grecia, porque los griegos fueron sometidos en momento en que los aqueos superaban todos los otros en autoridad y poder. La guerra de Acaya se completó siendo Antíteo arconte en Atenas en la Olimpíada 160 (140 adc., pero no es correcta, Corinto cayó en el 146 adc.) que fue notable por la victoria de Diodoro Sición en los Juegos Olímpicos.

 

XVII. [1] Por lo tanto, Grecia infestada, por así decirlo, en todas sus partes, la condujeron de largo a la ruina por su mal genio, fue tan débil que tuvo que sucumbir. Argos que primeramente había sido tan exitosa y tan famoso en los tiempos heroicos, pasando bajo la dominación de los dorios, fortuna le hizo perder su brillo.

[2] Atenas, agotada por la guerra del Peloponeso y los estragos de la plaga, respiraba con dificultad, sólo unos pocos años más tarde se encontraron oprimidos por el poder de los macedonios. La ira se derritió con Alejandro de Macedonia que arrasó Tebas, en Beocia. Tebano Epaminondas marchó a Esparta y le dió un golpe del que nunca se pudo recuperar. Por último la guerra con los aqueos, cuando una rama de la savia que está empujando un tronco ya asignados, parecía crecer y florecer, de repente la malicia y la incapacidad de sus líderes ha arruinado sus esperanzas.

[3] Varios siglos más tarde Nerón dio a Grecia su independencia, para compensar los romanos de este cambio que hicieron por Cerdeña. Ciertamente, cuando considero esta acción en emperador tan malo, creo que Platón tenía razón al decir que los grandes delitos no los cometieron los pobres, sino un alma fuerte y generosa, aunque corrompida por una educación deficiente.

[4] Sin embargo, los griegos no fueron capaces de utilizar este beneficio de Nerón. Vespasiano le sucedió en el imperio viéndose obligado a castigar sus divisiones internas, que estaba en ellos como un defecto en el temperamento. La hizo una vez más dependiente de los romanos, y les dio un gobernador para el gobierno, diciendo que los griegos se había olvidado de cómo utilizar la libertad. Tal fue el destino de los aqueos.

[5] Están separadas por el río Larissa, Acaya de la Élide, y en el borde vemos a un templo de Atenea, llamada Larissa. A treinta estadios más está Dime, de todas las ciudades que obedecían a los aqueos la única que siguió el partido de Filipo, hijo de Demetrio en la guerra que tuvo con esas personas. Por esta razón, Sulpicio, gobernador romano tomándola, la dio al pillaje, y Augusto la asignó a los de Patra.

[6] Dime (Estrabón 8-337), antiguamente se llamaba Palea, cambió su nombre en el momento en que se hallaba bajo el imperio Jónico: No estoy seguro de si se como se dice, por una mujer local llamada Dime, o por Dimante el hijo de Egimio. De todos modos, no se deje engañar por los epigramas que están en la parte inferior de la estatua Ebotas en Olimpia. Éste Ebotas ganó la etapa en la Olimpiada 6ª (756 adc.) , y le hicieron una estatua en la 80ª después que algunos oráculo de Delfos: lleva la inscripción:

[7] Un Ebota alcanzó la victoria en la carrera, y la vieja Palea vio crecer su gloria.

En base a estos epigramas se podría pensar que Dime no se llamaba entonces claro, pero sería un error que debe saber que los nombres antiguos son generalmente más limpios en la poesía, y por esta razón que los poetas griegos usan más de buena gana. Así llaman Anfiarao y Adrasto el Phoronida, y en su lugar dicen en vez de Teseo, el Erecthides.

[8] Antes de llegar a la ciudad, situada a la derecha está la tumba de Sóstrato. Él era un hombre joven en el país, se dice que fue amado por Hércules. Después de su muerte Hércules todavía estaba vivo, y erigió una tumba, y se cortó el pelo en su tumba. En mi tiempo hemos visto una pequeña colina con una estela de Hércules en relieve, en un cipo apoyado, y aprendí que la gente le rinden homenaje, y lo realizan cada año, a Sóstrato como un héroe.

[9] Se ve en Dime un templo y una estatua de Atenea, que son de gran antigüedad: también se ve un templo dedicado a Dindimene y a Atis, lo de Atis es un misterio tan secreto que no he sido capaz de aprender cualquier cosa, pero un poeta elegíaco Hermesianacte ha escrito. Según él, Attis era el hijo del frigio de nombre Calaus, y nació impotente. Cuando él creció, fue a Lidia, y le enseñaron el culto y ceremonias de la madre de los dioses, que se hizo tan querido por la diosa, que Zeus se enojó, y provocó que un jabalí asolaron la tierra de los lidios, y mató a innumerables personas, e incluso a Attis.

[10] Los Gálatas de Pesinunte, parecen confirmar esta tradición, en sus sacrificios nunca inmolan cerdo o jabalí. Pero el resto de la historia de Attis es muy diferente de lo que el poeta Hermisianacte dice. Si lo creen, Zeus tuvo un sueño húmedo y el dios dejó caer semen en la tierra fértil y se produjo un genio con forma humana, con ambos sexos. Lo llamaron Agdistis. Los dioses estaban aterrorizados por el monstruo, y le dejaron sólo como hembra, de sus órganos arrojados nació un almendro.

[11] Este árbol dió sus frutos en la temporada, y una ninfa del río, hija de Sangario quiso comerlas, cogió unas almendras y al ponerlas en su seno, y desaparecieron inmediatamente las almendras y la ninfa quedó en cinta y dio a luz a una hijo que fue expuesto en el bosque, y fue alimentado por una cabra. El nombre fue Attis, el niño creció y parecía una belleza sobrehumana; Agdistis luego de haberle visto, concibió una violenta pasión por él. Pero Atis due enviado a Pesinunte para que se casara con la hija del rey.

[12] Ya estaban cantado el himeneo al llegar Agdistis, y con sus hechizos perturbó la mente de Attis y el padrastro del Rey, y por sus manos se hicieron a sí mismos eunucos. Agdistis con la desesperación de un evento tan infeliz obtuvo de Zeus que cualquier otra parte del cuerpo de Attis nunca se pudriese o se marchitase. Tal es la fábula que venden en Pesina.

[13] Alrededor de Dime vemos una estatua de Ebotas. Este fue el primero de los aqueos que se distinguió en Olimpia. Se dice que sus compatriotas no le habían hecho honor a su victoria con un monumento público, estaba tan impresionado que lanzo un maldición contra todos los aqueos que disputasen el premio después de él, y dicen que un Dios la escuchó. Los aqueos por fin, cuando se sorprendían de que ninguno de ellos fuera coronado en los Juegos Olímpicos, enviaron a consultar el oráculo de Delfos para saber la razón.

[14] Luego, comenzaron a construir una estatua a Ebotas en Olimpia, y lo premiaron con otras muchas marcas de honor. Inmediatamente después Sóstrato de Pelene fue proclamado ganador en el estadio de los jóvenes (Pausanias no comprobó la leyenda, pues dice al menos 3 victorias de Aqueos antes, en IV-15-1 ,V-9-1 , VI-18-7.) Los aqueos, que van a competir en los Juegos Olímpicos siguen esta costumbre, y comienzan por honrar a Ebotas en su tumba, y luego coronan su estatua cuando obtienen su victoriosa.

 

XVIII. [1] Cuarenta estadios más allá de Dime esta la boca de Pirus en el mar. Olene ciudad de Acaya fue una vez construida en las orillas de este río. Los poetas griegos, que escribieron la vida de Hércules no han tenido un poco de vergüenza de decir que se trataba de Dexameno rey de Olene que recibió a Hércules, y que le presentó, que acompañó a este acto de hospitalidad. Lo cierto es que Hermesianacte en una elegía sobre el centauro testimonia Euritión, que Olene inicialmente era una aldea, y asegura que luego sus habitantes, debido a su pequeño tamaño se vieron obligados a abandonar y retirarse a Piras y Euryteas.

