Home  << art+e                                           
 

Libro IX - La Beocia

libro I , libro IIlibro III , libro IV , libro V , libro VI , libro VII , libro VIII , libro IX libro X

 


-  I. [1] La Beocia limita con Ática por varios lugares. Eleúteras, por ejemplo, y Platea hacen frontera. El nombre sencillo, de la nación en general, tomó su nombre de Beoto, que se cree que fue hijo Itono y de la ninfa Mélanippe; con respecto a Itono, consideramos que era el hijo de Anfictión. Muchas ciudades en Beocia llevan nombres de los hombres, pero son más las que llevan nombre de la mujer. Así que creo que los de Platea son de la tierra en que viven, toman su nombre de Platea, que se dice ser la hija del río Asopo.

[2] Es cierto que en los primeros días, estas personas fueron gobernadas por reyes, y que las monarquías se establecieron por Grecia antes que la Democracia o República que han venido después. Sin embargo los de Platea no conocen nombre de sus reyes, excepto, Asopo y Citerón que reinó antes que él. Uno dio su nombre a un río, y el otro dio el suyo a una montaña. Me gustaría tener la tentación de creer que los plateos, incluida la ciudad de Platea deriva su nombre, de la hija de Asopo y no de un río, como dicen.

[3] Sin embargo, no sabemos de ningún militar de Platea antes de la batalla de Maratón. Les ayudaron perfectamente a los atenienses en esta ocasión, y tras el descenso de Jerjes en Grecia, tuvieron el coraje de ir en la flota de los propios atenienses y, a continuación, en la de sus propios países, que fueron masacrados por Mardonio hijo de Gobrias y general de la ejército de los persas. Dos veces que fueron expulsados de su ciudad, y dos veces que fueron restauradas.

[4] En la guerra del Peloponeso los Lacedemonios tuvieron sitiada Platea. Sin embargo, algún tiempo después, el espartano Antalcidas hizo la paz entre los griegos (386 adc.) y el rey de Persia, y los de Platea refugiados en Atenas regresaron a su tierra natal, donde pronto se encuentran, no obstante, expuestos a nuevos infortunios. De hecho, a pesar de estar a punto de la guerra con los Tebanos, por el contrario protestando por no desear observar el tratado en su contexto, y para demostrar su buena fe porque no participaron ni decidieron sobre la acción de los Lacedemonios en Cadmea,

[5] Sin embargo, los Tebanos tomaron a todos como incluidos en el tratado que rompieron los lacedemonios, parece que para evitar la ofensa. De modo que Platea siendo sospechosas y temiendo de los Tebanos dieron cautelosos en la adopción de una fuerte guarnición en Platea. Los que tenían fincas lejos de la ciudad no iban a todas horas del día. Se observó que los Tebanos se tomaban mucho tiempo reunieron para discutir sus asuntos, y a continuación, aprovechaban los de Platea para visitar sus propiedades en el campo.

[6] El Tebano Neocles, que era arconte, viendo la falta de precaución en Platea, decidido a atraparlos. Ordenó a los Tebanos de llevar las armas a la Asamblea del Pueblo, y en lugar de tomar el consejo marchó hacia Platea, y no por el camino que está al otro lado de la llanura, sino por el abrupto que va por Hisias en dirección de Eleuterio y Ática, donde no habían observado vigilancia. Su caminar fue tan bien realizado que se vieron hacia el mediodía ante las paredes de la ciudad.

[7] Este fue el momento en que la mayoría de los Platenses, creyendo que los Tebanos estaban en la asamblea, se habían ido a los campos lejos de sus puertas. Neocles pactó con el resto de los habitantes, dejarlos vivos si dejaban la ciudad antes del anochecer, los hombres con un manto, y las mujeres con dos. Llegó a Platea, en esta ocasión, la suerte contraria de lo que les había sucedido cuando fueron asediados por los Lacedemonios, dirigidos por Arquidamo; porque los Lacedemonios les impedían salir de su ciudad por un doble muro con que los rodeaban, pero los Tebanos sorprendiéndolos, no les dejaban regresar.

[8] Platea fue tomada por segunda vez, tres años antes de la batalla de Leuctra, estando Asteo de arconte en Atenas (373 adc.). Los Tebanos arrasaron toda la ciudad, con la excepción de los templos. Las circunstancias de esta desgracia se convirtió en el siguiente beneficio de Platea; arrojados de su ciudad, se les volvió a recibir con los brazos abiertos por los atenienses, y Filipo después de obtener la victoria en Queronea (338 adc.), no sólo puso una guarnición en Tebas, sino que a los enemigos Tebanos, para acelerarles su ruina, les restauro a los de Platea en su patria.

 

II. [1] Alrededor de Platea, bajo el Monte Citerón, si usted toma un paso derecho, puede ver las ruinas de Hisias y Eritras, que alguna vez fueron dos de las ciudades de Beocia (Herodoto 9-15). Incluso entre los restos de Hisias verá un templo de Apolo, que está sólo a mitad de construcción. Cerca de este templo está un pozo sagrado donde el agua si la formaban era profética, pues, si usted cree que un hombre sencillo, que bebió predijo el futuro.

[2] De vuelta por el camino, tienen a su derecha la tumba de Mardonio, así lo llaman, aunque es del común, que el cuerpo del general desapareció del campo batalla, y no podemos nombrar quienes se hicieron cargo de la sepultura. También se dijo (Herodoto IX-84) que Artontes único hijo de Mardonio, dio ricos presentes a Dinisófanes de Éfeso y algunos otros Jónicos porque se preocuparon de dar sepultura a su padre.

[3] El camino del que hablo, conduce de Eleúteras a Platea. Si usted toma desde Megara, se encuentra a la derecha una fuente y un poco más allá una roca llamada lecho de Acteón, porque Actéon, cansado después de la caza, vino a descansar en este lugar, desde donde pudo ver fácilmente a Artemisa cuando se bañaba en la fuente cercana. El poeta Estesícoro de Himera, dice que la diosa lo cubrió con una piel de ciervo, para que lo matasen sus perros, y castigarlo porque él quería casarse con Semele.

[4] Pero, sin recurrir a ningún dios, pienso para mí, que estos perros fueron atacados por la rabia, se arrojaron sobre él y lo desgarraron, y a cualquiera que hubieran encontrado. Nadie sabe donde en el Monte Citerón, a Penteo hijo de Equión le sucedió la desgracia, o cuando Edipo niño quedó expuesto. Conocemos la ruta a Esquiste, donde ya crecido mató a su padre, sabemos de ese un lugar de Fócide. El monte Citerón está dedicado a Zeus Cithéronius hablaremos a su tiempo, cuando el resultado de mi narración me lleven.

[5] Casi a los muros de Platea, vemos el mausoleo de los que murieron luchando contra los persas. Hay uno común enterraron a los griegos, pero Lacedemonios y atenienses tienen tumbas particulares, con los epitafios el verso elegíaco formulada por Simonides. No muy lejos de la tumba a todos los griegos, hay un altar dedicado a Zeus Eleuterio, (el Libertador), la tumba es de bronce, el altar y la estatua de Dios, es de mármol blanco.

[6] En Platea se celebran cada cuatro años incluso ahora, los cinco juegos, donde el premio es especialmente muy bien considerado. Hay una donde corren armados ante el altar de Zeus. Quince estadios de la ciudad, verá el trofeo que levantaron los griegos después de la victoria sobre los persas.

[7] Y en la ciudad, cerca de Zeus Eleuterio les mostrarán el heroon de Platea. Dije lo que pensaba de esta plataforma y lo que estos piensan. Tienen un templo de Hera, que es digno ver tanto por su magnitud como por las estatuas que lo adornaban. Al entrar, se ve una presentación de Rhea que da a Saturno una piedra envuelta en pañales, para salvar al niño que había traído al mundo. La deidad del templo, Hera es adulta, y está representada con todos los atributos, es una estatua de una extraordinaria magnitud. Ambas son de mármol de Monte Pentélico y son obra de Praxiteles. Existen en el mismo templo de Hera otra sentada, que es un trabajo de Calímaco (Plin. el viejo XXXIV-92). La llaman, Hera ninfeuómene, (novia) por la razón de que voy a decir.

III. [1] Hera se enfadó un día con Zeus, no sabemos por qué, pero me dicen que aunque se retiró a Eubea, Zeus no podía superar su ausencia y se llegó encontrar con Citerón que prevalecía entonces en Platea. Citerón fue el hombre más sabio de su tiempo. Aconsejó a Zeus hacer una estatua de madera, vestida como una mujer, para ponerla en un carro adornado por un par de bueyes que se pasease a través de la ciudad, que el público dijera que se iba a casar con Platea, la hija de Asopo.

[2] Su consejo fue seguido. Tan pronto como la nueva llegó a Hera,  se fue a Platea, se acercó al carro y en su ira rasgó la ropa de la novia, viendo que era una estatua. Con esta aventura, perdonó a Zeus el engaño y se reconcilió de buena fe con él. En memoria de este evento, estas personas celebran una fiesta que ellos llaman Dédalas porque en la antigüedad todas las estatuas de madera se llamaban así. Creo que era el hijo mayor del ateniense Palamaon, llamado Dédalo, estoy convencido de que Dédalo fue llamado así por las estatuas que hizo, y que este no era su verdadero nombre.

[3] Un estudioso del país que tomé para mostrarme los lugares de interés, asegura que este festival llega cada siete años, pero debe estar equivocado, cuando quise saber del momento preciso de una vez a otra, no fueron capaces de decírmelo. Ahora las ceremonias que observan.

[4] Cerca de la ciudad de Alalcómenas, está el bosque más grande de encinas que hay en Beocia; se pueden ver viejos robles tan antiguos como el tiempo. Aquí es donde los Platenses van juntos, y traen consigo los trozos de carne cocida a un cobertizo de madera, y así se puede defender contra los cuervos que son muchos, pero poco se preocupan de otras aves, ya que no son tan codiciosos. Pero si a pesar de su vigilancia, algún cuervo viene y toma un pedazo de carne, observen cuidadosamente en qué árbol se va a dormir, y con la madera de este árbol hacen una dédala, o para hablar con más claridad, una estatua.

[5] Los Platenses celebran este festival de manera particular y que llaman pequeñas dédalas. Las más Importantes que se acompañan de una mayor solemnidad: donde todos los beocios asisten en el cuerpo, pero el festival tiene lugar sólo cada sesenta años, porque se interrumpió durante este tiempo, debido al exilio de Platea. De Las Dédalas pequeñas, se llevan en procesión catorce estatuas, por todas aquellas que se realizan en cada celebración que se reservan para ese día.

[6] Y hay ocho ciudades que por un sorteo tendrán el honor de traer estas estatuas: Platea, Coroneo, Tespias, Tanagra, Queronea, Orcomenos, Lebadea y Tebas. De hecho, después que Tebas se había reconciliado por Casandro, el hijo de Antípater, todas estas ciudades se han reconciliado con Platea, y quería participar en la ceremonia de la Dédalas y cada uno a su vez con el coste del sacrificio. Las ciudades de menor consideración unidas contribuyen a los gastos de acuerdo con sus puntos fuertes. Pero aquí digo como las cosas suceden.

[7] Estas personas reunidas llevan una estatua de una mujer a orillas del Asopo y la ponen en un carro, y una joven novia se coloca junto a él, de nuevo sortean entre ellos para ver en que orden volverán el caminar. Después de estos preliminares conducen los carros hasta la cima del monte Citerón cerca de Tebas. Aquí encontrará todo un altar, hecho de pedazos de madera cortados en cuadrados y trenzados unos con otros como una estructura de mampostería. Este altar está cubierto con un montón de ramas, que prenden fuego.


[8] Las Ciudades hacen sacrificio a Hera una vaca y un toro a Zeus, después de verter el vino y los perfumes de la quema de las víctimas, y al mismo tiempo, todas las Dédalas en el altar. Las personas que son ricas como particulares, las demás víctimas se inmolan de menos valor. Todo lo que se ofrece en sacrificio, es consumido por el fuego en el altar, y la llama es tan grande que se ha visto desde muy lejos.

[9] En la misma colina donde está este altar, bajando unos quince estadios a continuación, vemos la cueva Esfragidio que llaman a este lugar, de las ninfas Citerónides y que dicen que estas ninfas tenían el don de la profecía.

 

IV. [1] En Platea también tienen un templo de Atenea Area (¿Guerrera?). Dicen que se construyó con el botín ganado en la batalla de Maratón (Plutarco Aristides 20 dice de Platea), y que los atenienses les dieron. La estatua de la diosa es de oro, excepto la cara, manos y pies, que son de los más bellos mármoles y es casi tan grande como la Atenea de bronce de la Acrópolis de Atenas, y los atenienses celebraron como primicia por el resultado de la batalla, pero la Atenea de Platea es una obra de Fidias.

[2] Existen muy hermosas pinturas en el templo, de una parte, Ulises en su casa después de tomar venganza de los insolente que aspiraban a casarse con su esposa, por la otra, de la primera expedición de Argivos contra Tebas. El primer cuadro es de Polignoto, el segundo de Onasias. Se trata de pinturas en las paredes del atrio. A los pies de la estatua de Atenea vemos en el mando de en la batalla de Platea a Arimnesto (Herodoto IX-72), y en la de Maratón, y puesto que la batalla la dio contra Mardonio.

[3] Además del templo de Atenea, se puede ver una capilla de Démeter Eleusina, y la tumba de Leito. Este Leito fue el único de los jefes de todos los beocios que regresaron del sitio de Troya. También verás la fuente Gargafia, que dicen que Mardonio infectó el agua, porque los griegos, que estaban acampados bebían de ella. Luego, los de Platea la limpiaron.

[4] En el camino de Tebas a Platea, encontrará el río Péroe (Herodoto IX-51), que fue una hija de Asopo. Antes de cruzar el curso del Asopo a unos cuarenta estadios, verán las ruinas de la ciudad de Escolo, (Estrabón libro9 2-23) que ha mantenido un templo todavía no terminado de Proserpina y Démeter, con dos bustos de estas diosas a medio terminar, aún hoy en día El Asopo separa el territorio Tebano de Platea.

 

V. [1] Se cree que los primeros pueblos que habitaron Tebas fueron los ectenas, y que era Ógigo su rey, que era de la tierra, es decir, originario del país. De ahí que la mayoría de los poetas le dan el nombre de Tebas Ogigia. Se dice que estas personas murieron a causa de la peste, y des pues de los Ectetas llegaron los Hiantes y Aones, los pueblos, como creo, de Beocia, y no extranjeros.

[2] Luego el fenicio Cadmo llegó con un ejército para luchar contra los Hiantes, que vencidas estas personas huyeron durante la noche, y a los Anones que se hicieron suplicantes, les permitió permanecer en el país, y les permitió mezclarse con los fenicios, y, por tanto, mantener los hogares que tenían en las aldeas. Cadmo construyó una ciudad, y el nombre de su fundador sigue siendo Cadmea. Sin embargo, esta ciudad ha aumentado con el tiempo, la llamada Cadmea es la acrópolis de la ciudad baja de Tebas. Cadmo de matrimonio muy ilustre, es cierto que se casó con la hija de Ares y Afrodita, como dicen los griegos, y de este matrimonio tuvo dos hijas que fueron no menos famosas, Semele que dio un hijo a Zeus, e Ino, quien se colocó entre las deidades del mar.

[3] Bajo el reinado de Cadmo, los hombres que le dieron el nombre de Esparta más importantes, Cetonio, Hiperénor, Peloro y Udeo; porque Equión, que superó a todos en coraje, lo escogió Cadmo de yerno. No pude encontrar todo lo relacionado con estos hombres extraordinarios, por lo que sigo la fábula que dice que fueron llamados Espartanos, debido a la extraña forma en que hubieron nacido. Cadmo después de haberse ido de nuevo a Illiria, donde había fijado su domicilio entre los Equéleas, dejó a Polidoro su hijo que ocupase el trono.

[4], Penteo hijo de Equión, por nacimiento y su favor con el príncipe. Pero por ser insolente y perverso y profanar los misterios de Dioniso, sintió la venganza del dios, y recibió el castigo que se merecía. De Polidoro era hijo el joven llamado Lábdaco; que al sentirse cerca del final, recomendó el reino y su hijo a Nicteo.


[5] Aquí hemos de recordar lo que dije en la historia de Sición, donde dije cómo murió Nicteo, y cómo su hermano Lico, tomó la tutela del joven príncipe con la administración de reino (Libro2 6-1). Cuando Lábdaco tenía la edad para gobernar por sí mismo, Lico le dio el timón del Estado, pero este murió pocos años más tarde, de modo que Lico volvió a tutelar al joven rey Layo, que era el hijo de Lábdaco.

[6] Fue durante esta tutela que Amfión y Zeto a la cabeza de un ejército invadieron el país. Confíando la educación de Layo inicialmente para asegurar esta única y valiosa rama de la estirpe de Cadmo; El hijo de Antíope ganó la batalla y venció a Lico. Tomado el el reino, unieron a lo que se llamó Cadmea la parte baja de la ciudad, al que dieron el nombre de Tebas, para hacer honor a su tía materna Tebe.

[7] Homero (Odisea XI 260) nos dice, que el cierre de la ciudad de Tebas de siete puertas, y la dieron torres pues sin estas, dice que aunque era fuertes sin duda no hubieran podido vivir en esta gran ciudad. El poeta no dice una palabra acerca de la maravillosa voz de Amfión, ni de que Tebas construía los muros al son de su lira. Para mí, creo que Amfión lo consideraran tan gran músico, porque los padres de Tántalo sabían la música de los Lidios, y luego había llevado a la armonía entre los griegos, añadiendo a las cuatro cuerdas de la lira, otras tres.

[8] Sin embargo, el autor del poema sobre Europa, dice que Amfión había aprendido a tocar la lira de Hermes, y que la suavidad de sus cuerdas hacían que le siguiesen los animales salvajes y las piedras mismas. Miro de Bizancio, poetisa de versos heroicos y elegías, informa que Amfión fue el primero que erigió un altar a Hermes, y el dios por su celo le recompensó a él con una lira. Otros dicen que fue castigado en el infierno por haberse burlado contra Latona y sus hijos.

[9] No se habla de su calvario en este poema que se titula la Miníada, donde el poeta da a Amfión y el Tracio Támiris el mismo rango. De todos modos, después que la peste había arrasado toda la casa de Amfión, Zeto y su desesperación muerta su propia madre, no sé por qué delito, este había sucumbido a su dolor, y los Tebanos pusieron a Layo en el trono.

[10] Este príncipe casado con Yocasta fue advertido por un oráculo en Delfos que si tenía un hijo de este matrimonio, el hijo le privaría de la vida. Esa es la razón por la que al nacer Edipo, Layo lo abandonó indefenso, Su cautela era innecesaria. Cuando Edipo creció mató a su padre y se casó con su propia madre. Pero no tuvo hijos de ella: dice Homero en la Odisea, como Ulises, dice que ha visto en el infierno la madre de Edipo, la bella Epicasta la del gran crimen imprudente, casandose cons su propio hijo, de modo que el desafortunado Edipo era el asesino de su padre y el marido de su madre,(Odisea XI-271) Ulises, digo, hablando de Epicaste o Yocasta:

[11] Pero los dioses antes precipitarse en sus días, este horrible incesto habrían detenido su curso. En efecto, ¿cómo los dioses habrían dejado seguir el curso de este abominable el incesto, si había tenido cuatro hijos de Edipo de Yocasta? Asimismo, ¿no serían, de Euriganea, hija de Hiperfas, según lo informado por el autor del poema Edipodia, o las aventuras de Edipo?. Por lo tanto, en una serie de Onasias, se muestra pintada en Platea, Euriganea triste y abatida, a la espera de los resultados de la lucha de sus hijos.

