Home  << art+e                                           
Home << Las vidas.. Vasari
Obras de G. Vasari +

Giorgio Vasari

(autobiografía, Obras de G. Vasari)

Pintor Aretino

Biografía de : "las vidas de los mas excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue a nuestros tiempos", descritas por Giorgio Vasari, Edición Giuntina de 1568

Llegando al fin razonando sobre las obras de otros, con la mayor diligencia y sinceridad que he sabido y podía, yo también, al final de estas mis labores y razonamientos juntos, ha llegado el momento de dar a conocer al mundo las obras que este divino Dios me ha concedido la gracia de llevarlas, si bien no con esa perfección que me gustaría, verán, sin embargo, los que quieren mirar con el ojo sano, que han estado conmigo el estudio, la diligencia y un amoroso trabajo duro, y por lo tanto, si no es digno de alabanza, menos de excusa; que eviten la sanción, ya que están al aire libre y no las puedo ocultar. Pudiendo ser acaso, escrito por alguien más, e incluso mejor que yo debería decir la verdad, y acusarme a mí mismo de mis imperfecciones, y aprendan; seguro de esto, que si, como he dicho, no verá la excelencia y la perfección, hay al menos un deseo ardiente sin desaliento para trabajar bien, y trabajo incansable, y el gran amor que tengo a nuestro artes. Júzguenme que abiertamente confieso mi culpa, sabiendo que en gran parte voy a ser perdonado.

Comenzando luego por mi inicio, yo digo, que está suficientemente relatado el origen de mi familia, de mi nacimiento y la infancia, y lo mucho que hizo Antonio, mi padre que con toda clase de bondad me indujo en el camino de la virtud, y en el detalle del dibujo, y que me vió muy inclinado, en la vida de Luca Signorelli de Cortona, mi pariente, en el de Francesco Salviati, y en muchos otros lugares de este trabajo, por lo que yo no voy a repetir las mismas cosas. Voy a decir así, que en mis primeros años las buenas pinturas me tenían atraído por las iglesias de Arezzo, y me enseñaron los primeros principios, y con un poco de orden, Guillermo de Marzilla, francés, de quien ya anteriormente hemos relatado las obras y su vida.

Luego del año 1524 en Florencia, gracias al cardenal Silvio Passerini de Cortona, estaba realizando algunos pequeños dibujos con Miguel Ángel, Andrea del Sarto, y otros, y que ya en el año 1527 fueron expulsados los Medici de Florencia, Alejandro e Hipolito en particular, con el que tuve tanta  servidumbre infantil, por medio de dicho cardenal.

Me hizo volver  Don Antonio a Arezzo mi tío paterno, habiendo muerto mi Padre de la plaga,  Don Antonio me mantenía lejos de la ciudad, porque no me apestase, y fue la causa, que para escapar de la ociosidad, fui a ejercitarme por los campos de Arezzo, cerca de nuestros lugares, para pintar algunas cosas al fresco a los campesinos de la campiña, ya que no había usado nunca los colores al fresco; me ejercité por mi mismo sin ayuda, ni enseñanza como otros hacen con la práctica mejor.

Luego, en el año 1528, después de la plaga, el primer trabajo que hice fue una tabla en la iglesia de San Piero d'Arezzo de 'Frati de' Servi, en la cual,  está inclinando contra un pilar, tres medias figuras: Santa Agata, San Roque y San Sebastián. Me encontré con el Rosso, famoso pintor, que de esos días  vino a Arezzo, era bastante bueno, aunque se alejó de lo natural, pero como  quería saber me ayudó de diseños y consejos. También en gran parte a través de él me pidió Messer Lorenzo Gamurrini  hacerle una tabla que le hice de un dibujo del Rosso (circulan algunas obras con su atribución por ejemplo ¿#?), y luego la llevé con  estudio,  trabajo duro y la diligencia de que era capaz de aprender y vendí mi nombre. Y si el poder que tenía me ayudaba de la voluntad, pronto me convertiría en un pintor razonable, ya que con tanto trabajado y estudio en las cosas de arte,  me di cuenta de las dificultades, que eran mucho mayores de lo que yo había estimado en principio.

Sin embargo, no perdiendo el ánimo, volví a Florencia, donde, al ver que por un  tiempo necesitaban mi ayuda tres hermanas y dos hermanos menores que yo, muerto mi padre, salí de los campos de Florencia en el año 1529, me fui, con mi querido amigo y orfebre Manno, a Pisa, donde, dejando a un lado el ejercicio de la orfebrería, pinté al fresco el arco que está sobre la puerta de la antigua compañía de los Florentinos, y algunas pinturas al óleo que me pidió hacer Don Miniato Pitti, entonces abad de Agnano de Pisa, y Luigi Guicciardini, quien en ese momento estaba en Pisa.

Estaba la guerra creciendo más cada día, y resolví volver Arezzo, pero no pudiendo por donde, lo hice dando un rodeo por las montañas de Módena a Bolonia; donde, viendo que se hacían para la coronación de Carlos V algunos arcos de triunfo con pintura, así que tuve que trabajar con jóvenes para mi beneficio y honor. Y porque yo dibujaba muy acertadamente, me pidieron que  permaneciera allí dándome trabajo, pero decidí que tenía que volver con mi familia y parientes, y fue la razón por la que, encontrando buena compañía, regresé a Arezzo, donde encontré en buen estado mis cosas, por la custodia diligente, de mi tío Don Antonio, y durante ese tiempo esperando, dibujé haciendo algunas cosas al óleo en Anco en realidad no muy importantes.

Mientras tanto, el dicho Don Miniato Pitti, que había sido abad  antes de Santa Anna, en el monasterio de Monte Oliveto di Siena, envió por mí; y así que le hice a sus generales de all'Albenga algunos retratos, y otras pinturas. Entonces, después de haber hecho lo mismo al abad de San Bernardo de Arezzo, le hice en Poggiuolo dell'Organo, dos óleos, Iobbe y Moisés. Por eso, al igual que el trabajo una cola del monje, que me obligaron a hacerlo delante de la puerta principal de la iglesia al temple y en las fachadas de un porche algunas pinturas al fresco, es decir, los cuatro evangelistas con Dios el Padre al temple y algunas otras cabezas tan grandes como al natural, en el que si bien como  joven, poco experto, yo no hice nada que pudiera haber hecho uno más práctico, sin embargo, hice lo que sabía, y no disgustó a los padres, ya que poco habían comparado con mi edad y experiencia.

Pero apenas había logrado esta obra, que, a través del cardenal Hippolito de Médici que pasó por Arezzo, me llevó a Roma para su servicio, como se ha relacionado en la vida de Salviati, donde tuve comodidades, por el favor de ese caballero, y pasé varios meses en el estudio del diseño. Y puedo decir con verdad, que la comodidad y el estudio de este tiempo, ha sido mi maestro verdadero y principal en este arte, si bien para mí, antes me había beneficiado, que ya está mencionado más arriba, y yo nunca había dejado el corazón un ardiente deseo de aprender  el estudio incansable de la unidad y siempre dibujaba  día y noche.

Aún fueron de gran ayuda en tiempos de los concursos. Los jóvenes mis iguales y compañeros, que estaban entonces en su mayoría muy excelentes en el arte. Entonces fue un  estímulo el deseo de la gloria, que me empuja a ser capaz de ver muchas y variadas cosas raras para llegar a alcanzar honores y grado. Por lo que dije a mí mismo en ese momento: "¿Por qué no está en mi, el poder con un esfuerzo diligente y estudio continuo el llegar a mayor grado como tantos otros? Ellos también estaban hechos de carne y hueso, como yo.

Perseguido por tantos y tan orgullosos estímulos y la necesidad que he visto en mí, y mi familia, yo estaba dispuesto a no perdonar ninguna fatiga, ni malestar ni dificultad para lograr este fin. Y así me propuse en el alma, todo lo que era notable en Roma, entonces, y más tarde en Florencia y otros lugares donde yo habitaba, que en mi juventud no me basto, y no sólo pinturas, sino también a la escultura y la arquitectura, antigua y moderna, y, además de los que he hecho en la elaboración de la bóveda de la capilla de Miguel Ángel, y lo que quedaba de Raffaello, Polidoro y Baldassarre da Siena, que igualmente no me bastó en compañía de Francesco Salviati, como hemos dicho en su vida. Y con el fin de que cada uno de nosotros tuviera dibujos de todo, uno dibujaba el día para el otro, con las cosas diferentes; luego de noche copiábamos uno del otro, para aprovechar el tiempo y hacer mayor estudio, por no hablar de las muchas veces que no comíamos en la mañana si no de pié, y un par de cosas

Después de ese esfuerzo increíble, la primera obra que di, como de mi propio taller, era una gran pintura de figuras como del natural de una Venus con las Gracias, que estaban hecho hermoso y adornado, los que me hizo hacer el cardenal de Médicis, de esas tablas no se me ocurre hablar, porque era un muchacho, y no digo, excepto que todavía recuerdo agradecido los primeros pasos y lo mucho que aproveché en los comienzos del arte. Sólo que el señor me dio para que pudiera empezar bien animado con orgullo y presto. Y porque entre otras cosas había hecho a mi capricho un sátiro lujurioso, que, estando escondido entre unos arbustos, se alegraba y disfrutaba en la observación de las Gracias y a Venus desnuda, de una manera que agradó al cardenal, que, de todos hize nuevo abrigo, y me ordenó hacer una pintura al óleo mayor, con una batalla de sátiros alrededor de faunos, silvanos y puttis, que casi hize una bacanal; y para ello me puse a trabajar sobre el mismo, y después hice un boceto en cartón color del lienzo, que pasó con mucho de diez brazo

El cardenal marchó a Hungría, pero le hizo saber de mi al Papa Clemente, y me dejó en la protección de Su Santidad que me dio en custodia del señor Jerome Montaguto su maestre de cámara, con cartas que, que cuando yo me fuera a cambiar de aires, sería recibido luego de Roma, en Florencia por el duque Alejandro, lo que muy bien había hecho; de manera que, cuando yo dejé Roma, que por el aire cálido y la fatiga, caí malo, que me vi obligado para sanar a volver a Arezzo. Hacia el 10 de diciembre me llegué a Florencia, donde fui recibido por el duque con buena cara, y poco después estaba en custodia del magnífico Messer Ottaviano de Médicis, que me tomó bajo su protección, que mientras él vivió, me mantuvo como su hijo; al que yo bien recuerdo como a mi padre, con mucho amor.

Luego de regresar a mis estudios habituales, que tenía a mano, por medio de dicho señor, con mi correo en la nueva sacristía de San Lorenzo, donde las obras de Miguel Ángel, cuando fue a Roma en esos días, así que estudié durante algún tiempo con mucha diligencia. Luego, en mi trabajo, hice un obra de tres brazos de un Cristo muerto, llevado por Nicodemo, Josefo, y otros a la tumba, y Maria detrás llorando (#). El marco que, cuando se terminó, lo tenía el duque Alejandro, fue un buen y feliz principio de mis obras; de manera que no sólo se ocupó de mi nombre mientras él vivió, ya que entonces lo tenía en la habitación el duque Cosimo, y ahora uno de los más ilustres del príncipe y su hijo y hasta ahora, que en cualquier tiempo que he querido mejorarlo en algún lugar, no se me ha quedado atrás.

La primera obra, que el Duque Alejandro me ordenó terminar, fue la sala de la planta baja del palacio de Medici, que se quedó sin terminar, como se ha dicho, por Giovanni da Udine. Por tanto, les pinté cuatro escenas de los hechos de César cuando, tomando nota, tiene una mano en la boca y la espada; cuando quemado por los escritos de Pompeyo, no quiso ver las obras de sus enemigos; cuando, por suerte en el mar con tempestad, se da a conocer a los navegantes; y, finalmente, su triunfo, pero esto no se hizo en absoluto. Ya que se tardó más de dieciocho años, me dió el duque seis coronas la provisión de un mes, comida para mí, y un criado, y las habitaciones para vivir, con muchos otros productos básicos. Yo sabía que no merecía tanto una gran sala, por lo ya hecho, sin embargo, sabía que con amor y cuidado y no cuidando de fatigas aconsejado de quienes conocía, así que muchas veces volví a la obra ayudado por Tribolo, por Bandinelli y otros.

