Home  << art+e                                           
Home << Las vidas.. Vasari
religión <<+ titian´s 
retratos <<+ titian´s
nude << + titian 

 

 TIZIANO

DESCRIPCIÓN DE LA VIDA DE  TIZIANO DE CADOR PINTOR

Edición Giuntina 1568

nota: La Giuntina no la encuentro traducida al español para contrastar, y como no tengo demasiada seguridad dejo el original por si quieren comprobar aquí >>



Habiendo nacido Tiziano en Cador, en el castillo del piccol en el Piave a cinco millas de la esclusa del Alpe, del año 1480, de la familia de Vecelli, siendo en ese lugar de las más nobles, alcanzó la edad de diez años, con espíritu hermoso diligencia y talento, fue enviado a Venecia a la casa de su tío, ciudadano honrado; qué viendo que el niño estaba muy inclinado a la pintura, fue puesto con el pintor de Gianbellino, por aquél tiempo excelente y muy famoso, como ya se dijo: para que a sus órdenes aprendiera a pintar, demostrando en breve estar dotado por la naturaleza del talento y del juicio que es necesario en al arte de la pintura. Y porque en ese tiempo Gianbellino y otros pintores de ese país, por no tener estudio de las cosas antiguas, ellos utilizaron mucho, de hecho no otros, el retrato en vivo, pero de una manera seca, cruda y sacrificada, que es la manera que aprendió Tiziano. Pero entonces venido, el año aproximadamente 1507, Giorgione de Castel Franco, no teniendo del todo la manera esta, comenzó a dar a sus trabajos más morbidezza y mayor relevancia con maneras muy hermosas, usando y buscando sin embargo a continuación las cosas vivas y naturales, sabiendo en el contraste llevar como nadie los colores, y manchando con las tintas crudas y dulces, como luego al vivo mostraba, aunque fuera para hacer el diseño, siguiendo parado sosteniendo solamente como principal los colores mismos, sin atender al estudio del dibujo en el papel, siendo la mejor manera de hacer un buen diseño; pero no se engañe que esto es necesario a quién desea componer y acomodar mejor las invenciones, que es necesario antes ponerlo de maneras diferentes en papel, para ver todo junto en torno al tema. Con la idea no puede considerar ni imaginar perfectamente todas las variaciones, y no se muestra el concepto en toda su extensión ni se realiza sobre él sin ayudas, un buen juicio; y para que no quede soso hacer un gran estudio sobre el desnudo en diversas posturas que pueden ponerse en papel; y sobre estos luego colorearlos, o vestirlos, no son pequeña ayuda. Cuando otros han trabajado el dibujo en papel, vienen entonces de común acuerdo en que se tiene más facilidad para dibujar el trabajo; y por lo tanto haciendo práctica en el arte, se encauza mejor el juicio, y quita fatigas en este trabajo duro y las dificultades se reconducen como ya he razonado de sobra: para no errar en faltas de información, se pinta en papel, los conceptos que le vienen a la mente de conceptos hermosos y sin par para la cabeza en todas las cosas de la naturaleza, sin tener por que siempre llevarlas a cabo, o teniendo que ser llevados solo de la hermosura del color por la dificultad de no saber dibujar, siendo la manera que usaron los pintores venecianos muchos años, Giorgione, Il Palma, Pordenone y de otros que no vieron en Roma trabajos en toda perfección. Tiziano por lo tanto, trabaja la vista y la manera de Giorgione, que este tomó de Gianbellino, con quien también tenía muchas horas de estudio, y que son bastante similares, por lo tanto le imitó bien en breve tiempo sus maneras, que sus pinturas se confundían a veces y trabajos creídos de Giorgione, como no inferior se le tendrá. Entonces habiendo crecido Tiziano en edad, práctica y juicio, pinta muchas cosas, que no se pueden relatar ordenadamente, estando dispersas por varios lugares. Baste decir que a juicio de muchos expertos están hechos con pericia y son trabajos, que luego le harán tener éxito de mayor como un pintor excelente. Al principio, por lo tanto, comenzó siguiendo la manera de Giorgone, no teniendo más de dieciocho años, hizo un retrato del gentilhombre Ca Barbarigo, amigo suyo, que se tiene por muy hermoso, siendo la semejanza tal que tez natural, que no se pudiera distinguir dos a partir del uno, con un collar, donde quedan bien los puntos en plateado raso que hizo en ese trabajo. En suma, se le da por hecho con mucha diligencia, que, si Tiziano no hubiera escrito en sombra su nombre, habría sido trabajo celebrado como de Giorgione. Estando mientras Giorgone llevando la fachada del almacén de los tedescos (alemanes), por mediación del Barbarigo le encargan a Tiziano una historia en la misma mecería. Después de este trabajo hizo un cuadro grande con las figuras similares a las vivas, que está hoy en una sala de messer Andrea Loredano, en su casa en San Marcuola. En que representan a la virgen en la huida a Egipto (#) en medio de un bosque, seguramente de los países bajos donde es muy hecho, por haber dado a Tiziano muchos meses para hacer cosas parecidas, donde se ven y que suelen tenerlos en sus casas algunos tedescos, excelentes pintores de los países bajos. Semejantes a los cuadros del Bosco, donde pone muchos animales, que retrató del vivo, y está tan verdadero y natural que casi parece vivo. Después, en casa del flamenco messer Juan D Ana, gentilhombre y comerciante, le hace un retrato tal que vivo, y un cuadro de Ecce Homo, con muchas figuras, con el mismo Tiziano y otros, trabajo muy hermoso. El mismo hizo un cuadro de la virgen con otras figuras, como al natural, con hombres y putti, todos retratos vivos de las personas de esa casa. Durante el 1507, mientras que el emperador Maximiliano hacía la guerra a los venecianos, hecho por Tiziano, como segundo partiendo como igual, que él mismo cuenta, un Ángel Rafael, Tobías y un perro en la iglesia de San Marziliano (#), y marcha a un país lejano un San Juan Bautista que está orando arrodillado mirando hacia el cielo, donde viene el esplendor que lo ilumina; y se cree este trabajo lo hizo antes que se empezase la fachada del almacén de los tedescos. Siendo que no vieron a Giorgione trabajando mucho en la fachada numerosos gentilhombres creían que lo hizo Tiziano, porque él había destapado una pieza, chocando con Giorgione, en una felicitación seca para un amigo, que dicen que estaba llevada mejor la fachada que hacia él en la Mercería que lo que está hecho sobre el canal Grande; llegando a sentir mucho desdén de Giorgione, siendo que no había terminado el trabajo Tiziano totalmente, y que no era él más famoso que Tiziano con la parte que había hecho, no dejaba mucho de verlo, y desde entonces no deseó que nunca más Tiziano fuese su amigo o pintara con él. Al año próximo 1508 Tiziano envió al exterior una estampa en madera del triunfo de la fe, con una infinidad de figuras, de primos parientes, patriarcas, profetas, sibilas, de inocentes, mártires, apóstoles, y Jesucristo dentro en triunfo, llevado por los cuatro Evangelistas y los cuatro doctores, con santos confesores detrás: en este trabajo ha demostrado fiereza Tiziano, hermosas maneras y saber tirar del conocimiento práctico. Recuerdo que fray Bastiano del Piombo, razonando de eso, dijo que, si Tiziano hubiera estado por ese tiempo en Roma y hubiera visto las cosas de Miguel Ángel, las de Rafael y las estatuas antiguas, y hubiera estudiado el dibujo, habría hecho las cosas más maravillosas, mirando la práctica hermosa que tenía coloreando, y que merece su virtud a la postre el mérito en los tiempos nuestros al mas bello y mayor imitador de la naturaleza en las cosas del color, y que ha agregado fundamentos al diseño de Urbino y el Buonarroti. Después se conduce Tiziano a Vicenza, a pintar al fresco, bajo la galería donde se dan razón a las audiencias públicas, el juicio de Salomón, un trabajo muy hermoso. Luego vuelve a Venecia, y pintó la fachada de Grimani en Padua y en la iglesia de San Antonio una cierta historia, pura al fresco, de ese Santo; y en Santo Spirito hizo en una tablilla pequeña con un san Marcos sentado en medio con otros santos el cual a su vez es un retrato del natural, hecho al óleo con una diligencia muy grande: que muchos han creído que está hecha de la mano de Giorgione. Estando sin terminar por la muerte de GianBellino, en la sala del gran consejo, una historia donde está Federico Barbarossa a la puerta de la iglesia de San Marcos arrodillado delante del papa Alejandro III, que le pone el pié sobre la garganta, le incluye Tiziano, cambiando muchas cosas y haciendo muchos retratos del natural de sus amigos y otros; donde mereciendo la aprobación para pintar el almacén de los tedescos en las oficinas, llamadas la Senseria, que rinde al protector trescientos escudos al año: y qué en la oficina tiene por costumbre el señor hacerse un retrato del pintor más excelente de la ciudad, quedando obligado de tiempo en tiempo a retratarse, se cree cuando se ve, él príncipe de ellos o un magistrado supremo, por solamente el precio de ocho que como protector pagó. El príncipe luego del retrato lo colocó en lugar público para la memoria del él en el palacio de San Marcos.  Siendo, el año 1514, El duque Alfonso de Ferrara hizo arreglar un gabinete, y en las paredes pidió hacer a Dosso (Juan de Lutero Dosso Dossi), pintor de Ferrara, las historia de Eneas, de Marte y de Venus, y la gruta de Vulcano con dos herreros en la forja, deseado de tener una obra pintada de la mano  de Gianbellino; el cuál la hace en otra pared alrededor de una cuba de vino rosado algunas Bacantes, el tañedor, el Sátiro y los otros varones y mujeres ebrios, cerca y un Sileno todo el desnudo y muy hermoso, a caballo sobre su asno, con la gente al rededor, que las manos tienen llenas de frutas y uvas; qué el trabajo en verdad estaba con mucho diligencia elaborado y coloreado, se puede decir que es uno de los trabajos mas bellos que nunca hizo Gianbellino, si el paño (los ropajes) está al estilo del lugar, siguiendo la manera tedesca pero no del todo, imitando una tabla del flamenco Alberto Durero, que en esos días  había sido llevada a Venecia y puesta en la iglesia de Santo Bartolomeo, que era rara y nueva y llena de muchas figuras hermosas realizadas al óleo (los thyssen descartan la virgen del verderol y dicen que es "Jesús entre los doctores", pero dada la calidad tiene que tratarse de "La fiesta de la guirnalda de rosas" encargada por comerciantes alemanes hacia 1506 actualmente en Praga. Durero estuvo en Venecia entre 1505 y 1507 y conoció a Gianmbellino en esa época). Gianbellino escribió en la tina estas palabras: JOANNES BELLINUS VENTUS P. 1514. La obra que no pudo terminar del todo, por hacerse viejo, se encomendó a Tiziano, como más excelente que todos los demás, el que la terminó. Estando  deseoso de darse a conocer y adquirir fama, realiza con mucha diligencia dos historias que faltaban en dicho camerino. En la primera  un riachuelo de vino rosado a cuyo lado están cantantes y músicos casi ebrios, tanto mujeres como varones, y una joven desnuda que duerme, (1523/26  #) tan  bella que parece viva, junto con otras figuras; en estos cuadros escribió Tiziano su nombre. En el otro que está contiguo  a este, y el primer encuentro a la entrada, hizo muchos Amorcillos y ángeles hermosos y en varias actitudes, que mucho disfrutan con los signos, así como él hizo en el otro cuadro; pero entre el otro es bellísimo uno de estos angelitos que está en el estanque en un río y uno mira en el agua, mientras que los otros  están alrededor a una base que tiene forma del altar, sobre la cual está la estatua de Venus con una voluta marina en la mano, (En el Prado 1518/19  #) con Gracia y Belleza alrededor, que son figuras muy hermosas  realizadas con increíble diligencia. Semejantemente dentro de la puerta de un armario Tiziano ha pintado en medio una cabeza de Cristo, maravillosa, estupenda y, en el cual un hebreo villano muestra la moneda del Cesar (#) La cabeza y otras pinturas de este camerino famoso de nuestros artistas que son lo mejor de los mejores y donde lo hace Tiziano mejor que nunca: y es de lo mas nuevo. Donde el mérito ha de ser reconocido y recompensados muy liberalmente de la señoría, al cual retrató óptimo con un brazo sobre un gran trozo de cañón. (Perdido, existe una copia de Sebastianino # y otra copia de la copia que pasó durante tiempo por original #) De igual manera retrató a la señora Laura (#), que era entonces la mujer del Duque, que es un trabajo maravilloso. Y de verdad los regalos con los que satisfacen la virtud tienen gran fuerza, cuando aumenta el Príncipe su liberalidad con él.