[12] Reinando Edipo, Polinices salió de Tebas con el temor de incurrir en la maldición que a su padre le había golpeado a él y su hermano. Se refugió en Argos, donde se casó con la hija de Adrasto, y después de la muerte de Edipo, por los consejos de Eteocles, regresó a Tebas. Pero no podía estar de acuerdo con su hermano, y salió por segunda vez, y ayudado en gran medida por su padrastro, hizo un esfuerzo por recuperar su país, cuyo éxito fue lamentable.

[13] Por último, los dos hermanos lucharon en combate, y murieron de sus heridas. Pasando el reino a Laodamante, hijo de Eteocles, que era joven aún bajo la tutela de Creon, hijo de Menecio. Cuando tenía edad, los Argivos intentaron una segunda expedición contra Tebas. Los dos ejércitos llegaron a las manos en el borde de Glisante. Laodamante mató a Egialeo, hijo de Adrasto en la lucha, pero perdió la batalla, y por la noche huyó a Illiria, con los que quisieron seguirlo.

[14] Los capitanes argivos tomaron Tebas y pusieron en el trono a Tesandro hijo de Polinices. Algún tiempo después, una parte de la flota de Agamenón se había perdido por ir a Troya y los griegos que llevaban en el desastre de Misia, sucedió que Tesandro, que se había distinguido en el campo de batalla, fue asesinado por Telefo. Se levantó un monumento en la ciudad de Elea, en la llanura Caicos, y se encuentra todavía en la plaza pública de esta ciudad una tumba de piedra expuesta al aire, las personas honran su memoria todos los años como un héroe.

[15] Después de la muerte de Tesandro los griegos equiparon otra flota y tomaron a Peneleo para dirigida, ya que el hijo de Tesandro no tenía edad suficiente para ordenar, pero Peneleo fue asesinado por Eurípilo hijo de Telefo, y a continuación, los Tebanos reconocieron por su rey a Tisámeno, hijo de Tersandro y Demonasa, que fue la hija de Anfiarao. Las Furias, que se adjuntan a la sangre de Edipo, Layo y Tisámeno le libraron, pero su hijo fue perseguido hasta que obligado, marchó entre los Dorios por el Consejo del oráculo.

[16] Después de dejar a los Tebanos pusieron en su lugar a Damasictón hijo de Olfetes y nieto de Peneleo. A Damasictón le sucedió su hijo Ptolomeo, que fue sucedido por Janto, quien mató en un solo combate a Menesteo, hijo de Andropompo, pero mató a Menesteo con engaño y sin justicia. Janto fue el último rey de Tebas, después se cansaron de obedecer los Tebanos a un solo hombre, y les gustó mejor ser gobernado por muchos, y cambiaron la forma de su gobierno a la República.

 

VI. [1] En cuanto a los militares, en lo feliz o infeliz, esto es lo que me pareció más seguro. Que una vez fueron derrotados por los atenienses que habían tomado el lado de Platea en la guerra contra Tebas tenían acerca de sus límites, y una segunda vez en Platea (479 adc.), contra los mismos los atenienses, cuando Tebas había buscado la amistad del Rey de Persia, en contra del interés común de los griegos.

[2] La ausencia no debe atribuirse a la nación, pero algunas personas que se habían apoderado del gobierno, porque las leyes del estado y la primera institución ya no estaban en vigor. Si los hijos de Pisístrato ejerciendo su posición dominante en Atenas, los Bárbaros hicieran su irrupción en Grecia, no habría habido ninguna duda de que los atenienses fueran igualmente acusados de promover al rey de Persia. Pero volvamos a nuestro tema.

[3] En el siguiente encuentro los Tebanos tomaron su venganza, y derrotaron a los atenienses cerca de Delio, en Tanagra (424 adc.); Hipócrates, hijo de Arifrón, quien comandó el ejército ateniense perdiendo mucha gente y él mismo fue muerto en los combates (Tucídides 4 93). Dado el descando desde los persas hasta la guerra del Peloponeso, Los Lacedemonios y Tebanos estaban en buena amistad. Sin embargo, luego que esta guerra había terminado y la flota de Atenas había sido derrotada, los Tebanos, unidos a los Corintios, se alzaron en armas contra Esparta.

[4] Derrotados en Bato, cerca de Corinto y Queronea, finalmente vencieron en Leuctra (371 adc.) la más memorable victoria que los griegos nunca han ganado a otros griegos. Quitaron las decadarquías que los Lacedemonios se habían establecido en cada ciudad, y expulsaron a los Espartanos llamados Harmostas. Luego vino la guerra Focidia o sagrada, como la llamaron los griegos, que duró diez años (356 a 346 adc. aprox).

[5] Ya he dicho en mis memorias en el Ática, que la derrota en Queronea (338 adc.) fue fatal para el conjunto de Grecia, pero las expediciones fueron especialmente desafortunadas para los Tebanos, los vencedores impusieron una guarnición en Tebas, y permanecieron allí hasta la muerte de Filipo. Por último, durante el reinado de Alejandro, los Tebanos se sacudieron el yugo, pero tan pronto les llegó un presagio de los males que les abrumarían.

[6] Como en la víspera de la Batalla de Leuctra, las arañas hilaron en las puertas del templo de Démeter una tela toda de blanco, y cuando vino Alejandro a asediar Tebas, la telaraña apareció todo de negro. Se dice tal prodigio, que llovió cenizas en Ática un año antes de las calamidades que afligiría Sila a los atenienses.

 

VII. [1] Los Tebanos expulsados de su ciudad por Alejandro, se habían retirado a Atenas, y fueron reintegrados por Casandro, el hijo de Antípater. A decir verdad, fueron ayudados por los atenienses con todo su poder, así como los Mesenios y Megalópolis.

[2] Creo, que lo que trajo la restauración de Casandro de Tebas, fue el odio que tenía a Alejandro, ya que comenzó a destruir toda su raza. Olimpiade la dieron a sus más crueles enemigos que la lapidaron, envenenaron a los hijos del príncipe, Hércules y Alejandro que tenía, uno de Barsine, y el otro de Roxana. Pero él murió, lamentablemente, por un humor acuoso, se hinchó y los gusanos le salían de todas las partes de su cuerpo.

[3] El hijo mayor de Filipo, después de un corto reinado, falleció de tisis. Antípater el segundo sucesor de su hermano mató a Tesalónice, su propia madre, que era hija de Nicasipolis y Filipo, padre de Alejandro Magno. Tomó el pretexto de su amor parricida lamentable que esta madre tenía de Alejandro, el hijo menor de Casandro. Pero el joven príncipe había llamado a Demetrio, hijo de Antígono en su ayuda, para vengar la muerte de su madre por su hermano. Sin embargo, el hombre que había sido su defensa se convirtió en su asesino.

[4] Para un justo castigo del cielo, toda la raza de Casandro fue extinguida. Bajo su reinado, como he dicho, Tebas fue repoblada de Tebanos y reconstruida la muralla, pero no sería el final de sus miserias. Porque durante la guerra de Mitrídates contra los romanos, por la única razón creo que el afecto que tenía a la gente de Atenas. Pero cuando Sila entró en Beocia con un ejército, fueron intimidados y comenzaron a buscar la amistad de los romanos.

[5] A Sila, montado en cólera, el arrepentimiento le llegó demasiado tarde, y para arruinarlos, la mitad de sus tierras les fueron confiscadas, y tomó el pretexto de que voy a decir. Desde el comienzo de la guerra que tuvo Sila contra Mitrídates, se encontró con una gran escasez de dinero y se vio obligado a tomar a Olimpia, Delfos y Epidauro la riqueza que la piedad de los individuos focenses habían dedicó a los dioses.

[6] Con este alivio dio para sobrevivir a sus tropas algún tiempo, y para compensar a los dioses de lo que había, tomado, les dió la mitad de todos los terrenos propiedad de los Tebanos. Con el tiempo los romanos devolvieron la tierra a los Tebanos, pero en esta guerra con Mitrídates, Sila los redujo a la pobreza. En la actualidad, la totalidad del centro de la ciudad está en ruinas, con la excepción de los templos. La ciudadela está habitada, pero no se llama Cadmea sino Tebas.

 

VIII. [1] Cruzando el Asopo a diez estadios de la ciudad están las ruinas de Potnias, que está en medio del bosque sagrado de Démeter y Proserpina. Verás que algunas estatuas que la población local llama a la diosas Potníadas (las señoras). Existe una cierta época del año cuando se hacen sacrificios, y que observan esta práctica sueltan en los Mégara (cámaras subterraneas), lechones, que, si hemos de creerlos, (texto perdido) el próximo año estarán en el bosque de pastoreo de Dodona, si quiere creerlo.

[2] También hay un templo de Dioniso, llamado Egóbolo (El que caza las cabras), y aquí está la razón de este sobrenombre. Un día que sacrificaron en Potnias a Dioniso, después de haber bebido, llegaron a la insolencia de matar al sacerdote del Dios. Inmediatamente fueron afectados por la plaga, y enviaron a consultar el oráculo, cuya respuesta fue que, para apaciguar a Dioniso, que tenían que sacrificar a un niño que había alcanzado la edad de la pubertad. Sin embargo, unos años más tarde, el dios mismo sustituyó una cabra en lugar del joven, que matan, de ahí el apodo Egobolo. Se muestra en Potnias un pozo, que dicen que el agua vuelve locas a las yeguas si la beben.

[3] En el camino a Tebas desde Potnias verá a su derecha una pequeño recinto delimitado por una especie de columnata, que es, donde dicen, que la tierra se abrió para tragarse a Anfiarao; y añaden que, desde entonces, nunca han visto ave del cielo que vengan a descansar a estas columnas, y ningún animal doméstico o silvestre, vengan a pastar la hierba que crece en este lugar desde entonces.

[4] La ciudad de Tebas en su circuito amurallado tenía siete puertas que aún ahora se conservan, y me informe de los nombres. Existe la puerta Electra, el nombre de la hermana de Cadmo Electra; la puerta Prétide, el nombre de un Preto natural del país, pero no supieron decir su edad y tiempo en que vivió; Neista la puerta, y llamó a esta que Amfión porque se le ocurrió en la puerta añadir la cuerda a lira que llaman Nete, pero cuyo sonido es el más grave. Otros dicen que Zeto, hermano de Amfión, tuvo un hijo llamado Neis, y que dio su nombre a la puerta.

[5] El cuarto es la Crenea, conocido como causa de la fuente de Dirce a que las partes (texto perdido), y llamaron a la quinta puerta Hipsista (del Altísimo), porque el templo de Zeus Hipsisto está cerca. Ogigia la puerta y por último, la puerta Homoloide, el nombre de esta es tan reciente como el nombre de Ogigia es antigua.

[6] Después que los Tebanos fueron derrotados por los Argivos, al borde de Glisante, la mayoría de ellos acompañaron a Laomedonte, hijo de Eteocles, y escaparon, pero muchos otros no viajaron a Illiria yendo a Tesalia, donde ocuparon el Monte Homole que es muy fértil y hay mucha agua.

[7] Algunos años más tarde, los llamó Tesandro, el hijo de Polinices, volvieron a Tebas, y en la memoria del Monte Homole que les habían servido de salvación, se dio este nombre a la puerta a través de la cual llegaron: aquí, quedó con el nombre de Homoloide. Desde Platea se entra por la puerta de Electra. Se dice que Capaneo, hijo de Hípono, que quería escalar las paredes de ese lado, cayó muerto con un rayo.

 

IX. [1] La guerra de los Tebanos contra los Argivos, en la medida que puedo juzgar, es la mayor se ha producido entre los griegos en estos tiempo que llamamos heroicos. Eleusinos contra otros pueblos del Ática, que, incluso los Tebanos en contra de Minias se terminó casi tan pronto como comenzaron. Las fuerzas armadas no tardaban mucho para en ir a sumarse, y con una batalla se decidía la controversia, y pronto luego de las hostilidades, la tregua o la paz.

[2] Sin embargo, el Ejército de los Argivos desde el Peloponeso, llegó hasta el corazón de Beocia, y Adrasto reunió tropas de Mesenia Arcadia y sus tropas auxiliares, mientras que Tebanos se vieron obligados a sacar sus mercenarios de la Fócide y los flegias de la Miníada, que vinieron a su rescate. La batalla se da en el borde del Ismeno, la Tebanos, fueron vencidos en el primer choque, marchando a pie, regresaron a sus muros.

[3] Argivos, al igual que todos los pueblos del Peloponeso, no sabían asaltar una muralla, y sus ataques fueron repentinos y bruscos, pero no se llevaban a cabo con habilidad. También los Tebanos mataron a muchos de sus principales desde los muros, y, a continuación, luego de hacer una salida, que derrotaron sus líneas, fueron masacrados, y ganaaron una victoria tan completa que el único que escapó fue Adraste. Pero la victoria les costó cara y perdieron mucha gente, ya que pasó a decir, que ganar una ventaja sobre el enemigo, pero comprada por una gran cantidad de sangre, es una victoria cadmea.

[4] Algún tiempo después, los que los griegos llaman Epígonos querían vengarse de sus padres, y caminaron bajo las banderas de Tesandro que llegó de nuevo a atacar a los Tebanos. No fueron sólo la Argivos, los Arcadios Mesenios y también los Corintios y los Megarenses. En cuanto a Tebanos, llamaron a todos sus vecinos en su pelea, y fueron apoyados fuertemente. Los dos ejércitos llegaron a las manos en el borde de Glisante, la batalla fue muy dura en ambos lados.

[5] Sin embargo, finalmente los Tebanos perdieron la batalla, algunos huyeron con Laodamante, su líder, los otros arrojados en Tebas, donde se vieron forzados a rendirse por asedio. Toda esta guerra se ha escrito en verso y Calino, citando alguno de los versos de la epopeya Teaida dice, que no es difícil de atribuir a Homero, y y que así opinan varios autores de un gran peso. Para mí, reconozco que después de la Ilíada y la Odisea de Homero, no he visto una más bella poesía. Es suficiente para hablar de la guerra cruel entre Argivos y Tebanos a causa de los hijos de Edipo.

 

X. [1] No muy lejos del muro, podemos ver la tumba de estos valientes ciudadanos que perecieron luchando contra Alejandro, rey de Macedonia, aquí le mostraran el lugar donde se dice que Cadmo mató en el borde de una fuente al dragón, cuyos dientes sembrados en la superficie de la tierra produjeron muchos hombres, si es posible creerlo.

[2] A la derecha de la puerta hay una pequeña colina con un templo de Apolo, el dios y la montaña tomaron el nombre de Ismenio, porque el río que pasa es el Ismeno. En la entrada del templo se ven una Atenea y un Hermes en mármol, que parece que estos dioses están ahí para mantener el pronaos, el nombre responden a su función, la estatua de Hermes es una obra de Fidias, la de Atenea es de Scopas. A partir de ahí nos adentramos en el templo. La estatua del dios es de la misma magnitud que la que está en Bránquidas, y no es diferente a la forma para uno que la ha visto y sabe de la mano del autor, no cabe duda de que la otra es también una obra de Cánaco; la diferencia es que el Apolo Bránquidas es de bronce, y el Apolo Ismenio es de cedro.

[3] Vi una gran piedra, donde se dice que Manto, la hija de Tiresias se sentaba, esta piedra se encuentra frente al vestíbulo, y se llama aun silla de Manto. A la derecha del templo hay dos retratos estatuas de mármol. Me han dicho que era Heníoque y Pirra, las dos hijas de Creon, que fue regente del reino durante la minoría de Laodamante, hijo de Eteocles.

[4] Una costumbre de los Tebanos que todavía aun se practica, es elegir cada año a un niño pequeño de una buena casa, buena figura y presencia para tener el sacerdocio de Apolo, que le dan el nombre de dafnáforo (Quien porta la corona de laurel), porque en realidad llevan una corona de laurel en su cabeza. En el sacerdocio se ven obligados a dedicar un trípode de bronce a Apolo, no lo creo, porque sólo unos trípodes he notado, pero los niños cuyos padres son ricos lo ofrecen. Lo más curioso de todos estos trípodes, por antigüedad, o por la calidad de la persona que lo dio, es el que está dedicado por Anfitrión, cuando Hércules practicaba el sacerdocio del Dios, y era el dafnáforo y titular del Laurel.

[5] En la parte superior del templo de Apolo Ismenio, hay una fuente que se dice que está dedicado al dios Ares, y que tenía custodiada por un dragón. Cerca de aquí está la tumba de Caanto que, que a su juicio, era el hijo de los océanos y el hermano de Melia. Su padre lo envió a buscar a Melia que se fue raptada; Caanto sabía que ella estaba en el poder de Apolo, y por no ser capaz de obtenerla, prendieron fuego al recinto Ismenio, y por ello Apolo con una flecha lo mató, su sepulcro, como ya he dicho, sobre el templo.

[6] Se dice que Apolo tuvo dos hijos de Melia, Ténero, e Ismenio. Él dio al primero, el arte de predecir el futuro y a Ismenio, quiso que un río llevase su nombre, el río que Ladon antes llamaban.

 

XI. [1] A la izquierda de la puerta Electra, muestran las ruinas de la casa donde llegó a vivir Anfitrión, cuando se vio obligado a abandonar Tirinte, por matar a Electrión. Entre estas ruinas se puede ver todavía, la cámara nupcial de Alcmena, los Tebanos dicen que fue hecha por Trofonio y Agámedes y alegan una antigua inscripción: Cuando Anfitrión quería casarse con Alcmena, ésta quiso una sala apta para la boda, y la hicieron, Trofonio y Agámedes, los dos arquitectos más famosos de su tiempo.

[2] Los autores afirman que la tumba de Anfitrión está en algún lugar allí. También dicen estar allí la tumba de los hijos, Hércules y Megara, están de acuerdo con todo lo que se informa de la muerte, en la poesía de Estesícoro de Himera y Paníasis. Por otra parte, añadir que Hércules furioso quiso matar a Anfitrión. quedó dormido y Pero por un tiro de piedra se quedó desmayado, y dicen, que fue Atenea quien la lanzó, y esta piedra se llama sofronistes (buen consejo).

[3] En el mismo lugar, usted verá una especie de pedestal de las estatuas muy grosera de mujeres, que son tan viejas que están casi borradas, y que ellos llaman Farnácidas (brujas), que son, dicen, las mujeres que Hera envió para evitar dar a luz a Alcmena, pero Historide, la hija de Tiresias, empezó a gritar, dando gracias al cielo, y publicando alegremente que Alcmena había dado a luz; y estas mujeres sin saber que no era cierto, se fueron y, a continuación, Alcmena dio a luz sin problemas ni obstáculos a Hércules.

[4] En este punto hay un templo de Hércules, donde Dios está en mármol blanco, que llaman el Prómaco; esta estatua es una obra de Jenócrito y Eubio de Tebas. Hay una xoana antigua, la sensación de los Tebanos es de Dédalo, y no me cuesta creerlo también. Se dice que después de haber dejado Creta, dedicó la estatua a Hércules como señal de reconocimiento. De hecho, Dédalo preparando velas se hizo a la mar en dos barcos , uno para él, el otro para su hijo Ícaro, y para eludir la búsqueda de los barcos de Minos barcos que tenían remeros, gracias al viento y a la vela que dicen que inventó. De este modo llegó felizmente.