[2] De Piro a Patras hay alrededor de ochenta estadios. El rio Glauco tiene allí su boca. Según los historiadores que han tratado con antigüedades de la ciudad de Patra, Eumelo del país natal fue el primero que se hizo de un establecimiento importante, y reinó sobre las mismas pocas personas que se encontraban. Triptólemo llegado del Ática le enseñó a sembrar el trigo y la construcción de ciudades. La primera que construyó fue llamada Ároe, el mismo nombre que los griegos dieron al cultivo de la tierra.

[3] Anthea el hijo de Eumelo mientras dormía Triptólemo se atrevió a uncir los dragones a su carro, y gobernar el país con la siembra de trigo. Pero el joven se cayó, y fue muerto por desgracia. Eumelo y Triptólemo para honrar su memoria fundaron conjuntamente una ciudad que llamaron Antea.

[4] Poco después fundaron una tercera entre Ároe y Anteo, y la segunda por su ubicación y fue llamada Mesatis. En cuanto a lo que dicen los de Patras de Dioniso, que era alto, dicen, en la ciudad de Mesatis fue emboscado por los dioses Pan corrió un peligro manifiesto, no me divierte estar en contradicción con ellos, y yo dejo que exalten la gloria de su ciudad como les plazca.

[5] En el transcurso del tiempo los aqueos, que conquistó el país de los jonios, Pátreo hijo de Preúgenes y nieto, de Agenor, prohibió vivir a los aqueos en Antea y Mesatis se expandió Ároe, rodeándola de un nuevo muro, y quiso que su nombre fuera llamado Patras. Agenor, padre de Preúgenes era el hijo de Areo, nieto de Ámpix, que era el hijo de Pelias. Pelias nació de Eginetas, Eginetas de Derites, Derites de Hárpalo, Hárpalo de Amiclas y Amiclas de Lacedemón, estos fueron los antepasados de Pátreo.

[6] Después de un largo período de tiempo los de Patra, fueron los únicos de los aqueos que por propia voluntad, se embarcaron para ir a ayudar a sus viejos amigos etolios, que estaban en guerra con los gálatas. Primero se ganó una cierta ventaja, pero luego fueron completamente derrotados y reducidos a la miseria extrema. Así que los que regresaron a su país y en lugar de volver a Patra, se repartieron por el campo para salvar sus vidas o fueron a vivir en los pueblos pequeños cercanos, como Anteo, Mesatis, Boline, Argiras y Arbas.

[7] Luego Augusto, ya sea porque Patras parecía ser un puerto muy bueno, o por alguna razón, insistió en que este conjunto debía regresar a su antigua casa, destruyó incluso una pequeña ciudad llamada Ripes, en Acaya, y los residentes trasplantados a Patra. Por último tomó la ciudad con tanto amor, que era la único en toda la Acaya que disfrutaba de su libertad, y siempre se distinguió como una colonia del pueblo romano.

[8] En la Acrópolis de Patra, hay un templo de Artemisa Lafria (cazadora); este nombre es extranjero y la estatua de la diosa es también extranjera, fue cuando Augusto había despoblado Calidón y el conjunto de Etolia para transferir a los residentes a Nicópolis fue construido bajo el promontorio de Accio.

[9] adornó la ciudad con un número infinito de estatuas que fueron trasladados de los Etolios y Acarnanios y al mismo tiempo les dio a los de Patras parte del botín de Calidón y, concretamente, la estatua de Artemisa Lafria que estas gentes siguen con cuidado en su ciudadela. En cuanto al nombre de la Diosa, algunos obtienen el nombre de un foceo llamado Lafrio, que era el hijo de Castalio y nieto de Delfos, quien dedicó a Artemisa este antiguo monumento.

[10] Sin embargo, otros quieren que Artemisa fue apodada Lafria de elaphros palabra griega que significa suave, ligera, porque la ira que sentía en Eneo disminuyó con el tiempo, y que se volvió menos odiosa con los Calidonios (Iliada IX 575). En cualquier caso, esta estatua es de oro y marfil, y es la diosa cazadora, hecha por dos famosos escultores de Naupacto, Ménecmo y Soidas y que se cree que no menos de la edad de Cánaco de Sición y Calón de Egina (1º tercio del siglo V).

[11] Los habitantes de Patras celebrar un festival anual en honor de Artemisa, y observar las ceremonias religiosas que han recibido de sus padres. Organizan en un círculo alrededor de madera vende de 16 codos, y en medio del círculo está la misma cantidad de madera seca. El día antes de la fiesta aportan la tierra blanda, que ponen en los escalones para subir al altar.

[12] La ceremonia comienza con una procesión donde la estatua de la diosa va con toda la pompa imaginable, una virgen que es un sacerdotisa aparece al final, llevada en un carro tirado por dos ciervos. Al día siguiente nos preparamos para el sacrificio, y todos los que asisten con tanta devoción como la alegría. Entre la barandilla y el altar hay un gran espacio donde arrojan todo tipo de animales en vida, las primeras aves a comestibles y en segundo lugar, las víctimas más significativas, como jabalíes, ciervos, gacelas, cachorros de oso y de lobos incluso, en tercer lugar los frutos de todo tipo.

[13] Luego prendieron fuego a la pira. Entonces estos animales sienten el calor de las llamas se ponen furiosos, y he sido testigo de algunos incluso se elevan sobre la barandilla tratando de escapar al golpe del fuego, pero son echados de nuevo al altar, es que estas personas informan que no ocurrió ningún accidente, y que nadie ha sido herido en esta ocasión.

 

XIX. [1] entre el templo de Artemisa Lafria y el altar que he mencionado, vemos la tumba de Euripilo. Te digo que fue Euripilo y la aventura con que llegó a Patra la voy a contar, pero antes es bueno decir del estado en que estaban los habitantes del país cuando llegó. Los jonios que seguían los mandando en Ároe de Antea y Mesatis; tenían en común estas tres ciudades un cierto distrito con un templo dedicado a Artemisa, la diosa y que llamaba Triclaria. Aquí estas personas estaban celebrando un festival anual en honor de Artemisa, y la noche antes de la fiesta de su devoción. La sacerdotisa de Artemisa todavía era virgen, y estaba obligada a mantenerse casta hasta que se casara, y el sacerdocio pasaba a otra.

[2] Sucedió que una joven de gran belleza llamada Cometho se vistió con el sacerdocio, y Melanipo jóven de su tiempo el mejor y más logrado se enamoró de ella. Viendo que se amaban, le propuso matrimonio a su padre. La vieja naturaleza está siempre para oponerse a los deseos de los jóvenes, y sobre todo de verse afectados muy poco de su amor. Por esta razón Melanipo no pudo obtener nada positivo ni de los padres de la niña, ni de los suyos.

[3] Hemos visto esta ocasión, como en muchas otras, que para obtener el amor, todas las leyes divinas y humanas no son nada. Melanipo y Cometho satisfacieron su pasión en el templo de Artemisa, y este lugar santo sería para ellos como un lecho nupcial, y si la diosa había dado muestras antes de su ira terrible, la profanación de su templo fue seguida de general esterilidad, de manera que la tierra no daba frutos, y la gente enfermaba de infinitas maneras.

[4] Estas personas recurrieron al oráculo de Delfos, y la Pitia les dijo, que la maldad de Melanipo y Cometho era la causa de todos sus males, y que la única manera de apaciguar a la diosa era que sacrificaran en el futuro todos los años un niño y una niña que sobresaliesen en belleza de todos los demás. A partir de este bárbaro sacrificio, el río que pasa cerca del templo de Artemisa, fue llamado Triclaria Amílico (Amargo) porque hasta entonces había permanecido sin nombre.

[5] Y por el delito de estos dos amantes, se vieron morir las jóvenes vidas que eran muy inocente para ellos y sus familias cosa muy cruel, mientras que Melanipo y Cometho los únicos culpables, parecían ser quienes menos lo lamentasen, porque al menos tenían la satisfacción de sus deseos, y los amantes estaban felices, incluso luego de haber puesto en peligro sus vidas.