Hizo Tiziano por aquel tiempo amistad con el divino messer Lodovico Ariosto,(
hacia 1510 #) y era del él conocido para la mayoría como pintor excelente, y de  celebrados en su "Orlando Furioso": … y Tiziano que honra no a los hombres de Cador sino Venecia y Urbino. Vuelto Tiziano a Venecia, hizo para el sucesor de Juan da Castel de Bolonia, en una arpillera al óleo unos pastores un desnudo y un bosque, ellos ofrecen un concierto de flauta porque suena, con una bellísima aldea; (el concierto campestre, 1508, está atribuido por la generalidad a Giorgione #) el cuadro está hoy en Faenza en casa del dicho antes Juan. Hizo cerca en la iglesia Frati Minori llamada Ca Grande en el altar mayor una tabla de la ascensión de la virgen nuestra señora, y los doce Apóstoles (#) debajo están mirándola como se eleva; pero este trabajo, o porque se hizo en arpillera o porque no se vigiló bien se le ve mal. En la misma iglesia, en la capilla de los Ca Pesari, (#) hizo una tabla de la virgen con el hijo en brazos, un San Pedro y un San Jorge. Les rodean arrodillados de los dueños retratados al natural, entre las cuales está el episcopal Baffo y el hermano, después de volver de una victoria contra los turcos. En la iglesia de San Nicolás, en el mismo convento, hace una tabla de san Nicolás, San Francisco, Santa Catalina y de San Sebastián desnudo, retrato vivo del Santo sin ningún artificio se adivina su estado usando para encontrar la belleza las piernas y el torso, no tomando otra cosa que lo que viera del natural, de manera que todo parece impreso de vida, y por lo tanto carne verdadera: pero también hermoso, como también muy hermosa la virgen con el niño en el cuello, que mira todos las dichas figuras (madonna de frari, en la pinacoteca vaticana #). Ese trabajo que el mismo Tiziano diseñó en madera tallada para impresión. Para la iglesia de San Roque hizo, después de los trabajos dichos, un cuadro, de un Cristo con la cruz en hombros y con una cuerda al cuello tirada de un hebreo;(1506 #) muchos creen que es de la mano de Giorgione, siendo hoy de la mayor devoción en Venecia, y ha tenido de limosnas de muchos escudos que no han ganado en su vida Tiziano y Giorgione. Después fue llamado a Roma por Bembo, que entonces era el secretario del papa León X, y para que lo retratase, consideró llevarlo a Roma, como a Raffaello de Urbino y otros llevados, tanto que Tiziano al poco retorna, luego de que murió el año 1520 el León y Raffaello, no siendo de otra manera.