Tomé un retrato, a continuación, de tres brazos del Duque Alejandro, con armadura (#) retrato del natural, con el nuevo invento, como hecho prisionero y sentado como atado y con otras fantasías. Me recuerdo que además del retrato, en el que parecía, con armadura bruñida de blanco, brillante, y realmente yo tenía poco que perder, excepto el cerebro, por lo mucho que me fatigaba retratar en cada detalle del natural. Pero desesperado por no poder en este trabajo acercarme a la verdad, llamé a Jacopo da Pontormo, de quien miré por sus grandes virtudes, para ver la obra y asesorar; que vio la imagen y conociendo mi pasión, me dijo con cariño: "Hijo mio, esta armadura tan brillante en esta imagen, te parecerá siempre pintada bien ya que el blanco de plomo es el color más orgulloso en el trabajo hacia el arte, y aún más orgulloso el acristalamiento que tiene el hierro. Quitad la armadura y entonces verás que no son tan falsos los brazos ni tan malo, el mantenerlos ". Esta imagen, tal como era, se la di a la Duque, y el duque se la dio a Messer Ottaviano de Médicis, en cuya casa estaba hasta hoy, en compañía del retrato de Catalina (#) una joven hermana de dicho duque, y luego Reina de Francia, y la del Magnífico Lorenzo el Viejo (#). En el mismo sitio tiene tres obras de mi mano hechas en mi juventud. En uno de Abraham sacrificando a Isaac, el segundo es Cristo en el huerto (#), y, la última cena que hace con los Apóstoles.

Mientras tanto, murió el cardenal Hippolito, donde tenía puestas todas mis vistas, y empecé a saber lo vanas que son, las más de las veces, las esperanzas en este mundo, y que debemos principalmente confiar en nosotros mismos, para valer algo. Después de estos trabajos, vi que el duque se dio a las fortificaciones y la construcción, y empecé para mejor poder servirle, a trabajar en los asuntos de la arquitectura, donde me pasé un montón de tiempo.

Mientras tanto, para recibir en el año 1536 en Florencia, al emperador Carlos V, y con el fin de darle el Duque el recibimiento a los diputados con el honor, como se ha dicho en la vida de Tribolo, me encargo dibujar todos los arcos y otros adornos que se hicieran para esa entrada. El hecho de que tuviera la voluntad también, de beneficiarme, asignado, así como las banderas del gran castillo y fortaleza, como ya he dicho, de utilizar para la fachada  un arco de triunfo, que se hizo en San Felice in Piazza, de cuarenta brazas de ancho y veinte  de lado del ornamento en la puerta de San Piero Gattolini, quedó muy bien con todo mi esfuerzo. Y eso no era lo peor, por estos favores hacia mi, cayeron sobre mi mil envidias, pero con unos veinte hombres, que me tenían que ayudar con las banderas y los demás compañeros y trabajadores, en ninguna armonía, con tesón, veía que al final no podía terminar muchas obras siendo tan importante. Yo, no había esperado en la malicia de los que siempre había tratado bien, pero trabajando por mi parte día y noche, ayudado por los pintores que tenía del exterior, que me ayudaron, y confiando en superar las dificultades de este tipo y maldad con las obras mismas. Porque Bertoldo Corsini, proveditore (funcionario consejero) entonces general de su Excelencia, tenía relación con el duque, que quería hacer tantas cosas, que no era posible terminarlas todas, y sobre todo porque no tenía los hombres y estos trabajaban muy descontentos; por eso, el duque me mandó llamar y diciéndome como él lo quería, yo le respondí que mis obras eran buenas, acabadas, cómo iba a ver a su Excelencia a su antojo, y que en el fin sería alabar al conjunto; y yéndome de él, no pude mantener el secreto de donde yo trabajaba, y lo vio todo, y reunió además de la envidia la malicia de los que sin causa que la llevan. Llegado el momento de que todo tenía que estar en orden, yo había terminado en todos los puntos y lugares coloqué mi trabajo, para gran satisfacción del duque y de los demás. Siendo que la mayoría me juzgaba bien, aquellos se pusieron en evidencia. Después de la fiesta, además de las cuatrocientas coronas que me había pagado por las obras, me dio el Duque trescientas, por haberlas llevado a cabo terminadas a tiempo, según acordó. Con estos dineros le di dote y casé a una de mis hermanas, y un poco más tarde, hice a otra monja en Murate d'Arezzo, dando al monasterio la dote, y como verdadera limosna, una tabla de una Anunciación de mi mano, con un tabernáculo de la tabla del Sacramento acomodado en ella, que se colocó en el interior de su coro, donde están en los oficios.

Habiéndome pedido hacer la compañía de Corpus Domini d'Arezzo en el altar mayor de San Domenico, hice un descendimiento de Cristo de la cruz , y poco después a la Compañia di San Rocco comencé la tabla junto a su iglesia en Florencia.

Ahora, cuando me estaba procurando, honor y nombre, y posesiones bajo la protección del duque Alejandro, el pobre caballero fue cruelmente asesinado, (6/1/1537) y he perdido la esperanza de poder levantar lo que tenía con su favor, aciaga fortuna, en la que perdí, en pocos años, a Clemente, Hippolito y Alejandro.

Resolví, recomendado por Messer Ottaviano, no queriendo seguir la suerte de los tribunales, si no la del arte por mi mismo, a pesar de que me habría sido fácil asentarme con el señor Cosimo de Medici, el nuevo duque. Y así, en Arezzo antes de tirar de la dicha junta, y hacer en la pared de San Rocco, el adorno (¿Pala de san Rocco?), cuando estaba recogiendo para ir a Roma, por medio de Messer Giovanni Pollastra, a quien como a Dios he amado (y al que siempre he recomendado y al que reconozco y siempre reconocí), fui llamado a Camaldoli, cabeza de la congregación de Camaldoli,

Los padres, querían ver dibujos para hacerse en su iglesia. Me gustó el paisaje alpino supremo, con su eterna soledad y la tranquilidad de este lugar santo, y ni me di cuenta de que llegaban los padres de venerable aspecto, y yo tan joven, que estaba en mas alto que ellos, pero con el corazón les hablé del camino, y que resolviesen si querían utilizar mi trabajo en las muchas pinturas que se encuentran en la iglesia de Camaldoli al óleo y al fresco. Pero donde me querían antes que nada, era haciendo el altar mayor. Yo les mostré con buenas razones que lo mejor era hacer uno primero pequeño, y que determinaran si les gustaba, antes de continuar; les dije que no quería hacer ningún pacto con ellos, ni coger el dinero, sin que antes les gustase, y que según fuera terminando mi trabajo, me pagaran, y que no me gustaba saltar, que con eso estaría de muy buena gana. La condición les pareció muy honesta y cariñosa, y nos alegramos de que pusiera las manos a trabajar.

Me dijeron entonces que querían a la Virgen con el Niño en sus brazos, San Juan Bautista y San Jerónimo (#), que estaban como de vivo ermitaños en los bosques y selvas, para que lo vieran en la Abadía de Camaldoli, les hice unos dibujos con rapidez, lo que les agradó, y empecé la tabla, y en dos meses la tenía completamente terminada y puesta en su lugar, con gran placer de los padres (según demostraron) y mío;

Por espacio de dos meses, sentí cuán beneficioso es para los estudios la soledad, la tranquilidad, que el ruido de las calles y  las plazas, impiden, que no deja lugar a la reflexión en este mundo. Después de entregar dicho cuadro, de repente me encargaron el resto de la pared de separación de la iglesia, es decir, la historia y otras cosas, que había que empezar desde bajo y en trabajo al fresco, pero le dije a la organización que no era posible trabajar al fresco en ese ambiente entre los montes.

Durante un tiempo, trabajé en Arezzo para la iglesia de San Rocco, con la Virgen, seis santos, y Dios Padre con algunas flechas en la mano figurado como las plagas. Que mientras él está en el acto de lanzar rayos, reza San Rocco, y otros santos para el pueblo (#). En la fachada hay muchas figuras al fresco, que están junto con la tabla.

Entonces me  llamaron a val di Caprese por Bartolomeo Graziani, un fraile de San Agustín de Monte San Savino, me pidió hacer al óleo, la tabla grande en la iglesia de San Agustín donde la montaña, (#) en el altar mayor. Y por lo que se, quedaron de acuerdo, y me vine a Florencia para ver Messer Ottaviano, donde pasé unos días, he hize últimos trabajos para asegurar que no terminase al servicio de la corte, como él tenía en mente; así que gané la batalla por una buena razón, y resolví de andar libremente, ¿qué otra cosa mejor? Luego fui a Roma.

Y le hice por entonces al citado Messer Ottaviano, una copia de la imagen, en la que Raffaello de Urbino había retratado al Papa León (#), con el cardenal Julio de Médicis y el cardenal de Rossi, por que el duque quería el original, que estaba entonces en el poder que Messer Ottaviano. La copia que hice, está hoy en los hogares de los herederos de ese caballero, que al partirme de Roma me dio una letra de cambio por 500 escudos Giovan Battista Puccini, que me pagaba a mi, a cada petición hecha, diciendo: "Se sirve en que éstos sean capaces de esperar a que termine sus estudios, y a continuación, cuando le fuera cómodo, usted puede resarcirme en obras, o en efectivo en su tiempo libre".

Por lo tanto, me llegué a Roma el mes de febrero del año 1538 a lo largo de junio, en compañía de Giovan Cungi, mi muchacho del pueblo, para sacar todo lo que me habían dejado atrás las otras veces que había estado en Roma, y en particular, lo que estaba bajo tierra en las cuevas. Tampoco dejé cualquier arquitectura o la escultura, cosa que yo no dibujaba y no me tomaba prisas; pero puedo decir con verdad que los dibujos que hice en ese espacio de tiempo, eran más de trescientos. Luego tenía entonces el placer y beneficio de muchos años en revisarlos, y refrescar la memoria de las cosas en Roma.

Que el trabajo y el estudio, me beneficia, lo vi ya a la vuelta en la Toscana en la tabla, que hice en Monte San Savino, en la que he pintado con algo de mejor manera la Asunción de Nuestra Señora, y abajo, a los Apóstoles que están alrededor de la tumba, y San Agustín y San Romualdo (debió volver a terminarla o repasarla).

Luego fui a Camaldoli, donde según me habían prometido hacer cola los padres ermitaños, para hacerles la otra tabla con la Natividad de Jesucristo, fingiendo una noche, alumbrado por el esplendor del nacimiento de Cristo, rodeado de algunos pastores que lo adoran (#). Al hacer eso, me fui con los colores que imitan los rayos del sol, y dibujé las figuras y todas las otras cosas que funcionan con la luz natural, para que puesta, fuesen similares a la realidad. Entonces, debido a que la luz no podía pasar por encima de la cabaña, y alrededor de allí en adelante, hice suplir una luz que viene del esplendor del Ángel, que en el aire canta "Gloria in excelsis Deo", y en algunos lugares encienden fuegos los pastores, por ahí con gavillas de paja, y de otra parte la luna, la estrella y el ángel que se parece al párroco. En cuanto a la vivienda, hice un poco de mi capricho con estatuas rotas, y otras cosas similares. Y, en fin llevé a cabo este trabajo con toda mi fuerza y poder, y aunque él no consiguió con su mano y con un pincel, la gran difusión, se ve la voluntad de trabajar de manera óptima, la pintura, y gustó mucho. Messer Fausto Sabean, hombre letrado, entonces encargado de la biblioteca del Papa, tuvo, y después de él y algunos otros, hicieron muchos versos latinos en alabanza de la pintura, y trasladaron a la aventura mucho más afecto, que la excelencia funcionando es algo es bueno, y fue un regalo de Dios.

Después de esa tabla, resolvieron los jefes que hiciera una cara nueva en las historias que hacíamos; también hice el retrato arriba de la puerta de la ermita, por un lado, con un San Romualdo,(#) dux de Venecia, que era santo, y en el otro una visión, que se dijo del Santo (#) donde luego se hizo su ermita, con algunas fantasías, grutescos y otras cosas que hay que ver. Una vez hecho esto, me ordenaron al año siguiente que volví, para hacer un panel de los grandes.(#)

Mientras tanto, el dicho Don Miniato Pitti, que era entonces visitador de la congregación de Monte Oliveto, habiendo visto la tabla de Monte San Savino y las obras de Camaldoli, encontrándose con Don Filippo Bolonia Serragli, florentino, abad de San Michele in Bosco, luego de eso me dijo que pintara el refectorio del monasterio, que muy honrado, le pareció que a mí, y no a los demás debería contratar esa labor; para que fuese a Bolonia, y que el trabajo quedase bien, se lo quitó de hacer. Pero primero, quería ver todas las pinturas más famosas que hice en esa ciudad de Bolonia, y de los demás.

El trabajo, en el refectorio se divide en tres paneles: en uno tenía que estar cuando Abrahán en el valle de Mamre con ángeles que le pusieron la mesa para comer (troceada); el segundo es, Cristo en la casa de María Magdalena y Marta (#), Marta habla con él, diciéndole que María ha elegido la vida buena; y el tercero, donde tenía que estar pintado San Gregorio cenando con doce pobres, entre los que se reunió Cristo (#).