[6] Ahora digo como dejaron esta bárbara costumbre de sacrificar a jóvenes a Artemisa Triclaria. Los habitantes de Ároe al consultar el oráculo de Apolo, había aprendido que un príncipe extranjero les llevaría un día una deidad extranjera, y dejarían de derramar sangre sobre el altar de Artemisa. Después de la caída de Troya, en el reparto del botín, recibió Euripilo hijo de Evémon un arca que contenía una estatua de Dioniso, hecha según se cree por Hefesto, que Zeus había dado a Dardano.

[7] Algunos dicen que Eneas huyendo tan precipitadamente, dejó el arca, y otros, aseguran que Casandra la arroja a propósito, sabiendo que sobre algún griego notable, caería la desgracia. Nada más abrir el arca y ver Euripilo al Dioniso, se volvió loco. En este estado, en vez de navegar a Tesalia, tomó el camino a Cirra, al golfo del mismo nombre, y luego fue directo a Delfos para saber del oráculo cómo podía curar su enfermedad.

[8] La respuesta fue que el lugar donde iba a encontrar a los hombres que realizaban un sacrificio que le pareciese muy extraño, allí debía presentar el arca, y tomar su casa. Los vientos hicieron llegar su flota al puerto de Ároe, y desembarcó, y vio a un joven y una muchacha que eran llevados al altar de Artemisa. El pudo comprender que se trataba de dos víctimas que iban a sacrificar. La gente a su lado, tenían un príncipe que nunca habían visto, recordaron la predicción de que les habían hecho, y cuando vieron el arca, pensaron que podría contener esta deidad extranjera que terminaría con sus males y de hecho el cumplimiento del oráculo.

[9] Euripilo recuperó sus sentidos, y se dejó de matar a los hombres en el altar de la Diosa, y el río cambió su nombre después de este evento denominado Milichus (dulce), y no Amilichus. Algunos autores atribuyen esta aventura no Euripilo de Tesalia, sino a otro Euripilo, hijo de Dexameno, que era el rey de Olene, que había acompañado a Hércules en su expedición a Troya y recibió el arca, por ahora, el resto de la historia la cuentan con las mismas circunstancias.

[10] No puedo creer que Hércules ignorase lo que estaba en el baúl, y a que a sabiendas él hubiera hecho un regalo tan fatal para un príncipe con el que estaba obligado. De todos modos, los de Patras no conocen a otro Euripilo que el hijo de Evémon, y todavía le honran cada año en su tumba, inmediatamente después de la fiesta de Dioniso.

 

XX. [1] El Dios que estaba en el arca lo llaman Esimnetes (el árbitro). El pueblo eligió a las personas más leales en la ciudad a nueve hombres y mujeres para ser ministros de su culto. Su fiesta se celebra cada año, y la noche que precede al sacerdote del Dios trae el arca que tiene la estatua. Aquí, la ceremonia tiene lugar a continuación, y todos los niños del país van a la orilla del río Milichus coronados con espigas de trigo, de la misma manera que estas víctimas eran sacrificadas a Artemisa.

[2] Pero ahora sólo ponen sus coronas a los pies de la Diosa, y luego se lavan en las aguas del río, con guirnaldas de hiedra, y va al templo de Dioniso Esimnetes. En el templo de Artemisa Lafria hay una capilla llamada Atenea Panacaide (de todos los aqueos), cuya estatua es de oro y marfil.

[3] Al bajar de la ciudad encontramos el templo donde se honra a la madre Dindimene (Cibeles) y de Attis, no tiene estatua, al menos, no la muestran. Para la diosa Dindimene, su estatua es de mármol. En la plaza pública, vemos un templo de Zeus, el Dios está en un trono, con Atenea a su lado. Cerca de este templo está el de Hera. Apolo tiene también el suyo, se describe al Dios con un bronce desnudo, a excepción de los pies que están calzados, y tiene un pie encima del cráneo de una vaca.

[4] para indicar que este animal le era agradable, como Alceo testimonió en un himno sobre Hermes, donde cuenta cómo Hermes robó las vacas Apolo. Pero antes de Alceo Homero nos enseñó que Apolo en la esperanza de una recompensa estaba dispuesto a mantener los rebaños del rey Laomedonte, ya que estas son las palabras que el poeta pone en boca de Poseidón:

[5] Desde la magnífica Troya, como nuevo Arquitecto, Tomando la mano en el mismo soporte y el cable, He construido paredes, he planteado las defensas. Apolo, sin embargo, bailaba plácidamente con Démeter y se ocupaba de pacer los Rebaños de bueyes. (Iliada XXI-446)

Es muy probable que el artista hubiera tenido en cuenta el testimonio de los poetas, cuando se representa a Apolo, con un pie en el cráneo de una vaca. Todavía en la plaza pública hay la estatua de Atenea al aire libre, y está en frente de la tumba de Pátreo.

[6] El Odeón está junto al ágora, y se observa una estatua de Apolo de gran belleza, que se hizo del botín ganado al enemigo, después de que los de Patra, fueran los únicos de los aqueos, que habían marchado al alivio de la etolios, y que fueron atacados por los galos. Este odeón es el más rico y más bello de todos, en todas las ciudades de Grecia después de Atenas, y lo hizo Herodes Ático construido en honor de su esposa (Regila murió el 161 dc.) y que supera con creces todos los demás en grandeza y magnificencia. Yo no dije nada en mi descripción de Atica, porque este libro magnífico lo había terminado.

[7] Al salir del lugar por el lado del templo de Apolo vas a encontrar una puerta de la ciudad, y en la puerta hay estatuas doradas que representan a Pátreo, Preúgenes y Aterión, representados como niños. Saliendo, frente al agora hay un templo de Artemisa Limnatide (de los pantanos), con una amplia zona dedicada a la diosa.

[8] Se dice que los dorios luego haberse convertido en jefes de Argos y Lacedemonia, Preúgenes fue advertido en sueños de retirar la estatua de Artemisa espartana a las marismas, y fue ayudado por un esclavo que le tenía lealtad. Se mantiene esta estatua en Mesoa, ya que fue donde Preúgenes decidió sobre el lugar. Pero cada año en la fiesta de Artemisa, uno de los ministros de la diosa se encarga de traer la estatua a Patra, al recinto sagrado.

[9] Sobre el terreno, que está dedicada a Artemisa hay varias capillas donde la gente va por una galería en la que vemos una estatua de Asclepio, que es de mármol, con la excepción del abrigo; en otro se observa una Atenea de oro y marfil. Frente a la capilla de Atenea está la tumba de Preúgenes donde se celebra cada año en honor a este héroe y a Patreo en el momento de la celebración de la Artemisa Limnátide. Cerca del teatro están dos capillas, una dedicada a Némesis, y otra a Afrodita, con estatuas de mármol blanco más grande que los vivos.

XXI. [1] En la misma zona verá hasta el templo de Dioniso Calidonio llamada porque la estatua del dios fue traído de Calidón. En el Tiempo que esta ciudad existía entre los sacerdotes de Dioniso, había uno llamada Corésus que por el amor fue el más miserable de todos los hombres. Se enamoró de una muchacha llamada Calírroe pero cuanta más pasión por ella crecía, más era rechazado.

[2] Después de haber aplicado todo lo que suplican los amantes a amor, cuidado, oraciones, súplicas, ya que todo fue inútil, finalmente recurrió a Dioniso, y besando a su estatua, le rezó para que le fuera favorable. El Dios le respondió a su ministro una vez que los Calidonios fueron golpeados con una especie de embriaguez que los puso fuera de sí, y que estaba matando a muchos. Ellos enviaron a consultar el oráculo de Dodona, en esos días toda la gente de este país, me refiero a sus vecinos etolios, acarnanios y epirotas, tenía gran fe en las respuestas que salen de un roble hueco, o hecho por algunas palomas de la selva de Dodona.