Hizo para la iglesia de Santa María la Mayor un cuadro donde se conocen a un San Juan Batista en el desierto para quedarse de piedra, y un Ángel (#, ¿
Angelo u Agnolo, cordero? como corrige el mismísimo Greco #) que parece vivo,  y un trozo de pueblo lejano, con algunos árboles sobre la ribera de un río. Muy agraciado retrata al natural al príncipe Grimani y el Loredano, que se tiene por maravilloso(#); y no mucho después al rey Francisco,(#)) cuando se fue de Italia para volver a Francia. Y el año en que hacen dodge (máximo gobernante en Venecia) a Andrea Gritti le hizo Tiziano su retrato, considerado un cuadro novísimo, y también un cuadro donde está la virgen, San Marcos, y San Andrés con la cara vuelta el Obispo; el cuadro es maravilloso, y está puesto en una sala de la universidad. Y porque como se ha dicho tenía la obligación de hacer el retrato, superior, siendo que estaba detrás en los tiempos: Pietro Lando, Francesco Donato, Marcantonio Trevisano y el Veniero. Pero de los dos es el hermano Pauli el finalmente absoluto, como más viejo. Siendo por entonces el saqueo de Roma marchó  a Venecia Pietro Aretino, el celebérrimo poeta de nuestros tiempos, (hay 2 obras fechadas en 1545 y otra que desconozco # , #, #, con el retrato de Aretino) siendo muy amigo de Tiziano y del Sansovino: que era de mucho honor y utilidad a Tiziano, por lo tanto que lo hace conocer tan lejos como alcanzase su pluma, y máximamente de principal importancia, como será dicho a su lugar. Mientras, volvemos a los trabajos de Tiziano, hizo una tabla en el altar de San Pedro Mártir en la iglesia de San Juan e Polo y de poste, haciendo aún mejor que vivo este santo mártir dentro de un bosque con grandes árboles, caído en tierra y atacado fieramente por un soldado, que le lastima en la cabeza, dejándolo medio muerto, se puede ver en el rostro el horror de la muerte mientras que otro fraile, que iba delante se escapa, se vislumbra el espanto y el miedo a la muerte (1867, quedó destruida por un incendio, existe una copia de Carlo Loth de 1691 #, La fitzwilliams dice tener otro #). En el aire están dos ángeles desnudos, que vienen de un lado del cielo y un relámpago, ilumina un pueblo, que es hermoso, y todo el trabajo al mismo tiempo está terminado por igual, la cual es la mas cumplida, celebrada y mayor, y la mejor conducida que en toda la vida de Tiziano ha hecho. Considerando este trabajo el Gritti, muy amigo de Tiziano como también siempre el Sansovino, le encargó para la sala del gran consejo la gran historia de la derrota de Barbarroja; en cuál hizo una batalla con la furia de los soldados que luchan, mientras una terrible lluvia cae del cielo (la batalla de spoleto, destruida en 1577 quedan bocetos,# ): todo el trabajo hecho en vivo, y se celebra como la mejor de cuantas historias están en la sala y la mas bella. En el mismo palacio, al pie de una escalera, pintó al fresco una virgen. No mucho después de esto, pintó para el gentilhombre Ca Contarini, un cuadro, un bellísimo Cristo sentado en una tabla con Cleofas y Lucas, con parecido el gentilhombre al de ese trabajo, que es digno para estar en publico, como luego regaló a la signoría con cariño a su tierra y al público, estuvo mucho tiempo en las estancias del doge, y sigue aun hoy en lugar publico y puede ser visto por quien quiera en la salita del oro, enfrente del salón del consejo de los diez, sobre la puerta.Todavía hizo, al mismo tiempo, para la escuela de Santa María de la caridad la presentación de la virgen en el templo, con caras retratadas de cada uno al natural; igualmente en la escuela de San Fantino, en una tablilla, un San Jerónimo en penitencia , que fue muy elogiado por los artesanos; pero fue consumido por el fuego hace dos años ya con toda la iglesia.

Por el año 1530, estando el emperador Carlos V en Bolonia, siendo cardenal Tiziano Hipólito de Médici, por mediación de Pietro Aretino fue llamado para hacer un bello retrato de su majestad todo armado, que tanto le gustó que le hizo pagar 1000 escudos, el cual pobre compartiría su mitad con Alfonso Lombardi escultor, que había hecho un modelo para llevarlo a mármol como fue dicho en su vida. Tiziano cuando vuelve a Venecia, encontró que muchos gentilhombres, habían tomado como favorito al Pordenone, elogiando mucho sus trabajos en el palco de la sala del teatro de Pregai y otra cosa que le habían hecho el encargo en la iglesia de San Juan Elemosinario, una tablilla que hizo compitiendo con Tiziano, en el mismo sitio y enfrente del lugar tenía pintada un Santo que decía a Juan Elemosinario, vestido de obispo (#). Pero aún de la diligencia dicha que mostró el Pordenone, no se podría comparar ni llegar nunca al gran trabajo de Tiziano que entonces hizo para la iglesia de Santa María de los ángeles en Murano, una tabla con una bella anunciación. Pero no queriendo para quien la hizo pagar quinientos escudos, como quería Tiziano, la envió, por consejo de messer Pietro Aretino, a Carlos V , y que gustándole infinitamente el trabajo, le mandó un presente con dos mil escudos; dando por colocada la pintura dicha, dicen algunos que lleva puesta la mano del Pordenone. No pasando mucho que Carlos V regresó a Bolonia para consultar con el papa Clemente, cuando vino con el ejército de Hungría, deseando de nuevo ser retratado por Tiziano; pero todavía retrató antes de marchar a Bolonia, al cardenal Hipólito de Médici con ropa húngara (#); y en otro cuadro más pequeño todo armado; ambos están hoy en el guardarropa del duque Cosimo. Retrató al mismo tiempo al marqués del Vasto Alfonso Davalos (#) y a Pietro Aretino , que entonces estaba atrapado en servidumbre y amistad por Federico Gonzaga duque de Mantua; con qué Tiziano llegó a su estado, y lo retrató igual que vivo; y después al cardenal su hermano. Y éstos fueron terminados, para ornamento de un cuarto, de los que Giulio Romano, hizo doce cabezas dentro, con los doce Cesares (la serie se perdió en el incendio del real alcázar de Madrid en 1734)
, muy hermoso, debajo de cada una, hizo una historia de ellos Giulio.