[5] Pero no fue lo mismo con Ícaro. Cambiando la dirección de su barco, se hundió y se ahogó. El mar trajo su cuerpo a una cercana isla a Samos, cuando aún no tenía un nombre. Hércules se lo encontró por casualidad, reconoció el cuerpo de Ícaro, y le dieron sepultura. Todavía vemos un pequeño montículo en el promontorio que entra en el Mar Egeo y es el lugar donde fue enterrado. La isla y mar que la rodea, han tomado desde entonces el nombre del desafortunado Ícaro. (Plinio el viejo libro4 68)

[6] En la bóveda del templo están representados la mayoría de los doce trabajos de Hércules. Praxiteles fue quien hizo este trabajo de escultura a los Tebanos. Faltan las aves del lago Estinfalo, y la limpieza de las tierras de los Eleos. En su lugar está la lucha contra Anteo. Trasíbulo, el hijo de Licio, con los atenienses que derrocaron la tiranía de los Treinta (403 adc.), ofrendaron en este templo una colosal figura de Hércules y Atenea, y son de Alcámenes de mármol del monte Pentélico.

[7] El gimnasio y el estadio que lleva el nombre de Hércules están al lado del templo. Más arriba de esta milagrosa piedra Sofronister que he mencionado, hay un altar dedicado a Apolo Espodio (de ceniza), y este altar está hecho de las cenizas de las víctimas. Aquí se practica una especie de adivinación, por el ruido de las palabras. Esta manera de predecir el futuro es de gran mérito sobre todo entre los de Esmirna, que está fuera de las murallas de su ciudad, donde había una capilla de Clédones solamente para este propósito.

 

XII. [1] Anteriormente los Tebanos sacrificaban un toro a Apolo Espodio, pero un día en una celebración de Dios, como aquellos que eran responsables no llegaban con la víctima y el tiempo se estaba acabando, estando un carro con dos bueyes que pasaba por casualidad, en donde por necesidad, tomaron uno de estos bueyes para el sacrificio, y desde que pasó en la costumbre de sacrificar un buey que había estado bajo el yugo. Y aquí está una de sus tradiciones. Ellos dicen que cuando Cadmo partió de Delfos para entrar en Tebas, fue guiado por una vaca que había comprado a los pastores Pelagón, era una hermosa vaca, que tenía a un lado y al otro una mancha blanca en forma de luna llena.

[2] El oráculo decía, que Cadmo con su compañía, se establecería en el lugar donde la vaca cansada por la fatiga se tumbase. Que aún muestran el lugar donde dormía. Hay un altar expuesto al aire con una estatua de Atenea, dicen, consagrada por Cadmo. Esta estatua se puede utilizar para persuadir a los que consideran que Cadmo era de Egipto y no fenicio; Ya que Onga es el nombre de la Atenea, una palabra fenicia, y no egipcia.

[3] Los Tebanos dicen que Cadmo tenía su casa donde ahora está la plaza de la ciudadela. Y aún muestran los restos de dos tálamos nupciales, uno de Armonía, la esposa de Cadmo, y el otro de Semele, y este lo guardan todavía no pisado por los humanos. Algunos autores griegos informan, que las musas habían cantado un epitalamio en la boda de la armonía, y los Tebanos parecen confirmar este hecho, que en la plaza pública de Tebas, se muestran donde dicen que estas diosas cantaban.

[4] Aseguran que cuando Semele fue alcanzada por un rayo, que cayó al mismo tiempo del cielo un pedazo de madera que Polidoro consagró en bronce, y lo llamó (¿Dioniso como sobrenombre?) Cadmeo. Cerca de aquí hay un gran Dioniso de bronce macizo, por Onasímedes (No hay referencias), mientras que la estatua de Cadmo, es del hijo de Praxiteles.

[5] También verá una estatua de Prónomo, que fue un famoso flautista, que a la mayoría de la gente con su arte los encantaba. Hata entonces se utilizaron tres tipos de flautas, los tres modos o géneros de la música, el Dorio, el frigio y lidio. Él inventó una flauta con la que realizaba todo tipo de música, fuera como fuera compuesta.

[6] Se dice que también era un excelente actor, y le gustaba mucho hacer teatro con sus gestos, en su enfoque, y por su acción. Todavía tenemos una canción que compuso la música para el pueblo de Calcis en Euripe cuando van a Delos, a fin de hacer sus homenajes a los dioses del país. Los Tebanos tiene una estatua erigida en el lugar que he dicho de éste, con la de Epaminondas, el hijo de Polymnia.

 

XIII. [1] Los Epaminondas fueron una muy ilustre casa, pero tan pobre, que su padre se vio confundido con los ciudadanos de la clase más baja. Pero él dio una excelente educación a su hijo, y no ignoréis, que ninguno de lo Tebanos estaba mejor cualificado para enseñar a sus hijos. Cuando Epaminondas había llegado a una cierta edad, fue el mismo a tomar clases con Lisis, un Tarentino, que conocía la filosofía de la secta de Pitágoras de Samos. Debutó en la guerra que tenían los Lacedemonios contra Mantinea, después de haberse registrado entre las tropas que enviaron los Tebanos en ayuda de Esparta. Y en esta campaña vio a su amigo Pelópidas derrocado por la tierra y peligrosamente herido, tuvo la felicidad de salvarle la vida corriendo un gran riesgo.

[2] Algunos años después fue enviado de embajada a Esparta y fue en el momento en que querían los Lacedemonios juro por todos los griegos lo que se llamó la Paz Antálcidas (378 adc.). Entrevistado por el Embajador Agésilas, de si los Tebanos ratificarían el tratado en todas las ciudades de Beocia, dijo: Sí Señor, cuando todos los pueblos vecinos y aliados de Esparta la hayan ratificado, no antes.

[3] En la subsiguiente guerra que se encendió entre Lacedemonios y Tebanos (371 adc.), Epaminondas tuvo una parte del ejército bajo su mando con órdenes de oponerse a los Lacedemonios, que dependen de sus fuerzas y las de sus aliados, caminó derecho a Tebas. Pero él, se apostó encima de la ciénaga Cefiso, confiando en que las tropas del Peloponeso se condujesen por allí. Pero Cleómbroto rey de Esparta tomó su camino a través de Ambroso ciudad de la Fócide, y tras matar a Quereas que mantenía la vigilancia de ese lado con algunos efectivos, llegó con el campamento a Beocia hasta Leuctra.

[4] Aquí Cleómbroto y su ejército tuvieron un anuncio del castigo que les esperaba. Era la costumbre de los reyes de Esparta, cuando iban a la guerra con ellos para llevar un rebaño de ovejas y katoiádas, siempre dispuesto a ser víctimas de sacrificio, especialmente cuando imploraban la ayuda del cielo antes de batalla. A la cabeza del rebaño de cabras que se iban caminando como guías, sucedió que un lobo se lanzó sobre el rebaño, dejó a las ovejas y mató a las cabras katoiádas.

[5] Además los Lacedemonios irritaron a los dioses por el ataque que cometieron contra hijas de Escédaso, uno de la población local. Este Escédaso tuvo dos hijas, y Molpia e Hipo, ya la vez hermosas y núbiles. Los malvados Lacedemonios, fueron Parténio y Frudarquidas quienes violaron a estas niñas, que no pudiendo sobrevivir a tal afrenta, se ahorcaron y el padre no pudo obtener justicia en Esparta, regresando a su hogar, murió de desesperación.

[6] Epaminondas fue a orar por el padre de las niñas y le dió todos los honores que podamos hacer a los muertos, y juró que no lucharía más por la salvación de todos Tebanos sino en venganza de esta desafortunada familia. Pero los jefes del ejército de los beocios no estaban de acuerdo en el partido que había que tener, e incluso pensaban muy diferente. Epaminondas, Malgis y Jenócrates quería dar la batalla a los Lacedemonios a la mayor brevedad. Damoclidas, Damófilo y Simángele, eran de una opinión diferente, aconsejaban sobre la necesidad de seguridad de las mujeres y los niños mandándolas a Atenas, y hacer todos los preparativos necesarios para apoyar un largo asedio.

[7] Por lo tanto los sentimientos de estos seis fueron compartidos. Pero el séptimo beotarca, llamado Braquílides que mantenía las posiciones en el lado del monte Citerón, llegando al campamento se decidió por una batalla.

[8] Epaminondas sospechaba de algunos de su ejército, y especialmente los beocios de Tespias. Con razón, temían que estas tropas los traicionaran durante la lucha. Para evitar esto, proclamó que los que prefirieran volver a casa podían hacerlo libremente. Inmediatamente los de Tespias se retiraron y algunos otros beocios con resentimientos a los Tebanos.

[9] Cuando los dos ejércitos fueron a las manos, Los Lacedemonios, que no habían tomado la misma precaución, fueron abandonados por muchos de sus aliados, que declararon el secreto odio que tenían contra ellos, dejando algunos de sus puestos abandonados, cuando el enemigo presionaba de su lado. Pero lo que hizo la igualdad, es que los Lacedemonios tenían una amplia experiencia en el arte militar, con el noble objetivo de la gloria a Esparta y los Tebanos habían entendido muy bien que nada menos que la salvación de su patria, sus mujeres y sus hijos estaba en juego.

[10] Por último, cuando Cleómbroto fue muerto junto con los capitanes principales de su ejército, los Lacedemonios quedaron obligados a permanecer en el campo de batalla, porque es la cosa más vergonzosas de los espartanos, dejar el cuerpo de su rey en manos enemigo.

[11] A pesar de sus esfuerzos los Tebanos fueron los ganadores y los griegos ganaron una gran victoria sobre otros griegos. Al día siguiente los Lacedemonios querían enterrar a sus muertos, y enviaron un heraldo a los Tebanos a solicitar su permiso. Epaminondas sabía que esta nación era capaz de ocultar sus pérdidas, dijo que los Lacedemonios enterraran a sus muertos, después de que sus aliados hubieran enterrado los propios.

[12] Así pudo ver que los aliados de Esparta, algunos no habían perdido ninguno, y otros pocas personas, de manera que el mayor número de muertes fue claramente reconocido de los Lacedemonios, que de hecho, habían perdió más de un millar de hombres sabido hasta el día de hoy. Los Tebanos y sus aliados no habían perdido más de cuarenta y siete.

 

XIV. [1] Después de la batalla, Epaminondas ordenó que todas las tropas en el Peloponeso volvieran a su país, pero a los Lacedemonios los mantuvo encerrados en Leuctra. Pero habiendo aprendido que los espartanos llegaron en tropel a la ayuda de sus conciudadanos, les permitieron ir bajo ciertas condiciones impuestas, y que si querían reflejar su propia conducta, les dijeron que era mejor poner la guerra lejos de sus fronteras, en el centro de Laconia.

[2] Los de Tespias sentían el odio y la violencia de los Tebanos por la fortuna presente, y decidieron abandonar su ciudad y retirarse a Cereso. Una fortaleza muy guarnecida en el territorio de Tespias, donde hacía mucho tiempo se habían defendido contra un ejército de tesalios que llegaron a invadir su país. Estos tesalios después de un largo asedio a la desesperación de la fuerza, enviados a consultar al oráculo de Delfos, la respuesta fue tal:

[3] Leuctra y Alesium son lugares que cuido; y me cuido de la maldad sobre las hijas que viven en Escédaso esta agradable ciudad, están bajo mi protección: En el tiempo, habrá una batalla que costará muchas lágrimas. cuando los Dorios habrán perdido la flor de su juventud, y cuando el fatal momento llegue. Por lo tanto, Entonces la fortaleza de Cereso se podrá tomar, pero no en otra ocasión.

[4] Epaminondas, después de haberlos perseguido y tomar Cereso a los Tespias se puso a los asuntos de orden en el Peloponeso. Los Arcadios querían su presencia, viajó primero a casa. A su llegada, se los atrajo como aliados, y Argivos abrazar la alianza con los Tebanos. A los de Agesípolis dispersados en varias aldeas de Mantinea, Epaminondas los reunió en su casco antiguo, y aconsejó a los Arcadios a abandonar un gran número de aldeas que no pudieran defenderse, para juntar a todas en la misma ciudad que fue construida, y que hoy se conoce como Megalópolis, o la gran ciudad.

[5] por este tiempo, su prefectura llegó a su término, y se trata de un delito capital en los Tebanos que se extienden más allá de la duración. Epaminondas pasando por encima de la ley en una situación en la que era en el interés del Estado siguió ejerciendo su autoridad. Una vez puesto en marcha con sus tropas, él se dirigió a las puertas de Esparta, pero viendo que Agésilas se había retirado y evitó la lucha, y dirigió todos sus pensamientos a la restauración de Mesenia. Por ello es que Epaminondas fundó la Mesenia de hoy que fue restaurada, y como fue hecho, ya lo he explicado suficientemente en la historia de Mesenia.

[6] Mientras estaba ocupado en esta empresa, sus aliados habían saqueado en desbandada Laconia y devastado toda la campaña, lo que obligó a Epaminondas reunir su ejército y volverlo a Beocia, pasar los desfiladeros que hay en Lequeo, Ifícrates, hijo de Timoteo, llevando algunos de infantería ligera y otras tropas de Atenas, atacó a los tebanos.

[7] Epaminondas lo puso en fuga, y lo persiguió hasta las puertas de Atenas, permaneció allí algún tiempo retándolo a luchar. Pero Ifícrates se mantuvo a la defensiva, Luego Epaminondas tomó el camino hacia Tebas. No le llegó la justicia por haberse mantenido al mando del ejército más allá del tiempo marcado por la ley, evitó la muerte, pues ninguno de sus magistrados se atrevieron a condenarle.

 

XV. [1] Algún tiempo después, Alejandro tirano de Tesalia, a la sombra de la amistad, y como un aliado de los Tebanos, yendo a verle Pelopidas (Diodoro Sículo libro XV-71), tuvo la audacia y mala fe de hacerlo preso. Los Tebanos, para vengar esta afrenta, dieron un ejército a Cleómenes e Hipato, que eran Beotarcas, para que lo condujera. Epaminondas era un simple voluntario en este ejército.

[2] Cuando el ejercito pasó las Termópilas, Alejandro saliendo de repente de un lugar donde les había preparado una emboscada, lo que pretende querer atacar la Tebanos. Así que todo el ejército se creía perdido, hicieron comandante a Epaminondas, y los generales fueron los primeros en orar y aceptarla. Alejandro viendo que Epaminondas se colocaba a la cabeza de las tropas, no se atrevía a aventurarse en una batalla, y lejos ya de su audacia, puso en libertad a Pelopidas.

[3] Sin embargo los Tebanos en ausencia de Epaminondas expulsaron a los Orcomenios de sus hogares, con extremo desagrado cuando se enteró de esta hostilidad se sintió muy contrario a esta acción, diciendo que si hubiera estado presente, nunca los Tebanos hubieran hecho tal mal.

[4] Siendo designado beotarca de nuevo, llevando a su ejército al Peloponeso, destrozó a los Lacedemonios en Lequeo, aunque habían recibido refuerzos de Aqueos de la ciudad de Pelene, y un cuerpo de tropas comandadas por Cabrias de Atenas. Los Tebanos hacían prisioneros de guerra, era su costumbre liberarlos a cambio de un rescate, pero si uno de los presos eran desertores beocios, eran condenados a muerte. Epaminondas tomo Febe, un pequeño pueblo de Sición lleno de desertores de Beocia, los dejó en libertad no reconociéndolos beocios, haciéndolos pasar de otras naciones.

[5] Por último, este Tebano ilustre en Mantinea obtuvo otra victoria, pero esta victoria le costo la vida, que fue asesinado por la mano de un ateniense. Esta batalla de la caballería que está representada en Atenas, Grilo se ve dando un golpe mortal a Epaminondas. Grilo era el hijo de Jenofonte, quien acompañó a Ciro en su expedición contra Artajerjes, y que llevo a los griegos hasta el mar en su retirada.

[6] En la parte inferior de la estatua de Epaminondas, hay una inscripción en verso elegíaco, aquí sobre el significado: De sus queridos ciudadanos Mesenia recurrió ante la desesperación de Esparta a estos despojé de orgullo, a Megalópolis con veinte batallones armados y listos por los Tebanos para el rescate y alarma de los poderosos aliados de Tebas no se cubriesen, Con sujeción a los griegos con la libertad prestada, Epaminondas está con los inmortales, Que él podría ganar culto en los altares.

 

XVI. [1] Un poco más lejos está un templo de Amón. La estatua del dios es una obra de Cálamis, consagrada por Píndaro. El poeta envió a Libia a los Amonios himnos en honor de Amón, y otra vez hemos visto uno de estos himnos grabado en una columna de figura triangular, en un altar a Zeus Amón hecho por Ptolomeo, hijo de Lago. A pocos pasos se le mostrará "el observatorio de pájaros" de Tiresias, donde mirando el vuelo de las aves daba sus presagios. El Templo de la Fortuna está al lado.

[2] Tebanos dicen que el ateniense Jenofonte, fue quien hizo la cara y las manos de la diosa, y el resto es de Calistónico, uno de sus ciudadanos. La diosa tiene a Pluto en sus brazos como un niño, y esta es una muy ingeniosa idea de poner el dios de la riqueza en manos de la fortuna, como si ella fuera su nodriza o su madre. No menos suerte que Cefisódoto, al hacer una estatua de la Paz para los atenienses, que representa a Irene con Pluto en su seno.

[3] Tebanos tienen también varias estatuas de Afrodita de madera, ellos afirman que son ofrendas de Armonía, y que se hicieron de los espolones de los barcos llevó Cadmo, que se hacían de madera en lugar de hierro. Una de las estatuas es Afrodita Urania, (o celestial), Afrodita Pandemo (Carnal), y la tercera Afrodita es conocida como Apostropia (la que aparta).

[4] Estos nombres de Armonía se imponen para distinguir los tres tipos de amor, una celeste, es decir, la castidad y claro sentido del comercio, la otra vulgar, que "adjunta a la del sexo y los placeres del cuerpo, la tercera desordenada, de los hombres malvados y de uniones incestuosas. Hubo una llamado Afrodita Apostrophia (conservadora), porque fue a ella que enviaban sus deseos para ser preservado de esos deseos de cumplirse. Harmonía, sin duda consciente de que en los griegos y los bárbaros, el amor enciende en los corazones de los hombres las peores pasiones, como las que han hecho tanto ruido, y han deshonrado a la madre de Adonis, Tereo rey de Tracia, y Fedra hija de Minos.

[5] Se cree que el templo de Démeter Tesmófora (la que legisla), estaba en la casa de Cadmo y sus descendientes. Usted puede ver la estatua de la diosa de la parte superior, lo que llamamos el busto, el resto está oculto. Mantenemos en este templo escudos de bronce, que se dice son de los principales magistrados del ejército Lacedemonio, que fueron muertos en Leuctra.

[6] El teatro está en el lado de la puerta Pretide, y al lado del teatro está un templo de Dioniso, llamado Lisio (liberador) porque algunos Tebanos que los tracios que habían tomado cautivos cuando llegaron al país Haliarto, el dios les rompió las cadenas y dio sueño a los tracios, dando a los prisioneros una manera de matar a sus guardias y regresar a Tebas. En este templo, aparte de la estatua de Dioniso se ve una que los Tebanos llaman Semele, El templo está abierto en ciertos días del año.

[7] Por allí le mostrarán las ruinas de la casa de Lico, y la tumba de Semele. No la Alcmena, es inútil, ya que argumentan que se transformó en piedra después de su muerte, que no encaja con lo que se dice en Megara, pero hay muchas otras cosas en lo que los griegos no están de acuerdo entre ellos. Existe también la tumba de los hijos de Amfión. Los hombres están en un lado y mujeres en el otro.