Para ambos me pusieron a trabajar en este último pretendido San Gregorio en la tabla, en un convento, servido por monjes blancos de esa Orden, para poder dar cabida a esos padres, según lo que quisieran. Les hice más allá de eso, en la figura del santo Pontífice puse la efigie del Papa Clemente VII, y sus allegados, entre muchos señores, embajadores, príncipes y otros personajes que se encuentran en el comedor, y dibujé al duque Alejandro de Medici para la memoria por los beneficios y favores que había recibido de él, y por ser quien era, y con él, muchos de mis amigos; y entre los que sirven en la mesa, de los pobres,  dibujé los frailes y algunos de mis criados del convento, como los extranjeros que servían, el dispensador, el almacenero, y otros tales hechos, y el abad Serrallo, el General Don Cipriano da Verona y los Bentivoglio. De la misma manera se pintaron las prendas naturales de ese Pontífice, haciendo terciopelos, damascos, y otras telas de oro y seda de todo tipo. Luego, dispuse, jarrones, animales y otras cosas que hacer para Cristofano del Borgo, como dijo en su vida (Cristófano Gherardi, su ayudante).

En la segunda historia, traté de hacer a mano, las cortinas, los edificios, y que además de ser diferente de la primera, que apareciera lo más posible el afecto de Cristo instruyendo a Magdalena, y el estado y la buena disposición de Marta en ordenar el banquete, y se queja de que la dejen sola por su hermana en tanto trabajo duro, y ministerio; por no hablar de la atención de los apóstoles, y muchas otras cosas a tener en cuenta en esta pintura.

En cuanto a la tercera historia, pinté los tres ángeles (que vienen no sé cómo) en una luz celestial, que parece irradiar de ellos, mientras que los rayos del sol están alrededor en una nube en la que se encuentran. De los tres ángeles que a Abraham adora a la antigua, solo a uno aunque el ve tres. Sara, mientras está riendo y pensando cómo puede ser lo prometido, y Agar con Ismael en sus brazo está saliendo del hospicio. La misma luz que da claridad a los funcionarios, entre ellos algunos que no pueden soportar el esplendor, y ponen las manos encima de los ojos y tratar de cubrirse; la variedad de las cosas, con sombras duras y rayos de luz da más fuerza a las pinturas, y han hecho de este más prominente que los otros dos, y varía en el color, que produce un efecto muy diferente. Pero hasta haber sido capaz de implementar mi idea, como siempre con nuevas invenciones y fantasías, que siempre estaba buscando en el duro trabajo del arte.

Este trabajo, por lo tanto, se como fuere, lo llevé a cabo en ocho meses, junto con un friso al fresco y ornamentos arquitectónicos, esculturas, cabeceras, tablas y otros adornos de todo el trabajo y todo el refectorio; y el precio de todo, fueron doscientas coronas, como los que aspiraban a la mayor gloria más que ganar. Por lo cual Messer Andrea Alciato mi muy querido amigo, que leía en Bolonia, hizo cuasa con estas palabras: de

"Octonis Mensibus opus ab Aretino Georgio pictum, no tam praecio, quam amicorum obsequis, et honoris voto anno 1539 Philippus Serralius pon curavit ".

Hice por este mismo tiempo, dos paneles de un Cristo muerto y una Resurrección, para Don Miniato Pitti, abad en la iglesia de Santa Maria di Barbiano en San Gimignano Val d'Elsa;

Luego de terminadas las obras, me fui inmediatamente a Florencia, porque el Trevisi, Maestro Biagio, y otros pintores boloñeses, pensando que quería establecerme en Bolonia y tomar las obras y las comisiones de su trabajo que estaban en sus manos, no cesaron de perturbarme, pero más novatos que yo, de algunas de sus pasiones y formas me reí. En Florencia, entonces, copié de un gran retrato de rodillas con el cardenal Ippolito Messer Ottaviano, y otras cabezas con los que fui celebrado. Que insoportable rubor del estado.

Donde salí, y volví a la tranquila y fresca Camaldoli, para hacer la mencionada imagen del altar. En el cual hice un Cristo que está siendo bajado de la cruz (#), con todo el estudio y el esfuerzo mayor que pude; y porque en la práctica y con el tiempo me pareció incluso no mejorar nada, no me satisfizo el primer borrador, y lo rehice como se ve todo de nuevo. E invitado por la soledad, les hize para el mismo lugar una imagen sobre dicho Messer Ottaviano, en la que pinté un San Giovanni desnudo, joven, entre unas rocas y cantos rodados, y que rehuía por los montes.

Apenas había terminado estas obras, que pasó por Camaldoli, Messer Bindo Altoviti, con carta para el lugar de los padres de Santo Alberigo para llevar a Roma a través del Tíber, grandes abetos, para la obra de San Pedro; y que vio todas las obras que había hecho yo en ese lugar, y para mi buena fortuna, antes de que él se fuera de allí, resolvió que hiciera para la iglesia del Santo Apóstol de Florencia una tabla. Para ello en una fachada de la capilla de Camaldoli al fresco hic, donde yo experimenté de unir el óleo en los colores, y quedó muy acertadamente, que llegué a Florencia y acometí el mencionado cuadro. Y porque quería ayudarme de sabios en Florencia para hacer el trabajo, pues tenía muchos competidores, y yo el deseo de aumentar mi nombre, me propuse entonces hacer mi voluntad con trabajo y esfuerzo poniendo tanto cuidado como me fuera posible.

Y para ser capaz de hacerlo y descargar mis pensamientos, antes, di marido a mi tercera hermana y yo compré casa principal en Arezzo, con un sitio para hacer hermosos jardines en el pueblo de San Vito, con el mejor aire de esa ciudad.

En octubre de 1540 empecé, por lo tanto, la tabla de Messer Bindo, haciendo una historia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, que fue el segundo título de la capilla. Esta cosa porque yo la vi muy ardua, buscando Messer Bindo y yo, la opinión de muchos amigos en común, hombres literatos, finalmente se hizo de esta manera (#): un árbol figurando el pecado original en el centro de la tabla, las raíces de la misma como la primera trasgresión de los mandamientos de Dios Adán y Eva desnudos, y después algunas ramas atan las manos de Abram, Isaac, Iacob, Moisés, Aron, Josue, pescante, Rey y los otros más tarde en el momento y todo lo que digo relacionada tanto para los brazos, excepto Samuel y San Juan el Bautista, los cuales están ligados a un solo brazo, por haber sido santificados en el seno materno. Envolví el tronco del árbol con la cola de la serpiente antigua, que, teniendo medio la forma humana, sujeta con sus manos atadas las de ellos; por encima de la cabeza tiene un pie, sujetando, la gloriosa Virgen, el otro se hace cargo de una luna, está vestida de sol y coronada con doce estrellas. Que la Virgen, digo, se apoya en el aire dentro de un esplendor de muchos angelotes desnudos, iluminado por los rayos que provienen de ella, que también los rayos que pasan a través de las hojas del árbol, para hacer de aleación ligera y parece que se vaya a su fusión de vínculos con la virtud y la gracia que de ella proceden. En el cielo, en lo más alto de la tabla están dos querubines sosteniendo unas tiras en que están escritas las palabras: "Quos Evae damnavit culpa, Mariae gratia solvit." Bueno, yo no había hecho hasta entonces otro trabajo, que recuerde, ni con más estudios, ni con más amor y esfuerzo puesto, si bien quedaron satisfechos otros, no me satisface yo, por el tiempo, el estudio y el trabajo que puse en todos los desnudos, en la cabeza, y finalmente en todo. Me dio Messer Bindo, por los trabajos de esta tabla, trescientos escudos de oro, y al año siguiente me hicieron muchas cortesías y palabras cariñosas en su casa de Roma, donde le llevé otra, casi en miniatura (#), pintura de esa tabla, porque siempre voy a estar obligado de su memoria.

Al mismo tiempo que hice esta tabla y quedó puesta, como ya he dicho, en Santo Apostol, hice a Messer Ottaviano de Médicis a Venus y Leda con el dibujo de Miguel Ángel, y en un gran cuadro de san Jerónimo (#), como vivo, en penitencia, que contempla la muerte de Cristo, que mirando la cruz, se golpeaba el pecho, para ahuyentar a las cosas de la mente de Venus y las tentaciones de la carne, que en cualquier momento la abusó, a pesar de que estaba en bosques y lugares solitarios y salvajes, según lo cual él mismo explica en gran medida. En esa historia, hice una Venus, con amor en brazos corriendo lejos de esa contemplación, tener en la mano un juego y tiene caídas en el suelo las flechas y el carcaj; mencionar que las flechas de Cupido atraídas hacia los Sagrados sitios van a caer hacia él, y ven el espectáculo las palomas de Venus con el pico.

En todas las pinturas, tal vez entonces me gustaban y fueron trabajadas por mí como creía mejor, ya no sé cuánto me gustaba por ese tiempo. Pero debido a que el arte mismo es difícil, uno hace lo que puede. Bueno, yo voy a decir a esto, sin embargo que se hicieron con la sinceridad, que siempre he hecho mis pinturas, dibujos e inventos tanto como pudo ser, no digo en esto que se hicieron con gran rapidez, y tan bien con increíble facilidad y sin dificultad: es testigo de esto, como he dicho en otro lugar, el enorme lienzo que pinté en San Giovanni de Florencia en sólo seis días por el año 1542 para el bautismo del Señor Don Francesco de Medici, ahora el Príncipe de Florencia y Siena.

Ahora bien, aunque yo quería, después de estos trabajos, ir a Roma para satisfacer a Messer Bindo Altoviti, a quien ya había hecho cosas; no obstante me llamó a Venecia, Messer Pietro Aretino, poeta, entonces nombre claro y querido amigo, que me vi obligado, porque tenía muchos deseos de verme, de ir allí; Por lo cual hice con gusto ver las obras de Tiziano y otros pintores en ese viaje. Esta cosa fue hecha por mí, sin embargo, en pocos días vi en Módena, las obras de Correggio en Parma, y las de Giulio Romano en Mantua, y las antiguas de Verona.

Al llegar a Venecia con dos pinturas con dibujos de mano de Miguel Ángel (¿#?), le di una a Mendozza de Don Diego, que me pagó doscientas coronas de oro. No mucho tiempo habité en Venecia, por Aretino rogó al señor de la Calza para hacer un lado, donde yo estaba en compañía de Cungi Batista, y Cristofano Gherardi de Borgo S. Sepolcro, Sebastiano Flori, Aretino muy valiente y práctico, que en otro lugar digo razonando suficiente, para las nueve escenas (#) de la pintura en el palacio de Messer Giovanni Cornaro, es decir, en el intradós de una habitación de su palacio, para San Benito.

Después de estas y otras obras de no poca importancia que yo hice entonces en Venecia, partí, a Fussi abrumado por el trabajo que tenía a mano, de allí el dieciséis de agosto del año 1542 me torné a la Toscana, donde llevaba adelante cualquier otra cosa donde yo quería poner las manos, estuve pintando en el techo de una habitación, que por mi orden había sido tapiada en mi casa ya dicha, todos los miembros que se encuentran en fase de diseño o que dependen sólo de él; en el centro hay una Fama (#,#) que se encuentra por encima de la bola del mundo y toca una trompeta de oro, y arroja un falso fuego para Maledicencia, y a su alrededor están en orden todas las artes con sus instrumentos en la mano. Y porque no tenía tiempo para hacerlo todo, hice ocho óvalos para que sean ocho retratos de la vida de "la primera de nuestras artes.

Por los mismos días que hice a las monjas de Santa Margherita de esa ciudad, en una capilla de su jardín, en un fresco la Natividad de Cristo, con figuras de tamaño natural.

Y así había consumido en el país el resto del verano, en el otoño me fui a Roma. Fuí recibido por dicho Messer Bindo con mucho cariño, y le hice una pintura al óleo en un Cristo resucitado como del natural, en la cruz y colocado en el suelo a los pies de la madre, y Phoebus en el aire que oscurece la cara del sol y la Diana de la luna. En el país entonces, oscurecido por nubes oscuras, se ven rompiendo algunas montañas de piedra, movidos por el terremoto que iba a sufrir en el Salvador; y algunos cadáveres de los santos son vistos, levantarse, salir tumbas de de varias maneras. Que terminó la pintura que era, por su gracia, no disgustando al más grande pintor, escultor y arquitecto que ha estado en nuestro tiempo y tal vez de nuestro pasado; incluso a través de esta imagen, que era, mostrándosela Giovio y Messer Bindo,

y conociéndola el illustrisimo cardenal Farnese, le hize como él quería, en una tabla alta de ocho brazos y cuatro de ancho, abarcando una Justicia, (#) un avestruz, la carga de los doce tablas, y el cetro que tiene la cigüeña en la parte superior; ya la cabeza de un ejército con casco de hierro y oro, con tres plumas, una empresa de juez justo, tres colores variados, todo estaba desnudo de la cintura hacia arriba; se ha vinculado a la banda, como las cárceles, con cadenas de oro, los siete vicios que usted es los contrarios: la corrupción, la ignorancia, la crueldad, el miedo, la traición, la mentira y la Maledicencia; por encima del cual se coloca en los hombros de la verdad desnuda, con regalo de la Justicia, dos palomas hechas como la inocencia; La Verdad le coloca a la Justicia en la cabeza una corona de roble para la fortaleza del alma. Todo el trabajo que llevé a cabo con diligencia a fondo, lo mejor que sabía.