[3] El oráculo consultado respondió que la desgracia de los Calidonios venía de la ira de Dioniso, y para poner fin tenía que Corésus Inmolar en su altar, a Calírroe, o alguien que fuera a morir por ella. Pero esta joven ho había encontrado ni pariente, ni amigo que la amase lo suficiente para querer preservar la vida, a costa de la suya, y se vio condenado a morir.

[4] Ya la estaban llevando al altar, y todo estaba listo para el sacrificio; Corésus firmemente esperando a su víctima. Y olvidando su resentimiento, y escuchando más su amor, se inmoló y murió por ella, dejando a los hombres un ejemplo memorable de amor más consistente y más lamentable de los que hemos sabido entre ellos.

[5] Calírroe en la desesperación por la muerte de Corésus y vergonzosa de su conducta a tanto amor, fue a matarse a sí misma en el borde de una fuente no muy lejos del puerto de Calidón, y ésta todavía se llama la fuente de Calírroe.

[6] No hay que olvidar en Patras, cerca del teatro hay un lugar sagrado que perteneció a una mujer de la ciudad, donde ahora mantienen varias estatuas de Dioniso, que derivan sus nombres de distintas ciudades de Acaya. Como se puede ver un Dioniso Mesateo, un Anteo, un Dioniso Aroeo, y el Día del Dios, todas las estatuas las llevan al templo de Dioniso Esimnetes, que se encuentra al final de la ciudad, en el borde Mar a la derecha del camino desde el ágora.

[7] Al final de este templo se encuentra otro dedicado a la diosa Soteria (Salvación) que tiene una estatua de mármol. Se cree que este fue Euripilo quien lo construyó, cuando se había recuperado de sus sentidos. El templo de Poseidón está junto al puerto, la imagen del Dios es de mármol y está en posición vertical. Además de los varios apodos que los poetas dan a Poseidón sin otro propósito que para hacer más armonioso y hermosos sus versos, tiene otros nombres derivados de los países donde es honrado. Por éllos es apodado Pelageo más en general, Asfalio e Hipio.

[8] En cuanto a este último nombre, podemos dar más de una razón, pienso, en particular sobre la base de que Poseidón es el primero que descubrió el arte de domar un caballo. Por lo tanto, Homero, en la descripción de una carrera de caballos, que Menelao exije que jure por Poseidón:

Pon tu mano sobre los caballos, y por el que abraza y mueve la tierra, di que no has usado algún truco para avergonzar mi carro. (Iliada XXIII-584)

[9] y Panfo que hizo para los atenienses los himnos más antiguos llama a Poseidón, el Dios que dio a los hombres los caballos y los barcos. Estoy convencido de que por esta razón, Poseidón es apodado Hipio, que parece como el caballero.

[10] Cerca del templo de Dios, está el santuario de Afrodita, donde vemos entre ellos una estatua de la Diosa, que veinticinco o treinta años antes de mi viaje fue encontrada en el mar por los pescadores. Ares y Apolo son de bronce, inmediatamente antes del puerto y en el puerto en sí se ve un templo de Afrodita con una estatua, cuyo rostro, manos y pies son de mármol y el resto es de madera.

[11] En el borde del mar hay un bosque sagrado, y en verano ofrece paseos deliciosos, de esta madera están decorados con dos templos dedicados a Apolo y Afrodita, donde estas dos deidades son de mármol. El templo de Démeter no está lejos. Démeter y Proserpina están de pie, y Gea está sentada.

[12] Antes de este templo hay una fuente en el lado del templo que está rodeado por un muro de piedra, y hay un camino que va hacia abajo. Se afirma que esta fuente da un oráculo que nunca engaña y no está disponible en todo tipo de negocios, sólo para los enfermos. Atan un espejo con un trozo de cuerda, y calculan para que quede en suspensión por encima de la fuente, por lo que sólo la punta toca el agua. Entonces se hacen oraciones a la diosa, y se quema incienso en su honor, e inmediatamente se mira en el espejo para ver si el paciente vuelve a la salud o si la muerte esta cerca la adivinación no se extiende más allá.

[13] Sin embargo, en Licia en Cianeas hay un oráculo de Apolo Tirseo que es más universal, para buscar en una fuente dedicada al Dios donde vemos representado todo lo que se desea. En Patras cerca del bosque sagrado hay dos templos de Serapis en el uno está la tumba de Egipto hijo de Belo. Para estas personas afirman que Egipto huyó a Ároe, inconsolable por la muerte de sus hijos y al no poder soportar el nombre de Argos, o incluso donde tenía mucho que temer de Dánao.

[14] Por último, Asclepio también tiene su templo en la ciudad, un poco por encima de la ciudadela, cerca de la puerta por la que se va a Mesatis. Hay dos veces más mujeres que hombres en Patra, y las mujeres se cuidan de Afrodita como en ningún lugar del mundo. La mayoría se ganan la vida haciendo redecillas para el cabello y otros vestidos, con el byssós, este tipo de seda que se da en Elis.

 

XXII. [1] Faras es otra ciudad de Acaya, que Augusto ha reunido en el área de Patra. Hay de una a otra, ciento cincuenta estadios, y del mar hacia el continente hay cerca de setenta estadios. El río Píero pasa muy cerca de las paredes de Faras y es el mismo, creo yo, que baña las ruinas de Oleno, que se llama Piro por los hombres del mar, y se pueden ver en sus costas como un bosque plátanos y estos árboles son tan viejos que en su su mayoría están huecos, y son tienen un tamaño prodigioso que muchas personas pueden comer y dormir como en una cueva.

[2] En Faras la plaza pública el circuito es muy grande a la antigua manera. En el centro se ve una imagen de Hermes de piedra, que tiene una barba grande, es una estatua de tamaño moderado, de cara cuadrada, que está de pie sobre la tierra sin pedestal. La inscripción dice que esta estatua fue colocada allí por Similo de Mesenia, y es un Hermes Agoreo (del mercado). Dicen que Dios hace oráculos. Inmediatamente antes de su estatua hay una Hesta, que es también de mármol. La diosa está rodeado de lámparas de bronce unidas entre sí, y soldadas con plomo.

[3] El que quiere consultar el oráculo hace su primera oración a Hesta, quema el incienso, y derrama aceite en todas las lámparas y las enciende, y luego avanzar hacia el altar se coloca en la mano derecha de la estatua una pequeña moneda de cobre de las monedas del país (), entonces se acerca a la de Dios, y él en el oído materia como le plazca. Después de todas estas ceremonias que abandone el lugar, ta (1/8 de óbolo) y pregunta al oído del dios lo que desea consultar, se tapa los oidos y cuando sale y destapa los oidos, la escucha de los transeúntes, y la primera palabra que escucha sirve como un oráculo.

[4] Lo mismo se practica entre los egipcios en el templo de Apis. Otra curiosidad de la Ciudad de Faras, es una laguna conocida como Hama (Estrabón VIII-388) y está dedicada a Hermes, y todos los peces que se encuentran, no los pescan. Cerca de la estatua de Dios, hay treinta grandes piedras cuadradas, cada una de ellas es venerada por los habitantes con el nombre de una deidad que no es muy sorprendente, ya que anteriormente los griegos prestaron a las mismas piedras todos los primeros honores que realizan ahora a las estatuas de los dioses.

[5] A quince estadios de la ciudad tienen un bosque sagrado de los Dióscuros con laureles plantados, y no se ve ningún templo, ni ninguna estatua, pero si hemos de creer a la gente, dicen que las estatuas que antes estaban en este lugar, fueron transportadas a Roma. En la actualidad hay un altar que está construido de piedras escojidas. Además no pude saber si Fares, el hijo de Filodamia, nieto de Dánao fue el que construyó la ciudad de Fares, o si fue otro.