 

XVII. [1] En el mismo barrio está el templo de Artemisa Eucléa (gloriosa , Sófocles Edipo Rey 161); Scopas es quien hizo la estatua de la diosa. Se dice que las hijas de Antipeno, Androclea y Alcis, están enterradas en el templo, y aquí lo que dicen de estos dos personajes famosos. Los Tebanos bajo la dirección de Hércules, siendo la víspera de la batalla con los Orcomenios, fueron advertidos por un oráculo de que el más distinguidos ciudadanos por nacimiento si muriera tendrían infaliblemente la victoria de su parte. Antipeno era claramente el más cualificado de todos sus ciudadanos, pero no estaba de humor para morir por la salvación de su patria, pero sus hijas si: por lo tanto, habiéndose sacrificado valientemente En la actualidad, reciben los honores que se les debe.

[2] Delante del templo de Artemisa Eucléa, hay un león de mármol, Hercules dicen que lo ofreció, después de derrotar al rey los Orcomenios, Erginus, hijo de Clímeno. Cerca hay un Apolo, apodado Boedromio (Auxiliador) y un Hermes Agoreo; esta estatua es un regalo de Píndaro. La pira de los hijos de Amfión está a medio estadio, aún se pueden ver las cenizas de este fuego.

[3] Ofrendas de Anfitrión, se ven dos (Sófocles Edipo Rey 18) estatuas de Atenea, denominada Zostéria (la ceñida) porque Anfitrión tomó aquí las armas que se dispuso a la lucha contra Calcodonte y Eubea, porque los antiguos dicen ceñirse a ponerse las armas. Y cuando Homero dice que Agamenón se parecía a Ares por su cinturón, que quiere decir por su armadura. (Iliada 474)

[4] Amfión y Zeto tienen una tumba en común que es una pequeña colina que apenas notable. Cada año, cuando el sol está en el signo de Tauro, los habitantes de Titorea en la Fócide son muy cuidadosos de entrar y robar la tierra de esta tumba, para ponerla en la tumba de Antíope, ellos piensan que sus tierras serán mucho más tierras fértiles, y que dañaran al mismo tiempo las de los tebanos. Esa es la razón por la que Tebanos durante ese tiempo son muy cuidadosos de defender su tumba.

[5] Estas personas han puesto este sueño en su mente, por un oráculo de Bacis, aquí es el significado: Cuando Titoreo a Amfión y Zeto haga libaciones en su honor, y que el sol esté en el signo del toro, entonces la ciudad se verá amenazada con un gran infertilidad. ¡Ay de su cosecha!, si tiene uno que llevar la tierra de la tumba de estos dos hermanos, para ponerla en la tumba de Foco.

[6] Bacis ha dicho de la tumba de Foco por la razón que voy a decir: Antíope mujer que singularmente honraba a Dioniso. Los hijos de Antíope han mataron a Dirce La esposa de Licos con crueldad como todo el mundo sabe, el dios vengó a Antíope, porque las penas que se infligen a los culpables, cuando son excesivas, irritan a los dioses. Se dice, por lo tanto, que Antíope había perdido el espíritu, y que que corrió por toda Grecia, hasta que encontró a Foco, Hijo de Ornitión, hijo y nietos de Sísifo, por casualidad, que la curó y luego se casó.

[7] Por lo tanto, había una fosa común. En cuanto a las piedras que vemos en la parte inferior de la tumba de Amfión, no están ni cortadas ni pulidas, se dice que las piedras fueron atraídas por la dulzura de su canto, como Orfeo por los encantos de su lira era seguido por los animales salvajes.

 

XVIII. [1] Dejando Tebas a través de la puerta Pretide, se va directamente a Calcis. En el camino nos encontramos con la tumba de Melanipo, uno de los grandes guerreros que han tenido siempre Tebanos. Cuando los Argivos asediaban Tebas, mató con su mano a Tideo y Mecisteo, un hermano de Adrasto, pero a él lo mató Anfiarao.

[2] Cerca de esta tumba se ven tres grandes piedras sin labrar y los que creen saber de las antigüedades del país, dicen que es el lugar de enterramiento de Tideo que fue enterrado allí por Mayón, y que se basan en un verso de la Ilíada de Homero, que dice que este guerrero Encontró su tumba entre los tebanos. (Iliada XIV 110)

[3] Las tumbas de los hijos de Edipo, están en la misma línea. No he asistido a los sacrificios que han hecho allí, pero las personas dignas de fe, me dijeron dos cosas, que hay un sacrificio que los Tebanos hacen junto a otros héroes, pero particularmente este último, en el momento en que se tuestan las víctimas sacrificadas a estos hermanos que son irreconciliables, el fuego y el humo visiblemente se divide en dos. Si algo puede hacer de este hecho creíble, eso es que lo he visto en otros lugares.

[4] En esta parte que está Misia por encima del Caicos, hay un pequeño pueblo llamado Pionias, el nombre de su fundador Píonis que se dice que es un descendiente de Hércules. Cuando las personas le sacrifican las piezas, en la tumba sale bastante humo espeso, y lo vi con mis propios ojos. Los Tebanos también muestran la tumba de Tiresias, que está a unos quince estadios de la sepultura de los hijos de Edipo. Sin embargo, ellos mismos están de acuerdo en que murió Tiresias en Haliartie, y que la tumba es un cenotafio.

[5] Por último, también se jactan de tener la tumba de Héctor hijo de Príamo, y la muestran cerca de la fuente Edipodia. Por que dicen que las cenizas de la famosa Troya las trajeron a Tebas, como consecuencia de un cierto oráculo de la siguiente manera:
Las personas que viven en la famosa ciudad de Cadmo, para disfrutar de la felicidad duradera, Ir a recoger las cenizas de Héctor, el noble hijo de Príamo, llevarlos a casa desde Asia, y que en el futuro deben ser honrados como debe ser por la voluntad de Zeus.

[6] La fuente Edipodia, es llamada así porque en sus aguas se purificó de la muerte de su padre. Cerca de la fuente se puede ver la tumba de Asfódico; la Tebanos dicen de Asfódico mató a Partenopeo, hijo de Talao, en la batalla que se dio en los muros de Tebas contra los Argivos. Pero los versos de la Thebaida, donde hablan sobre la muerte de Partenopeo, dar honor a Periclímeno.

 

XIX. [1] En este camino se encuentra el pueblo de Teumeso, donde se dice que Zeus oculto a Europa. Hay también una historia de un zorra llamada Teumesia, que sirve como instrumento de venganza en contra de los Tebanos por el airado Dioniso. La zorra, se dice, debería ser adoptada pero el perro que había dado Artemisa a Procris, hija de Erecteo y cuando iba a coger a la zorra se convirtieron en piedras ambos. En Teumeso hay un templo de Atenea Telchinia, donde no hay ninguna estatua. Uno puede creer que el sobrenombre proviene de Telchinios estos Telchinos que una vez vivían en la isla de Chipre, y muchos de los cuales pasaron a Beocia, donde al parecer construyeron ese templo a Atenea.

[2] A unos siete estadios de Teumeso, a la izquierda están las ruinas de Glisante y a la derecha vemos una pequeña colina cubierta de árboles silvestres y frutales. Sostienen el enterramiento de estos Argivos que Egialeo, hijo de Adrasto, en su expedición contra Tebas, ya que varios jefes perecieron allí, y entre otros Prómaco, hijo de Partenopeo. En cuanto a Egialeo, ya lo dije en Megara, tiene su tumba allí.

[3] En el camino de Tebas a Glisante, verá un recinto cerrado por una balaustrada de piedra, y lo llaman los Tebanos, la cabeza de la serpiente, debido a que una gran serpiente tenía allí su guarida, y Tiresias, en el momento en que este reptil levantó la cabeza, se la cortó con su espada. Más del Glisante sube una montaña llamada Hípato (alto lugar), porque Zeus Hípato tiene un templo y una estatua. Luego cae un torrente de invierno que llaman Termodonte. Si haces el retorno de Calcis a Teumeso, verá la tumba de Calcodonte, muerto por Anfitrión, en la lucha entre Tebanos y Eubea.

[4] A continuación, las ruinas de Harma y Micaleso. La primera de estas ciudades es llamada así porque dicen los de Tanagra que Anfiarao fue tragado con su carro, y no en el lugar que dicen los Tebanos. Para Micaleso, se convino en que tomó su nombre de la vaca que fue utilizada como guía de Cadmo y sus tropas que comenzó a berrear en el lugar donde se construyó la ciudad. Sus desgracias se describen en mis memorias sobre Ática.

[5] Hacia el mar, de esa ciudad hay templo de Démeter Micalesia. Los pobladores dicen, que cada noche se cierra y Hercules luego reabre este templo, porque ellos dicen, que Hércules es uno de los Dáctilos de Ida. Este es otro milagro que dicen. Traen a los pies de la diosa de todo tipo de frutos que recogen en otoño, y estos frutos se mantienen frescos durante todo el año, como si hubieran sido recogidos.

[6] En Euripo por ese lado, se separa Eubea de Beocia, a la derecha está del templo de Démeter Micalesia, si vas un poco más adelante se entra en Aulide, llamado por el nombre de una hija de Ógigo. Tienen un templo de Artemisa con dos estatuas de mármol blanco, una de las cuales representa a la diosa con una antorcha en la mano, y la otra con un arco va disparar flechas. Se dice que los griegos, según el oráculo de Calcante, estaban a punto de sacrificar a Ifigenia en el altar de Artemisa, y la diosa misma puso un ciervo en su lugar. La población local guarda en el templo todavía, parte del tronco de este árbol, que menciona Homero en la Ilíada (II 305).

[7] Una de sus tradiciones dice que los griegos fueron detenidos por largo en Aulide contrario a los vientos, y de repente se convirtió en el viento favorable, ya que cada uno había sacrificado dando gracias con la primera víctima que pudo satisfacer, ya fueran machos o hembras, y la costumbre se observa incluso en el país, a sacrificar a Artemisa todo tipo de víctimas, independientemente de su sexo. Le mostrará la fuente en el borde de las cuales estaba el árbol de Homero, y fuera en una pequeña colina un umbral de cobre en la parte delantera de la tienda de Agamenón.

[8] Alrededor del templo hay palmeras cuyo fruto no es muy bueno, como en Palestina, pero es aún mejor que las palmeras en Jonia. Aulide tiene un número muy reducido de personas la mayoría de los cuales trabajan en la alfarería. La tierra está cultivada por los habitantes de las poblaciones cercanas, Tanagra, Micaleso y Harma.

 

XX. [1] En los confines de Tanagra, frente al mar está la ciudad de Delio, si tiene alguna curiosidad verá una estatua de Artemisa y Latona. En cuanto a Tanagra estos refieren su origen a Pemandro hijo de Queresileo, hijo del gran Yaso, hijo de Eleuter, y este a su juicio, nació de Apolo y Etusa, hija de Poseidón. Pemandro se casó con Tanagra, hija de Eolo, pero dice Corina contra su opinión que es la hija de Asopo.

[2] Añaden que Tanagra tuvo una larga vida, por lo que sus vecinos mayores, dejaron de llamarlas por su antiguo nombre y la llamaban Grea (Anciana; Tucídedes L2-23), este otro antiguo nombre de la ciudad se mantuvo siempre tanto que Homero la da en su enumeración (Iliada 2-494). Pero luego después volvió a tomar su primer nombre.

[3] En Tanagra vemos la tumba de Orion y el Monte Cericio, donde se dice que nació Hermes. El Polo es el lugar que se dice ser donde Atlas tenía la costumbre de retirarse a observar el cielo y hundirse en el estudio de la naturaleza, que le dio a Homero la oportunidad de hablar con palabras bellas (Odisea I-52).

[4] En el Templo de Dioniso, vemos una hermosa estatua del dios, que es de mármol de Paros, obra de Cálamis. Pero hay una de un Tritón que es aún más admirable, y la estatua Tanagra da origen a una leyenda. Dicen que la mayoría de las mujeres de Tanagra se introdujeron a los misterios de Dioniso, un día que estaban en la orilla del mar para purificarse, en el agua, Triton se lanzó sobre ellas, en este acuciante peligro que enviaron sus mejores deseos a Dioniso, que inmediatamente vino a su rescate, luchó contra Triton y lo mató.

[5] Sin embargo, otros dicen que de otra manera, la verdad que es más probable, y que no es tan maravillosa. Triton oculto bajo el agua robaba el ganado a los pastores cuando iban a beber a este lugar, e incluso atacó a los pescadores en sus botes. Hasta que los de Tanagra se les ocurrió poner una jarra de vino a la orilla del mar; Tritón atraídos por el olor no dejó de venir y beber este vino, cuyos humos a la cabeza lo hicieron dormir, y quedó dormido al lado de un acantilado. Un tanagro que por casualidad lo vio le cortó la cabeza con su hacha, desde entonces sólo está representado, sin la cabeza, y debido a la embriaguez que fue la causa de su muerte, nos imaginamos que Dioniso, fue quien lo mató.

 

XXI. [1] Entre los lugares de interés de la ciudad de Roma hay un Tritón, pero menor que el de Tanagra. Ahora los Tritones se realizan la figura siguiente. Tienen un tipo de pelo verde para compararse a un pantano y todos sus pelos, de modo que no podemos separarlos. El resto del cuerpo está cubierto con una cáscara delgada tan fuerte como la del pez lija. Tienen branquias debajo de las orejas y fosas nasales de los hombres, la boca abierta muy amplia, con dientes muy fuertes y firmes. Sus ojos, como lo he notado, verdes claros. Ellos también tienen manos, dedos y las uñas que se parecen a la parte superior a la concha de una ostra y, finalmente, aparece en el estómago y en el vientre colas como los delfines.

[2] Se han visto muchos otros animales, como los extraordinarios toros de Etiopía, también conocidos como rinocerontes, porque en cada una de las fosas nasales tiene un cuerno, y un menor más, sin estar en la cabeza. En Peonia, los toros, (bisontes) que tienen un gran pelo en el cuerpo, especialmente en la garganta y el estómago, En la India, que los camellos (jirajas) son del mismo color que el leopardo;

[3] Finalmente, un animal nacido en el país de los celtas, y que se llama Alce es una especie que parece entre ciervos y camellos. Esta bestia es el único que puede escapar de los conocimientos y el enjuiciamiento de los cazadores. Ella envió a un hombre de lejos, y se esconde tan pronto como una selva, que es tan profunda y tan densa que uno no podía entrar. Asimismo, alguien alguna vez ha tenido esa oportunidad, yendo a la caza de otros animales. Cuando rodean un cantón, o de montaña de redes, y cada cazador mantiene exactamente su posición, y entonces todos se acercan poco a poco, de modo que el círculo inicialmente muy grande se hace cada vez más pequeño, hasta que todos los animales atrapados en este cerco se toman. Entre estos animales, la forma del dmeon que hablo a veces aparece, y demuestra que es la única manera de atraparlo.

[4] Ctésias en la historia de la India, habla de una bestia llamada por los indios mantichore, y los griegos andropofago creo que para mí esto es algo más que un tigre. Según Ctésias, este animal tiene tres filas de dientes en cada mandíbula y la punta de su cola es espinosa, con la que se defiende contra los que se acercan, e incluso lanzarlos como flechas fuera en contra de los que persiguen. Pero el temor de los indios de este animal puede tener alguna falsedad en como lo describen.

[5] Pero se equivocan, incluso en el color que le dan, a su juicio, al sol aparece rojo, o por la extrema agilidad de este animal, pero esto no funciona siempre, y es peligroso no discernir su color verdadero. Si alguien toma la molestia de ir a la India, o Libia, o Arabia, en busca de todas las especies de animales que se encuentran en Grecia, estoy seguro de que no encontrará a todos, y que, entre los que se encuentre habrá un número que aparezca en una forma diferente.

[6] No es sólo el hombre el que toma un aspecto diferente en la diversidad de la atmósfera, o el clima, o la tierra, lo mismo ocurre con otros animales. De hecho, sabemos que la serpiente Libia, de color, es diferete a la serpiente de Egipto y en Etiopía son de color negro como los hombres que han nacido allí. Es por eso que cuando oímos de algunas maravillosas cosas de la naturaleza, ni debemos creer ni tan poco ser incrédulos. Nunca he visto un serpiente aladas, pero no cabe duda de que se encuentran, ya sé que en Jonia un frijio señaló que había un escorpión con alas como un saltamontes.

 

XXII. [1] Cerca del templo de Dioniso en Tanagra, hay otros tres templos, uno dedicado a Temis (la Ley), otro a Afrodita, el tercero a Apolo, que tiene también las estatuas de Artemisa y Latona. El Hermes tiene dos templos en la ciudad, uno con el nombre de Crióforo (el que lleva el carnero), y otro que dicen Prómaco (defensor). El primer nombre es porque en Tanagra estando afectados por la peste, Hermes alejó de ellos este mal, llevando un carnero sobre sus hombros alrededor de las murallas de la ciudad, y es la razón por la que hizo Cálamis su estatua, y lo representó de esa manera. Y en memoria de este regalo cada año en la fiesta del dios, se elije el más apuesto joven de ellos para hacer la misma ceremonia.

[2] El segundo nombre se basa en otra señal de protección que el Dios les dio, porque dicen que Eretria y Eubea juntos habían llegado a sitiar Tanagra, y Hermes a la cabeza de los jóvenes de la ciudad, incluso como un efebo joven y armado con un strígilo (raspador de aceite para los atletas), de repente atacó al enemigo, especialmente a Eubea los derrotó. En el templo de Hermes Prómaco, todavía hay restos de un madroño bajo el cual se afirma que este dios era alimentado. No lejos del templo está el teatro, cerca del teatro hay una pórtico. Pienso que los de Tanagra tienen más prácticas religiosas que todos los demás pueblos de Grecia, ya que han construido sus templos en un lugar distinto de los hombres, donde hay un punto de origen, y donde se hace que el culto a los dioses.

[3] Se optó por lo más puro de la ciudad para colocar la tumba de Corina, la única mujer de Tanagra, que ha hecho odas e himnos. También pusieron su retrato en el lugar donde se la representa con la cabeza rodeada por una cinta para marcar el premio de la poesía que ganó a Píndaro de Tebas. Creo que el premio le fue otorgado por el dialecto en que había dicho sus versos, que no era el Dorio de Píndaro, sino el idioma que los Eolios puede oír con más facilidad y de hecho, era la mujer más bella de su tiempo, a juzgar por su retrato.

[4], He visto gallos en Tanagra de dos especies, unos para luchar, y otros llamados kossyphoi (¿mirlos?). Estos son el tamaño de estas aves de Lydia, su color como el cuervo negro, la cresta y la barba color de la anémona, la punta del pico y la cola de color blanco con incrustaciones. Este es aproximadamente su aspecto.

[5] En esta parte de Beocia, que está a la izquierda del Euripo está el monte Mesapio, y el fondo, Antedón, ciudad marítima, que tuvo su nombre de la ninfa Antedón, o un cierto Antas que tenía su imperio sobre toda la costa, y se cree que era el hijo de Poseidón y Alcíone, hija de Atlas. Vemos en el centro de la ciudad un templo de los Cabiros y en el recinto sagrado hay una xoana de Démeter, al lado hay un templo de Proserpina, donde la diosa es de mármol blanco.

[6] Dioniso también tiene su templo y su estatua en la puerta de la ciudad hacia occidente. Allí podrá ver la tumba de los hijos de Aloeo y Ifimedea que fueron asesinados por Apolo en Naxos, por encima de Paros, como Homero recuerda (Odisea 11-305) y Píndaro, pero los sepulcros están en Antedón. Junto al mar se encuentra un lugar que llaman "el salto de Glauco".