Al mismo tiempo, estoy en deuda de Miguel Ángel Buonarroti y pidiéndole su parecer en todas las cosas de su opinión, que le pregunté y con mucho más afecto y por su bondad, fue la razón por la que me asesore sobre los que han visto algunos mis dibujos, y me di vuelta entrando a estudiar los temas de la arquitectura; que acaso no lo habría hecho nunca, si el más excelente hombre no me hubiera dicho lo que me dijo, que para modestia cayo.

El San Pedro siguiendo, en la cálida Roma, y allí, después de haber consumido todo el invierno de 1543, que regresé a Florencia, donde, en la casa de Messer Ottaviano de Médicis, que yo podría decir que en mi casa, donde hice a Messer Biagio, para Lucca su compañero una tabla con el mismo concepto que el de Messer Bindo en el Santo Apóstol, pero lo terminé variando la invención, y lo inicié en Lucca para su capilla en San Piero Cigoli (#). Hice otra del mismo tamaño, es decir, de siete brazas y cuatro de ancho, la Virgen, San Jerónimo, San Lucas, Santa Cecilia, Santa Marta, San Agustín y ermitaño San Guido, y la tabla se colocó en la catedral de Pisa, donde había muchas otras de manos de hombres excelentes.

Pero no bien había llevado esta a su fin, el encargado del Duomo me dio para hacer otra. Dónde tenía asimismo la Virgen, para variar la otra parte, lo hice con la Madre de Cristo y este muerto al pie de la cruz colocado en su regazo, los ladrones en alto encima de las cruces, y con las Marías y Nicodemo que están alrededor, los santos titulares de esas capillas que están acomodados en la composición de la historia de esa tabla.

De nuevo volví a Roma en el año 1544, donde hice muchas pinturas a varios amigos, que no es necesario recordar. Hice una imagen de una Venus con el dibujo de Miguel Ángel (#) a Messer Bindo Altoviti cuando volví con él a su casa.

Y pinté para Galeotto da Girone un comerciante florentino al óleo una tabla con Cristo siendo bajado de la cruz, (#) que se colocó en la iglesia de San Agustín en Roma en su capilla. Para que la tabla pudiera trabajar cómodo, junto a algunas obras que había asignado Tiberio Crispo castellano de Castel St´Angelo, que me habían dejado en el Trastevere, en el palacio que construyó el obispo Adimari ya en Santo Onofrio, y luego fue proporcionada por Salviati la segunda.

Pero sintiéndome mal y cansado de trabajos interminables, me vi obligado a volver a Florencia, donde hice unos cuantos retratos, y entre ellos uno en el que están Dante, Petrarca, Guido Cavalcanti, Boccaccio, Cino da Pistoia y Guittone d'Arezzo (#), para Luca Martini, le saque de antiguos retratos cuidadosamente, y del cual muchas copias se hicieron entonces.

El mismo año de 1544 trabajé en Nápoles para los monjes. Don Giammateo Amberes, general de Monte Oliveto, me pidió que le pintara el refectorio de un monasterio construido para ellos por el rey Alfonso I. Cuando llegué no estaba por aceptar el trabajo, siendo que el refectorio y el monasterio estaba hecho de arquitectura antigua con las bóvedas en arco de medio punto bajas, y ciego de luz, no dudando que de realizarlo poco honor conseguiría. Pero obligado por Don Miniato Pitti, y don Hipólito de Milán, y mis amigos cercanos, y luego que me visitaron de esa Orden, finalmente accedí. Aun a sabiendas de que no podría hacer algo bueno, si no con una gran abundancia de adornos, deslumbrar los ojos de los que tuvieran que ver que el trabajo, con la variedad de muchas figuras. Resolví hacer todas las partes del refectorio forjado en estuco trayendo con compartimentos de una era moderna toda la grosería de aquellos Para mí fue una gran ayuda siempre que las paredes, estaban hechos, de piedras de toba que se utiliza en esa ciudad, que cortan cómo hacen con la madera, o mejor, es decir, como los ladrillos que no están completamente cocidos. Así que tuve comodidad, cortando, haciendo huecos, óvalos, octógonos y engrosándolo con clavos y poniendo de las mismas tobas. Reducido, por lo tanto, las bóvedas a las buenas proporciones con estuco, que fueron las primeras que se trabajaron en Nápoles a la manera moderna, y en particular las fachadas y las paredes extremas de ese refectorio, donde hice seis tablas al óleo, de siete brazas de altas, a saber. (El refectorio se reconvirtió en la iglesia de Santa Ana de los Lombardos #) En las tres que están por encima de la entrada del refectorio está la lluvia de maná para el pueblo judío, en presencia de Moisés y Aron en escorzo, en la que traté de mostrar, mujeres, hombres y putti con diversidad de actitudes y ropa, y el cariño con el que reconocen al recoger el maná de Dios. Enfrente, a la cabeza está Cristo que cena en la casa de Simón y María Magdalena, que con lágrimas moja sus pies y los seca con el pelo, toda compungida de arrepentimiento de sus pecados. La historia se divide en tres escenas: en medio está la cena, a la derecha un armario lleno de jarrones de diferentes formas, y extravagantes, y a mano izquierda el sirviente que lleva la comida.

El espacio está dividido en tres partes: una es la de la fe, la segunda y tercera parte la Religión y la Eternidad. Cada una de ellas, estaban en el medio, tienen ocho Virtudes alrededor, probando a los monjes en el refectorio para comer, que lo que se requiere de su vida para la perfección. Y para enriquecer los compartimentos de la época, le hice lleno de grutescos, hasta cuarenta y ocho y hasta en cuarenta y ocho departamentos hice ornamentos de imágenes celestiales; y en seis caras a lo largo del refectorio de eso, y más bajo las ventanas hechas con rico ornamento, pintando seis de las parábolas de Jesucristo, para ese lugar. Todas las pinturas y ornamentos corresponde a los recortes hechos de ornado.

Después hice para el altar mayor de la iglesia, una tabla alta de ocho brazos que contienen a la Virgen con Simeón en el templo y Jesucristo pequeño, con nueva invención. Pero es una gran cosa, y después de Giotto, no fue hasta ese momento en maestros tan nobles y grandes de la ciudad en la pintura habían llegado hacer cualquier cosa de importancia, ni habían sido bien realizado cualquier cosa que fuera de la mano de Perugino y Raphael, para que me impulsara hacerlo, por que no se extiende mi poco conocimiento, ya que había que despertar el ingenio de ese país en grandes cosas con el trabajo honrado. Y este o cualquier otro ha sido la causa, que el tiempo ahora que estaban hechas de estuco y pintadas queden como muy hermosos obras

Además de las pinturas que anteriormente he dicho, en la casa de huéspedes del mismo monasterio, les hice figuras al fresco de tamaño natural, con Jesucristo, con la cruz al hombro, y en la imitación de él muchos de sus santos que tienen lo mismo de él, para mostrar que los que realmente lo quieren, en la continuidad, debemos llevar con buena paciencia las adversidades que da el mundo.

Para la orden general llevé a cabo una gran imagen de Cristo, que aparecido a los Apóstoles preocupado en el mar por su suerte, donde toma del brazo a San Pedro, que iba por el agua, con temor a ahogarse (#). Y en otra imagen, para el abad Capeccio le hice la Resurrección (#); y llevadas a cabo al final estas cosas, le hize al Sr. Don Pietro di Toledo virrey de Nápoles, pintado al fresco en su jardín de Pozzuolo, y en una capilla algunos adornos de estuco fino.

Por la misma me habían dado órdenes de dos grandes logias, pero no tuvo efecto por esta causa. Habiendo diferencias entre el virrey y los dichos monjes, el sheriff llegó con su compañía al monasterio por el abad y prender algunos monjes, que en procesión tuvieron palabras de mal proceder de los monjes negros. Pero los monjes haciendo defensa, ayudados por unos quince jóvenes que trabajaron conmigo al estuco y pintura, dejaron algunos policías heridos, por lo que por la noche, fue cuenta que salieran y escaparan unos por aquí otros por allí, y así me quedé casi sólo, no  pudiendo terminar las logias de Pozzuolo, ni tampoco las veinticuatro pinturas de las historias del Antiguo Testamento y la vida de San Juan Bautista; que, no satisfaciéndome quedarme en Nápoles más, me las llevé a Roma, de donde las envié,  y se colocaron en las spalliere (#) y por encima de los armarios (#,#,#,#,#,#,# ) hecho con mi diseño y arquitectura, en la sacristía de San Giovanni Carbonaro, convento de los frailes ermitaños observantes de San Agustín, donde poco antes había pintado en una capilla de la iglesia la tabla de un Cristo crucificado (#), con una rica y variada ornamento de estuco, a petición de Seripando su general, que entonces era un cardenal.  Así mismo en el medio de las escaleras de dicho convento, les hice al fresco a San Giovanni Evangelista, que está mirando la Virgen, vestida del sol, con los pies sobre la luna y coronada con doce estrellas.

En la misma ciudad que pinté para Messer Tommaso Cambi, un mercader florentino, y mi querido amigo, en el salón de su casa, en las cuatro paredes, el tiempo y las estaciones del año: el sueño, y el sueño en una terraza, donde hizo una fuente.

Al duque de Gravina le pinté una tabla, que llevó a su País, con los reyes Magos que adoran a Cristo, y a Orsanca el Secretario  del Virrey le hice otra tabla, con cinco figuras en torno a un Crucifijo, y muchas pinturas.

Con todo lo que yo hice fui muy bien visto por esos señores, y que había ganado mucho y mis comisiones ganaba todos los días y se multiplican, juzgué, luego de que mis hombres ya me habían dejado, y que estando bien hecho, después de haber trabajado en un año en esa ciudad lo suficiente en las obras, decidí volver a Roma.

Y de las cosas hechas. el primer trabajo que hice fue al Sr. Ranuccio Farnese, entonces arzobispo de Nápoles, en cuatro lienzos al óleo, para el órgano del Piscopio de Nápoles, que contiene los cinco santos patronos de la ciudad, y en la parte interior la Natividad de Jesucristo, con los pastores, y el rey David, que canta con un salterio: "Dominus dixit ad me", etc,  Y lo que he mencionado anteriormente veinticuatro pinturas y algunos a Messer Tommaso Cambi, todos los cuales fueron enviados a Nápoles.

Una vez hecho esto, he pintado cinco pinturas a Raffaello Acciaiuoli que las llevó a España, de la Pasión de Cristo.

El mismo año, teniendo ánimo el cardenal Farnese de pintar la habitación en el Palacio de la Cancillería de San Giorgio, Monseñor Giovio, con el deseo de que lo que lo hiciese de mis manos, me hizo hacer un montón de dibujos de diversos inventos, que luego no se hicieron en el trabajo. Sin embargo, resolvió por fin el cardenal, que se hiciera al fresco, y con la mayor rapidez que fuese posible para usarlo por algún tiempo según decidiese.

