Home  << art+e                                           
Home << Las vidas.. Vasari
Obras de Giorgione
 

 Giorgione de Castelfranco

Pintor Veneciano

Texto "las vidas de los mas excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue a nuestros tiempos", descritas por Giorgio Vasari, Edición Torrentina de 1550

 

Quienes con el cansancio buscan la virtud, encontrada que la tienen, la consideran como un verdadero tesoro y la convierten en amiga, y no se apartan de ella nunca. Con esto que la dificultad no sea buscar las cosas, peor dificultad es, a continuación que las personas la encontraron, el conservar y aumentar el conocimiento. Porque en nuestros artistas muchas veces se ha visto de los esfuerzos maravillosos de la naturaleza, en darles probada sabiduria; pero por los elógios recibidos subidos a continuación en soberbia, no conservan sino esta primera virtud, que muestran y con dificultad aplican, y ponen el primer capital en dictamen de la masa de los estudios en el arte, en un principio; dónde se me muestran no faltos, para en vez de olvidarles señalarlos en primer lugar por extravagantes y raros y dotados de bonito talento. Pero no hizo esto nuestro Giorgione, que aprendiendo sin manera moderna, buscó estando con Bellini en Venecia, de imitar siempre la naturaleza el lo más que podía. Y que nunca por elogios que recibiía, interrumpía el estudio suyo; al contrario cuánto mas se juzgaba excelente de otros, mucho menos le parecía saber, cuando comparaba sus pinturas con las cosas vivas; las cuáles, por no tener la viveza del espíritu, no las daba valor ninguno. Y porque tanta fuerza puso él en esto, que al trabajar en Venecia dio maravillas, no solo para los de su tiempo sino para lo que esto despues vieron. Pero para que mejor se sepa el origen, y el progreso de un maestro muy excelente, comenzando por sus principios, digo, que en Castelfranco sobre el Trevisano él nace el año 1477 (en la edic. giuntina 1478, fecha exacta) Giorgio pero, por las hechuras de la persona y por la grandeza de su ánimo fue llamado Giorgione, y, aunque había nacido de humildísima cuna, no obstante no se puede ser más gentil y de buenas costumbres durante toda su vida. Siendo educado en Venecia, se complacía continuamente en las cosas del amor, y le gustaba admirablemente el sonido del laúd, y tanto, que lo tocaba y cantaba a la vez tan divinamente, que por ello se empleaba a menudo en músicas y reuniones de personas nobles. Estudió dibujo, y lo practicó bastante; y en eso la naturaleza lo favoreció mucho, que él enamorado no quería pintar nada mas que cosas de ella. Y tanto la dominó imitándola, que no solo adquirió nombre superando a Gentile y a Giovanni Bellini, compitiendo con los artistas que trabajaban en la Toscana a la manera moderna. Dándole la naturaleza, muy benigno espíritu, para pintar al óleo y al fresco cosas muy vivas, suaves y unificadas con esfumados en los oscuros, que esto fue causa que muchos decían, que entonces sobresalia más que ningun nacido para poner el espíritu en las figuras, y para falsificar la frescura de la carne vive, mas que nadie de quienes pintases no solamente en Venecia, sino de todos. Trabajó en Venecia al principio muchos cuadros de la Virgen y otros retratros de natural, que son muy vivos y bonitos; como puede hacer  fe uno que está en Faenza en casa de Giovanni de Castel Boloñés, sobresaliente como tallista (Giovanni di Bernardo Bernardi), que se hizo para su suegro; trabajo realmente divino, porque los colores están muy pastosos, que parecen relieve mas que pintura. Se deleitaba mucho pintando al fresco, y entre muchas cosas que hizo, llevó toda una fachada de Ca Soranzo en San Polo (frescos perdidos). En la cuál entre otras muchas historias e imaginaciones, se ve un marco trabajado al oleo sobre la calcina; cosa que resistió al agua, al sol y al viento, y que se ha conservado hasta hoy. (Pues no) Creció tanto el renombre de Giorgione en esta ciudad que al tener el Senado hecho el palacio llamado Fondaco de Tedeschi en el puente del Rialto, (Tras el incencido de 1504) encargó a Giorgione dispensar gastos para la fachada de exterior ; dónde puesto al trabajo le gustó tanto el hacerlo, que hay cabezas y partes de figuras muy bien hechas y coloreadas vivamente, (queda un trozo de fresco #) sacándolas en todo lo que hizo, de las cosas vivas, y no imitando de ninguna de manera. Trabajo muy celebrado en Venecia, y no menos por lo que  les hizo, que era obra cómoda para las mercancías y de utilidad al publico. Le fue encargada una tabla de San Juan Crisóstomo de Venecia (en la Giuntina se lo atribuye a Sebastiano del Piombo, no obstante el mismo catarro de Vasari continua entre los expertos entre ¿el uno, el otro, o, los dos? #) que es muy elogiada por haber imitado muy en vivo la naturaleza, hecho suavemente al oscuro haciendo perder las sombras de las figuras.