[7] Se dice que Glauco fue un pescador que por haber comido unas hierbas, se transformó en un dios del mar. Muchos siguen convencidos de que predice el futuro, y cada año vemos que atraviesan el mar extranjeros para venir a consultar. Píndaro y Esquilo, aparentemente lo habían aprendido de los Antedonios. El primero dijo algo en una de sus odas, Esquilo escribió un drama (Los Persas).

 

XXIII. [1] En Tebas, cerca de la puerta Proetide, verá un gimnasio que lleva el nombre de Yolao y, a continuación, un estadio en un terraplén como en Olimpia y Epidauro. Aquí también hay un monumento heroico de Yolao. Los mismo Tebanos están de acuerdo en que Yolao murió en Cerdeña, con los atenienses y Tespianos, a sus órdenes.

[2] Pasando el estadio, se encuentra a la derecha un hipódromo, donde se encuentra la tumba de Píndaro. Se dice del poeta que, incluso en la primera juventud, un día de verano que iba a Tespias, estaba tan cansado del calor que se puso a dormir en la tierra cerca del camino, y se quedó dormido. Añade que durante su sueño las abejas fueron a descansar en sus labios, y dejaron un radio de la miel, que fue un presagio de lo que nunca se esperaría de él.

[3] Su nombre pronto se hizo famoso en toda Grecia, y a tal altura se puso en su gloria, que la famosa declaración de la Pitia, quien ordenó a los habitantes de Delfos, dar la mitad a Píndaro de todas las primicias que proporcionabqn a Apolo. Se dice que al final de su vida el poeta tuvo una visión en un sueño. Proserpina se apareció él, alegando ser la única de los dioses que no había celebrado en sus versos, pero, añadió, voy a tener mi turno, cuando en mi honor vengas conmigo.

[4] Píndaro vivió sólo diez días después de este sueño. Había una mujer en Tebas, venerable parienta del poeta que cantó sus odas así. Una noche dormía, y a ella vino en un sueño Píndaro, cantando una canción que hizo para Proserpina, la mujer se despertó recordando la canción y la puso por escrito. El poeta le dio varios apodos a Plutón, pero entre otros Chrysénius (el de las riendas de oro), que sin duda debe entenderse por el secuestro de Proserpina.

[5] Desde de ahí nos vamos por un camino a Acrefnio por una llanura que prevalecen en la mayor parte del camino. Es una pequeña ciudad construida sobre el monte Ptoo, decirles que fue una vez de la Tebaida, que es cierto es que varios Tebanos se retiraron cuando Tebas fue destruida por Alejandro, para aquellos que no siento la fuerza suficiente para seguir a otros a Ática asumieron de instalarse allí. En esta ciudad hay un templo y una estatua de Dioniso, que merece ser visto.

[6] Quince estadios a la derecha más allá, se encuentra el templo de Apolo llamado Ptoo, porque Ptoo, hijo de Atamante y Temiste y dio su nombre y al templo y la montaña, como dice Asio en su poesía. Antes de la expedición de Alejandro contra los Tebanos y las ruinas de Tebas, el dios daba oráculos verídicos en este templo. Se dice que un hombre llamado Mys, enviado de Mardonio fue a consultar a Apolo, y ofreció sus preguntas en el idioma de su país, y que el dios respondió en su lenguaje cario.

[7] Al pasar el Monte Ptoo, verá la ciudad costera de Beocia, Larimna. Se cree que esta ciudad tomó su nombre de Larimna, hija de Cino, doy la genealogía cuando hablo de Locrios. Esta ciudad fue dependiente de Opunte; Tebanos cuando alcanzaron un alto grado de gloria y poder, se pasaron voluntariamente a los beocios. Hay un templo de Dioniso, donde el dios está representado de pie. Cerca de la ciudad hay un puerto que es especial, incluso en la orilla tiene extraordinaria profundidad y las montañas están cubiertas de árboles, donde hay mucho jabalí.

 

XXIV. [1] Al final de Acrefnio encontrará un camino que le lleva derecho al lago Cefiside, es decir, Copaide, y usted va a través de una llanura conocida como la llanura de Atamante, donde Atamante tuvo una vez su casa. El lago Cefiside se llama así, porque descarga el río Cefiso allí, este río nace en Lilea, Ciudad de Fócide, en el descenso está Copas, una pequeña ciudad situada en el lago, que Homero no olvidó en su enumeración (Iliada II-502). Démeter, Dioniso y Serapis tienen templos.

[2] Los beocios aseguran que hubo una vez dos ciudades construidas en el lago, Atenas y Eleusis (Estrabón libro-9 407), y el lago, engrosado por la fusión de la nieve, después de haber llegado a desbordarse, estos pueblos fueron sumergidos. El lago tiene pescado común, pero hay unas prodigiosas anguilas de gran tamaño y excelente sabor (Arisltófanes Lisistrata 136).

[3] A doce estadios de Copes a la izquierda está Olmones, y Hieto está a siete estadios de Olmones, que son dos aldeas que siempre lo han sido, pero creo que es territorio de los Orcomenios, así como la llanura Atamante . Por lo tanto, en el artículo que me reservo para hablar de estas personas, les digo lo que he escuchado de un Argivo llamado Hieto, y de Olmo un hijo de Sísifo. Por lo demás, la aldea de Olmones no merece más tiempo para detenerse; pero en Hieto, hay un templo de Hércules, donde van los pacientes para su curación. La estatua del dios no está trabajada, es una gran piedra en bruto como en los viejos tiempos.

[4] De Hieto a Cirtones hay veinte estadios, es una pequeña ciudad cuyo nombre antiguo es Cyrtone, y está construida en una montaña muy alta, hay un templo de Apolo y una sagrada xoana representando a Apolo y Artemisa que están en pie. Un chorro de agua fría que sale de la roca y forma una fuente, y al lado una capilla dedicada a las ninfas, y un pequeño bosque, o, más bien, un huerto plantado de árboles frutales.

[5] De Cirtones después de pasar la montaña, se encuentra otro pequeño pueblo llamado Corsea. En la parte inferior y a media etapa, hay un bosque sagrado, en medio del cual hay una pequeña estatua de Hermes expuesto al aire. Cuando se encuentra en las llanuras, se ve el río Platanio, que poco después va a caer al mar, a la derecha del río, está la frontera de Beocia y la pequeña ciudad de Hala, cerca de un brazo del mar que separa Locride de Eubea.

 

XXV. [1] Volviendo a Tebas. Cerca de la puerta Neista, te darás cuenta de la tumba de Meneceo, hijo de Creonte, que se suicidó a consecuencia de un oráculo de Delfos (Eurípides Fenicias 911), cuando Polinices a la cabeza de un ejército de Argivos llegó a sitiar Tebas. Usted verá en su tumba un un granado que cuando están maduras las frutas, parece arrojar sangre, este árbol aún en flor siempre se ha mantenido por la descendencia que y crece de vez en cuando. Si usted lo cree, dicen también los Tebanos que vieron la primera vid, pero no pueden probarlo con cualquier monumento.

[2] A pocos pasos de la tumba de Meneceo, muestran que cuando el desafortunado hijo de Edipo luchado uno contra la otro se mataron el uno y el otro. Monumento a esta fatídica batalla, hay una columna y que tiene adosado un escudo de piedra. Va a encontrar también un lugar donde se dice que Hera, engañada por Zeus, amamantó al pequeño Hércules. Si bien esta área se llama sirma (arrastre) de Antígona, ya que Antígona no tenía fuerzas para llevar el cuerpo de su hermano Polinices, tomó la decisión de arrastrar su cuerpo y arrojarlo al fuego de la pira de Eteocles.

[3] Más allá del Río Dirce, que lleva el nombre de Dirce, la mujer de Lycos, que había maltratado a Antíope y que fue sacrificada por la venganza de sus dos hijo, se ven las ruinas de la casa de Píndaro, y una capilla construida por el poeta, en honor de Dindímene (Cibeles). La estatua de la diosa es una obra de los Tebanos, Aristodemo y Sócrates. Abren la capilla solo un día en el año, me encontraba en Tebas ese día, tuve la libertad de venir y ver la estatua, que es de mármol de Monte Pentélico, y el pedestal, también.

[4] Saliendo de Tebas a través de la puerta Neista, hay un templo de Temis donde hay una estatua de mármol blanco. Luego está un santuario de Zeus Agoreo al lado y otro de las Moiras. El dios es de mármol, pero las moiras no tienen estatuas. Un poco más allá se puede ver en el campo una estatua de Hércules, apodado Rinocolustes porque les hizo cortar la nariz a los heraldos los Orcomenios que vinieron a reclamar el tributo a los Tebanos.

[5] Veinticinco estadios más allá, te darás cuenta de un bosque sagrado de Démeter Cabiria y Proserpina, donde no se puede introduce quien no esté introducido en los misterios de las diosas. El Templo de los Cabiros está a sólo siete estadios. El lector me perdonará por no satisfacer su curiosidad sobre los Cabiros, o ceremonias de culto y de Cibeles.

[6] Todo lo que se me permite decir es, el origen de estos misterios en los Tebanos. La tradición relata que hubo una vez una ciudad aquí, y unos hombres llamados Cabiros, que un Prometeo, y Etneo su hijo, después de haber tenido el honor de recibir de Démeter, lo que la diosa les dio en depósito: y el uso, que de hecho no puedo revelar. Pero al menos podemos dar por sentado que los misterios de Cabiros se basan en un presente que les hizo Démeter.

[7] Cuando los Epígonos, los Cabiros fueron expulsados de Tebas por los Argivos, y el culto de Démeter Cabiria permaneció suspendido durante algún tiempo. Luego Pelarge, hija Potneo, y su marido Istmíaqdes las recuperaron, pero al mismo tiempo, las trasladaron a un lugar llamado Alexiaro fuera de los límites que se había establecido. Inmediatamente Telondes y otros Cabirios que la guerra había dispersado regresaron a Cabiria.

[8] Algún tiempo después, de acuerdo a un oráculo de Dodona, había que premiar con honra divina a Pelarge, y entre otras cosas que dijo, que se sacrificara al punto una víctima preñada. Por otra parte, la religión de la Cabiros y la santidad de sus actos nunca han sido violados con impunidad, como podrían ver por varios ejemplos.

[9] Algunas de las personas que quisieron en Naupactia poner en práctica en sus ciudades las mismas ceremonias que tienen lugar en Tebas, en el momento fueron castigados por su temeridad. Mardonio mandó el ejército de Jerjes, y sus soldados que tenían sus cuarteles en Beocia llegaron un día al templo de Cabiros, creyendo encontrar una gran riqueza, y quizás también en el desprecio de este lugar santo, pero inmediatamente fueron golpeados por un frenesí, y se lanzaron al mar desde la parte superior del acantilado.

[10] Alejandro después de tomar Tebas a sangre y fuego, unos pocos macedonios que entraron en el templo de Cabiros como en tierra enemiga, todos fueron muertos por el fuego del cielo. ¡Tanto este lugar ha sido siempre santo y venerable!

 

XXVI. [1] A la derecha del templo de Cabiros hay un claro llamado la llanura Ténero, el nombre de un adivino que era el hijo de Apolo y Melia. Hay un templo de Hércules apodado Hipódetes porque al ejército de los Orcomenios, a la madrugada Hércules les ató los caballos a sus carros y los avergonzó porque al día siguiente, los enemigos no podían usar de ellos.

[2] Un poco hacia adelante, verá la montaña donde se dice que la Esfinge causaba sus estragos, matando sin piedad a todos aquellos que no podían adivinar su acertijo. Otros dicen que este monstruo había infestado de piratas el mar por todo el lado de Antedón, y luego de haber ocupado la montaña lo usaba para el pillaje, y que Edipo de Corinto a la cabeza de un gran ejército atacó al monstruo y lo mataron.

[3] Sin embargo, hay quienes sostienen que la Esfinge era hija natural de Layo y que su padre lo amaba mucho, tenía conocimiento del oráculo dado a Cadmo en Delfos. Pero en ese momento solo los los reyes conocían el oráculo, y lo hizo por sentado que procedía de esa parte. Después de la muerte de Layo los hijos se disputaron el reino, porque además de su hijo legítimo había dejado varios de diversas concubinas. Pero el reino, tras el oráculo de Delfos, que pertenecen a los hijos de Jocasta. A todos les preguntaba la Esfinge para probar que sus hermanos no tenían el secreto de Layo, todas las cuestiones citadas.

[4] Y los que no tenían conocimiento del oráculo, eran condenado a muerte, por no tener derecho al éxito. Edipo fue instruido del oráculo en un sueño, después de haberse presentado a la Esfinge, fue declarado el sucesor de Layo.

[5] A quince estadios de la montaña que he mencionado, vemos las ruinas de Onquesto, donde vivió una vez el dicho Onquesto, hijo de Poseidón. Aunque la ciudad está destruida, se ve un templo y una estatua de Poseidón Onquestio y el bosque sagrado (¿?¡Estrabón L-9 2-33!) que Homero en su célebre Ilíada (II-494) ensalzó. Eso es más o menos todo lo que hay que ver a la derecha del templo Cabiros.

[6] Si usted toma a la izquierda, a cincuenta estadios llegará a Tespias, ubicada al pie del monte Helicon, y que se cree que ha tomado su nombre de Tespia, una de las hijas de Asopo. Otros dicen que Tespio llegó a este lugar de Atenas, y a la ciudad le dio su nombre, y hacen a Tespio, hijo de Erecteo.

[7] Sin embargo, verá Tespias una estatua de bronce de Zeus Salvador. La tradición del pueblo dice que su pueblo estaba asolado por un horrible dragón, y Zeus ordenó un sorteo cada año a todos los jóvenes de la ciudad y exponerlo al monstruo a quien corresponde el lote. Murieron varios cuyos nombres se ignoran. Por último, la suerte cayó sobre Cléostrato, Ménestrato que lo amaba apasionadamente urdió una idea de salvarlo a él con una coraza de bronce cubierta con anzuelos con la punta para fuera.

[8] El joven se puso la armadura, con buena gracia y el peligro de realmente perecer como los demás, pero también mató al monstruo. Eso es lo que dio lugar al apodo de Zeus Salvador. Además de esto, verá una estatua de Dioniso, una de Fortuna, una Higiea (falta texto) y Atenea Ergane, y a Plutón que está al lado la hizo (falta texto) .

 

XXVII. [1] En Tespias en cualquier momento de la antigüedad Eros ha tenido singular veneración. Su estatua, de los primeros tiempos es una piedra sin labrar. No sé quién tomó este culto al dios, pero sé que el pueblo de Paros en la Helosponto no le tiene más honor. Estas personas, que originalmente fueron una colonia de Eritras en Jonia, que ahora gozan del derecho romano.

[2] El vulgo imagina que Eros es el más joven de los dioses y lo cree el hijo de Afrodita. Pero Olén, que compuso para los griegos himnos de gran antigüedad, en un himno en honor de Ilitía, Ilitía madre hizo a este dios. Panfo y Orfeo, que vinieron después de Olén, también en honor a Eros a los Licómidas dieron himnos que cantan habitualmente en la celebración de sus misterios, y el portador de la antorcha de Démeter Eleusina me envió algunos de los conversación que tuve con él, pero no dirá al público. También sabemos que Hesíodo que ha asumido la Teogonía, da el primer rango de antigüedad a Caos, la segunda a Gea, la tercera a Tártaro, y el cuarto para Eros.

[3] Muchos poemas dio Safo y dijo del amor muchas cosas que no son coincidentes. Pero para los de Tespias, Lisipo les hizo un Eros de bronce, sobre el Eros de Praxiteles, y de que no había hecho ninguna obra de este tan hermoso mármol del monte Pentélico, esto lo dije en otro lugar cuando por el ardid, Frine llegó a conocer cual era de boca del mismo Praxiteles, su estatua preferida. En Tespias, dicen que quien se la llevó fue Gayo, emperador romano, y Claudio luego la devolvió. De nuevo Nerón se la llevó a Roma, (Plinio el viejo L36-22) donde fue consumido por el fuego (¿80 dc?.).

[4] Sin embargo, la maldad de estos dos emperadores no quedaron impunes, el que daba la misma contraseña con burla y obscenidades regularmente, fue asesinado por el mismo soldado (Suetonio Calígula 56). De Nerón, ¿qué es lo que no sabe, de su crueldad hacia su madre, sus ataques a las mujeres púdicas, su furia, y todos sus crímenes y su trágico final? El Eros que vemos hoy en Tespias, es una obra de Menodoro de Atenas (Plinio el Viejo L34 96), que copió de Praxiteles.

[5] Pero también hay allí una Afrodita y una estatua retrato de Friné de mármol, que son a la vez de Praxiteles. En otra parte de la ciudad, verá un templo, de Afrodita Melánide, una la plaza pública y un teatro que son de gran belleza. El lugar está decorado con una estatua en bronce de Hesíodo. Cerca de aquí hay una victoria en bronce, y una capilla de tamaño mediocre, dedicada a las musas, donde cada una tiene una pequeña estatua de mármol.

[6] Tespias también hay un templo de Hércules, cuya sacerdotisa tiene voto de perpetua castidad. El motivo que dan es que Hércules en la misma noche se acostó con las cincuenta hijas de Testio, excepto una, que no condescendió a sus deseos. Hércules por su negativa (falta texto) la condenó a seguir siendo una virgen toda su vida, como su sacerdotisa.

[7] He escuchado que otros dicen que todass estas cincuenta hijas eran vírgenes, y que cada una le dió un niño varon, y gemelos la más vieja y la más joven. Pero es un cuento que no es probable. No veo ningún aspecto para que Hércules en Testio hubiera abusado de la hija de su amigo, él dedicó su vida a reparar los agravios, y castigar a los villanos, para vengar la ofensa contra los hombres y los dioses, se hubiera dado en vida por un dios, que desea tener un templo y una sacerdotisa.

[8] Además, el templo en cuestión es demasiado viejo para que se hubiera dedicado a Hércules, hijo de Anfitrión. Creo, por tanto, que es de Hércules, uno de los Dáctilos del Ida, porque sé que el pueblo de Eritrea tírios de Jonia han construido templos para el Hércules y no cabe duda de que los beocios no lo saben, ya que, según su propio testimonio, era Hércules quien tenía la custodia del templo de Démeter Micalesia.

 

XXVIII. [1] El Helicon está entre las montañas de Grecia más fértiles, donde hay más árboles de todas las especies, sobre todo el madroño oriental mejor que da fruto dulce para las cabras, y dicen que las hierbas ninguna es venenosas para el hombre, y por esta razón que las serpientes no son peligrosos, por lo que si por casualidad usted es mordido, casi siempre se cura si encuentran algún libio de la raza de los psilos o algún remedio para curarse.

[2] En otros lugares existen algunas picaduras de serpientes que son fatales, no sólo para los hombres, sino para otros animales, porque la calidad de los jugos de la tierra, la naturaleza y las hierbas, puede contribuir en gran medida. De un fenicio, yo sé, que estaba seguro de que en las montañas fenicias, las víboras están furiosas cuando comen una determinada raíz. También me dijo que un hombre perseguido por una víbora se subió a la parte superior de un árbol, para que la víbora no pudiera llegar a él, ésta lanzó su veneno contra el árbol, y a su vez vino el hombre a expirar.

[3] Por el contrario, sé por lo que le oí que en la tierra de los árabes las víboras tienen sus agujeros en los árboles a partir del cual fluye el bálsamo, no hacen daño. Estos árboles son como nuestro mirto, y sus hojas son bastante similares a las de nuestra hierba mejorana. Las víboras viven bajo los árboles, y lo que más aman, es ese jugo o especie de goma que es el bálsamo.