La habitación tiene poco más de un centenar de palmos de largo, y de  alta hasta cincuenta. En cada fachada, por lo tanto, en trozos de cincuenta palmos en la fachada larga, y en el lado de las ventanas, no se podían hacer historias, sin embargo, y no queriendo repetir, la pared en la cabeza , que es opuesta; y con el fin de no hacer, lo que hasta ese momento había sido utilizado por los artesanos en todas las historias, desde arriba a abajo, al menos, nueve palmos, por cambiar a algo nuevo, puse unas escaleras partiendo de la tierra (#), hecha en varias maneras y cada uno su historia. Y encima de aquellos empiezan a subir las figuras en consonancia con el tema, poco a poco, desde el suelo, hasta que la historia comienza. Largo y tal vez aburrido sería decir todos los detalles y minucias de estas historias, pero voy a tocar brevemente las principales cosas. Por lo tanto, todas son historias de hechos del Papa Pablo III, y en cada uno está su retrato en vida. En la primera, donde se encuentran, por así decir, los envíos a la corte de Roma, se pueden ver por encima del Tíber diferentes naciones y diferentes embajadas, con muchos retratos en vivo, que vienen a pedir y para ofrecer gracias a diversos impuestos al Papa. Y más allá, en cierto lugar, dos figuras grandes, colocadas encima de las puertas, que son historias, una de las cuales se hace para la Elocuencia, que tiene por encima dos Victorias sosteniendo la cabeza de Julio César, y en la otra para la Justicia, con las otros dos Victorias sosteniendo la cabeza de Alejandro Magno, en el alto y en medio en los brazos de dicho Papa con el apoyo de donaciones y Retribuciones. En la fachada principal está el mismo Papa que remunera la virtud con salarios de caballeros, beneficios, pensiones, obispados y sombreros de cardenales, y entre los que reciben están Sadoleto, Polo, Bembo, Contarini, Giovio, Buonarroti, y otros retratos virtuosos de todos al natural, y en esto en un gran nicho una Gracia con un cuerno de la abundancia lleno de dignidad, que derrama en el suelo. Y las Victorias, que están sobre ella semejante a las otras, sosteniendo la cabeza del emperador Trajano. Y aún la envida, comida por las víboras, y parece que se muere de veneno. Y otra vez en el final de la historia, el escudo de armas del cardenal Farnese, en poder de la fama y de la Virtud. En la otra historia, el mismo Papa Pablo, se ve todo atento a las obras, y en particular a la de San Pedro por encima del Vaticano. Y están arrodilladas ante el Papa Pintura, Escultura y Arquitectura, después de haber explicado un dibujo de la planta que San Pedro, ordenadas de seguir y conducir a su buen fin. Más allá de estas figuras, el Ánimo, que abre el tórax y muestra el corazón y solicitud antes de la riqueza. Y en el nicho, similar con dos victorias, que mantienen una efigie de Vespasiano. Y en el medio está la religión cristiana en otro nicho que divide una historia de la otra, y por encima de dos Victorias sosteniendo la cabeza de Numa Pompilio. Y las armas que está por encima de esta historia son del cardenal San Giorgio, que hizo la construcción. En la otra historia, que se encuentra frente a la expedición de la corte, donde se hace la paz universal entre los cristianos por medio del Papa Pablo III, y en especial entre el emperador Carlos V, y el rey Francisco de Francia, que están retratados. Y se puede ver a la paz en los brazos, y cerrado el templo de Jano, y al Furor encadenado. De los dos grandes nichos puestos en el centro de la historia, en uno se encuentra la Concordia, con dos victorias encima, sosteniendo la cabeza del emperador Tito, y el otro está la caridad con muchos putti. Por encima del nicho de la celebración, dos Victorias con la cabeza de Augusto, y al final están las armas de Carlos V en poder de la Victoria y la Alegría, y todo este trabajo está lleno de inscripciones y lemas bellamente hechas por Giovio; en particular, una que dice que todas esas pinturas se han realizado en cien días. Que hice tan joven como los que no piensan si no servir a Jehová. Como ya he dicho, quería poner fin al servicio en ese momento. Y en verdad, aunque yo me fatigaba mucho en hacer diseños y el estudio de esa obra, confieso que por error, puse en manos de los chicos a los que guíe en cuanto era necesario hacerlo, ya que habría sido mejor si hubiera sufrido cien mes y lo haberlo hecho con mi propia mano.

Tan bueno que si no lo hubiera hecho de esa manera que quería para el servicio del cardenal y mi honor, porque también tenía en mi conducta quedar satisfecho de mi mano. Pero este error fue la razón por la que decidí no hacer más obras, que no se fuesen de mí mismo completamente terminadas en el proyecto, no de la mano de ayudantes, sino hechos los dibujos de mi mano.

Hicieron mucha práctica, Bizzera (Gaspar Becerra) y Roviale (Pedro Rubiales) españoles, que trabajaron allí mucho conmigo, y el boloñes Batista Bagnacavallo, Bastian Flori de Arezzo, Giovanpaolo del Borgo entre Salvadore Foschi d'Arezzo, y muchos de mi juventud.

En este momento yo a menudo iba por la tarde, después de ver las opciones que el ilustre cardenal Farnese, donde siempre había mantenido con hermoso y honrado razonamiento, Molza, Anibal Caro, Messer Gandolfo, Mes-ser Claudio Tolomei, Messer Romulus Amasseo, Monseñor Giovio, y muchos otros escritores y caballeros, de los cuales siempre atá llena la corte de ese señor, él vino una noche a la razón, entre otros, la Musa de Giovio, y los retratos de hombres ilustres a fin de tener lugares con hermosas inscripciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

Y pasando de una cosa a otra, como se hace por medio del razonamiento, dijo Monseñor Giovio que siempre había tenido un gran deseo, de una musa que adjuntara al elogio de su libro un tratado en el que relaciona hombres ilustres en el arte del dibujo, desde Cimabue a nuestros tiempos. Alrededor de esa ampliación, que mostró un gran conocimiento y juicio en asuntos de nuestras artes, pero es muy cierto que no bastando en cosas, a menudo fallaba en estos artistas, o intercambiaba nombres, apellidos, países de origen, o las obras, y no estaba diciendo las cosas como estaban hasta el punto, pero exajerando.

 

 

Cuando terminó su discurso que la Giovio, volviéndose hacia mí, dijo el cardenal, "¿Qué tal si George, esto no será un hermoso trabajo y el esfuerzo?". "Bella," rispos'io "Monseñor ilustre, si Giovio se verá favorecido por el arte chichesia para poner las cosas 'sus lugares, y para decirle cómo son en realidad. Hablo así, por lo que si bien fue esta maravillosa su discurso, me dijo muchas cosas y cambié para otro. "" Tú, pues, "añadió el cardenal oró por Giovio, de Caro, los Ptolomeos y dagl'altri" le dará un resumen, y noticias ordenada de todos estos artistas, ellos dell'opere según el orden de 'tiempo. Y por lo que Aranno Anco este beneficio de sus miembros "Esta cosa que yo sabía, incluso por encima de mis fuerzas, de acuerdo a mi prometida a gusto.; y así messomi a buscar mis recuerdos y escritos realizados a su alrededor, hasta que un muchacho, para una afición y un afecto que yo tenía en la memoria de 'nuestros artesanos, cada una de las noticias ", que era muy querido para mí, me puso juntos todo a su alrededor lo que pensaba sobre. Y lo llevé a Giovio, que, mucho más tarde que él había elogiado ese esfuerzo, dijo, "mi George, quiero que tomes esto problemas a estirar todo en la forma en que me veo muy bien que va a hacer, por lo que no me gusta corazón, sin saber las maneras, ni conocer muchos detalles que usted sabrá que, sin ella, incluso si lo hiciera, lo haría como un trattatetto más similar a la de Plinio ; haz lo que te digo, Vasari, porque veo que es hermoso para tener éxito, porque sabia como lo he hecho en esta narrativa ". Pero le pareció que lo que hago no es muy firme Fussi me digo fe Caro, la Molza, los Ptolomeos, y otros mis buenos amigos; para que risolutomi finalmente, pones la mano con intención, más que fuera así, para darle a uno de ellos, que rivedutola y Acconcia, la enviaría a cabo con otro nombre que el mío.

 

Partí de Roma el año

1546 el mes de octubre, y llegando a Florencia, me pidieron hacer las monjas del convento de la murate, en óleo sobre madera, una última cena para el refectorio, y pagado por el Papa Pablo III, que tenía a su hermana de monja en el monasterio, era la condesa de Pitigliano. Y luego hice en otra tabla a Nuestra Señora que tiene a Cristo niño en sus brazos, con Santa Catalina, y otros dos Santos; esta imagen me hizo hacer Messer Tomaso para su hermana, abadesa en el monasterio de Bigallo de Florencia. Llevé a terminó para Monseñor de Rossi de San Secondo y obispo de Pavía, dos grandes cuadros al óleo con un San Jerónimo, y el otro una Piedad, que los dos fueron enviados a Francia. Luego, en el año

1547 para el Duomo de Pisa, a instancia de M. Sebastiano della Seta trabajador, otra tabla que había comenzado; y después a Simon Corsi mi muy amigo, un gran cuadro al óleo de una Virgen.

Ahora, mientras yo hacía estas obras, después de haber llevado a buen fin el libro de la vida del diseño de los artesanos, que se quedó con casi más que hacer que lo hace para transcribir en buena forma, un momento en que yo estaba en las manos de Don Gian Matteo Faetani da Rimini, monaco di Monte Oliveto, una persona de letras y de genio, y porque yo hice alguna obra en la iglesia y el monasterio de Santa Maria di Scolca en Rimini, donde fue abad. Este, pues, excelente escritor, me prometió transcribir y corregir el mismo, y él me sacó en Arimini que hacer, por este servicio, con una tabla en el altar de dicha iglesia, que está a unos tres kilómetros de distancia de la ciudad. En la tabla hice a los Reyes Magos adorando a Cristo (#), con una infinidad de figuras realizadas por mí en ese lugar solitario con mucho estudio, imitando lo que pude las personas de las cortes de los tres reyes, mezclados entre sí, pero aún con el aire de esa región, y con sujeción a lo que cada uno es rey. Por la razón de que algunos tienen la tez blanca, los segundos grises, negro otros, así como la diversidad de modelos y varias ropas llevadas con vaguedad y distinción. Con tabla en medio otros dos grandes cuadros, con el resto de la corte, caballos, elefantes y jirafas, y para la capilla en diferentes lugares profetas, sibilas, los evangelistas en el acto de escribir. En la cúpula o verdadero tribuno hizo cuatro grandes figuras, que tienen que ver con las virtudes de Cristo y de su raza, y de la Virgen, y estos son Orfeo y Homero con algunos lemas griegos, Virgilio con el lema: "Iam redit y Virgo", etc y Dante con estos versos:

Tú eres el único que ennoblece la naturaleza humana, que su Creador no desdeñó para obtener su factura.

Con muchas otras figuras e inventos de los cuales no hay más que decir. Después, por mi parte seguí escribiendo dicho libro para llevarlo a buen fin,

En San Francisco, en Rimini, en el altar mayor un gran tablero al óleo , con un San Francisco recibiendo los estigmas de Cristo en el monte de La Vernia, de natural; sino porque la montaña es todo mas y las piedras grises, y de manera similar en S. Francesco son bigi, su compañero , con un sol, en la que Cristo está con buen número de los Serafines, y así no varió la obra, y al Santo con todas las otras figuras destacadas por el esplendor del sol, y el paisaje en sombras con variación de colores iridiscentes, que muchos no les importa, y luego fueron muy elogiados por el cardenal Capodiferro, legado de la Romaña. Entonces realizado de Rímini a Rávena, como ya he dicho en otro lugar una tabla en la nueva iglesia de la abadía de la Orden de Camaldoli, donde pinté un Cristo bajado de la cruz en el regazo de la Virgen; y al mismo tiempo para varios amigos muchos dibujos, pinturas y otras obras mucho más pequeñas y tan diferentes, que sería difícil para mí sólo recordar algún lugar, y que los lectores pueden no agradecer saber de tantas minucias.

Mientras tanto, tornándome hice para mi casa en Arezzo, dibujos para pintar la sala, tres dormitorios y el frente, para mi diversión. En los dibujos, he hecho entre otras cosas, todas las provincias y lugares donde había trabajado, homenajes casi tan portassino a las ganancias que había hecho con ellos, de acuerdo a mi casa; pero sin embargo, no hice nada, pero para entonces el escenario de la sala, que es muy rica en madera, con trece imágenes de gran tamaño, donde están los dioses de los cielos, y en las cuatro esquinas de los cuatro tiempos de los desnudos años, que están viendo un gran imagen, que está en el centro, dentro de la cual son las figuras de tamaño natural de la Virtud, que tiene bajo sus pies y la envidia, agarre Fortune por el pelo, mejor que el uno y el otro; y qué fue lo que gustó mucho en la transformación de toda la habitación, estar en el medio y la Fortuna, la envidia es a veces estar por encima de ella la suerte y la virtud, en el otro lado por encima de la Virtud y la Fortuna envidia, sí como las rutas habituales que vea que a menudo realmente. Ajustes en las fachadas son la copia, la libertad, la sabiduría, la prudencia, la fatiga, Honor, y otras cosas similares, y en las historias giran en torno a los antiguos pintores, A-piel, Zeuxis, Parrasio, Protógenes, y otros con diversos departamentos y minucias, que dejo en aras de la brevedad. Las heces todavía en la etapa de una cámara de madera tallada, Abram en una gran ronda, que Dios bendice la semilla y promete multiplicherà en infinito, y en cuatro cuadros, que en esta ronda están alrededor, las heces de la Paz, Concordia, la virtud y la modestia, y por qué siempre adoraron la memoria y las obras de los antiguos, no llega a ver la manera de colorear en gouache, quería revivir esta forma de pintar, y lo hicimos todo el temple; el grado en duda en absoluto merece ser despreciado o descuidado; y heces habitación al entrar, casi burlona, una novia que tiene un peine en la mano, con la que se muestra a haberse peinado y trajo con él como pudo nunca la casa del padre, y en la mano que va antes de entrar en la casa marido tiene una antorcha encendida, mostrando dónde va a traer el fuego que consume y destruye todo.