Hizo una tabla Tiziano en Cador en su tierra nativa, dentro de la cual está la virgen y San Tiziano obispo (#), el mismo estando retratado de rodillas. El año en que el papa Pablo III fue a Bolonia y de ellos a Ferrara, Tiziano, fue a la corte, y retrato el papa, que era un bello trabajo (dos obras 1543 #, 1548 #)
; y también al cardenal Santa Fiore; ambos dos muy buenos, pagados por el papa, están en Roma, uno en el guardarropa del cardenal Farnese y el otro en casa de un heredero próximo al cardenal Santa Fiore. Y de éstos luego han sido extraídas ciertas copias, que están dispersas por Italia. Retrató aún, casi al mismo tiempo, a Francisco María duque de Urbino (#), que era un trabajo maravilloso; tanto que Pietro Aretino lo celebró con un soneto, que comenzó: Si Apelles con la mano del arte puso de ejemplo en Alejandro la cara y el pecho. Están en el guardarropa del mismo Duque de la mano de Tiziano dos hembras gloriosas, y una Venus joven yaciendo con las flores (#) y el paño fino alrededor, muy hermoso y muy terminado; y más allá está una cabeza en medio de una Santa María Magdalena (galería palatina # ) con los cabellos esparcidos, obra singular. Hay igualmente un retrato de Carlos V, del rey Francisco cuando él era joven, de duque Guidobaldo Secondo, del papa Sixto IV, del papa Julio II, Pablo III, del cardenal Lorenzo el viejo y de Suliman emperador de Turquía a quienes retrató de su mano Tiziano, y muy bellos. En el mismo un guardarropa, y más allá hay a muchas otras cosas, un retrato del cartaginés Aníbal, entallado en el hueco de una cornalina antigua; y una cabeza de mármol, bella de la mano de Donato.

Hizo Tiziano en el año 1541 para los frailes de Santo Spirito de Venecia una tabla para el altar mayor, figurando en ella la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, (#) con Dios figurando como el Espíritu Santo en una paloma. La cual tabla siendo que no les gustaba durante mucho tiempo, después de darles muchos platillos a los frailes, que se la tenían que rifar, ahora está presente sobre el altar. En Brescia hizo para la iglesia de San Lázaro la tabla del altar mayor, compuesta de cinco cuadros; (#) en el de en medio está Jesucristo que resucita, con algunos soldados al rededor, y de los lados San Nazzaro, San Sebastián, el ángel de Gabriel y la anunciación de la virgen. En el duomo de Verona hizo, en la fachada de pie, una tabla con la asunción de la virgen al cielo y los Apóstoles en tierra, que es tenida en esa ciudad como de lo mas moderno y de las mejores cosas.