[4] Cuando llega el momento de recoger el jugo, los árabes vienen con dos palos de madera en la mano, y golpean los palos uno contra el otro, hacen ruido para espantar a las serpientes, ya que no las matan como sagradas y como el espíritu tutelar de estos árboles. Ocurre cuando alguien es mordido, parece una herida con la punta de una espada, pero no hay que tener miedo, no hay nada venenoso, porque todo el veneno de estos animales es templado y contundente el olor, por el precioso bálsamo del que se alimentan. Lo que digo es un hecho conocido.

 

XXIX. [1] Sostienen que Oto y Esfialtes fueron los primeros en la antiguedad, que sacrificaron a las Musas en el monte Helicón, y en declarar sagrada esta montaña. Se cree que construyeron Ascra. Hegésino nos enseña en su poema en Ática, donde dice que

Poseidón han tenido la buena voluntad de dormir con la hermosa Ascra, que tiene un hijo pasado el tiempo y que llamó Eoclo, que junto con el hijo de Aloeo, construyó Ascra, ciudad a los pies del monte Helicon, rico en fuentes.

[2] Este poema se perdió antes de que yo estuviera en el mundo, y ya nunca sabremos pero Calipo de Corinto en su historia de los Orcomenios cita esto que yo de él he tomado prestado. Ascra la ciudad de hoy, no tiene nada notable, salvo una torre que se mantiene. Los hijo de Aloeo instituyeron el culto sólo tres musas, y el nombre de las tres Musas es Mélete (estudio), Mneme (memoria) y Aede (canto).

[3] Se dice que luego Píero el macedonio, el hombre que dio su nombre a una montaña de Macedonia, después de haber llegado a Tespias, estableció las nueve musas, e impuso a todos los nueve nombres de hoy, o se inspiró en su propia sabiduría, o guiado por algún oráculo, o que había tenido conocimiento de algunos de Tracia, porque en cualquier momento los tracios fueron más científicos que los macedonios, y más cuidados de las cosas divinas.

[4] Otros dicen que este Píero tenía nueve hijas, y les dieron los mismos nombres con que hemos denominado a las Musas, desde donde pasaron los nietos, en la mente de los griegos, a ser los hijos de las Musas. Sin embargo Mimnermo, que escribió el verso elegíaco de la batalla de Esmirna contra Giges el rey de Lydia, aprendemos a partir del proemio de su poema, que las musas son hijas de la más antigua de los cielos, y hay otras de menor antigüedad, que son hijas de Zeus.

[5] Partiendo del Helicón hacia el bosque sagrado de las Musas, se encuentra a la izquierda la fuente Aganippe, y el nombre de una hija de Termeso; porque Termeso fluye alrededor de monte Helicon. Si luego toma el camino del bosque, verá una estatua de mármol de Eufeme, que se dice que fue la nodriza de las Musas.

[6] Es retrato de ésta y de Lino, está en un nicho de roca tallada en forma de cueva. Se cree que Lino era el hijo de Urania y Anfímaro, hijo de Poseidón. Fue un gran músico que aún no se había visto, pero Apolo lo mató por haberse atrevido a comparársele. Los habitantes del monte Helicon hacen cada año antes de su cumpleaños un sacrificio a las Musas.

[7] Lino es llorado de la mayoría de las naciones bárbaras, hasta el punto de que los egipcios tienen una canción que dicen de Lino y que ellos llaman Maneros en su idioma (Herotodo 2-79). Pero los poetas griegos han hablado de la canción como una canción griega, Homero (Iliada 18-561), que conocía la lamentable historia de Lino, dice que Hefesto había grabado en el escudo de Aquiles, entre otros adornos, un joven músico que cantó la muerte de Lino con su lira.

[8] Panfo, que hizo a los atenienses los más antiguos himnos que conocemos, canto el pesar de la muerte de Lino renovado cada día más y más, expresado en una palabra, llamando a Lino Etolino, que se parece al desafortunado Lino. Y Safo de Lesbos, utilizando la misma palabra después que Panfo, cantó a los dos, Etolino y Adonis. Los Tebanos garantizan que Lino tuvo su entierro en la ciudad. Filipo hijo de Amintas, después de la batalla de Queronea, derrota para los griegos, por un sueño llevó sus huesos en Macedonia.

[9], pero informado por otro sueño, los devolvió a Tebas, y con el tiempo se ha borrado lo significativo que estaba encima de la tumba, que es imposible de reconocer. También dicen que había otro Lino, hijo de Ismenio, que Hércules en su juventud lo tuvo el profesor de música, y fue asesinado por su discípulo aun cuando era niño. Pero ni el primer Lino, ni el segundo, hicieron versos, o si los han hecho, no han pasado a la posteridad.

 

XXX. [1] Las primeras tres estatuas de las musas que están en el camino son de Cefisódoto. Un poco más allá se puede ver a otras tres que que tambien son de él. Las tres que siguen son de Estongilión, que de todas las estatuas que hizo se las arregló para representar a los mejores caballos y bueyes. Olimpióstenes ha hecho las tres últimas. En el monte Helicon está decorado con numerosas estatuas. Verá un bronce de Apolo y Hermes que compiten por un lira. El Dioniso es una obra de Lisipo. Hay otro dioniso de Mirón en pie, que es la estatua más hermosa que ha salido de sus manos, después de Erecteo que se encuentra en Atenas, y es un regalo de Sila, que no pagó, sino que lo tomó de los Orcomenios de Minia, para darlo a Tespias; lo que los griegos llaman, honrar a los dioses con incienso ajeno.

[2] También hay algunas estatuas de famosos poetas y algunos músicos, entre otras la de Támiris que se quedó ciego, y aún con ganas de tocar su lira rota. Arión de Metimna que está sentado sobre un delfín. Pero quien hizo la estatua, Sácadas de Argos, no había escuchado el comienzo de la oda de Píndaro, donde habló sobre el flautista, y lo representó del tamaño de las flautas.

[3] Está representado Hesiodo sentado, con una lira en su regazo, aunque el arpa no es el símbolo del poeta como él mismo nos dice que cantaba sus versos apoyado en una vara de laurel (Hesíodo Teogonia 32). No dejé de saber sobre los tiempos en que vivieron Hesiodo y Homero, pero sé que varios autores han abordado esta cuestión con mucho calor, especialmente los que hoy se aplican a la poesía, y me abstengo de denunciarlos por mis sentimientos, para no entrar en esta controversia. (falta texto)

[4] Orfeo de Tracia junto a Télete (lo misterioso), está rodeado de bestias salvajes, todas de bronce o mármol. Entre las fábulas que los griegos dan como verdades, podemos considerar que Orfeo era hijo de Caliope, la musa, y no de la hija de Piero. Por la dulzura de su canción le seguían las bestias silvestres, que incluso bajó vivo al infierno, y que encantó a Plutón y los dioses del subsuelo, para llevarse a su esposa. Estas son todas las ficciones a través de las que creo separar que Orfeo fue un gran poeta, muy superior a todos los que hubo antes que él, y que enseño a los hombres respetables las ceremonias de la religión, y los persuadió con que había encontrado el secreto para expiar los crímenes, para purificar a los que los han cometido, para curar enfermedades, y para aplacar la ira de los dioses.

[5] Se dice que las mujeres de Tracia tramaron para matarlo, enojadas de que sus maridos los abandonaran por él. Por miedo las mujeres se abstuvieron durante algún tiempo, pero un día que habían bebido vino ardiente, finalmente ejecutaron su acción. Desde entonces, se dice, que la costumbre de los tracios es ir a la lucha con ese vino caliente. A raíz de otra tradición, Orfeo fue asesinado por un rayo y fue castigo de los dioses, porque él había revelado a los profanos los misterios más secretos.

[6] También se dice que habiendo perdido a su esposa, fue a un lugar de la Tesprótide, llamado Aornos (Herodoto V 92-2) donde antiguamente hubo un oráculo para que le diera su respuesta haciendo referencia a los muertos. Aquí está su amada de Orfeo y Eurídice y este fue halagado de que le seguía, cuando vino a mirar detrás de él, estaba tan afligido al verla que de la desesperación se suicidó. Los tracios dicen que los ruiseñores que tienen sus nidos en torno a la tumba de Orfeo, cantan con más fuerza y mejor melodía que otros.

[7] Sin embargo, el pueblo de Dion de Macedonia, cercano la ciudad al Monte Pieria, reclaman que Orfeo fue asesinado en su país por las mujeres, y allí fue su entierro. De hecho, una veintena de estadios de la ciudad hacia la montaña, situado a la derecha hay una columna que soporta una urna de mármol, donde la población local asegura que contiene las cenizas de Orfeo.

[8] El río que pasa también se llama Helicon continúa con su actual recorrido por espacio de setenta y cinco estadios, y a continuación, de repente desaparece, reapareciendo a veintidós estadios desde abajo, no con el nombre de Helicon, sino de Bafira, y a continuación, se convierte en navegable, y finalmente desemboca en el mar. Hay personas de Dion que dicen que el Helicon mantenía su curso sin cambiar su nombre desde su nacimiento hasta su desembocadura, pero que las mujeres que mataron a Orfeo, quisieron purificarse en el río, y que este se hundió, a fin de que no utilizasen sus aguas para este fin.

[9] Tienen otra tradición en Larisa que me informé de ello. En el Monte Olimpo, la parte que afecta a la montaña a Macedonia, donde antes estaba la ciudad de Libetra, no lejos de esta ciudad está la tumba de Orfeo. Los de Libreta que fueron al oráculo de Dioniso en Tracia para saber cuál sería el destino de su ciudad, la respuesta de Dios fue, que cuando el sol viera los huesos de Orfeo, Libetra sería destruida por un jabalí. La gente cree que el oráculo significa un jabalí. Además, convencidos de que no había ningún animal en el mundo capaz de anular una ciudad como la suya, y que era un animal salvaje que tenía más impetuosidad que fuerza, se mantuvieron tranquilos y no se acordaron del oráculo.

[10] Sin embargo, cuando el dios quiso de llevar a cabo sus propósitos, esto es lo que pasó. Un pastor en las horas de mediodía, después de haber dormido en la tumba de Orfeo, se durmió y mientras dormía, y comenzó a cantar versos de Orfeo, en una voz tan suave y tan fuerte que No hemos podido escuchar sin ser encantado. Todos querían ver algo tan único, los pastores de la zona y toda la gente había dispersa por el campo vinieron en tropel, para aproximarse lo más cerca al pastor. Con fuerza se empujaban unos contra otros, hasta que derribaron la columna donde estaba la tumba con la urna, que se cayó y se rompió. El sol por lo tanto, veía los huesos de Orfeo.

[11] En la noche siguiente hubo una terrible tormenta, el Sis, uno de los torrentes que caen desde el Monte Olimpo, engrosando con las aguas de los cielos, se desborda, inundando la ciudad de Libetra, tirando abajo las murallas, los templos, las casas, finalmente ganando las calles con tanta premura y violencia en esta miserable ciudad, que todo lo que contenía y la gente, fue enterrado bajo el agua. Así se logró el oráculo, que en palabras de Sis, un jabalí, como no se imaginaban los de libetra, sino un torrente que llevaba ese nombre. Mi anfitrión de Larisa añadió que después de este desastre, los macedonios que viven en Dion, llevaron a su casa las cenizas de Orfeo.

[12] En cuanto a sus himnos, los que han estudiado los poetas saben que son muy cortos y pocos. Los Licómidas los saben de memoria y los cantan celebrando sus misterios. El lado de la elegancia, tienen el segundo rango, con los de Homero adelante. Pero por la considearación divina son los más estimados los Orfeo.

 

XXXI. [1] Volviendo de nuevo al monte Helicon. Usted verá la estatua de Arsinoe casada con su propio hermano Ptolomeo. Está subida en un avestruz de bronce, que es una especie de pájaro que tiene alas, pero no de la misma manera que los pájaros porque es tan grande que no puede elevarse en el aire.

[2] Es en el mismo lugar hay una cierva que nutre a Telefo, hijo de Hércules y, a continuación, y un poco más allá Priapo y un buey junto a é, que merece la atención. Este Dios es honrado por aquellos que alimentan los rebaños de cabras u ovejas, o las abejas de la miel, pero la gente de Lampsaque le son más devoto que a ningún un dios, y lo creen el hijo de Dioniso y Afrodita.

[3] También verás varios trípodes, entre los cuales destaca por antiguedad el de Hesíodo, que se dice, ganó el premio de poesía en Calcis junto al Euripe. Todos alrededor del sagrado bosque está habitado. Los de Tespias celebran un festival anual en honor de las Musas, y otro en honor a Eros. En estos festivales hay premios, no sólo para los músicos, sino también para los deportistas que más destacan. A veinte estadios a lo largo del bosque está Hipocrene (la fuente del caballo), llamada así porque el caballo de Belerofontes la formó por golpear el pie contra el suelo.

[4] Los beocios que tienen sus hogares en torno al Helicon, dicen que es una vieja tradición entre ellos, que Hesíodo no hizo otro libro que las obras y los días, y retiran el exordio o la invocación a las Musas, alegando que el poema comienza en el punto en que se habla de los diferentes tipos de ambición de los hombres, en lo relativo a Eris. Incluso me mostraron la fuente de todo un rollo de plomo, donde todo el libro está escrito en caracteres, pero que el tiempo ha borrado la mayoría de ellos.

[5] Este sentimiento es muy diferente del que atribuye a Hesiodo tantos libros, como un poema sobre las mujeres La grandes Eeasl, La Togonía, uno en honor de adivino Melampo, otro que se refiere al descenso de Teseo y Pirítoo a los infiernos, en la Teogonía, hace una exhortación a Aquiles como Chiron, su tutor, y otros además de las obras y los días. Los mismos beocios dicen que Hesíodo aprendió el arte de adivinación de los acarnanios adivinos, y de hecho, hay versos que he leído, con una explicación e interpretación de varios prodigios que contó.

[6] No hay acuerdo sobre las circunstancias de la muerte del poeta, porque algunos estamos de acuerdo en que los hijos de Ganictor, Ctimeno y Antifos, se vieron obligados a huir a Molicria desde Naupactia por matar a Hesiodo, y, a continuación, después de haber violado la santidad del templo de Poseidón, y que llegó el castigo a Molicria que pagaron la pena debido a su incredulidad, pero algunos dicen que la hermana de estos dos hombres jóvenes, que la había deshonrado, que injustamente se sospecha Hesiodo y otros dicen que, efectivamente, era culpable. Los sentimientos siempre han sido fuertes y compartidos en su persona y su obra.

[7] El pequeño río Lamus tiene su origen en la cima del monte Helicon, y en Tespias al lado hay un lugar llamado Hédonacon, allí esta indicado que es la fuente de Narciso, muy famoso por una extraordinaria aventura. Narciso en lo que se dice, nunca había dentro, y lo que vió fue algo más que su sombra, pues se enamoró de su propia persona, sin saberlo, dejó el consumo del amor y los deseos en el borde de la fuente. Pero es una historia que parece poco probable. No parece probable que un hombre quede aparentemente privado de tanto sentido de quedar enamorado él, y ¿que supiera distinguir la sombra del cuerpo?

[8] También hay otra tradición, menos conocido a la verdad, pero que tiene sus partidarios. Se dice que Narciso tenía una hermana gemela que se parecían a él perfectamente e incluso en el aire la cara, el cabello mismo, a menudo, bien vestida, y cazaban juntos. Narciso estaba enamorado de su hermana, pero tuvo la desgracia de perderla. Después de esto vino la aflicción y la melancolía llegó al borde de una fuente, cuya agua era como un espejo, donde le daba el placer de contemplar, que sabía que veía su sombra pero pensó que veía a su hermana, y fue un consuelo para él. Ese hecho es como dije por otros.

[9] En cuanto a estas flores que se llama narciso, según Panfo, son anteriores de esta aventura pues desde mucho antes que Narciso naciera en Thespias, el poeta dice que la hija de Démeter estaba recogiendo estas flores en un prado cuando fue secuestrada por Plutón y según Panfo por recoger las flores narcisos que Plutón utiliza para engañar, y no con violetas.

 

XXXII. [1] En Creuxis el puerto de Tespias, no hay ningún monumento público que merezca hablar. Yo vi solo en la casa de un particular, un Dioniso de yeso, pintado de colores diferentes. Para venir a Creuxis desde el Peloponeso por el mar, tenemos que hacer un viaje que no es muy seguro, porque nos vemos obligados a rechazar promontorios para evitar movimiento en el mar, y también está expuesto a muy fuertes vientos que soplan del lado de las montañas.

[2] Si usted navega desde Creuxis, a lo largo de la costa de Beocia, pronto llegará a Tisbe. Es una ciudad situada entre dos montañas, la primera está sobre el mar, cuando la haya pasado, usted encontrará una llanura, y luego otra montaña y la ciudad. Todo lo que está entre dos terrenos inundados continuamente y se convierten en un lago a través de una presa con intención de retener el agua de un lado, con el fin de cultivar la tierra por el otro. En la ciudad hay un templo de Hércules, donde está el dios de mármol, se celebra anualmente las Heracleas, es decir, una celebración en honor de Hércules.

[3] Tisbe, dicen los habitantes, era una ninfa del país, a la que la ciudad dio su nombre.

[4] Si usted toma el camino a lo largo de la costa, podrá ver a la orilla del mar otro pequeño pueblo llamado Tifa. Hércules tiene un templo y su fiesta se celebra cada año como en Tisbe. Los de Tifa se jactan de ser de todos los pueblos de Beocia, de siempre los mejores marinos. A un marinero de Tifa dicen, le fue confiado la dirección de la nave Argos, y muestran en la ciudad un lugar en el que dicen ancló el primer barco que regresó de la Cólquide.

[5] Desde Tespias en lugar de a lo largo de la costa, entrado en la tierra se encuentra Haliarto. Hago aquí punto por el que Haliarto y Coroneo fueron construidos, pero voy a tratar de forma más cómoda en la historia de los Orcomenios, y que no tiene necesidad de estar separados, por lo que voy a decir algunas otras características. Durante la guerra contra los persas, después de haberse demostrado firme Haliarto fiel y fuerte a los griegos, las tropas de Jerjes fueron allí a pasarlos a fuego y la espada (tomó Persas por Perseo fueron los romanos en el 171 adc.). Vemos en esta ciudad, la tumba de Lisandro. Este general Lacedemonios había cercado el lugar contra los atenienses y Tebanos que la defendían, y en una salida que dio ocasión a una gran batalla, Lisandro fue asesinado.

[6] De Lisandro se puede decir, que se merece muchos elogios y dura crítica. En el momento en que comandó el ejército naval del Peloponeso, se anotó una gran habilidad, ya que fue capaz de beneficiarse en su maniobra que Alcibíades quiso que Antíoco, fuera Capitán de la flota ateniense, y pensó que era por lo menos igual a la fuerza en Lacedemonios, donde sucedió a este presuntuoso, que en la lucha por Colofón, (entre el 407/406 adc.) fue completamente derrotado.

[7] Lisandro con un segundo mando de las galeras de Esparta, que sabía cómo ganarse la buena voluntad de Ciro, el príncipe que le dio mucho, y en el momento adecuado, todo el dinero que necesitaba para la mantenimiento de su flota. Cuando los atenienses celebraban tener en el mar un centenar de barcos de guerra en Egospótamos; Lisandro viendo que habían ido a buscar agua y alimentos y de repente les capturó la flota (404 adc.). No informo menos de su justicia en la oportunidad de hacerlo.

[8] Autólico, un famoso atleta del que he visto la estatua en el Pritaneo de Atenas (I-XVIII-3), discutió con el Espartano Eteonico de cualquier interés. El espartano, desesperado por que se hiciera justicia porque la ciudad de Atenas estaba en el poder de los Treinta, y quería aprovechar la presencia de Lisandro, contra su oponente le golpeó y luego de injuriarlo lo condujo a Lisandro de quien esperaba encontrar favor. Pero Lisandro condenó a Eteonico como culpable de la violencia, y duramente lo insultó.