Mientras yo estaba tan conmovedor en ese momento, en el año

1548 Don Giovanni Benedetto da Mantua, abad de un monasterio de monjes de Santa Fiore e Lucilla 'cassinensi negros, infinitamente deleitándose en las cosas de la pintura y de ser mi muy querido amigo, recé para que me yo quería hacer de él la cabeza de uno de su refectorio un Cenáculo, ni nada de eso. Waves risolutomi para complacerlos, pasé de pensar que algo fuera de lo común, y así decidí junto con el buen padre para hacer la boda de la reina Ester, el rey Asuero, y todo ello en al oleo una tabla, quince brazas de largo , pero antes de colocarlo en el lugar, y luego trabaja allí; la medida (y puedo decir, yo lo probé) es lo que usted realmente quiere mantener que avessono pinta su proprii y la verdadera iluminación, por lo que, de hecho, el trabajo en la parte inferior, o en cualquier otro lugar, pero donde tienen que valerse por sí misma, no mutar a pintar las luces, las sombras y muchas otras propiedades. En este trabajo, entonces traté de mostrar la majestuosidad y grandeza, Comeche No puedo hacer un juicio acerca de si lo que había hecho

O no; Sé que todas las disposiciones de tal manera que con muy cuidadosamente que conoce todas las formas de "sirvientes, páginas, escuderos, soldados de la guardia, tienda de botella, las creencias, los músicos, y un enano, y cualquier otra cosa que un real y se requiere magnífico banquete. Allí podrá ver entre los demás llevan el tallador de las viandas en la mesa, acompañados por un buen número de páginas vestidos con librea, y otros escuderos y sirvientes. En las cabezas de la tabla, que es aovata son caballeros y cortesanos y otras personas que están de pie, como es costumbre, para ver el banquete. El rey Asuero de acuerdo a la cantina como Rey y noble amor es todo lo que se inclina sobre el brazo izquierdo, sosteniendo una copa de vino a la reina, y actuar de verdad real y onoRato. Así que si tuviera que creer lo que oí entonces una cosa a la gente, y todavía se siente por todos los que ven quest'opera, creo que hemos hecho algo, pero sé cómo es necesaria para beneficiarse de, y lo que si arei la mano tenía ubidito a lo que era de mi idea de concepto. No obstante lo pones (Admito que esto libremente) estudio y diligencia. Por encima de la obra viene una vez a la ménsula de Cristo que da a la reina una corona de flores, y esto se hace en el fresco, y no había lugar para mencionar el concepto espiritual de la historia, para lo cual denota que repudió la 'sinagoga más antigua de Cristo se casó con la nueva iglesia de' fieles cristianos.

Hice esta vez un retrato de Luigi Guicciardini, el hermano de Messer Francesco quien escribió la historia, por haber dicho Messer Luigi y haciéndome de él muy querido amigo en ese año, siendo comisario de Arezzo, con una finca muy grande de tierra, dijo Frassineto en Val di Chiana; que era la salvación y el bien de mi casa, y será de 'mis sucesores, así como yo espero, si no fallará a sí mismos. Qué retrato, que está por debajo de gl'eredi dijo Messer Luigi, se dice que es el mejor y el más similar, el de los hechos n'ho infinitas. Ni retratos De 'hechas por mí, aunque han mencionar very'll no, que sería tedioso; y si te digo la verdad, he defendido lo que podía hacer con ella. Hecho esto, me pintó en medio "Mariotto por Castiglioni Arezzo, para la iglesia de San Francesco de aquella tierra a una tabla de la Virgen, Santa Ana, San Francisco y San Silvestre. Y al mismo tiempo atrajo al cardenal di Monte, que más tarde se convirtió en el Papa Julio III, una gran parte de mi santo patrón, que era entonces legado de Bolonia, el orden y el plan de una gran cosecha, que a su vez se puso en marcha al pie de Monte San Savino, su tierra natal, donde a menudo estaba a la orden del caballero, que muy contentos de Fabricare.

Luego que yo había terminado estas obras, en Florencia, que yo he aportado, tomé una señal para la procesión de la Compagnia di San Giovanni de Peducci d'Arezzo, para un San Juan predicando a las multitudes por una banda (#), y en la otra el mismo con el bautismo de Cristo (#), las pinturas cosas las hice una vez que había terminado de pintar en mi casa en Arezzo, para que fuse entregado a los hombres de esa compañía. Llegó a pasar a través de Arezzo el arzobispo cardenal George d'Armignach francés, y pasó a ver mi casa, ese signo, o verdadero estándar; para eso, piacciutogli, ¿algún trabajo de él, ofreciendo gran precio, para enviarlo al rey de Francia, pero no me gustaría que de la fe a los que habían hecho me hago, por lo que muchos dijeron que a pesar de que podría n'arei hacer otro, no sé si me vino Fusse hecho tan bien y con igual diligencia.

Y no mucho después de que empecé a Anibale Messer Caro, el segundo que yo había pedido una carta de su primera de las cuales se ha impreso un marco Adonis morir en el regazo de Venus, de acuerdo con la invención de Teócrito, que el trabajo era entonces, y casi contra mi voluntad, llevado a cabo en Francia y entregado a Messer Albizo de Buen, junto con una psique que está apuntando con un dormir Amor de la lámpara, y se despierta con ella cocinó una lámpara de chispa. Todo lo cual figuras desnudas tan grandes como la vida y fueron la razón por la que Alfonso Thomas Cambi joven hermosa entonces, hombre de letras, virtuosos y muy cortés y educado, fue retratado desnudo, y todo entero, en la persona de uno Endymion cazador amado por la Luna, cuya blancura, y una caprichosa en todo el país, tendrá la luz de la claridad de la luna, que está en la oscuro de la opinión de la noche de un muy propio y natural, por lo tanto, que yo me ingenié con toda diligencia de colores contrafare proprii que suele dar la luz de la luna amarillez blanco de las cosas que las huelgas.

Después de esto, he pintado dos fotos para enviar a Raugia: uno con la Virgen y el otro una Piedad; Francesco Botti en y al lado de un gran cuadro de la Virgen con el Niño en sus brazos y Giuseppe, que imagen, que por cierto yo hice eso con una mayor diligencia de lo que sabía, él trajo con él a España. Siempre estos puestos de trabajo del mismo año fui a ver al Cardenal de 'Monti en Bolonia, donde fue atado, y con ella, la vivienda de unos días, además de muchos otros argumentos, diciendo que él conocía tan bien, y que con tantas buenas razones para convencerme de que me resolví, cerca de él, para hacer lo que hasta entonces no había querido hacer, es decir, a buscar a su esposa, y lo quité, como él quería, una hija de Francesco Bacci noble ciudadano de Arezzo. Regresó a Florencia, tuve una gran imagen de la Virgen, según mi capricho y con más nuevas figuras, que tenía Messer Bindo Altoviti, por lo que me dio cien coronas de oro, y lo llevó a Roma, donde se encuentra hoy en sus casas . Lo tomé más al mismo tiempo muchas otras pinturas, como Messer Bernardetto de 'Medici, Messer Bartolomeo carretera excelente físico, y mis otros amigos, que no sucede ragionarne.

De esos "días, estando muertos Gismondo Martelli en Florencia, y haber dejado un testamento que en S. Lorenzo en la capilla de la familia noble hizo un panel con la Virgen y algunos santos, Luigi y Pandolfo Martelli, junto con Messer Cosimo Bartoli , mis buenos amigos, yo en realidad me querían hacer el mencionado cuadro. Et licencia avutone por el patrono Señor duque Cosimo y primer trabajador que la iglesia, me alegré de hacerlo, pero con la facultad de poder hacer algo para mi capricho de S. Sigismondo, en alusión al nombre de dicho testador. La convención hizo lo que yo recordaba haber oído que Filippo di Ser Brunelleschi arquitecto de esa iglesia que había dado forma a todas las capillas, de modo que en cada Fusse hacen, no una pequeña mesa, pero ninguna historia o pintura grande, que todo lo que empiesse espacio . Por eso, en esta parte estarán dispuestos a seguir la voluntad de la orden Brunellesco et, mirando más al honor de estos trabajos a la poca ganancia que se pretende hacer una pequeña mesa y una pocas figuras potea empate, las heces en unos anchos brazos de la mesa diez ET trece pisos de alto, o verdadero martirio de San Gismondo rey, es decir, cuando él, su esposa y sus dos hijos fueron arrojados a un pozo por otro rey o tirano, e hizo el ornamento de la capilla, que es un medio ronda, necesitaba la puerta de un gran edificio, rústico, para el cual tuvimos la vista del marco patio, sostenida por columnas dóricas y pilastras, y fingí que la astuta que vio en medio de un pozo de ocho lados, con una subida de alrededor de grados, para quien la escalada de los ministros, portassono lanzar estos dos hijos desnudos en el hoyo; y en las logias de todo las personas que están pintadas en un lado para ver ese horrible a la vista, y en la otra, que es la izquierda, hice unos ladrones, que, habiendo asumido el orgullo de la esposa del rey, llevarla al bien para que sea morir. Et en la puerta principal que llevó a un grupo de soldados que se unen San Segismundo, que relassata con actitud y paciente a sufrir con gusto muestra que la muerte y el martirio, y es con el objetivo en el aire cuatro ángeles que muestran las palmas y coronas de martirio, su, de su esposa e hijos de ', lo que parece que todo el riconforti y cónsules. Luché similar para mostrar la crueldad y el orgullo del tirano malvado, que está en el suelo del patio de arriba para ver que su venganza y la muerte de San Sigismondo. En resumen, lo que había en mí, que hice todo ese trabajo en todas las figuras fuesen más de lo que puede con los proprii y asequibles actitudes y orgullos, y todo lo que se requería; que por lo que he podido, voy a dejar que otros tomen el juicio. Me gustaría decir que lo haré bien y tuve la oportunidad de poner en práctica lo que aprendí a estudiar, el trabajo duro y diligencia. Mientras tanto, con el deseo del Señor duque Cosimo que el libro vive, ya lleva a cabo en cerca del final, con la mayor diligencia que había sido posible con la ayuda de algunos de mis amigos, que le diste a cabo y publicado, se lo di a Lorenzo Torrentino Impresor Duque, y se comenzaron a imprimir. Pero ni siquiera se terminaron el teórico, cuando, estando muertos Papa Pablo III, empecé a dudar de mí empezando a Fiorenza, antes de este libro Fusse termina la impresión. Así que me voy sin Florencia para reunirse con el cardenal di Monte, que estaba de paso para ir a los cónclaves, no tan pronto como lo había hecho la reverencia y algo razonado, que dije: "Voy a Roma, me aseguraré de Pope y al. Spedisciti, si lo hace, y de inmediato tuvo la nueva, Salir a Roma Sanza otros avisos o esperar a ser llamado ". Tampoco lo era en la predicción Cotal vano, sin embargo, que es el carnaval en Arezzo, y para darse a sí mismo a ciertas fiestas y mascaradas, se le dijo que el nuevo cardenal Giulio había convertido en tercer lugar, que montado inmediatamente a caballo llegaron a Florencia, donde, a instancias de la Duque, fui a Roma para ser la coronación del nuevo Papa y al hacer el aparato.

Y así llegé a Roma y me llegué a la casa de Messer Bindo, fui a hacerle reverencia y besarle el pie a Su Santidad que de hecho, las primeras palabras que me dijo fueron los que me recuerdan que lo que había predicho para él no fue en vano. Luego, entonces, que fue coronado y aquietó un poco, lo primero que quería era que lo hizo para satisfacer una obligación, que tenía el recuerdo de Messer Antonio y antiguo primer Cardenal di Monte, de un entierro que se hizo en S. Pietro in Montorio. Del-lo que hizo que los modelos y dibujos, fue realizado en mármol, como se ha dicho en otro lugar totalmente, y en así que hice la tabla de la capilla, donde pinté la conversión de S. Paulo, pero para variar de una que había hecho Buonarroti en Paulina, que S. Pablo, como él escribe, que el joven ya caído de su caballo es llevado por los soldados a Ananías ciego desde la que recibir la imposición de manos lumen y de occhi perdidos es bautizado. En este trabajo, o la estrechez del lugar, o cualquier otra cosa que hará que Fusse no sodisfeci enteramente a mí mismo, así que no tal vez si otros hacen disgustado, y sobre todo Miguel Ángel.

Hice similar al Pontífice otra mesa para una capilla en el palacio, pero esto, por las razones mencionadas última vez, fue entonces que realicé en Arezzo y la coloqué en Pieve altar mayor. Pero cuando ni en este ni en el anteriormente conocido como S. Pietro a Montorio, tuve no totalmente sodisfatto ni a mí ni a los demás, no lo habría hecho mucho, porque, bisognandomi constantemente sentirse así Pontífice, fue siempre en movimiento, o muy ocupado en hacer dibujos de arquitectura, y sobre todo porque yo fui el primero que diseñó e hizo todo de la invención de la viña Iulia, se conformó con un gasto increíble, que si era bueno entonces otra essequita, estaba, sin embargo, los que siempre se sentaba en los caprichos de diseño de la Papa, que luego dio a revisar y corregir a Miguel Ángel; y Jacopo Barozzi da Vignuola acabó con muchos de sus dibujos de las habitaciones, salones y muchos otros adornos de ese lugar. Pero la fuente era baja y mi orden dell'Amannato, que luego se mantuvo allí y hace la logia que está sobre la fuente. Pero en ese trabajo no podía mostrar lo que otros saben, ni hacer cualquier cosa a PEL, para que fueran de la mano en esta nueva caprichos Papa, que era necesario para poner en ejecución, de acuerdo con el pedido diario Piergiovanni Messer Aliotti, Obispo Forlì.