En el año 1541 hizo el retrato de Diego de Mendoza, (#) después embajador de Carlos V en Venecia, de pie de cuerpo entero, que era una figura muy bella: y desde que comenzó Tiziano todos han querido hacerse algún retrato de cuerpo entero. Hizo de la misma forma aquél del cardenal de Trento, entonces joven; y retrato de Francesco Marcolini, y Pietro Aretino pero no eran estos tan hermosos como uno, también de la mano de Tiziano, que Aretino envió de regalo para al duque Cósimo de Médici, al cual envió la cabeza del señor Juan de Médici padre del señor Duque, que la cabeza fue pintada entresacándola de la huella del vaciado del rostro de aquel señor cuando murió en Mantua, de quien Aretino era próximo. Ambos retratos están en el guardarropa del Señor Duque junto a otras muchas nobilísimas pinturas. El mismo año, siendo el Vasari en Venecia trece meses para hacer, como se ha dicho, un palco al señor Juan Cornaro y unas cosas para la compañía de las calzas, El Sansovino, que dirigió el trabajo de Santo Spirito, habían hecho los dibujos para tres cuadros grandes al óleo para ponerlos en el palco, poniéndolos al plomo para luego llevarlos a pintura; pero habiendo más tarde partido Vasari, fueron estos encargados a Tiziano, los cuales lleva a cabo bellísimos, por haber mejorado mucho haciendo resaltar las figuras al sacarlas en escorzo. En uno está Abraham que sacrifica a Isaac (#), en el otro David que corta el cuello a Goliat (#), y en el tercero el asesinato de Abel por Caín(#) su hermano. Al mismo tiempo retrato Tiziano a su hijo para dejar memoria. Y venido el año 1546, siendo llamado por el cardenal Farnese, fue a Roma, en donde encontró a Vasari que, vuelto de Nápoles, hizo la sala de la cancillería al cardenal mencionado. Y siendo de ese caballero Tiziano recomendado a Vasari, para que lo acompañara y llevara a ver las cosas de Roma, en tanto descansaba Tiziano algunos días, en los cuartos del Belbedere que le fueron asignados. Puestas las manos para hacer el retrato nuevo del papa Paulo entero, estando el Farnese y el duque Ottavio (#) terminando el cuadro de forma óptima y con mucha satisfacción de los señores. Persuadido quiso hacer un Cristo para regalar al papa, un Cristo, en la forma del Ecce Homo: la cual obra tiene cosas de Miguel Ángel, de Rafael, de Pulidoro y de otros que no hace falta nombrar, por alguna otra causa, no se parecía todavía a los pintores buenos, de esa excelencia de otros, lo suyo es particularmente el retrato. Yendo un día Miguel Ángel y Vasari a ver a Tiziano al mirador, vieron un cuadro, con un desnudo de mujer, figurando Danae recibiendo a Júpiter transformado en lluvia de oro, (#)   que en su presencia elogiaron mucho. Después de haber partido, razonaron el hacer de Tiziano, Y Buonarroti le comentó, diciendo lo mucho que le agradaba el color suyo y la manera de pintar, pero que era una pena que en Venecia no se aprendía primero a dibujar bien que a pintar, siendo mejor método en el estudio: "Como  este hombre no se ayuda del arte del dibujo, siendo dotado por la naturaleza como es, que en vida no pudiera haber uno mejor por su bello espíritu de vivas maneras". y de hecho es verdad, por lo tanto el que no ha dibujado mucho y no ha estudiado cosas, antiguas o modernas elegidas, no puede hacer buena la práctica para si, ni para unos ni otros poder ayudar a las cosas del retrato en vivo, para dar en ellas una gracia y perfección en el arte fuera del orden que la naturaleza da, y no hacer ordinariamente algunas piezas no hermosas del todo. Partiendo finalmente Tiziano de Roma con muchos regalos que tuvieron los señores, y particularmente para Pomponio su hijo con el beneficio de una buena renta, ya dispuesto para volver a Venecia, pensando entonces en el porvenir de Orazio, su otro hijo, entonces retrató a Batista Ceciliano, excelente violinista, que era un trabajo muy bueno, e hizo algunos otros retratos al duque Guidobaldo de Urbino. Y alcanzando Florencia, viendo las cosas extraordinarias de esta ciudad, volvió a quedarse atónito no menos que había hecho en Roma; y luego de eso, visitando al duque Cosimo, que estaba en la colina de Caiano, se ofreció para hacer su retrato: pero no se cuidó mucho su excelencia, quizás para no hacer un feo a muchos nobles artesanos de su ciudad y dominio. Regresado Tiziano a Venecia, terminó al marqués del Vasto una Locuzione (
así llamada) de ese señor a sus soldados; (#) y después de que hiciera el retrato de Carlos V, aquél del rey Católico, y muchos otros.
Y terminados estos trabajos, hizo una tablilla para la iglesia de Santa María nueva de Venecia, una anunciación; dejándose ayudar por su gente joven, (podría tratarse de su hijo Orazio)
y conduce la última cena en el refectorio de San Juan de Polo; y en la iglesia de San Salvador en el altar mayor hizo una tabla, donde está una transfiguración de Cristo (#) en el monte Tabor; y en otro altar de la misma iglesia, una anunciación de la virgen por un ángel. (#) Pero este trabajo último, aunque se le ve bueno, no se le estimó como de él y no tiene esa perfección que tienen sus otras pinturas (Tiziano añadió a su rubrica: Titianvs, "fecit", luego de terminada la obra). Y porque los trabajos de Tiziano son infinitos, y en retratos máxime, es casi imposible hacer de todos memoria; donde diré solamente los más señalados, pero sin épocas, no importando mucho saber cual fuese antes y de cual hecho entonces. Este retrató muchas veces, como se ha dicho, a Carlos V, y últimamente fue llamado por este a la corte, donde lo retrato en segundo lugar porque ya lo fué en el último año; y mucho le gustó ese emperador invicto (# Carlos V en la Batalla de Mühlberg) que hizo Tiziano, y que dio la vuelta conociéndose, y pasó a ser característico en los retratos de otros pintores y al tiempo, de cada uno que pintó obtuvo mil escudos de oro de regalo. Y fue hecho por su majestad caballero con provisión de escudos del protector de la cámara de Nápoles. Y cuando igual retrató al rey Felipe II de España, hijo de Carlos V, obtuvo de él, provisión firme otro documento al protector, de manera que, añadió otros 400 y 300 que tiene de la fundación de los tedescos en la signoría veneciana, tiene, sin fatigarse, protección firme setecientos escudos al año de provisión. Y que Carlos V, se lo envió, con el rey Felipe II retratado por Tiziano al Sr. duque Cosimo, que lo tiene en su guardarropa, con el retrato del Rey romano Fernando que fue emperador, y de esos también el hijo, que es Maximiliano, hoy emperador, y el hermano. Y el retrato a la Reina María (la Tudor, debe referirse al retrato de Felipe II durante las negociaciones para su casamiento #), para el emperador Carlos, el duque de Sajonia, cuando era prisionero. ¿Pero estoy perdiendo el tiempo con esto? No existe algún gran señor ningún príncipe, ninguna gran mujer, que no ha sido retratado por Tiziano, verdaderamente en esta parte es un excelente pintor. Retrato al rey Francisco Primero de Francia, como se ha dicho, Francesco Sforza duque di Milano, il Marchese di Pescara, Antonio da Leva, Massimiano Stampa, il signor Giovanbatista Castaldo, y otros muchos señores. Igualmente en varias épocas, más allá las obras dichas, ha hecho muchos otros trabajos. En Venecia, de orden de Carlos V, hizo una gran tabla en el altar del dios con una Trinidad dentro de un trono, el niño con la Virgen y Cristo con la paloma encima, y el campo todo del fuego, por el amor, y el padre rodeado de querubines ardientes: en un lado esta el dicho Carlos V y del otro la emperatriz, envueltos en un paño de lino, con las manos juntas en acto de adoración, (debe tratarse de la gloria en el prado #) entre muchos santos, estando como segundos que estaba comandando el Cesar, que hasta entonces ganaba en victorias, demostrando querer retirarse como luego hace, de las cosas mundanas, para morir verdaderamente como un timorato cristiano deseoso de poseer salud. La pintura le dijo a Tiziano el emperador que iba a ponerlo en el monasterio donde luego terminaría el curso de su vida; y porque es una cosa rarísima lo cuento por que es necesario que salga publicado impreso. Hizo al lado de la reina María un Prometeo, que esta atado al monte Cáucaso y lo lacera el águila de Júpiter; y un Sisifo en el infierno, que porta una piedra y Ticio desechado por el aspecto: y entre todos estos, Prometeo hacia fuera, majestuoso, y con ellos un Tantalo del mismo tamaño, es decir como vivo, en arpillera y al óleo.