[9] Estas acciones son para gloria de este general, pero aquí hay otras que empañar su reputación. Mató a Filocles, uno de los generales de la flota de Atenas, y a cuatro mil atenienses que habían hecho prisioneros en Egospótamos, y tuvo la inhumanidad de rechazar su entierro, a pesar de que los atenienses había dado a los persas que perecieron en el día de Maratón, los persas y los propios Lacedemonios que fueron muertos en la batalla de las Termópilas. Ha dado a su nación incluso más abominable, el establecimiento en todas las ciudades aliadas de Esparta las decarquías con los harmostas Lacedemonios.

[10] Antes de que el afan de la riqueza perdiera a Esparta, según un oráculo que dijo que sólo por el amor al dinero podría perecer Esparta, Lisandro inspiró esta peligrosa pasión en sus ciudadanos. Por estas razones, y pensando incluso en la ley de los persas (Herodoto 1-137), Lisandro hizo más daño que bien a su patria.

 

XXXIII. [1] Después de su tumba, se observa el heroon de Cécrope, hijo de Pandion.

El Monte Tilfuso y la fuente Tilfusa están a sólo cincuenta estadios de Haliarto. Es tradición en Grecia, que los Argivoscon los hijos de Polinices en su expedición contra Tebas, tras la toma de esta ciudad fueron a Delfos, y quisieron llevar a Tiresias con los restos que había ganado a sus enemigos, pero el adivino presionado por la sed, bebió agua potable de la fuente Tilfusa, y murió de inmediato. Todavía puede verse su tumba, cerca de la fuente.

[2] Se dice que su hija Manto fue entregada por los Argivos a Apolo y, a continuación, por orden expresa del dios pasó a Jonia, donde Manto se casó con Racio, de la isla de Creta. Pocos autores han escrito el número de años vividos como Tiresias, o la metamorfosis que tuvo lugar en su persona, en la que de una mujer se convirtió en hombre, ni el testimonio de Homero (Odisea X-488) que habla de Tiresias como el único sabio adivino que había en el infierno, todos lo saben.

[3] Los de Haliarto en los campos cerca del monte Tilfusa tienen una capilla dedicada a las diosas que llaman Praxidices. Ellos juran por su altar en ocasiones especiales, y esto es siempre un inviolable juramento. Existen varios templos en la ciudad, pero sin la estatua, e incluso sin un techo. Al no ver las deidades de estos templos no puedo saber a quien fueron dedicados.

[4] El país está regado por el río Lofis. Dicen que en el pasado carecían por completo de agua, y una de las principales personas fueron a consultar el oráculo de Delfos en esta desgracia, la Pitia le ordenó matar al primer hombre que encontrasen a la entrada Haliarto. Añade que, al llegar se encontró con Lofis su propio hijo, y Parténomeno, pasó su espada a través del cuerpo. El joven, aunque fatalmente heridos, no dejó de arrastrarse un trozo de camino, y donde el terreno fue rociado con su sangre, manó el agua, que formó un río, a causa de este incidente fue llamado Lofis.

[5] Alalcómenas es un pequeño pueblo al pie de una montaña no muy alta, por lo que es llamado por algunos el nombre de un hombre del país que se dice ser el padre adoptivo de Atenea, y otros, el nombre de una hija de Ógigo, llamada Alalcomenea. Cerca de este pueblo, en una llanura, hay un templo de Atenea, donde había una antigua estatua de marfil, que fue robada por Sila.

[6] Por la crueldad que he dicho y por todas las crueldades que tuvo, primero contra los atenienses y, a continuación, contra los Tebanos y contra de los Orcomenios; crueldades más digna de un bárbaro que de un romano. Pero después ha continuado con furia por ejemplo con las ciudades y los dioses de Grecia, por ello le atacaron la más humillantes de todas las enfermedades, los piojos que se entregan a todos los que viven y se pudren. Eso es lo que lleva su fortuna y la felicidad que rara vez le ha apoyado en todas sus empresas. El Templo de Atenea, al perder su divinidad fue pronto olvidada, y hoy por otros accidentes ha completado su destrucción.

[7] Una gran hiedra serpentea a lo largo de la construcción y se insinúa entre las junturas de las piedras. Pasa un pequeño río invernal que llaman el Tritón porque se oyó una leyenda que dice que Atenea nació a orillas del Tritón, como ignorar que debe entenderse, no un río de Beocia Tritón, sino Río de África, que está formado por las aguas del lago Tritónide, el cual en el mar desemboca en el mar de Libia.

 

XXXIV. [1] En el camino de Alalcómenas a Coroneo, se encuentra  el templo de Atenea Itonia, así llamada del nombre de Itonos, hijo de Anfictión. Es donde se reúne en asamblea general el estado de Beocia. Vemos en este templo, una Atenea y un Zeus de bronce, son dos estatuas de Agorácrito, un alumno de Fidias y el objeto de su amor. Las estatuas de las Gracias son modernas y han sido echas en mi tiempo.

[2] Se dice que Yodama sacerdotisa de Atenea entró de noche en el templo, la diosa se apareció y sobre su vestido tenía la cabeza de la Gorgona Medusa, tan pronto la vio Yodama se quedó petrificada. Desde entonces una mujer se encarga de poner todos los días el fuego en el altar de Yodama, y grita tres veces en la lengua del país, que Yodama está viva y que ella enciende el fuego.

[3] En Coroneo he visto un altar de Hermes Epimélius (el que protege los rebaños) en el ágora, y otro altar dedicado a los vientos, y un poco más abajo hay un templo de Hera, donde existe una antigua estatua realizada por Pitodoro de Tebas. La diosa lleva sirenas en su mano, porque dicen que estas hijas de Aqueloo alentadas por Hera, compitieron en cantar mejor que las musas en atrevido reto en el combate, pero las musas las superaron y arrancando las plumas de las alas se hicieron coronas.

[4] El Monte Libetrio está a unos cuarenta estadios de Coroneo, las musas y las Ninfas Libetrias tienen sus estatuas. Hay dos fuentes, una de las cuales se llama Libetriada y el otro simplemente Petra, ambas saliendo de una gran roca la figura una mujer, parece fluir el agua de dos tetas como la leche.

[5] No hay más de veinte estadios de Coroneo al Monte Lafistio, donde hay un foro dedicado a Zeus, también conocido Lafistio, el dios es de mármol. Se dice que Atamante estaba dispuesto a sacrificar a Helle y Frixo en este monte, y Zeus envió a esos desgraciados niños un carnero de vellón de oro, y huyeron sobre este carneo. Un poco más arriba se puede ver el templo de Hércules, apodado Cárope (el que brilla al mirar). Este Hércules dicen los beocios que subió a la Montaña, cuando tomó el perro del Dios de los infiernos. En el camino por el que desciende el Monte Lafistio está el Templo de Atenea Itonia, y el río Falaro, que desemboca en el Lago Cefiso.

[6] Más allá de esta montaña, está Orcomenos, ciudad ilustre y una vez también floreciente como ninguna en el resto de Grecia, pero su destino era el mismo que Micenas y Delos. Voy a relacionar lo que la historia nos enseña más importante. Se dice que el primero que vino a instalarse en esta región fue Andreo, hijo del río Peneo, llamado así después de ser el primer hombre que lo llamaron Andreide.

[7] Atamante se unio con Andreo y le dio en todo el país que está cerca del monte Lafistio, donde Haliarto y Coroneo fueron construidos. Atamante creía que no tenía más hijos varones, pues había asesinado él mismo a Learco y Melicertes, y Leucon, su tercer hijo, murió de enfermedad y, por último, no sabía que aún vivía Frixo ni si tenía familia. Creyéndose sin descendencia masculina, adoptó sus nietos, sobrinos Coroneo y Haliarto, hijos de Tesandro, hijo de Sísifo.

[8] Atamante era hermano de Sísifo. Sin embargo, algún tiempo después, Frixo, según algunos, volvió de la Cólquide, y según otros, Presbon, su hijo que tenía de una hija Eetes. Los hijos Tersandro convinieron que la casa de Atamante era de los herederos legítimos en la persona de Frixo o Presbon, abandonando su empleo, y abandonando alguna pretensión. Atamante que quería tenerlos a su lado mucho, les dió una parte del país que había, en el sitio donde construyeron Coronea y Haliarta.

[9] Pero incluso antes de Frixo, retornó Andreo, con el consentimiento de Atamante, se casó con Evipe, hija de Leucon, que tuvo a Eteocles, lo que no impide que algunos de sus ciudadanos, digan que Eteocles era el hijo del río Cefiso, y hay unos pocos poetas han dado el nombre de Cefisíada a estos hechos.

[10] Eteocles que sucedió a su padre permitió su primer nombre y estableció dos tribus, que denominó una, Cefisiadas, y la otra Etéoclea. Dio a Almo, hijo de Sísifo, un pequeño municipio, donde se construyeron unas pocas aldeas que fueron llamadas Olmones, este nombre se mantuvo después para aldeas.

 

XXXV. [1] Los beocios dicen que Eteocles fue el primer hombre en sacrificar para las Cárites. Además, saben que estableció en tres el número de las Cárites, pero no tienen tradición sobre los nombres que les dio. Los lacedemonios, sin embargo, dicen que las Cárites son dos, y que fueron establecidas por Lacedemón, hijo de Taigetes, quien les dio los nombres de Cleta y Faena.  Estos son nombres adecuados para las Cárites, pues son como los que les dieron los atenienses.

[2] quienes desde antiguo han adorado a dos Cárites: Auxo y Hegemona, pues el nombre de Carpo no es de una carite sino de una Hora. El otro tiempo, o más exactamente, en otra época esta Hora era honrada por los atenienses, junto con Pándroso y bajo el nombre de la diosa Talo. Fue desde Eteocles de Orcómeno, que aprendimos la costumbre de orar a las tres Cárites

[3] En la actualidad, imitando a Eteocles Orchoménien, rendimos homenaje a las Tres Gracias. Por lo tanto, esas famosas estatuas de Angélion y Ticteo, quienes hicieron el Apolo de Delos, y que hicieron las estatuas de Dioniso, representaron a las Tres Gracias de sus manos. Están también a la entrada de la Acrópolis de Atenas Tres Gracias, cuyo culto estuvo acompañado, por ceremonias que no deben ser revelados a todos.

[4] Pamfo es el primer poeta que conozco que ha cantado las Gracias, pero solo cuántas de estas diosas y llamarlas por sus nombres. Homero (Iliada XVIII 382) también habla, y es una la esposa de Hefesto. En otro lugar (Iliada XIV 264) dice que Hipo y Pasitea eran amantes, una de las Gracias, le prometió Hera para casarse, con la hermosa Pasitea, la más joven de las Gracias, donde algunos han tenido la oportunidad de pensar que Homero conocía unas Gracias más antiguas.

[5] Hesiodo en su Teogonía (907), sea o no suyo este libro, dice que las Gracias son hijas de Eurínome y Zeus, y su nombre Eufrosine, Aglaia y Thalía. Onomácrito dice lo mismo en su poesía; Antímaco ni dice el número ni los nombres, sólo dijo que son hijas del Sol y Eglé. Por último Hermesianacte el poeta elegíaco, sumó a la diosa Peito entre las Gracias, en un sentido, que es único.

[6] Sin embargo, tras algunas investigaciones que hice, no pude descubrir quién es el primer pintor o escultor o el primero que tuvo el pensamiento de representar las Gracias desnudas. En Esmirna, por ejemplo, en el santuario de Némesis, sobre las imágenes se habían dedicado Cárites de oro, obra de Bupalo; y en el Teatro de esa misma ciudad hay un retrato de una Gracia pintado por Apeles. Igualmente en Pérgamo, en la cámara de Atalo, hay otras imágenes de Cárites hechas por Bupalo.

[7] Para los que están pintados en el templo de Apolo cerca de lo que se llama Pitio hay un retrato de las Cárites, pintado por Pitágoras el Pario. También Sócrates, hijo de Sofronisco, hizo imágenes de las Cárites para los atenienses, que están ante la entrada a la Acrópolis. Todas ellas, están igualmente cubiertas; pero artistas posteriores, no sé por qué razón, han cambiado la forma de retratarlas. Ciertamente los escultores y pintores actuales representan a las Cárites desnudas.

 

XXXVI. [1] Cuando Eteocles murió, el reino pasó a los descendientes de Almo. Almo sólo había tenido dos hijas, y Crise Crisogena. Se dice que nació de Crise y Ares un hijo llamado Flegias, y fue él quien consiguió el trono cuando Eteocles murió sin hijos. Entonces, el país cambió su nombre de Andréide, fue llamado el Flegiantide.

[2] Andreo ya había construido una ciudad que llevaba el nombre de su fundador. Flegias fundó otra, a la que dio su propio nombre, y reunió todo lo que pudo recoger de los mejores solcados en todas las partes de Grecia. Formó un pueblo valiente y temerario, que se separaron del resto de los Orcomenios y empezaron a saquear a sus vecinos. Estas personas incluso se atrevieron a marchar contra Delfos, y quisieron saquear el templo de Apolo. Filamón vino al rescate de las personas con una grupo de Argivos elegidos, pero él y su familia fueron asesinados en una batalla que se dio en los muros de Delfos.

[3] También dice de ellos Homero (Iliada XIII-301) que Flegias era un pueblo belicoso, pero en esta parte de la Ilíada, donde el poeta habla del dios Ares, y el terror que tenían a Ares y su hijo Fobo, los Flegias y Efireos estaban en el mismo rango para el valor, creo que los efireos significa la gente que vive en la Tesprótide en Epiro. En cuanto a Flegias, finalmente fueron exterminados por el fuego del cielo, por los terremotos y por la continua peste: se salvaron unos pocos que marcharon a la Fócide.

[4] Flegias también murió sin hijos y fue sucedido por Crises, hijo de Poseidón y Crisogena, hija Almo. Crises dejó un hijo llamado Minias, que dio su nombre a los pueblos sobre los cuales reinó, nombre que perdura aún hoy en día. Este príncipe era tan considerable de ingresos, que superó todos sus predecesores en riqueza y es el primer rey que sabemos que construyó un edificio para depositar su tesoro.

[5] Los griegos siempre han admirado más las maravillas del extranjero que de su propio país, ya que sus más famosos historiadores han descrito las pirámides de Egipto minuciosamente (Herodoto II-124), y no han dicho nada del tesoro real de Minias, ni de los muros de Tirinte, no menos admirables que las pirámides.

[6] tuvo Minias por hijo a Orcomenos. Fue durante su reinado que la ciudad tomó el nombre de Orcomenos, y que los habitantes se llamaban los Orcomenios, aunque mantenían el nombre de Minios que los distingue de otros Orcomenios que vinieron a instalarse de la Arcadia. Hieto, obligado a huir de Argos por matar a Moluro el hijo de Arisbante cuando lo había sorprendido en adulterio con su esposa, y llegó a refugiarse Orcomenos, Orcómenos le dio este pequeño cantón donde hoy está el pueblo de Hieto, con algunos terrenos adyacentes.

[7] Este acontecimiento se narra en el poema de las grandes Eas.

Hieto a Moluro después de darle muerte, por el adulterio de su esposa salió de Argos, y se retiró a Orcomenos, donde el hijo de Minias, al héroe lo recibió con amabilidad, y le dejó parte del imperio que tenía.

[8] Este es el primer ejemplo que tenemos de adulterio castigado. Dracon siendo legislador de los atenienses, llegó mucho después. Durante su mandato hizo normas útiles para la reforma de la moral, el adúltero es reprimido por duras leyes. Los Orcomenios ya estaban en un alto grado de poder y la gloria, que Neleo, hijo Creteo el rey de Pilos, llegó a Orcomenos a casarse con Cloris, la hija de Amfión, y nieta de Hilasius.

 

XXXVII. [1] En la posteridad, Almo no tuvo un largo reinado. Orcomenos no tuvo hijos, el reino pasó a Clímeno de Presbon hijo y nieto de Frixo. Este príncipe tenía cinco hijos, Erginus, Stratius, Arrón, Pileo y Azeo. Lamentablemente fue asesinado, un día en que celebramos la fiesta de Poseidón Onquestio, por los Tebanos con quien había tenido un fuerte enfado por un ligero tema.

[2] Erginus su hijo mayor, le sucedió, y quiso vengar la muerte de su padre, tomó un ejército con sus hermanos, atacó a los Tebanos a los que venció, y les impuso un tributo anual a modo de satisfacción por la muerte de Clímeno. Pero poco después llegó Hércules, que había sido criado por los Tebanos, y derrotó a los Orcomenios y los condujo a la muerte.

[3] Erginus al ver a sus súbditos en el último extremo, hizo la paz con el Hércules. Entonces sólo se ocupó de la tarea de restablecer su negocio y recuperar su antigua opulencia, era viejo, ni siquiera había pensado en casarse. Por último, después de haber amasado una gran riqueza quería tener hijos, y en este deseo fue a consultar al oráculo de Delfos.

[4] La Pitia respondió en términos enigmáticos su aviso

Tarde has venido en busca de descendencia, pero todavía al viejo arado pon un nuevo astil.

Según este oráculo, se casó con una joven, y tuvo dos hijos, Trofonio y Agámedes.

[5] Sin embargo, algunos dicen que Trofonio era el hijo de Apolo, yo mismo lo creo como todo el que ha ido a consultar el oráculo de Trofonio, y este es un pensamiento muy natural nadie vio la cueva, donde se hacen sus oráculos. Sin embargo, se dice que Trofonio y Agámedes fueron excelentes tanto en la arquitectura de construir templos para los dioses, como palacios de los reyes. Fueron ellos los que construyeron el templo de Apolo en Delfos y el tesoro de Hirieo. En cuanto a este último edificio, tenía un secreto que era el único que lo sabía, moviendo una piedra, podría entrar en el tesoro donde Hirieo había puesto su dinero, y cada noche le robaba algo.

[6] El tesoro siempre parecía cerrado, sin romperse las cerraduras o puertas, y, sin embargo, el oro y la plata de Hirieo disminuia. Por último, pusieron trampas en los grandes jarrones que contenía su riqueza. Agámedes entró como de costumbre y quedó atrapado; Trofonio al ver esta desgracia que ocurrió, no supo otra cosa que cortar la cabeza a su hermano, de manera que no podían reconocer el cuerpo, ya por el temor de que reconociendo a Agámedes al día siguiente acusarían a Trofonio de cómplice del robo. Ese fue el final de Agámedes.

[7] Para Trofonio, decimos que se abrió la tierra bajo sus pies, y se lo tragó en este hoyo que llamamos hoy el hoyo Agámedes, que está en el bosque sagrado de Lebadea, con una columna que se ha planteado anteriormente. Ascálafo y Yalmeno reinaron después de ellos. Asegura que eran el hijo de Ares y Astíoque, hija del actor, nieta de Azeo y bisnieta de Clímeno. Era el momento en que los Orcomenios fueron al sitio de Troya.

[8] Y cuando el hijo de Codro navegó a Jonia a establecer colonias griegas, los Orcomenios también participaron en esta expedición. Orcomenos luego de ser expulsado por Tebanos, fueron restaurados por Filipo el hijo de Amintas. Pero siempre han tenido la suerte contraria.

 

XXXVIII. [1] Estas personas tienen un templo de Dioniso, y otro muy antiguo, a las Gracias. Donde veneran mucho las rocas, porque dicen que las piedras que cayeron del cielo fueron recogidas por Eteocles. Las estatuas de mármol que se pueden ver, son de mi tiempo.