[6] La ciudad de Tritea como otras en Acaya en el continente sigue dependiendo de Patra, porque Augusto lo quiso también. Desde Faras a Tritea hay poco más de ciento veinte estadios. Antes de entrar en la ciudad se ve un magnífico sepulcro de mármol blanco, aún más valioso por los cuadros de Nicias, que como obras de escultura lo está adornando. Tiene un joven de gran belleza que se muestra sentado en una silla de marfil, y junto a el está una de sus esposas con una especie de sombrilla sobre su cabeza.

[7] En el otro lado está un muchacho joven que todavía no tiene barba, y está vestido con una túnica y un manto de púrpura sobre ella, junto a él estaba un esclavo que una mano lleva lanzas y en otra perros de caza que dirige con una correa. No pode enterarme de los nombres de estas figuras, pero es fácil de entender que se trataba de la tumba de un marido y su mujer.

[8] La ciudad de Tritea, algunos dan como fundador a Célbidas, originario Cime (Cumas) en Opique . Otros dicen que fue Tritea, la hija del río Tritón que era sacerdotisa de Atenea y fue amada por el dios Ares, y que de este asunto nació Melanipo y que construyó esta ciudad y con el nombre de su madre llamó Tritea.

[9] Podrás ver en esta ciudad el templo que los lugareños llaman el templo de los dioses máximos, sus estatuas son sólo de tierra y celebran su propio festival cada año, con todas las ceremonias mismas que los griegos utilizaban para la práctica en la fiesta de Dioniso. Atenea también tiene un templo con una estatua de mármol, pero esta estatua es del gusto moderno, afirman que antes había otra que fue llevada a Roma. Estas personas van religiosamente cada año para el sacrificio al dios Ares y Tritea. Estas son todas las ciudades de Acaya que se encuentran en el continente.

[10] Si usted va desde Patras a Egio por mar a la altura de cincuenta estadios se encuentra Cabo Rhion (está entre 2 ríos). Quince estadios más allá, está el puerto de Panormo, y a otros quince estadios está lo que llamamos los muros de Atenea. Desde estos muros al puerto de Erie su puerto marítimo hay noventa estadios, y de este puerto a Egio estamos a setenta; El camino de tierra es menor, de alrededor de cuarenta estadios.

[11] A cierta distancia de Patras está el el río Milichus y el templo de Artemisa Triclaria, donde no queda ninguna estatua y el templo está en el camino a la derecha, un poco más allá está un arroyo conocido como Caradro. Se observó que los animales que beben el agua de manantial de la corriente para generan machos. Así que los que guardan los rebaños tienen cuidado de darlos de beber en otro lugar, salvo las vacas, ya que el macho de esta especie es más adecuada para el cultivo de la tierra y por los sacrificios. Sin embargo, en otras especies de ganado, es la hembra la que tiene una estimación.

 

XXIII. [1] Cuando pasamos el Cáradro, podemos ver algunas ruinas de la antigua ciudad de Argira, y a mano derecha del camino hay una fuente que aún lleva ese nombre. El río Selemno tiene su boca cayendo al mar, con lo que dio lugar a una historia que hizo la gente del lugar me informé de ello. Su Selemno una vez fue un pastor joven y guapo, que le gustaba tanto a la ninfa Argira, que cada día dejaba el mar para encontrarlo.

[2] Esta pasión no duró mucho tiempo y parecía que el pastor a la ninfa se hizo menos bello, se disgustó con él, y Selemno se emocionó tanto que murió de disgusto. Afrodita lo convirtió en un río, pero el río era que él seguía amando Argira, como dicen que Alfeo luego de convertirse en río, nunca dejó de amar a Aretusa; La Diosa con piedad de él, le hizo perder completamente la memoria de la ninfa.

[3] También se cree en el país, que los hombres y las mujeres se olvidan de su amor simplemente bañándose en el Selemno, lo que haría el agua de un valor inestimable, si pudiéramos confiar en ellos.

[4] El río Bolineo está un poco más allá de las ruinas remotas de Argira, y a su oriila una vez estuvo la ciudad de Boline. Decimos que una muchacha de ese nombre de la que se enamoró Apolo, y al huir de él se arrojó al mar para evitar su enjuiciamiento, y el Dios tocó su desgracia en la vida y la hizo inmortal. A continuación encontrará un promontorio que se adentra en el mar, donde dicen que Saturno lanzó la guadaña con la que mutiló a su padre Urano, que llamaron Drépano este promontorio. Justo encima del camino principal, podrás ver las ruinas de Ripes, y a unos treinta estadios está Egio, este país está regado por dos ríos, el Fénix y el Miganitas que ambos caerán en el mar abajo de Egio.

[5] Cerca de la ciudad vemos un pórtico construido por Estratón, un famoso atleta que ganó el mismo día, el premio del pancracio y la lucha, en Olimpia, se construyó este pórtico para que pudiera practicar. Entre los diversos lugares de Egio está en primer lugar, un antiguo templo de Ilitía, la diosa tiene un fino velo de la cabeza a los pies. Su estatua es de madera excepto la cara, manos y pies, que son de hermoso mármol del Monte Pentélico.

[6] Tiene una mano extendida hacia adelante, y la otra sostiene una antorcha, al parecer, son como los dolores de parto, que son urticantes como el fuego, que son de la propia diosa, que está disfrutando de dar los hijos a la luz del día, Esta estatua es una obra de Damofonte de Mesenia (siglo II adc.).

[7], cerca del templo de Ilitía está un lugar dedicado a Asclepio, donde se ve una estatua de Asclepio, y otra de la misma Higiea; del verso yámbico grabada en el pedestal se entera de que estas estatuas son de Damofonte de Mesene. Recuerdo que en este templo tuve una discusión con un hombre de Sidón, quien dijo que los fenicios conocían mucho mejor que los griegos las cosas divinas y humanas, y para demostrarlo, dijo, fenicios son hijos de Apolo Asclepio, pero tienen cuidado de decir que su madre fuera un mortal como los griegos,

[8], porque saben Asclepio no es más que la temperatura del aire bueno, lo principal para la salud o para los seres humanos o los animales. Con respecto a Apolo dice que es el mismo sol, y cuando se dice que es el padre de Asclepio, puesto que al proporcionar su carrera durante un año que regula las estaciones del año y le da al aire su temperamento de hecho, seguro. Le contesté que tenía razón, pero eso es tan de los griegos como de los fenicios, y la prueba que le di, es que Titane de Sición es la misma estatua de Asclepio y la Salud. Que el sol es el padre de la vida, es una cosa,- le dije -, que es conocido por todos, incluso los niños.

[9] En segundo lugar verá en Egio un templo de Atenea, y un bosque dedicado a Hera. Atenea tiene dos estatuas de mármol blanco, la estatua de Hera, nadie la ve solo una mujer que es una sacerdotisa de la diosa. Dioniso tiene su templo cerca del teatro y se muestra sin barba. En la plaza pública hay un templo y un recinto entero dedicado a Zeus Soter (Salvador), que están entrando a la izquierda dos estatuas de bronce: una es del Dios sin barbas, y parecía la más antigua.

[10] Si usted va derecho enfrente se encuentra una capilla donde hay un Poseidón, un Hércules, un Zeus y Atenea de bronce, llamados a estos dioses, los dioses de Argos, ya sea porque hayan sido fabricados en Argos como dicen los argivos a sí mismos, ya sea porque están sólo como prenda a Egio por una reclamación, y les encargaron hacerles ofrendas.

[11] A manera de decir, que los argivos les habían dejado de lado sus dioses con ellos, pidiendo incluso que les hicieran sus sacrificios todos los días. Y ya que esto habría sido gastar demasiado, los de Egio acordaron de sacrificar muchas víctimas a la vez, y después dar una comida en público, con lo que no habrían perdido nada, ya que los sacrificios cuestan mucho. Posteriormente, los argivos reclamaron su depósito; los de Egio dijeron que no estaban dispuestos a rendirse, querían que les pagasen sus gastos, y como la cantidad que les estaban pidiendo era exorbitante, prefirieron dejar sus estatuas.