Hizo aun una Venus y Adonis (realizó 4 copias #), que son maravillosos, estando ella preocupada, y la persona joven en el acto de querer partir de ella, con algunos perros alrededor muy naturales. En una tabla del mismo tamaño hizo a Andrómeda (#) a una piedra atada, y Perseo que la libra de la Orca marina, que no puede ser otra pintura más hermosa que esta; como es aún en otro, Diana, que estando en una fuente con sus ninfas, convierte a Acteon en ciervo (#). Pintó igualmente una Europa (#) que sobre el toro se adentra en el mar. Estas pinturas están muy cerca del rey Católico siendo muy apreciadas por la vivacidad que le ha dado Tiziano a las figuras con unos colores que casi viven de natural. Pero es bien cierto que la manera de hacer que tiene últimamente es diferente en mucho del hacer que tenía como persona joven: donde se conducía con cierta fineza y una diligencia increíble, y que pueden ser vistos de cerca y de lejos, y en este última, etapa, se conduce a golpes, tirando trazos grandes y con los puntos, de manera que de cerca no puede ser visto y de lejos parecen perfectos. Y esta manera ha sido la causa de que muchos, deseando imitarle demostrando la práctico, han hecho pinturas torpes: y adivina porque, aunque a muchos les parece bien que ello esté hecho sin trabajo duro, se ve sin gana, porque se conocen que son rehechos, y que se vuelve encima con colores muchas veces que el trabajo duro no se ve. Y esta manera de hacer es falta de juicio, hermoso y maravilloso, porque hacen parecer pinturas vivas si está hecho con gran arte, ocultando los fallos del trabajo. Hizo Tiziano últimamente, un cuadro de tres por cuatro brazas, con el niño Jesús en brazos de la virgen con los reyes magos (#) adorándole, con el buen número de figuras de pajes, que es hermoso y muy trabajado; así como otro cuadro que el mismo extrajo y dio al cardenal de Ferrara el viejo. Otra tabla, en la cual hizo a cristo escarnecido de los judíos, que es muy bello, fue colocada en Milán en la iglesia de Santa María de Gracia en una capilla. A la Reina de Portugal, le hizo un cuadro, con Cristo, un poco más pequeño que el natural, azotado por los judíos en la columna, que es bello. En también, en el altar mayor de San Domenico, hizo una tabla de Cristo en la cruz, y a sus pies la virgen, San Juan y San Domenico,(#) y bellísimo y a su manera última, hecho de manchas, como se dice ahora. Está de la misma manera que la obra que la iglesia Crucicchieri de Venecia, la tabla que está en el altar de Santo Lorenzo, con el martirio de ese Santo (#), con toda la proximidad llena de figuras, y San Lorenzo echado en escorzo, sobre la rejilla, bajo un gran fuego, y los del alrededor lo atizan, y porque ha fingido que es de noche, pone dos sirvientes que sujetan dos luces que alumbran donde no llega el fuego que está debajo de la rejilla, que es profundo y vivo; y más allá está pintado un relámpago, que viene del cielo atravesando la nube, vence la luz del fuego y las otras luces, habiendo terminado al Santo y a las otras figuras principales; más acá de las otras dichas tres luces, la gente, que parecen lejanas en las ventanas del edificio, tiene la luz de las lucernas y de las velas que están vecinas: en fin todo hecho con arte, talento y juicio hermoso.

En la iglesia de San Sebastián, en el altar de San Nicolás, de su misma mano hizo Tiziano en una tabla a San Nicolás que parece vivo, sentado en una silla de piedra, con un ángel que le sostiene la mitra; en la cuál obra ha hecho aparecer a messer Niccolò Crasso abogado. Después hace Tiziano, para mandar al rey católico, una figura de medio muslo con Santa María Magdalena despeinada, con los cabellos que le caen sobre los hombros, alrededor de la garganta y sobre el pecho, mientras que ella, levantando la cabeza con los ojos fijos al cielo, muestra compunción en el enrojecimiento de los ojos, y en las lágrimas del dolor de los pecados, a donde mueven esta pintura, encerrada la guardan extremadamente; porque es bellísima, y excita la lascivia, más que la compasión. Esta pintura, terminada que era, se la llevó para disfrutarla Silvio […], veneciano gentilhombre, que pagó a Tiziano, por tenerla, cien escudos, como aquel es un aficionado apasionado de la pintura; aquí es donde Tiziano fue forzado para hacer otra, que fue no menos bella, para enviarla al dicho rey Católico. Se entregó aún a retratar de natural Tiziano un ciudadano veneciano amigo suyo llamado el Sinistri, y otro a messer conocido Paulo da Ponte, el cual hizo el retrato de un hija que entonces tenía, una bellísima joven, y la señora Giulia da Ponte, comadre de Tiziano, e igualmente a la señora Irene, la virgen bellísima, letrada, con saberes musicales e introducida en la pintura, que, muriendo aproximadamente siete años ya, y que fue celebrado casi de todas las plumas de los escritores de Italia. Retrato al messer Francesco Filetto, orador de feliz memoria, y en el mismo cuadro, delante del él, su hijo que se parece vivo; qué el retrato está en la casa del messer Mateo Giustiniano, amante del arte, porque es un cuadro muy hermoso, sí como aún hizo a Iacomo Bassano el pintor, que como muchos otras obras la de Bassano están dispersas por Venecia y se celebran con mucho valor, y aún más las cosas pequeñas y los animales de todas clases. Retrato Tiziano a Bembo otra copia de cuando era cardenal, el Fracastoro (#) y el cardenal Accolti de Ravena, que lo tiene el duque Cosimo en el guardarropa; y nuestro Danese escultor (
Danese Cattaneo) en su casa en Venecia, tiene un retrato de mano de Tiziano de un gentilhombre de Ca Delfini. Es de su mano la mirada del mismo messer el Niccolo Zeno, la Rossa mujer del gran turco, a la edad de los 16 años, y la Cameria la hija de ese, con vestidos y peinado bellísimo (#). En casa de Francesco Sonica, abogado y compadre de Tiziano, está el retrato de el messer Francisco de mano delicada; y un cuadro de la virgen, entrando en Egipto, que parece que acaba de bajar del asno    que intenta tomar asiento sobre una piedra de alguna manera, con San José próximo y San Juan, que ofrece flores cultivadas al niño seguro de Cristo como hombre, un ángel está en la rama de un árbol, que está en medio de un bosque lleno de animales, a lo lejos está paciendo el asno. La pintura, que es graciosísima, la ha colocado el gentilhombre en su palacio que ha hecho en Pádua de Santa Iustina.

En la casa del gentilhombre un Pisani, próxima de San Marcos, hay de la mano de Tiziano un retrato de una señora, que es maravillosa. Al monseñor Juan de La Casa florentino, hombre ilustre por casta de sangre y por ser letrado en nuestros tiempos, le hizo un bello retrato de una dama gentil que amó a ese Señor. Mientras que estaba en Venecia, mereciendo honores con este bello soneto que comienza:

El buen visionario, Tiziano, que en forma nueva me devuelve, consiguiendo que aquello aun siga.

Últimamente envió una pintura excelente a dicho rey Católico, Una cena de Cristo con los Apóstoles (#) un cuadro de siete brazas de largo, que era de una belleza extraordinaria. Más allá de otras cosas dichas de mucho menor valor e importancia que ha hecho este hombrey ha dejado por la brevedad, y que tiene en su casa dentro comenzados o en bosquejo. El martirio de Santo Lorenzo, similar al antes dicho, que diseñó para enviar al rey Católico; una gran arpillera, dentro de la cual está Cristo en la cruz con los ladrones y el descendimiento de la cruz, que hace para el messer Juan D Anna;
(los expertos dicen que es el cuadro, de la pinacoteca de Bolonia, o un trozo ¿#?) y un cuadro, que fue comenzado para el doge Grimani, padre del patriarca de Aquilea; y para la sala del palacio grande de Brescia ha empezado tres cuadros grandes, esos que van en el ornamentando del palco, como se dijo razonadamente de Cristofano y de su hermano, pintores brescianos. Comenzó hace muchos años, para el duque de Alfonso I de Ferrara, un cuadro de una joven desnuda que simula a Minerva, con otra figura de lado y un mar, donde lejos está un Neptuno en medio sobre su carro (#, muchas conjeturas), pero como murió el señor, para el cual este trabajo fue hecho a su capricho, no fue terminado y fue aplazada por Tiziano. Aun está conducido a buen término, pero no terminado, un cuadro donde Cristo se aparece a María Magdalena en el Huerto vestido de Hortelano, de figuras como al natural; y otro de similar grandeza, donde, presenta a la virgen y la otra María, en la deposición del cuerpo de Cristo en el sepulcro (#) y un cuadro parejo de la virgen, que es de las buenas cosas que hay en esa casa; y, como se ha dicho, su autorretrato, que termino hace unos cuatro años, (podría ser este #) muy hermoso y natural; y finalmente un San Pablo que lee, figura de medio cuerpo, donde se le aparece dentro del mismo, el espíritu de Santo.