[2] También tienen una muy buena fuente donde bajan a sacar agua. En cuanto al tesoro de Minias, es una de las maravillas de Grecia, y un edificio tan bello como lo mejor del resto del mundo. Es de mármol es una especie de rotonda, cuya bóveda imperceptiblemente termina en punta, y se dice que la piedra angular arriba de la construcción es la que regula la simetría y proporción.

[3] Está también en Orcomenos la tumba de Minias y la de Hesiodo. Cuentan que recogieron las cenizas por el orden del oráculo. Debido a que causó la peste en su país una gran mortalidad entre los hombres y el ganado, y que enviaron a consultar el oráculo a las personas de confianza, a quien la Pitia respondió que el único remedio para sus males sería llevarse a casa los huesos de Hesiodo, sin honra en un rincón de la tierra cerca de Naupactia, por lo que tuvieron que buscar, y un cuervo les indicó dónde se encontraban.

[4] Los enviados que fueron a Naupactia, vieron lo suficientemente cerca del camino un cuervo sobre una roca, y sin duda que este era el lugar de enterramiento de Hesiodo, cavaron la tierra en esta roca y encontraron de hecho, los huesos de Hesiodo, y los trajeron a Orcomenos, donde fueron colocados en una tumba y un epitafio honrándole con siguiente sentido:

En la fértil Ascra que fue la cuna de Hesiodo, el valiente pueblo los Orcomenios ha recogido sus cenizas.

Cualquier persona que tiene conocimiento y el gusto, sabe el mérito de este poeta, cuyo nombre es famoso en toda Grecia.

[5] Si consideramos que los Orcomenios, una vez que fue visto el fantasma de Acteón sobre una roca, y este espectro estaba causando una gran cantidad de maldad y terror en el país. En breve, se consultó al oráculo de Delfos, que les aconseja buscar por todo los restos de Acteón y cubrirlos con tierra. También se recomendaron hacer una imagen de bronce del espectro, y atarlo a la roca con hierro. Siguieron este consejo, y vi la estatua que representa el espectro de Acteón, adjunto a una gran roca.

[6] Siete estadios más allá de Orcomenos hay un templo de Hércules, donde hay una estatua pequeña. El río Melas tiene su fuente en este lugar, luego río desemboca en el lago Cefiso, que abarca un gran tramo del país e incluso en el invierno, cuando el viento Noto, inunda toda la campaña.

[7] Los Tebanos dicen que el río Cefiso iba al mar por los caminos subterráneos que había en la montaña, que desvió Hércules y que condujo por el país de los Orcomenios. Pero Homero sabía que el lago Cefiso no podía ser trabajo de Hércules cuando habla de los Orcomenios, y dice, las personas que viven alrededor del lago Cefiso. (Iliada V 703)

[8] Los Orcomenios no habrían dejado algo que era tan perjudicial, de volver el río Cefiso a su primer curso, ¿porqué no lo habrían hecho? Porque en el momento de la guerra de Troya, eran lo suficientemente potentes como para hacer frente a este esfuerzo. Tenemos pruebas en la respuesta de Aquiles a los embajadores de Agamenón, cuando dijo: Ni aunque me ofreciera ganar la riqueza de Orcomenos. (Iliada IX 380) Por lo tanto podemos determinar que estas personas no tenían escasez de dinero.

[9] Asplédon (Estrabón IX 2-41) es otra ciudad del país, dicen que fue abandonada por sus habitantes debido a la escasez de agua, y fue nombrada así por Asplédon hijo de Poseidón y de la ninfa Midea, como dice Quersias, poeta nativo de Orcomenos.

[10] Hace mucho tiempo que la poesía de Quersias ya no existe, pero Calipo en su historia de Orcomenios ha conservado algunos de sus versos, que confirman lo que digo. Se le atribuye el epitafio que se encuentra en la tumba de Hesiodo.

 

XXXIX. [1] Por el lado de las montañas, Orcomenios limita con los focenses, y el lado de la llanura se extienden hasta Lebadea. Esta ciudad estuvo sobre una colina y se llamaba Midea, el nombre de la madre de Asplédon. Un ateniense llamado Lebado llegó esta ciudad, y los persuadió a los habitantes de descender a la llanura, y construyó una ciudad a la que le dio su nombre. El resto no se sabe quien es su padre, o por qué vino a este país, solo que su esposa se llamaba Laonice.

[2] Lebadea es una ciudad adornada como las ciudades más ricas de Grecia. El Sacro Bosque de Trofonio está a muy poca distancia. Se dice que Hercina, jugaba aquí con la hija de Démeter, y se escapó un ganso con el que jugaban, y este ganso se ocultó en una cueva, bajo una pesada piedra; Proserpina, corrió tras él para capturarlo y levantó la piedra donde estaba el animal, brotando una fuente de agua, que formó un río que, a causa de esta aventura también tomó el nombre de Hercina.

[3] Está en el borde del río un templo dedicado Hercina. La estatua es de una niña con una oca en sus manos. La cueva donde el río tiene su fuente, está decorada con dos estatuas que están de pie, con un cetro con serpientes enrolladas, de modo que asumo con Asclepio e Higiea, pero quizás sean Trofonio y Hercina, debido a que las serpientes también están consagradas tanto a Trofonio como a Asclepio. También está junto al río, la Tumba de Arcésilas, dicen que las cenizas fueron traídas de Troya por Leito.

[4] En el bosque sagrado,  lo más curioso de ver: en primer lugar está el templo con su estatua de Trofonio, que es una obra de Praxiteles. La estatua, ya he dicho, asemejándose a Asclepio. En segundo lugar, está el templo de Démeter llamada Europa, y una estatua de Zeus Hietio (la lluvia), que está expuesto a las inclemencias del tiempo. Subiendo y en el camino hacia el oráculo, hay dos templos, uno de Proserpina Core, y otro del Rey de Zeus, que sigue sin terminar, ya sea debido a su excesivo tamaño, o a causa de las guerras que han ocurrido. En otro templo vemos un Saturno, Zeus y Hera. Apolo también tiene su templo.

[5] Ahora, esto es lo que observamos cuando vamos a consultar el oráculo de Trofonio. Cualquiera que quiera entrar en su guarida, está obligado a pasar unos días en una capilla dedicada al buen Demón y la buena Tique. Utiliza este tiempo para purificarse por la abstención de todas las cosas ilegales, y el uso del frío baño, ya que está prohibido el baño caliente, y solo pueden lavarse en el río Hercina. Se alimenta de la carne de las víctimas, que tienen en abundancia ya que ellos mismos están obligados a sacrificar a Trofonio y sus hijos, además de Apolo, Saturno, a Zeus Rey, Hera Heníoque y Démeter, llamada Europa, que se dice que fue la niñera de Trofonio.

[6] Un adivino inspecciona las entrañas decidiendo si Trofonio aprueba el sacrificio, y si está dispuesto a hacer sus oráculos. Sin embargo, las entrañas más seguras son las de un carnero que se sacrifica en un hoyo a Agámedes, la misma noche que se quiere bajar a la guarida. Las otras víctimas, dan cierta esperanza, pero no cuentan para nada si esta no da un augurio favorable. Así ya sin miedo, y comprometidos de un feliz éxito. Aquí están algunas ceremonias que se practican antes.

[7] Esa misma noche lo llevarán al borde del río Hercina, dos hijos de la ciudad de trece años de edad, que lo ungirán de aceite, luego de lavarse y limpiarse. Hermas llaman a estos jóvenes que hacen todos los servicios necesarios. Luego vienen los sacerdotes que le llevarán a dos fuentes adyacentes entre sí.

[8] Una se llama Lete (olvido) y la otra es la fuente Mnemósine (memória). Que toma en primer lugar de la primera, por lo que pierde la memoria de todo lo anterior y, a continuación, de la segunda, de modo que puede mantener la memoria de todo lo que vea y escuche en el antro. Después de estos preparativos, le mostraran la estatua del dios realizada por Dédalo, porque es un privilegio reservado sólo a aquellos que vienen a consultar el oráculo. Usted dice sus oraciones ante la estatua, y a continuación, camina hacia la cueva, vestido con una túnica atada con tiras de lino y calzado con la forma del país.

[9] Esta cueva se encuentra en la cima de la montaña más arriba del bosque sagrado. Tiene una balaustrada de mármol blanco totalmente en circunferencia, y esta valla no tiene dos codos de alto y el espacio que figura dentro del lugar es muy pequeño. Sobre este hay dos barandillas de bronce con dos obeliscos unidos por un cordón de metal. La entrada se encuentra en medio. En el interior del recinto hay una apertura no natural, hecha con arte y con gran industria, y con una especie de proporción, como un horno excavado en el suelo.

[10] Este horno pueden tener alrededor de cuatro codos de ancho o de diámetro y unos ocho codos de altura, pero hay un punto en que caminas hacia abajo. Cuando quiera ir, le dan una escalera muy estrecha y muy ligera. Vas primero por un hoyo que se encuentra entre la planta baja y la cueva, con una anchura de dos palmos y uno de altura.

[11] Llevando en la mano una especie de pasta mezclada con miel, en el hoyo pasando primero por los pies, luego las rodillas, y cuando la fuerza de la pena que finalmente pasó toda la cuerpo, se siente barrido en la parte inferior del agujero con tanta velocidad como si se tratara de un gran río que le atrae. Es entonces que el futuro se pone de manifiesto de muchas maneras, según lo que vea y escuche. Si está satisfecho su curiosidad, que ya de la misma manera y con los pies primero salen del lugar como lo hicieron bajando.

[12] Se dice que de todos los que hasta ahora bajaron al antro de Trofonio, no murieron, si no un lancero de Demetrio, que había descuidado lo habitual de las ceremonias en honor de dios, y que no había llegado para consultar el oráculo, sino para ganar el oro y la plata que pensaba encontrar aquí. Su cuerpo fue arrojado fuera de la cueva, no por este sito sagrado por la que bajamos, sino por otra boca. Se dice mucho más de este perverso, pero me atengo a lo que parecía más probable.

[13] Cuando está fuera del antro, los sacerdotes lo sientan en el trono de Mnemósine, y te preguntan lo que usted vio o escuchó, y después de que ha informado, te ponen en las manos de personas para cuidar de ti. Estas personas a las que me refiero en la capilla de la buena Tique y el buen Dios. Usted está allí por algún tiempo hasta recuperar su mente, porque al salir de la cueva están tan agitados que parece que han perdido todos los conocimientos, pero poco a poco usted vuelve a ser usted, y a su estado natural.

[14] Lo que yo escribo aquí no se basa en simples rumores. Informó de lo que vi suceder a los demás y lo que me pasó a mí mismo, y para asegurarme quise obtener la verdad en el antro y consultar el oráculo. Todos los que se concertasen con ellos se ven obligados a volver a escribir en un tablero de lo que han visto u oído. Ya he dicho que está aún alli el escudo de Aristómenes, no tengo nada que añadir acerca de lo que ya dije.

 

XL. [1] El oráculo de Trofonio era ignorado en Beocia, y aquí está la forma en que se hizo famoso. El país fue afectado por una gran sequía y en dos años casi no caía la lluvia. En esta calamidad, los beocios enviados a los embajadores a Delfos de cada ciudad para consultar al oráculo de Apolo. Como solución para sus males, la Pitia respondió que fueran a Trofonio en Lebadea a que les diera el remedio él.

[2] que obedeció, pero que no había podido encontrar ningún oráculo en esta ciudad, Saon de Acresnio, el más antiguo de los embajadores, vio un enjambre de abejas, y observando de qué lado marchaban. Vio que estas abejas volaban a una guarida y ordenó que las siguieron y descubrieron el oráculo. Se dice que el propio Trofonio enseño todas las ceremonias de culto a Saón y de cómo él quería ser honrado.

[3] Los de Beotia tienen dos estatuas hechas por Dédalo, a saber, un "Hércules en Tebas", y un "Trofonio en Lebadea". Hay dos en la isla de Creta, que es una "Britomartis (Ninfa virgen compañera de Artemisa) en Olunte", y "Atenea en Cnoso". También mantienen, el coro de Ariadna del que se habla en la Ilíada de Homero (Iliada XVIII-590), y que se ajusta a la Ariadna de Dédalo, que es un trabajo en mármol blanco. Sigo, se sabe también, de una Afrodita en Delos del mismo trabajador, que es una pequeña estatua de madera, cuya mano derecha está gravemente dañada por el tiempo y terminada como una peana porque no tiene pies.

[4] Creo que Ariadna recibió esta estatua de Dédalo y la llevó con ella cuando siguió a Teseo. Los habitantes de Delos dicen que Teseo, habiendo abandonado a su amante, le dedicó la estatua a Apolo, por temor a que llevándola a Atenas, le hiciera recordar a Ariadna redimido y nunca infeliz por el amor. Eso es todo lo que quedan de las estatuas de Dédalo. Porque los monumentos que fueron consagrados por los Argivos en el templo de Hera, y otros que habían sido trasladados desde Ónface, hasta la ciudad de Sicilia, de Gela, el tiempo los ha destruido totalmente.

[5] Queronea es la ciudad más cercana a Lebadea. Antiguamente se llamaba Arne, el nombre de una hija de Eolo, que construyó otra ciudad de su nombre en Tesalia, pero Queró, más tarde, le dio su nombre, y ya siempre ha llamado Queronea. Se dice que este Querón era el hijo de Apolo y Thero, hija de Filantes, y también lo refleja el autor del famoso poema sobre las grandes Eas.

[6] Filantes, se casó con la hija del gran Yolao, el encantador

Lipéfile igualdad de diosas en belleza. Tenía dos hijos, Hípotas y Thero,

era bella como Artemisa, cayó en los brazos de Apolo,

y le nació Querón, tan famoso en el arte de domar un caballo.

Estoy convencido de que en época de Homero, las ciudades de Queronea y Lebadea se llamaban así ya, pero este poeta que se sabe, ha disfrutado de llamarlas por sus nombres antiguos, de la misma manera que llamaba Egipto al río, en vez de Nilo.

[7] En Queronea, hay dos trofeos que se erigieron por los romanos y Sila, por una victoria sobre Taxilo (86 adc. Plutarco Sila-19), general del ejército de Mitrídates. En cuanto a Filipo, el hijo de Amintas, no tiene ni en Queronea ni en otra victoria sobre bárbaros o griegos. No era la costumbre de los macedonios para certificar sus victorias con este tipo de monumentos.

[8] Por la historia, nos enteramos de que Carano, uno de sus reyes, tras derrotar a Ciseo, pequeño príncipe, cuyo estado estaba cerca de Macedonia, hizo elevar un trofeo para el ejemplo de los Argivos y que entonces, un león surgido de los bosques del Monte Olimpo, vino y lo derribó. (texto perdido)

[9] La historia agrega que Carano por lo tanto, no había actuado con prudencia en dar sus bárbara vecinos el derecho a odiarlo para siempre, y que desde entonces, el y sus sucesores Carano se cuidaron de no levantar ningún trofeo en el temor de un enemigo irreconciliable de un pueblo derrotado. Lo que confirma este punto es la dirección de Alejandro que, ni por su victoria sobre Darío, ni por sus conquistas en la India, Nunca hizo ningún trofeo.

[10] Casi en Queronea verá el entierro de los valientes Tebanos que perecieron luchando contra Filipo (338 adc.). No tienen epitafio, simplemente tienene un león en la tumba, al parecer, para marcar su valentía, y debemos apuntar a un epitafio, porque la forturna no apoyó sus valor.

[11] La principal deidad en Queronea, es este cetro celebrado por Homero (Iliada II-100), que había hecho Vulcano para Zeus, que pasó de Zeus a Hermes, d eHermes a Pélope, de Pélope a Atreo, de Atreo a Tiestes y de Tiestes a Agamenón. En particular, veneran el cetro, y lo llaman la lanza. Una de ellas es la tentación de creer que ha hecho algo divino, si se tiene en cuenta la gloria que tiene, y como impacta en aquellos a través de cuyas manos ha pasado.

[12] Los de Queronea dicen que lo encontraron con un montón de oro entre Queronea y Panopeo, una ciudad de la Fócide en los confines de dos estados, y que abandonaron voluntariamente el oro focense, siempre que su cetro permaneciese. Hay muchos que creen que fue llevado a la Fócide por Electra, hija de Agamenón. No hay construido un templo para el público para este tipo de divinidad, pero cada año, un sacerdote pone el cetro en una casa, donde cada día le sacrifican, y ofrecen todo tipo de carne y pasteles.

 

XLI. [1] De todo lo que los libros, de Hefesto elogian los poetas, nada tiene tanta fama, ni el honor que merece, como el cetro que he mencionado. Los Licios reclaman en el templo de Apolo, en Patara, muestran una crátera de bronce que dicen ser un regalo de Telefo, obra de Hefesto. No es de extrañar que no saben que Reco y Teodoro de Samos, fueron quienes encontraron por primera vez, el arte de la fundición de este metal.

[2] Los habitantes de Patras, en Acaya, también atribuyen a Vulcano un arca, dicen, que Eurípilo trajo de Troya, pero no la ofrecen para ver. En Amatunte ciudad de Chipre, hay un antiguo templo de Afrodita y Adonis, en donde guardan un collar, se dice, hecho por Hefesto, que se dio primero a Harmonía, aunque comúnmente se llama de Erifila, ya que aceptó y ganó por traicionar a su marido. El hijo de Fegeo ofrendó este collar a Apolo en el templo de Delfos. ¿Cómo cayó en sus manos? lo he explicado suficientemente en mis memorias sobre la Arcadia. Posteriormente, fue secuestrado por los tiranos de la Fócide, que saquearon el templo.

[3] Pero, para mí, creo que el collar no está en el templo de Adonis en Amatunte. El collar de Erifila; por Amatunte es una joya de piedra verdes revestidas de oro, y habla  Homero de otro, como un collar de oro puro (Odisea XI-326): Esta cruel, dijo,

Sacrificó a su marido por un collar de oro.

No podemos decir que el poeta no sabía que había collares de varias maneras, y todos juntos, enriquecidos con las demás piedras preciosas.

[4] Ya que en las palabras de Eumeo a Ulises antes de que Télémaco llegara de Pilos, il pone palabras en la boca de Eumeo :

Un comerciante fenicio, hombre muy astuto, entró en el palacio de mi padre, para vender un hermoso collar de ámbar ensartado de oro.

[5] Y cuando habla de estos hechos a Penélope por los regalos de sus amantes, dijo entre otros que

Eurimaco le dio un collar de un raro artificio, en ámbar y oro que brillaba como el sol.

Sin embargo, para el cuello Erifila, no dijo de oro y piedras preciosas. Por tanto, la conclusión de que de todo lo dicho en los libros de Hefesto, el cetro que se tiene en Queronea es el única que nos quedamos.

[6] En la ciudad hay un lugar muy empinado, que ellos llaman Pétrarco, y donde dicen que Cronos fue engañado por Rea, mediante la presentación de una pequeña piedra en lugar de Zeus, que tiene en el mundo. Se ve en la cima de la montaña una estatua de tamaño medio Zeus.

[7] Hay en Queronea una especie de ungüento, compuesto de rosas, lirios, narcisos y el iris, y que es muy bueno para los dolores de reumatismo. El que se hace de las rosas, defiende la madera de que se pudra, y frotando las estatuas de madera las mantiene. El iris es una planta que nace en los pantanos, del tamaño de la azucena la flor, pero no es blanca, ni tiene un olor tan fuerte.

libro I , libro IIlibro III , libro IV , libro V , libro VI , libro VII , libro VIII , libro IX libro X

 

Home  << art+e