 

XXIV. [1] Cerca del ágora tienen un templo en común de Apolo y Artemisa, y en el mismo ágora Artemisa tiene un santuario en particular, la diosa está representada disparando el arco. También vemos la tumba de Taltibio el Heraldp, que no impide que los espartanos se jactan de tenerlo en sus hogar en una pequeña colina, ambas ciudades le hacen los honores como a un héroe.

[2] En el lado del mar hay cuatro templos, uno relacionado con Afrodita, otro a Poseidón, el tercero a Proserpina, y el cuarto a Zeus Homagiro, y contienen imágenes de Zeus, Afrodita y Atenea. El apodo de Homagyrio proviene de Agamenón cuando se reunieron en este lugar para saber de las tropas que necesitaba para su expedición a Troya, y una de las cosas que han hecho el mayor honor para el príncipe, es que Tomó sus medidas tan bien que el ejército que luego puso, fue lo suficiente como para apoderarse de Troya y todas las ciudades de los alrededores, sin estar obligado a hacer nuevas levas en Grecia.

[3] Después del templo de Zeus Homagirio, está el de Démeter panaquea. En la costa misma, verá una fuente rica, el agua es suave y muy potable. Muy cerca se encuentra el templo de la diosa Soteria, cuya estatua es vista por sus sacerdotes en los sacrificios que hacen a la diosa y que observan entre otras ceremonias en el mar, un trozo de pastel que arrojan al mar dicen, que lo envían a Aretusa en Siracusa.(Estrabón VI-270)

[4] Es de considerar en Egio varias estatuas de bronce, como un Zeus niño y un Hércules jóven que aún no tiene barba, son obras de Agéladas Argos. Cada año hacemos eligen a estos s sacerdotes que tienen cuidado de mantener las estatuas de los dioses con ellos. Anteriormente se elegía a los niños más hermosos del país por sacerdote de Zeus, y al llegar a la pubertad se le daba un sucesor. Tal era la antigua costumbre de estas personas. Los Estados Generales de Acaya siguen vigentes hoy en día en Egio, como los anfictiones se mantienen en las Termópilas y en Delfos.

[5] Siguiendo adelante se encuentra el río Selinunte, y a cuarenta estadios de Egio está la ciudad de Helix en el borde del mar, fue una vez un pueblo donde los jonios tenían un templo famoso dedicado a Poseidón Heliconio. Dicen que el culto del Dios ha seguido con ellos desde que fueron expulsados por los aqueos, que se retiraron a Atenas, y luego fueron a buscar fortuna a las costas de Asia. En los alrededores de Mileto, en el camino a la fuente de Biblis, donde antes de llegar la ciudad, podemos ver un altar de Poseidón Heliconio, y en Teos vemos otro cerrado por una barandilla, todo exquisito.

[6] También Homero dice de la Hélice (Iliada II-575, VII-201) y Poseidón Heliconius (Iliada XX-404). Después de un largo período de tiempo sucedió que los aqueos que vivían enla Hélice faltaron a los suplicantes pobres que se refugiaron en el templo de Poseidón, y los mataron, la ira del Dios pronto cayó sobre ellos por un terremoto que movió la tierra que no sólo destruyó sus hogares, que destruyó su ciudad, de la que no quedó el menor rastro.

[7] estos terremotos extraordinarios han sido anunciados por los pronósticos y signos que los preceden, como son las continuas lluvias o sequías prolongadas, o un trastorno de las estaciones que hace sentir el calor el invierno o el disco del sol que a veces se oculta, a veces parece el fuego, o más oscuro

[8], o sufren, los remolinos del viento que arrancaron árboles grandes, o las luces celestiales cruzan el vasto espacio de aire, dejando tras de sí una estela de luz, o las nuevas estrellas que aparecen de pronto, y nos llenan de miedo, o los vapores pestilentes que salen de las entrañas de la tierra son los signos de que el cielo utiliza para advertir a la gente.

[9] En cuanto a los temblores de sí mismos, los que han estudiado la naturaleza dicen ser de varios tipos distintos. El más ligero de todo, si no siendo el mal tan grande, que es cuando un edificio por un primer impacto viene de apoyarse, al venir el contrario lo recupera del choque y las restaura.

[10] En este tipo de impacto vemos las columnas están dispuestos a caer de su base, las paredes se abren y unirse a las vigas van y regresar a su base natural, las canales y tuberías que se utilizan para conducir el agua, después de ser molestados, tomar su lugar y ajustar como si la mano del obrero la hubiera repasado. El segundo tipo es cuando las crisis son tan constantes y tan violento que el más fuerte de los edificios se desmoronan y caen, ya que fueron golpeados como por las máquinas de guerra.

[11] El más peligroso de todos es, en comparación con ese fuego interior que despierta el cuerpo humano, a veces, como la fiebre se manifiesta por múltiples síntomas y sobre todo el latido de la arteria del brazo, o bajo tierra y los vientos los incendios vienen a luchar en el seno de la superficie de la tierra para crecer lo que lo impedía, casi como los topos, que trabajaron bajo la tierra y se elevan la forma de ampollas. Luego la tierra se estremeció hasta sus cimientos y abrió de repente, vemos todo lo que se construyó encima, se funden y echar a perder, sin ningún vestigio de restos.

[12] Y así fue que la Hélice murió. El terremoto se dice que se unió a una nueva desgracia causada por el desbordamiento del mar que inundó la ciudad y la comarca del bosque sagrado de Poseidón fue tan abrumado, que apenas podían verse en las cimas de los árboles, de modo que la ira de Dios, por así decirlo, armados tantos elementos contra el pueblo miserable, que fue enterrado con todos sus habitantes.

[13] Un accidente similar se llevó a Midea en la antigüedad con otra ciudad en Sípilo, y más tarde Midea dañados al desprenderse la montaña, el agua salió y superó formando una especie de lago que se llama Sáloe. Vimos las ruinas de una ciudad en el centro del lago antes de que el agua las terminara cubriendo de lodo y las ruinas de la Hélice siguen apareciendo, aunque la mitad devoradas por las aguas del mar

 

XXV. [1] La ira del Cielo ha entrado en erupción varias veces, en contra de los que carecían de fe y de humanidad hacia los desgraciados. ¿Cuántos ejemplos que yo podría relatar! Sabemos que el oráculo de Zeus en Dodona atenienses en tiempo de Afidante, por el oráculo que siempre advirtió a respetar el asilo del Areópago y el altar de las Euménides, donde los espartanos tienen refugio agobiados por la guerra, No los matarás con el hierro y deben tener una buena atención sin abusos, porque todo es sagrado en un suplicante.

[2] Los griegos recordaron este consejo cuando el reinado de Codro hijo de Melanto, cuando el Peloponeso se había conjurado contra Atenas. Cuando el ejército de los peloponesios habían sabido de la muerte de Codro y cómo se había consagrado a su país, sólo pensaba en retirarse, porque el oráculo de Delfos, no les permitió más esperanzas de victoria, pero unos pocos espartanos que ya habían entrado en la ciudad se vieron abandonados, y todo lo que podían hacer era ocultarse al amparo de la oscuridad de la noche y al llegar el día, para evitar caer las manos de los atenienses se refugiaron en el Areópago, a los pies de las diosas conocidas como venerables.

[3] Los encontraron, y les permitieron regresar a salvo a su país. Años más tarde, los magistrados de Atenas condenaron a Cilón y sus cómplices que masacraron en el templo de Atenea, atrajo la ira de la diosa a ellos y todos sus descendientes (Herodoto V-71). Los espartanos culpable de ese crimen, también recibió castigo el que se había matado a los pobres suplicantes que se refugiaron en un templo de Poseidón, construido en el promontorio de Cabo Matapán (el Tenaro). Esparta fue afectada por un terremoto tan violento que ni una sola casa quedó en pie allí.

[4] La ciudad de Helix, que fue destruida durante que Asteo fue arconte de Atenas, en el cuarto año de la Olimpíada ciento una (373 adc.) y en la que Damon de Turios fue declarado ganador por primera vez en Olimpia. Todas las personas perecieron en sus ruinas, los de Egio ocuparon toda la región y aún la poseen.