Le fue encargado también una historia que una vez terminada, fue puesta en la escuela de San Marcos en la plaza de San Juan y San Pablo, en la habitación donde se reune el Oficio, en compañía de distintas historias hechas de otros artistas; en donde hay una tormenta de mar, (en la edic. giuntina la atribuye a Palma el Vechio #, existe otra obra de Giorgione con ese título la tempestad #) y barcos que tienen fortuna, y un grupo de figuras en aire y diversas formas de diablos que soplan los vientos, y demás gente en barcos de remos. Quién para la verdad es tal hecha, que ni nacido de pincel, ni nacido de color, ni nacido de la imaginación de alquien se puede expresar mas horrenda y mas temerosa pintura que aquélla, coloreando vívamente la furia del mar, el torcer de barcos, el doblar de remos y el tormento de toda esta obra, en ambiente de oscuridad, con los relámpagos simulados por Giorgione, se ve temblar la tabla y sacudirse la obra como si fuera de verdad. Por eso se le tiene entre los raros que pueden expresar en la pintura los conceptos que piensan. Porque cuando faltan el furor, se habitua adormecido el pensamiento, tardando de nuevo en dar una gran obra. Esta pintura es de tal bondad, y por haber expresado este concepto difícil, que mereció ser considerada en Venecia y honrada por nosotros y los buenos artistas. Trabajó un marco de un Cristo que lleva la cruz, y al que un judio tira de él (la misma descripción la da en Tiziano leer >     y ver obra # aparte aparece otra obra # aunque no se ajusta); quién con el tiempo se colocó en la iglesia de San Roque, y hoy por la devoción que se ve que allí le tienen, hace muchos milagros.

Trabajó en diversos lugares, como en Castelfranco (#) y en el Trevisano, e hizo muchos retratos a distintos príncipes italianos; y fuera de Italia marcharon muchas obras suyas, realmente como dignas cosas, en prueba de que en la Toscana sobreabundan artistas siempre, la parte cercana a los montes no ha sido abandonaba ni olvidada siempre del cielo. Mientras Giorgione se honraba a él y su patria, entrando en conversaciones que hacía para entretener mucho con la música a sus amigos, cayó enamorado de una mujer, y gozaron mucho el uno y otro de los amores. Se produjo que el año 1511 (aunque imprecisamente, murió a finales de 1510) se infectó de peste no sabiendolo sin embargo el otro, y siguiendo en tratos con ella Giorgione, cogió la peste y en breve tiempo a la edad de 34 años, pasó a la otra vida, no sin dolor infinito de sus amigos a quien les gustaba por su virtud.

También quedó consternada toda esta ciudad; aunque toleraron la pérdida por dejar dos excelentes seguidores, Sebastiano Veneciano que fue luego monje del Plomo en Roma, y Tiziano de Cador que no solamente lo igualó, que lo sobrepasó en gran parte, con pinturas muy raras y un número infinito de retratos suyos que trata de natural, no solamente de todos los príncipes cristianos, sino también de los talentos mejores de nuestro tiempo. Aún está viviendo y dando vida él, a las figuras que están vivas, y dará vivo y muerto fama a su Venecia y a nuestra tercera manera. Pero porque esta vivo, y se pueden ver las obras suyas, no es preciso aquí razonar.

Home  << art+e                                           
Home << Las vidas.. Vasari
Obras de Giorgione