En ese momento, bisognandomi el año

1550 me llegué a Florencia por dos veces, la primera terminó el consejo de San Segismundo, que era el duque de ver en la casa de Messer Ottaviano de Médicis donde yo trabajaba, y le gustaba el destino , que me ha dicho, que cuando terminara las cosas en Roma, me viniera a Florencia a su servicio, donde me daría que hacer. Regresé a Roma y luego se da fin a comenzar las obras, e hizo una tabla para el altar mayor de la Compagnia della Misericordia a San Giovanni se fue, muy diferente dagl'altri que comúnmente hacen, que yacía en el año

1553, me he querido volver, pero me vi obligado, no potendogli fallan, hacer Messer Bindo Altoviti dos galerías de enorme estuco y al fresco. Uno de los cuales pinté su viña con la nueva arquitectura, debido a que la logia de ser tan grande que no se podía dar vuelta con seguridad lejos muchas veces, me conformé con armadure de madera, esteras, cañas, sobre las que hemos trabajado en estuco, y pintó al fresco como si fuesen de la pared, y por eso aparecen y se cree por cualquier persona que los ve, y se rige por muchos adornos de columnas de mármol abigarrado, antiguos y raros; y el otro en la tierra de su casa en la cubierta, llena de historias frescas. Y luego a la etapa de una gran antecámara cuatro pinturas al óleo de las cuatro estaciones del año, y terminaron me vi obligado a retractarse de mi querida amiga Andrea della Fonte natural de la mujer, y le dio una gran imagen de un Cristo que lleva la cruz, con formas naturales, que él había hecho por un pariente de la papa, a quien fui entonces a donar bien. El obispo de Vasona hizo un Cristo muerto sostenido por Nicodemo y dos ángeles, y Pierantonio Bandini una Natividad de Cristo, a la luz de la noche y con variada invención.

Mientras hacía estas obras y también para ver lo que el Papa lo diseñó para hacer, por fin vi que poco podía esperar, y que luchaba en vano para que le sirvan. Por eso, a pesar de que yo ya había hecho los dibujos animados para pintar al fresco la logia que está sobre la fuente de la viña dijo, resolví querer ser cualquier forma de servir al duque de Florencia; máximo, se instó a hacer esto por Messer Averardo Serristori y Obispo de 'Ricasoli, embajadores en Roma de su excelencia, y por cartas de Messer Sforza Almeni su mayordomo y camarero primero.

Desde entonces me mudé en Arezzo, de allí a venirmene a Florencia, me vi obligado a hacer Monseñor Minerbetti obispo de esa ciudad, como mi señor y amigo íntimo, en un cuadro, grande como la vida, la paciencia, de esa manera entonces si n 'es servido por la empresa y se vierte su medalla Sr. Ercole, duque de Ferrara. Este trabajo terminado, vine a besar la mano del Señor duque Cosme, de la que yo estaba por su misericordia visto de buen grado; y en la que el pensamiento s'andò que debo primamente mano del por, hago Cristofano Gherardi del pueblo con mis dibujos de la fachada Messer Sforza Almeni de luz y oscuridad, de esa manera, y las invenciones que se han dicho en otro lugar en longitud. Y debido a que en ese momento estaba siendo De 'a priori señores de la ciudad de Arezzo, ofizio que gobierna la ciudad, yo estaba con cartas de Mr. Duque llamadas a su servicio y absoluta de que en virtud de las obligaciones; y llegué a Florencia, me encontré con que su Excelencia había comenzado ese año para ser amurallada en ese apartamento de su palacio, que es a la Plaza del Grano con velocidad de orden tallador y entonces arquitecto del palacio; pero fue colocado en el techo tan bajo, que todas esas habitaciones tenían poca ventilación y eran enano en absoluto, sino porque la caballería y elevan el techo era algo largo, me aconsejaron que lo hizo uno Spartimento y vigas ricinto rompieron con grandes brazos dos y media de la caballería de la azotea, y para que la ley de estantes que facessono friso alrededor de dos brazos por encima de las vigas; Por tanto, muy dispuesto a Su Excelencia, dio órdenes de inmediato para que lo haga, y que la tasa trabajó maderas y pinturas, en las que había que pintar la geneologia de los dioses, y luego continuar con las otras habitaciones.

Por lo tanto, mientras trabajaba maderas de estas etapas, recibí el permiso del duque, que habían subido conmigo dos meses entre Arezzo y Cortona, en parte para poner fin a algunas de mis necesidades y en parte para ofrecerme comenzar en el trabajo en Cortona en las fachadas y el tiempo de Compañía de Jesús. lugar en que tuve tres escenas de la vida de Jesucristo, donde se hicieron todos los sacrificios a Dios en el Antiguo Testamento por Caín y Abel, hasta el profeta Nehemías, donde incluso se sentó mientras que los modelos de fábrica y dibujos de la Virgen Nuevo fuera de la ciudad. Esta obra de Jesús terminó, regresó a Florencia con toda la familia el año

1555 en el servicio del duque Cosimo; donde empecé y terminé las pinturas y fachadas y la etapa de dicha cámara alta denominada Elementos, por lo que las pinturas, que son once, la castración del Cielo por aire, y en una terraza canto a esa habitación que hice en la etapa los hechos de Saturno y Ops, y luego en otra habitación de la etapa de todas las grandes cosas de Ceres y Proserpina; en una habitación más grande, que está junto a este, de manera similar en el escenario, que es historias muy ricas de la diosa Cibeles y Berecinzia con su triunfo y las 4 estaciones del año, y todos los rostros y doce meses. En la etapa de la otra, no tan ricos, el nacimiento de Júpiter, su siendo alimentado por la cabra Alfea, con las cosas dell'altre restantes acerca de él como faltas de ortografía. En otra terraza cantar la misma habitación, piedra y estuco muy recargado, otras cosas de Júpiter y Juno. Y finalmente en la sala después del nacimiento de Hércules con todos sus trabajos, y lo que no se podría poner en el escenario comenzó en los frisos de cada habitación, o lo pones 'arras que el señor duque hizo tarjetas con mis caricaturas en cada habitación, que corresponden a las pinturas de las fachadas de la parte superior. No voy a decir grotescos, adornos y pinturas de escaleras, ni muchas otras minucias de mi mano hecha en el aparato de las habitaciones, ya que además de que espero hacer otra vez si n'abbia razonamiento más tiempo, todo el mundo puede verlo en su voluntad y dar juicio. Mientras anterior es dipignevano estas habitaciones, tapiado los otros que están en el piso de la sala principal y responden a ellas directamente a una pista, confortables, con grandes escalas publiche y secretada que van desde el más alto hasta el más bajo de viviendas del edificio.

Muerto por su parte la tasa, el duque, que tenía gran deseo de que este palacio, fue amurallada en caso y múltiples veces en diferentes épocas y más conveniente de ufiziali que con un poco de buen orden, corregir, resolvió a querer que por cada Por lo tanto, según la cual era posible, que rassettasse, y la gran sala con el tiempo se debe pintar, y Bandinello seguir su ejemplo comenzó la audiencia. Para luego dar todo el edificio en conjunto, que se había hecho con lo que hacer, yo pedí que debo hacer más plantas y dibujos, y, por último, de acuerdo con algunos gl'erano le gusta, una madera modelo, mejor para poder su sabiduría go complacer a todo el mundo gl'appartamenti y cableado y cambiar sus viejas escaleras que pare-compartimiento empinada, mal considerado y mal. Para tal efecto, incluso la empresa que difícil y sobre las fuerzas que debo parecer, puse la mano y lo condujo, como yo era el mejor, un gran modelo, que ahora está por debajo de su excelencia, más que obedecer con la esperanza de que yo tenía que tener éxito. El modelo que, cuando se terminó, o Fusse su o mi fortuna, o disiderio grande que tuve que satisfacer, a él le gustaba mucho; a la dada por la mano en la pared, poco a poco se ha llevado a cabo, ahora hacer una cosa y otra, al final ves. Et en tanto que hizo que el resto, me llevó con ricos estucos en varios spartimenti los primeros ocho nuevas habitaciones, que están en el suelo de la gran sala, incluyendo salones, sala y una capilla, con varias pinturas y innumerables retratos de naturales se encuentran en las historias, empezando por Cosimo Vecchio, y llamando a cada habitación con el nombre de cualquier persona que desciende de los grandes y famosos. En un azzioni entonces, son las más notables de dicha Cosimo, y las virtudes que era la suya, y sus grandes amigos y servidores, con el retrato de 'hijos, todos naturales; y también lo son las palabras del anciano, que Lorenzo del Papa León a su hijo, el del Papa Clemente, el padre de Mr. John Duque tan grande, que el Señor duque Cosimo. En la capilla se encuentra un hermoso y gran imagen de la mano de Raffaello de Urbino, en medio de S. Cosme y Damiano mis pinturas, en las que se destina dicha capilla; así que las habitaciones anteriores, entonces pintaron la duquesa Leonora, que son cuatro, son azzioni de mujeres ilustres, griego, hebreo, latín y toscano, cada habitación uno de ellos; así como en otras partes n'ho razonó, si te dicen que pronto tendremos plenamente en el diálogo a la luz, como se ha dicho, que todo el asunto habría sido demasiado largo de contar aquí. De los que todavía siguen mis trabajos, difíciles y grandes, yo era la generosidad magnánima de tan gran duque, además de las disposiciones plenamente, en gran parte y ampliamente recompensados con regalos, y casa y cómodo en honor Fiorenza y en la villa, por lo que pude con mayor comodidad servir; así como en mi país de Arezzo me honró con el magistrado supremo de Confalonieri y ufizii con otros profesores que puedo reemplazar a los ciudadanos en una de 'de ese lugar, sin que Ser Piero mi hermano dio Fiorenza Ufizi de utilidad , y del mismo modo a 'mis parientes favorece d'excesiva Arezzo, donde nunca estaré saciado por las muchas expresiones de cariño de las obligaciones contraídas en virtud confieso que tengo con este señor.

Y volviendo a mis obras decir que pensaba que este excelentísimo señor a poner en ejecución un pensamiento que ya tenía mucho tiempo para pintar el gran concepto de habitación digna de la altura y la profundidad de su intelecto, ni sé si, como estaba diciendo, creo burlándose de mí porque estaba seguro de que voy a caverei manos, y en 'su día vería el final, o incluso alguna otra Fusse su secreto, y, ya que todos eran' su, juicio prudente. El efecto fue corta, me comprometí que usted se levanta a los caballos, y el techo sobre lo gl'era brazos trece, y lo hizo de la etapa de la madera, y mettessi de o-ro, y lleno de historias pintadas al oleo, empresa muy grande, muy importante y si no te importa lo anterior quizás por encima de mis fuerzas; pero que la fe o de ese gran hombre, y la buena fortuna que gl'ha en todas las cosas, me hicieron más de lo que soy, o esperanza y oportunidad suggetto tan agradable me agevolassi mucha facultad , o (y esto tenía que anteponer a todo lo demás) la gracia de Dios fuerzas I somministrassi, lo tomé. Y como hemos visto en contra de la openione la llevó a muchos en mucho tiempo no hace falta, no sólo que me había prometido, y se merecía el trabajo, pero ni yo, ni nunca pensó que su más ilustre Excelencia. Bueno, yo creo que he venido maravigliata y sodisfattissima, porque fue hecho a la mayor necesidad de y la más hermosa oportunidad que podría ocurrir, y esto era, para que no se conozca la causa de tanta preocupación que si no se requiere la maritaggio que era el más ilustre Príncipe nuestro pasado con la hija del emperador, y la hermana de la presente, me pareció mi deber de hacer todo lo posible en el tiempo y con motivo de dicha parte, que esta era la sala principal del palacio, y donde había que hacer los actos más importantes, que pude disfrutar. Y voy a salir de aquí, no sólo para los que piensan que es el arte, pero que sigue siendo fuora mientras veías que el tamaño y la variedad de ese trabajo, que al más terrible y grande, doverrà disculpas si no me apresuraba satisfatto Para tal plenamente en una variedad de guerras tan grandes en el y la tierra en el mar, la ciudad espugnazioni, baterías, asaltos, escaramuzas, los edificios de la ciudad, las recomendaciones de las ceremonias públicas, antiguos y modernos, triunfos y muchas otras cosas que no son tan diferentes planos, dibujos o cartones de tal trabajo requiere mucho tiempo, por no hablar de 'cuerpos desnudos, en la que consiste la perfección de nuestras artes, ni de los países donde se hicieron esas cosas pintadas, que tuve que retratan toda la naturaleza en el lugar y su sitio web, por lo que hasta el momento he hecho muchos capitanes generales, soldados, y otros dirigentes que estaban en aquellas empresas que pinté. Y luego haré atrevo a decir que tuve la oportunidad de hacerlo en ese momento casi todo lo que se pueda imaginar el pensamiento y la concepción del hombre, la variedad de cuerpos, caras, ropa, abigliamenti, ocultos, cascos, corazas, jefes de peinados diferentes, caballos, monturas , bardos, artillería de todo tipo, vela, tormentas, lluvia, nevada, y muchas otras cosas que no soy suficiente para recordarlo, pero cualquiera que vea esto puede imaginar fácilmente la cantidad de esfuerzo y cuántas vigilias han perdurado en el trato con lo que estudio podría tener importantes historias, grandes cerca de cuarenta, y algunos de ellos en las pinturas de diez brazas en todas direcciones, con enormes figuras, y en todos los sentidos. Y aunque tengo algunos de 'mi juventud ayudó a crear, no tengo tiempo hizo ninguna hogareño y no. Así que tuve tallora, ya que ellos saben, que hacer de nuevo todo en mi mano, y mantenga toda la tabla, ya que tanto de la misma manera. ¿Qué cuentan historias que tratan con las cosas de Florencia, desde su construcción, incluso hasta hoy, la división en distritos, ciudades presentadas, enemigos superar, ciudad sometida, y por fin el principio y el final de la guerra de Pisa, uno de los 'lados, y en el otro extremo de dicho principio, y también de Siena; populares y obtenido en el espacio de catorce años, y la otra por el duque en catorce meses, ya que se verá un gobierno liderado-; más allá de lo que está en la caja, y estará en las fachadas, que son ochenta largos brazos cada y vientos fuertes, que, sin embargo, dipignendo vo se enfríe, luego Anco qué pensar en ese diálogo.