[5] Después de salir de la Hélice por la orilla del mar girando a la derecha se llega pronto a Cerinea, una pequeña ciudad construida en una colina por encima del camino (Estrabón L8-387). El nombre es de algún soberano o del río de Cerenites que desciende desde el monte Cerinea en la Arcadia, y sigue su curso a través de la tierra de Acaya que es el más cercano. Esta ciudad fue una vez refugio de los de Micenas, en la necesidad de que estaban abandonando el país de Argos.

[6] Cuando los argivos quisieron tomar Micenas, y nadie pudo superarla debido a la solidez de sus muros, así como los de Tirinte habían sido construido por los Cíclopes, se resolvió dejarlos morir de hambre, Esto obligó a los habitantes a abandonarla. Algunos se retiraron a Cleonas, otros muchos huyeron a Macedonia junto al rey Alejandro, el mismo al que el hijo de Gobrias, Mardonio le había delegado un mensaje para los atenienses (Herodoto VIII-136), y otros vinieron a instalarse Cerinea, que por el aumento de los ciudadanos se hizo mucho más rica y más grande de lo que era.

[7] Vemos en esta ciudad un templo de las Euménides. Se cree que ha sido fundado por Orestes, y se dice que, si atraen la curiosidad de alguien que hubiera cometido un asesinato, o de alguien que es culpable de otros tipos de delincuencia o de la impiedad, una vez que mira el terror perturba su mente, así que no dejan a todos por igual. Las estatuas de las diosas son de madera y un tamaño medio. En el patio del templo se ven las estatuas de mármol de un sabor maravilloso, y si usted cree a los habitantes, fueron mujeres que antes eran sacerdotisas de las Euménides.

[8] Volviendo a Cerinea, si toma el camino y avanza un poco, usted encontrará el desvío un segundo camino que te llevará derecho a Bura, pequeña ciudad con el mar a la derecha y que se construye en la parte superior de una montaña. Dicen que tomó su nombre de una hija de Ión y Helix llamada Bura. El mismo terremoto que afectó a la ciudad de la Hélice se sintió en la misma de modo que todas las antiguas estatuas de los dioses fueron rotas en los templos,

[9] y sólo se salvaron los ciudadanos que estaban en el ejército, o de viaje, y fueron ellos los que se reconstruyeron la ciudad. Démeter, Afrodita, Dioniso y Ilitía cada uno tiene un templo en Bura. Sus estatuas son de mármol de Monte Pentélico y son de Euclides el ateniense, Démeter está vestida. Isis tiene también un templo.

[10] En el camino hacia el mar se ve el río Buraico, y en una cueva próxima se mostrará una pequeña estatua de Hércules, conocido como Buraico. Aquí hay un oráculo que dicen sus respuestas con tabas, quien lo consulta primero reza una oración al Dios ante su estatua, y entonces toma cuatro tabas, porque hay allí las hay en cantidad, y las lanza sobre una mesa. Cada taba está marcada en varias formas, y cada marca se explica en una tabla.

[11] de Hélice a la cueva de Hércules, hay cerca de treinta estadios. Un poco más lejos se encuentra un hermoso río cuyo curso no se seca, y que deja la montaña de Arcadia y cae en el mar, y la montaña es llamada Cratis río, donde las fuentes del río Cratis, en Italia tomó su nombre el río junto a Crotón.

[12] En las orillas del Cratis de Acaya, una vez estuvo la ciudad de Egas y a sus habitantes bañaba, y fueron obligados a abandonarla porque, dicen, que por la debilidad y la miseria se redujo. Homero habla de la ciudad en el discurso de Hera a Poseidón (Iliada VIII-201). De hecho Poseidón fue muy honrado en ambas ciudades.

[13] Al dejar los ríos y girando a la derecha se encuentra una tumba pintada con una media figura ecuestre borrada. Sólo hay treinta estadios de aquí a un famoso templo de Gea Euristerno (de gran pecho) que llaman, a la diosa que está en el interior, su estatua es de madera y muy antigua. Exhortan a su sacerdotisa como una mujer que se ve obligada a mantener siempre la castidad, y todavía es necesario antes de que ella solo se hubiera casado una sola vez y para estar seguros de la verdad es sometida a beber sangre de toro, si ella es culpable de perjurio, la sangre se convierte en un veneno mortal. Cuando muchas mujeres quieren el sacerdocio, a continuación, la suerte es la que decide.

 

XXVI. [1] Desde la cueva de Hércules hasta el puerto de Egira hay cerca de setenta y dos estadios. La Costa de Egira es anodina. Usan el mismo nombre que la ciudad y la distancia es de doce estadios a ésta.

[2] La ciudad es llamada por Homero Hiperesia (Iliada II-569), y ha cambiado el nombre a Egira cuando los jonios vinieron a establecerse, con la ocasión siguiente cambió su nombre. Los sicionios habían puesto en pie un ejército, y llegaron de repente al país de Hiperesia, no estando en igualdad ni en fuerza ni en número, creyeron conveniente recoger todas las cabras del país, y le ataron leña a los cuernos y luego durante una noche muy oscura le prendieron fuego a la leña.

[3] El enemigo pensó que era el alivio que llegaba a Hiperesia, y regresaron a casa. Por esta aventura la ciudad tomó el nombre de Egira, una palabra griega que significa cabra, y en el lugar donde una hermosa cabra líder de la manad se tumbó, los de Hiperesia construyeron un templo a Artemisa con el título de Artemisa Agrotera, confiados en que la táctica que utilizaron para engañar al enemigo se la había inspirado esta Diosa.

[4] Sin embargo, el nombre de Hiperesia persistió durante algún tiempo, como a Orea en la isla de Eubea, todavía a veces llamada Hestia, que es su antiguo nombre. Sobre los lugares de interés en Egira, el primero es un templo de Zeus, donde el dios aparece sentado, es una estatua de mármol del Monte Pentélico, hecha por Euclides. De diferentes colores se ve en el mismo templo a Palas Atenea, cuyo rostro, manos y pies es de marfil, el resto de la estatua es de madera dorada y pintada.

[5] En segundo lugar está un templo de Artemisa con una estatua de la diosa que es del estilo muy moderno, este templo está atendido por un joven que es la sacerdotisa hasta la pubertad. Verás otra estatua de un estilo antiguo, que dicen los Egirates ser Ifigenia, hija de Agamenón, si hemos de creer que este templo fue dedicado a Ifigenia.

[6] Hay un santuario de Apolo muy antiguo por lo que se ve, sobre todo por los ornamentos del techo, la imagen del Dios es muy antigua, es una estatua de madera del dios desnuda, de un tamaño prodigioso, los Egirates no se saben quien fue el obrero, pero cualquiera que vio el Hércules Sición le resulta fácil juzgar que estas dos estatuas son de la misma mano, y por lo tanto de Láfaes de Fliunte famoso escultor.

[7] También verá en un lado algunas estatuas de Asclepio, que están en posición vertical, en el otro un Serapis e Isis, estos de mármol del Monte Pentélico. Veneran a Urania (Afrodita Celeste) que es singularmente querida por estas personas, no está permitido a los hombres entrar en su templo, Lo hacen solo algunos días en el templo de la diosa Siria, así llamada, y lo hacen, sólo después de haber preparado su purificación y el ayuno.

[8] He visto en Egira una pequeña capilla donde hay una fortuna con la celebración de una cornucopia en la mano, y junto a ella está el Amor con las alas, que parece dar a entender que la fortuna del amor es más que por la belleza. Para mí, no tengo problemas para creer lo que dice Píndaro en una de sus odas, que la fortuna es una de las Parcas, y de todas las que tiene más poder.