Éstos, digo, son todos los trabajos que ha conducido, con otros muchos falsos que no los menciono ni ordeno, llegando a su edad de aproximadamente setenta y seis años. Encontrándose Tiziano sanísimo y afortunado a pesar de otras, estando como nunca gozando de los favores y la felicidad de los cielos. En su casa de Venecia han estado todos cuántos son hombres principales, literatos y caballeros de su tiempo en Venecia, porque, más allá de la excelencia del arte, ha sido persona honesta, de costumbres hermosas y de dulces y buenas maneras. Ha tenido en Venecia cierta competencia, pero no de mucho valor, habiéndola superado fácilmente uniendo saber retener y satisfacer a los hombres gentiles. Ha ganado mucho, porque sus trabajos se han pagado muy bien: pero mejor habría hecho él si sus últimos años no hubiera trabajado dejando pasar el el tiempo, para no disminuirse su buena reputación ganada, cuando la naturaleza por su declinación lo llevase a la imperfección. Cuando Vasari, escritor de la actual historia, fue a visitar a Tiziano como su amigo a Venecia era el año 1566, y lo encontró, bastante viejo, pero con las brochas en la mano, y tuvo mucho gusto de ver los trabajos suyos y de razonar con el; siendo presentado por messer Gian María Verdezotti, veneciano gentilhombre, persona joven lleno de virtud, amigo de Tiziano, razonable diseñador y pintor, como demostró en diseños en algunos paisajes muy bellos. El tiene ese toque de Tiziano, al que ama y observa como padre, en dos figuras pintadas al óleo en dos nichos, un Apolo y una Diana. Tiziano así pues, habiendo con óptimas pinturas adornado Venecia, de hecho toda Italia y otras partes del mundo, merece ser querido y observado por los artesanos en muchas cosas, admirado e imitado, por los trabajos que ha hecho y hace todavía, dignos de alabanza, y durará cuánto pueda en la memoria de los hombres ilustres. Han sido muchos los que han estado con Tiziano para aprender, pero no es grande el número de los que de verdad puedan ser dichos sus discípulos: por lo tanto mucho no ha enseñado, sino que han aprendido unos más y otros menos, según han sabido atrapar de la obra hecha por Tiziano. Entre otros está Juan Fiamingo, con figuras, y cosas pequeñas como grande, ha estado a su lado el maestro en un retrato maravilloso, que se puede ver en Nápoles, donde vivió algún tiempo y luego murió. Fue hombre de valor (que habría de tener uno todas las veces ese honor) los diseños del anatomía que hizo entallar y mandar fuera con su trabajo la mayoría excelente de Andrea Vessalio pero quien más ha imitado en todo a Tiziano ha sido París Bondone, nacido en Trevisi de padre trevisano y madre veneciana, fue llevado a los ocho años a Venecia en casa de sus parientes. Donde, aprende gramática siendo un músico excelente, fue a aprender con Tiziano; pero no consumió muchos años, por que viendo que no enseñaba mucho a la gente joven, aunque ellos le rogaban constantemente y le invitaban con paciencia a portarse bien, maldiciendo infinitamente el día que murió Giorgione, que tenía una manera sumamente paciente, pero mucho más teniendo reputación de enseñar bien, alegre y con amor cuanto sabía. Pero como no podía hacer otra cosa, París, que tenía en la mente el deseo de seguir la manera de Giorgione, y por lo tanto dado a trabajar al contrario de los trabajos de aquel, se hizo una buena fama, entonces a la edad de dieciocho años y le encargaron una tabla para la iglesia de San Nicolás de los frailes menores. Y Tiziano, medio haciendo favores, se lo quitó de la mano, para impedirle que él pudiera demostrar su virtud, aún así lo desacreditó para ganar. Después siendo París llamado a Vicenza para hacer una historia al fresco en la los soportales de la plaza, en donde se enjuicia i da razón, en una lado ya había hecho Tiziano el juicio de Salomón, y por supuesto hizo una historia de Noé con el hijo, que se tiene por diligente con un diseño razonable y no menos hermosa que aquél de Tiziano, finalmente son tenidos que no se conoce el verdadero, como de una misma mano. París vuelto a Venecia, hizo al fresco algún desnudo al pié del puente de Rialto; hizo muestras para hacerlas en algunas fachadas de Venecia. Entonces lo llamaron a Trevisi, e hizo igualmente algunas fachadas y otros trabajos, y en particular muchos retratos, que gustaron mucho: como aquél magnífico de messer Alberto Unigo, y el de messer Marco Seravalle, y el de messer Francesco da Quer, y el canónico  Rovere y monseñor Alberti. En la bóveda de dicha ciudad hizo una tabla en el centro de la iglesia, a instancia del señor vicario, la natividad de Jesucristo, y al lado una Resurrección. En San Francisco hizo otra tabla al caballero de la Rovere, y otra en San Girolamo, y otra en Ogni Santi, variando la cara de santa y santo, todos hermosos cambiando las posturas y vestidos. Hizo otra tabla en San Lorenzo, y en San Paulo hizo tres capillas: en la mayor de ellas hizo un Cristo resucitado, grandioso siendo vivo y acompañado de una multitud de ángeles; en otra algún santo con muchos ángeles al rededor y en la tercera Jesús Cristo en una nube, con la virgen que presenta a San Domenico.

Todos estos trabajos lo han dado a conocer como hombre hábil que ama su ciudad. En Venecia donde casi siempre ha vivido, ha hecho en el tiempo muchas obras; pero la más bella y más notable y magnifica de alabanza que nunca hizo París era una historia en la escuela de San Marco y San Juan y Pablo, en donde está cuando el pescador presenta al señoría de Venecia el anillo de San Marcos, con un edificio en perspectiva bellísimo, alrededor del cuál se asienta el senado con el Doge: entre los senadores hay muchos retratos del natural, al vivo bien hechos de este modo. La belleza de este trabajo, bien coloreado al fresco, fue la causa de ser llamado por muchos gentilhombres; donde los de la casa grande Foscari de San Barnaba hizo muchas pinturas y cuadros, y entre otros hizo un Cristo que, llegando al Limbo, conoce al santo padre que es tenido por obra singular . En la iglesia de San lob en canal Reio hizo una bella tabla, y en San Juan en Bragola otra; e igual en Santa María celestial y Santa Marina. Pero sabiendo París quien es quien en la vieja Venecia y pareciéndole demasiada servidumbre cortejando a estos y aquellos, resolvió, como hombre tranquilo y lejos de maneras hacer, en cada ocasión que tuvo, de ir a trabajar el exterior buscando de cara la fortuna, en vez de irla mendigando. Por eso movido en buena ocasión, el año 1538, llegó a Francia al servicio del rey Francisco, le hizo muchos retratos de damas y otros cuadros y diversas pinturas; y al mismo tiempo pinta al monseñor de Guisa un cuadro de iglesia bellísimo y uno de cámara con Venus y Cupido. Al cardenal de Loreno le hizo al Cristo Ecce Homo, y un Júpiter con Io, y muchas otras obras más. Envió al rey de Polonia un cuadro, que fue tenido por cosa bellísima, en el cual está Júpiter con una ninfa. A Flandes envió otros dos cuadros bellos: una Santa María Magdalena ermitaña, acompañada de ciertos ángeles, y una Diana que se lava con sus ninfas en una fuente, los cuales dos cuadros fueron hechos para Candiano de Milano, médico de la Reina María, para regalárselos a su alteza.

