Home  << Art+e
otras + obras de el greco

El greco

 Domenico Teotokopoulos
(1541 Candia (Creta) 1614 Toledo España)

parecen un veronés, pero es del greco

acababa de salir del taller de Tiziano y ya recogía sus vicios, la obra de la derecha en la hispanic Society

/anarkasis greco escorial El greco, El martirio de San Mauricio 1580/82 Monasterio del Escorial
la obra de la izquierda en Bucarest, la derecha, con detalle en El Escorial
Las piernas de Mauricio, Exuperio y Cándido son de un erotismo delicadísimo. No es de extrañar que Felipe II y el Padre Sigüenza dijeran que:".. ese cuadro inducía a todo menos a rezar". Más de alguna delicada damisela y más de algún joven canónigo lo habrán pasado mal delante de este cuadro, para concentrarse en sus rezos. El comentario es de la propietaria de la imagen>> freia, yo añado, que no solo en las piernas es un maestro el greco, alargándolas y desnudándolas, siempre descalzos,..Como no, Avelina Lésper nos cuenta sin abandonar su trabajo de crítica en lo que le fijan sus ojos: "Esto lo hacía cumpliendo los encargos que sus mecenas le ordenaban, si pedían santidad él les entregaba vientres firmes y ojos en éxtasis."  repasen también las manos en todas las imágenes, fetichismo puro repujado a martillazos de color.

izquierda en el Hospital de Talavera en Toledo España, derecha en Budapest

variaciones de la obra izquierda en el museo del Prado centro en Roma derecha en Toledo

izquierda flirk-colección derecha national galery de:

 
el_greco_domenico_theotokopoulos_1608.jpg (124682 bytes)

no las tengo fechadas hacia abajo

Está en Roma a comienzos de noviembre de 1570, está atestiguado por la carta que Giulio Clovio envía al cardenal Farnesio, donde le recomienda al "joven candiota, discípulo de Tiziano", pidiendo que lo alojase en su palacio, como así está publicado por Ronchini en 1865:
Al Cardenal Farnesio
A 16 de noviembre de 1570
Ha llegado a Roma un joven candiota, discípulo de Tiziano, que a mi juicio figura entre los excelentes en pintura. Y entre otras cosas ha hecho un retrato de sí mismo que ha causado la estupefacción de todos los pintores de Roma. Yo querría acogerlo bajo la sombra de V S Ilma. Y Reverendísima, sin que precise otra cosa para vivir que una cámara en el palacio Farnesio por un poco de tiempo hasta que pueda acomodarse mejor. Así, yo le suplico se sirva escribir al Co. Ludovico, su mayordomo, para que le provea en dicho palacio de alguna estancia en lo alto. V S Ilma. Haría así una obra virtuosa digna de V S. yo le quedaré muy obligado. Y le beso con reverencia las manos. De V S. ‑Ilma. Y Reverendísima, humilde servidor.

La famosa anécdota: el Papa Pío V se sintió ofendido por los desnudos que Miguel Ángel había realizado en la Capilla Sixtina, para lo que el Greco se ofreció a pintar el fresco con decoro y decencia, anulando así la obra de Miguel Ángel. Este hecho parece ser que ofendió a los otros pintores romanos, y, que según Mancini, (Considerazioni sulla Pinttura, escrita hacia 1614-1620 por  Giulio Mancini, médico del papa) fue la causa que le obligó huir de Roma con dirección a España. Este es el último testimonio que se posee sobre la estancia romana del Greco:
"Sobre el... comúnmente llamado il Greco".
Bajo el pontificado de Pío V, de santa memoria (1568‑1572), vino a Roma... que por tal respeto era comúnmente llamado el Greco. Este, habiendo estudiado en Venecia y en especial las obras de Tiziano, había llegado a un gran dominio en su profesión y en su manera de ejercerla. Desde allí vino a Roma en un tiempo en donde no eran muchos los hombres (pintores) y en que éstos no presentaban en sus obras la resolución ni la frescura que caracterizaba a las suyas, por lo cual se llenó de atrevimiento y éste se hizo tanto mayor cuanto que en algunos encargos particulares dió grandes satisfacciones. De ellos se ve hoy en posesión del abogado Lancilotti uno que algunos creen ser obra del Tiziano. Se estaba entonces en ocasión de cubrir algunas figuras del Juicio de Miguel Ángel, que eran consideradas por Pío indecentes y prorrumpió en decir que si se echase por tierra toda la obra él podría hacerla con honestidad y decencia y no inferior a ésta en buena ejecución pictórica. ‑Indignados todos los pintores y los amantes de la pintura, le fue necesario marchar a España, donde, bajo Felipe II, pintó muchas obras de muy buen gusto. 

 

A su muerte, se encontró entre sus papeles un ejemplar de las Vidas de Vasari con anotaciones en los márgenes de opiniones muy interesantes peyorativas para toda la camarilla de migueletes especialmente al propio Vasari, y del  quehacer artístico pictórico de Miguel Ángel, algunas de ellas aquí >> Las notas del greco a la vida de Tiziano en Vasari de Xavier de Salas que publicó casi a su muerte en el boletín del Museo del Prado de 1982

 

Home  << Art+e
otras + obras de el greco