[9] Me di cuenta en la misma capilla que una pintura que representa a un hombre con armadura, ya anciano, gritaba y cerca tenía tres mujeres que se quitan los brazaletes, y tres hombres jóvenes que parecen muy angustiados. Me dijeron que era un ciudadano de Egira que había sido muerto en la guerra con los aqueos, después de haber dado pruebas de gran valor, los tres jóvenes eran sus hermanos, que llegaron con la noticia de su muerte a Egira, y las tres mujeres eran sus hermanas para marcar su dolor inmediatamente lanzaron sus adornos: los locales lo llaman Símpates (que provoca compasión) a este otro el anciano padre que se lamenta, porque en realidad tiene la pena pintada en la cara.

[10] De Egira, desde el templo de Zeus hay unos cuarenta estadios, en línea recta en un camino que conduce a través de las montañas, y conduce a Féloe que es una ciudad de poco prestigio, y que no siempre ha estado habitada, hasta el momento en que los jónicos ocuparon el país y la tierra circundante da muy buen vino: la parte más montañosa está cubierta de bosque, donde se encuentran muchos animales salvajes como ciervos y jabalíes.

[11] Si hay un lugar en Grecia, donde abundan los arroyos y manantiales es Féloe; Dioniso y Artemisa tiene cada uno un templo: Artemisa es bronce, y está sacando una flecha de su carcaj, Dioniso tiene el rostro pintado de bermellón. Cuando usted a baja al puerto de Egira a unos pasos a la derecha, podrá ver el templo de Artemisa Agrotera que es precisamente el lugar donde los vecinos dicen que la cabra jefe se tumbó.

[12] Los Peleneos son limítrofes con los Egirates y se encuentran al final de Acaya entre Sición y el país de Argos, si nos refieren ellos, que tomaron su nombre de Palante, uno de los Titanes, pero si usted cree a los griegos, su fundador fue el hijo de Pelene hijo de Forbante, hijo de Argos y nieto de Triopas.

[13] Entre Egira Y Pelene estaba la pequeña ciudad de Donusa pertenecientes a Sición, y afirman que Homero quiso hablar en el recuento de los barcos, cuando dijo: Los de Hiperesia, o Donoesa en la roca. (Iliada II-569)

Donusa es, porque, dicen, que debe decir, y Pisístrato cuando recogió los poemas de Homero esparcidos aquí y allá, o cualquier persona que le ayudó, podría haber hecho este pequeño cambio o inadvertidamente o por ignorancia. El puerto de Los Peleneos se llama la Aristonautas y está a ciento veinte estadios por mar de Egira, y hay setenta puerto Egira a Pelene.

[14] El nombre Aristonautas dicen, porque los argonautas anclaron en este puerto. Pelene está en una montaña que se eleva a un punto, y cuya cima no pueden ser habitada, y casas en vez de ir sobre la tierra están construidas a ambos lados en la ladera de la colina.

 

XXVII. [1] Al ir a Pelene se encuentra un Hermes Dolio (el astuto) el apodo, por la opinión de la gente es que Dios escucha todas las oraciones que se le hacen, tiene la cara cuadrada con una gran barba y una especie de sombrero en la cabeza.

[2] De la misma manera en el camino hay un templo de Atenea, construido de piedra del país, la estatua de la diosa es de oro y marfil, se cree que es una obra de Fidias, que hizo esta Atenea antes de la de la Acrópolis de Atenas, y la que está en Platea. Los Peleneos dicen que bajo el pedestal de la estatua hay un pozo muy profundo, que siempre tiene humedad y que contribuyen a mantener el marfil.

[3] Sobre el templo de Atenea está un bosque dedicado a Artemisa Soteira (la salvadora) y cerrado con una pared: y donde juran en el país por la deidad para ocasiones especiales y no puede entrar en el bosque solo los sacerdotes de la Diosa, y Este sacerdocio se da a la población local, y la gente del nacimiento más ilustre. frente a el bosque sagrado está el templo de Dioniso, que a causa de la iluminación que se realiza para su fiesta se llama Lampter (antorcha), y llaman a este fiesta Lampteria, porque llevan antorchas por la noche y ponen muchas velas, y el vino corre por las calles.

[4] Vemos también en Pelene un templo de Apolo llamado Teoxenio (el huesped) dónde está el Dios en bronce, se celebran los juegos en su honor, el premio es una cantidad dinero que pone la gente, y solo los ciudadanos Pelene pueden participar: los juegos son llamados Theoxenios. Cerca del templo de Apolo está el de Artemisa, la diosa está representada como una cazadora que dispara el arco. En la plaza pública hay un reservorio donde el agua llega a través de un acueducto: sólo utiliza el agua del cielo para los baños públicos, y no las fuentes de agua dulce, porque son pocas, y están la parte inferior de la ciudad donde se les llama Glyceas (dulces).

[5] Aquí se ve un edificio antiguo es una especie de gimnasio donde los jóvenes aprenden sus ejercicios, y ninguna persona se admite en el Gobierno de la República, sin haber cumplido sus años en su juventud como efebo. Este lugar tiene una hermosa estatua de Prómaco hijo de Drión, que fue un famoso atleta que ganó el pancracio tres veces en los juegos del Istmo, en Nemea dos veces, y una vez en los Juegos Olímpicos. Sus compatriotas honrando su memoria erigieron una estatua de bronce en Olimpia, y una de mármol en la academia de la que hablo.

[6] Se dice que Prómaco en una batalla que tuvo lugar entre Los Peleneos y los Corintios, mató muchos enemigos. También dicen que obtuvo la victoria sobre Polidamante cuando volvío de estar con el Rey de Persia a su país y luchó por segunda vez en los Juegos Olímpicos, pero niegan los Tesalios que Polidamante fuera vencido en ningún combate, proporcionan más pruebas, e incluyen la inscripción en el versículo que se encuentra en la parte inferior de la estatua: Polidamante feliz siempre ha obtenido la victoria; Scotussa, quien debe su fortuna y gloria.

[7] Sin embargo, los Peleneos tienen un gran respeto por la memoria de Prómaco. Con respecto a Cheron que también fue famoso por varias victorias que ganó los Juegos Olímpicos, no pronuncian su nombre, probablemente porque suprimió el gobierno republicano, siendo sobornado por Alejandro hijo de Filipo, que le ofreció el poder soberano en su patria, y se convirtió en el tirano.

[8] Estas personas todavía tienen un templo de Ilitía, construido en el distrito de la ciudad en lo más mínimo. El templo de Poseidón, o Posidion, como lo llaman, está después del gimnasio fue antiguamente un distrito de la ciudad, con la jefatura de una tribu, hoy es un lugar solitario, pero siempre ha estado dedicado a Poseidón.

[9] A sesenta estadios de Pelene se encuentra el Miseo, que es un templo de Démeter de Misia, construido según se cree por el Argivo Misio, Según los argivos dicen que había tenido el honor de recibir a Démeter en su casa. Cerca del templo hay un bosque sagrado, plantado de todo tipo de árboles, y regado por varios arroyos.

[10] La fiesta se establece en honor de Démeter, dura siete días, el tercer día todos los hombres salen fuera del templo, y sacrifican las mujeres que se quedan durante la noche y observar todas las ceremonias prescritas por la ley y expulsan no sólo los hombres sino que incluso los perros machos, la gente vuelve a ver a las mujeres en el templo, y esto da lugar a muchas bromas de ambas partes.

[11] El templo de Asclepio no está lejos del Miseo, lo llaman el Cyros y aquí se hizo un montón de curas: es un lugar lleno de fuentes, cuyas características principales es tener la estatua de Dios. Bajan varios ríos de las montañas que están por encima de la Pelene, entre otros el Crío que se haga cargo del lado de Egira, se cree que este río se llama así por uno de los titanes Crío

[12], así como otro río del mismo nombre, que sale del monte Sipilo, y desemboca en el Hermo. El lado en que los Pelenos limitan con Sición, Está el río Sitas que cae en el mar de Sición y es el último de los ríos de Acaya.

libro I , libro IIlibro III , libro IV , libro V , libro VI , libro VII , libro VIII , libro IXlibro X

 

Home  << art+e