Que todo lo que quería decir hasta ahora ninguna otra razón que para mostrar lo duro que trabajé yo uso y sin embargo, en materia de arte, y el número de causas justas me podría excusar, donde tuve ninguna (que tengo muchos) no . Aggiugnerò será también, que casi al mismo tiempo, tuve que cargar todos los arcos sacar de espectáculo a Su Excelencia para determinar el orden de todos, y luego poner en mucho trabajo, y para poner fin a la ya mencionada gran aparato, hecho en Florencia por la boda del señor ilustre príncipe: que ver con mis dibujos en diez cuadros, la altura un ET once amplia catorce brazos, todas las plazas de las principales ciudades del dominio, dibujado en perspectiva, con sus primeros constructores y insignia, además de para poner fin a la cabeza de esa habitación, comenzado por Bandinelli; hacer una escena en la otra, la mayor y más rica que otra Fusse jamás se ha hecho, y, finalmente, para liderar la escalera principal del palacio, sus refugios, y el patio, y las columnas de la misma manera que todo el mundo conoce y que se ha dicho más arriba, con quince ciudades del imperio y la Tiruolo, retratado en muchas pinturas de la naturaleza.

Ni siquiera es el tiempo que se trataba de 'mismo tiempo me puse a tirar hacia adelante, de que primero comenzó, el albergue y gran Fabrica de' jueces, que el tiempo en el río Arno, de la que nunca he hecho nada muro más difícil, ni más peligroso que se fundó en el río y casi en el aire. Pero era necesario, además de otras causas, para finalizarlo, como lo hice, el gran corredor, que cruza el río, que va desde el Palacio Ducal y el jardín de Pitti. El corredor que se realizó en cinco meses con mi órdenes y diseño que todavía se trabaja pensando que no se podia hacer en menos de cinco años. Además de Anco fue mi atención a la nueva versión, para la misma boda, y aumento en la tribuna del Espíritu Santo, el nuevo genio del partido que ya estaba en San Felice in Piazza, que fue todo lo reduce a la perfección lo que podría ser mayor , por lo que no se quede más de esos "peligros que ya estaban en ese partido.

Ella era también mi atención el trabajo del palacio y la iglesia de los Caballeros de Santo Stefano en Pisa (#), y la tribuna, o la verdadera cúpula de Nuestra Señora de la Humildad en Pistoia, que es un trabajo importante. Todo lo cual, sin excusar mi imperfecion que se benefician de saber si lo hice bien, le doy infinitas gracias a Dios, de quien espero tener Anco mucha ayuda voy a ver cuando se acaba el negocio terrible de esas fachadas de la habitación, con plena satisfacción a de 'mis señores, ya, por espacio de trece años me he dado ocasión a grandes cosas, con mi honra y provecho para operar, entonces, ¿cómo cansado, el descanso de edad y desgastado. Y si las cosas que se dicen, en su mayor parte, lo he hecho con un poco de prisa y prisa, debido a diferentes causas, espero que hago esto con mi hogareño, luego de que el señor duque se alegró de que no he corrido, pero la cara con facilidad , dándome todo lo demás y que yo mismo sé que desear esas recreaciones.

Olas en el último año, cansado por los muchos trabajos sobre estos, me dieron licencia unos meses yo podría ir a dar un paseo, para el que messomi viaje probé un poco menos que el conjunto de Italia, la revisión de innumerables amigos, mis señores, y l 'obras de varios artesanos excelentes, como he dicho anteriormente nada más al respecto. En el último de ellos en Roma para tornarme a Florencia, besando los pies del santo y bendito Papa Pío V, I comise que hice en el Fiorenza una tabla para enviarla a su convento e iglesia de los bosques, lo cual hizo, sin embargo, construir en su propio país, cerca de Alessandria della Paglia. Luego de regresar a Florencia, y averlomi Su Santidad ordenó, y por las muchas expresiones de cariño que me han hecho, yo lo tenía, como él también tenía commessomi, un grupo de magos de la Adoración de ', que sabía cómo se han llevado a cabo por mí al final, me comprendió que su felicidad y la de conferir algún pensamiento, yo fuimos con dicho cuadro en Roma, pero, sobre todo, para hablar sobre la fábrica de San Piero, que muestra que usted tiene un corazón en gran manera. Messomi por lo tanto, con el fin de un centenar de coronas, que para lo que me ha enviado y enviado antes de la junta, que fue a Roma. Cuando, a continuación, que se vivió un mes, y tenía muchos argumentos con Su Santidad, y consigliatolo no permitir s'alterasse el orden de Buonarroti en la fábrica de San Piero, e hizo algunos dibujos, que me ordenó hacer 's altar mayor de la dicha iglesia de los bosques, y no una tabla, ya que todavía se usa comúnmente, pero una gran máquina casi a la manera de un arco de triunfo, con dos grandes mesas, una antes de un detrás et, y piezas menores en aproximadamente treinta historias llenas de muchas figuras que se llevan a cabo en todo bonissimo plazo. Durante ese tiempo me dieron muy bien de Su Santidad (enviándome con bondad infinita y burbujas favor espedite libres) la construcción de una capilla en la parroquia y decanato de Arezzo, que es la capilla mayor de dicho Pieve, con mis jefes y mi casa , conmigo mismo y con mi propia mano pintada, y ofreciendo a la bondad divina para el reconocimiento (incluso que es mínima) tengo la gran virtud de las obligaciones a su majestad y gracias infinitas a beneficios que me dignó. La tabla de los cuales, en la forma, es muy similar a la anterior; que también fue en parte la causa de ridurlami en la memoria, ya que está aislado y tiene asimismo dos cuadros, uno que ya toca en en la parte delantera, y una historia de St. George en la parte posterior, poner en el centro con algunas pinturas de Santi , y en las plazas más bajos en su historia que lo que está debajo del altar en una hermosa tumba sus cuerpos con otras reliquias de la ciudad. En el centro hay un tabernáculo muy bien organizado para el sacramento, porque se corresponde con el uno y el otro altar, abellito de escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, Por cierto todo de ese misterio, según lo que haya sido motivada en parte en otros lugares. También me había olvidado decir que el año anterior, cuando fui por primera vez a besar sus pies, a través de las heces de Perugia, a poner en su lugar tres grandes mesas negros hechas a los monjes de San Piero en esa ciudad, por su refectorio. En un medio que es lo que son las bodas de Caná de Galilea, donde Cristo hizo el milagro de convertir el agua en vino. El segundo hombre de la derecha es el profeta Eliseo, que hace que la torta CONVERTIRSE con harina un marissima olla, los alimentos a los que por fracasos Coloquinte sus profetas no podían comer; y el tercero es San Benito, a la que una predicación laica, en la época de la gran hambruna y cuando no tenía sentido en que viven sus monjes, que llegaron algunos camellos cargados de harina a la puerta, y se ve que los ángeles de Dios milagrosamente le han llevado gran cantidad de harina.

Para la señora Gentilina, madre del señor Chiappino y el Sr. Paolo Vitelli, pintado en Florencia, y desde allí lo envié a Città di Castello, una gran tabla, con la Coronación de la Virgen, y una danza en la parte superior de los Ángeles (#), y debajo muchas figuras más grandes que al natural. La imagen fue colocada en San Francisco de dicha ciudad.

Para la iglesia de Poggio a Caiano, Villa del señor duque, hice una tabla con Cristo muerto en el regazo de su madre, San Cosme y San Damián que ven, y un ángel en el aire (#), gritando que muestra los misterios de la Pasión de nuestro Salvador.

Y en la iglesia del Carmine en Florencia fue colocado, casi el mismo día, una tabla de mi mano en la capilla de San Mateo y Simón Botti, mis buenos amigos, que es Cristo Crucificado, la Virgen, San Juan y la Magdalena, llorando .

Después de hice a Jacopo Capponi, para enviar a Francia, dos grandes cuadros: uno es en la primavera y el otoño, con grandes figuras y nuevos inventos; y el otro cuadro más grande un Cristo muerto sostenido por dos ángeles y Dios el Padre en la parte superior.

A las monjas de Santa Maria Novella d'Arezzo envían, por aquellos días, o un poco más tarde, una tabla, en cuyo interior está la Virgen con la Anunciación del Ángel, y a los lados dos santos; y a las Monjas de Luco di Mugello, de la Orden de Camaldoli, otra tabla, que está en el coro, donde está Cristo Crucificado, la Virgen, San Juan y María Magdalena.

Luca Torrigiani mi más querido amigo, que deseaba, entre muchas cosas que nuestro arte, tienen una pintura de mi propia mano, para mantenerlo cerca de él, que lo tenía en una imagen grande desnuda Venus, con las Tres Gracias # alrededor que le lavan la cabeza, la otra sosteniendo el espejo y la otra vierte el agua en una olla para lavarlo; en est pintura me las ingenié para conducirla con el mayor cuidado y diligencia que podía, para así satisfacer mi alma al menos, para la de un amigo tan querido y dulce.

Hice aún a Antonio de Nobili depositario general de Su Excelencia y muy aficionado, un retrato de él, la tensa contra de mi naturaleza para hacer una cabeza de Jesucristo, por las palabras que se le escapó Léntulo escritas en su efigie, que uno y el otro se hizo con diligencia; y del mismo modo otra algo mayor, pero similar a la del Sr. Mondragone, el día de hoy después de una Francesco de Don 'Medici, Príncipe de Florencia y Siena, la cual di a su señoría por ser muy aficionado a las virtudes y nuestras artes, a la razón que y puede recordar cuando la ven que lo quiero y que soy su amigo.

Todavía tengo uno entre manos que espero terminar pronto un gran retrato, caprichosa cosa, que debo entregar al señor Antonio Montalvo damas Sassetta, dignamente primer camarero y más cercano al duque tanto para mí y nuestro querido amigo y amigo mascota dulce para decir la parte superior, que si su mano me ayudará a sentir que le permití sostener mi mano para una muestra de afecto que albergo, usted sabe lo que yo he querido honores y el recuerdo de las damas tan honorables y fieles amados por mí, vivir es la posteridad porque quiso trabaja y animaba a todos los bellos intelectos de este mestiero o se llega a amar el diseño.

Sr. Príncipe Don Francisco, le he estado haciendo últimamente dos pinturas, una para Toledo en España con una hermana (fueron 3 hermanas pero posiblemente se tratase de Isabel de Toledo) de la duquesa Leonor, su madre, y él mismo, en un pequeño cuadro en miniatura, con cuarenta figuras grandes y pequeñas, de acuerdo con una hermosa invención.

A Filippo Salviati le terminé, hace poco, una tabla que llevó a las monjas de San Vincenzo en Prato, donde la parte superior está coronada Nuestra Señora, en la ascensión al cielo, y al pie Apóstoles alrededor de la tumba.

A los monjes los negros de la Abadía de Florencia les pinté un cuadro similar, que está cerca del final con una Asunción # de la Virgen y los Apóstoles en figuras más grandes que al natural, con otras figuras a los lados, y las historias y adornos alrededor.

Y porque el señor duque, muy más excelente en todas las cosas, no sólo da la bienvenida nell'edificazioni De 'palacios, ciudades, fortalezas, puertos, galerías, plazas, jardines, fuentes, aldeas y otras cosas por el estilo, hermosa, magnífica y útil , y de conveniente 'sus pueblos, pero supremamente en Anco hacer de nuevo y reducir a una