En Augusta hizo en la casa de Fuccheri muchos trabajos suyos en su palacio, de mucha importancia y por valor de mil escudos. Y en la misma ciudad hizo para el Primer gran hombre de ese lugar, un cuadro grande, donde en perspectiva puso cinco órdenes de arquitectura, que es muy hermoso trabajo; y otro cuadro de cámara, que tiene cerca el cardenal de Augusta. En Crema ha hecho, en San Agostino, dos tablas, en una de las cuales está el señor Giulio Manfrone y un San Jorge todo armado. El mismo ha hecho muchos trabajos en Civitale de Belluno, que se elogian, y particularmente una tabla en Santa María y otra en San Giosef, que son bellísimas. En Génova envió a Señor Ottaviano Grimaldo un gran vivo y ese otro cuadro de una mujer lascivísima.

Marchando París a Milano, hizo en la iglesia de San Celso, en una tabla, algunas figuras en el aire, y debajo un paisaje bello, según se ha dicho, a instancia del Señor Carlo de Roma; y en el palacio del mismo 2 cuadros grandes al óleo: en uno Venus y un Marte bajo la red de Vulcano, y en el otro el rey David que ve lavarse a Bersabé con los criados de la ella en la fuente cerca, y retrato al señor y la señora Paula Visconti, su consorte; y algunos trozos de paisajes no muy grandes, pero bellos. Al mismo tiempo pintó muchos fábulas de Ovidio al marqués de Astorga, que se llevó ya secos a España. Igualmente al Señor Tommaso Marini pintó muchas cosas, de las cuales no viene al caso hacer la mención. Y en esto dijo basta París, que teniendo sesenta cinco años, mirando por si mismo buscando su comodidad se quedó quieto en su casa, y trabaja por agradar o súplica de algún príncipe y otros amigos suyos, escapando de la concurrencia y ciertas vanas ambiciones, por no ser ofendido y porque no turbasen su tranquilidad y paz y la suma de ambas aquellos vanos (como el dice) en verdad, pero con maneras dobles dice, y mala intención y con caridad ninguna, donde esté vivir simplemente, y con una calidad natural seguridad, que el no quererlo es no saber aquí discurrir ni vivir inteligentemente. Ha pintado últimamente un bello cuadro, para la duquesa de Savoia, de una Venus con Cupido (#) que duerme guardado de un criado, también hecho que no se puede elogiar bastante. Pero lo que no debería hacerse es callar de esa manera la pintura, maneras que son casi en desuso en todos los lugares, se mantienen vivas la mayoría del Serenísimo Senado de Venecia, es decir el mosaico; que esta ha sido una buena causa principal de Tiziano: el cuál, en lo que ha estado de su mano, ha trabajado siempre en Venecia, allí se ha ejercitado, y da honor para que puedan verlo quién lo necesite para su trabajo. En donde ha hecho varios trabajos en la iglesia de San Marcos y que casi a renovado todo lo viejo, reducto de esta suerte de pintura excelente que puede ser, como en otro término representó en Florencia y en Roma al mismo tiempo Giotto, Alesso Baldovinetti, el Ghirlandai y Gherardo miniatore. Y todo lo que se ha hecho en Venecia ha venido del diseño de Tiziano y de otros pintores excelentes, que han hecho diseño y coloreado las cartulinas, acción que conduce en los trabajos a esa perfección, como esa visión que induce el pórtico de san Marcos donde en un nicho muy hermoso está el juicio de Salomón, que no se podría en verdad con los colores hacer de otra manera. En el mismo lugar esta la virgen del árbol, de la mano de Lodovico Rosso, todo lleno de sibilas y profetas, hechos de una manera gentil, y con bastante buen relieve. Pero ninguno a mejorado la labor de estar en los tiempos nuestros que el Valerio e Vincenzio Zuccheri trivisani, de mano de los cuales que se ve en San Marcos muchas y variadas historia, y particularmente una del Apocalipsis; en el cuáles están alrededor del trono de Dios y los cuatro Evangelistas en forma de animales, y siete candelabros, y otras muchas cosas, muy bien conducidas que, mirándolos desde abajo, parecen hechas de colores con el aceite de las brochas: y cuando uno las mira más próxima son cuadraditos pequeños llenos de figuritas con la diligencia más grande, se parecen tanto yo diría a pinturas, aunque son cosas miniadas, y de pura piedra están compuestas.

Vi que hay aun muchos retratos del emperador de Carlos V, nieto de Fernando, a quien él sucede en el imperio, y nieto de Maximiliano como de Fernando y hoy emperador. Igualmente del jefe Bembo el cardenal más ilustre, Gloria del siglo nuestros, por ser magnífico [... ],hecho con mucho diligencia y unión, y totalmente acomodado a las luces, las carnes, las tintas, las sombras y las otras cosas, que el trabajo no se puede ver mejor ni más hermosísimo en la misma materia. Y de verdad es gran pecado que este arte tan excelente de la fabricación del mosaico, por su belleza y eternidad, no está más en uso que lo que está, y que para obra de principios del trabajo los que desean hacerlo, atiendan a lo que digo. Más allá de refranes, ha trabajado el mosaico en San Marcos, concurriendo con Zuccheri, Bartolomeo Bozzato, que ha llegado a contonearse con sus trabajos de modo que siempre sea elogiado. Pero de todo lo hecho la ayuda más grande, ha sido la presencia portentosa de Tiziano; de cuáles, más allá de diretes y muchos otros, ha hecho discípulos y le han ayudado en muchos trabajos, un Girolamo, que no se conoce como a Tiziano. El final de la vida de Tiziano de Cador, pintor.

Aconsejo por la proximidad del Greco a Tiziano las siguientes notas que realizó en un ejemplar > Las notas que el Greco puso en los márgenes en esta vida de Tiziano recogidas y comentadas por Xavier de Salas que publicó casi a su muerte en el boletín del Museo del Prado de 1982

 

 

Home << Las vidas.. Vasari
Home  << art+e
religión <<+ titian´s 
retratos <<+ titian´s
nude << + titian